Está en la página 1de 9

TEMATEMA 11 INTRODUCCIONINTRODUCCION ALAL ESTUDIOESTUDIO DEDE LALA ENFERMEDADENFERMEDAD PROCESOPROCESO SALUD­ENFERMEDADSALUD­ENFERMEDAD

CONCEPTUALIZACI Ó N DE SALUD:

Existen diversas definiciones que permiten dar una descripció n de lo que significa el proceso de la salud.

En el añ o 1956, Ren é Dubos expres ó lo que para él significaba salud: "un estado f ísico y mental razonablemente libre de incomodidad y dolor, que permite a la persona en cuestió n funcionar efectivamente por el m ás largo tiempo posible en el ambiente donde por elecció n está ubicado". En esta definició n, Dubos circunscribe a la salud entre dos dimensiones, una física y la otra mental.

En el 1959, Herbert L. Dunn describió a la salud de la siguiente manera: “Un m étodo integrado de funcionamiento orientado hacia maximizar el potencial de que el individuo es capaz, que requiere que el individuo mantenga un continuo balance y de direcció n con propó sito dentro del ambiente en que está funcionado, que a su vez cuenta con tres dimensiones: Orgá nica o F ísica, Psicoló gica y Social: El ser humano ocupar una m á xima posició n en las tres dimensiones para gozar de buena salud o tener alto grado de bienestar, lo cual dependerá en gran medida del ambiente que lo rodea”.

Alessandro Seppilli (1971) define salud como "una condició n de equilibrio funcional, tanto mental como físico, conducente a una integració n din á mica del individuo en su ambiente natural y social".

En el 1946, la Organizació n Mundial de la Salud (OMS) conceptualizó a la salud como "un completo estado de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad". Esta definició n circunscribe a la salud dentro de un triángulo, siendo sus extremos las dimensiones físicas, mentales y sociales. Sin embargo, el concepto de salud debe tomar en cuenta al ser humano como un ser total.

Desde tiempos remotos como lo marca la historia el proceso salud enfermedad a sufrido una serie de transiciones a medida que el hombre lo ha concebido dentro de su entorno, en la era paleolí tica la concepció n fue mágica, donde todo lo atribu ían a lo sobrenatural siendo los actores principales los brujos o shamanes, tiempo de despu és en Grecia surge lo natural siendo la salud una necesidad para los seres vivos acercándose un poquito a los métodos actuales como lo son el clínico, epidemioló gico y ambiental; desde la antigü edad clásica surge la concepció n de lo ideal o utó pico dif ícil de medir, y de existir donde los métodos fueron b ásicamente la elaboració n de modelos de salud inalcanzables; posterior y desde los or ígenes a la presente medicina emerge la somá tico fisioló gica, acercándose al concepto de salud como ausencia de enfermedad los métodos empleados son la exploració n del cuerpo, exámenes de signos y s íntomas, y análisis varios.

NORMALIDAD:

La normalidad en materia bioló gica y médica puede ser definida por criterios que permitan definir su propósito, asumiendo que todas las cosas tienen una finalidad original; o utilizando normas cualitativas tal como son el sentido de armon ía y equilibrio; o siguiendo pautas estad ísticas (criterios matem áticos) para determinarla. En medicina y en las ciencias en general es usual acercarse a la realidad utilizando criterios que se puedan analizar con exactitud; y la estad ística como rama de las matem áticas cumple con tales criterios; también es de suma importancia el proceso deductivo utilizado luego de observaciones cualitativas.

Una de las contribuciones más importantes en estad ística fue la de Gauss quien describió las reglas teó ricas de distribució n normal diseñ ando la curva que lleva su nombre. Su aplicació n permite obtener los llamados niveles de confianza (cuantificados como «desviaciones standard» o D.S.) de los datos obtenidos. Dependiendo de la cantidad y calidad de la muestra obtenida, los resultados pueden tener validez casi universal (99.7%, que equivalen a ± 3D.S.) o limitada; lo habitual es señ alar los resultados de cualquier investigació n con dos niveles de confianza (95%, que equivalen a ± 2D.S.).

Hablamos de normalidad bioló gica cuando existe un equilibrio de las funciones orgánicas, anató micas, fisioló gicas y de conducta entre el ser humano y las condiciones ambientales de su medio. Normalidad en la más representativa de su clase o la más perfecta de su clase.

Existen

dos

criterios

b ásicos

de

los

cuales

derivan

los

conceptos

de

normalidad

vigentes:

1. Criterio Estadístico: Establece como normal al "hombre pinvestigueromedio", a aquel que por sus caracter ísticas se aproxima a la media aritmé tica de las características del grupo a que pertenece. Es un criterio cuantitativo y "realista", basado en hechos de observació n, ya que tiene en cuenta có mo el hombre ES (y no có mo "DEBE SER"). Es decir que si un individuo tiene una conducta semejante a las conductas mayoritarias de su comunidad es NORMAL. Está "adaptado", (del latín ad=a y aptare=acomodar: ajustar una cosa a otra). Y aquellos que se alejan del promedio (como en los extremos de la curva de Gauss) son considerados ANORMALES.

2­ Criterio Normativo: Tiende a considerar al hombre NORMAL a aquel que se asemeja a un MODELO de perfecció n humana, que reú ne las características DESEABLES (ideales) de acuerdo a un sistema de valores imperante. Establece có mo el hombre normal "DEBE SER", es decir, es un criterio axioló gico, para el cual la normalidad es una condició n cualitativa. Por ejemplo algunos autores resumen las cualidades deseables de una persona adulta "madura" en externas e internas (existe disparidad de criterios en cuanto a equiparar los conceptos de normalidad, salud y madurez).

ENFERMEDAD

Es un proceso y el status consecuente de afecció n de un ser vivo, caracterizado por una alteració n de su estado ontoló gico de salud. El estado y/o proceso de enfermedad puede ser provocado por diversos factores, tanto intrínsecos como extrínsecos al organismo enfermo: estos factores se denominan noxas (del griego nósos: «enfermedad», «afecció n de la salud»).

La salud y la enfermedad son parte integral de la vida, del proceso bioló gico y de las interacciones medioambientales y sociales. Generalmente, se entiende a la enfermedad como una entidad opuesta a la salud, cuyo efecto negativo es consecuencia de una alteració n o desarmonizació n de un sistema a cualquier nivel (molecular, corporal, mental, emocional, espiritual, etc.) del estado fisioló gico y/o morfoló gico considerados como normales, equilibrados o armó nicos.

El concepto de enfermedad se corresponde en esencia a la idea formulada en el siglo XVII por Sydenham, que las concibió como entidades reconocibles por manifestaciones características, entre

ellas, por una evolució n o curso natural t ípico. Esta idea de especies morbosas, que corresponden a formas típicas de enfermar, se ve reforzada cuando una especie morbosa puede caracterizarse también por una causa determinada. Gracias a esta concepció n una misma enfermedad puede reconocerse como repetida en diferentes enfermos y as í se hace posible el estudio del diagnó stico y tratamiento de las distintas enfermedades. La enfermedad se concibe así como una abstracció n hecha de entre los fen ó menos patoló gicos que presentan ciertos pacientes; la delimitació n de una tal entidad exige, sin embargo, la observació n y conocimiento acabados de las manifestaciones particulares de cada caso.

La enfermedad es un proceso diná mico cuyos elementos son:

1. Etiología: trata del estudio de las causas de la enfermedad, que pueden ser congénitas o adquiridas. El reconocimiento de la etiolog ía de las enfermedades importante para lograr su prevenció n. En general, una sola causa produce una enfermedad, pero las manifestaciones clínicas de la mayoría de las enfermedades se complican por mecanismos que se desarrollan independientemente de la causa. Además, factores personales individualizan cada enfermedad.

Es muy importante que el estudiante de medicina, desde el principio de sus estudios universitarios, se forme una clara conciencia y una noble preocupació n por descubrir la causa de cualquier enfermedad que, por rara que parezca, siempre existe. La historia de la medicina está plagada de ejemplos de médicos que, ejerciendo su profesió n en pequeñ as comunidades alejadas de los grandes centros universitarios, han descubierto la causa de alguna enfermedad.

La causa inmediata de muchas enfermedades, si exceptuamos las enfermedades infecciosas, los traumatismos y algunas enfermedades ambientales, es desconocida. Los agentes de la enfermedad se dividen en intr ínsecos y extr ínsecos, segú n sea de origen interno o prevengan del exterior del organismo. Los agentes causales suele guardar relació n entre intensidad, duració n y efecto, siendo, por tanto, la enfermedad tanto más grave cuanto mayor sea la intensidad de la causa y cuanto más tiempo actú e.

Los agentes de la enfermedad pueden ser genéticos, f ísicos, químicos, nutricionales, inmunoló gicos o bioló gicos. Existen agentes predisponentes de la enfermedad que con frecuencias enmascaran el agente causal primario. Predisponen a ciertas enfermedades factores tales como la herencia, la constitució n, la raza, el sexo, la edad, la ocupació n y la presencia o ausencia de ciertos metabolitos.

Finalmente existen agentes protectores contra la enfermedad, como son las barreras físicas y químicas del organismo y los distintos sistemas humorales y celulares. La ausencia o defecto de estos mecanismos defensivos produce un aumento de la morbilidad y de la mortalidad.

2.­ Patogenia: mecanismo por el cual se pone en marcha la causa para conseguir su efecto. La patogenia puede estudiarse desde distintos puntos de vista, básicamente, del funcional, como lo hace la fisiopatologí a, o del morfoló gico, como lo hace la patología general. Ambos se complementan en la comprensió n de la patogenia.

3. Fisiopatología: trata de explicar como funciona el ó rgano una vez enfermo; por consiguiente explica

los s íntomas y signos. La fisiopatología está muy relacionada con la anatomía, biologí a molecular, bioquímica, biolog ía celular, gen é tica, fisiolog ía, inmunolog ía, farmacolog ía y ciencias morfoló gicas. Se desprende de la Fisiolog ía (ciencia bioló gica que tiene por objeto el estudio de la diná mica de los cuerpos organizados). Por ende, la Fisiopatología se constituye en una disciplina unificadora en proporcionar las bases científicas de la práctica médica.

4.­ Patolog ía: es el estudio de las enfermedades en su amplio sentido, es decir, como procesos o estados anormales de causas conocidas o desconocidas. La palabra deriva de pathos, vocablo de muchas acepciones, entre las que están: «todo lo que se siente o experimenta, estado del alma, tristeza, pasió n, padecimiento, enfermedad». En la medicina pathos tiene la acepció n de «estado anormal duradero como producto de una enfermedad», significado que se acerca al de «padecimiento». En este sentido corresponde en latín a vitium. La palabra griega usada para designar la enfermedad como proceso, es nosos; la latina, morbus. Hoy se entiende por nosología la descripció n y sistematizació n de las enfermedades.

5. Anatomía patoló gica: es la parte de la ciencia medica que se encarga del estudio de las lesiones

celulares, tejidos, órganos, de sus consecuencias estructurales y funcionales y por tanto de las repercusiones en el organismo, es decir se ocupa de las alteraciones anató micas que aparecen durante la enfermedad, tanto macroscó picamente como microscó picamente.

6. Patogenicidad: capacidad de un microorganismo de infectar (invadir y multiplicarse en un ser vivo),

produciendo unos s íntomas (enfermedad).

7.­ Patog énesis: es el desarrollo y resultado del proceso de enfermar. La mayor ía de las enfermedades comienzan con una alteració n funcional con base molecular. Los procesos fisiopatoló gicos que se producen desde esa alteració n funcional y/o molecular hasta el pleno desarrollo de la enfermedad conforman lo que conocemos con el nombre de patogénesis. En anatomí a patoló gica el concepto de patogénesis tiene una significació n más amplia por el hecho de que cualquier enfermedad de base morfoló gica presenta alteraciones submicroscó picas, microscó picas y macroscó picas, que conforme aparecen, es preciso correlacionar con los datos clínicos.

8.

Histogénesis: se refiere al estudio de la génesis de la génesis tisular de la enfermedad. Tiene especial

valor en las neoplasias cuya clasificació n y nomenclatura hacen habitualmente referencias al tejido del que se derivan.

9. Patognomó nico: se dice de lo que es característico de una enfermedad determinada.

10. Sintomatolog ía (semiolog ía): s íntomas y signos.

­ Semiología: se dedica a estudiar los signos (manifestaciones cl ínicas objetivas) y s íntomas (percepciones subjetivas) presentados y referidos, respectivamente, por el paciente, para, mediante su organizació n en s índromes, jerarquizació n y razonamiento, llegar al diagn óstico. Esta informació n es obtenida, generalmente, durante la confecció n de la Historia Clínica (interrogatorio y examen f ísico) en el contexto de la entrevista medica.

­ S íntomas: es la manifestació n org ánica o funcional que solo puede ser apreciada por el paciente. Por ejemplo: cefalea, astenia, anorexia, epigastralgia, dolor precordial, pirosis.

­ Signos: es una manifestació n objetiva de una alteració n org ánica o funcional. Normalmente se pueden observar o provocar. Por ejemplo: sudoració n, fiebre, hemorragias.

­ Síndrome: es un cuadro cl ínico o conjunto sintomá tico con cierto significado y que por sus caracter ísticas posee cierta identidad; es decir, un grupo significativo de s íntomas y signos (elementos

semioló gicos), que concurren en tiempo y forma, caracterizando un estado morboso determinado. Por ejemplo: S índrome Febril, S índrome Viral.

Clasificació n de la enfermedad:

Seg ún la edad:

­ Infantiles: sarampió n.

­ Edad escolar: herpes, parotiditis.

­ Adultos: ulcera peptica, Hipertensió n Arterial.

­ Ancianos: reumatismo, artrosis.

Seg ún la localizació n:

­ Locales: hepatitis, apendicitis, colico nefritico.

­ Generalizadas: intoxicació n, alergia.

Seg ún la duració n (patocronia):

­ Agudas: comienzo brusco, habitualmente duran pocos días. Por ejemplo: gripe.

­ Cr ó nicas: comienzo lento, se mantienen durante meses, añ os o de por vida. Por ejemplo:

Lupus eritematoso sistemico, Artritis Reumatoidea.

Seg ún la patogenia: segú n el mecanismo del agente agresor; es decir la enfermedad:

­ Inflamatorias: el organismo responde con inflamació n; pueden ser infecciosas (existe un

organismo vivo, hongos, bacterias). No infecciosas ( artritis sin gérmenes.)

­ Con modificaciones celulares: las células pueden cambiar de forma.

­ Con atrofia, las células disminuyen de tamañ o con la consiguiente disminució n del órgano, sin que sea por causas inflamatorias.

­ Con hipertrofia, las cé lulas aumentan su tamañ o con el consiguiente aumento del órgano. Sin inflamació n.

­ C élula tumoral: la célula no conserva las características normales, (morfoló gicas).

­ Tumor: aumento de tamañ o; benigno (lipoma, fibromatosis), maligno (Adenocarcinoma).

­ Constitucionales: son las que aparecen con el organismo por factores hereditarios; Por

ejemplo: ceguera desde el nacimiento, mongolismo.

Seg ún la etiolog ía:

­ Alérgicas: producidas por reacciones exageradas del organismo ante estímulos considerados

normales, en los cuales existe una reacció n antigeno­anticuerpo.

­ Metab ó licas: alteraciones en el metabolismo de algunos elementos. Por ejemplo: Metabolismo de los lípidos (Hipercolesterolemia) .

­ Metabolismo de hidratos de carbono: Por ejemplo: diabetes.

­ Metabolismo de proteínas.

Per íodos de la enfermedad:

Per íodo de lactancia o comienzo: puede durar desde horas hasta añ os. Lo mas característico de este per íodo es que no hay s íntomas ni signos. Se esta normal, pero no sano. Por ejemplo: SIDA

Per íodo prodr ó mico: se corresponde con la aparició n del primer s íntoma, normalmente estos s íntomas son inespec íficos, (pueden ser de cualquier enfermedad)Por ejemplo: Malestar general.

Per íodo de incubació n: aparecen los s íntomas y signos caracter ísticos de la enfermedad. Por ejemplo: fiebre

Per íodo de estado: cuando los y signos están en un grado máximo.

Per íodo de terminació n de la enfermedad: puede terminar de tres formas: el paciente muere. que tenga curació n incompleta; en estos casos quedan secuelas o cicatrices; o curació n completa; las ultimas fases de la curació n completa se denominan de convalecencia, es decir, cuando la persona acaba recuperándose al estado anterior a la enfermedad. En este período el organismo esta todavía débil y puede volver a enfermar, a esta fase se le denomina reca ída. Si la enfermedad curo totalmente y ya paso tiempo, y volvemos a enfermar se le denominara recidiva.

HOMEOSTASIS La homeostasis puede ser definida como:

­ procesos cuyo objetivo es mantener en equilibrio de forma constante el medio interno, que es aquel espacio donde tiene lugar toda la actividad.

­ caracter ística de un sistema abierto o de un sistema cerrado, especialmente en un organismo vivo, mediante la cual se regula el ambiente interno para mantener una condició n estable y constante. Los mú ltiples ajustes din ámicos del equilibrio y los mecanismos de autorregulació n hacen la homeostasis posible.

1. Mecanismos Locales:

­ Sucede a nivel del espacio intersticial y consisten en mecanismos o respuestas vasculares de forma

que ante un aumento de demanda se produce una vasodilatació n y ante menos demanda hay una vasoconstricció n.

­ Se van a producir respuestas en el metabolismo y en los l íquidos corporales.

­ Í ndice mitó tico: tanto por ciento de células que se dividen en un momento determinado, la mitosis es una respuesta local a la homeostasis.

2. Mecanismos Regionales:

Se ponen en marcha cuando los mecanismos locales no garantizan el equilibrio. Est án basados en los reflejos y hacen actuar el arco reflejo. Por ejemplo cuando se ingiere muchos alimentos, se puede iniciar el proceso de la emesis.

3. Mecanismos Centrales:

Puede ser positiva o negativa

­ Positiva: ante la presencia de un producto, se estimula la síntesis de ese producto. Por ejemplo la presencia de oxitocina en sangre hace que el hipotálamo provoque la s íntesis de esa hormona. ­ Negativa: una determinada concentració n de un producto final, provoca la supresió n de los antecedentes.