Está en la página 1de 1

Identificar a qué periodo pertenece cada uno de estos textos. Justifica tu respuesta.

1. "Título III, art. 1º: La soberanía es una, indivisible, inalienable e imprescriptible
(duradera). Pertenece a la Nación. Ningún sector del pueblo, ningún ciudadano, puede
atribuirse su ejercicio.
Capítulo 2, Sección 1, art. 3º: En Francia, ninguna autoridad es superior a la de la ley.
El Rey sólo reina por ella, y sólo en su nombre puede exigir obediencia."

2. "Los diputados solicitarán la abolición total de todos los privilegios de los nobles,
de los eclesiásticos y del resto de privilegiados. (...) La abolición de la gabela y de las
tallas (impuestos estatales), de los derechos de tráfico comercial (...), de las franquicias
(...). Que para reemplazar estos impuestos y derechos se establezcan, por los Estados
Generales (...), impuestos que recaerán (...) sin privilegio (...) sobre todos los
ciudadanos de los tres órdenes".

3. “Tenemos que ser gobernados por los mejores: los mejores son los más instruidos y
los más interesados en mantener las leyes. Ahora bien, con muy pocas excepciones,
solo podemos encontrar hombres de estas características entre los propietarios, los
cuales están arraigados en el país donde tienen la propiedad, defienden las leyes que
la protegen y la tranquilidad que la conserva, y deben a esta propiedad la educación
que les permite discutir con sabiduría y justicia.”

4. “El tribunal revolucionario se instituye para castigar a los enemigos del pueblo. La
pena por los delitos, cuyo conocimiento pertenece al tribunal revolucionario, es la
muerte. El acusado será interrogado en audiencia pública: se suprime la formalidad
que precede del interrogatorio secreto.Si existieran pruebas materiales o morales, con
independencia de la prueba testimonial, no se oirá a los testigos, a menos que esta
formalidad parezca necesaria, bien para descubrir a los cómplices, bien por otras
consideraciones mayores de interés público. A los patriotas calumniados la ley les
concede para su defensa jurados de patriotas: no se los concede a los conspiradores.
El instrumento del gobierno popular en la revolución es a la vez la virtud y el terror”

5. “Nosotros declaramos que nunca consentiremos que se extingan los derechos que
han caracterizado hasta hoy al orden nobiliario y que hemos recibido de nuestros
antepasados (...) Recomendamos a nuestros diputados oponerse a todo lo que pueda
atentar contra nuestras propiedades útiles y honoríficas. Además entendemos que no
se puede acceder a ninguna modificación ni pago de ningún tipo sin nuestro
consentimiento libre e individual.”

6. "A pesar de todas las difamaciones, no tengo ningún miedo respecto a mi fama. He
librado cincuenta batallas campales, la mayoría de las cuales he ganado. He
estructurado y llevado a cabo un código de leyes que llevará mi nombre a la más lejana
posteridad. Me levanté a mí mismo de la nada hasta ser el monarca más poderoso del
mundo. Europa estuvo a mis pies. Siempre he sido de la opinión de que la soberanía
reside en el pueblo. De hecho, el gobierno imperial fue una especie de república.
Habiéndome llamado la nación a dirigirla, mi máxima fue: la profesión está abierta a los
inteligentes, sin distinción de nacimiento o fortuna, y es por este sistema igualitario por
el que la oligarquía me odia tanto."

7. “En general, cada día me convenzo más de que el único remedio que se puede oponer
a este mal (la propagación de las ideas liberales) que amenaza la tranquilidad interior
de todos los estados, no puede encontrarse más que en un acuerdo perfecto entre
todas las potencias, que deben reunir francamente todos sus medios y esfuerzos
para ahogar por todas partes ese espíritu revolucionario, que los tres últimos del
reinado de Napoleón en Francia han desarrollado con más fuerza y peligros que en los
primeros años de la Revolución Francesa.”