Está en la página 1de 29

UNIVERSIDAD MARIANO GÁLVEZ DE GUATEMALA

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES


DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO
DR. JORGE LUIS BORRAYO REYES

GUATEMLA MES DE MAYO DEL AÑO 2,008


“EL G-24”

EL GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE LOS VEINTUACUATRO PARA ASUNTOS


MONETARIOS INTERNACIONALES (SECCIÓN ESPECIAL)

EL INTERÉS DEL TERCER MUNDO EN LOS ASUNTOS MONETARIOS Y


FINANCIEROS INTERNACIONALES
La importancia que el Grupo de los Setenta y Siete le confiere a la
discusión y análisis de temas del más amplio espectro económico, le obliga a
indagar sobre las materias monetarias y financieras, cuyo conocimiento, en un
estricto sentido, no estaba del todo a su alcance ya que el grupo no contaba
con una representación apropiada en el seno de las Organizaciones
Financieras Internacionales, a diferencia de lo que sucedía en otras
importantes sedes internacionales, en donde el grupo ya contaba por medio de
sus respectivos capítulos ante la Asamblea General de la ONU*, la FAO* en
Roma, la UNESCO* en París, y la UNCATAD* en Ginebra.

La preocupación de los países en desarrollo sobre las cuestiones monetarias


se acentuó, como consecuencia de que las cuestiones más importantes en
esos asuntos se tomaban exclusivamente en el seño del G-10*, particularmente
a finales de la década de los 60, cuando se crearon los Derechos Especiales
de Giro, cuyos mecanismos de distribución afectaban directamente los
intereses del Tercer Mundo.

La acción del G-77* se hizo sentir en el ámbito de la Asamblea General de la


ONU y en la UNCTAD, así como en el FMI, por intermedio de sus Directores
Ejecutivos. De esa cuenta, a la luz de los resultados aportados por un grupo
de expertos en el análisis del tema de desarrollo eran mayores que las de los
industrializados, razón por la cual resultaba conveniente que los países en
desarrollo intervinieran en el proceso de reforma del Sistema Monetario
Internacional, y, con base en las resoluciones adoptadas en una reunión de
Presidentes de Bancos Centrales latinoamericanos en 1966, en el sentido de
que el Fondo Monetario Internacional (FMI) debería mantenerse como punto
focal del Sistema Monetario, los países en desarrollo ejercieron una importante
presión hasta lograr que el Grupo de los Diez (G-10) aceptara, ese mismo año
(1966), una distribución universal de los activos de reserva.

No obstante, los países industrializados se oponían a negociar las reglas que


fundamentarían los derechos y las obligaciones que abrían de regular el uso de
tales reservas en FMI; En consecuencia, los países en desarrollo
representados ente el FMI se unieron y crearon el denominado G-9, integrado
por los Directores elegidos por dichos países.
*. 1.Organización de las Naciones Unidas (ONU),2. Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (FAO), 3.Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las
Naciones Unidas (UNESCO), 4.Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo
UNCTAD, 5.Grupo de los Diez o G-10, órgano consultivo del Fondo Monetario Internacional (FMI)
integrado por los once países más industrializados del mundo; 6.Grupo de los 77 o G-77, conjunto de
países en vías de desarrollo y del Tercer Mundo creado en 1964 para adoptar posiciones comunes en
temas de comercio y desarrollo económico, promover sus intereses económicos y potenciar su poder
negociador en el seno de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).
El primer resultado exitoso de la acción del Grupo de los 77 en materia
monetaria internacional se alcanzó en torno a la distribución de los DEG a
principios de la década de 1970.
Otro de los factores que motivo una participación directa del G-77 en
materia monetaria lo constituyó el hecho de que, en 1971, el gobierno
norteamericano suspendió oficialmente la convertibilidad de su moneda en oro,
imponiendo unilateralmente un recargo a las importaciones, ante la devaluación
del dólar.

En este contexto el G-10, aceptó dar inicio a las deliberaciones sobre


reformas del Sistema Monetario Internacional en el seño del Propio FMI, lo cual
se estimó propicio por parte del G-77 para coordinar acciones entre sus
miembros y estar en condiciones de participar en los debates en el propio
escenario de los hechos (las instituciones Financieras Internacionales).

CREACIÓN Y DESARROLLO DEL G-24

Para el propósito central de esta investigación y con los antecedentes


descritos como fondo de las actividades del G-77 en materia económica y
financiera internacional, resulta oportuno mencionar que los países en
desarrollo, en el marco de la II conferencia Ministerial del G-77, celebrada en
Lima, Perú, en noviembre de 1971, al adoptar la Declaración y Principios del
programa de Acción de Lima sentaron las bases para celebrar las consultas en
torno a la conveniencia de establecer un grupo de Trabajo que tuviera las
funciones siguientes:

Mantener bajo observación la situación monetaria internacional, evaluar los


acontecimientos del campo monetario y cualquier decisión adoptada por algún
país o grupo de países miembros del Fondo Monetario Internacional y que
afecte los intereses de los países en desarrollo, y hacer recomendaciones a los
Gobiernos del G-77 sobre la coordinación de posiciones en la III UNCTAD y en
otros foros, así como cualquiera otras acciones con los Países Miembros de las
Naciones Unidas. (En el cumplimiento de su mandato, y luego de celebrar su
Primer Reunión en Caracas “abril 1972”), el G-24 emitió su Primer
Comunicado, el cual fue conocido en las sesiones de la III UNCTAD y sirvió de
base al G-77 para adoptar importantes decisiones en es Foro Mundial.
Dicho Grupo tendría las características siguientes:
✔ Sería un grupo de carácter intergubernamental.
✔ Estaría integrado a manera de mantener un equilibrio en la
representación de las tres regiones del G-77
✔ Se integraría originalmente por 15 miembros.
✔ Los representantes ante el grupo deberían ser funcionarios del más alto
nivel (Ministros o Autoridades monetaria y financieras).
✔ Sería un grupo abierto a la participación de los demás países integrantes
del G-77
✔ Participaría en el foro y deliberaciones de Grupos Intergubernamentales
o sus Órganos Subsidiarios y en los niveles de representación
adecuados.

Es importante puntualizar que si bien el grupo quedaba abierto a la


participación de los otros miembros del G-77, solamente a sus integrantes
correspondía el derecho de tomar decisiones, en tanto que los otros actuarían
como observadores.
Sobre la base de los temas enunciados se inicia la acción del Grupo de los
Setenta y Siete en torno a los demás problemas monetarios internacionales
mediante el funcionamiento del G-24.

De acuerdo con las funciones y características señaladas, el G-77


continuó las discusiones para la creación formal del Grupo entre diciembre de
1971 y enero de 1972, en la Conferencia Ministerial de los Setenta y Siete,
celebrada en Caracas, Venezuela, en abril de 1972. En esta conferencia se
formalizó la creación del G-24 y se le dio la estructura siguiente:

Un Presidente
Un Primer Vicepresidente
Un Segundo Vicepresidente

El grupo se apoyaría en el soporte logístico proporcionado por el “staff” del FMI


en Washington (el funcionamiento de la Secretaría del G-24 nunca se concretó
y solamente ha funcionado una Secretaria Administrativa que tiene su sede en
las oficinas del FMI) y, más tarde, en el proporcionado por la UNCTAD y el
PNUD.

El Presidente y los Vicepresidentes ejercerían sus funciones por un


período de un año.

El grupo se integraría con representantes Titulares (Ministros de


Finanzas o Presidentes de Bancos Centrales) y con Representantes Suplentes.

El G-24 tendría como función principal deliberar y contribuir con sus


puntos de vista para favorecer la adopción de posiciones y acciones conjuntas
de los países en desarrollo en materia monetaria internacional. Actuaría como
capítulo del G-77.

Desde su creación hasta la fecha ha ejercido sus funciones


especialmente por medio de la celebración de dos reuniones anuales (La de
Primavera y la de Otoño), las cuales normalmente han coincidido con
Reuniones o Asambleas de Gobernadores del FMI y del Banco Mundial, o con
sesiones ordinarias del Comité Interino y del Comité para el Desarrollo que
funcionan en tales instituciones.

En el desarrollo de sus actividades, el G-24 se apoya en los trabajados


preparatorios que realiza el Bureau y en las sesiones previas a la Reunión
Ministerial que celebra el Grupo de los Suplentes, en los cuales la coordinación
se encuentra a cargo del Representante Suplente del país que ejerce la
Presidencia.

Por su naturaleza de Grupo Intergubernamental, a lo largo de sus 24


años de existencia el Grupo ha estado presidido en su mayoría por Ministros de
Finanzas y, por Presidentes de Bancos centrales en 11 Reuniones
Ministeriales.

Los suplentes han celebrado 64 reuniones ordinarias y varias reuniones


extraordinarias.
Actualmente, el G-24 está integrado por ocho representantes de cada
región y actúa en el seno de los Organismos Financieros Multilaterales (FMI Y
BANCO MUNDIAL, con sede en Washington, D,C). Normalmente se apoya en
la gestión de los Directores del G-9, que representan sus intereses ante tales
instituciones.

En lo que concierne a los mecanismos de acción del G-24, y fuera de la


Reuniones de Ministros, de Bureau y los Suplentes ya citados, en Grupo se
expresa por medio de un “Comunicado” que se emite después de cada
Reunión Ministerial, así como por medio de Una conferencia de Prensa que el
Presidente, asistido por los dos Vicepresidentes, ofrece al finalizar la reunión.

Por primera vez, el G-24 ha utilizado en 1994 el instrumento de las


resoluciones para atender asuntos de carácter interno del Grupo y tratar
decisiones de gran importancia para el funcionamiento del mismo.

Como regla general de procedimiento no escrita, a lo largo de sus


deliberaciones el G-24 ha adoptado sus decisiones por consenso, buscando
guardar un equilibrio proporcionado al número de sus intereses que ellos
representan para el Tercer Mundo.

En algunas oportunidades, el Grupo ha utilizado el mecanismo de


Reuniones Extraordinarias, particularmente en lo que concierne a los
Suplentes. Tal es el caso de la convocada con ocasión de la conmemoración
del cincuentenario de Bretton Woods, que se celebró en Cartagena de Indias,
Colombia, en abril de 1994 bajo la Presidencia de Siria, y la celebrada en
Antigua Guatemala, Guatemala en agosto de ese mismo año, bajo la
presidencia de Guatemala.

El otro mecanismo de expresión de los puntos de vista del G-24 lo


constituye la participación de su Presidente en la Reunión de Coordinación de
presidentes/Coordinadores de los Capítulos del G-77 que por convocatoria del
coordinador del Capítulo de New York, se ha celebrado a intervalos regulares.

Debido a lo especializado de las funciones atribuidas al G-24 por el G-77


el Grupo ha operado con margen de autonomía más amplio que cualquiera de
los otros capítulos del G-77, lo cual, en algún momento llegó a producir
divergencias significativas entre ambos y a hacer creer a algunos
representantes miembros del G-24 que debí incluir en sus deliberaciones y
sugerencias los mismos temas que normalmente atiende el G-77, lo que
provocó, en alguna etapa del funcionamiento del G-24 (1977), que los
miembros incluyeran en su agenda temas muy alejados del objetivo central,
como es el caso de los asuntos relativos a ciencia y tecnología.

De igual manera, la participación de prácticamente todos los países en


desarrollo había provocado que, en muchas oportunidades, se formularan
interminables listas de temas que no permitieron lograr un censo sobre un
orden mínimo de prioridades. Por otra parte, debido a los diversos niveles de
desarrollo de los propios países integrantes del G-24, se llegó a pensar que no
era factible la identificación de intereses comunes y la definición de una
plataforma de acción conjunta, lo cual, en gran medida, pudo provocar un
debilitamiento en el poder de negociación de los países en desarrollo, y en
consecuencia, una cómoda posición de los países industrializados que, de es
manera, habría visto neutralizada la acción contestataria de los países en
desarrollo.

Como señalamos al principio, las actividades del Grupo de los 24 se


desarrollaron más intensamente en el contexto de la confrontación Este-Oeste,
lo que naturalmente produjo momentos y situaciones críticas para el grupo que,
afortunadamente, por su carácter técnico especializado logró mantenerse
relativamente al margen de la polémica ideológica del mundo bipolar.

Efectivamente las posición del G-24 estuvo proyectada desde un


principio sobre cuestiones de la reforma monetaria internacional, como la
emisión de DEG, el acceso a los mercados de capital y una nueva repartición
de cuotas del FMI, teniendo a los DEG como mercados de capital y una nueva
repartición de cuotas del FMI, teniendo a los DEG como vínculos de dichas
reformas. Propuestas como ésta despertaron oposiciones de países altamente
desarrollados, lo cual dificultó el papel del G-24 que, a pesar de todo impulso
un mayor acceso de los países en desarrollo a los recursos del Fondo,
mediante la conformación de un Grupo Especial de Trabajo que examinaría el
tema de la transferencia de recursos reales hacia los países en Vías de
desarrollo. Estos esfuerzos dieron lugar a que posteriormente se estableciera
en el seno del Banco Mundial el Comité de Desarrollo, el cual surgió en medio
de la crisis del petróleo de mediados de la década de los 70 y en los momentos
en que se planteaba el ya citado Diálogo Norte/sur.

Como resultado de los planteamientos del G-24, los países


desarrollados estuvieron de acuerdo en otorgar algunos beneficios al mundo en
desarrollo, por ejemplo, la facilidad especial respecto del petróleo y el
establecimiento del Fondo de Garantía.

Por otro lado continuaron las negociaciones sobre el papel del oro en el
sistema Monetario Internacional, y los países del G-24 formularon sus
planteamientos en el marco del G-9 con miras a alcanzar un mayor flujo de
recursos financieros hacia los países en desarrollo procurando evitar la
concentración de liquidez en los países más industrializados.

Estos acuerdos, concretados por el comité interino en Jamaica,


constituyeron parte importante de la segunda enmienda del convenio
constitutivo del Fondo Monetario Internacional, la cual entró e vigor en abril de
1978.

Como resultado de la crisis internacional suscitada a partir de 1973 por


el incremento a los precios del petróleo, los países en desarrollo señalaron que
era conveniente proceder a la realización de negociaciones globales, y que
aquellas negociaciones en materia de desarrollo y finanzas deberían realizarse
en el seno de las Naciones Unidas y no en el ámbito de las instituciones de
BrettonWoods, con lo cual se le asignaba un papel destacado a la UNCATAD.
Con ello, el G-24 se convertía en el bastión principal del G-77 en materia
monetaria internacional para la preparación de las negociaciones globales, las
cuales no llegaron a concretarse por la fuerte oposición de los países
industrializados, especialmente de los Estados Unidos de América.
Tomando en consideración tales circunstancias, la III Reunión Ministerial
del Grupo de los 77, celebrada en re enero y febrero de 1976 en Manilla,
Filipinas, con base en los principios establecidos en la Declaración y Programa
de Acción para el establecimiento de un nuevo orden Económico Internacional
y en la corta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, decidió
renovar el mandato del Grupo de los 24, para hacerse frente a las
negociaciones globales, en vista de los asuntos monetarios vinculantes con
ellas, cuya conferencia celebrada en México en septiembre de 1976, consagró
un capítulo especial a las medidas monetarias financieras, orientadas a
fortalecer la posición negociadora y a dar pasos necesarios que permitirían
alcanzar la reestructuración del sistema Monetario Internacional.

Todas a estas disposiciones fortalecían la posición del G-24, por un lado,


pero por otro, debilitaban considerablemente su área de acción, ya que las
negociaciones globales se celebrarían en el marco más amplio de las naciones
Unidas y no en el seno de la Instituciones Financieras Internacionales, en
donde operaba normalmente el G-24.

En este contexto, es importante señalar que el G-24, en su Reunión


Ministerial de otoño de 1985, aprobó e incluyó e su “Comunicado” una
propuesta sobre “El funcionamiento y mejoramiento del Sistema Monetario
Internacional”, lo cual significó un importante aporte a la causa del los países
en desarrollo en materia monetaria internacional.

EL EJERCICIO DE LA PRESIDENCIA DEL GRUPO DE LOS 24


El caso de Guatemala

Antecedentes
Después de haberse creado en 1192 con 15 miembros, el grupo fue ampliado a
21 y finalmente se estructuró con 24. Ello permitió una representación regional
adecuada de los países en desarrollo y, a partir de entonces, le ha
correspondido a Guatemala representar al resto de los países
centroamericanos y a otros países del área.

De conformidad con los procedimientos de rotación de las autoridades del


Grupo, la responsabilidad directa en la conducción de sus agendas le comenzó
a ser atribuida a Guatemala en abril de 1992, cuando por primera vez se eligió
a este país para ocupar la Segunda Vicepresidencia del Grupo de los
Veinticuatro o G-24.
Desde aquella oportunidad, se había sugerido, la conveniencia de diseñar un
programa de trabajo que permitiera al país estar en condiciones de atender
apropiadamente la futura responsabilidad del ejercicio de la Presidencia del G-
24. Quizá debido a los frecuentes cambios de autoridades monetarias que se
dieron en ese período, no fue posible llevar dicha propuesta a la práctica. Por
similares razones, tampoco fue elaborado ningún programa especial cuando el
país asumió la Primera Vicepresidencia, en abril de 1993, lo que se hizo más
evidente a raíz de los sucesos acaecidos a partir del 23 de mayo de 1993
(cuando se produjo un golpe de Estado que no prosperó) que, de nuevo, dieron
lugar al cambio de autoridades de las instituciones monetarias y financieras,
directamente vinculadas con las actividades de las instituciones financieras
internacionales en donde se desarrollan las acciones del G-24.

Decisiones
Con ocasión de la Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional y
del Banco Mundial que habría de celebrarse a finales de septiembre y
principios de octubre de 1993, la cual era propicia para iniciar una serie de
contactos de carácter institucional con miras a la cercana fecha en que
Guatemala debía asumir la presidencia del G-24, se formuló el nuevo
planteamiento a las autoridades del Banco de Guatemala, alrededor de la
hipótesis: “Guatemala, en el ejercicio de la presidencia, podría contribuir para
favorecer el alcance de los objetivos del Grupo de los Veinticuatro en beneficio
directo de los países en desarrollo y asumir su liderazgo”.

A diferencia de otros países en donde el Banco Central depende


jerárquicamente del Ministerio de Finanzas, en el caso de Guatemala era de
vital importancia tomar la decisión por el grado de autonomía que
constitucionalmente tiene el banco central, lo cual le hace participar en asuntos
monetarios internacionales, en igualdad de jerarquía que al Ministerio de
Finanzas, como gobernador en algunos Organismos Financieros
Internacionales.

La decisión gubernamental fue que el Banco de Guatemala, por medio


de sus más altas autoridades se hiciera cargo de la presidencia de los Ministros
y de la de los Suplentes, de acuerdo con los procedimientos internos del G-24,
correspondía a la primera Vicepresidencia del Grupo la realización de los
principales preparativos para la reunión ministerial de primavera.

En este contexto se tomó la decisión de preparar la estrategia y el


programa de trabajo a desarrollar por parte de Guatemala.

Las primeras actividades formales con miras a la puesta en marcha de


una estrategia diseñada para el ejercicio de la presidencia del G-24, entre ellas
establecer los primeros contactos con la Secretaría Administrativa y con
algunos funcionarios del G-9.

De las visitas realizadas a la Secretaría Administrativa del G-24, se pudo


deducir fácilmente que era indispensable efectuar una investigación de campo
por parte de técnicos del Banco de Guatemala, con el objeto de recopilar la
mayor cantidad de información y documentos que permitieran conocer
antecedentes recientes de las actividades realizadas por el Grupo.
Las visitas preliminares a la sede del Fondo Monetario y del Banco
Mundial confirmaron la conveniencia de elaborar un programa de trabajo
sustentado en los principales componentes de la estrategia para el ejercicio de
la presidencia del G-24.
Se hicieron los primeros contactos con expertos y funcionarios de los G-
9 integrantes del G-24 tantos en el FMI (Fondo Monetario Internacional) como
en el Banco Mundial y se dio a las primeras consultas formales con
funcionarios de otros organismos con sede en washigton, tales como el BID y
la OEA, la CEPAL. Etc.

Principales Iniciativas

En esta fase del programa se realizaron diferentes actividades adicionales a las


ye mencionadas, que incluyeron el envío de notas y de un memorándum del
primer vicepresidente del G-24 (Presidente del Banco de Guatemala) a todos
los países miembros del grupo el cual contenía un diagnóstico resultante de las
consultas efectuadas sobre el propio G-24 y sobre el comunicado, con una
serie de propuestas que incluía la reducción de la lista de temas del
comunicado, una mayor coordinación tanto al interior como al exterior del
Grupo y el ejercicio de una presidencia más participativa surgiéndoles una
estrategia de corto plazo que comprendía la reducción en la extensión del
comunicado y una propuesta para revisar el desempeño y los procedimientos
operativos del G-24.

También se refiera a que los objetivos primordiales del grupo habían quedado
diluidos en el tratamiento de una agenda muy extensa. Así mismo se señalo el
bajo perfil en que se encontraban las relaciones del grupo con otros foros
internacionales incluyendo el grupo de los 77.

El diagnóstico señaló que se estaban priorizando intereses regionales o de


países sobre aquellos temas de interés común, todo lo cual quedaba reflejado
en comunicados muy extensos, pero sin densidad ni profundidad y cuyo
contenido se veía cada vez más influenciado por los temas influidos en las
agendas de los Comités Interino y de Desarrollo. Lo que conducía a sugerir la
preparación de documentos que respondieran al interés de los países en
desarrollo.

La vicepresidencia elaboró un borrador de Comunicado que concentrara su


atención en temas de interés primordial para el grupo y que contuviera de
forma condensada lo relativo a la situación económica mundial y, de manera
específica determinados temas sobre las agendas de los Comités Interino y de
Desarrollo de interés para el Grupo.

En ese orden de ideas, Guatemala se constituyó prácticamente en la


Secretaría pro-tempore del grupo intergubernamental de los veinticuatro, para
elaborar un proyecto más acabado del comunicado con base en las respuestas
recibidas de los gobiernos y en una serie de consultas realizadas in situ con los
directores del G-9 y sus asesores.

Cabe destacar que en el ánimo de los funcionarios de países miembros del G-


24 acreditados ante el Fondo Monetario y el Banco Mundial, causó buena
impresión el trabajo realizado por Guatemala y fue sumamente estimulante
recibir las ofertas de apoyo de representantes (Directores Ejecutivos) de Irán,
Pakistán, Argelia, México, Filipinas y Siria (En ese entonces presidente del G-
24).

Los contactos establecidos con funcionarios del G-9 habrían de facilitar, más
tarde, la realización de los debates en el seno de Bureau y la reunión de los
suplentes, y favoreció notoriamente el alcance de acuerdos sobre la agenda
propuesta para la reunión de Primavera de los Ministros de Primavera.

En este mismo período se celebró en Cartagena de Indias, Colombia, la


conferencia sobre las perspectivas del sistema monetario y financiero
internacional de los países en desarrollo, en el marco de los actos
conmemorativos del cincuentenario de la conferencia de Bretton Woods.

Reuniones Ministeriales
El 24 de abril de 1994 se celebró la quincuagésima reunión de ministros del
grupo intergubernamental de los veinticuatro para asuntos monetarios
internacionales, en la sede del FMI Washington, en esta reunión se dio
posesión del cargo de presidente del G-24 al Presidente del Banco de
Guatemala, y del cargo de presidente de los suplentes al vicepresidente del
Banco de Guatemala.

El presidente sometió a discusión y aprobación los siete temas contenidos en el


Comunicado, relativos a: Situación y respectivas de la economía mundial,
asignación de derechos especiales de giro, ronda, Uruguay, productos básicos,
tendencias recientes en la transferencia de recursos para el desarrollo,
población y quincuagésimo aniversario de las instituciones de Bretton Woods,
los cuales se recogieron en un breve documento de 15 párrafos lo cual marcó
también el inicio de una nueva era para el desarrollo del G-24.

El cambio producido con la propuesta de Guatemala aprobada por todos los


miembros del G-24, quedó evidenciado pro la difusión que la prensa
internacional hiciera después de la primera conferencia de prensa ofrecida por
el nuevo presidente del G-24, inmediatamente después de aprobado el
comunicado, evidencia que se constata porque en los últimos años le daba
poca o casi ninguna publicidad a dicho evento, a lo cual contribuía sin duda, la
escasa participación de ministros, lo que, a su vez, denotaba un bajo interés de
los mismos miembros del G-24.

Es importante destacar que el acuerdo alcanzado en esta reunión ministerial


dio lugar a la primera resolución de los ministros, como un mecanismo de
implementación de sus decisiones que no se había utilizado anteriormente y
que facilita el conocimiento documentado de la historia del funcionamiento del
grupo.

En esta reunión el comunicado recogió la posición del G-24 en torno al


importante tema de una nueva asignación de derechos especiales de giro.

Reuniones Extraordinarias
En el marco del ejercicio de la presidencia del G-24 y para cumplir con la
resolución adoptada por el grupo de la reunión de primavera, fue convocada
una reunión del grupo especial de trabajo sobre el funcionamiento del G-24,
para la discusión preliminar de su agenda respectiva, la cual se celebró en
Washington en junio de 1994. En dicha reunión se asignaron los temas a los
distintos sub grupos, a fin de preparar un primer borrador de informe. A ella
asistieron representantes de los países siguientes.

Costa de Marfil
Egipto
Gabón
Guatemala
Irán
Líbano
Nigeria
Pakistán, y
Siria

La conferencia de Cartagena sobre el quincuagésimo aniversario de las


instituciones de Bretton Woods, la presidencia del G-24 convocó a dicho grupo
y al Bureau para celebrar sus reuniones extraordinarias en Antigua Guatemala,
las cuales tuvieron lugar entre el 17 y el 24 de agosto de 1994.

La reunión extraordinaria celebrada en Antigua Guatemala, significó un


connotado aporte de los países en desarrollo a los eventos conmemorativos del
cincuentenario de los acuerdos de Bretton Woods, dejando consignado en el
comunicado la posición del Grupo de los Veinticuatro respecto del papel que en
esta nueva era deben cumplir las instituciones creadas por esos acuerdos en el
marco de un amplio proceso de actualización y reforma que se realiza a nivel
de múltiples instituciones, y en las que se encuentra a la cabeza la propia
Organización de las Naciones Unidas en esta fase de la Post. Guerra Fría.

Resultados
Como resultado de la propuesta guatemalteca para revisar la estructura, el
funcionamiento y los procedimientos operativos del G-24, se logró la creación
del Grupo Especial de trabajo, cuyos elementos más importantes se recogen
en la sugerencias de establecer un mecanismo secretarial de carácter
permanente que dé seguimiento a las decisiones del G-24 y que apoye los
trabajos de la presidencia y de las vicepresidencias, en el marco de una nueva
dinámica de los países en desarrollo frente a la realidad cambiante de las
relaciones económicas, financieras y monetarias internacionales.

Además el Grupo convino, que los vicepresidentes se encargarán de la


coordinación de un grupo de trabajo que debía preparar la agenda de la
reunión del G-24, y seleccionar aquellos temas de investigación de mayor
interés, para alcanzar los objetivos de los países en desarrollo.

En este mismo orden de ideas, es posible afirmar que la presidencia ejercida


por Guatemala ha permitido redimensionar las funciones para las que fue
creado el G-24 en defensa de los intereses de los países del Tercer Mundo en
materia monetaria internacional y cuyas repercusiones para el desarrollo
económico de los países que lo integran alcanzaran otros ámbitos
internacionales, en los que la presencia del G-24 será, sin duda, necesaria.
Lo anterior se afirma en congruencia con las demandas que el mundo en
desarrollo plantea ante la comunidad financiera internacional, acerca del
derecho que tienen los países en desarrollo de participar en la toma de
decisiones sobre los graves agentes que se debaten en el seno de tales
instancias y que les afectan directamente lo que implica una mayor presencia
del tercer mundo en la toma de tales decisiones frente a la hegemonía que han
venido ejerciendo los países desarrollados especialmente desde el escenario
de las acciones del G-7.

Se estima que la labor cumplida hasta ahora por Guatemala en el ejercicio de


la presidencia del G-24 tiene un mérito reconocido a nivel internacional, tanto
por los países miembros como representantes de otras instituciones que
promueven el bienestar de los países en desarrollo., pero muy especialmente
en lo que se refiere a la proyección de una imagen positiva del país en el
ámbito de sus relaciones internacionales por la seriedad y alto grado de
responsabilidad con que se ha llevado adelante la dignidad que representa
actuar en nombre del G-24 y, con ello, la representación de todos los países en
vías de desarrollo. Esta apreciación queda confirmada entre otros hechos,
por la asistencia de un delegado especial de la República Popular de China a
las reuniones celebradas en La Antigua Guatemala, referidas, así como lo
expuesto por el Presidente del G-77.

Guatemala entregó la presidencia del G-24 en la Primavera de 1995.

Países Originarios del G-24

Argelia
Argentina
Brasil
Colombia
Costa de Marfil
Egipto
Filipinas
Gabón
Ghana
Guatemala
India
Irán
Kuwait
Líbano
México
Nigeria
Pakistán
Perú
Senegal
Siria
Siri Lanka
Trinidad & Tobago
Vietnam
Yugoslavia
Zaire

Países Miembros del G-24

Argelia
Argentina
Brasil
Colombia
Costa de Marfil
Egipto
Etiopía
Filipinas
Gabón
Ghana
Guatemala
India
Líbano
México
Nigeria
Pakistán
Perú
República Islámica de Irán
Siria
Trinidad & Tobago
Venezuela
Yugoslavia
Zaire

Países Miembros del Grupo Especial de Trabajo del G-24

Costa de Marfil
Egipto
Gabón
Guatemala
Líbano
Nigeria
Pakistán
República Árabe de Siria
República Islámica de Irán
GRUPO INTERGUBERMANETAL DE LOS VEINTICUATRO
PARA ASUNTOS MONETARIOS INTERNACIONALES

LI REUNION DE LOS MINISTROS

COMUNICADO

Los ministros del grupo intergubernamental de los veinticuatro para


asuntos monetarios internacionales celebraron su quincuagésima primera
reunión en Madrid, España; el 1 de octubre de 1994. Presidió la reunión el
señor Willy Waldemar Zapata, presidente del Banco de Guatemala, actuaron
como primer vicepresidente el señor N’Goran Niamien, de Cote D’Ivoire, y
como segundo vicepresidente el señor Makhdoom Shahabuddinde Pakistán.
Asistieron a la reunión el señor Michel Camdessus, Director General del Fondo
Monetario Internacional; el señor Lewis T. Preston, Presidente del Banco
Mundial; el señor Moourad Cherif, Presidente del Comité para el Desarrollo; el
señor Roger Lawrence, de UNCTAD; el señor G.K. Helleiner, Coordinador de
Estudio del Grupo de los Veinticuatro; el señor Christian Ossa, de las Naciones
Unidas; el señor Y. Seyyid Abdulai, Director General de la OPEP; el señor
Osama Faquih, Presidente del Banco Islámico para el Desarrollo; el señor
Manuel Fontecha Ferreri, del Consejo Monetario Centroamericano; el señor
Salvador Arriola, del Sistema Económico Latinoamericano; el señor Chen Yuan,
de la República Popular de China; el señor Ahmed Hussarin, de Iraq; el señor
Abdelfettah Benmansour de Marruecos, y el señor Abdelaziz N. Alorayer, de
Arabia Saudita.

La reunión de los ministros fue precedida por la LXIV reunión de los


suplentes del grupo de los veinticuatro, celebrada el 30 de septiembre de 1994.
Esta última fue precedida por la señora Antonieta de Bonilla, de Guatemala;
actuaron como primer vicepresidente el señor Victor Kouame de Cote d’ivoire, y
como segundo vicepresidente el señor Azizali Mohammed, de Pakistán.

EL GRUPO DE LOS VEINTICUATRO Y EL CINCUENTENARIO DE LAS


INSTITUCIONES DE BRETTON WOODS.

Los ministros reconocieron que las instituciones de BrettonWoods han


desempeñado un importante papel durante los últimos cincuenta años y han
procurado, con reciente éxito, adaptarse a las necesidades de sus países
miembros. Señalaron que sigue siendo válido el mandato de estas
instituciones para propiciar un sistema monetario internacional que facilite y
promueva el intercambio de bienes, servicios y corrientes de capital entre los
países y para propiciar asistencia y corrientes financieras a los países en
desarrollo con el fin de respaldar su crecimiento y desarrollo económico. No
obstante la validez de este mandato, hicieron hincapié en que se han producido
cambios fundamentales en el entorno económico internacional que obligan a
las instituciones de BrettonWoods a mantener en un proceso continuo de
transformación que les permitan adaptarse a dichos cambios. A este respecto,
expresaron que la conmemoración del cincuentenario de la creación de las
instituciones de Bretton Woods, constituye una excelente oportunidad para
reexaminar la dirección en que éstas evolucionan.

Los ministros destacaron el hecho de que los países en desarrollo están sub
representados en las instituciones de Bretton Woods, a pesar de que han
hecho una significativa contribución al crecimiento de la economía mundial, por
consiguiente, hicieron hincapié en la necesidad de determinar nuevas formas
de incrementar la representación de los países en desarrollo y su participación
eficaz en los procesos de adopción de decisiones de instituciones de Bretton
Woods, especialmente fortalecer estas instituciones de modo que mantengan
su eficacia en el respaldo al desarrollo y a las medidas de ajustes de estos
países de conformidad con las estrategias y prioridades de los mismos.

En este contexto, los ministros observaron que el grupo de los siete países
industriales (G-7) habían previsto examinar el marco de instituciones
internacionales que se requerirá para hacer frente a los desafíos que plantea el
siglo XXI, tal como fuere anunciado en Nápoles en Julio de 1994. Subrayaron
que debe haber una plena participación intergubernamental al efectuarse esa
evaluación siguiendo en general, el modelo del comité de los veinte, creado en
los años 70’s con el fin de analizar el funcionamiento de las instituciones de
BrettonWoods y su papel futuro en el marco de una economía mundial en
rápido cambio. Los ministros hicieron hincapié en que una evaluación de esa
naturaleza debe incluir adecuadamente la participación de los países en
desarrollo para tener un sello de legitimidad, crear un sentido de pertenencia
como respeto a la evaluación y ser eficaz. Los ministros consideraron que la
evaluación propuesta debe incluir los siguientes temas:

El papel que debe desempeñar el fondo y el Banco Mundial para asegura que
la gestión de la política económica de cada país sea compatible con el
adecuado funcionamiento de la economía mundial.

El funcionamiento del sistema de tipo de cambio con miras a reducir la


inestabilidad y los ajustes cambiarios.
Las posibilidades de reforzar la participación efectiva de los países en
desarrollo en el proceso de toma de decisiones dentro de las instituciones de
BrettonWoods. En este contexto, se debe examinar el funcionamiento de los
Directorios Ejecutivos, del Fondo y del Banco Mundial, así como el papel,
funcionamiento y futuro del Comité para el Desarrollo y del Comité Provisional.

Las formas apropiadas de interacciones y división del trabajo entre cada una de
las instituciones de Bretton Woods y la Organización Mundial del Comercio
(OMC)

Los ministros observaron que uno de los cambios estructurales más


importantes registrados en los mercados financieros de todo el mundo en el
periodo de post guerra ha sido la creciente mundialización de los Mercados de
capital, que han contribuido a ampliar el acceso de los países en desarrollo a
las corrientes de capital privado desde el final de la década de los 80’s.
Observaron, sin embargo, que esta evolución también puede entrañar
corrientes de capital a corto plazo. Los ministros hicieron hincapié en que el
fondo podría contribuir a reducir esta volatilidad mediante una supervisión más
eficaz de la política económica de los países industriales que afecta a la
estabilidad de los mercados internacionales de capital; habida cuenta de la
facilidad con que los equilibrios macroeconómicos se transmiten de un país a
otro en un mercado de capital integrado a escala mundial. Los ministros
también instaron al fondo a acelerar su labor relacionada con la creación de un
nuevo servicio financiero a corto plazo; y de rápido desembolso encaminado a
prestar asistencia a los países miembros para que puedan hacer frente a
grandes salidas de capital privado, originadas por la especulación repentina en
los mercados que no esté determinada por desequilibrios fundamentales ni
otros factores similares que escapen a su control. Los miembros destacaron
que este servicio debe estructurarse de modo que cubra adecuadamente las
necesidades de los países miembros, teniendo en cuenta que algunos de ellos
podrían necesitar acceso a los recursos a una escala muy superior a los
actuales limites de acceso.

Los ministros examinaron también el tema de los programas de ajuste y


reforma económica y el papel que las instituciones de BrettonWoods han
desempeñado para respaldar estos programas. Observaron que estos
programas tienen un mayor potencial de éxito cuando cuentan con
financiamiento suficiente. Los ministros reconocieron que, pese a los actuales
programas de capacitación para los países en desarrollo que ofrecen las
instituciones de BrettonWoods, sigue haciendo en algunos países escases de
personal calificado para participar en la formulación técnica y la puesta en
práctica de programas de ajuste y reforma económica. Instaron a las
instituciones a incrementar su respaldo a la organización y a la puesta en
práctica en programas de capacitación de alto nivel para funcionarios,
especialmente a nivel regional y nacional, como se han hecho con los países
de Europa Central y Oriental y de la antigua Unión Soviética.

Los miembros hicieron notar que las instituciones de BrettonWoods, conforme


a la evolución del papel que desempeñen deben utilizar en mayor grado los
recursos de los países y considerar la creación, en los países interesados de
oficinas nacionales y regionales que presten asistencia en forma de
asesoramiento. Esto permitiría no solo descentralizar algunas de las funciones
que se cumplen en la sede de las instituciones si no también familiarizar más el
personal de las mismas con los aspectos socioeconómicos y políticos de los
países miembros y reducir los costos administrativos, entre otras ventajas
cabría mencionar los efectos secundarios positivos que permitirían perfeccionar
la competencia de los países en desarrollo en materia de formulación de
políticas y servicios de consultoría. Los ministros destacaron también la
importancia que las instituciones de BrettonWoods diversifiquen la contratación
de personal de modo que comprenda diferentes formaciones profesiones y
experiencia práctica manteniendo o incluso elevando los niveles de
competencia exigidos. Esta diversificación proporcionaría mayores
oportunidades para los postulantes para los países en desarrollo que deseen
ingresar en las instituciones en los diversos niveles de escalafón y garantizaría
una representación adecuada de personal calificado de los países en desarrollo
a los niveles más alto.

Asignación del DEG

Los ministros reiteraron su firme opinión de que es necesario proceder con una
urgencia a una asignación del DEG para complementar los activos de reserva
existentes en la economía mundial y atender el problema de las necesidades
de reservas en los países de bajo ingreso y en las economías en transición que
tienen un acceso limitado de capitales, para que puedan satisfacer sus
necesidades de reservas. Los ministros expresaron su inquietud ante la
intención de algunos países industriales de resolver la cuestión de la equidad
en la distribución de DEG exclusivamente mediante una enmienda del convenio
constitutivo. En este sentido, subrayaron que una asignación general
comenzaría a resolver de inmediato la gestión de la equidad, con la que se
aseguraría la participación de todos los países miembros en el mecanismo del
DEG. Además, una asignación de ese tipo demostraría el compromiso de los
países miembros de hacer del DEG el principal activo de reserva del sistema
monetario internacional. Los ministros expresaron su fuerte respaldo del
Director Gerente. Al mismo tiempo se mostraron satisfechos ante el espíritu de
compromiso que entraña la propuesta de los once directores ejecutivos que
representas a los países en desarrollo. Los ministros hicieron notar que estas
propuestas se refieren a su asignación inicial a tenor del actual convenio
constitutivo y una asignación especial que sería autorizada mediante una
enmienda del convenio. En opinión de los ministros, la asignación inicial
debería coincidir con la prórroga del servicio para la transformación sistemática
y la aplicación de límites más altos para el acceso a los recursos del fondo.

Transferencia neta de recursos para el desarrollo

Los ministros reiteraron su preocupación ante la constante disminución de las


correines de asistencia oficial para el desarrollo no solo en términos reales,
sino también como proporción del PNB de los países industriales.
Consideraron que se trata de un hecho sumamente inquietante sobre todo
ahora que las necesidades son cada vez mayores y se está elevando al
número de países que solicitan dicha asistencia por consiguiente, reiteraron su
llamada a los países industriales para que den prioridad al logro de la meta
acordada internacionalmente de asignar el 0.7% de si PNB a la asistencia
oficial para el desarrollo.
Los ministros reafirmaron que la ayuda debe dirigirse a complementar los
esfuerzos de los países beneficiarios para lograr un crecimiento económico
viable y reducir la pobreza. Observaron, sin embargo, que para que la
asistencia sea eficaz, debe basarse el las necesidades de los países
beneficiarios. Hicieron hincapié en que las condiciones impuestas por los
donantes, como la vinculación de la asistencia en virtud de la cual u porcentaje
significativo de los recursos se utilizaal margen de todo criterio de competencia,
hace que los países beneficiarios le resulte difícil utilizar la ayuda de la manera
más eficaz. Los ministros destacaron que otro factor que limita la eficacia de
la asistencia es el hecho de que la tecnología y los recursos proporcionados
por los países donantes no siempre se ajustan a las necesidades de los países
beneficiarios. Los ministros consideraron que la eficacia de la asistencia
requiere una mejor coordinación entre los países donantes y los organismos de
asistencia. Exhortaron a los donantes a que actúen de tal forma que permitan
una participación sustancial de los países beneficiarios de las actividades de
coordinación de la asistencia.

Los ministros señalaron que para muchos países en desarrollo y especialmente


para los países de bajo ingreso, la carga de la deuda representa una sangría
de recursos presupuestarios y sigue absorbiendo un porcentaje considerable
de los ingresos de exportación lo que constituye una grave amenaza para las
perspectivas de crecimiento económico de esos países. Los ministros
solicitaron a la comunidad internacional que toma medidas más rápidas y
eficaces para hacer frente al problema de la deuda en forma permanente y
ampliando un enfoque individualizado. También solicitaron a la comunidad
internacional que proporcione recursos adicionales al Fondo para la reducción
de la deuda a países que sólo pueden recibir financiamiento de la AIF. Los
ministros expresaron satisfacción por la declaración de grupo de los siete en
Nápoles a favor de reducir el volumen de la deuda y elevar el grado de
concesionalidadpara los países más pobres y endeudados. Los ministros
instaron al club de París a redoblar esfuerzos para generalizar la aplicación de
las condiciones de Trinidad y Tobago, así como de otras iniciativas para brindar
condiciones más concesionarias.

Cuestiones pendientes tras la conclusión de la ronda Uruguay

Los ministros reafirmaron su compromiso en relación con la creación de la


Organización Mundial de Comercio (OMC), tal como acordó en Marrakech, y a
la ratificación de los acuerdos de la Ronda Uruguay. Expresaron su
satisfacción por la determinación del Grupo de los siete de acelerar la
ratificación de dichos acuerdos, y su propósito de crear la OMC, a más tardar,
el 1 de enero de 1995. Los ministros afirmaron que éste sería un paso
importante para incluir el comercio mundial en el marco de los principio
multilaterales, siendo la OMC el organismo clave encargado de hacer cumplir
las normas que garantice la oportunidades para todos los países miembros.
Los ministros expresaron la esperanza de que, si la OMC funciona eficazmente
se avanza con mayor rapidez en materias que exigen especial atención como
la solución de diferencias, la liberalización del comercio de productos agrícolas,
incluidas la eliminación de las subvenciones a la exportación y a las practicas
comerciales desleales así como la reducción de las barreras en los sectores
sensibles.
Los ministros expresaron su inquietud ante el hecho de que, al vincular el
comercio con la protección del medio ambiente y las normas sociales y
laborales en los países en desarrollo los países industriales estarían impidiendo
injustamente el acceso de los países en desarrollo a sus mercados. Los
ministros destacaron que la imposición de restricciones comerciales
disimuladas en este contexto contraviene el espíritu de los acuerdos de la
Ronda Uruguay, dificulta la obtención de bienes resultados económicos de los
países en desarrollo y frena sus avances en la mejora del medios ambiente y la
situación social y laboral, avances que dependen a su vez de la consecución
de niveles de crecimiento económico más alto y viables.

Los ministros reiteraron que el Fondo y el Banco deben proporcionar respaldo


financiero y técnico oportuno y en cantidad suficiente a los países que puedan
verse afectados negativamente por la aplicación de los acuerdos de la Ronda
Uruguay sobre todo los importadores netos de alimentos y aquellos que
perderían el tratamiento preferencial de sus exportaciones en el proceso de
transacción. Observaron que los servicios actuales del Fondo y el Banco
podrían asistir a los países en desarrollo durante esta transición. Destacaron,
sin embargo, que para que ambas instituciones puedan suministrar
oportunamente recursos, en montos adecuados tal vez requiera que adapten
rápidamente los servicios que ofrecen en la actualidad y/o consideren la
necesidad de crear otros nuevos.
BIBLIOGRAFÍA:

1. Libro: “Las Fonteras del sur”,


Autor: Dr. Jorge Luis Borrayo Reyes

2. www.g24.org

3. Microsoft ® Encarta ® 2007.


© 1993-2006 Microsoft Corporation.
Reservados todos los derechos.
“ANEXOS”
“GLOSARIO”
1. ONU

Organización de las Naciones Unidas (ONU), organización internacional de


naciones basada en la igualdad soberana de sus miembros. Según su Carta
fundacional (en vigor desde el 24 de octubre de 1945), la ONU fue establecida
para “mantener la paz y seguridad internacionales”, “desarrollar relaciones de
amistad entre las naciones”, “alcanzar una cooperación internacional fundada
sobre las relaciones de amistad entre las naciones”, “alcanzar una cooperación
internacional en la solución de problemas económicos, sociales, culturales o
humanitarios” y “fomentar el respeto por los derechos humanos y las libertades
fundamentales”. Sus miembros se comprometen a cumplir las obligaciones que
han asumido, a resolver disputas internacionales a través de medios pacíficos,
a no utilizar la amenaza o el uso de la fuerza, a participar en acciones
organizadas en concordancia con la Carta y a no ayudar a un país contra el
que la ONU haya dirigido estas acciones, y a actuar de acuerdo con los
principios de la Carta. En 2001 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz,
junto a su secretario general, Kofi Annan, por su contribución en favor de un
mundo más organizado y pacífico.
(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados
todos los derechos.)
2. FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
(FAO), organismo especializado de las Naciones Unidas (ONU) cuya principal
meta es la lucha contra el hambre a nivel mundial. Según reza su constitución,
sus objetivos específicos son “mejorar los niveles de nutrición y la calidad de
vida ...y garantizar mejoras en la eficiencia de la producción y distribución de
todos los productos alimenticios y agrícolas ...”.
La FAO tuvo su origen en una conferencia convocada en Virginia por el
entonces presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, en mayo de
1943. Representantes de gobiernos de 44 países se comprometieron entonces
a fundar un organismo que se encargara de regular la alimentación y la
agricultura para terminar con el hambre. En 1945, la FAO se estableció como
organización permanente en Washington D.C. y celebró su primera sesión en
Quebec, Canadá. En 1951 la sede principal se trasladó a Roma, Italia.
(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados
todos los derechos.)

3. UNESCO
siglas de United Nations Educational, Scientific, and Cultural Organization
(Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones
Unidas), organismo integrado en la Organización de las Naciones Unidas
(ONU), creado en 1946 para promover la paz mundial a través de la cultura, la
comunicación, la educación, las ciencias naturales y las ciencias sociales.
El principal órgano decisorio de la UNESCO es su Asamblea General,
compuesta por representantes de los 190 Estados miembros (existen, además,
seis miembros asociados). Ésta elige a los miembros del comité ejecutivo y
nombra al director general. El comité ejecutivo se compone de representantes
de determinados Estados miembros y se reúne dos veces al año, entre las
reuniones de la Asamblea General, para supervisar la puesta en práctica de las
políticas bianuales de la UNESCO. Éstas son llevadas a cabo por la Secretaría,
que encabeza el director general. México y la República Dominicana fueron los
primeros países latinoamericanos que formaron parte de la UNESCO:
suscribieron su acta fundacional en 1946. La primera conferencia general se
celebró en París; la segunda tuvo lugar en la ciudad de México, en noviembre
de 1947.
Los principales objetivos de la UNESCO son globalizar la educación, fomentar
una cultura de la paz a través del punto anterior, promover la libre circulación
de información entre los países y la libertad de prensa, definir y proteger el
Patrimonio de la Humanidad Cultural y Natural (concepto que estableció en
1972 y entró en vigor en 1975) y defender la expresión de las identidades
culturales. Las cuestiones a las que se da prioridad son la educación, el
desarrollo, la urbanización, la población, la juventud, los derechos humanos, la
igualdad de la mujer, la democracia y la paz. Las políticas sociales de la
UNESCO se centran en los jóvenes, en paliar las desigualdades económicas y
sociales, y en la creciente disparidad entre los países en vías de desarrollo y
los países desarrollados. Estados Unidos (en 1984) y Reino Unido (en 1985)
abandonaron la UNESCO por no estar de acuerdo con la política desarrollada
en materia de comunicación e información, lo que supuso una crisis al no
contar con el presupuesto que estos países aportaban a la organización. No
obstante, Reino Unido se reincorporó a la organización en julio de 1997. Seis
años después, en septiembre de 2003, Estados Unidos también regresó a este
organismo.
(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados
todos los derechos.)
4. LA UNCTAD
Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (en inglés,
United Nations Conference on Trade and Development, UNCTAD), organismo
permanente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones
Unidas (ONU), fundado en diciembre de 1964.
La UNCTAD nació como resultado de una reunión anterior en la que
participaron 120 naciones para discutir problemas relacionados con el mercado
internacional de mercancías y con el comercio como instrumento fundamental
para el desarrollo económico. Las deliberaciones, que se prolongaron durante
tres meses, fueron de tal utilidad que la Asamblea General decidió en votación
mantenerlas de forma permanente.
Entre las responsabilidades de la UNCTAD se encuentran: promover el
comercio internacional entre los países en diversas etapas del desarrollo y con
sistemas socioeconómicos diferentes, iniciar acciones encaminadas a la
negociación y adopción de acuerdos comerciales multilaterales y proporcionar
un centro para armonizar las políticas relativas al comercio y al desarrollo de
los gobiernos o agrupaciones económicas como la Asociación Latinoamericana
de Integración (ALADI).
Todas las naciones integradas en la ONU son miembros también de la
UNCTAD, como también lo son algunos países pertenecientes a otras agencias
afiliadas a la ONU. Las sesiones plenarias se celebran cada cuatro años; entre
una y otra sesión plenaria las actividades son dirigidas por un Consejo de
Comercio y Desarrollo que se reúne dos veces al año y está compuesto por
130 miembros. El comité cuenta a su vez con varios comités permanentes que
se ocupan de áreas específicas, como las mercancías, el alivio de la pobreza o
la cooperación entre los países subdesarrollados. El Comité Especial de
Preferencias supervisa las operaciones del Sistema Global de Preferencias
Comerciales, que proporciona un mecanismo para que una cierta proporción de
productos fabricados en un país en vías de desarrollo pueda ser exportada a
los países posindustrializados con una tasa de aduanas reducida. Existen
también diversos grupos que se ocupan de los movimientos financieros y de la
inversión, la privatización, la transmisión de tecnología y la potenciación de las
oportunidades comerciales entre los países en vías de desarrollo. La sede de la
UNCTAD se halla en Ginebra.
(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados
todos los derechos.)
5. G-10:

A. Grupo internacional, conformado por países miembros de la ONU, que a su


vez son miembros del Grupo de los 77, cuyos integrantes son Estados Unidos,
Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, Italia, Bélgica, Canadá, Noruega, y
Suecia.

B. Grupo de los Diez o G-10, órgano consultivo del Fondo Monetario


Internacional (FMI) integrado por los once países más industrializados del
mundo. Su nombre se debe a que los fundadores son diez: Bélgica, Canadá,
Francia, Alemania, Italia, Japón, Países Bajos, Suecia, Estados Unidos y Reino
Unido firmaron en 1962 el Acuerdo General de Préstamos (GAB), con el
objetivo de aumentar con sus aportes la capacidad de préstamo del FMI. En
1964 Suiza se sumó a este grupo, que hoy juega un papel fundamental en el
destino de los préstamos del Fondo: los ministros de Finanzas y los
gobernadores del banco central de cada país miembro del G-10 participan en
sus estudios, recomendaciones, debates e investigaciones. Se reúnen
usualmente una vez al año, aunque pueden celebrar encuentros con más
frecuencia si las situaciones lo requieren. En estas cumbres se elaboran y dan
a conocer comunicados que reflejan diversos aspectos de la situación
financiera mundial. El G-10 también cuenta con comités y grupos de trabajo
que realizan investigaciones y elaboran informes periódicos. La sede del G-10
se encuentra en las oficinas del FMI en París. Las siguientes organizaciones
internacionales son observadores oficiales de sus actividades: el Banco de
Pagos Internacionales (BPI), la Comisión Europea, el FMI y la Organización
para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation.
Reservados todos los derechos.)

6. G-77
Grupo de los 77 o G-77, conjunto de países en vías de desarrollo y del Tercer
Mundo creado en 1964 para adoptar posiciones comunes en temas de
comercio y desarrollo económico, promover sus intereses económicos y
potenciar su poder negociador en el seno de la Conferencia de Naciones
Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).
Como su nombre indica, el Grupo estuvo en principio formado por 77 países,
aunque hoy el número de sus miembros asciende a 132. El G-77 realiza
declaraciones conjuntas sobre temas específicos y coordina un programa de
cooperación en campos como el comercio, la industria, la alimentación, la
agricultura, la energía, materias primas, finanzas y asuntos monetarios. En
1988 el Grupo adoptó el Acuerdo para un Sistema Global de Preferencias
Comerciales entre países en vías de desarrollo, que contempla concesiones
arancelarias, sobre todo en productos agrícolas y manufacturas.
Todos los años el Grupo celebra una reunión de ministros en Nueva York y las
decisiones adoptadas se transmiten a las delegaciones regionales de Ginebra,
París, Roma y Viena, tras lo cual se asignan actividades específicas a los
comités de acción. La financiación del Grupo depende de las aportaciones
realizadas por sus miembros.
(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation.
Reservados todos los derechos.)

GRACIAS POR SU ATENCIÓN:

PARA MAS INFORMACIÓN POR FAVOR VISITA NUESTRA PÁGINA WEB:

www.g-24.es.tl
y para ver las diapositivas de ese trabajo visita:

http://www.slideshare.net/G24/grupo-de-los-veinticuatro
Para ver las diapositivas solamente ingresa en este link, si deseas descargarla
ingresa el nombre de usuario y el password.
Usuario: G24
Password: descargar