Está en la página 1de 32

La ciencia y la religión

Por Mohammad Abdullah Ansari

Ahora los científicos nos dicen que el 95% del universo es invisible, que estamos
sujetos a fuerzas invisibles que afectan todo lo que hacemos en la vida.
Múltiples mundos, múltiples universos, diez o más dimensiones, campos
energéticos, memoria colectiva, conocimiento colectivo,
telepatía, viajar por el tiempo y mucho más.

¡Los científicos de hoy en día suenan más como místicos!

Aunque los científicos de hoy en día están probando muchas de las enseñanzas de los
místicos, sabios y religiosos de hace milenios, todavía hay más. El mundo y la vida
son increíbles. Lo que era considerado conocimiento oculto ahora está disponible a
todos los que realmente quieren saber y están dispuestos a esforzarse.

UNA GUÍA PRÁCTICA


DE REALIDADES DE LA VIDA
NO COMÚNMENTE DISPONIBLES
Introducción
Este folleto es una compilación de obras cortas las cuales, aunque fueron escritos por separados
siguen el mismo hilo temático – la ciencia y la religión.
Hoy en día la ciencia está probando muchas de las creencias de la religión, aún más, los científicos
están haciendo propuestas más inusuales que las enseñanzas ocultas de los místicos. No es para
sorprenderse – la ciencia siempre ha tenido como meta la búsqueda de la verdad de una forma
imparcial y objetiva, no tan diferente que la meta de la religión. En los dos casos hubo tiempos
cuando, debido a intereses personales o presiones sociales, tanto los científicos como los
religiosos se desviaron del camino recto y cometieron errores. Pero siempre ha existido gente
con objetivos puros y sinceros trabajando sólo para saber y enseñar la verdad como es no como
deseaban que fuera.
La verdadera religión es una ciencia – sigue leyes y una lógica. Para todo hay una razón y esa
razón se puede descubrir. El descubrimiento de las leyes del mundo, la vida y la existencia le da a
uno las herramientas y un mapa con los que puede manejar la vida con más facilidad.
Aquí no vas a encontrar todas las respuestas pero espero que lo que encuentras te conduzca hacia
donde todas las respuestas se encuentran, dentro de ti mismo. Sólo necesitamos unas buenas
razones para buscar y una guía para ayudarnos a encontrar la manera. Espero que este libro
corto te provea el empujón adecuado para que empieces o continúes la búsqueda.
Los niveles de la realidad, parte1

“Pidan, y se les dará…” 1


“Pidan, y se les dará…” dijo Jesús (Mateo 7:7) Y en al sagrado Corán dice “Vuestro Señor
ha dicho: ‘Invocadme y os escucharé’…” (40:60)
Hay muchas otras citaciones en los escritos sagrados tanto de los judíos (el Antiguo
testamento) como de los cristianos/católicos (el Nuevo Testamento) y los musulmanes (el
Corán), en las cuales Dios ha expresado o implicado algo igual.
Entonces si pides un coche de lujo del año con todos los accesorios, ¿llegará pronto?
Pues, es posible pero tú sabes que muchas de nuestras oraciones parecen seguir sin
respuesta. ¿Qué es, entonces, el criterio bajo el cual Dios responde a las plegarías de la
gente?
Antes que todo debemos aclarar sin equivocación o vacilación que Dios sí responde a las
peticiones de la gente. Hay, en realidad, estudios científicos y confiables que documentan
los efectos de la oración en la curación de enfermedades serias. He visto personalmente
(pero no científicamente) como el rezar puede hacer lo que parecen milagros (aunque
realmente los milagros no existen, sólo son sucesos fuera del ordinario o no normalmente
vistos pero de todas maneras siguen la ley física en su forma más amplia).
De una forma u otra Dios nos da lo que queremos. Cuanto más entiendas cómo
funcionan las tres mentes y sepas como usarlas más directo o claro es el proceso de
petición y respuesta entre un creyente y Dios. Hemos hablado de cómo el mundo es un
reflejo de la mente del hombre. Eso es como Dios, de forma indirecta, responde a
nuestras peticiones indirectas o inconscientes. Un psicólogo trabajando con un paciente,
escudriñando profundamente dentro de su inconsciente, descubriría que una gran parte
de la condición de la persona es exactamente lo que esa persona quiere
inconscientemente. Hay una estructura básica que se puede llamar su destino, como
características heredadas (ADN) y la condición económica en la que se nace y donde
nace y cosas por el estilo, sobre lo cual una persona tiene mucha elección de ajustar o
cambiar. Pero para la mayoría de la gente esa elección es casi totalmente inconsciente.
No hace elecciones, simplemente reacciona a impulsos ajenos. De todos modos el
principio queda vigente, el proceso de creación, de cosas, de situaciones y así el mundo
entero, se origina de la mente y los deseos de nosotros. A nadie le gusta escuchar que
su condición desagradable es el resultado de sus propios deseos, que eso es realmente
lo que él o ella quiere, pero piénsalo bien, no es de sabiduría popular que todos somos
responsables de nuestro propio destino, ¿no es la misma cosa? Además la misma
persona está dispuesta a tomar crédito por sus éxitos.
Con el desarrollo de los sentidos interiores todo que existe, tanto lo “tangible” y lo
“intangible” adquieren sustancia. La “realidad” de lo material deja de parecer tan
sustancial y pensamientos, deseos y otras cosas supuestamente no sustanciales parecen
más reales de lo real.
El mundo violento y conflictivo no es más que una creación de la mente, los deseos de
nosotros, los habitantes. Los pensamientos y deseos son tangibles y tienen efectos
tangibles en el ambiente. Todos han experimentado sensaciones de tranquilidad que
parecen emanar de un lugar y unas sensaciones de agitación y nerviosismos que surgen
del otro. Podemos estar afectados negativamente o positivamente de lo que está
pasando a nuestro alrededor. ¿Qué es? No es nada físico. Es todo el resultado de
vibraciones emanaciones de las mentes de la gente. También, esas reacciones
emocionales y físicas pueden originarse dentro de nosotros mismos debido a miedos y
deseos del nafs (la Forma Terrenal) – la habilidad de diferenciar entre las fuerzas y
sensaciones, llega con el desarrollo espiritual y de los sentidos interiores.
¿No crees que la gente quiera el mundo tan violento y conflictivo? ¿Entonces por qué las
películas más taquilleras son las más violentas? ¿Por qué son tan populares los
programas de chisme y escándalo en la televisión?
Los que no queremos un mundo violento y conflictivo somos minoría. Sin embargo,
tenemos que vivir, tratar y participar con esa realidad. Es la parte sobre la que no
tenemos control, es la mitad sujeta al destino lo que es, visto correctamente, un
ingrediente esencial, combinado con nuestras reacciones positivas, de la energía divina
necesaria para desarrollar y evolucionar en seres humanos reales.
Bueno, regresemos al uso consciente de la mente para crear. Se llama, oración. No son
iguales los resultados de todas las oraciones. Un ejemplo: hace unos meses en EEUU,
en California, hubo un incendio fuera de control y muy serio, en unas colinas secas que se
estaba acercando a unos grupos de casas (las casas en EEUU son de madera y muy
susceptible al fuego). Un hermano sufí mío vivía en una de las casas en peligro. Él
llamo a nuestro Sheij (maestro) para su ayuda. Sheij Taner le preguntó en qué dirección
está soplando el aire. El murid (estudiante sufí) le dijo y Sheij Taner le respondió que no
se preocupara y colgó. Como fue reportado en el periódico el día siguiente, el viento
cambió de dirección repentinamente y el incendio y a no llegó a las casas. ¿Milagro?
¿Es muy poderoso Sheij Taner? Él dijo que no hizo nada, que sólo Dios tiene poder.
Pero él rezó y Dios respondió. Mucha gente reza, grita “ayúdame Dios” cuando se
encuentra de aprietos. Pero no llega la ayuda (por lo menos de la forma en que ella
quisiera o esperar). ¿Por qué parece que Dios responde a algunos y no a otros?
Intención. ¿Recuerdas que dijo Jesús (la paz sea con él)? Dijo que no rezaran en la
calle, como los fariseos, para que todos vean, que ellos ya tienen su recompensa (la vista
y aprobación de la gente), que mejor reces en secreto, sólo entro tú y Dios. Estaba
hablando de la intención, de dónde viene la motivación de la oración. Es más común que
las peticiones a Dios sean el resultado de miedo y otras emociones negativas, es decir
que la oración viene del nafs y no del corazón – así que la respuesta llega al nafs y
produce resultados muy diferentes de lo que uno esperaría.
Se llama sinceridad. Oraciones sinceras dan resultados. Pero este estado de sinceridad
sólo se adquiere con la dominación del nafs o ser bajo. Y eso sólo se logra con guía y
mucho trabajo. No llega sólo. En realidad, la sinceridad es el estado leve o del
principiante. Lo que es necesario es sumisión a Dios. Recuerda que nuestra naturaleza
original es una chispa de la esencia de Dios mismo. El crecimiento del nafs/ego nos hace
olvidar a Dios y perder la sensación o consciencia de Él dentro de nosotros. Esta
conciencia es lo que quiere decir someterse a Dios. Es la realización de nuestra
naturaleza real o nuestra realidad. Una persona realizada parece tener poder pero no es
verdad, sólo Dios tiene poder. Pero cuanto más cerca una persona a este estado de
unidad (sumisión) con Dios, más efectivas son sus oraciones.
Eso no significa que no vale la pena rezar porque crees que estás lejos de la meta de la
unidad con Dios. Al contrario, debemos orar continuamente y para todo. Uno, es una
muestra de nuestra consciencia de nuestra dependencia de Dios o reconocimiento de que
sólo Él tiene poder y Lo necesitamos y dos, rezar conscientemente viene con la practica –
reza y observa en ti mismo de dónde viene el motivo. Con la práctica, las diferentes
partes, las tres mentes y otras fuerzas dentro de nosotros se hacen más claras y la
habilidad de escoger y hace nos llega.
Los nive
eles de la
l realid
dad, partte 2

“Pid
dan, y se les dará…
…” 2
Cuando hablamos
h d orar, esstamos o hablando de una pe
de etición a D
Dios o alab bar a Dios.
Ya hablam mos de la necesidad d de orar ded corazón y no por motivos egoístas. Pero aun n
antes de eso
e es imp portante sa aber que significa
s ora
ar y tener un concep pto amplio de que ess
Dios.
Eso se reelaciona co on la mentte – la men nte real lo que es la conscienccia del corrazón, una a
parte del alma, la puerta
p a loss mundos superiores s y nuestraa conexiónn con el div vino. Hoyy
día, en essta época en que qu ueremos saber
s las razones
r de
e las cosass, en que queremoss
entender las cosass desde un u ángulo científico, uno se puede pre eguntar las s razoness
porque los judíos y musulman nes son ca asi fanático os en restriingir cualquier image en de Dioss
o de suss profetas. Hablé algo de las l razone es cuando o escribí acerca de e los diezz
mandamie entos. Va ale la pena repetir un u poco de d eso aqu uí antes dde profund dizar de laa
conexión o vínculo entre
e la me ente y lo material:
m
“No tendrrás otros dioses dela ante de mí.. No te ha arás image en ni ninguuna semeja anza de loo
que esté arriba en ele cielo, ni abajo en la l tierra. No
N te inclinnarás ante ellas ni le es rendiráss
culto; porq
que Yo So oy YHVH tu Dios… (Deu uteronomio o 5:8)
Generalm mente el segundo
s m
mandamien nto se enttiende com mo una p prohibición contra la a
fabricació
ón y adoracción de ído olos aunqu ue las pala abras son aún más a amplias, prrohibiendo o
hasta haccer todo tippo de imág genes parra adorar. Aunque dice d eso su significado interno o
trata de algo
a más profundo
p - la
l mente y la percep pción. Parra entender lo que qu uiero decirr
voy a dessviarme un poco. Primero, la mente.
m ¿Quué es la mente?
La mente se confun nde demassiado con el e cerebro. No son la misma ccosa. El cerebro c ess
una herra amienta, como
c una computad dora, la cual
c recole
ecta, orden na y guarrda datos,
informacióón y experriencias. ElE cerebro recibe dire ecciones del
d nafs, el alma terre enal o egoo
y/o el cora
azón espiritual y man nda mensa ajes electroo/químicoss al cuerpo.
El corazóón espiritual es otra a parte de el alma másm elevadda y la pu uerta a los s mundoss
superioress a través de los cua ales fluye la
l guía de Dios. La mente es s la consciencia dell
corazón.
El nafs o ego tiene e su forma de mente e también pero el na afs no tien
ne intelecto o, es puroo
reaccionaario. El nafs
n reacciona defen nsivamente e para su u propia ssupervivenc cia contraa
amenazass percibida as, no nece esariamente reales.
Ambos el corazón y el nafs pueden producir p pensamient
p tos que se e manifies stan en ell
cerebro. Estas imágenes y pensa amientos son incre eíblemente e poderos sos tanto o
personalmmente com mo socialmente. Nad da pasa en n la vida del
d individu uo o en su u cuerpo y
consecue entemente en el mu undo enterro que no o primeram mente haya a existido como un n
pensamie ento o imag gen cerebrral originad da en el co orazón o ele nafs (ego o) de alguien. Estass
imágeness y pensam mientos haccen que lass cosas pa asen.
Todo depende de la a percepció ón. Como o hemos ha ablado, la gente ve laa realidad de la vida a
a través de
d lentes pintados
p poor sus prop pias experriencias, innclinacionees y deseos s egoístass
– es deccir, distorsiionados. Por eso encontram mos un mu undo en cconflicto – fuera de e
balance – un lugar donde
d casii no existe el amor.
Siendo qu ue todo emmpieza en la l mente nuestra
n adooración de Dios, los eefectos y eficacia
e de
e
nuestro culto,
c estrib
ba también n en la me ente – la mente rea al del corazón o las imágeness
fabricadass por el naafs. El con ncepto que e tienes de e Dios amplía o limitta tus oporrtunidadess
de acerca arte a Él.. Dios puede ser grande o pequeño o depende e de tu co oncepto o
percepcióón de lo que es Él.
El concep pto de Dios que una a persona se forma abre o cie erra la pueerta a la gu uía divina.
Como es anteriorm mente men ncionado, el e nafs o alma terre enal lo que es princ cipalmente e
egoísta enn su formaa normal ha a crecido tan
t grande e como parra cubrir y ofuscar la presencia a
y realidad
d del corazzón o alma a superior y con él la as posibilidades de lo ograr la lib
bertad. Un n
concepto pequeño de Dios, surge del ser bajo (nafs), lo refuerza y nos amarra en un
mundo cerrado y pequeño, mientras un concepto expansivo, no material, abre paso al
conocimiento y a la guía Divina. El corazón es la puerta entre este mundo y los mundos
superiores y a Dios – el segundo mandamiento está avisándonos contra actos y actitudes
que nos cierran el paso a esa puerta.
Así que no es como se traduce en la Biblia, que Dios es celoso y no quiere rivales. Que
absurdo. Esta interpretación la usan los predicadores de poca inteligencia para asustar a
la gente no preparada así como otras tácticas como las representaciones terroríficas del
infierno y la ira de Dios. Todos muestran conocimiento limitado de la naturaleza real de la
existencia y de Dios. Cualquier atributo humano (como el celo) que se da a Dios es una
limitación de Él y eso no se puede hacer porque no se puede limitar a Dios como vamos a
hablar más adelante.
Todo es científico, todo sigue patrones matemáticamente seguros. Una cosa siempre
conduce a unas otras cosas según las leyes cósmicas, por así decirlo. Si pudiéramos ver
el parámetro de cualquier situación podríamos predecir el resultado de tal acto.
Atrapados en nuestros sentidos limitados, nuestra habilidad de ver la realidad es limitado
por el grado de nuestro desarrollo.
Bueno, debemos querer desarrollarnos. Pero eso ni se le ocurre a la mayoría de la gente.
Ni saben que significa. Inshallah, mis lectores tienen alguna idea ahora. Desarrollo o
evolución espiritual requiere una sensibilidad interior y exterior. Orar no es lo que parece
o es comúnmente percibido. Hablamos del verdadero orar más adelante. Normalmente
una persona ora motivado por sus emociones como miedo, deseo, angustia, etc. El acto,
como las emociones motivadoras, es físico. Este tipo de oración es una forma de
concentración, y así, una concentración de energía. Los resultados de este tipo de
oración dependen de la fuerza de la concentración generada y el grado de deseo o
intención. No tiene que ver con Dios (no directamente, aunque todo es parte de Su
sistema). Este tipo de oración, aunque puede ser efectiva, no conduce a desarrollo
espiritual, no amplia la visión, hasta puede reforzar el poder del ego.
Esto nos lleva de regreso al tema de rendir culto a “ídolos” e imágenes. En un estado
consciente vemos como cuando la mente-cerebro (3 mentes = mente-corazón, mente-
nafs y mente-cerebro) se fija en algo, una cadena de actividad cerebral inicia, la cual nos
involucra hasta cerrándonos en un mundo distinto. Este mundo se expande o contrae
dependiendo de las intenciones y consciencia de la persona. Por no estar consciente la
persona normal, estos mundos pequeños encierran a la persona en un estado continuo de
posibilidades limitadas. Estos mundos provocados por fijarse en cosas y asuntos
materiales (sin intención consciente) atrapan a la persona y entonces provoca fantasías y
una visión irreal del mundo. Este estado está muy lejos de la verdadera realidad del
mundo material, el cual se puede abrir en la otra dirección, por así decirlo, revelando
mundos expansivos e infinitos.
Cuanto más consciente sea una persona más grande se vuelva el mundo o más bien, los
mundos. Dondequiera que ves hay mundos y profundidades de realidades. Nuestra
visión es aumentada o restringida por nuestra habilidad de ser abierto. Abierto significa
no encarcelado por dogmas, tradiciones, rituales ciegas, acondicionamiento familiar,
social o cultural, hábitos, costumbres y nada más, sin pensar, cuestionar, dudar e
investigar. Una persona de conocimiento es como el viento – flexible, abierto, sin historia,
sin clasificación o tipificación, libre de apego, interesando en todo y nada, movido,
invulnerable e intocable. Por ver a Dios en todo, no odia a nada ni a nadie. Por ver que
todo está hecho por el amor de Dios, es decir, Su esencia o luz que es el amor, la
persona de conocimiento ve y siente el amor esencial en su propia naturaleza y en la de
todos los demás.
Los niveles de la realidad, parte 3

“Pidan, y se les dará…” 3


Dios dice que responde a nuestras peticiones, nuestras plegarias pues. Si entendemos a
Dios como literalmente es caracterizado en los sagrados escritos, Dios es un hombre allí
arriba en el cielo que nos castiga porque hacemos malas cosas y nos recompensa por
hacer buenas cosas. Se describe como alguien que tiene emociones humanas y Sus
acciones se asemejan a las de un hombre.
Ese es el entendimiento más corriente y de veras, más bajo de las palabras de Dios.
Mucho de este malentendido es debido a las traducciones que no reflejan el uso
sofisticado y simbólico de las palabras y especialmente los nombres de Dios en sus
idiomas originales y sagrados. En el Islam no se usa la palabra ‘Dios’ como un nombre
porque es un término general que significa un ser supremo – un ser. Esa palabra limita a
Allah, el nombre personal de Dios que no significa nada más que Él, el indescriptible, el
sin límites, sin género, sin forma, sin lugar. También, en el Sufismo, los 99 otros nombres
mencionados en el Corán tienen usos curativos, para desarrollarse espiritualmente y para
entender el mundo y la vida.
La Tora, (que es los primeros 5 libros del Antiguo Testamento, los libros de Moisés) está
escrito en Hebreo y además de tener otros cientos de nombres de Dios con usos y
significados específicos, fue escrito de una forma que no queda duda alguna de que fue
una inspiración directa de Allah. Tiene niveles y niveles de significados. Cada letra
hebrea tiene significado y número. Cada palabra significa algo más que el significado en
el contexto del enunciado en que se encuentra. Lo que aparece en la versión de español
o la del inglés no son más que sombras del original.
Todo eso, más un cambio significante en la mentalidad o manera de pensar entre la gente
de hace miles de años y hoy en día, ha conducido a un concepto de Dios erróneo y ese
concepto tiene un efecto impactante en nuestras mentes, ambas la mente-corazón y la
mente-cerebral.
¿Qué crees que pasaría si adoraras a una silla y pidieras favores de ella? ¿Sería
efectivas tus oraciones? Hasta un punto si, porque es la mente la que crea el mundo y las
cosas materiales y con sólo pensar podemos crear mucho dependiendo del grado de “fe”
y concentración. Podemos hacer “milagros”. Sin embargo, no estarías conectándote con
Allah (Dios) ni estás haciendo ningún progreso espiritual. La consciencia no está
aumentando. De hecho, puedes estar haciéndote daño por crear una situación que no te
beneficia o aún puede ser perjudicial. En el estado normal el hombre no sabe lo que es
bueno para él. Sólo Dios sabe. Uno tiene que acercarse a Él para saber cual es nuestro
verdadero interés. Y, aunque estás rezando a una silla y estás “creando” una respuesta
con la mente, en realidad estás usando el poder del verdadero Dios, Allah (o cualquiera
de Sus infinitos números de nombres que quieras usar). Sólo Él tiene poder. Él nos
permite usar Su poder aún para usarlo incorrectamente. Todo eso no conduce a ningún
lado. Si usamos el poder de Dios, lo que estamos haciendo en todos momentos, sin
saber o sin estar conscientes del hecho, nos hundimos cada vez más en lo material, la
densidad, la ceguera, en mundos pequeños. La consciencia significa darse cuenta de la
omnipresencia de esa fuerza llamada Dios o Allah.
Es importante aclarar antes que todo que no es posible saber o entender realmente qué
es Dios. ¿No dijo Yaweh (las cuatro letras hebreas YHVH pronunciadas a veces como
Jehová o Yaweh pero que nadie sabe realmente la pronunciación correcta) a Moisés que
no podía verLo. ¿Por qué? Porque ver directamente Su realidad sería demasiado para
nuestros cerebros y significaría el fin de la vida terrenal – nos mataría. Quién es o qué es
Dios está más allá de nuestras habilidades mentales de entendimiento. Sin embargo,
dice Dios que está más cerca de nosotros que la vena yugular.
La frase islámica omnipresente en todos los rituales, oraciones y en ceremonias sufíes, es
la ilaja il lalah, que se traduce ‘no hay nada que merezca adorarse sino Dios’ o ‘sólo hay
Dios’. Literalmente, y en este caso la traducción literal es la más correcta aunque difícil
de entender por los no musulmanes, significa ‘no hay dios sólo Allah’ Que quiere decir,
en su forma más sencilla, que no existe un dios allí afuera, en el concepto en que la gente
generalmente piensa en un dios, ni en ningún concepto posible. Sólo existe Allah, el
creador de todo que no se puede limitar con ninguna descripción. Un concepto más allá
de lo concebible. Una realidad que circunscribe todo. Él es todo. De hecho, nuestro
trabajo no es definirlo a Él, sino estar abiertos a Él, sin conceptos o limitaciones.
Los científicos de hoy día nos dicen que todo es uno, exactamente como dijeron los
sabios del pasado. Dicen que todo lo que existe es energía. Todo son ondas de
diferentes longitudes. Lo material es sólo una forma densa de energía pero no es nada
más que otra formación de partículas energéticas exactamente como cualquier otra cosa
visible o invisible, incluyendo pensamientos, espíritus, ángeles y todo lo demás que ni
sabemos.
¿Y Dios? Dios o Allah debe ser la Energía Suprema de lo que está hecho todo lo que no
es Dios (¿?)
Cuando nos concentramos en algo, nos fijamos en algo, nos entregamos a algo, se crea,
en nuestro interior, pensamientos en la forma de imágenes. (El área interior es un
espacio real de lo que hablamos después) Aunque son generalmente considerados como
intangibles, esa no es la verdad, son de una naturaleza menos densa que la material pero
su realidad tangible se hace conocida por sus efectos tantos materiales como
psicológicos. Cuanto más nos entreguemos a cosas materiales y/o emociones negativas,
más de estos objetos se acumulan en esta área o, por ahora, digamos nuestra
inconsciencia. Estas imágenes están continuamente moviéndose en nuestra consciencia
afectando todo lo que hacemos. Estos actúan como obstáculos del fluido de
conocimiento, guía y regalos/bendiciones divinos que están siempre presentes en o a
través del corazón. Lo que también sigue es que las respuestas de nuestras peticiones a
Dios no llegan a la mente creadora. Con nuestras prácticas esta actividad cerebral se
vuelve cada vez más visible (expuesta) y con el tiempo pueden ser, si no eliminados, por
lo menos suavizados.
Es de sabiduría popular que Dios nos castiga por los “malos pensamientos” pero vemos
que Dios no es un vigilante sentado allí arriba esperando a que “pequemos” sino que
nosotros mismos ponemos barreras que obstaculizan la ayuda que Allah está
continuamente mandando.
Tanto la fijación a lo material y este mundo como la mayoría de las peticiones a Dios se
originan en el nafs/ego. El vigilante debe ser nosotros mismos, observando y corrigiendo,
observando y aprendiendo, observando y buscando la guía interior.
Observar objetivamente nos ayuda a no entregarnos. Entregarnos al mundo y las
actividades significan perder la conexión con nuestra realidad interior, significa perder
consciencia, significa dormir, significa crear más lío y confusión en el punto de
confluencias en el espacio interior donde todo se reúne, donde las diferentes partes o
fuerzas internas competen por control. Limpiar esta área requiere trabajo. Hacemos las
prácticas para ver ¿cómo se puede limpiar lo que no se ve? y para movernos a través de
la basura para encontrar y hacer contacto con nuestra realidad interior.
Los niveles de la realidad, parte 4

Que día tan bonito 1


Hace tiempo había una canción que tenía mucho éxito en Estados Unidos, se llamaba
Don’t Worry, Be Happy (No te preocupes, se feliz). Tenía una melodía muy pegajosa y
por un tiempo se oía por todos lados. Aún hoy hay una variación de esa canción y la
melodía pegajosa en un comercial aquí en México (Huggies, panales para bebés). No se
si es una copia intencional o sólo una coincidencia pero también esas mismas palabras
eran el eslogan de un maestro espiritual con muchos seguidores de los 60s con el nombre
de Maher Baba.
Alguien que tiene o ha tenido muchas preocupaciones, está deprimido, triste, se siente
sólo, abandonado, traicionado, decepcionado o está invadido por otros sentimientos
semejantes y sensaciones, se puede enojar escuchar remedios tan simplistas. Bueno, la
melodía te haría sentir bien por un rato, pero por favor, “dame alguna solución más
realista”.
Aunque parezca ridículo para los que sufren de este tipo de sentimientos y sensaciones,
eso es realista, es algo que uno puede aprender a hacer. Una persona normal no puede
hacerlo pero con dos cosas sí puedes controlar las emociones. Conocimiento y trabajo.
Hablamos de dos tipos de conocimiento, 1: de la naturaleza del mundo/vida y la de Dios y
2: la naturaleza de nosotros, la psicología verdadera del ser humano y los métodos y
ejercicios necesarios para ver realmente y controlarse uno mismo, o en este caso,
bloquear o esquivar los pensamientos, sentimientos y sensaciones invasores.
Sólo necesitas mirar y examinar el mundo y los sucesos que pasan a la gente para ver
que sobrevivimos todo tipo de desgracias, semi-desgracias y desgracias imaginarias. Las
cosas pasan y nos recuperamos. Las súper desgracias, desdichas, adversidades,
infortunios, no pasan a la mayoría de nosotros, sin embargo para una persona, cualquier
cosa puede parecer el fin del mundo. Pero, ¿realmente es? La próxima semana puede
ser otra cosa. Piensa en la peor cosa que puede pasar. Si pasa, ¿sobrevives? Aún si
mueres, ¿no crees en el Más Allá y la justicia de Dios? Lo que pasa es que los seres
humanos tenemos miedo del cambio. Otra vez, el apego. Otra vez se olvida que este
mundo y vida no es más que una corta escena de una película muy larga. Es como toda
esta vida asemeja un incidente, ahora insignificante, que te pasó un momento hace tantos
años cuando eras bebé. Lloraste unos minutos y entonces todo pasó. Ahora ni
recuerdas. La única diferencia es que esta vida, tan corta como sea, sí es importante –
pero no lo que pasa en ella, sino nuestras reacciones a lo que pasa. Nuestras
preocupaciones, dolores emociones, sensaciones de depresión, tristeza, soledad,
abandono, ser traicionado, decepcionado y lo demás, son en realidad nuestro miedo de
perder algo que pensábamos que teníamos. Es el apego a las cosas, tangibles y
intangibles que producen la emociones y sentimientos negativos. Es el apego a una
ilusión. El amor perdido. ¿Cuál amor? ¿Realmente existía? Más bien fue el deseo de
ser amado que no se ha cumplido. O, algo que iba a llegar pero no llegó – cosas
materiales o tal vez posición social, estatus, etc., cosas que no tenías y todavía no tienes.
O suposiciones de lo que pudo haber o podría haber pasado que nos ponen en aprietos
aunque todo fue sin ninguna realidad desde al principio. Todas las preocupaciones son
una perdida de tiempo y de energía que nos desvían de la realidad y nos roban la energía
necesaria para tratar con adversidades reales cuando realmente sucedan.
Vamos a suponer que la amenaza es real y tangible. Por un descuido de tu parte, o por
trampas por parte de otros, o por lo que sea, vas a perder tu casa, tu trabajo, tu esposa/o.
¿Debes estar preocupado, nervioso, deprimido, desesperado? ¿Vas a morir en la calle?
Aún los flojonazos buenos para nada no mueren en la calle (bueno, algunos si). De una
forma u otra, todos sobreviven. Pero amas tu casa, tu apariencia social, tus cosas y
tienes miedo del futuro, de lo que va a pasar, tu cerebro ya se ha vuelto loco con todas las
malas consecuencias y posibilidades, todas catastróficas. ¿Van a pasar todas esas
cosas? Si analizas tu vida, vas a descubrir que la mayoría de las sucesos que pensaste
que iban a pasar no pasaron y un sin número de otras cosas inesperadas sucedieron.
Cada día es una sorpresa y, si estamos despiertos, una buena sorpresa – interesante y
para nuestro bien, siempre cuando no nos metamos en el asunto. Necesitamos aprender
cómo seguir la corriente buena (la divina). Si tienes miedo y reacciones en contra de la
fuerza del corriente, es como ser atropellado por un tren – no sobrevives
(emocionalmente). Eso aprenden los buenos practicantes de las artes marciales. Si
opones fuerza con fuerza todos se acaban heridos. El maestro agarra la fuerza del
oponente uniéndose con ella, uniéndose con el oponente usando su fuerza para
conquistarlo. Un maestro de la vida no pelea en contra de ella – no puede ganar. El
maestro de la vida acepta lo inevitable con ganas, con alegría, con aceptación. El
maestro reconoce los regalos y avisos de Dios y los agarra y corre con ellos, trabajando al
máximo hasta el próximo aviso cambia su dirección.
La persona normal construye su casa a la ladera de un volcán, vive en barrios peligrosos,
se queda en trabajos desagradables, aguanta cónyuges violentos o matrimonios sin amor,
no comen comida extranjera, se enoja por el trafico pesado, se queja del clima, nunca
sale de sus rutinas, no le gusta nada que no ha visto, probado y sabido antes, se alegra
cuando las cosas salen a su gusto y se enoja cuando no. La persona normal vive una
montaña rusa emocional. Toda lo afecta de una forma u otra. Reacciona a todo.
Dios nos cuida. Si analizas la vida, la tuya y la de otros, objetivamente, no puedes llegar
a ninguna otra conclusión. Todo sale bien. Lo malo es la percepción y la falta de ver las
cosas como son. Viviendo en el pasado y el futuro, el nafs/personalidad falsa dentro,
hace suposiciones sobre suposiciones acerca de lo que va a pasar. Si la suposición es
positiva, le siguen decepciones, si es negativa le siguen preocupaciones, nerviosismo y
enfermedades.
Si intelectualmente entiendes la naturaleza de la vida, que realmente todo va a salir bien y
puedes aguantar cualquier inconveniencia temporal (y todo es temporal) puedes disfrutar
el momento. Pero si las emociones negativas llegan, ya sabes de donde vienen – del
nafs/ego. ¿Entonces qué? Sepárate de las emociones y míralas de afuera. Mírate a ti
mismo, es decir a tu cuerpo, y di, “hum, mi cuerpo y ser está deprimido,” y míralo bien,
trata de ver la depresión (enojo, tristeza, soledad, etc.) como una cosa ajena. Si te
esfuerzas, puedes ver las emociones, como cosas, objetos reales – pero afuera de ti,
invasores. Míralas fijamente. Cuanto más logres verlas como objetos ajenos, como
invasores, más débiles se vuelven, hasta que desaparecen. Analiza tu situación real,
recordando que siempre has sobrevivido. Si hay cambios que pueden mejorar tu
situación, hazlos sin miedo. Recuerda que nada de lo que tienes tiene un significado real,
todo es temporal y cambiable. Mientras tanto, dirige la atención a lo que estás haciendo,
si no estás haciendo nada – haz algo.
No te entregues a las emociones negativas. Reconoce que son cosas ilusorias
inventadas por el ser bajo. Míralas directamente a la cara y córrelas. Como cualquier
cosa, sólo es una cuestión de práctica. Uno puede controlar las emociones. Uno puede
alejar la depresión, la tristeza, el enojo y todas las sensaciones y sentimientos
desagradables y perjudiciales.
Los niveles de la realidad, parte 5

Que día tan bonito 2


No fue hace mucho tiempo que los científicos no creían en nada que no pudieran ver o
tocar. Sólo lo material se creía real. Hoy todos saben que esa no es la verdad. Hay
miles y miles de cosas no visibles que son tan reales como la mismísima tierra. Tomemos
por ejemplo las ondas. Hay cientos de tipos de ondas invisibles que, no obstante, tienen
efectos bien reales en cosas materiales. Hasta pueden matarte. También hay átomos,
moléculas, células, etc., etc.
Se pueden conectar electrodos a tu cabeza y ver en una pantalla la actividad de tu
cerebro. Entonces ¿los pensamientos tienen sustancia? También los pensamientos
tienen efectos reales en el mundo material. De hecho los pensamientos son la base de
todo lo que podemos ver. Mucha gente puede “escuchar” o sentir cuando alguien está
pensando demasiado o “tiene mucho en la mente”.
Las emociones o estados emocionales tienen dos aspectos. Estos dos aspectos han
propiciado desacuerdos entre los científicos (neurólogos), psicólogos y filósofos. No
deben estar en desacuerdo, todos tienen la razón. Por un lado las emociones son
sensaciones, es decir, sensaciones físicas el resultado de hormonas creadas en el
cerebro los cuales inician reacciones en el sistema nervioso y otras ramificaciones en el
cuerpo. Podemos decir que las emociones son cosas físicas. Trastornos emocionales,
incluyendo la depresión pueden ser tratada, con un grado de éxito, con drogas. Las
drogas recompensan o sustituyen un desequilibrio hormonal en el cerebro. Por otro lado
podemos preguntar, como los psicólogos lo hacen, ¿qué causó el desequilibrio? Allí
encontramos una cadena de causas. Algún incidente del pasado, ahora reprimido,
provocó o inició un proceso psicológico que causó cambios en el balance de los químicos
en el cerebro y las sensaciones perjudiciales resultantes. Y, dicen los psicólogos, si
descubres el secreto oculto en la inconsciencia – algunos sucesos en la niñez del
paciente (maltrato o abuso sexual, un susto o mala experiencia) – eso producirá una
catarsis la cual conducirá a una cura.
Pero para nosotros eso no es el fin de la cadena de causas. Queremos saber ¿por qué el
incidente del pasado produjo tal afecto? Bueno, sabemos el por qué, la cuestión es como
corregir esa causa principal y así el problema, en lugar de tratar el síntoma como es la
manera más usual. Tratar el síntoma no cura nada, sólo aplica una parche que cubre (u
oculta) el problema, como en la medicina del oeste en que cortan y parchan para “curar”
la enfermedad, pero siempre regresa en otro lugar del cuerpo o en otra forma.
En lugar de investigar traumas pasados, vamos a hablar del presente – incidentes
desagradables, los sencillos: insultos, rumores, rompimientos amorosos, traición familiar,
decepciones profesionales, etc., y sucesos más severos: tragedias físicas y materiales
como una muerte inesperada en la familia, asaltos físicos, una violación, inundación u otro
desastre natural, pérdida del trabajo, etc. Con eso las reacciones a incidentes del pasado
deben también esclarecerse.
Todos hemos experimentado el hecho de que lo que sabemos a través de la lógica o sea,
sabemos intelectualmente, en la mayoría de los casos, no altera el efecto emocional que
experimentamos. Cuando era niño repetimos una rima que va, “Sticks and stones will
break my bones but names will never hurt me,” que significa, palos y piedras romperán
mis huesos pero las malas palabras nunca me lastimarán. Pero sabes bien que es una
mentira – las cosas que dice la gente pueden lastimar aún más que los palos y piedras
aunque tú sabes que es ilógico.
Si te golpeas en la nariz, sentirás dolor. ¿Por qué? Porque hay nervios en la nariz y en
casi todo el cuerpo y al tocar estos nervios manda masajes al cerebro el cual produce el
efecto físico que llamamos sensaciones. Pueden ser agradables o dolorosos. Las
sensaciones dolorosas como el golpe o el calor de una flama y el dolor de cosas filosas o
puntiagudas, son avisos de peligro. Sin este mecanismo no viviríamos mucho tiempo. El
ser bajo o nafs sirve un propósito similar – su propósito es detectar y preparar el cuerpo y
hombre para amenazas peligrosas – ¡originalmente! Pero algo pasó. Cuando éramos
bebés estábamos íntimamente conectados con Dios. Pero pronto las necesidades de la
vida y el mundo material se interpuso entre nosotros y Dios y poco a poco nos
involucramos cada vez más en asuntos mundanos – necesidades y deseos. Con el
tiempo nos olvidamos de Dios, olvidamos la sensación de Su presencia, olvidamos tanto
que existimos solamente por Su volición como también que Él nos cuida y nos cuidará.
Durante esta transición el ser bajo y el ego empezaron a crecer más allá de sus funciones
y produjeron un ser o personalidad distinta del ser anfitrión en que viven. Esta
personalidad es el producto de la vida mundana, del cuerpo y sus ‘vidas pasadas’ (ADN -
las huellas de nuestros ancestros), influencias familiares, sociales y culturales más
nuestras experiencias en la vida o más bien, nuestra percepción de lo que nos ha pasado
(que puede estar muy lejos de la verdad). Esta personalidad falsa, el nafs o Forma
Terrenal, como la he llamado en diferentes ocasiones, ha conquistado la totalidad de la
mayoría de la gente. La Forma Terrenal es 95% invento. Casi totalmente una ilusión y él
lo sabe. Su propósito ya ha cambiado. Ahora su propósito, como todos los seres, es
proteger su propia existencia. Y por eso la Forma ve amenazas en todos lados.
El nafs/ego es sumamente inseguro. Los que se identifican con el nafs/ego (casi todo el
mundo) son sumamente inseguros. Siendo inseguro, el nafs/ego es reaccionario. El
nafs/ego reacciona a cualquier cosa que parece un ataque contra su realidad o existencia
aparente. Podemos ver en la gente una reacción similar – su sensibilidad es una reacción
que se origina en el nafs/ego. Todas las emociones y sensaciones negativas son
reacciones impulsadas por una sensación básica de inseguridad.
“Pero,” dices, “tú dijiste que los seres humanos son seres dependientes, que no tenemos
nada de poder, estamos, de hecho, a merced de los caprichos del cosmos”. Si, es
verdad, no tenemos nada y nuestra habilidad para actuar es muy limitada, pero eso no es
inseguridad. Al contrario, la aceptación de esa realidad nos libera. Considera esto:
supongamos que estamos en un cuarto con un grupo de personas hablando de un asunto
importante para ti (de negocios, tu trabajo, la comunidad, como sea) y afuera hay ruidos
de construcción cerca. Te molestan mucho los ruidos. Te molestan tanto que no puedes
prestar atención a los asuntos de la junta. Hasta que tu cuerpo empieza a reaccionar – tu
cuerpo se tensa y la respiración se corta y se hace menos profunda. Ahora si piensas
bien que es un sitio de construcción y es normal e inevitable el ruido puedes entender que
tu reacción no tiene sentido o lógica. Cambias tu atención a tu cuerpo y como está
reaccionando y ríes. Ahora aceptas los ruidos y ¿qué pasa? El problema desaparece.
Bueno, es un ejemplo sencillo y ruidos de un sitio de construcción no son tan importantes
que nos tocan profundamente. Sin embargo, el principio o patrón es exactamente igual
que situaciones o condiciones que te afectan personalmente. De hecho, lo que te afecta
profundamente, que toca un nervio sensible en tu centro, para otra persona seguramente
no parecería más importante que este ejemplo arriba mencionado. Conseguir esta
objetividad y libertad de los estados emocionales perjudiciales es nuestra meta.
El ejemplo demuestra como la aceptación de las realidades del mundo como es, nos
libera. También habla de los principios de los métodos prácticos para entender y controlar
las emociones negativas. Vamos a profundizar en eso. Como vivir felizmente en un
mundo que no se conforma con nuestros conceptos.
Los niveles de la realidad, parte 6

Que día tan bonito 3


Empezamos esta serie de escritos diciendo que hoy en día es comprobado y aceptado
que hay muchísima la realidad que no es visible. Que todo lo existente es una forma de
energía y que aunque no se ve, su realidad es real y sustancial. Es decir que aunque una
onda, por ejemplo, no es visible (como cientos no los son) todavía tiene sustancia, es
tangible si bien de un aspecto más fino. La energía que constituye el universo, o más
bien, la existencia, existe en gradaciones de densidad. Siendo nosotros de la categoría
de energía densa, nuestra inclinación es pensar que sólo nuestra clase de sustancia es
real. Un error. Aún la energía más fina, que no podemos ver o tocar, puede afectar
nuestra vida materialmente.
Hemos hablado de cómo la mente y pensamientos afectan todo que pasa en el mundo –
todo lo que existe en el mundo material empezó en la mente, como un pensamiento. Los
pensamientos se pueden ver con instrumentos especiales porque son una forma de
energía como cualquier otra cosa. Y como voy a explicar, podemos ver los pensamientos
y mucho más aún sin los instrumentos especiales.
¿Y las emociones? Bueno, como hemos hablado, las emociones tienen dos aspectos.
Son experimentados físicamente porque se manifiestan en el cuerpo como resultado de
químicos producidos en el cerebro y enviados a los sistemas corporales (sistemas
nervioso, límbico, inmunológico, etc.). Son, como cualquier otra cosa en nuestro mundo,
experimentados a través de nuestras percepciones. (Nota y guarda este punto: las
percepciones también son de dos aspectos, uno físico (los sentidos) y el otro psíquico
(como percibimos y entonces interpretamos sucesos y objetos)). El segundo aspecto de
las emociones es su causa aparente. Es decir, el suceso lo que te provocó reaccionar de
forma física, iniciando una reacción electro/química en el cerebro la cual transformó lo
psíquico en lo físico. Dije “causa aparente” porque lo que nos provoca reacciones
emocionales son sólo la última de una cadena de causas – la causa real se encuentra
mucho más profundo en el psique. Pero, por ahora sólo refiramos a esta última como la
causa. Profundicemos este tema luego.
Hoy es un día bonito. Todos los días son igualmente bonitos. ¿Si eso es verdad, por qué
no los experimento así, tan bonitos? ¿Por qué? Por las sensaciones psíquico-físicas.
Hemos usado la palabra emociones para describir una multitud de sensaciones, mucho
más de lo que generalmente se señalan con esa palabra que en realidad es muy vaga e
imprecisa. Las sensaciones psíquico-físicas son más que el enojo, el miedo, la tristeza,
etc. Tenemos un montón de sensaciones que sentimos física y “emocionalmente” que no
se pueden etiquetar como una emoción. Hay cosas como una sensación vaga, como una
combinación de apatía, tristeza y enojo. O una sensación de estar perdido, inútil y sin
rumbo. O que la vida no vale nada. También algunos se sienten solos, sienten que nadie
los quiere. O aún peor, que todos los odian. Hay muchas más combinaciones de
sensaciones negativas que podemos experimentar que nos causan perder de vista acerca
de lo bonita que es la vida incluso este mismo día. Siendo las más comunes, el miedo, el
enojo y la depresión, usemos estas emociones como ejemplos en lo siguiente, sin
embargo, todo lo que hablamos se aplica a todas las variaciones y combinaciones de
sensaciones psíquicas-físicas negativas que nos afligen.
La manera más común de pasar la vida se asemeja a estar envuelto en una nube. La
gente normal anda día a día con una visión borrosa. Hay una expresión o dicho en Inglés
dice que alguien “doesn’t see the forest for the trees,” (no ve el bosque por los árboles), lo
que quiere decir que nos involucramos en los detalles o particulares de las cosas y por
eso perdemos de vista la totalidad. Así es para la mayoría de la gente. Día tras día se
meten en actividades, una tras otra y la actividad los devora. “¡Espera!” dices, “He visto
que la mayoría ni están concentrados en su trabajo - ¿qué quieres decir con ‘devorado’
por sus actividades?” Por eso, recuerda que la realidad está menos en lo material que en
lo cerebral. No importa lo que esté haciendo son excepciones, generalmente la gente
está más en su cabeza que en la cosa que tiene a la mano. Desde luego hay muchas
excepciones, personas con mucho interés en sus trabajos que realmente se concentran,
sin embargo.
¿Dónde está la persona promedio? Su mente (mente-cerebro) está volando, cada cosa
que toca o ve, le lleva a unas cadenas de pensamientos, recuerdos, fantasías, sueños
basados en deseos y descontentos, críticas, quejas y mucho más. No está aquí en este
momento. Son operados por pilotos automáticos. Y, no son conscientes del hecho.
“¿Cómo te llamas? le preguntó Jesús. “Me llamo Legión, porque somos muchos.”
(Marcos 5:9) De igual manera, dentro de nosotros hay una legión de seres o yo’s. Todos
están compitiendo por dominio. No son todos demonios como en el ejemplo del hombre
con Jesús, sólo que son funciones que están fuera de sus lugares apropiados. Falta
orden. Además hay una gran cantidad de fuerzas, mayormente negativas, que no son
reales, creadas por el nafs/ego. Sin embargo, tienen una realidad relativa que les dan el
poder de afectar seriamente a la persona. Esos son las que etiquetamos como
sensaciones psíquico-físicas, formas de emociones que nos afligen y nos llevan a la
fregada.
Lo bueno es que, con trabajo y práctica, las fuerzas y las sensaciones psíquico-físicas
pueden ser vistas de una forma. La persona que hemos descrito arriba, el hombre
promedio que brinca mentalmente de un pensamiento-sueño a otro, que vive en el pasado
y el futuro imaginario, no puede ver ni el presente material de una manera verdadera,
mucho menos lo que está pasando dentro. No obstante, tú puedes ver interiormente,
tenemos ojos interiores. Sólo que no has desarrollado el hábito de usarlos. Como todas
las fuerzas del universo que no vemos pero tienen sustancia, aún la parte psíquica del las
emociones (sensaciones psíquico-físicas) tienen una sustancia que es visible si haces un
esfuerzo para verla. Si no logras ver, sentir y diferenciar entre las fuerzas internas, no hay
manera de realmente conquistarlas ni manera de ordenar el gran caos interno. Para la
salud emocional es importante. Para entender y acercarse a la Realidad Divina del
mundo y la vida, es imprescindible.
Te pedí que guardaras un pensamiento, ‘las percepciones son de dos aspectos, uno físico
(los sentidos) y el otro psíquico (como percibimos y entonces interpretamos sucesos y
objetos’. Tomemos como ejemplo el enojo. El enojo como todas las emociones tiene dos
aspectos – el físico (lo que experimentamos en el cuerpo, que sentimos y nos da la
sensación de enojo) y el incidente que provocó nuestra reacción física. El incidente que
“provocó” nuestro enojo no es más que una percepción, una interpretación personal que
no fue realmente la razón por la que nos enojamos. Pero si estamos enojados no hay
manera de ver nada claramente. El primer paso para entender y controlar sensaciones
psíquico-físicas es reconocer que la reacción y el incidente provocador son dos cosas
distintas. El trabajo es concentrarse con toda la fuerza de voluntad de sentir y ver la
reacción emocional (es decir, la parte física y semi-física) separada de cualquier
percepción de lo que es la causa. Eso aplica a todas las sensaciones psíquico-físicas –
deja de conectar una causa a la reacción y estudia la reacción, trata de convertirte en un
experto en la reacción física (el calor o frió corporal, reacción del corazón, de la sangre,
de los nervios, etc.) y semi-física (impulsos para actuar de una forma negativa, otras
sensaciones emocionales provocadas por la primera, etc.). (Eso será más fácil para los
que han seguido mis sugerencias de observarse a uno mismo y los ejercicios que he
repartido y también para los que hacen las meditaciones de conciencia aquí – pero
bueno…)
Los niveles de la realidad, parte 7

El mundo digital 1
Vamos a combinar la cuarta parte de las dos series de escritos, “Pidan, y se les dará” y
Qué día tan bonito, porque ambos nos dirigen al mismo lugar – la mente y el cerebro. La
respuesta a la pregunta perenne ¿quién soy yo? es la repuesta que nos surte la
conciencia y conocimiento necesario para maniobrar a través de este mundo repleto de
desviaciones, peligros y desengaños para llegar a la corriente de guía divina, las
bendiciones y la ayuda de Dios.
La verdad es que las palabras limiten. Es por eso que en todas las tradiciones
espirituales se usan símbolos, parábolas, la poesía y otras formas indirectas para repartir
conocimiento de índole elevado. No se puede reducir la realidad de Dios a una palabra o
nombre. Por eso los judíos prohíben la pronunciación de Su nombre. La razón y realidad
de este mundo y la vida es, realmente, más allá de cualquier conjunto de palabras. La
realidad o verdad de la existencia sólo se puede saber a través de experiencia. Las
palabras (aquí no habla de las palabras usadas en su forma vibratorias o extra-sensorial
(lo que abordamos pronto) sino como medios literales para ‘explicar’ la verdad o realidad)
sirven como mapas o indicadores de dirección o como estímulos revelando la superficie
de algo mucho más grande y asombroso, como el punto del iceberg que indica la
ubicación de una inmensidad bajo la superficie, la mayor parte de la cual sólo se puede
ver si profundizas, es decir, bucear físicamente (experimentalmente) para verla con tus
propios ojos y tocarla con tus propias manos.
Cada época tiene su idioma. Hoy en día el idioma es la ciencia. Somos diferentes que la
gente en días pasados. Nos preguntamos ¿por qué? Queremos respuestas y razones.
La fe ciega no es suficiente. Vamos a ver y examinar algunas preguntas, hechos, teorías,
observaciones de nuestro mundo. Y con eso, inshallah (si Dios quiere) arrojamos luz
sobre nuestro lugar en la existencia y, inshallah, un poco más de quién somos.
El otro día vi un DVD de una plática de mi Sheij (maestro), Sheij Taner Ansari. Entre
muchas otras cosas, dijo que el universo es la manera en que Dios se comunica con
nosotros. Podemos entender esto en el sentido en que el Corán usa sucesos y hechos
del mundo y la naturaleza como ejemplos de cómo Allah (Dios) funciona para cuidarnos
así como pruebas de Su existencia. Ciertamente hay mucho allí para meditar, analizar y
aprender. Pero ese sólo es el punto del iceberg. Existe un movimiento científico llamado
la física de información (information physics en inglés, no estoy seguro de la traducción
aceptada en español) en el cual el universo se ve como creado y compuesto de pedacitos
(como bytes en el lenguaje de cómputo) de información. Un ejemplo es la célula madre o
célula de ADN. Allí está codificada toda la información que determina las características y
la naturaleza del ser en que se encuentra dicha célula. ¿Qué fue primero, el pollo o el
huevo? Podemos ver el mismo fenómeno en las fractales. Las fractales son los patrones
que vemos en la naturaleza como en árboles, las semillas de girasol, copos de nieve, la
forma que hace el aceite en agua, conos de pino, conchas del mar y miles de otras
ocurrencias naturales. Todos se conforman a una formula matemática (números de
Fibonacci, por el italiano que los descubrió), todo está programado por pedacitos de
información implantados en las células de la planta, piedra, agua, concha, etc.
La ciencia quántica (mecánica quántica, física cuántica, etc.) es el misticismo moderno.
Bueno, no exactamente, el misticismo implica una experiencia personal de la realidad,
mundos invisibles y Dios, a diferencia de la religión que está basada en la fe y en lo que
otros han dicho. Pero de todos modos muchos científicos actuales han logrado descubrir
y creer fenómenos los cuales se aproximan a las experiencias de los místicos de todos los
tiempos. Ideas como universos paralelos, múltiples dimensiones, la consciencia del
universo, la no-existencia real del tiempo, la unidad de todo y mucho más. Llegaron a
esas conclusiones por medio de la deducción, la matemática, experimentación y
observación. Todo parece que empezó con el desarrollo de la ciencia quántica, la
mayoría de la cual está más allá de la comprensión de la persona común y corriente.
Pero esencial a todo es el concepto de la naturaleza componente o elemental, por así
decirlo, de todo lo existente. Todo lo que existe está compuesto de cosas más pequeñas.
El átomo ya no se considera el elemento más pequeño. Hay cosas llamados quarks
dentro de las partes del átomo y otras partículas más pequeñas aún – nadie sabe hasta
que pequeña llega esta cadena de partículas en disminución aunque hay científicos y
matemáticos trabajando en el concepto de la infinidad también.
Los cabalistas dijeron que el universo empezó con la pronunciación de Dios de diez
palabras las cuales son los sefirot (plural de sefiráh) los cuales forman el Árbol de la Vida
(o Árbol Sefirotico). Cada sefiráh representa un aspecto de Dios y en conjuntos forman
un patrón de conducta que todos en el universo siguen. Dentro de cada sefirot se
encuentra todo el árbol o conjunto de serfirot – los diez en su orden especifica. Y dentro
de cada sefiráh ya dentro de cada sefiráh, se encuentra todo el patrón de nuevo y así
sucesivamente hasta la infinidad. Dentro del Árbol de la Vida se puede encontrar el
patrón de todas las cosas en la existencia incluso los pasos que Dios siguió para crear la
existencia. La ciencia cuántica no es nada nuevo.
En un escrito recién te dije que los recuerdos o el pasado todavía existen (realmente, no
metafóricamente). Dije que los recuerdos en realidad no están almacenados en el
cerebro, que el cerebro es en realidad como una antena o radio a través de que recibimos
o tal vez estamos siendo transportados a donde los eventos (recuerdos del “pasado”)
están llevándose a cabo aún. No elaboré o profundicé sobre el tema por ser demasiado
raro y porque exige una explicación extensiva. Pero ahora he descubierto (en el Internet)
que hay científicos trabajando en este campo que dicen la misma cosa, que el cerebro no
es el almacén de recuerdos, que los recuerdos están guardados en algún otro lugar, como
un cerebro colectivo, similar a la consciencia colectiva formulado por C. G. Jung (que
realmente Jung descubrió al estudiar las religiones del este y la reformuló para que
encajara en su sistema de psicología y para ser entendido por mentes occidentales).
Brevemente, ellos llegaron a esta conclusión durante el estudio de la experiencia de
muerte cercana. Se trata de gente que ha muerto pero de alguna forma regresó a la vida.
Su experiencia durante su “muerte” para ellos duró algún tiempo aunque en realidad sólo
duró momentos. Lo interesante es que todos tienen experiencias similares – una luz
blanca, un túnel y otras cosas, más, lo que hemos escuchado en los mitos populares
comunes, toda su vida pasa por sus ojos – recuerdan todo. Pero, están muertos, no
tienen cerebros, o por lo menos no estaba funcionando. ¿Cómo recuerdan eventos sin la
memoria del cerebro? Eso incitó a más investigación y siendo la verdad (yo digo) van
eventualmente sacar pruebas que van a hacer olas en la comunidad neurobiológica.
Ahora las piezas del rompecabezas están tomado forma. El mundo fue creado por Dios
en potencial antes que todo se materializó y todavía el futuro existe en potencial y se
materializará. Todo lo que puede pasar o puede existir ya existe en potencial. ¿Dónde y
en qué forma? Bueno, mira tu computadora. La imagen en la pantalla está formada de
bytes o pedacitos de energía – información en la forma de números (en realidad sólo dos
números, 0 y 1, el sistema binario – dígitos. Vivimos en un mundo digital. Piensa en eso
por un rato y…
En lo siguiente vamos a profundizar en todo lo anterior mencionado para lograr una idea
más clara de quiénes somos y cómo encajamos en este mundo, universo o multiverso y
¿cómo se relaciona con nuestras vidas cotidianas de una forma práctica?
Los niveles de la realidad, parte 8

El mundo digital 2
Los budistas, los hindúes, los cabalistas, los sufíes y otros místicos, esotéricos y
gnósticos, todos dicen que el mundo en que vivimos es una ilusión. Si no rechazas la
idea por completo, dirías que es una metáfora. Tal vez tienes una sensación vaga de lo
que significa, intuitivamente crees que la idea tiene algo de verdad, ¿quién sabe qué?
pero es mejor no digas nada. Hace unos 5000 años los chinos dijeron que el mundo está
en un estado de cambio constante – su libro, el I Ching significa El libro de cambios.
Aunque hoy en día el libro y su sistema ha degenerado a un dizque método de
adivinación, realmente era una exposición o explicación de cómo funciona el mundo ¡a
través de diagramas binarios! – gran combinaciones de líneas sólidas y separadas.
Similar a como la tecnología digital reproduce imágenes e información en la pantalla de tu
computadora, el I Ching reprodujo los movimientos de las fuerzas que gobiernan la
existencia terrenal.
La mecánica cuántica nos ha demostrado que todo lo material es en realidad una forma
de energía, la forma más densa de la energía (un físico importante dijo que la materia es
luz congelada). La energía, siendo la materia prima del universo, es el contenido básico
de todo. Energía, por definición, es moción. Todo en el universo está en moción
constante. Moción es acción y acción produce el tiempo. El cambio (la moción y la
acción) y el tiempo son las piedras angulares de este nivel de la existencia.
Una nota: explicar cosas más allá de la posibilidad de explicación, es decir, cosas que
sólo se puede entender en su realidad a través de la experiencia, requiere decir cosas
contradictorias o no totalmente precisas. Inshallah, al final de todo, como los Koens del
zen budismo, los poemas, a veces incomprensibles, de Rumi y cuentos sufíes, lo que
decimos provocaría un ”clic” en la mente que te conduce a la iluminación (o por lo menos
rumbo a la senda de los iluminados). Una vez dije que tal vez podamos considerar a Dios
como la Energía Suprema. Fue sólo para hacer un punto. Allah (Dios) está muy lejos de
cualquier descripción. De hecho Allah existía antes de que existiera la energía. Sólo
podemos tratar de entender Su creación y a través de eso experimentar la realidad y
presencia de Él (o ella o la cosa). El mundo es el medio por el cual Dios se nos revela, es
Su forma de comunicarse con nosotros para que podamos conocerlo.
Debido a nuestro marco de tiempo, toda materia parece en un estado estático. Tú sabes
que toda cosa “sólida” en realidad es una bola en movimiento. Los elementos de los
átomos están corriendo a toda velocidad en sus orbitas alrededor del núcleo. Los átomos
en sí están volando también. ¿Cómo? En espacio por supuesto. Entre las partes del
átomo hay grandes distancias (relativas al tamaño de las partículas) de espacio y entre
átomos hay grandes espacios. De hecho hay más espacio que hay sustancia. ¿Dije
‘sustancia’? Los elementos de los átomos como los mismos átomos no califican como
sustancia. Así que, lo material, la silla en que estás sentado y todo lo demás, está hecho
de una sustancia que no tiene sustancia y hay más aire en las cosas que esa sustancia
sin sustancia. Bueno, de todos modos, todo parece sólido desde nuestro marco de
referencia y aunque se que realmente no lo es, si me tratas de golpear, voy a esquivar tu
ataque (si mis reflejos viejos me permiten).
¿De dónde vienen todas las cosas – el mundo material? ¿Notaste que en la Biblia dice
que Dios creó el día y la noche antes de que creó el sol? ¿Qué creó al hombre y la mujer
antes de que creara a Adán y Eva? ¿Cómo es eso? Según la Cábala, después de la
fuente de todo, hay cuatro mundos: Emanación, Creación, Formación y Acción. El mundo
de Creación es donde Dios creó todo antes de que las cosas se formaran de forma
concreta. Es el mundo de posibilidades y potencial. Todo lo que puede pasar o ser, ya
está creado en forma potencial. Todo está allí, en este mundo de creación, primero en
forma de posibilidades, según patrones, formulas y reglas y entonces en partículas más
finas que todas las que han imaginado los científicos cuánticos.
Estas partículas se forman según los dictámenes de la mente y de allí se pueden
materializar siguiendo ciertas reglas, fuerzas y circunstancias. Y así el mundo se formó y
está formando.
Así que el mundo es el producto de ambos Dios y el ser humano – la mente de Dios y la
mente del hombre. Pero el mundo es democrático – la mayoría decide. El procedimiento
arriba mencionado está vigente tanto para las acciones y sucesos como para las cosas.
Es por eso que el mundo se encuentra en el estado actual – violento y conflictivo.
Desafortunadamente así es, inconscientemente, como quiere la gente.
“¿Y yo?” dices, “yo quiero paz”. Si quieres paz en el mundo, buen chico, es un buen
sentimiento pero nunca ha habido paz en el mundo y francamente, no es el propósito de
este lugar. Pero si quieres paz interior, hay mucha esperanza para ti.
Lo que ves no es toda la cosa, ni cerca. En realidad vivimos en un rincón lejano de un
universo entre muchos. Vemos las cosas de nuestro pequeño mundo como si este fuera
el único lugar y esta fuera la única vida. Así que queremos paz pero vivimos en un mundo
donde la norma es guerra, conflicto y confrontación y estamos deprimidos porque
pensamos que esto es todo, que este mundo y vida son el principio y fin de todo. Pero no
lo es. Y ni estoy hablando sólo de la vida después de la muerte. Aquí y ahora todo
existe, sólo que estamos atrapados en un mundo tridimensional cuando la realidad es
multidimensional.
Cada momento estamos tomando decisiones, escogiendo entre una cosa y otra, un
pensamiento y otro, una acción y otra. Estamos en contacto con el mundo divino de la
creación sin saberlo. Este tipo de acción, elección o pensamiento inconsciente nos
sumerge cada vez más en la ceguera material, la ilusión y auto-engaño. Cada vez que
reaccionamos emocionalmente o más bien, dirigidos por el miedo, el deseo, la arrogancia
o la codicia, las cuales son las impulsos que subyacen las emociones negativas, nos
alojamos cada vez más lejos de la realidad y más nos hundimos dentro de la ilusión.
Por otro lado, todo lo que se manifiesta en el mundo material, estaba primero en el mundo
de la creación, un mundo de partículas finas como bytes de información que forman
según la mente de un ser humano. Entonces empezamos a entender como el mundo
refleja la mente del ser humano y también cómo funciona el proceso de oración, ambas
peticiones y otras formas de lo que vamos a hablar.
La manera en que los objetos y/o sucesos se manifiestan en el mundo material depende
de la condición de la persona o personas que visualizan y llevan a cabo el asunto.
Aunque Dios creó el potencial de un mundo perfecto y bonito y nos ha dado el uso de Su
poder para realizar un mundo perfecto y bonito, el mundo no lo ha formado de tal manera.
De igual manera, las oraciones y peticiones por ayuda resultan exitosas a grados muy
variados dependiendo de muchos factores de los cuales hemos hablado y hablaremos.
Según lo anteriormente mencionado, el mundo espiritual, que es la base de todo aquí,
está compuesto de partículas y ondas como en todos los diferentes niveles de la
existencia. Para aprovechar ésta sistema científico divino tenemos que afinarnos para
primero tener receptores adecuados para recibir y entonces aprender a encontrar las
frecuencias deseadas.
Todos tenemos la posibilidad de ver, sentir y vivir la perfección y belleza de este mundo y
vida abriendo los ojos y otros sentidos interiores – así como ver a través de la ilusión.
Los niveles de la realidad, parte 9

El mundo digital 3
¿Sabes qué? Si una persona pudiera seguir los diez mandamientos al pie de la letra el
propósito de este mundo y esta vida estará cumplido, la persona se iluminará y a lo mejor
ascenderá al cielo. Todo está allí en ellos. Pero la profundidad de esta guía es tanta que
la gente ni entiende su sentido literal, mucho menos sus significados y ramificaciones
reales y profundas. Algunos de mis lectores saben que escribí entre 4 y 6 páginas sobre
cada mandamiento y eso no es nada. Los judíos han encontrado 613 reglas entre los 10
mandamientos y eso no es nada, ni toca su significado interno. ¿Entonces, estamos
perdidos? No, todavía no.
Los ser humanos somos débiles. Con sólo el poder de la voluntad es virtualmente
imposible “ser bueno” (aunque debemos estar tratando). Es por eso que en todas las
tradiciones religiosas y espirituales ha habido y hay métodos para afinar el cuerpo y ser
de los que están dispuestos para que puedan recibir la ayuda divina y guía y la fuerza
necesaria para cumplir dicha guía. Aunque las formas exteriores de las prácticas parecen
diferentes todas se encuentran básicamente dentro de cuatro categorías: el canto que
incluye la oración en sus múltiples formas, la meditación que también incluye formas del
canto y la oración, ejercicios de respiración y el movimiento físico.
Las prácticas pueden variar de formas leves para gente normal, como oraciones comunes
y canciones en la iglesia o templo hasta los iniciados que practican formas de meditación
y otras de las prácticas varias horas diarias, más incorporan las enseñanzas en cada
momento de sus vidas o algo entre los dos polos.
¿Qué quiere decir con afinar el cuerpo y ser? Bueno, realmente todo es ciencia. Lo
material es la forma más densa de la energía. El cuerpo humano es material. Aunque
con el trabajo podemos lograr cobrar conciencia del cuerpo sutil y los sentidos interiores y
con eso ver y sentir más allá de lo material, para empezar estamos encajados en un
cuerpo material, denso, rígido y con una historia (su ADN). Recuerdas que cité algo que
dijo don Juan Matus, un chamán mexicano. Dijo “…Para ser hombre de conocimiento se
necesita ser liviano y fluido.” Si pudieras ver con los ojos interiores, verías que el cuerpo
de la gente tiene diferentes aspectos. La persona normal parece dura, rígida, pesada y
tensa. Como una tabla de madera no vibra y no es un buen conductor de corriente
eléctrica, el cuerpo humano en su estado normal, no puede recibir, conducir o aprovechar
de la energía divina. Se necesita preparación.
Si fuera posible exponer toda la verdad en palabras, (lo que no es posible, pero para el
caso decimos que sí podremos) sin entrenamiento y acondicionamiento adecuado nadie
la entendería nada. Hay que tener un cuerpo y psique ligero, fluido, flexible y resonante.
Por ‘resonante’ no quiero decir ruidoso, en este contexto resonante significa que tiene
resonancia, que vibra, que se puede sintonizar con las ondas invisibles que son la tejido
de la realidad, la fundación de todo.
Tu celular no tiene cable porque la conexión está hecha por ondas invisibles y no te
sorprendes, ni te asombras por eso. Lo aceptas. Las microondas son unos de cientos de
ondas conocidas que no podemos ver pero que tienen efectos en lo material visible.
Nosotros hemos aprendido a aceptar y con mucho trabajo usar aparatos de alta
tecnología como la computadora. ¿Has notado que los niños los aceptan sin preguntas o
dudas y casi sin instrucción pueden usarlos? Un biólogo británico (Rupert Sheldrake) ha
desarrollado una teoría (con bastantes ejemplos, experimentos y pruebas) llamada
campos morfogenicos (morphogenic fields en Inglés). Sheldrake ha demostrado que el
conocimiento es colectivo. Es decir que la información descubierta y usada comúnmente
se coloca en un campo de energía u onda invisible que está disponible colectivamente por
toda la especie. Mostró también como cambios genéticos en animales y plantas
artificialmente iniciados, con el tiempo, aparecen en animales y plantas en otras partes del
mundo que no tenían ningún contacto con los animales y plantas de laboratorio
originalmente alterados. Información innata no es necesariamente hereditario sino “en el
aire” por así decirlo. Esta información incrementa con los descubrimientos y hábitos de la
gente. Experimentos muestran que el tiempo de aprender nuevas habilidades desminuye
con el paso del tiempo de un grupo a otro no importa donde se encuentren en el mundo.
Un niño en Chiapas va a aprender usar tecnología avanzada más rápido que un adulto en
la ciudad de México.
El psicólogo C.G. Jung escribió su concepto de la inconsciencia colectiva. El señaló las
semejanzas impactantes en los mitos, religiones, arquitectura y arte de gente en partes
del mundo muy separadas en distancia y tiempo. No hay ninguna explicación factible
para estas semejanzas sino algo análogo a los campos morfogenicos que hasta ahora
están descubriendo.
Estos mismos experimentos indican también que la memoria no está ubicada en el
cerebro sino en un cerebro colectivo – otro campo de ondas. Esta información es muy
útil, como voy a explicar más adelante, en la batalla contra los recuerdos desagradables
que afectan la estabilidad emocional de todos. También hablaremos de cómo el pasado
sigue vivo y nunca muere.
Nuestro cuerpo, especialmente el cerebro, es como una antena o radio con que podemos
sintonizar diferentes niveles y tipos de campos energéticos los cuales nos pueden repartir
la verdadera realidad de nuestra existencia. Ya hablamos del mundo de creación en el
cual Dios ha instalado todas las posibilidades y probabilidades en forma de bytes o
partículas infinitamente pequeñas de información. Entonces nos dio libre albedrío. Cada
momento tomamos decisiones entre una cosa u otra. Estas decisiones generalmente
están basadas en la experiencia, balanceando un posible resultado percibido contra otro.
Allí está la cosa. La percepción. La percepción de las experiencias pasadas o percibidas
esperanzas futuras es la guía para nuevas decisiones. Pero la percepción de la mayoría
de la gente está distorsionada por el ser bajo o nafs/ego, así como el miedo, el orgullo, la
avaricia y el enojo. Así que entre todas las posibilidades que Dios nos ha dado a escoger,
es más común que las peores selecciones se materializan en el mundo. Pero eso Dios lo
sabe y aunque todo se ve mal, puede ser aprovechado por los dispuestos de entrar en el
entrenamiento del sendero espiritual.
El deseo y amor mundano son reconocidos por todas las sendas espirituales como los
obstáculos que nublan la visión y desvían a la gente de la verdad. Las emociones
negativas también nos hacen tensos, rígidos y enfermos. OK, fácil, deja de tener
emociones negativas y relájate. Tú sabes que no es tan fácil. Pero, no es tan difícil
apartar un tiempo para hacer ejercicios espirituales como la meditación, zikr, movimiento
especial y otros. Los ejercicios espirituales enseñados por un maestro preparado, son
para afinar el cuerpo y la mente para ver, realmente ver, y recibir guía de la fuente
primordial. Y creo que puedes aguantar los afectos secundarios – son la paz interior y la
protección y cuidado divino.
Los niveles de la realidad, parte10

El campo divino 1
“Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que
os conviene y améis algo que no os conviene. Allah sabe, mientras que vosotros no
sabéis.” (Sagrado Corán 2:216)
Esta citación tiene un significado literal y contextual y otros más profundos. Después de
que el profeta del Islam (la paz sea con él) huyó de Meca para establecerse con sus
partidarios en Medina, fueron atacados por los poderosos de Meca quienes querían
terminar con la “nueva” religión que amenazaba su poder y dominio sobre la gente común.
Los diez años anteriores Dios no permitió que Muhammad resistiera o se defendiera
contra los abusos y molestias continuas, él y sus seguidores vivían una vida en constante
peligro. Entonces Dios lo instruyó para huir de Meca (evitando un atentado contra su
vida) a Medina y defender a la comunidad islámica y la “nueva” religión. Siendo un grupo
pequeño muy por debajo del ejército del enemigo, algunos musulmanes dudaron en
unirse al combate. Ellos no sabían que el campo de batalla se convertiría en una escuela
de alto aprendizaje espiritual y que Dios les ayudaría y los protegería.
Al regresar de una de los batallas, el Profeta (la paz sea con él) dijo a su gente, “Ya
regresamos del yijad pequeño y ahora empezamos el yijad grande (Jihad-al-akbar es la
transliteración más común del árabe). Yijad (Yihad o Jihad) es comúnmente traducido
como guerra santa pero esto es una equivocación. Yijad significa lucha.
¿A qué se estaba refiriendo el Profeta con la gran lucha? No a una guerra con armas y
ejércitos, ya indicó que la batalla de la que acababan de regresar era una lucha pequeña.
Estaba refiriéndose a la lucha interior, la lucha contra el nafs.
Así que el primer nivel del significado “oculto” o no literal de la citación del Corán arriba
mencionada, es que nuestras inclinaciones naturales y gustos y disgustos pueden
engañarnos y sólo Dios sabe realmente lo que es bueno para nosotros. También que
necesitamos luchar contra el nafs/ego y las inclinaciones naturales que tienden
mayormente hacia el mal.
El Yijad-al-Akbar o Gran Lucha es un requisito para los que están en la senda espiritual.
Mientras los fieles de las religiones van a la iglesia una vez o más durante la semana y
oran antes de comer y dormir o las 5 oraciones diarias prescritas en el caso de los
musulmanes, los que están en la senda espiritual (como por ejemplo, los sufíes) deben de
estar orando o haciendo culto cada momento del día. Usando la analogía de la guerra,
para sobrevivir o lograr la victoria uno tiene que estar en un estado de alerta constante.
Nuestro ser bajo ya esta listo en cualquier momento a lanzar una ataque en el momento
en que bajamos la guardia. Tal vez no estás consciente de eso, pero con el tiempo
espero y rezo para que todos mis estudiantes lleguen al punto en que el nafs o Ser
Terrenal se haga visible a sus ojos interiores, bueno, que desarrollen ojos interiores para
que puedan ver eso y mucho más.
Orar, ¿qué quiere decir orar? No hay ninguna cosa en este mundo que podemos hacer
sin la ayuda de Dios. Aún los malos hacen sus malas cosas usando el poder que Dios
nos da – la fuerza y todas las habilidades físicas y mentales que son necesarios para
mover y actuar. Es nuestra intensión y propósito que hace la diferencia. Pedir la ayuda
de Dios es una expresión de nuestra conciencia de nuestra dependencia en el Poder
Supremo. Mover y desempeñar nuestras actividades con una conciencia de esta realidad
es una forma de orar. De esta forma estamos actuando o haciendo todo con Dios.
Oramos para llamar a Dios a ayudarnos. Haciendo todo con la actitud de que estamos
haciéndolo con Dios, llama a Él a nuestro lado y lograr Su ayuda.
Vamos a ponerlo en una forma más científica y consistente con el tema que estábamos
explorando. Los cabalistas dicen que Dios creó el universo con 10 palabras. En el
evangelio de Juan dice, “En el principio era el Verbo (palabra)…”. “Por la palabra de
Jehová (HVYH en hebreo) fueron hechos los cielos; todo el ejercito de ellos fue hecho con
el soplo de Su boca…” (Salmos 33:69) Los musulmanes usan la similitud de la Luz. La
luz y las palabras son ondas de energía y la energía es la materia fundamental de la
sustancia del universo. Pero antes de la palabra, luz y la energía yace algo más básico –
la intención del Creador.
Bueno, para no andar demasiado lejos del tema, voy a regresar al principio e inshallah,
aclaro algunos puntos.
¿Qué es el principio de todo? Allah, Dios, God, Brama, Jehová, Yawey, HaVaYah, el
Cosmos o el nombre que tú escojas para indicar al Ser Supremo. Cuando consideramos
el poder de la mente, los estados en que podemos llegar con la meditación o la
concentración o lo que puedes ver con el desarrollo de la consciencia, uno puede y
muchos lo hacen, olvidar el ingrediente principal y la meta principal de todo este asunto.
Aunque no podemos llegar a entender la verdadera realidad de Dios, nada va a funcionar
sin Él. Esta fuerza que en español se llama Dios pero que tiene un sinnúmero de
nombres, que no es una persona ni tiene forma pero es una consciencia que penetra todo
y ejercita control sobre todo de una forma inconcebible para el cerebro humano, es el
componente impredecible en todas las sendas fructuosas de llegar a entender y
experimentar la realidad de la existencia.
Hablamos de las categorías de los métodos usados en las sectas y religiones para
acercarse a Dios o lograr una consciencia elevada. Del envolvimiento más leve a la
dedicación más completa, la oración es la más universalmente utilizada. Pueden ser
oraciones prescritas y memorizadas o sólo una conversación directamente con Dios. La
gente ruega por ayuda en momentos difíciles o hace culto en congregaciones. Sus
nombres se usan en ceremonias y como forma de meditación. En todos los casos es la
palabra, la voz y/o la mente conjuntas que juega un rol central en el procedimiento.
Los hindúes, los judíos cabalistas y los sufíes todos cantan o repiten nombres de Dios en
grupo o solos, sencillamente o en procedimientos complicados con propósitos específicos.
¿Hay palabras “mágicas”? ¿Está Dios evaluando y actuando personalmente a todas las
peticiones que llegan “allí arriba”? Bueno, si y no. Recuerda que la mente real es en
realidad la consciencia del corazón, una parte del alma. La mente es como un túnel o
pasillo que conduce a los mundos superiores y a campos de poder o energía. Es por eso
que nos concentramos tanto en descubrir la mente real y mantener este lugar consciente
y en control de nuestro ser, el corazón siendo nuestra realidad o quienes realmente
somos.
Los nombres de Dios en Sánscrito, Hebreo y Árabe (idiomas sagrados) tienen frecuencias
que corresponden a atributos divinos en los campos de poder. Con un cuerpo afinado
con prácticas espirituales y las palabras o más bien resonancias verbales o mentales,
iniciadas desde y viajando por la mente real, uno recibe la ayuda de Dios que
corresponde con la palabra indicada. Y, esta resonancia o armonía entre la persona y
esos campos divinos, sanan el alma y abren los sentidos interiores y otros cambios
benéficos al individuo. Continuamos con la ciencia de los nombres de Dios, el cuerpo
como receptor y pasaje a otras dimensiones.
Los niveles de la realidad, parte12

El campo divino 3
Movimiento. Movimiento consciente. ¿Cuál es la diferencia entre movimiento o acción
consciente y acción no consciente?
¿Qué es el cuerpo? ¿Qué es consciencia corporal? ¿Qué es conciencia?
Empezamos con la conciencia. Otra palabra que significa conciencia es cognición.
También gnosis. Estar consciente significa que estás despierto a lo que está pasando a
tu alrededor. El enfoque en muchos de nuestros ejercicios es la conciencia, tenemos
como propósito cobrar conciencia. Hablando de la conciencia corro el riesgo de ofender a
mis lectores. Indirectamente estoy insinuando que no tienen conciencia y no saben que
está pasando. Para ponerlo de una forma más amable, déjame decirte que lo que vemos
normalmente con nuestros ojos normales es sólo una porción muy pequeña de la realidad
de nuestro mundo y existencia. Nuestros subibajas emocionales, conflictos
interpersonales, conflictos internos, depresiones, miedos y todos tipos de problemas son
el resultado de no ver todo. Podemos tomar esta aseveración como decir que nos falta
conocimiento de las realidades de nosotros mismos, de otros, del mundo y de la vida.
Eso también puede ser – bueno, más bien, es la mera verdad. Pero ahora estoy
hablando de algo aún más concreto. Saber algo con la mente, inteligencia o
entendimiento, no es suficiente para hacer los cambios necesarios para lograr nuestros
propósitos que sean paz interna y la felicidad o la iluminación espiritual y la unificación
con Dios, el cosmos, moksha, nirvana, etc. Uno tiene que saberlo hasta la medula, debe
ser sabido internamente, sentido y visto físicamente. Hay que experimentar la verdad
para saber la verdad.
Recuerda una vez que hice la pregunta, “¿Si venimos de Dios y regresamos a Dios, como
dicen todas la religiones, ¿por qué pasamos por este mundo y vida, por qué no tomamos
un atajo y vamos directamente a Dios o más bien nos quedamos allí donde
supuestamente estábamos?” Y contesté que la manera del universo es nacer y
evolucionar. Todo lo que hay crece por etapas antes de llegar a su forma completa.
Nuestro estado, no importa la edad o etapa de crecimiento físico, es incompleto. Nuestra
alma llega aquí a este mundo de forma incompleta y este cuerpo y este mundo son las
herramientas necesarias para completar esta fase de nuestra evolución. Pero el proceso
no es automático, requiere la participación del individuo – requiere trabajo. Dios nos ha
dado el libre albedrío para escoger entre lo que añada positivamente a nuestro desarrollo
o lo contrario y aún más básico, si vamos a participar o no en el desarrollo que es nuestra
tarea terrenal – tenemos el derecho de no hacer nada, vivir y morir sin desarrollarnos. Y
eso es lo que hace la mayoría de la gente – no obstante lo que han dicho todos los
profetas, sabios, maestros, guías espirituales y su mera religión, la gente en general no
cree realmente que hay más que esta vida y Dios no es más que una palabra. Las
presiones de la “realidad sólida” de la vida cotidiana evitan que la gente crea realmente en
lo que declara son sus creencias religiosas. El resultado es, como dicen los budistas,
sufrimiento. Conflictos continuos y problemas – eso es la vida humana. Visto de esta
forma o leyendo el periódico o viendo las noticias en la televisión, el mundo es feo, la vida
es dura y difícil. Y así es para miles de millones de personas. Pero te digo, si se pudiera
ver, realmente ver, no tiene que ser así para nadie. Sin embargo, en luz de lo que
podemos ver por la historia del mundo, podemos concluir que los conflictos, problemas y
el sufrimiento en el mundo no va a terminar – es la naturaleza del ser humano incompleto.
Entonces no es elitista o arrogante decir que somos un grupo pequeño rumbo al
desarrollo espiritual y la cercanía de Dios porque nadie está excluido – todos tienen la
oportunidad de escoger su propio destino. Y hoy en día aún más, por la tecnología que
hace disponible toda la información y los hechos. En los sagrados escritos hablan de las
consecuencias de no desarrollarnos – escenarios espantosos. Hoy en día nadie tiene
miedo de eso o de Dios. Estamos tan lejos, en tiempos modernos, del contacto con la
realidad, que necesitamos golpes duros para despertar.
Nuestro propósito no es asustar o amenazar con el infierno o la ira de Dios. Quiero que
veas lo que no veas. Un mundo increíble bonito y emocionante. Quiero que sepas por
experiencia que lo que ves es no más el punto del iceberg. Que hay tanto que ver y
sentir. Todo está allí enfrente de tu cara pero el hombre común y corriente está tan
ocupado y preocupado con la superficie que no ve nada de la profundidad.
Vamos a hacer un experimento. Concentra en tu pulgar izquierdo. Concéntrate con toda
la atención posible. Concéntrate tanto que empieces a sentir una sensación en ese dedo,
como un hormigueo. Una vez que has logrado esta sensación, trata de mantenerla y
gradualmente regresa a tus actividades normales sin perder la sensación de hormigueo
en el pulgar. Un por ciento de tu atención está consciente de la sensación mientras el
resto de tu atención está en tu trabajo u otra actividad. Trata de mantener este estado
dual por una hora. Cada vez que pierdas la atención del pulgar o que la sensación
disminuye, restablece la concentración allí y continúa como antes.
Varias cosas pueden suceder. Mantener este estado dual requiere un grado de
conciencia. No sólo tienes que estar consciente del pulgar y mantener la sensación sino
que el grado de conciencia de todo lo que estás haciendo tiene que aumentar a fuerzas.
Primero vas a ver que a menudo caes en una forma de sueño (inconsciencia). De
repente despiertas y te das cuenta de que estabas haciendo todo automáticamente como
un sonámbulo. Pierdes conciencia no sólo del pulgar sino también de todo de lo que
estabas haciendo. No es que este experimento provoca este fenómeno, sino que esto es
como es la gente 99% del tiempo. El ejercicio es una forma de mostrar gráficamente la
realidad de nuestro estado de inconsciencia. Bueno, si logras a mantener la atención
dividida por un tiempo extendido, experimentarás una aumento de conciencia, no sólo
estás consciente del pulgar, la sensación en el pulgar y lo que estás haciendo sino aún
más – todo el ambiente cobra una claridad más vívida que nunca. Este ejercicio sencillo
nos obliga a prestar atención.
Si lograste sentir la sensación de hormigueo en el pulgar, sentiste energía intrínseca (chi
o prana). También provocaste el movimiento o activación de dicha energía con la mente.
Así que vemos la conexión íntima entre la mente y el cuerpo. Estamos empezando a
experimentar mucho más de lo normal. Este ejercicio y otros exigen el uso de la mente
real. Cuanto más usamos la mente real o conciencia del corazón, más nos damos cuenta
de la realidad distinta del cerebro y el nafs/ego.
El mundo y el cuerpo son campos de entrenamiento para convertirse en insan-i-kamil, el
ser perfecto. La cita bíblica …hagamos al hombre (quiere decir el ser humano) a nuestra
imagen no significa que somos imágenes divinas sino que tenemos el potencial de llegar
a un estado completo. El potencial se manifiesta en nosotros en la forma de información
o programas energéticos que clasificamos con los 99 Nombres de Dios. Son energías o
poderes que no son activados de forma correcta y/o son incorrectamente usados y
organizados. También estos centros de nuestro cuerpo energético tienen
correspondencia con campos energéticos colectivos fuera del cuerpo. La armonía interior
y exterior empieza con la conciencia. Si no estamos conscientes de la realidad energética
del mundo y las funciones extendidas o extra-terrenales de las partes del cuerpo, no
podemos hacer la conexión o armonizarnos con el Divino.
Los niveles de la realidad, parte13

El campo divino 4
Si enciendes la televisión en la mañana temprano o muy noche verás largos comerciales
uno tras otro acerca de aparatos, pociones, líquidos y pastillas para perder peso.
Comerciales más cortos con los mismos temas proliferan durante el día en la televisión.
Esos comerciales no existirían si no fueran rentables, es decir que, si no estuvieran
vendiendo sus productos. Algunos, bueno, la mayoría de esos productos son tan
ridículos, fuera de serie e increíbles, que es difícil creer que realmente alguien los compre.
Pero sí, los compran y muchos, y no sólo de una clase sino muchos diferentes.
¿Por qué? Enfoque. El enfoque de la persona normal está egocentrado. Yo yo yo yo,
todo se relaciona con yo, el gran YO. ¿Y qué pasa cuando una persona está enfocada en
el gran YO? Bueno, se convierte en un yo-yo. ¿Qué hacen los yo-yos? Bajan y suben y
así es la gente, viven vidas con subibajas. Sus emociones suban y entonces bajan.
Tienen miedo, están enojados, alegres, tristes, orgullosos, envidiosos y la gama completa
de emociones. Varían del complejo de “oh pobre de mi” a ilusiones de grandeza. Todo
por su enfoque egocentrado.
Todos esos aparatos, pociones y pastillas vendan porque la gente cree que está gorda y
fea. Se preocupan de lo que están pensando otros de ellos. Tal vez 1% de ellos están
pensando en su salud. Tan preocupados de sus apariencias que se ciegan y están
dispuestos a creer lo imposible, ilógico y fantástico. Pastillas que comen grasa, pociones
que queman celulitis o que por hacer unos ejercicios sencillos y fáciles unos 5 minutos 3
días por semana sus panzas gelatinosas van a convertirse en piedra sólida, escultural,
esbelta y van a parecer la estrella de su telenovela favorita. Además todo lo feo va a
desaparecer de la noche a la mañana. Lo creen porque su descontento y deseo de
conformar con los estándares culturales y sociales inculcados por el ambiente, los medios
de comunicación y entrenamiento más el campo morfogenético cultural (de el cual
hablaremos más adelante). Todo resulta de la preocupación de uno mismo. El
egocentrismo. El enfoque en el gran YO.
No creas que este síndrome esta restringido a trivialidades como los productos para
perder peso y cosas de la tele. Este fenómeno penetra en toda la vida cotidiana de toda
la gente. Pero este es un buen ejemplo para llegar a un entendimiento del asunto.
Como hemos hablado en otras ocasiones cada quien vive en su propio mundo. Debes
ahora tener alguna idea de la verdadera psicología del ser humano. Realmente es muy
sencillo – la persona normal va a actuar y reaccionar según su percepción de lo que le
conviene, lo que él o ella cree es en su propio interés. Toda su conducta está basada en
protegerse a sí mismo y dependiendo del grado de su miedo o percepción del peligro,
estará dispuesto a hacer daño a otros para evitar ser dañado emocional o físicamente.
Olvida que no tiene idea de lo que es realmente en su interés y que su percepción está
distorsionada y ve peligro donde no hay, esta es la base y fuente de las acciones y
reacciones de la mayoría de la gente.
Ahora un ejercicio: imagina que estás viendo uno de esos comerciales anunciando un
producto para perder peso – duran unos 30 minutos pero vas a verlo por, digamos, 10
minutos. Tienes que entrar en el mundo y la mente de la otra persona – una persona que
cree que tiene sobrepeso y preocupada por lo que piensa la gente de él o ella. Siente
como él o ella siente, enfócate en tu YO como si fueras su YO, más bien sal de tu YO y se
él o ella. No pienses, siente. Esto no es un juego intelectual. Métete entre esta persona,
experimenta esta persona, se esta persona.
Al mismo tiempo sepárate de tu cuerpo y ser y como otra persona observa lo que está
pasando. Nota las sensaciones que la otra persona sienta, nota su absorción en su YO.
¿Cómo es?
Bueno, debemos hacer algo similar todos los días con la gente con quien nos asociamos.
Debemos aprender a ver las cosas de la perspectiva de la otra persona para realmente
entenderlos y ser compasivos y comprensivos. Cuanto más practicamos este ejercicio
más nuestro gran YO, el nafs/ego, se vuelve distinto y fácil de reconocer y distinguir del
ser real, quien somos realmente. También con este tipo de ejercicio desarrollamos los
ojos internos y con el tiempo empezamos a ver lo no visible.
Pero ¿qué aprendemos de la persona no tan gorda que cree que es muy gorda y anda
comprando porquerías para hacer lo imposible? El mayoría del descontento, depresión y
muchos otros trastornos emociones se originan de una cosa, el enfoque en uno mismo.
Es por eso que hace unos 1400 años Ali ibn Abu Talib, el padre del Sufismo dijo, “La
mejor medicina es dar”. No son sólo problemas emocionales que son provocados por el
egocentrismo sino también enfermedades físicas. Si quitas la atención de uno mismo,
dando y ayudando a otros, parece un milagro como la nube oscura que envuelve a uno
desaparece.
El remedio para todo lo que padeces es intención, atención y enfoque. Primero debes
decidir e identificar lo que realmente te conviene. Eso requiere conocimiento. Con eso
debes hacer una declaración de intención – interna para a ti mismo. Entonces mantente
despierto prestando atención a las realidades que nos rodean, libre de miedos y deseos
(libre de la influencia del ego). Y entonces, enfócate en Dios. El último es el paso más
difícil. ¿Qué es eso y cómo se hace? Ya les aconsejé en contra de las imágenes y
símbolos – cualquier cosa que usas para representar a Dios encoge la mente y reduce el
fluido de las ondas divinas que llegan o pueden llegar a través de la mente. Están los que
dicen que sus imágenes les ayudan a dirigir la atención a Dios, pero no saben lo que
dicen. Tienen mentes encogidas.
Con el tiempo, si sigue con las prácticas espirituales, aprenderá a dirigir la mente y pasar
de un estado a otro, de una realidad a otra y ver cosas que otros no ven. Una de esas
cosas es la existencia o más bien lo omnipresencia de campos energéticos de muchos
diferentes tipos y propósitos. Uno de ellos es la divina presencia de Dios. Es un campo
de guía y de bienestar. ¿Lo quieres? Si no lo sientes es porque no lo quieres suficiente.
Intención. Intención es una forma de deseo. Tu enfoque en Dios empieza con una
intención fuerte y persistente. Tu intención y deseo de sentir y conocer íntimamente a
Dios empieza como una idea, tal vez porque yo o alguien más te cuenta eso. Con la
persistencia, la idea empieza a reemplazar el enfoque en ti mismo. Cuanto más dejamos
de enfocarnos en nosotros mismos más espacio hacemos por la fuerza divina y esa
fuerza entra y llena todos los espacios vacíos.
¿Crees que estoy hablando metafóricamente? Fíjate que no. Todo lo que estoy diciendo
es real y tangible. Su realidad se experimenta en reversa proporción a la intensidad del
enfoque en uno mismo. Cuanto menos te enfoques en ti mismo, aliviaras molestias
emocionales y muchos problemas físicos, más aumenta tu mundo y con eso las
elecciones. La realidad del mundo o la existencia es enorme, infinita. Sólo los que
pueden ver tienen libre albedrío.
Los niveles de la realidad, parte14

El campo divino 5
El deseo del nafs/ego o el ser bajo puede llevarnos a la miseria o a una absorción en el
mundo material muy lejos de nuestro posible destino como seres humanos reales y
completos. El deseo y enfoque de la mente real nos ponemos en un estado de
resonancia con el campo divino.
El cuerpo humano es como un instrumento musical. De hecho la música tiene algo de
analogía con todo el universo. La música está compuesta de notas, escalas y acordes.
Cada nota tiene una resonancia exacta (su onda tiene una relación matemática exacta)
con algunas otras notas. Una escala corre de una nota a su resonancia exacta altas o
bajas y el espacio entre la una y la otra constituye una escala.
Un acorde es una combinación de notas que armonizan entre sí y tienen una resonancia
agradable al oído. Tiene que ver otra vez con las ondas y la divisibilidad y multiplicidad de
las notas del acorde.
Si tienes una guitarra en el mismo cuarto con un piano y tocas una nota en el piano que
es la misma que una de las 6 cuerdas de la guitarra, la cuerda de la guitarra sonará por sí
sola en acuerde con el piano.
Notas con ondas de frecuencias que no son múltiples la una con la otra producen
disonancia, un sonido desagradable o irritable al oído.
El universo y el cuerpo humano tienen una relación entre sí semejante a los elementos de
la música. El universo contiene instrucciones o información en varias formas y calidad
como las notas, escalas y acordes de la música y el cuerpo es como la guitarra que puede
resonar con la información en los campos energéticos del universo si está correctamente
afinado.
La ciencia está de acuerdo que el universo es pura energía y la energía se manifiesta en
la forma de ondas. La mayoría de las ondas no son visibles así como la mayoría de la
existencia no es visible con los ojos normales. Vemos muy poco en realidad y aún menos
de lo que es posible por nuestro estado incompleto.
¿De qué modo vemos? ¿Los ojos? Pues, no. Vemos con las mentes, la mente cerebral,
la mente emocional (el nafs/ego o mente reaccionaria) y la mente real, la conciencia del
corazón. Cualquier objeto que “vemos” refleja luz la cual entra a través de las aperturas
de los ojos y la luz primero produce una imagen en la pantalla del cerebro y entonces es
interpretado por las otras mentes, más frecuentemente que nada por el nafs/ego el cual la
pinta asociándola emocionalmente con experiencias del pasado y/o esperanzas y deseos
del futuro. Ver objetivamente la realidad de las cosas, desde las más sencillas hasta
cosas y situaciones importantes, dependen del grado que el ser bajo, el ego y las
emociones, es dominado. La verdadera realidad de las cosas, situaciones y la vida sólo
se puede ver con la mente real – el ser real.
La mente real la experimentamos durante la meditación cuando el cerebro y las
emociones están callados, cuando estamos en un estado de auto-observación y cuando
aprendemos a hallar ese lugar dentro de nuestro ser. Todos los ejercicios espirituales
pretenden poner al practicante de este estado y enseñarlo a identificarlo e ir allí a la
voluntad.
La persona normal confrontada con cualquier situación actúa o más bien reacciona con el
cerebro y la mente emocional. Todo lo que hace provoca asociaciones y reacciones
emocionales basadas en el miedo y el deseo. Inmediatamente, consciente o
inconcientemente, el cerebro recuerda todo lo que se relaciona con el asunto – recuerdos.
¿Dónde están esos recuerdos? ¿En el cerebro? Así cree la mayoría de la gente y la
mayoría de los neurólogos también. Sin embargo ningún científico ha descubierto dónde
se encuentra la memoria en el cerebro. Han cortado hasta la mitad el cerebro de ratas de
laboratorio y todavía las ratas recuerdan información que les enseñaron (como maniobrar
en laberintos). Algunos científicos ahora creen lo que los sabios antiguos siempre sabían,
que los recuerdos no están almacenados en el cerebro sino en un “cerebro colectivo”
fuera del cerebro individual. Los recuerdos existen en forma de bytes como la información
digital en un disco de la computadora, un CD o DVD, y el cerebro humano consigue
acceso al recuerdo a través de resonancia, como la nota tocada en el piano hace sonar la
cuerda en la guitarra. Cada vez que una persona ve algo o se encuentra en alguna
situación, el cerebro hace resonancias con cosas del pasado que han sucedido (además
de deseos y fantasías del futuro relacionado con eso) y esos recuerdos llegan a la
pantalla del cerebro (aún si no es consciente de eso) e influencian la percepción. De esta
forma la persona normal vive en una nube de ideas y visiones que pintan y distorsionan la
realidad. También podemos dirigir la mente (tratar de recordar) un incidente en el pasado
y el cerebro hará una resonancia que corresponde al incidente. Bueno eso es un tema
muy grande e importante que vamos a abordar pronto, pero aquí es sólo para dar un
ejemplo de cómo son los campos energéticos y su relación con la mente y cerebro.
El universo no visible es un tejido de campos energéticos los cuales corresponden o
resuenan con individuos y todo tipo de grupo de gente, sub-grupos y combinaciones de
grupos, influenciando y formado la conducta además y repartiendo información y
conocimiento (campos morfogenéticos).
Lo que nos concierne en esta serie de enseñanzas es el campo divino. Esa es la
presencia y guía de Dios. De igual forma que podemos dirigir la mente a recordar
incidentes del pasado y así cobrar acceso al cerebro colectivo (o campo energético de los
recuerdos) podemos también entrenar la mente a recordar a Dios y cobrar acceso al
campo divino y la guía y ayuda de Dios.
Los ejercicios de concentración y movimiento de la mente y atención, más el control y
movimiento de energía que hacemos son entrenamiento para este objetivo. La habilidad
de participar ambos en actividades cotidianas al mismo tiempo manteniéndonos en un
estado de alerta, de vigilia y conciencia también tiene esta meta.
Igual el zikr – la repetición de palabras sagradas. Esta práctica ha sido empleada desde
siempre y se encuentra en todas la tradiciones espirituales. Ciertos idiomas son sagrados
que se crearon fuera de la mente humana desarrollándose según patrones del campo
divino. En este tiempo todavía existen tres de estos idiomas – sánscrito, hebreo y árabe
clásico. Por la repetición de ciertas palabras, en el caso nuestro los 99 nombres de Dios
en árabe, las vibraciones peculiares de las palabras resuenan con aspectos
correspondientes en el campo divino y rebotan o más bien crean una relación armoniosa
entre la persona y esos aspectos divinos con grandes beneficios.
Así que distinguir entre las tres mentes es de importancia primordial. La mente real es
nuestra llave al “reino de Dios” en este mundo y vida.
Los niveles de la realidad, parte15

El campo divino 6
Todo depende de la mente. Todo se hace con la mente. Como hemos hablado hay tres mentes y
cada una puede afectar en grandes medidas nuestra vida tanto positivamente como negativamente.
Depende de cuál de las mentes tiene el control o está blandiendo el control en un momento dado.
Cursos de “control de mente” y auto-hipnosis o auto-sugestión funcionan para hacer cambios
pero a final de cuentas fallan por estar dirigidos por la mente naf/ego o emocional. Es como el
refrán: Cuidado con lo que pides porque lo puedes conseguir. Realmente no sabemos lo que es
realmente de nuestro interés. Sólo Dios sabe y esa información está disponible en el campo
divino.
La idea de que no sabemos lo que está bien para nosotros mismos es inaceptable al nafs y su
personalidad falsa. El propósito principal de un nafs suelto es la protección, quiere proteger a toda
costa la ilusión de su realidad. El nafs sabe todo, es súper importante y quiere monopolizar tu
atención, él te engaña para pensar sólo en ti mismo, el gran YO. Los que se identifican con el nafs
y su personalidad falsa no pueden ver la realidad de las cosas y sus mundos son pequeñísimos.
Pero cuando, por alguna razón, una persona, a pesar del poder del ser bajo, la atracción fuerte del
mundo material y el adoctrinamiento familiar, social y cultural, tiene dudas o siente que algo no
está totalmente bien y por eso tiene un deseo fuera de la normal, un deseo de saber la verdad o
por lo menos, aliviarse de las emociones y sensaciones negativas resultados de su inconformidad
de las normas convencionales ¿qué hace?
Hay en cuento sufí que va así: Había un hombre que deseaba ver al Profeta (la paz sea con él) en
un sueño pero era incapaz de tener esa visión. Así que fue a ver un sabio pidiendo su consejo en
cuanto a lograr tener tal sueño. El sabio, un amigo íntimo de Dios, dijo, “Hijo mío, el viernes que
entra debes comer mucho pescado salado, luego haz tus oraciones y duerme sin tomar nada de
agua. Entonces verás”.
El hombre siguió el consejo del sabio. Comió pescado salado todo el día y entonces pasó toda la
noche soñando que estaba tomando agua de arroyos, fuentes, manantiales y pozos. Al llegar la
mañana corrió llorando al sabio diciendo que sólo soñó agua y que todavía estaba quemándose
por la sed. El sabio dijo, “Así como tienes tanta sed que no puedes pensar en nada más que agua,
debes desarrollar tanta sed para ver al mensajero de Allah y así lo verás”.
La clave al todo es la mente y su enfoque. Todas las emociones y sensaciones tienen dos lados o
aspectos, uno negativo y el otro positivo. Como el orgullo y la arrogancia son sensaciones
negativas y perjudiciales, la virtud de integridad es como una forma de orgullo positivo. De igual
manera, el deseo tiene dos lados. El deseo puede ser tu ruina como es generalmente para la
mayoría de la gente o puede ser tu boleto al campo divino.
Como podemos dirigir la energía (el chi o prana) a diferentes partes del cuerpo primero dirigiendo
la mente a ese lugar, también podemos dirigir la mente a diferentes campos energéticos. Es una
forma de deseo positivo. Tienes que primero desear ir o adquirir el tesoro más valioso que hay y
por eso tienes que saber que ese tesoro existe y algo de su naturaleza. Debido al adoctrinamiento
materialista de nuestra sociedad, los deseos de la gente son materialistas y ni está consciente de
que hay algo mucho más importante que desear. Aún si quieren querer a Dios, su concepto de lo
que es Dios es tan pequeño que su deseo no puede ser suficientemente grande para lograr el
cambio de conciencia necesario. En mis escritos he tratado de dar una pizca de lo que hay para
ver y experimentar y por qué debes luchar para obtener esa nueva óptica. En nuestras sesiones
de ejercicios trabajamos para cobrar conciencia de nosotros mismos y la vida y practicamos
dirigiendo y concentrando la mente para tener la habilidad de enfocarla a donde queremos.
También los ejercicios son para “afinar” el cuerpo para recibir la información divina. Sin embargo,
aún preparado, uno tiene que querer, desear, enfocar, tener una intensión fuerte y saber a dónde
enfocar.
En el Sufismo la creencia básica es igual en todas las tariqas (escuelas) autenticas aunque pueden
tener diferentes prácticas. Sin embargo todas usan como base dos prácticas esenciales: el zikr (la
repetición de los nombres de Dios en una forma de meditación y/o en grupo) y el rabita. El rabita
es la conexión de corazón a corazón entre el murid (el estudiante) y el sheij (maestro). Por
corazón estamos hablando del corazón espiritual que es parte del alma.
Como hemos hablado de campos energéticos o morfogenéticos, tejidos de ondas invisibles de
información y patrones que influencian y guían gente y la vida, personas también tienen campos
energéticos. El estudiante sufí entra en el campo energético del maestro por dirigir su mente a él
o enfocar en el maestro. Gradualmente el conocimiento y habilidades de ver y entender del
maestro trasladan al estudiante al grado en que él o ella trabajan en sí mismos afinando su ser y
desarrollando una resonancia con el maestro. El sheij o maestro también está en resonancia con
su sheij y él con su sheij y así sucesivamente a través de un linaje de iniciados que se remonta a
siglos. Esta conexión se establece formalmente con una iniciación en que los dos ponerse de
acuerdo, uno de aprender y trabajar y el otro a enseñar y ayudar. La guía de Dios fluye sobre la
frecuencia de amor. La conexión entre el sheij y el estudiante se establece funcionalmente por
eso, el sheij o maestro quiere a sus estudiantes. Estamos hablando de amor espiritual, amor real,
no el amor mundano o romántico – esa distinción debe ser entendida bien. A través del amor
real fluye la guía divina.
De igual manera uno puede aprender a encontrar y entrar en el campo divino. Debemos tener un
deseo de conocer o sentir la realidad de Dios. Cuando se dice enfocar en Dios, eso es como se
hace. Cualquier concepto que tienes de lo que es Dios no alcanza, ni cerca, la realidad de lo que
es Él. Ningún concepto y ciertamente ninguna imagen debe ser el enfoque de nuestra mente. El
enfoque es tu deseo grande de experimentar la realidad de Dios y ver la realidad de la vida. Ese
deseo, cuando es suficientemente grande nos impulsa a tomar las medidas necesarias para
limpiarnos y hacernos receptores afinados para recibir la guía directa de Dios.
Se llama a este mundo ‘maya’ que significa la ilusión, pero realmente la ilusión es hecha en la mente
o mentes del hombre. También la ilusión se deshace y transforma en realidad en la mente real del
hombre. Nuestra primera prioridad es entender intelectualmente, si bien superficialmente, la
naturaleza de la vida y el mundo y las posibilidades (es decir escucharme), entonces tener un gran
deseo de saber en tu propio corazón la verdad, la realidad y conocer a Dios y verlo en todo. Ese
deseo incluye, más bien requiere, conocer tu propio corazón y la mente real la cual es la
conciencia del corazón. Ese conocimiento y sabiduría es una habilidad tangible que se adquiere
con la práctica, ejercicios y la ayuda de un maestro.
Ponte a trabajar en los ejercicios de auto-observación y enfoque de mente y la atención.
Contempla la naturaleza del mundo perecedero y la realidad infinita. En eso debes ser egoísta –
escoge lo que te conviene más. Tu nafs/ego te va a engañar, sólo tu mente real te guiará
correctamente. Búscala.
Una Biografía del Sheij Mohammad Abdullah Ansari

El  Sheij  Mohammad  Abdullah  Locks  al‐Ansari 


nació  en  San  Jose,  California  EE.UU.  y  creció  en 
San Francisco.  Desde muy joven su enfoque en la 
vida fue la búsqueda de repuestas a las preguntas 
más  básicas  de  la  vida:  ¿Por  qué  esta  vida?  ¿De 
dónde venimos y a dónde vamos?  ¿Qué es Dios? 
y  otras  por  el  estilo.  Afortunadamente  la  ciudad 
de  San  Francisco  y  el  área  cercana  está  poblado 
de una gran mezcla de gente de todas partes del 
mundo  –  todas  las  razas,  nacionalidades, 
religiones y maneras de pensar.   
 
Mohammad aprovechó de esta disponibilidad de conocimiento y empezó sus estudios de esta 
manera.  Se hizo musulmán en sus veintes pero aún así continuó su búsqueda de conocimiento 
más profundo que se ofrece la religión formal.  Después de muchos años de trabajo con todo tipo 
de maestros, gurú, swami, sheij, etc., gentes sinceras y también charlatanes, por fin después de 
más que 40 años de búsqueda, Mohammad conoció el Sheij Taner Ansari, el gran Sheij de la Tariqa 
Qadiri‐Rifai Internacional.  Sintió una conexión con el Sheij Taner a un nivel más allá de lo normal y 
le pidió su ayuda.  Fue iniciado en la Tariqa y unos años después el Sheij Taner lo nombró califa o 
representante y lo autorizó a enseñar el Sufismo.   
El Sjeij Mohammad Abdullah se mudó a México en 1994 dónde vive con su esposa en Celaya, 
Guanajuato.  Allí da clases en Yoga Sufí y artes marciales.  El Sheij ha escrito ampliamente sobre el 
Sufismo de una forma accesible a todo mundo siendo una interpretación práctica y útil para la vida 
cotidiana moderna.  El Sheij tiene lectores y estudiantes en todas partes del mundo desde África a 
EE.UU. y muchos países de Latino América.   
El Sufismo
El último párrafo de esta obra dice: Lo bueno es que también el individuo tiene la capacidad y 
oportunidad de salir de la estampida colectiva de la muchedumbre y tomar una senda diferente 
entrando en la corriente del río divino en donde podemos unirnos directamente con el patrón 
divino poniéndonos en armonía con el universo…  Lo bonito es que mientras no podemos tener las 
dos cosas, este mundo (como es) y a Dios al mismo tiempo, podemos transformar el mundo en 
que vivimos… y estar en dos lugares al mismo tiempo – con un pie en este mundo y el otro pie en 
el otro mundo grande, real y bonito.  De esta forma cumplimos con nuestro trabajo o propósito en 
esta etapa de la existencia y construimos una barrera de protección y una vida feliz.
Bueno, ¿cómo?
Aunque una persona puede llegar muy lejos por su propia cuenta, llega a un punto en que no se 
puede viajar más en la senda espiritual sin ayuda, se requiere una forma más allá de libros y 
esfuerzo personal.  Uno necesita guía y una conexión interna, entre corazones, con alguien que 
ha trepado el camino.  El Sufismo es la senda más actualizada de la enseñanza “oculta” o 
experimental que todos los profetas enseñaron a sus compañeros más íntimos paralela con la 
religión formal. 
La Tariqa Sufí Islámica Qadiri‐Rifai queda a tu disposición.  Escribe al Sheij de la Tariqa con tus 
dudas y para averiguar si es lo que tú estás buscando. 
La Tariqa Sufí Islámica Qadiri-Rifai
Sheij Mohammad Abdullah Ansari
Avenida Arboledas 419
fracc. Arboledas 2a sección, Celaya, Gto.
Tel. (461) 614-7116 Celular: 044 461 120 0997
correo electrónico: mojamadabdula@yahool.com.mx
www.sufismoqr.com 
 
 
EL LIBRO DE TRABAJO
En cada página de esta obra se encuentran alusiones a temas que ruegan un tratamiento más 
profundo, más allá del objeto principal de la obra.  Además hay aseveraciones que querrás 
experimentar personalmente para entender su realidad.  EL LIBRO DE TRABAJO del ebook Los
Niveles de la Realidad cumple los dos objetivos. 
 
EL LIBRO DE TRABAJO del emagazine Los Niveles de la Realidad contiene veinte páginas 
de aclaraciones y ejemplos de puntos tocados en el emagazine más prácticas y ejercicios para 
desempeñar en la vida real así como métodos o tipos de meditación para ampliar la consciencia.   
 
Para pedir EL LIBRO DE TRABAJO, búscalo en la página de Publicaciones.  Estará disponible  
 

Yoga Sufí
El Yoga Sufí  es una forma de desarrollo mente‐cuerpo que además de aportar un nivel superior 
de salud física y agudizar la percepción cerebral, conduce a una consciencia más elevada de las 
fuerzas externas e internas que rigen el mundo y nuestras vidas.  Ejercicios auxiliares para sufíes 
abiertas a todos, a los sufíes y no‐sufíes.  Visita nuestra página web: www.yogasufi.com.