Está en la página 1de 7

ORIGINAL

Adecuación de la práctica clínica a la evidencia científica
en el tratamiento de las convulsiones febriles
C. Ochoa-Sangrador a, J. González de Dios b
CONSISTENCY OF CLINICAL PRACTICE WITH THE SCIENTIFIC
EVIDENCE IN THE MANAGEMENT OF FEBRILE SEIZURES
Summary. Introduction. An important inconsistency exists between the evidence available about the management of febrile
seizures (FC) and its application in real practice. Aim. To value the degree of appropriateness of current management of FC.
Materials and methods. Structured review of the articles on appropriateness published in biomedical literature. Methodological
analysis and qualitative synthesis. Results. The evidence available on the diagnosis and treatment of the FC is little. Except
for the related to the preventive treatment of recurrences of FC, the rest of the evaluation criteria is based on the opinion of
experts or methods of consensus. Eight articles have been identified that reflect the following problems: insufficient or
excessive use of antiepileptic drugs during the seizures, unnecessary accomplishment of lumbar puncture, sanguineous
analysis, neuroimage studies or electroencephalograms, and prescription of preventive treatments in simple FC. The
methodological quality of the reviewed papers is little and its heterogeneity prevents the quantitative synthesis. Conclusions.
The management of FC must be reviewed since an important part of the decisions of the clinical practice is not always
sustained in a valid scientific evidence. We only have sufficient evidence on the effectiveness and security of the anticonvulsant
treatments to the prevention of the recurrences. [REV NEUROL 2006; 43: 67-73]
Key words. Clinical guidelines. Evidence-based medicine. Febrile seizures. Medical audits. Physician’s practice patterns.
Unnecessary procedures.

INTRODUCCIÓN
Los pediatras se enfrentan al desafío de proporcionar una asistencia de calidad en un entorno cambiante, en el que se incrementan día a día las opciones terapéuticas y diagnósticas y
aumentan las expectativas de los familiares de los niños. En
contraposición soportan una importante presión para limitar
el consumo de recursos y controlar la gestión. En este escenario
complejo, surge una pregunta: ¿se toman las mejores decisiones
clínicas posibles?
De un análisis crítico de la práctica clínica se puede concluir
que ésta ha consagrado el uso de procedimientos diagnósticos y
terapéuticos que no han probado su eficacia en estudios científicos [1]. Por otra parte, existe una variabilidad injustificada en la
práctica médica y con frecuencia ésta se realiza de forma inapropiada [2-6].
En un intento de reducir la variabilidad y mejorar la idoneidad de la práctica clínica, ha surgido en la última década un
movimiento conocido como medicina basada en la evidencia o
en pruebas (MBE), que trata de facilitar el acceso a los resultados de la investigación clínica disponibles, analizarlos y presentarlos de manera que constituyan una ayuda en la toma de decisiones clínicas [7]. Si la MBE se aplica coherentemente debería
reflejarse en un cambio en los patrones de actuación médica. Sin
embargo, en el ejercicio de la pediatría se encuentran algunos
problemas que dificultan el proceso de realización de la investigación en la práctica [8]: escasez de ensayos clínicos pediátricos, predominio de los estudios de tamaño pequeño y heterogéneos, escasa efectividad de muchas intervenciones, problemas
Aceptado tras revisión externa: 13.02.06.
a

Servicio de Pediatría. Hospital Virgen de la Concha. Zamora. b Servicio de
Pediatría. Hospital Universitario de San Juan. Universidad Miguel Hernández. Alicante, España.
Correspondencia: Dr. Carlos Ochoa Sangrador. Jardines Eduardo Barrón,
1 bis, 3º. E-49018 Zamora. E-mail: cochoas@meditex.es
© 2006, REVISTA DE NEUROLOGÍA

REV NEUROL 2006; 43 (2): 67-73

de acceso a la evidencia, sobrecarga de información, falta de
formación, presiones familiares, interferencias sociales, etc.
El proceso de aplicación de la MBE debería completarse
con la realización de auditorías de la propia práctica clínica que
permitan evaluar cómo es y de qué manera se sustenta en una
evidencia razonable [9,10].
Las convulsiones febriles (CF) son un problema común en
la infancia, ya que hasta un 5% de los niños tiene el antecedente de al menos una CF [11]. Constituyen la manifestación convulsiva más frecuente en los primeros años de vida. Pueden
definirse como convulsiones desencadenadas por la fiebre, que
no esté originada por una infección del sistema nervioso central, en niños de 6 meses a 5 años de edad sin anomalías neurológicas previas [12]. La mayoría de ellas se cataloga como simple por su corta duración (menos de 15 minutos), su extensión
(no focales) y la ausencia de recurrencia en el transcurso de 24
horas, y presenta un excelente pronóstico, al margen de que se
repitan las convulsiones, hecho que puede ocurrir en un tercio
de los casos [13]. En función del centro y el facultativo que los
atiendan, estos niños podrán ser ingresados y sometidos a variados procedimientos diagnósticos y terapéuticos, a pesar de que
no existan pruebas firmes que los apoyen. El análisis de la adecuación del tratamiento del niño con CF a la evidencia científica constituye un buen entorno donde ilustrar los problemas
comunes y específicos que entraña la realización de una práctica clínica basada en las mejores pruebas científicas.
En este artículo nos planteamos valorar el grado de idoneidad de la práctica pediátrica en el manejo de las CF en la infancia, por medio de una revisión bibliográfica estructurada y explícita, para obtener las mejores pruebas científicas sobre adecuación publicadas en la bibliografía biomédica.

MATERIALES Y MÉTODOS
Con el objeto de evaluar la idoneidad de la práctica clínica en relación con
las CF en la infancia, a través de los estudios realizados hasta el momento y

67

rigidez cervical. Tabla II.17] Se considera contraindicada la realización de una punción lumbar ante: disminución de conciencia (Glasgow < 13). de forma continua o intermitente.16]. aunque no tengan signos o síntomas de meningitis (nivel II) [14.26. cuyos criterios. aunque la información disponible sugiere que 68 No se recomienda la realización de pruebas de neuroimagen (TC o RM) rutinarias en niños con una primera CF simple (nivel III) [14]. son eficaces para prevenir recurrencias (NNT fenobarbital: 8.18. signos de shock séptico. por los riesgos derivados del tratamiento (efectos adversos) (nivel II) [12.21] CF: convulsión febril. de manera que se identificaron 9 artículos. health care’[MESH] OR ‘utilization review’ [MESH] OR ‘medical audit’[MESH] OR ‘guideline adherence’[MESH] OR ‘process assessment (health care)’[MESH] OR ‘quality indicators. de los que sólo 9 suplementaban la búsqueda anterior. En PubMed se empleó la siguiente estrategia: (‘inappropriate’ OR ‘appropriate’ OR ‘appropriateness’ OR ‘unnecessary procedures’[MESH] OR ‘quality assurance. 18 meses) o que hayan recibido tratamiento antimicrobiano previo. Para Embase se empleó una combinación de búsqueda similar con los mismos descriptores. no está indicada la realización rutinaria de hemograma. no es más eficaz que el placebo (nivel I) [15. Sólo dos estudios consideraban a priori criterios de idoneidad basados en guías de práctica clínica o recomendaciones institucionales [27. fontanela abombada o estado comatoso una hora después (Glasgow < 15) (nivel III) [16.63] RESULTADOS De todos los trabajos revisados se seleccionaron finalmente ocho artículos [25-32].16.29]. Jerarquización de la evidencia (modificado de [23]). La realización de un EEG no ofrece información útil (nivel III) [62. Se desecharon de esta revisión las encuestas a personal sanitario sobre conocimientos. y es excepcional el hallazgo de anomalías en las complejas [62. Estos estudios de evaluación de la práctica clínica pediátrica en el manejo de las CF están publicados en el Reino Unido (tres trabajos). Finalmente se completaron las búsquedas revisando las referencias de los artículos encontrados. o bien dados de alta si están bien y los cuidadores tienen un buen acceso sanitario (nivel III) [16.61]. Se desaconseja la realización de una radiografía craneal (nivel III) [14] Tratamiento para la prevención de recurrencias No se recomiendan el uso de anticonvulsionantes para prevenir recurrencias. y cada uno de ellos alcanza alrededor de 500 casos [25. DISCUSIÓN Este estudio revela que hay poca información sobre el grado de adecuación de la práctica clínica a la evidencia científica en el manejo de las CF.C. Sin aplicar limitaciones en función de tiempo o edad.17] Tras una primera CF simple. repetición en < 24 horas.14. que aportaban información de utilización. y otros estudios no controlados con resultados espectaculares (II-3) III Basada en la opinión de expertos o en estudios descriptivos disponibles en las fuentes bibliográficas. ni estudios de control de calidad o acreditación. actitudes o aptitudes clínicas (sin revisión de la práctica real). estudios de cohortes. En la tabla I se presentan los grados de evidencia utilizados [23] y en la tabla II los criterios de valoración seleccionados. en niños con 1 o más CF simples. signos neurológicos focales y facilidad para el sangrado (nivel III) [16] Los niños con CF sin foco aparente de infección pueden ser observados durante al menos 2 horas. con diseño correcto. calcio. NNT ácido valproico: 4) (nivel I) [15. erupción petequial. No obstante. Considerando el escaso número de estudios encontrados. La amplia experiencia existente con el diacepam rectal lo convierte en el tratamiento de referencia (nivel III) [12]. Criterios de evaluación de adecuación considerados. se ha realizado una búsqueda bibliográfica en la bases de datos Medline (PubMed). Debe valorarse la observación en urgencias al menos 2 horas en los niños de 12 a 18 meses y en los que han recibido tratamiento antimicrobiano previo (nivel III) [16. enfermedad meningocócica invasiva con signos hemorrágicos.17] Debe considerarse el ingreso de los niños con una primera CF simple si son menores de 12 meses. I Basada en al menos un ensayo clínico aleatorizado y controlado. (dos trabajos) y países de Asia-Oceanía (tres trabajos).19]. No existe información suficiente para recomendar otros tratamientos de acción más rápida. signos de hipertensión endocraneal. ET AL Tabla I.1419] y algunas revisiones sistemáticas [20-22]. health care’[MESH] OR ‘decision making’[MESH] OR ‘physician’s practice patterns’[MESH]) AND ‘seizures. ensayos clínicos aleatorizados realizados en población diferente. EEG: electroencefalograma. Sólo tres trabajos incluyen muestras de más de 100 pacientes. esta búsqueda recuperaba 60 artículos. salvo un trabajo dedicado a estados convulsivos [29] y otro a CF en el primer año de vida [32]. sólo si la crisis se prolonga (nivel III) [12.15] El fenobarbital y el ácido valproico. EE. No se encontraron estudios de adecuación de la hospitalización (ingreso o estancia). La mayoría incluye pacientes hospitalizados (predominan primeras CF simples). como el midazolam intranasal o bucal (nivel II) [59. Para el Índice Médico Español sólo empleamos los descriptores alternativos ‘crisis febriles’ y ‘convulsiones febriles’. febrile’. La validez y aplicabilidad de los distintos estudios se valoraron siguiendo la guía de interpretación de la bibliografía propuesta por el Evidence-Based Medicine Working Group para revisiones de utilización de tecnología o auditorías clínicas [24] (Tabla III).60] Actitud tras el episodio convulsivo En un niño que presenta convulsiones y fiebre se debería considerar la meningitis hasta que se descarte si tiene somnolencia antes de la crisis. Sólo un pequeño porcentaje de los trabajos revisados correspondía a estudios de evaluación de la práctica clínica. administrados de forma continuada. 43 (2): 67-73 . Se debe valorar el control de glucemia capilar en niños con convulsiones o somnolencia persistentes (nivel III) [12. metodología y resultados se resumen en la tabla IV. RM: resonancia magnética. ni determinación sérica de glucosa. focales) debe ser observado estrechamente (ingreso) y revisado a las 2 horas para decidir la necesidad de realizar una punción lumbar (nivel III) [12. estudios de casos y controles (II-2).64].21] El diacepam oral. se incluyeron algunas series de casos descriptivas sin criterios de evaluación (a priori o a posteriori). REV NEUROL 2006. OCHOA-SANGRADOR.28]. TC: tomografía computarizada. en la población objeto de la recomendación Tratamiento de la crisis convulsiva II Sugerida por ensayos clínicos no aleatorizados o con otras limitaciones metodológicas (II-1). electrolitos. y se recuperaron 57 artículos. y las encuestas a pacientes o familiares.17] Pruebas diagnósticas posteriores No se recomienda la realización de EEG después de una primera CF simple (nivel III) [14] No se recomienda la realización de un EEG en pacientes con crisis febriles complejas. El tratamiento anticonvulsionante debe instaurarse lo antes posible. Embase e Índice Médico Español. habría que realizar 200 punciones lumbares para detectar un caso de meningitis no sospechada [34] Un niño con una crisis convulsiva febril compleja (> 15 minutos. administrado de forma intermitente en presencia de fiebre. UU. NNT: número de pacientes que será necesario tratar.17] Puede considerarse la realización de una punción lumbar en niños con una primera CF que sean menores de 12 meses (para algunos. Ante la gran heterogeneidad de los estudios revisados no se calcularon medidas de síntesis de los indicadores de idoneidad. Los criterios de valoración analizados se seleccionaron a partir de las recomendaciones incluidas en las principales guías de práctica clínica [12. Las pruebas realizadas se basarán en la evaluación de la fiebre. magnesio o fósforo (nivel III) [12.

Los pocos estudios en que se usaron criterios de adecuación asumieron como fuente de evidencia la recogida en guías de práctica clínica de referencia. presión y ansiedad familiar.37]. En cuanto a los promotores y responsables de los estudios. el variado abordaje que los distintos autores han empleado para analizar la práctica clínica nos impide realizar síntesis cuantitativas. ¿Son válidos los criterios de evaluación? ¿Se utilizó un proceso explícito para identificar la evidencia disponible? ¿Cuál es la calidad de la evidencia utilizada para formular los criterios? ¿Se utilizó un proceso explícito. Aun considerando esta limitación. las recomendaciones existentes se han difundido sobradamente y son fácilmente accesibles. Por ejemplo.40]. es importante señalar que en su mayoría fueron grupos de trabajo formados por profesionales con interés clínico y no por auditores institucionales. 43 (2): 67-73 crítica de éstos (Tabla III). Existe una gran variabilidad en la utilización de todos estos procedimientos entre hospitales [25. enormemente cambiantes [36. Con frecuencia. consideramos que tanto los pediatras como otros profesionales sanitarios involucrados en la asistencia a estos pacientes deberían estar familiarizados con ellas. Al analizar la evolución a lo largo del tiempo. Tan sólo disponemos de evidencia suficiente sobre la eficacia y seguridad de los tratamientos anticonvulsionantes para la prevención de recurrencias (Tabla II) [21].14-16. aunque los problemas observados se repiten en distintos estudios. Al analizar la bibliografía científica publicada. Por tanto. a pesar de que las CF son un problema muy frecuente que consume gran cantidad de recursos. Se han invocado algunas dificultades específicas para justificar el uso excesivo de procedimientos en los pacientes con CF: incertidumbre diagnóstica en niños menores de 18 meses. También podemos observar que los sistemas clásicos de formación médica continuada se han mostrado insuficientes para cambiar los patrones de conducta de los médicos y los resultados de salud de sus pacientes [8. y presenta datos descriptivos –que. podemos encontrar limitaciones importantes que podrían comprometer su validez externa y aplicabilidad. hemos podido comprobar la existencia de una gran heterogeneidad en la procedencia y tipo de pacientes incluidos y parámetros de utilización considerados. gran parte de la práctica clínica en este escenario debe realizarse en presencia de incertidumbre. la cual no se revisó ni se adaptó. El diseño más frecuente fue la revisión retrospectiva de historias clínicas. puede observarse que la utilización de la punción lumbar –especialmente en niños de menos de 18 meses– ha descendido. estudios de neuroimagen o electroencefalogramas. desconocimiento del carácter benigno de este problema. Si realizamos una valoración REV NEUROL 2006. Algunos de los niveles de evidencia considerados por nosotros pueden ser discutibles. Parte de la heterogeneidad observada en el manejo de las CF se relaciona con las diferencias existentes entre sistemas sanitarios y contextos culturales. En los últimos años. Es posible que la utilización de criterios de búsqueda más inespecíficos hubiera permitido obtener más series descriptivas de casos. Por otra parte. temor a la aparición de complicaciones y efectos adversos. existen pocos trabajos con diseños epidemiológicos firmes que hayan estudiado la utilidad de los procedimientos diagnósticos y terapéuticos disponibles. y falta de acuerdo con las recomendaciones oficiales [33]. La mayoría de los estudios no emplea criterios explícitos de idoneidad. aunque no necesariamente aplicables a nuestro medio. Los pediatras nos enfrentamos a numerosos problemas que dificultan la aplicación de la evidencia científica a nuestra práctica clínica (Tabla V). seleccionadas a partir de la búsqueda de códigos diagnósticos relacionados en registros de admisión hospitalarios. y éstas verse reflejadas en su práctica clínica. analíticas sanguíneas. sin sesgos y firme? ¿Se han realizado estudios de sensibilidad para valorar el impacto de la incertidumbre asociada con las evidencias y resultados considerados en el diseño de los criterios? ¿Puede utilizar los criterios de evaluación en el contexto de su propia práctica clínica? ¿Son relevantes los criterios para el contexto de su práctica? ¿Se ha examinado la viabilidad de la utilización de los criterios en contextos similares al suyo? dicha adecuación es insuficiente. Con respecto a la metodología de los estudios revisados.35] en las que se desaconsejaba el uso rutinario que se propugnaba en anteriores guías clínicas [12]. Entre ellas podemos señalar las iniciativas de distintas instituciones y sociedades científicas para crear 69 . influidos por múltiples factores personales. por lo que sus resultados pueden ser válidos.26]. se han puesto en marcha diversas iniciativas para promocionar la práctica clínica basada en la evidencia (o en pruebas).39]. esta práctica resulta inadecuada. probablemente como resultado de publicaciones [33. realización injustificada de punciones lumbares.35]. son fáciles de interpretar–. fundamentalmente porque nos vemos obligados a tomar decisiones con incertidumbre.34] y recomendaciones institucionales [15. y prescripción de anticonvulsionantes preventivos en CF simples (Tabla IV). Llama la atención que. pero previsiblemente no verdaderos estudios de evaluación de la práctica clínica. la probabilidad de ingreso por CF en Estados Unidos [26] –sistema de una base privada importante– es mucho menor que en otras áreas con sistemas sanitarios fundamentalmente públicos. Por ello. Encontramos los siguientes ejemplos de inadecuación de la práctica clínica en el manejo de las CF: insuficiente o excesivo uso de anticonvulsionantes en las crisis. Por ello. Guía de interpretación de auditorías clínicas (modificado de [24]). La gran variabilidad existente entre facultativos y hospitales ilustra este problema. no obstante. aunque es menor en los centros pediátricos que en los generales [26]. sistemático y fiable para recabar la opinión de expertos? ¿Los criterios de evaluación están asociados con los resultados de salud de los pacientes? ¿Se aplicaron apropiadamente los criterios de evaluación? ¿El proceso de aplicación de los criterios fue fiable. aunque no deben influir en el contenido de las recomendaciones.CONVULSIONES FEBRILES Tabla III. sociales y económicos. podemos comprobar la existencia de una gran desproporción entre la gran inversión destinada a investigación clínica y la escasa –aunque creciente– atención dedicada a que sus resultados se apliquen en la práctica clínica rutinaria [38.17. las guías de práctica clínica y recomendaciones institucionales existentes sustentan mayoritariamente sus consejos en la opinión de expertos con o sin métodos de consenso [12.

Indicaciones y rechazo de punciones lumbares Revisión retrospectiva de historias. como la Colaboración Cochrane [49]. radiografía craneal: 1%.2%. el 61% primeras). Estudio descriptivo sin criterio de adecuación. altas: 5% Más de 2 dosis prehospital asocian depresión respiratoria Dawson [30] 1994 Australia Muestra aleatoria de 100 CF ingresadas en un hospital.57]. el EEG o anticonvulsionantes Kwong [27] 2003 Hong Kong 74 casos de CF ingresados (el 85% simples. Desde un punto de vista didáctico. Estudios de evaluación de la práctica clínica sobre convulsiones febriles (CF). Asimismo. 43 (2): 67-73 . anticonvulsionantes al alta: 6% (fenobarbital) Gerber [31] 1981 EE. En la tabla VI se enumeran las escasas fuentes de información secundaria obtenidas a través de TRIPdatabase (http://www. electrolitos. Procedimientos diagnósticos y terapéuticos inapropiados Revisión retrospectiva de historias.C. 70 Las guías de práctica clínica son recomendaciones desarrolladas sistemáticamente para ayudar a los médicos y a los pacientes a decidir sobre la atención sanitaria más apropiada en circunstancias clínicas concretas. calcio: 90%. urea. UU. rechazo familiar: 24. RM: resonancia magnética. La Colaboración Cochrane y las guías de práctica clínica son dos herramientas esenciales en la práctica de la MBE. país Práctica evaluada Metodología. Asimismo. Procedimientos diagnósticos y terapéuticos Revisión retrospectiva de historias. EEG: 17% Carroll [32] 2000 Reino Unido 30 niños menores de 1 año con una primera CF (13 de 1989 y 17 de 1998). que aportan la información científica. Ling [28] 2000 Malasia 448 CF ingresadas en 2 años (60% CF simples). el asma o la fiebre sin foco [53-56].7%. Sin criterio de idoneidad Punción lumbar: 12%. ET AL Tabla IV. urea. sin diferencias en la TC craneal. electrolitos: 31%. TC/RM craneal: 2% Hampers [26] 2000 EE. Punción lumbar Revisión retrospectiva de historias. se ha observado una importante disconformidad de muchos especialistas con las recomendaciones contenidas en algunas guías de práctica clínica. Estudio de tendencia (guía británica [12]) Punción lumbar: 1989: 61. podemos dividir las fuentes de información bibliográficas en dos grandes grupos. Sin criterio de indoneidad Indicación de punción lumbar: 17. UU. mediana tiempo de retraso: 35 minutos Dosis bajas: 55%. para analizar su validez. que incluyen un 31% de CF prolongadas. Criterio: guía del Advanced Paediatric Life Support [18. y difundir guías de práctica clínica [41-48] y las de grupos de revisión sistemática y síntesis de la evidencia. Sin embargo. urea. el 21% declaró que no las usaba nunca. En diversos estudios se ha constatado el escaso grado de conocimiento que muchos pediatras tienen de guías de práctica clínica ampliamente difundidas. electrolitos. Comparación con guía británica [12] Ingreso > 24 horas: 57% Punción lumbar: 11. el 44% REV NEUROL 2006. resulta de interés la aparición de publicaciones secundarias de síntesis y análisis de la evidencia [50] y la de los archivos de temas valorados críticamente [51]. Autor. Pacientes de 6 meses a 5 años atendidos por CF simples en 2 servicios de urgencias pediátricos (125 casos) y 5 generales (330 casos) Ingresos. EEG: electroencefalograma. En una encuesta realizada entre miembros de la American Academy of Pediatrics sobre el uso de guías de práctica clínica. Criterio: recomendaciones de la AAP [14.19] Anticonvulsionantes prehospital: 49% (diacepam o loracepam). 100 ingresos consecutivos por primera CF simple en un hospital. OCHOA-SANGRADOR. entre las que no quedan excluidas las relacionadas con el manejo de las CF [33].7% Chin [29] 2004 Reino Unido 98 estados convulsivos ingresados en una UCI pediátrica. tratamientos y pruebas diagnósticas Revisión retrospectiva de historias. Sin criterio de idoneidad Diferencias entre las urgencias pediátricas y generales en: Ingreso: el 4% frente al 18% Punción lumbar: el 22% frente al 33%.15] y guía británica [12] Procedimientos inapropiados: EEG: 11%. electrolitos en suero: el 22% frente al 50%. relevancia y aplicabilidad). TC craneal en CF simples: 2%. UCI: unidad de cuidados intensivos. punción lumbar en CF simples: 1%. antibióticos parenterales: el 22% frente al 56%. para situaciones tan comunes como la otitis secretora media.tripdatabase.2% de los menores de 12 meses). especialmente las que abordan medidas preventivas [53. libros de texto y bases bibliográficas. Criterios evaluación Resultados reseñables Sweeney [25] 1996 Reino Unido 557 niños ingresados en 8 hospitales durante 6 meses con CF (el 83% primeras y simples). Procedimientos diagnósticos y terapéuticos Revisión retrospectiva de historias. Sin criterio de idoneidad Punción lumbar: 81%.com). Tratamiento previo al ingreso Revisión retrospectiva de historias.5% 1998: 0% AAP: American Academy of Pediatrics. TC: tomografía computarizada.5% (el 32.52]. Procedimientos diagnósticos y terapéuticos Revisión retrospectiva de historias. la hiperbilirrubinemia neonatal. anticonvulsionantes de mantenimiento: 2%. metabuscador de MBE. revistas biomédicas. Gran variabilidad del uso de antibióticos entre hospitales (23-78%). y contribuyen a disminuir la variabilidad en la práctica clínica. con base en el paradigma de la MBE: fuentes de información primaria o ‘tradicionales’ (por ejemplo. mediante la palabra clave ‘febrile seizures’ en el apartado ‘title’. año. radiografía craneal: 20%. sin motivo justificado: 15. calcio: 78%. pero no siempre avalada por una valoración crítica) y fuentes de información secundaria (suelen llevar implícita la valoración crítica de los documentos. la creación y difusión de guías de práctica clínica ha reflejado un escaso impacto en los patrones de conducta de los médicos [39.

BMJ 1991. and future. Inglada L. Gonzales R. Superar los problemas que interfieren en la adecuación de la práctica clínica a la evidencia y poner en marcha estrategias de mejora requerirá un esfuerzo importante. Estudios de evaluación de la adecuación de la prác- 71 . al realizar un análisis crítico de nuestra práctica clínica en general y del manejo de las CF en particular. Where is the wisdom? The poverty of medical evidence. Gray JAM. Vallano A. BMJ 1996. Merrick NJ. Tabla VI. 279: 875-7. revisiones sistemáticas. Steiner JF. Ochoa-Sangrador C. 263: 669-72. sin duda. Sackett DL. Solís G. 7. Kosekoff J. Brook RH. Chassin MR. Ofrecer a nuestros pacientes una asistencia de calidad constituye un reto para todo pediatra. podemos comprobar cómo una parte importante de las decisiones no siempre se sustenta en una evidencia científica válida. Appropriateness of hospitalisation in a canadian pediatric hospital. Estas conclusiones particularizadas para las CF fueron las mismas que obtuvieron Armijo et al para el tratamiento de la epilepsia en general en su estructurada y exhaustiva revisión basada en la evidencia [58]. REV NEUROL 2006. Park RE. 2. Aunque. Does inappropriate use explain geographic variations in the use of health care services? A study of three procedures. the Spanish Study Group on Antibiotic Treatments. Rosenberg WMC. J Pediatr 2000. Fuentes de información secundaria sobre convulsiones febriles. metaanálisis. Objetivo: divulgar los resultados de investigación relevante sobre un problema clínico concreto Problemas para generar la evidencia Escasez de ensayos clínicos en la infancia (problemas éticos y metodológicos) Archivos de temas valorados críticamente Predominio de los estudios de tamaño pequeño y heterogéneos Is routine EEG helpful in the management of complex febrile seizures? [65] Escasa efectividad de muchas intervenciones Do antipyretics prevent febrile convulsions? [66] Alto porcentaje de procesos autorresolutivos Oral diacepam for prevention of febrile seizures [67] MMR and febrile seizures [68] Problemas para acceder a la evidencia Sobrecarga de información Revistas con resúmenes estructurados Comparison of intranasal midazolam with intravenous diacepam for treating febrile seizures in children: prospective randomised study [69] Falta de formación Problemas de tiempo (sobrecarga asistencial) Objetivo: reunir y sintetizar de forma exhaustiva la información existente acerca de un problema clínico concreto Alto coste Revisiones sistemáticas / Metaanálisis publicados en revistas científicas Problemas para aplicar la evidencia A meta-analytic review of the preventive treatment of recurrences of febrile seizures [21] Resistencia natural al cambio Carencia de incentivos institucionales Colaboración Cochrane Presiones familiares A meta-analytic review of the preventive treatment of recurrences of febrile seizures [70] Interferencias institucionales. Gloor JE. Este hecho podría deberse a que los médicos no se involucran suficientemente en la aplicación de guías o protocolos. Rivara FP. Haynes RB. Park RE. Evidence-based medicine: what it is and what it isn’t. 136: 383-9. 4. Problemas generales para aplicar la evidencia científica a la práctica pediátrica. JAMA 1987. Chassin MR. Ochoa C. Eiros JM. Kahn KL. 6. upper respiratory tract infections. Antibiotic prescribing for children with colds. 303: 789-9. Joubert GI. present. Pediatr Infect Dis J 2001. Christakis DA. 8. 20: 751-8. El manejo diagnóstico-terapéutico de las CF sigue siendo un arte más que una ciencia. tendrá un impacto directo y positivo sobre nuestros pacientes con CF. Does inappropriate use explain small-area variations in the use of health care services? JAMA 1990. 312: 71-2. Pediatrics 1993. Leape LL. Sande MA. Appropriateness of antibiotic prescription in community-acquired acute pediatric respiratory infections in Spanish emergency rooms. Winslow CM. 9. ya que muchas decisiones se basan más en hábitos de la práctica y en la experiencia clínica personal que en los resultados de pruebas científicas con elevado nivel de evidencia (ensayos clínicos.CONVULSIONES FEBRILES Tabla V. 43 (2): 67-73 5. Solomon DH. Davis R. and bronchitis. BIBLIOGRAFÍA 1. tendremos que integrar nuestros conocimientos y experiencia con la mejor evidencia disponible. etc. JAMA 1998. sociales y económicas Objetivo: reunir y sintetizar el conocimiento existente sobre todos los aspectos de un proceso clínico completo que las usaba esporádicamente y sólo el 35% las usaba habitualmente [55]. Sin embargo. Si queremos tomar las decisiones clínicas más correctas y elegir los procedimientos diagnósticos y terapéuticos más adecuados para cada situación clínica. El manejo de las CF ofrece múltiples áreas de mejora que deberían revisarse. Nyquist AC. Smith R. Guerra L. si no participan en su elaboración o adaptación a su entorno profesional. Richardson WS. 258: 2533-7. Kisson N. et al. 3. 91: 70-4. Pediatric evidence-based medicine: past. Kosekoff J.). estudios sobre pruebas Guías de práctica clínica Febrile convulsion [71] Practice parameter: long-term treatment of the child with simple febrile seizures [15] Informes de agencias de evaluación de tecnologías sanitarias Ningún documento diagnósticas.

Emerg Med J 2003. 150: 1575-9. Is routine EEG helpful in the management of complex febrile seizures? URL: http://www. Castro AA. Gibbs J. Simpson L. 15. 59: 126-8. 17. 61: 720-7. Davis DA. Ling SG. Baumann RJ.edu/pediatrics/ebm/cats/oraldiazepam. 10. 38: 578-84. Simpson L. 20: 13-20.2003. National Guideline Clearinghause. Improvement. Nelson KB. 131: 922-5. Masuko AH. 58. 7: 21-7. Palencia-Luaces R. 67.org/cgi-bin/bets. Pediatrics 1996. 21. Oxman AD. Pediatricians awareness of and attitudes about four clinical practice guidelines. Guide to clinical preventive services. Pediatr Nurs 2000. Clinical practice guidelines. Rice MS. JAMA 1995. Joint Working Group of the Research Unit of the Royal College of Physicians and the British Paediatric Association. 26.bestbets. 19. Armijo JA. 56. Midazolam intranasal frente a diacepam rectal en las convulsiones agudas en la infancia: el soporte de la lectura crítica de documentos científicos. 135: 431-3. An evidence and consensus based guideline for the management of a child after a seizure. Nagelberg J. MacFaul R. J Qual Clin Pract 1994. Arch Dis Child 2000. Dev Med Child Neurol 1996. Ellenberg JH.bmjpg. Med J Aust 1995. Policy Reference Guide of the American Academy of Pediatrics. Spain. Adín J. BesBETs (Best Evidence Topics). Werk LN. 47. Davis DA.med. 2 ed. Baumer JH. 51: 927-40. Capaldi N. Clinical practice guidelines –do they enhance value for money in health care? Br Med Bull 1995. BesBETs (Best Evidence Topics). 62: 23-8. González AB. 16: 309-12. Duffner PK. Conry JA. The child with a ‘simple’ febrile seizure. Sweeney A. Smith S. Maytal J. Oxman AD. 164: 757-63. American Academy of Pediatrics. 44. 87: 238-40. Subcommittee on Febrile Seizures.2003. ¿Tiene sentido realizar un EEG en las crisis febriles? An Esp Pediatr 1999. 32. Sloan EP. Am J Dis Child 1981. 59. Arch Neuropsiquiatr 2003. Lemelin J. Choonara I. 46. 57. 163: 144-5. Beliefs about diagnosing asthma in young children. The role of brain computed tomography in evaluating children with new onset of seizures in the emergency department. Treatment of children with simple febrile seizures: the AAP practice parameter. Bergman DA. families.03. Weinstein S. 22. Haynes RB. Pediatrics 1978. Committee on Quality Improvement. Thomson MA. Haynes RB. 60. Archivo de temas valorados críticamente. Fecha última consulta: 07. BMJ 1998. Fall I. an implementing pediatric practice guidelines for physicians.guidelines. 33: 1161-77. Setting-based practice variation in the management of simple febrile seizure. Martínez-Menéndez B. 16.cfm?name=specjou_be#best_evidence%20<http: //www. Lumbar puncture following febrile convulsion.bestbets. Fecha última consulta: 26. Advanced paediatric life support: the practical approach. 2 ed. Evidence-Based Medicine. 52.Umich. Fecha última consulta: 07. Tarkka R.asp. Hampers LC. Taylor-Vaisey A. Translating research into practice: the future ahead. BMJ Publishing Group. Slutsky J.pl?record=00723. Scarfone RJ. 14: 111-4. Hutchison A. Gerber MA. Tratamiento de la epilepsia basado en la evidencia. 1996. Bero L. 338: 1918-20. University of Michigan Department of Pediatrics. 65. 84: 459-62. 13. Fecha última consulta: 26. Rennie D.2003. Pediatrics 1998. 103: 225-32. BMJ 1991.cfm?name=specjou_be. Inappropriate emergency management of status epilepticus in children contributes to need for intensive care. 82 (Suppl 1): G221. REV NEUROL 2006. Adams WG. Evidence-Based Pediatrics Web Site.gov/ index. Fecha última consulta: 07. 38: 458-68. 1997. London: BMJ Publishing Group.pl?record=00647. Melnyk BM. Pediatrics 1999. Rivara FP. 20. Practice parameter: long-term treatment of the child with simple febrile seizures. 48. American Academy of Pediatrics. The Cochrane Colaboration. Grimshaw JM. Naylor CD. Arch Dis Child 2002. Atallah AN. 35. No magic bullets: a systematic review of 102 trials of interventions to improve professional practice.com/template. Chessare J. Sánchez B. Arch Dis Child 2000. JAMA 1996. Ochoa-Sangrador C. Stone P. Health Serv Res 1998. et al.org/ cgi-bin/bets. Boey CC. Specific issues related to developing. Woollard M. Rev Neurol 2004. Armon K. Ochsenschlager D. Fecha última consulta: 26. Fineout-Overholt E. Tong KS. Novak G. Do antipyretics prevent febrile convulsions? URL: http://www.2003.com/template. AEPap. Santos GR. Arch Dis Child 2004. Acad Emerg Med 2000. Armijo JA. Hong Kong Med J 2003. Intermittent diazepam and continuous phenobarbital to treat recurrence of febrile seizures: a systematic review with meta-analysis. 33. De la Peña-Mayor P. ET AL tica clínica a la evidencia científica. disseminating. 274: 700-5.03.org/pedev/pedev-4. Werneke U. 153: 1423-31. Epilepsia 2000. The initial hospital management of childhood febrile convulsions: an audit. Antipyretic prehospital therapy for febrile convulsions: does the treatment fit? A literature review.2005. Stephenson T. et al. 23: 11-7. patients. 11. 3 ed. Thompson DA. Evidence-Based Care Resource Group. 43.03. What is appropriate care? N Engl J Med 1998. 317: 465-8. 51. Study of the prevalence of epilepsy among school children in Valladolid. Alexandria (VA): International Medical Publishing. 32: 791-7. 55. 36. 34. Evidence based guideline for postseizure management in children presenting acutely to secundary care. Pond K. Álvarez-Tejerina J. 62. Pena-Pardo MA. Appropriate diagnostic evaluation. Carroll WD. Evidence-based guidelines and critical pathways for quality improvement. Krauss JM. ac. Pitt K. CMAJ 1979. Gaillard WD. 45. Subcommittee on Febrile Seizures. The management of febrile seizures in the Mersey Region. Oxman AD. Emergency brain computed tomography in children with seizures: who is most likely to benefit? J Pediatr 1998. 49. 31. URL: http://www. The periodic health examination. Singapore Med J 2000. 38. Dawson KP.C. URL: http://www. Trainor JL. Sempere AP. Chin RF. Scott RC. 41: 950-4. Guidelines for the management of convulsions with fever. Provisional Committee on Quality. Verhulst L. United States Preventive Services Task Force. Ackerman M. XI.htm. bmjpg. Rantala H.03.03. 97: 769-72. Can Med Assoc J 1995. Bero L. 28. 53. 24. Thompson K. Davis DA. An Pediatr (Barc) 2003. Advanced paediatric life support: the practical approach. URL: http://www. Int J Qual Health Care 2002. Can Med Assoc J 1997. Pediatr Emerg Care 2000. 27. 1997. 35 (Supl 1): S59-73. 30. et al. Changing trends in the investigation and management of febrile convulsions in the first year of life. Bauchner H.2005.2005. 37. URL: http://www. 50. 10 ed. Fecha última consulta: 07. Rev Neurol 2004. 64. Can Med Assoc J 2001. Health Educ J 2003. Bauchner H. Stryer D. 275: 1435-9. 41. Hemingway P. Berliner BC. Hogg W. Guyatt GH. 12. Uhari M. 303: 634-6. Evidencebased practice: the past. Ochoa-Sangrador C. Center of Reviews and Dissemination (CRD). Measuring performance: how are we managing this problem? CMAJ 1994. 82 (Suppl 1): G220. JAMA 1995. Translating guidelines into practice: a systematic review of theoretic concepts. Monteil F. The Advanced Life Support Group. 103: 1307-9. Garvey MA. Lumbar puncture following the first febrile convulsion: a survey of practice in the United Kingdom in the first year of life. Canadian Task Force on the Periodic Health Examination. and other stakeholders. Midazolam intranasal y bucal en el tratamiento de las convulsiones agudas. Patel M. 274: 1935-8. 75: 1584-8. Closing the gap between research and practice: an overview of system- 72 atic reviews of interventions to promote the implementation of research findings. Utility of laboratory testing for infants with seizures. The Advanced Life Support Group. 43 (2): 67-73 . 157: 408-16. Evidence to action: a tailored multifaceted approach to changing family physician practice patterns and improving preventive care. Elk Grove Village (IL): American Academy of Pediatrics. Herranz JL. Pediatrics 2000. 61: 897-901. AMA position statement. Management of febrile convulsion: scene in a regional hospital. 101: 825-30. Prognosis in children with febrile seizures. 41: 485-8. 26: 77-80. Lumbar puncture refusal in febrile convulsion. 63. 121: 1193-254. 18. 89: 278-80.03. 2000. Baskerville N.york. Bauchner H. Thomson MA. Rev Neurol 2002. Practice parameter: the neurodiagnostic evaluation of the child with a first simple febrile seizure. 105: 585-90. 39: 898-900. Mateos-Beato F. De Carvalho LB. González de Dios J. 9: 319-22. Listernick R. Thomson MA. Do Prado LB. Appleton R.htm. Naylor CD. London: BMJ Publishing Group. Christakis DA. Eddy JJ. 40. Kwong KL. Peters MJ. Pediatr Neurol 2000. 39. Oral diazepam given when fever is present reduces the risk of recurrent febrile seizures. Rusin JA. 58 (Supl 4): S219-28. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2004. Carroll WD. OCHOA-SANGRADOR. Arch Dis Child 2001. How to use an article about a clinical utilization review. Pediatrics 1999. A meta-analytic review of the preventive treatment of recurrences of febrile seizures. practical experience. American Academy of Pediatrics. Neville BG. Changing physician performance: a systematic review of the effect of continuing education strategies. Steinbach S. Evidence-based care: 3. aepap. Harvey E. Users’ guides to the medical literature. 42. Carroll WD. Brookfield D.03. Epilepsia 1991. URL: http://www. J Pediatr 1997. 66. 61. 25. Simón de las Heras R. Changing physician behaviour. 29. Farquhar CM. 14: 233-49. Grimshaw JM. and research evidence in the adoption of clinical practice guidelines. 54. So KT. 133: 664-9. Grilli R. and recommendations for the future. 23. 14.uk/inst/crd/. the present.

[REV NEUROL 2006. Centre for Reviews and Dissemination (DARE abstract 980120). Valorar el grado de idoneidad de la práctica pediátrica en el manejo de las CF. El manejo de las CF en la infancia se debe revisar. ya que una parte importante de las decisiones de la práctica clínica (tratamiento de la crisis convulsivas. Patrones de actuación médica. ADECUACIÓN DE LA PRÁCTICA CLÍNICA A LA EVIDENCIA CIENTÍFICA EN EL TRATAMIENTO DE LAS CONVULSIONES FEBRILES Resumen. Existe uma importante discordância entre a evidência disponível sobre o manuseamento das convulsões febris (CF) e o seu grau de aplicação na prática clínica real.nhs.03.CONVULSIONES FEBRILES 68. Embase.uk/bandolier/booth/Vaccines/MMRfebse. uk/guidance. La calidad metodológica de los trabajos revisados es escasa y su heterogeneidad impide la síntesis cuantitativa. Conclusões. Salvo a relacionada com a medicação preventiva de recorrências. Objetivo.html.htm. O manuseamento das CF na infância deve ser revisto. Objectivo. e prescrição de tratamentos preventivos em CF simples.uk/online/dare/ 980120. MMR and febrile seizures. Fecha última consulta: 26.ac.york. URL: http://www. atitude após o episódio convulsivo. Guías de práctica clínica. 43 (2): 67-73 73 . Índice Médico Español y revisión de las referencias de los artículos encontrados). Prodigy Guidance. URL: http://pedsccm. Padrões de actuação médica.03. REV NEUROL 2006. Introducción. 71. Foram identificados oito artigos que reflectem os seguintes problemas: uso insuficiente ou excessivo de anti-convulsivantes nas crises. Embase. A qualidade metodológica dos trabalhos revistos é escassa e a sua heterogeneidade impede a síntese quantitativa. Salvo la relacionada con la medicación preventiva de recurrencias.prodigy.html. Auditorias médicas. Convulsões febris. Febrile convulsions. 70. URL: http://www. Medicina baseada na evidência. Auditorias médicas. y prescripción de tratamientos preventivos en CF simples. Se han identificado ocho artículos que reflejan los siguientes problemas: uso insuficiente o excesivo de anticonvulsionantes en las crisis.edu/EBJ/THERAPY/Lahat-midazolam. actitud tras el episodio convulsivo.2005. La evidencia disponible sobre el diagnóstico y manejo de las CF es escasa. Existe una importante discordancia entre la evidencia disponible sobre el manejo de las convulsiones febriles (CF) y su grado de aplicación en la práctica clínica real.2005. 43: 67-73] Palavras chave. Procedimentos desnecessários.2005. Análisis metodológico y síntesis cualitativa. Resultados.03. Avaliar o grau de idoneidade da prática pediátrica no manuseamento das CF.ox. estudios de neuroimagen o electroencefalogramas. Fecha última consulta: 26. ADEQUAÇÃO DA PRÁTICA CLÍNICA À EVIDÊNCIA CIENTÍFICA NO TRATAMENTO DAS CONVULSÕES FEBRIS Resumo.2005. análises sanguíneas. el resto de los criterios de evaluación se basa en la opinión de expertos o métodos de consenso. Medicina basada en la evidencia. Materiales y métodos. 43: 67-73] Palabras clave. Tan sólo disponemos de evidencia suficiente sobre la eficacia y seguridad de los tratamientos anticonvulsionantes para la prevención de las recurrencias. Fecha última consulta: 26. Bandolier Extra. pruebas diagnósticas posteriores) no siempre se sustenta en una evidencia científica válida. Análise metodológica e síntese qualitativa. Comparison of intranasal midazolam with intravenous diazepam for treating febrile seizures in children: prospective randomised study. A evidência disponível sobre o diagnóstico e manuseamento das CF é escassa.asp?gt=Febrile%20convulsion. testes diagnósticos posteriores) nem sempre se baseia numa evidência científica válida. 69.03. analíticas sanguíneas. Índice Médico Espanhol e revisão das referências dos artigos encontrados). Guias de prática clínica. estudos de imagem neurológica ou electroencefalogramas. URL: http://agatha. wustl. Materiais e métodos. realização injustificada de punções lombares. Estudo bibliográfico estruturado dos trabalhos sobre adequação em relação às CF publicadas na bibliografia biomédica (PubMed. Introdução. [REV NEUROL 2006. os restantes critérios de avaliação são baseado na opinião de peritos ou de métodos de consenso. Convulsiones febriles. Fecha última consulta: 26. realización injustificada de punciones lumbares. Resultados. Apenas dispomos de evidência suficiente sobre a eficácia e segurança dos tratamentos anti-convulsivantes para a prevenção das recorrências. Procedimientos innecesarios. Estudio bibliográfico estructurado de los trabajos sobre adecuación en relación con las CF publicados en la bibliografía biomédica (PubMed. A meta-analytic review of the preventive treatment of recurrences of febrile seizures. Conclusiones. ac.jr2. já que uma parte importante das decisões da prática clínica (tratamento das crises convulsivas. The PedsCCM Evidence-Based Journal Club.