Está en la página 1de 13
• ¿Cuántos días suman Cuaresma, Semana Santa y Pascua? • ¿Cuándo y en dónde fue

• ¿Cuántos días suman Cuaresma, Semana Santa y Pascua?

• ¿Cuándo y en dónde fue la primera misa?

• ¿En realidad resucitó Jesús?

• ¿La Pascua tiene 50 días?

Hoy es

resucitó Jesús? • ¿La Pascua tiene 50 días? Hoy es Domingo de Ramos Palmas, gente, seriedad,

Domingo

de

Ramos

Palmas, gente, seriedad, sol o lluvia:

ambiente de Domingo de Ramos. Año tras año se revive esa entrada triunfal. Pero este año, ¿qué encontrará Cristo a su llegada? ¿Fe, amor y compasión? ¿O encontrará gente cansada de vivir? Como en aquella Jerusalén, hay quizá gente que lo rodea, alaba y canta ¡Hosanna! Pero, ¿cómo pronuncia ese clamor? ¿Con sinceridad y valor, o lleva un sello de mera tradición? “Este pueblo me alaba con los labios,

www.vivelasemanasanta.com

pero su corazón está lejos de mí”. Cristo quiere el corazón y todo lo que hay en él. No quiere meras palabras bonitas. Un corazón sufriente, abandonado en la soledad, sólo mendiga el amor. Miremos a nuestro lado y veamos qué tipo de personas hay. Miremos fija- mente en nuestro interior y encontra-

remos algo que nos dificulta ser libres

y felices… Miremos a Cristo para mirar

con sus ojos y encontraremos la paz.

Domingo, palmas, procesión, gente, cantos y un corazón puro pueden gritar

a Cristo, cuando hay amor: ¡Hosanna! ¡Tú eres mi Rey!

Por: Óscar David Jiménez

TRIDUO PASCUAL

Jueves: Despedida y Testamento Viernes: Jesús se entrega Sábado: En espera Vigilia Pascual y Domingo: ¡Resucitó!

JUEVES Despedida y • Es tan importante como Navidad, pero tiene otro sentido. • En

JUEVES

Despedida y

• Es tan importante como Navidad, pero tiene otro sentido.

• En la última cena con sus discípulos:

- Nos deja el mandamiento más importante.

- Establece la Eucaristía y el Sacedorcio.

- Con gran humildad lava los pies de sus discípulos.

Lo que se conmemora este día, inicia cuando Jesús pide a Pedro y Juan que preparen un lugar para celebrar la cena pascual, festividad anual de los judíos donde se recuerda su salida de la esclavitud en Egipto.

Ya otros años habían celebrado la Pascua juntos, pero en la “Última Cena” Jesús

realiza algunos ritos con nuevos signifi- cados:

Él lava los pies a sus apóstoles, cuando

eran los esclavos quienes hacían este servicio. Sencillo acto, gran enseñanza de humildad, amor y servicialidad.

Instituye el sacerdocio al decir “haced esto en memoria mía”, convirtiendo el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre,

convirtiendo el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre, momento en el cual
convirtiendo el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre, momento en el cual

momento en el cual también…

Instituye la Eucaristía, tercer evento

que conmemoramos hoy. Se puede decir que aquí se celebra la primera misa, la primera consagración. Jesús promete quedarse en el pan y vino consagrado como alimento espiritual, pero también garantizando su presencia

permanente entre los hombres.

Luego viene el mandamiento nuevo:

“Ámense los unos a los otros, como yo los he amado”. Con este precepto establece la caridad como distintivo del

cristiano.

Jesús encuentra la forma de permanecer entre nosotros, aún

www.vivelasemanasanta.com

SANTO

Testamento

marchándose. Su presencia es real, aunque bajo otras apariencias: la Eucaristía y el hermano. Éste es su legado que nos invita a poner en práctica todo el año.

Terminada la cena, Jesús se retira

a orar en el Huerto de Getsemaní.

¿Qué sentía en estos momentos? Miedo quizá, angustia ante la muerte, soledad, obediencia y confianza en su Padre. Fue tan grande ese sufrimiento que sudó sangre. Aún así, acepta seguir adelante: “No se haga mi voluntad, sino la Tuya”.

Pronto le iban a apresar. Hombres armados llegaron al lugar, Judas Iscariote a la cabeza lo entrega con un beso. Jesús emprende el camino que lo llevaría hasta el Calvario. Obediencia, humildad, vividas en esa larga noche de traición en que Jesús es llevado de Herodes a Pilatos. Ese ir y venir de Jesús se repite hoy en la Visita a los Siete Templos donde los fieles le agradecen tanto amor adorándolo en la Eucaristía.

El Jueves Santo, inicia el Triduo Pas-

cual, vivirlo con profundidad nos per-

mitirá gozar con alegría de la Pascua.

La caridad fraterna

El amor a Dios y el amor fraterno van unidos. Desde la experiencia del amor de Cristo, podemos amar profundamente, en lo grande y en lo pequeño, a nuestros hermanos. Incluso podemos empezar a ver al hermano como Cristo lo ve.

Entonces es posible percibir, comprender, lo que desea cada persona a mi lado. Por amor, buscaré la mejor manera de ayudarle. Pero, sobre todo, intentaré darme de un modo más profundo, pues mi mirada será como la de Cristo. La caridad fraterna permite no sólo sobrellevar las cargas (no hay personas sin defectos), sino perdonar sinceramente. No sólo ser pacientes, sino avanzar hacia el afecto más sincero. No sólo dar de nuestras cosas, sino darnos a nosotros mismos.

Así aprenderemos a ser como el Maestro, amar hasta dar la vida por los otros; pacientes y bondadoso, con un perdón pro- fundo que es capaz de cambiar los corazones más endurecidos. La caridad fraterna nos permite vivir ya en esta tierra como se vive, eter- namente, en el cielo.

Por: Rossanna Cruz de Lobeira

¿Y yo

?

Dedicaré un momento de adoración y agradecimiento a Jesús expuesto en la Eucaristía.

Por:

Fernando

Pascual.

VIERNES Jesús se • El Viernes Santo vivimos con Jesús su pasión. • Lo conmemoramos

VIERNES

Jesús se

• El Viernes Santo vivimos con Jesús su pasión.

• Lo conmemoramos con un Via Crucis solemne y la ceremonia de la

Celebración de la Pasión del Señor con la adoración de la cruz.

La Pasión de Cristo

De la pasión y muerte de Jesús podemos aprender muchas cosas:

obediencia, humildad, amor… Un apóstol lo vende con un beso por unas monedas, lo toman preso y lo juzgan siendo inocente; soporta las burlas de los soldados, la humillación, los insultos; los azotes, la corona de espinas; la cruz; la negación de Pedro y el abandono de sus apóstoles e incluso la misma muerte.

Con todo esto, Jesucristo nos enseña que todo lo que cuesta trabajo en la vida, lo que nos duele, tiene sentido, no es algo vano. Dios lo ve y lo toma

en cuenta. Nos enseña a afrontar las dificul-

tades que se presentan, a obedecer

y cumplir con lo que Dios nos va

pidiendo en nuestra vida; alegrías y tristezas cualquiera que sea nuestra vocación, nuestro estado de vida: es- posos, abuelos, padres, hijos, nietos. Aceptar nuestra cruz es aceptar las circunstancias de la vida aunque nos cuesten trabajo y a veces no las

entendamos o no nos gusten.

Cristo en la cruz nos enseña también

a perdonar a los que nos han hecho

daño, a los que nos han atacado,

perjudicado.

Desde que Jesucristo sufre en el Huerto de Getsemaní, y más tar- de en la Cruz, el dolor ha dejado de ser un simple hecho brutal, para convertirse en un medio de purificación, una preocupación por la desgracia de los demás, en valor de Redención.

Es importante recordar que todo lo que sufrió Cristo lo hizo por

SANTO

entrega

SANTO entrega cada uno de nosotros, porque nos ama de verdad y nos quiere dar la

cada uno de nosotros, porque nos ama de verdad y nos quiere dar la oportunidad de llegar a vivir junto a Él. También porque Dios se lo pidió, “fue tan grande su amor que entregó a su propio Hijo para salvarnos”.

¿Y yo

?

Frente a la cruz reconozco que sin Tu salvación estoy perdido pues soy pecador. Gracias porque has muerto por mí. Con fe y amor, caminaré hacia Ti.

Sábana Santa En Turín Italia existe una sá- bana que ha sido venerada por miles de personas. Estudios científicos indican que es muy probable es que sea la sábana con la que envolvieron a Jesús cuando fue sepultado según la costumbre de aquellos tiempos.

Crucifixión Era la ejecución más cruel y degradante que se conocía. Un ciudadano romano no podía ser crucificado. La muerte sobrevenía después de una larga agonía.

La muerte sobrevenía después de una larga agonía. La cruz de Jesús Santa Elena dedicó mucho

La cruz de Jesús Santa Elena dedicó mucho tiempo a buscar en el Monte Calvario la cruz donde había sido crucificado Jesús, encontró tres pedazos que mandó a Roma.

www.vivelasemanasanta.com

SÁBADO La espera • Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la

SÁBADO

La espera

• Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús. Es un día de luto y tristeza pues no tenemos a Jesús entre nosotros.

Acompaña a

María

El Sábado Santo, con los sagrarios vacíos y las imágenes cubiertas, es una oportunidad para meditar en lo que es la ausencia de Dios, en la fealdad del pecado, que nos aleja de Dios y de la oportunidad de llegar al Cielo.

nos aleja de Dios y de la oportunidad de llegar al Cielo. Este día podemos acercarnos

Este día

podemos

acercarnos

a la confe-

sión que

nos per-

dona los

pecados

y nos da

fortaleza

para su-

perar las

tentacio-

nes.

La unión

con Cristo

nos da alegría, paz y serenidad en todos los momentos de la vida. Se acostumbra “dar el pésame a la Virgen” y acompañarla con el rezo del Rosario.

María.

Una mujer de admirarse, una mujer que a pesar de haber perdido a su hijo, con inmensa fe estaba conven- cida de que Cristo iba a resucitar. La verdadera devoción a María con-

siste en imitar sus virtudes: fe, esperanza, caridad, humildad, obediencia y su colaboración con el plan de Dios.

¿Y yo

?

Le ofreceré a la Virgen mi vida, le diré que el sacrificio de su Hijo y su dolor no fueron en vano.

SANTO

Vigilia Pascual

• Toda la celebración de la Vigilia Pascual se hace en la noche.

• Los fieles con velas encendidas esperan el regreso de su Señor para

que, cuando Él vuelva los encuentre vigilantes.

• La Misa de la Vigilia, que se celebra al atardecer, es ya la Misa pas- cual del Domingo de Resurrección.

• Los ornamentos cambian de morados a blancos.

¿Pensarías que es ridículo que alguien no quiera ir a la fiesta que le han
¿Pensarías que es ridículo que
alguien no quiera ir a la fiesta que
le han organizado? Jesús dio la vida
por nosotros y cada año nos organiza
una fiesta muy especial. ¿Vas a ir?
La primera excusa que viene a la
mente es que es una misa larga.
Pero, si damos sentido a cada parte
podremos verla no sólo como poco
más de una hora en la Iglesia sino
como lo que realmente es.
FUEGO NUEVO.
Si no pudieras ver y trataras de cami-
nar en un cuarto oscuro,
al principio puede pa-
recer divertido, despues
te empiezas a desesperar
con ganas de encender,
al menos un cerillo o la
luz del celular.
La primera parte de la
vigilia, el fuego nuevo,
nos recuerda que para
poder vivir con luz debe-
mos tener a Cristo que

www.vivelasemanasanta.com

es la luz de nuestra vida. Por eso, el sacerdote dice: “Que la luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinie- blas de nuestro corazón y de nuestro espíritu”.

LA LITURGIA DE LA PALABRA. Esta segunda parte es como recor- dar viejos tiempos, conocer más la historia de la familia. A través de las lecturas se recorre el camino de amor que Dios ha seguido desde nuestros primeros padres,

pasando por la elección de un pueblo y la consumación de su promesa, de no

pasando por la elección de un pueblo

y la consumación de su promesa, de

no dejarnos solos al venir al mundo.

LA LITURGIA BAUTISMAL.

Si pierdes tus lentes y no puedes ver, no te cansas de buscarlos hasta encontrarlos. También para que tu visión sea siempre óptima, vas a tener que mantenerlos limpios, ¿no? En esta tercera parte de la misa del Fuego Nuevo, los catecúmenos reciben el Bautismo. Además, se renuevan las promesas bautismales de todos los presentes. Es alegrar-

nos porque ya son parte de la Iglesia

y lucharán cada día por alcanzar el

cielo. Renovar estas promesas te refresca tu compromiso con Cristo y en tu

lucha por alcanzar la perfección.

CONSAGRACIÓN.

¿Qué harías si tuvieras en frente la lámpara de Aladino? No dudarías en frotarla y pedirle algunos deseos:

amor, salud, un buen negocio… ¿Y si te digo que puedes tener frente a ti a alguien que realmente es todo- poderoso? Ciertamente irías a su encuentro. Pues sí existe y es Dios. Cristo, Dios vivo, desciende a la hostia en la última parte de la Vigilia Pas-

www.vivelasemanasanta.com

cual. No sólo para quedarse sino para entrar en nosotros y poder dialogar de corazón a corazón. Es la razón de ser de esta parte.

Después de recorrer cada parte de esta celebración litúrgica, podemos decir que bien vale la pena este tiempo que pasa- mos en familia como Iglesia celebrando

la cercanía de Dios que resucita liberán- donos de la muerte y abriéndonos las puertas del cielo, así como recordar la historia de nuestra

salvación,

dar la

bienvenida

a nuevos

miembros

de la Iglesia

y todo lo

demás.

Que esta Vigilia Pas- cual sea la

oportunidad

para agra-

decer sin-

ceramente

Pas- cual sea la oportunidad para agra- decer sin- ceramente a Cristo su sacrificio y su

a Cristo su sacrificio y su resurrec- ción.

Por: Paula

Restrepo

¿Y yo

?

Que esta Vigilia Pascual sea la opor- tunidad para agradecer sinceramente a Cristo su sacrificio y su Resurrección.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Jesús VIVE

Hoy celebramos el día en que Jesu- cristo resucitó. El día en que venció a la muerte. Un día que partió la his- toria en dos. Se trata del día central de la vida cristiana, porque si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe. Esta es la “buena nueva”, la buena noticia, el núcleo del mensaje cris- tiano: Jesús ha resucitado.

¿Hubo testigos de tan importante hecho? Sí, aparte de los mismos guardias romanos que cuidaban el sepulcro para impedir el robo del cadáver, fueron testigos otras mujeres, los apóstoles y algunas personas que vieron a Jesús resu- citado antes de que subiera al cielo. Muchos de ellos murieron martiriza- dos, quemados, lapidados, desgar- rados por las fieras, afirmando y con- firmando con su sangre que Cristo había resucitado.

¿Imposible que alguien resucite? ¿Tenemos fotos? Para muchos, la Sábana Santa es una foto en nega- tivo del momento preciso de la resurrección de Cristo.

Los cristianos celebramos el Domingo de Resurrección con símbolos como

el fuego nuevo, la luz, la alegría festi-

va, pues nos ha llegado la redención. Es un día en que recordamos que es- tamos de paso en este mundo y que el espíritu sobrevive al cuerpo. Un día en que la VIDA vence a la muerte. Un día para preguntarnos cuántos de nosotros no estamos muertos en vida

o cuántos vivimos en continua fiesta

interior por haber sido redimidos. Este gran tesoro de nuestra fe gozosa en la resurrección de Cristo, en la resurrección de los muertos, no es para guardarlo en nuestro armario, bajo las cajas de zapatos. Es para compartirlo con todos. Y no es un lujo, es un mandato de Cristo: “Vayan por todo el mundo y prediquen el

evangelio”, prediquen la buena noti - cia, que han sido comprados con la sangre de

evangelio”, prediquen la buena noti- cia, que han sido comprados con la sangre de Dios. Los apóstoles estaban muertos de miedo y escondidos, pero una vez que descubren a Cristo resucitado, salen a predicar la Buena Nueva, sin importarles dar testimonio de ello con su misma sangre. Ese ejemplo lo debemos de seguir cada uno de nosotros como católicos, pues Jesús nos deja esa encomienda antes de marcharse.

Por: Gustavo Aguilera

esa encomienda antes de marcharse. Por: Gustavo Aguilera www.vivelasemanasanta.com ¿Realmente ocurrió la

www.vivelasemanasanta.com

¿Realmente ocurrió la resurrección de Cristo? ¿Qué hechos permiten hablar de la resur- rección de Cristo en sentido histórico? ¿Cuál es el hecho decisivo en los Evangelios para asegurar la resurrección de Jesús? ¿En qué consiste la “nueva dimensión” del Resucitado? ¿Por qué creen los discípulos y cómo de- muestran que sí creyeron que realmente resucitó el Maestro? ¿Qué se necesita para ver al Resucitado? ¿Cuál es el mensaje del ángel la mañana de Pascua?

Card. Rainiero Cantalamessa, ofmcap responde a estas preguntas en: www.vivelasemanasanta.com

¿Y yo

?

Reflexionar en el valor de la vida de cara a la eternidad para re- cordar que al final de la vida solo queda lo que hayamos hecho por Dios y por los demás.

PASCUA 50 días de fiesta • Conmemora la resurrección de Cristo, cima del año litúrgico.

PASCUA

50 días de fiesta

• Conmemora la resurrección de

Cristo, cima del año litúrgico.

• 50 días, signo de plenitud e imagen

de la eternidad, nuestra fe no es de muertos sino de vivos.

• El día 50, domingo de Pentecostés,

los discípulos reciben el Espíritu Santo. Son los inicios de la Iglesia.

Creer que Cristo resucitó quizá era más fácil en otros tiempos. Tal vez hoy sea más arriesgado, ante tantos que señalan a las religiones como causas de los males del planeta. Creer en la Iglesia, a pesar de las críticas insistentes, sólo es posible si sentimos, de verdad, que Cristo vive, que la muerte no fue capaz de eclipsar el fuego de su Amor. Esta fue la convicción que movió a los primeros cristianos. Esa es la luz que guió los pasos de la Iglesia en su deseo por llevar el Evangelio a todos los rincones del planeta. Esa es la fuerza que hizo que hom- bres y mujeres, ancianos o niños, fuesen capaces de mantener viva su esperanza, incluso ante la amenaza de morir, incluso bajo tortura Los millones de mártires de la historia no son fanáticos de ideas superadas. Son testigos de algo que no se puede explicar como se expli- can las matemáticas. La resurrección de Cristo divide en dos la historia.

También encontramos que,

Un esposo o una esposa se man- tiene fiel a pesar de la infidelidad de la otra parte.

Una joven renuncia a abortar porque ama a su hijo y porque Cristo está a su lado.

Un enfermo ofrece sus horas de dolor, quizá sin el necesario consuelo de los que deberían amarle, con la certeza de que los que lloran pueden ser consolados, y de que su agonía lenta puede impedir una guerra o pu- ede cambiar un corazón endurecido.

La historia sigue adelante. A pesar de todo, creemos, que Dios no ha muer- to, que Cristo vive, que el Evangelio nos revela palabras de vida eterna. La tumba no pudo contener a Cristo. Tampoco la Iglesia desaparecerá, aunque a veces nos sintamos so- los, en medio de las olas. Pero no temamos. Él ha vencido al mundo, y camina, discreto y seguro, a nuestro lado.

Por: Fernando Pascual

de las olas. Pero no temamos. Él ha vencido al mundo, y camina, discreto y seguro,

Cuaresma es preparnos espiritualmente para Semana Santa. Se nos recomienda oración, sacrificio y caridad.

Semana Santa es la única oportunidad que tenemos en el año para vivir con Cristo su Pasión día a día.

En Pascua celebramos la Resurrección de Jesucristo, es la cima del año litúrgico, aniversario del triunfo de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte.

triunfo de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060
triunfo de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060
triunfo de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060

Agradecemos a:

de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle
de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle

8347. 4060

de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle

Valle 1522.0929

Contry 8349.4941

de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle

8378. 3694

de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle
de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle
de Cristo sobre el mal, el pecado y la misma muerte. Agradecemos a: 8347. 4060 Valle