Está en la página 1de 35

SIGLO21

AUTOR: LUIS FILGUEIRA


FERNÁNDEZ

1
PERSONAJES

ERNE
STO (Nombre supuesto)

JOSÉ
MARÍA

DAISY

MARTÍ
N

FELIC
IDAD

RAFITA

KINO

VIRGINIA

ESPONTÁNEOS

2
ABCDEFJHIJKLMN
ÑOPQRSTU

ESCENA1

Se oye música de Chopin interpretada por alguien de la casa.


El lugar es un chalet a cuarenta y tantos kilómetros de
Madrid. Es un centro ilegal siquiátrico. El nombre: siglo21.
Lleno de detalles antiguos de buen gusto. Con su piscina con
jardín, su oso y su madroño, su trastero , cinco habitaciones,
una de ellas con literas, un salón, dos baños, una cocina, una
terraza y un garaje habitado por un fabuloso BMW 325 CI
azul metalizado.
Suena la radio SIGLO21. Los espontáneos comunican noticias
de manera regular y, simultáneamente, se empieza a apreciar
el sonido de un teléfono antiguo. El teléfono, que no para de
sonar, cada vez es más estridente y las noticias se oyen cada
vez más distorsionadas.

A- Binomio popular y obrero. Para lo bueno y para lo malo, son los que tienen el poder del país.
B- Silencio por los muertos que deberían de estar vivos. La situación actual del país es bastante
confusa. No sabemos si continuaremos siendo nación, naciones, estados unificados o simplemente reino
de Taifas.
C- Depende, a veces sí y a veces no.
D- Opino, pero no opino.
E- Debería haber una regularización. Aquí hay mucha gente sin papeles y con deseo de trabajar.
Debería de haber la última regularización. La Unión Europea la ha frenado. El gobierno sabe que aquí hay
mucha gente sin documentación.
F- Yo creo que debemos votar. Votar es un derecho, es opinar. Hay gente que perdió su vida, que se
enfrentó a un patrón en la revolución industrial y tenía mucho que perder. Lo hacían por nosotros.
Debemos de estar agradecidos y votar.

Entra, como siempre sin avisar, el propietario del centro ilegal


siglo21. Un joven catalán de unos veintitantos años, de
apariencia afable, que dice llamarse Ernesto. Nadie coge el
maldito teléfono. Las noticias siguen sonando.
G- Me siento extranjera en España.
H- No me interesa.

3
I- No entiendo por qué todavía hay tanto miedo a dar tu propia opinión sobre política, incluso hay gente
que piensa que estamos en un momento de confusión política propicio para un golpe de estado. No lo
entiendo. Yo me siento segura.
J- Película de los Hermanos Marx.
K- España profunda.
L- La situación en España en política está un poco revuelta debido a las elecciones y a la situación del
11M y ETA. Al final todo se arreglará. A plazo medio, unos diez o veinte años, ETA habrá desaparecido por
negociación política, al igual que en Irlanda.
M- Le dan demasiada ayuda a los extranjeros y a los españoles nos dejan sin nada, y encima nos lo
suben todo.
N- La política es tema de los políticos.

Aparece José María, un señor de unos cuarenta y tantos,


dedicado a la administración del centro esperando ser alguien
algún día. En sus ratos libres juega a ser sacerdote con los
pacientes.
Ñ- Cuando están en la campaña electoral tú estás cambia que cambia, cambia que cambia y por todos
lados la campaña electoral.
O- Es una mierda, los que no mienten roban. Hay dos políticos que merecen la pena. Los demás
mienten o roban o las dos cosas.
P- Todos me parecen iguales.

Se le ve cansado. La noche anterior ha atendido a los


enfermos solo y apenas ha podido dormir.

JOSÉ MARÍA- Centro Siglo21 ¿dígame? Un momento. Sí, ¿para cuando? Sí, no habría
ningún problema. Cuando venga le doy el número de cuenta y le explico las … Sí, claro. Hay
varias modalidades.. Sí, usted… Sí, usted... Claro, viene por aquí y nosotros le damos toda la
información. Mu... Muchas gracias. Por Ernesto. Gracias.

ERNESTO- Es Siglo21, no Centro Siglo21.

JOSÉ MARÍA- He dicho Siglo21.

ERNESTO- Has dicho Centro Siglo21. No digas que hay varias modalidades.

JOSÉ MARÍA- Me estaba preguntando por la forma de pago y tú…

ERNESTO- ¿Yo qué? No digas que hay varias modalidades. Tú qué sabes con quién
hablas por teléfono. Imagínate que tenemos el teléfono pinchado. Sólo tienes que tomar datos
de la persona que llama y concertar la cita. Coño, que pareces nuevo. Para esto Daisy es mejor
que tú. ¿Se puede saber dónde está?

JOSÉ MARÍA- Me gustaría pedirte un adelanto.

ERNESTO- ¿Cuántas veces te he dicho que tú cobrarás cuando cobremos todos?


¿Cuántas?

Suena el teléfono antiguo. Es Daisy. Está llegando.

JOSÉ MARÍA- Siglo21 ¿dígame? ¡Daisy! ¿Cómo estás? Claro, espera un momento. Dice
que se ha parado el metro -otra vez-.

4
ERNESTO- ¿Sí? Tranquila, no pasa nada. Ya. Ya sabes. Claro. Entonces no hay problema.
Bye. No me mires así. ¿Sabes cuánta gente está dispuesta a ocupar su lugar por una
regularización de papeles?

JOSÉ MARÍA- ¿No le pagas?

ERNESTO- Claro que le pago. ¿Qué te crees? Lo que pasa es que le descuento cada
minuto que llega tarde así como las llamadas que desconozco, que os las descuento a los dos.

JOSÉ MARÍA- Yo, desde aquí solo te he llamado a ti, y han sido cuatro veces.

ERNESTO- ¿Sí? Entonces no te preocupes, solo te las habré cobrado cuatro veces.

Aparece Daisy, una joven “ilegal” colombiana, cargada de


sensualidad y de mentiras. Su edad no es clara pero no llega
a los treinta. En sus ratos libres juega a ser sicóloga con los
pacientes.

DAISY- Buenos días.

JOSÉ MARÍA- Hola.

ERNESTO- Haz una revisión de la planta. Dile a Kino que limpie los baños si quiere su
sesión de piano. Cambia a Virginia y dale las pastillas que están encima del botiquín. Lexatín,
creo que es. Si Rafita sigue durmiendo pégale un grito y ponlo a limpiar el suelo. Al nuevo de
momento déjalo dormir.

DAISY- Ok.

ERNESTO- Déjate de ok y a trabajar, que para llamar bien rápida que andas.

ESCENA2

Aparece Martín, el nuevo enfermo enviado a siglo21. Un joven


agresivo de unos treinta años recién abandonado por su
chica, debido a un asesinato en el pasado producido por su
esquizofrenia. Se hacen llamar novios porque la palabra
casados les asusta.

Rozando el síndrome de Edipo, escribe a su madre muerta


una carta para que regrese.
Martín dibuja movimientos bipolares en el aire mientras habla
a su madre. Caminando de un lado a otro prepara su primera
carta en gallego.

5
Querida madre:

He llegado a comprender la pasión de un escritor vocacional al tener la necesidad de


escribir para poder comunicarme contigo sin que intervengas. Creo que estamos destinados
a no entendernos. Hace cinco años y seis meses ya que no te veo, aunque parece que eso a
ti no te importa. No te pido que vengas. No te pido que me llames. No te rías.
Escríbeme a la nueva dirección que figura en esta carta.
Paradójicamente, te tengo presente en cada momento, como un espectro, siempre
diciéndome lo que está bien, lo que está mal. Estoy cansado. No te llamo, tienes razón pero
es porque estoy bien. He cambiado de empleo, estoy en una fábrica de tubos. No tienes
razón. Está mal pagado pero me dan alojamiento. Cállate. Déjame hablar.
Sí, tienes razón. Este año tampoco puedo ir a visitarte. Por favor, no te pongas a
llorar.
¡Cuánto daría por verte! ¡Por abrazarte! ¡Por decirte:- Te quiero, madre! Qué difícil
resulta hasta escribirlo.
Te envío dos fotos. La de la piscina es para que veas que sigo teniendo el pelo corto y
que mantengo la alegría que de ti he heredado; la otra es una foto de la virgen de la
Almudena, que sé que te gusta. Cuando me hagan más fotos te las enviaré.

Aparece Ernesto y ve a Martín por primera vez.

Me pregunto si entiendes algo. Tengo la sensación de que pierdo el tiempo


escribiéndote. Espero que puedas comprenderme.
Por favor, no hagas caso de los comentarios. No te fíes de nadie. No te fíes de mi. Tan
solo di que hablamos cada semana y que estoy bien.
Te quiero,
Martín.

ERNESTO- ¿Jiménez Martín?

MARTÍN- Buenos días.

ERNESTO- Su hermana está aquí. Tiene diez minutos para verlo.

Aparece Felicidad, una joven hermosa marcada por


experiencias oscuras, de unos veintitantos, muy sensual. Es la
esposa de Martín. Ha dicho que es su hermana porque quiere
dar la información justa y así poder seguir siendo deseada.

FELICIDAD- Gracias. ¿Cómo estás? ¿Qué has hecho hoy? ¿Estás bien? ¿Sabes? Te he
traído una cosa.

Le pone la canción de cuando eran felices. A él le recuerda al


día cuando asesinó a la pareja de latinos.

MARTÍN- ¿Tú crees que estoy loco? ¿Crees que soy agresivo? ¿lo crees?

FELICIDAD- ¿Qué ha pasado?


MARTÍN- Responde a la pregunta. ¿Crees que estoy loco?

FELICIDAD- No.

MARTÍN- Se han vuelto a pegar, me han vuelto a desvelar.

6
Martín arremete a Felicidad. Ella está asustada pero a la vez
disfruta.

MARTÍN- ¿Sabes cuando te estalla así la cabeza? Tú que vas a saber. En ese momento
cualquier decisión que tomes te parece la más importante. He tenido que matarlos a los dos.
¿Qué esperabas?, que me los encontrase al día siguiente y que ni me saludasen.

FELICIDAD- Matarlos. ¿Qué tal el día de hoy? En la calle he visto un perro como el que
teníamos. ¿Te acuerdas de Ney?

MARTÍN- La justicia no hace nada. No sirve para nada. He intentado denunciarles y nadie
me ha hecho caso. Hay dos caminos: la Ley Judicial o la Ley Humana, la natural, la del instinto.

FELICIDAD- Tengo que ir a trabajar.

MARTÍN- Pero tú no comentes nada. Confía en mí.

FELICIDAD- Nos han arreglado el ascensor. Se llama Pablo. Me ha invitado a comer.

Martín apenas la escucha pero marca el territorio besándola


impulsivamente.

MARTÍN- Cuando eres pequeño superas mejor las cosas. Soportas mejor una guerra. En
los momentos más graves mantienes la sonrisa. Juegas. Ahora está en el colegio. Le he dado
la oportunidad de crecer, de realizarse, de tener una educación, de integrarse.

FELICIDAD- Me tengo que ir.

MARTÍN- Pero tú no comentes nada. Confía en mí.

Felicidad intenta mantener la calma.

MARTÍN- Aquí estoy bien. ¿Sabías que a mi no me importa estar aquí?


.

ERNESTO- Felicidad, lo siento pero su tiempo ha terminado.

Martín suelta a Felicidad

MARTÍN-¿Puedes echar esto en el buzón?... Gracias. Cuando vuelvas deberías traerme


algo. Un detalle. Lo que quieras. No sé, un libro. Shakespeare o algo así.

FELICIDAD-Adiós Martín.

MARTÍN- No te olvides de mi libro.

FELICIDAD- Me gustaría que le diese esto.

ERNESTO- No se preocupe. Es un paciente complejo pero llevo quince años cuidando a


personas como su hermano. He visto de todo. Está en buenas manos. Usted no se preocupe,

7
debe aprender a vivir como una persona normal. El estado de Martín es irreversible debido al
avanzado grado de su trastorno pero no se preocupe que yo le daré el mp3.

FELICIDAD- Doctor, yo no puedo más. Esta situación es insostenible.

Se intuye un flirteo entre Ernesto y Felicidad.

ERNESTO- Llámeme Ernesto. Tranquila. Lo mejor es que pase un tiempo sin verle. Aquí
estará bien.

FELICIDAD- Gracias doctor, digo Ernesto.

ERNESTO- Y recuerde: cuando una persona está en un estado avanzado de locura o es


una persona violenta simplemente ignórelo. Si llora, ignórelo. Usted es la que debe mantener la
calma. Llevar las riendas de la situación. No se implique. ¿Tiene el número de cuenta?

FELICIDAD- Sí, me lo ha dado ya dos veces.

ERNESTO- Dos siempre son mejor que una. Buenas noches, Felicidad.

FELICIDAD- Llámeme si ocurre cualquier cosa a la hora que sea, no importa. Buenas
noches Ernesto y muchas gracias.

ERNESTO- Adiós Felicidad.

Ernesto tira el mp3 a la basura.

ESCENA3

José María y Daisy, con la llegada de Ernesto han vuelto al


trabajo habitual. Consiste en estar sentados en recepción y
levantarse si hay cualquier anomalía entre los enfermos. José
María observa el cuerpo de Daisy con lascivia. Esta lo detesta
pero inconscientemente no puede parar de insinuarse.
Suena la radio SIGLO21. Las noticias de los espontáneos
suenan a ladridos de urracas, terminan casi discutiendo entre
ellos.

A- Con los problemas que esto acarrea en la calidad educativa.


B- Debería de resolverse en la situación anterior, a que el alumno que suspende más de tres
asignaturas repita curso y no las vaya arrastrando hasta finalizar la ESO con asignaturas de primero,
segundo o tercero.
C- Muy mala, cada vez peor.
D- No hay dotación suficiente para lo que quieren hacer.
E- En América Latina sucede algo que a los gobiernos no le interesa mucho: la educación, porque es
más fácil gobernar a un pueblo sin educación que con ella.

8
F- La educación básica no sirve para nada. En mis tiempos era densa y ahora es tan incompleta que a
los niños no le interesa. Es una vergüenza que en pleno 2007 gente de veintinueve años no sepa que
significa la palabra democracia.
G- Mala, cambian mucho de profesores, sobretodo en bilingües.
H- Mucha culpa es de los padres. Les consentimos lo que quieren.
I- Me parece que cada vez enseñan menos. La educación de algunas áreas es pésima. Puedes perder un
año por la cara.
J- Edad Media.
K- En este país no hay tontos.
L- Se ha de mejorar la calidad de la enseñanza aunque ahora hay muchos más medios y reforzar la
autoridad del profesor frente al alumno y los padres.
M- ¿Cómo se llama eso que quieren poner para la educación? Educación Ciudadana. Eso es una
gilipollez.
N- La educación ha empeorado y de la educación depende el futuro de un país.
Ñ- La educación debe de ser gratuita y estar al alcance de todo el mundo. La Espe dice que los libros
que se saquen de la biblioteca se van a cobrar a tres céntimos por libro. Cada vez la educación más cara
y cada vez más tontos.
O- Va de mal en peor. Somos los peores en física y parece que están haciendo muchas mejoras pero lo
único que hacen es ponerlo más difícil y empeorarlo más.

Daisy, inconscientemente, opina de la radio y se apodera de la


última frase.
DAISY- La educación va bien.

José María no duda en aprovechar este descuido para hablar


con la joven.

JOSÉ MARÍA- ¿Tú de dónde eres?

DAISY- Yo de Lima.

JOSÉ MARÍA- ¡AH! ¿Es verdad que en tu país la gente vende las cosas en una manta y
hacen trenzas?

DAISY- No sé. No he estado en todo mi país pero te puedo asegurar que habrá gente que
venda cosas en una manta y gente que haga trenzas.

JOSÉ MARÍA- ¡Oye! No te pongas así, ¿eh? Que yo no he estado en Chile. Además yo
soy de los que cree que todos somos iguales.

Daisy se levanta. No soporta la tensión de José María. Él


empieza a tocarse sutilmente.
Ella lo intuye y le gusta.

DAISY- Sí, claro.

JOSÉ MARÍA- Y, ¿has venido en avión o en barco?

DAISY- ¿Yo? ¿Te digo la verdad? Yo he venido en barco, escondida entre cajas de cocaína,
después de haber pagado con mi cuerpo a un coyote. Pues claro que he venido en avión. Y
soy peruana.

9
JOSÉ MARÍA- Yo qué sé. No soy adivino.

DAISY- Y ¿tú de dónde eres?

José María deja de tocarse. Ella finge no haberlo intuido. Él se


levanta y ella disimuladamente se sienta.

JOSÉ MARÍA- ¿Yo? De aquí de toda la vida.

DAISY- Ah. Yo pensé que eras de algún pueblo de la península que recién llegabas por
trabajo.

JOSÉ MARÍA- ¡Qué va! Yo soy un hombre natural. Imagínate que no existen aviones, ni
luz,.. cada uno estaría en su provincia, en su país,.. Todo estaría en su hábitat natural. El león
en África, el koala en el polo norte. Tú en Chile.

DAISY- ¡Que soy peruana! Y en el polo norte no hay koalas. Bueno, creo que esto ya está.

Él se sienta. Ella se levanta para irse.

JOSÉ MARÍA- Sabes hacer muchas cosas. Algún día te pediré que me enseñes a hacer
algo...

DAISY- Cuando quieras te enseño a hacer trenzas.

JOSÉ MARÍA- ¡Qué carácter!

ESCENA4

Aparece de nuevo Martín, hablando solo. Planea la huida del


centro con la estrategia de Hamlet. Si alguien se siente
atraído por su plan este será su código para huir.

MARTÍN- Quiero que interpretes Hamlet pero esta vez será diferente. Nos vamos a olvidar
por completo, o en la medida posible de los tradicionales, los idealistas, los incapacitados y de
todo el elenco de los que abogan por una improvisación estudiada.

10
Quiero ver al Hamlet que nunca he visto. Quiero una persona viva, despierta, que
cause ambigüedad, que se vea su lado más oscuro. No tiene que caer bien, de eso se encarga
el texto. Él tiene que ser tan solo un ser humano. Tiene que ser mi Hamlet.
Este Hamlet quiero que mire a los ojos al público, que lo haga partícipe activo de sus
monólogos. Que teman acudir a su representación. Que rompa con la cuarta pared e incluso
con la quinta, que solo el texto le frene.

Aparece Rafita, paciente veterano del centro, de unos treinta


y tantos años, con estilo. Amante de la libertad y de las
letras. Deseoso de conocer al nuevo, se queda absorto ante lo
que ve.
Ese será mi Hamlet. Parece difícil, o tal vez lo sea pero no te preocupes, yo te ayudaré.

RAFITA- No sé si me interesa…

MARTÍN- ¿Cómo?

RAFITA- No sé si me interesa participar. No sé quien es ese Hamlet pero no sé si podré


hacerlo.

MARTÍN- De ese estado es del que me interesa que partas. No sabes qué va a ocurrir. Las
razones que te mueven a cometer un crimen en tu vida real se producen bajo las mismas
importantes razones que las que mueven a un personaje bien escrito. El temor a lo
desconocido siempre me ha fascinado.

RAFITA- Bueno…no sé… Déjame el texto y lo leo. Si tengo una razón para hacerlo te digo
algo.

MARTÍN- Así me gusta, hombre valiente.

RAFITA- Aún no he dicho que sí. Déjame el texto y si me seduce lo intento.

MARTÍN- Verás que es más fácil de lo que crees. Yo te ayudaré.

RAFITA- ... ¿Entonces?

MARTÍN- … ¿Entonces qué?

RAFITA-... el texto…

Entra Ernesto con un paquete y un vaso de agua.

MARTÍN- El texto me lo traen esta semana. Cuando lo tenga te lo entrego. No te


preocupes, yo soy la parte interesada.

RAFITA- De acuerdo.

ERNESTO-¿Y tú qué haces aquí? Fuera.

RAFITA-Ya me iba.

MARTÍN- Muchas gracias, Rafita.

11
ERNESTO- ¿No tienes que estar en la sesión con Daisy?

RAFITA- Empiezo en diez minutos

ERNESTO- No me contestes. Desaparece de mi vista.

RAFITA- Sí. Hasta luego Martín.

Rafita se va.

ERNESTO-Jiménez Martín. Ha llegado un paquete para usted.

Ernesto abre el paquete y descubre el libro de Obras


Completas William Shakespeare de Aguilar, edición antigua.

ERNESTO- ¿Un libro?

Cae una carta.

ERNESTO- No me lo puedo creer.

MARTIN- ¡Cuidado con el libro!

ERNESTO- En este momento no puedes leer. Bebe agua. El libro te lo dejo aquí pero si te
encuentro leyendo te lo quito ¿te queda claro?

Ernesto le deja el libro, la carta y le da el abrecartas.

MARTÍN- Sí, Ernesto.

Es una carta de Felicidad. Esta aparece en forma onírica.


Coqueta, muy erótica, sensual, llena de pasión, sugerente… A
lo que Martín responde masturbándose.

Hola Martín:
¿Cómo estás? ¿Te tratan bien? ¿Qué has hecho hoy?
Como tú dices, cada persona tiene una forma de ver las cosas, de percibirlas, y
derecho a expresarse libremente. No estoy de acuerdo. Hay que respetar a los demás.
No quiero decepcionarte.
Siempre estoy a tu lado, en mayor o menor medida, apoyando tu.. excentricidad;
incluso te he defendido delante de personas que te conocen "dicen mejor que yo". No me
estoy metiendo con tu familia pero estoy harta de que la gente piense que las novias no
conocemos a nuestros novios cuando llevamos con ellos cuatro años, mejor que sus madres
o abuelas.¿Quién te crees que te paga los gastos? Por si lo dudas, yo.
Me habéis agotado. ¿Sabes por qué? Creo que no. No pretendo alejarme de ti
pensando que te has convertido en un loco irreversible. Para nada. Pablo dice que la mente
humana es igual de compleja que la de un animal. No más. No menos. Es nuestro punto de
vista y el de toda una sociedad. Hoy hemos vuelto a hablar de tí.

Felicidad cada vez está más excitada, aparece Martín en su


sueño. Hacen el amor.

12
Has matado a dos personas, ¡dios mío! ¿Hace cuánto de esto? Me sorprende que te
lo tomes con el famoso "distanciamiento". Sigues utilizando dos mundos paralelos pero es el
mismo. Dices que la única manera que tienes de entender bien las cosas es por escrito. Yo no
estoy tan segura. ¡A la mierda los putos libros! Deja de obedecer a autores y obedece a la
vida real. No puedo seguir tu juego. No soy tu hermana. No sé si quiero volver a verte.
Necesito tiempo. Tiempo. El diccionario te define como asesino y tú pensando. ¿En
qué piensas? No me interesa.
Mi abogado está preparando los trámites para el divorcio.

Martín deja de masturbarse y se queda perplejo ante lo que


ha leído.
Tu abuela no quiere más cartas. Ha dejado de hacer de tu madre, dice que ya eres
mayorcito. Acepta la muerte de tu madre. Todos hablan de nosotros. No nos cuentes que
trabajas en no sé que fábrica de tubos. Tu abuela le enseña tus cartas a la gente pero yo ya
no me hundo entre pena y vergüenza. Pablo me está ayudando con todo esto…

Martín apuñala la carta violentamente. Felicidad desaparece.

MARTÍN-¡Felicidad! ¡Felicidad! Tú también me has abandonado. Siempre supe que carecías


de sensibilidad. Sabía que eras mediocre. ¡Qué puedo hacer!. Muy bien. Os ofrezco mi realidad
y la tomáis como ficción, pues vais a tener realidad de la vuestra. Piensa, Martín, piensa…

ERNESTO- Jiménez Martín. Te traigo un poco de agua.

MARTÍN- No tengo sed. Muchas gracias.

ERNESTO- Bebe. Te he dicho que en este momento no puedes leer.

Martín bebe del vaso. Parece agua pero lleva un fuerte


sedante adulterado con varios medicamentos. Se desvanece.

MARTÍN- No estoy leyendo. Estoy pensando. Me siento bien aquí.

ERNESTO- Cuando necesites algo me lo pides sin problema. Mañana vendrá a visitarte
José María, el sacerdote para reconfortar tu paz interior y después comenzarás con las
sesiones de Daisy.

Ernesto observa la rápida reacción en el nuevo paciente y le


presiona el cuello suavemente.

MARTÍN- Tienes manos fuertes.

ERNESTO- ¿Por qué no has aceptado el mp3 de tu hermana?

Martín apenas puede responder.

MARTÍN- ¿? ¿Eh?

ERNESTO- Te estoy hablando.

Ernesto al ver a Martín inconsciente aprovecha para pegarle.

13
ERNESTO- ¿Por qué no has aceptado el mp3 de tu novia? Responde cabrón. ¡Sois todos
iguales! ¿Locos, tarados, que solo dais disgustos a vuestras familias. ¡Mal nacidos!
¡Retrasados de mierda!

ESCENA5

Aparece Daisy. Cierra con llave la puerta de salida y llama a


su madre. En la mano tiene un vaso con medicamento. Kino
toca Chopin.
Suena la radio SIGLO21. Los espontáneos suenan rabiosos,
enfadados entre ellos.

A- Sociedad liberal poco solidaria. El que tiene dinero gana más con facilidad y el resto no.
B- La situación es caótica. Las familias están abocadas al desastre. No hay manera de llegar a fin de
mes.
C- Muy mala, cada vez peor. Suben todo menos los sueldos.
D- Los mileuristas que se quejan que no llegan a fin de mes ¿y los que cobran menos qué?
E- La economía para mí es buena porque puedo ahorrar, puedo resolver problemas en mi país, puedo
comprar muchas cosas. Para el emigrante vivir en el extranjero, siempre y cuando piense con la cabeza,
puede hacerse rico, si no tira el dinero, claro.

Alguien llama a la puerta.


F- Claramente se están estableciendo lentamente dos clases sociales: ricos y pobres. Es una vergüenza
querer compararnos con países europeos cuando congelan los sueldos y suben los productos básicos una
y otra vez como la leche, es tan vergonzoso que ahora hasta te dan dinero por un niño que traigas al
mundo mientras que en China ejecutan niñas y no se mueve un dedo.
G- Muy caras las cosas y no suben los sueldos.
H- Los sueldos muy bajos. Hay que comprar en el Lidl.
I- Es lo peor. No entiendo como cada vez da menos de sí un sueldo.
J- Ciencia ficción.
K- Supina estupidez, si da.

Los espontáneos se manifiestan lentos y con voz acogedora.


Disfrutan. No discuten.
L- Para las grandes empresas va muy bien. Para el trabajador corriente un poco apurado por los precios
e inflación.
M- Hipoteca, agua, luz, teléfono,.. demasiados gastos y el sueldo muy bajo.
N- La economía se acrecienta en demasía.

Con los golpes de la puerta los espontáneos vuelven a


agitarse pero Daisy intenta mantener la calma esperando que
le cojan el teléfono al otro lado.

14
Ñ- El Beckham se pone los calzoncillos solo una vez y luego los tira. Eso no puede ser. Que ese se
ponga los calzoncillos dos veces me lo creo. Si dice que tiene un tío que le abre los regalos de tantos que
tiene. Es un problema económico y de contaminación.
O- Está muy mal porque en esta sociedad capitalista o eres rico o te pudres de asco empeñándote para
toda la vida para poder tener un piso de mierda o un coche para moverte.
P- Cada día va peor, suben todas las cosas menos los sueldos y las pensiones.
DAISY- ¡Aló! Sí, mamá. La próxima semana te envió el dinero ¿sí?. Es que aún no he
cobrado. Sí, sí. Muy bien. Mamá, mamá, escúchame ¿sí? Trabajo muchas horas de modelaje,
muchas horas pero las pagan muy poco. Ya tu sabes. Te tengo que dejar ¿sí? que tengo que ir
ahorita a un desfile y estoy sin bañarme aún. Te hago el envío la semana que viene ¿sí? Ya te
vuelvo a llamar desde aquí. Cuando quieras que te hable me haces una llamada al celular y yo
te llamo ¿sí? Bye. Sí, sí. Todo bien. Besitos, mamá. Bye. Bye.

JOSÉ MARÍA- ¿Por qué no abrías? No encuentro mi llave.

DAISY- ¿Es esta? Me figuré que era la tuya.

Daisy se va dejando un halo de seducción.

JOSÉ MARÍA- Gracias. ¿A dónde vas? ¡Daisy!

DAISY- A darle el baño a Virginia.

JOSÉ MARÍA- No puedes llamar desde aquí.

DAISY- No he llamado.

JOSÉ MARÍA- Sí has llamado.

DAISY- Me ha llamado mi mamá.

JOSÉ MARÍA- Tampoco te pueden llamar aquí. Esto no es un locutorio ¿entiendes?

DAISY- Lo siento. No volverá a pasar, don José María.

José María se acerca a Daisy.

JOSÉ MARÍA- Claro que no. Por haber estado hablando con tu madre me has tenido fuera
esperando. Está bien, no pasa nada. Tan solo me pregunto cómo se puede solucionar esto.

DAISY- Ni se te ocurra.

JOSÉ MARÍA- Tranquila, que no te va a pasar nada.

Se le pega. Ella no se mueve. Finge estar bien.

DAISY- José María, ni te acerques.

JOSÉ MARÍA- Anda, que sé que te gusta.. que aquí solo venís a emborracharos y a follar.
Ven aquí, buscavidas.

15
José María intenta lamerle el cuello. Daisy gira el vaso y se lo
echa en los ojos. Él cae de rodillas y ella se aparta
aterrorizada.

DAISY- Déjame, grosero. ¡Suéltame! Te juro que te mato como me toques un pelo. Cabrón.
Acércate. Ven aquí, español. Ven aquí. Desde chiquita he conocido a gente como tú.
Reprimido. No necesito avisar a nadie. Acércate, español. Ven, que no lo cuentas.
Ven a gozar a esta latina. Inténtalo que te rajo.

ESCENA6

Aparece Kino, el hijo no deseado de José María. Nadie lo comenta. Es un joven de


naturaleza morbosa, un espía, curioso. Voyeur desde la cuna. Asexuado. Un gran
imitador de Chopin.
Descubre a Rafita masturbándose, repasándo el monólogo de Hamlet. Detrás del
monólogo ha visto una nota de Martín con el plan de huida.

RAFITA- Whether ´tis nobler in the mind to suffer the slings and arrows of outrageous fortune,
or to take arms against a sea of troubles, and by opposing end them?

KINO- Aquí no se puede leer. Nunca saldrás. Nunca te curarás, maldito. ¿Qué estás
leyendo?

RAFITA- Palabras, palabras, palabras.

KINO- ¿Y de qué se trata?

RAFITA- ¿Entre quienes?

KINO- Quiero decir ¿de qué se trata lo que estás leyendo?

RAFITA- ¡Calumnias, amigo mío! La vida del príncipe de Dinamarca.

KINO- ..Ni idea. Y ¿por qué no empiezas por el de España?

RAFITA- Este vivió en el siglo XVII. Es más interesante representar a alguien que ya no está
entre nosotros. Imagínate la noticia: Rafita, el primer preso que representa a un príncipe:
Hamlet de Dinamarca, el hombre que nunca llegó a reinar.

KINO- ¿Para quién lo vas a representar?

RAFITA- Bueno... no sé si lo voy a representar. He pensado prepararme tres monólogos y


Martín me va a dirigir. Los monólogos son muy largos y no los comprendo muy bien pero yo soy
un hombre valiente.

Kino no puede reprimir el dolor de ver el enamoramiento de


Rafita hacia Martín.

16
KINO- Jiménez Martín. Ese muchacho no se hace cargo de su propia vida, menudo
personaje. No te compliques. Pierdes el tiempo. Él cree que su exnovia es su hermana ¿por
qué? porque no acepta que hace tiempo que la ha perdido y la necesita porque no tiene a
nadie. También cree que su abuela es su madre. Intentan reunir dinero para costearse un
abogado y probar que estaba enajenado cuando cometió los crímenes. ¿Sabes? Ese cabrón
ha matado a una pareja argumentando que lo ha hecho para eliminar a los violentos. ¡Qué
ironía! Y es todo verdad porque se lo he oído a los superiores. Y a tí como te encuentren con
un libro te van a pegar hasta desfigurarte la cara hasta que te caigan los ojos por rebelde. Esto
lo he deducido yo solito. Con Jiménez Martín no deberías hablar. Ten cuidado. ¡Señor, líbrame
de los mansos que de los bravos ya me encargo yo!

RAFITA- No digas tonterías. Además él no tiene ni media ostia.

KINO- No pretendo asustarte, tan solo advertirte. Y si no dejas de leer se lo voy a decir a los
superiores y jamás saldrás de aquí.

ESCENA7

Aparece Virginia, una joven hebrea. Juega al juego del padre.


Ha quemado a su pareja, creyendo que estaba con otra. Ha
encontrado un pintalabios de Daisy. Se pinta. José María la
descubre y decida ayudar a pintarla, logrando así
transformarla en su payaso. Pero antes de nada le mete en la
boca una pastilla.

VIRGINIA- ¡Buenos días, padre!

JOSÉ MARÍA- Buenos días, hija. ¿Cómo te encuentras hoy, hija?

VIRGINIA- Sola, padre. Necesito consejo espiritual. Quiero ser aquella chica de mirada
limpia, de amor al mundo. Mi alma me tortura. He perdido la fe. ¡Ayúdeme, padre!

JOSÉ MARÍA- No te preocupes. Yo te ayudaré, tan solo tienes que confiar en nosotros y
poco a poco volverás a ser la que eras.

VIRGINIA- ¿Por qué no vienen a verme? Quiero ver a Eduard. ¿Dónde está Eduard?
Quiero a Eduard.

JOSÉ MARÍA- Cuando incendiaste tu casa, ¿recuerdas?, Eduard se quedó dentro porque
tú así lo habías decidido. Reza por ello.

VIRGINIA- Eso no es cierto.

JOSÉ MARÍA- Eso es cierto. Nos lo dijo tu padre cuando ingresaste aquí. Has hecho
mucho daño, Virginia. Reza por ello.

VIRGINIA- Eso no es cierto. Yo no incendié la casa. Eduard me provocó. Me dejó. Me


engañó. Yo le quería. Yo… yo… Yo le quiero a usted, padre. Usted es muy comprensivo. Tengo
mucho miedo. Miedo a la opinión pública. Miedo a mi familia.

17
JOSÉ MARÍA- El miedo forma parte de nosotros. Es buena señal. Siente miedo. Y
recuerda, tu familia somos nosotros ¿Quién te va a querer más que nosotros? Y en cuanto a la
opinión pública deja de decir tonterías. La justicia debe ser tomada por Dios y por los Jueces.
Nunca por mano propia porque entonces actuaríamos siempre a nuestro favor. Debemos
actuar respetando las leyes, que han sido muy estudiadas, siempre a favor del bien.

VIRGINIA- Me gustaría volver a verle.

JOSÉ MARÍA- ¡Claro, hija! Volveré a visitarte.

VIRGINIA- Gracias padre. Gracias.

JOSÉ MARÍA- Reza y pide a Dios que te escuche.

José María, al terminar su cara de payaso se va pero antes


deja el pintalabios en manos de Virginia. Él se va y ella saca la
pastilla y la guarda en el bolsillo.

ESCENA8

Los espontáneos hablan dulcemente, sensuales, divertidos.


Kino toca Chopin un rato.
Martín deambula.

A- Lo más importante, el verdadero impulso para ser feliz y vivir en esta vida.
B- Ilusión de tener un amigo, un compañero,.
C- Es importante en la vida.
D- Hay más intereses comerciales que amor.
E- Una vez por año ayudamos a personas necesitadas con comida, medicinas y juguetes para los niños.
Es una forma de colaborar desprendiéndote de algo, al menos de parte de tu dinero para dárselo a
aquellos que lo necesitan.
F- Amor es lo que buscamos en el arte desesperadamente, cuando las malas caras de nuestros seres
queridos se difuminan en el metro cada mañana preguntándote malhumoradamente: ¿vas a salir? Amor
es la esencia que todos reconocemos pero que hoy en día solo con el trabajo de un artista, nos mantiene
entretenidos esperando el apocalipsis.
G- Ya se me ha ido.
H- Tiene sus altos y sus bajos.
I- Tiene un poco de todo, puede ser muy bonito o muy doloroso.
J- ¿Existe?
K- Puede doler.
L- Es lo más importante de la vida. Hay muchas clases de amor: de pareja, de hijos,.. es importante
enseñar el amor y el respeto desde los primeros años de vida.
M- El amor no existe. Es una chorrada inventada por la iglesia.
N- Amor. Lo principal. Prioridad para vivir.
Martín se sienta.
Ñ- Estoy de acuerdo con la adopción de niños en parejas homosexuales. No se debería discriminar. Un
hogar no depende de un hombre y una mujer solamente, porque hay niños que son educados por tu tío,
por su abuela..

18
O- Hay mucho dilema con las bodas homosexuales pero si dos personas se quieren,
independientemente de su sexo, deberían tener el mismo derecho a casarse.
P-Amo a mis hijas, a mi nieto, a los animales, a las plantas y a la vida.

Vuelve a hablar a su madre. La carta es muy emotiva y en


gallego.

MARTÍN-
Querida madre:
Llevo cinco años y siete meses en la cárcel. Qué desgracia. Estarás contenta. Sé que
no puedes viajar debido a tus problemas de salud pero también sé que aunque te
encontrases bien no vendrías. Te conformas con rezar ¿Por qué? Sabes donde estoy,
avergüénzate si quieres. Nunca me has admirado, no mereces mi respeto. Quizás mi
comportamiento sea realmente culpa tuya. Las cosas nunca salen como uno piensa. Siempre
has tenido la maldita manía de ser optimista y después te pasas el resto de tu vida
quejándote. Voy a hablar con un cura para recuperar la fe. El padre José María. Él me va a
ayudar a encontrarla. Espero que no me haga rezar.

Martín se sienta en el suelo.


Si empiezo por ser positivo seré positivo. Quiero ser positivo. Quiero cambiar, quiero
arrepentirme. También voy a hablar con un sicólogo para que me ayude a darme cuenta de lo
que todo el mundo ve menos yo. Estoy muy confundido pero quiero cambiar. Es la primera
vez que voy a hacer algo en lo que no creo pero me lo voy a tomar en serio.

Aparece Daisy con un vaso. Se ilumina al ver a Martín. Al oírlo


cree que habla a Felicidad y le entran celos.
Lo único que tengo claro es que te quiero, que te echo de menos. Poco a poco iré a
mejor. Perdóname por haberte hecho sufrir.
Te quiero, Martín.

DAISY- ¿Cómo te sientes?

MARTÍN- Bien.

Daisy se sienta en el sitio de Martín.

DAISY- ¡Ssssch! Silencio. Escúchate. Habla solo cuando tengas la necesidad de expresarte
¿sí?

MARTÍN- Está bien.

DAISY- Siente los sonidos. Siempre con los ojos abiertos. ¿a qué huele?.. el lugar, ..mira el
lugar.., ..mira dónde estás y piensa si te gusta. Mira la ropa que llevas.. Mírame a mí. Fíjate
cómo tu respiración aumenta.. o disminuye.. los olores

MARTÍN- Siento soledad. ¿Eso está bien?

DAISY- Tranquilo. Despacio. Las palabras acuden a nosotros con mensajes pero si te
precipitas te pueden llevar por caminos equivocados ¿si?

19
MARTÍN- No te sigo.

DAISY- Quiero que me respondas con palabras. Palabras que tengan un significado
personal para tí pero intenta expresarte con las mínimas.

MARTÍN- Ok.

DAISY- Siempre con la verdad, con tu verdad. Despacio, con tiempo ¿sí?

MARTÍN- Ok.

DAISY- ¡Sssch! ¡Silencio! Escúchate.

MARTÍN- ...

DAISY- ¿Cómo te sientes?

MARTÍN- Traicionado, abandonado, decepcionado. Me siento...

DAISY- ¡Sssch!.. Tranquilo.. sssch.. despacio. Vamos a jugar a un juego. Imagínate que hay
una puerta y que se abre.. se abre lentamente.. se intuye luz, campo,.. pueblo ¿sí? Se oye
viento suave.. es agradable.. vas abriendo la puerta.. ¿quién puede ser?

MARTÍN- Rafita

DAISY- ¿Cómo?

MARTÍN- Rafita con el texto de Hamlet aprendido, que entra a darme una sorpresa y…

DAISY- ¡Para! No inventes. No. Date tiempo. No frivolices. Déjate de Hamlet. Déjate de
tonterías superfluas. ¿En qué año se escribió Hamlet? ¿Lo sabes? ¡Dilo! ¿Lo sabes?
MARTÍN- No.

Daisy disfruta con estas sesiones. Son más para ella que para
ellos.

DAISY- Sssch.. silencio. Venga, confía en mí ¿sí? ¿Recuerdas el olor del tomate en rama?
¿Recuerdas el grito desesperado del cerdo ante su matarife? ¿Qué recuerdas? ¿Qué puede
estar tras esa puerta?

MARTÍN- Recuerdo un pajarito que tenía de pequeño. Estaba herido y lo guardaba en


secreto debajo de una maceta... lo acariciaba.. le daba cebada.. Se murió... no comía.

DAISY- Cierra los ojos ahora ¿sí? ¿Cómo es la puerta?

MARTÍN- La puerta es de madera, está pintada de verde. Tiene muchas marcas.

DAISY- ¿Marcas?

MARTÍN- Sí. Está rota por el uso. Quizás el tiempo. Tiene como... remaches.

DAISY- Intenta abrir la puerta.

MARTÍN- No quiero seguir. Esto no funciona. ¿A dónde quieres llegar?

20
DAISY- Tranquilo. Sssch. Cierra los ojos.

MARTÍN- Veo a mi madre debajo de la mesa, atemorizada. Veo a mi padre.. le pega con
una espumadera caliente.. por el aceite hirviendo.. veo

DAISY- ¿Te ves a tí?

MARTÍN- Mi padre me ve y yo le escupo. Echo a correr... me quedo en un mercado de


pescado abandonado toda la noche, muerto de frío, muerto de miedo por la oscuridad y los
ecos. Tan pequeño. No paro de llorar. No quiero seguir.. No quiero seguir...

Martín se acerca a Daisy y esta espera sensualmente ser


poseída por él. Martín la arremete. Ella intenta que él la
suelte. Ella pone la concentración de él en un vaso. Él bebe y
descansa.

DAISY- Está bien ¿sí? Sssch. Tranquilo.. buen chico.. bebe agua. Túmbate un poquito.
Ahora concéntrate en un punto, en el suelo y hazte preguntas sobre él. ¿Cómo es? ¿De qué
material es? ¿Está frío o caliente? ¿Es rugoso, liso, blando, duro,..? ¿Es nuevo? ¿De qué color
es? .. ¿Se parece a algún otro punto?...

ESCENA9

Suena la radio siglo21. Los espontáneos hablan temerosos.

A- Vivienda digna y barata para todos. Es el verdadero problema de España y el que provoca multitud
de problemas en esta sociedad.
B- Defendamos el mundo, la naturaleza, el ser humano, la flora y la fauna y estaremos un poco más
cerca de Dios.
C- Viajar con dinero.
D- Mi vida, mi familia, mi casa, mis amigos..
E- A mi me gusta el deporte. Aquí no veo televisión porque no puedo. El deporte me emociona. Me
gusta el basket.
F- Conozco a historiadores, actores, filósofos en paro y a gente sin estudios trabajando de funcionarios,
e incluso de dirigentes políticos. Deduzco que la gente sin potencial creativo es mayoritaria y carece de
generosidad debido a la no aceptación de sus limitaciones artísticas.
G- Ver crecer a mis hijos.
H- Hablar. Si tuviera que dejar de hablar me moriría.
I- Cuando algo te gusta tienes que dedicarle el tiempo que tengas. Es una pena perderte algo que en
principio desconoces. Podría ser estupendo.
J- El mundo de Walt Disney.
K- Hago muñequitos de miga de pan.
L- Me gustaría vivir en un paraíso donde no hubiera enfermedades, ni vejez. Todo armonía y alegría, y
todos jóvenes.

Los espontáneos comienzan a enfadarse.

M- El fútbol no, el Real Madrid, que no es lo mismo.


N- El llegar a este país me trajo muchas satisfacciones. Uno de ellos es el nacimiento de mi primera
sobrina. Estoy fascinada con ella. Fue un acontecimiento familiar inolvidable.

21
Ñ- Me fascina sentirme en mi cama calentita y que fuera haga mucho frío. No me gusta levantarme
temprano.
O-Todas las religiones son una gran mentira. Existen por el simple hecho de que los hombres necesitan
algo en que creer.
P- Mi pueblo se llama Talaván y la patrona es la virgen del Río, la fiesta es el uno de mayo y vamos de
romería. Es una fiesta muy bonita.

José María pide dinero a Felicidad por mandato de Ernesto.


Este hace que no tiene importancia para poder conquistar a
Felicidad.

ERNESTO- Nos está dando muchos gastos. Rompe constantemente objetos de manera
violenta y después no se acuerda. El mp3 lo hizo añicos.

JOSÉ MARÍA- Debes colaborar un poquito más. Sé que estás en una situación difícil pero
su tratamiento es costoso. Le hemos suministrado nuevos fármacos procedentes de Estados
Unidos que apenas tienen efectos secundarios. Son más eficaces, tomará menos dosis al día
y no le producirán fatiga.

FELICIDAD- ¿Cuánto dinero más?

JOSÉ MARÍA- Los fármacos salen en unos cincuenta euros más al mes.

FELICIDAD- Está bien.

ERNESTO- Ha tirado un vaso con toda su rabia y ha roto un cristal que he tenido que
cambiar. Lo siento pero me tiene que abonar ciento cuarenta euros más. Así son las cosas.

FELICIDAD- Yo pensé que lo estaban cuidando constantemente. Eso fue en lo que


habíamos quedado en un principio.

JOSÉ MARÍA- Cálmese. Claro que está controlado todo el tiempo. Recibe la mejor
atención, como cualquiera de los demás pacientes. Yo estaba con él. Él dormía. De repente se
despierta, le llevo un vaso a sus manos, me mira y lo tira con fuerza y rompe un cristal de dos
metros de altura.

FELICIDAD- No sé si voy a poder pagarlo. Por el momento si es necesario que comparta


habitación o reduzcan la calidad de las comidas. Yo le puedo traer los productos de higiene.

ERNESTO- Ni hablar.

JOSÉ MARÍA- Aquí está bien. Solo te pedimos una cantidad simbólica. El problema no se
resuelve con si comparte habitación o no.

ERNESTO- Tenemos una sicóloga de las mejores del país y nos está cobrando muy por
debajo de su nivel profesional.

JOSÉ MARÍA- Felicidad. Él se recuperará. Tenga fe.

FELICIDAD- Yo no puedo sola con todo esto. Denme una semana más.

ERNESTO- De acuerdo. Si tenemos que darle un tratamiento mejor, aunque sea más
costoso lo aplazaremos hasta que ... usted tenga posibles.

JOSÉ MARÍA- Dentro de una semana hablamos.

22
FELICIDAD- Gracias. Veré qué puedo hacer.

Felicidad va a salir y Ernesto y José María empiezan a reírse.


Ella se gira y ellos paran.

ERNESTO- Hasta la semana.

FELICIDAD- Hasta la semana.

ERNESTO- ¿Qué día vienes?

FELICIDAD- Cuando tenga el dinero. No sé, en una semana.

ERNESTO- De acuerdo. Hasta la semana.

JOSÉ MARÍA- Adiós. No te preocupes.

FELICIDAD- Adiós. Muchísimas gracias.

ESCENA10

Al mismo tiempo Daisy va a darle la sesión a Kino. Él no está


en su sitio. Viene con una carta que le ha cogido a Martín.
Daisy se muere por leerla.

KINO- Hola.

DAISY- Hola Kino.

KINO- ¿Qué estarías dispuesta a hacer si te enseño algo que puede hacerte ganar muchos
puntos?

DAISY- Kino, siéntate, ¿sí?

KINO- Tengo algo que creo que puede interesarte. Algo que te dará puntos.

DAISY- Déjate de adivinanzas y siéntate.

KINO- Toma estas cartas.

DAISY- ¿Cómo?

KINO- Son de Jiménez Martín. ¿Sabes? No cumple las normas. Quiere que Rafita también
lea. Están preparando una obra de Dinamarca y no han contado conmigo. Ni siquiera me han
hecho una prueba musical.

DAISY- Si participas en la obra estarías incumpliendo las normas del centro. Aquí nadie hace
obras y estas cartas son de Virginia, no de Martín ¿sí? Deberías dejar la cizaña. Don José
María dice que ayudas en el centro. Dime Kino ¿es esta tu manera de ayudar? ¿Mintiendo?

KINO- Yo no miento. Ernesto y don José María dicen que usted es una mujer sin futuro pero
con mucho pasado.

23
DAISY- ¡Ah, sí! ¿Y qué más dicen?

KINO- Dicen que yo soy el único que se puede recuperar, que en tres años ya podré salir a
la calle, y también saben que Rafita pretende escapar.

DAISY- Solo hay una salida. Sería muy difícil salir por recepción.

KINO- Rafita dice que sí es fácil.

DAISY- Ya ¿sí?... Ya.

KINO- Empezamos la sesión.

DAISY- Hoy vas a descansar. Hoy debes descansar. Necesitas descansar ¿sí?. Mañana
continuaremos la sesión. Le voy a dar las cartas a Virginia.

KINO- De acuerdo.

DAISY- Hasta mañana Kino. Hasta mañana.

KINO- Hasta mañana.

ESCENA11

Al mismo tiempo José María va a confirmar si Martín lee y le


mete una pastilla en la boca.

JOSÉ MARÍA- Buenos días, hijo.

MARTÍN- Buenos días padre.

JOSÉ MARÍA- Debes pensar de manera productiva. Da gracias a Dios cada día. Da
gracias a Felicidad. Deja de escribir cartas y de leer.

MARTÍN- Sí, padre.

JOSÉ MARÍA- Si fueses un gran escritor, que no lo eres, te reconocerían. Te admirarían.


Admirarían tu obra..quizás la representarían pero nunca serían amigos tuyos. Los amigos son
los que están contigo. Los que te quieren. Yo soy tu amigo. Felicidad no puede dormir por las
noches y por las mañanas no consigue despertarse. Lleva dos años con tratamiento leve y se
toma dos pastillas al día: una para dormir y otra para despertarse. Intenta retener esta
información. Recuerda: no leas.

MARTÍN- De acuerdo, padre.

José María espera unos segundos a ver que hace Martín. Este
intenta sacar la pastilla pero lo intuye y permanece inmóvil
porque sabe que es observado.

JOSÉ MARÍA- Te visitaré en unos días.

MARTÍN- Gracias, padre.

24
ERNESTO- José María.

JOSÉ MARÍA- Ernesto, voy contigo.

ERNESTO- Jiménez Martín. Tienes visita. Es Rafita. Deja de escribir cartas. Le estás
amargando la vida a Felicidad. Está agotada.

JOSÉ MARÍA- ¡Ernesto! Ya he hablado yo con él.

Martín espera unos segundos y se saca la pastilla.


Martín y Rafita hablan de la huida en lenguaje secreto,
masturbándose. No saben que Kino los observa.

RAFITA- Oye.. Martín.

MARTÍN- Hola Rafita.

RAFITA- Querido señor, ¿cómo le va a Vuestra Alteza después de tantos días?

MARTÍN- Rafita, eres genial. Serías un buen Horacio.

RAFITA- Oye, que ... no quiero hacerlo. Es para mi un honor que cuentes conmigo pero la
obra ... me parece .. no digo que mala. Está bien... pero que yo.. cómo decirte.. Que no. Que no
me interesa ser actor. Díselo a Kino.

MARTÍN- A ese no le digo nada. Ni me mira. Está celoso.

RAFITA- Pasa de él. Es un hijo no deseado. Su madre es italiana. Lo dejó a cargo de su


padre nada más nacer y se fue a Nápoles a por un problema familiar. Jamás volvió. Creo que
es hijo de don José María. No digas nada.

MARTÍN- Estupendo. No pasa nada. Solo fue una proposición tonta. Discúlpame.
RAFITA- Si quieres... podemos hacer algo, pero que no sea tan trágico. Algo divertido.. una
especie de .. musical. Una fiesta ensayada... de disfraces... no sé...

Martín no puede más y dice la verdad. Es oído por Kino.

MARTÍN- Necesito salir de aquí.

RAFITA- ..una especie de comparsa.. Y yo también necesito salir de aquí. ¿Sabes por qué
estoy aquí? No te lo creerías. Mi padre es un alto cargo militar, hombre duro, de pocas
palabras. Me encontró en casa vestido con la ropa interior de mi hermana chupándosela a mi
compañero de clase. Por eso estoy aquí. Tú necesitas salir de aquí y yo también. ¡Sssch!
Todos lo necesitamos pero tenemos que ser pacientes. Tenemos que ser consecuentes con
nuestros actos.

MARTÍN- ¿Con nuestros actos? Mira Rafita, yo no sé cual es tu mundo. En el mío cometes
un asesinato público y ni siquiera vas a la cárcel.. o como mucho te hacen un juicio ¿y en qué
queda? En nada. Hay personas que violan y sus víctimas no los denuncian. Dejan de hablarles.
He conocido, incluso hijas de sordomudas violadas y no pasa nada. Tienes que ayudarme a
salir de aquí.

25
RAFITA- Tranquilo, Martín. ¿Cómo crees que te puedo ayudar? ¿Qué dices? No me metas
en líos. Sabes que no puede ser.

Martín se siente decepcionado por Rafita.

MARTÍN- Déjame... Márchate, por favor.

RAFITA- No puede ser.

MARTÍN- Déjame. Déjame.

Entra José María en uno de sus juegos con Virginia,


haciéndole creer a ambos que son madre e hijo. Ambos llegan
a durar.

JOSÉ MARÍA- Aquí te traigo una sorpresa. Aquí está tu madre.

MARTÍN- ¿Mi madre? Mi madre está muerta.

JOSÉ MARÍA- No está muerta.

VIRGINIA- ¡Hijo! ¿Cómo te encuentras, mi vida? Aquí traigo todas tus cartas.

Martín va hacia Virginia con gesto amenazador.

VIRGINIA-Me has roto el corazón desde que has llegado a mi mundo. ¿Por qué? Dime
¿por qué? Me has hecho venir desde tan lejos… Me he meado tres veces en el camino y me
han regañado. He pasado mucho miedo y ahora te veo así y así te imaginaba. Tú y tus libros
de teatro ¡qué ironía!, ni a los actores le interesan tanto y vas tú y te pones a escribir
situaciones imaginarias.

Martín gira la cara a Virginia.

VIRGINIA-Mentiras. Cada día imaginas una cosa, sin embargo ahora no se te ocurre nada
mejor que girarte y darle la espalda a tu madre. ¡Grosero, mal criado! ¡Sin vergüenza! ¡Has
quemado mi casa! ¡Has quemado nuestro hogar! ¡Asesino!

José María se lleva a Virginia. Rafita Huye.

VIRGINIA- ¡Has matado a una pareja que lo único que hacía era discutir cada noche! ¡Sin
vergüenza! ¡Has quemado mi casa, que te he visto!

Entra Ernesto y le pega a Martín.

ERNESTO- Jiménez Martín. Tranquilo. Te voy a poner un tranquilizante.

MARTÍN- Estoy bien, en serio. Estoy bien.

ERNESTO- Tranquilo... no te alteres, tranquilo. No me hagas daño.

26
MARTÍN- No te estoy haciendo daño. No estoy... haciendo…nada.

ERNESTO- No me hagas daño loco. Tarado. Tienes el mal dentro. Yo te lo voy a sacar.

Le suena el teléfono. Es su abogado. Hablan en catalán.

ERNESTO-Aquí... solo siete. Tú tráeme diez cajas más de las de Lex., que tengo uno nuevo
y ... Sí, pero los de Navalagamella están en proyecto porque la casa está llena de humedad por
todas partes. Pues... quince en Barcelona, los tres de Vallecas y estos cuatro… veintidós.
¿Cómo quince? Ah sí, quince personas, claro. Es más un pasatiempo, realmente no lo
necesito. Yo con los alquileres de los dos locales de serrano puedo tirar sin problema.. porque
tienen dos discotecas, qué te creías. Yo tengo todo ocupado. Claro. Todos míos. Sí, la dejé
hace tiempo.

Kino toca impulsivamente.

ERNESTO-Pero tú te involucraste emocionalmente. Gran error. ¿Sabes algo de ella? Mira


que te lo advertí. Si es que... mi madre siempre me dijo que de noche todos los gatos son
pardos. Bueno... ¿cuándo te vienes a Cuba? Sí, hombre. Yo te pago la estancia, invitamos a
unas titis y te enseño la isla. Yo ... pues estos días no puedo pero .. ¿la semana que viene te
viene bien? Podríamos hacernos una escapadita y ves mi casa. Claro.
Va hacia el lugar de Kino.

ERNESTO-No, es Kino. Es que le prometí a José María que le dejaría tocar. Ya. Parece
que controla, al final no sale de cuatro notas. Pues no tengo ni idea. De oído, claro. Bueno, que
hablamos. Vale. Pero si es a las doce es a las doce. Espera que lo apunto. Sí.. sí.. vale. Ya te
digo que veintidós. Claro. Ernesto Gómez Gómez. Gracias Herminio.

Saca a Kino de su lugar. Este va a ver a Rafita. Martín está


despierto.

ERNESTO-Sí, no te preocupes que te pego un telefonazo. Chao. Chao. Deja de tocar,


coño. No quiero que vuelvas a tocar. Lárgate, cansino.

Rafita contempla a Martín y ante las palabras de Kino finge


limpiar.

KINO- Necesito salir de aquí -dicen.

RAFITA- ¡Déjame!

KINO- ¿Llevarás a cabo alguna acción, príncipe de Dinamarca?

RAFITA- Sssch. Déjanos.

KINO- ¿Sabes? Cuando yo entré aquí también era como tú, pero al segundo mes ya estaba
colaborando con los superiores. Dentro de tres años estaré fuera. Viajaré. Quizás a Italia.
Quizás ni me vaya pero será decisión mía. Tal vez sea tu superior, vuestro superior. De aquí no
salís. Tú dices que estás bien y yo te creo pero también..

RAFITA- ¡Déjame!

MARTÍN- ¿Qué pasa?

27
KINO- Se despierta tu amiguito. Corre. Coge el libro. Adiós.

RAFITA- Sssch.

MARTÍN- ¡Rafita!

RAFITA- Sssch. Finge normalidad. Finge estar bien y sé amable. Tengo un plan. Nos
salvaremos. Confía en mi.

JOSÉ MARÍA- Buenos días hijos. ¿Kino puedes esperar en tu habitación a Daisy?

José María abraza a Kino con mucha pasión. Este intenta


separarse de los brazos de José María.

KINO- Claro, padre.

Kino sale.

RAFITA- Buenos días padre. Con su permiso.

Rafita sale. Martín al ver que está solo canta el comienzo de


la gallina turuleca. José María viene a comprobar cómo está
Martín.

JOSÉ MARÍA- ¿Cómo te encuentras hoy?

MARTÍN- Bien. Gracias.

JOSÉ MARÍA- ¡Que Dios te bendiga!

MARTÍN- Necesito hablar con personas como usted. Me da paz. Quiero mejorar..recuperar
la fe..

JOSÉ MARÍA- Tranquilo, hijo. Debes de comportarte como un buen cristiano. Si tu actitud
es buena dentro de cinco años serás casi una persona. Yo te ayudaré a ser normal. Ahora
sigue descansando.

MARTIN- Gracias padre.

ESCENA12

Aparece Kino en su habitación. Triste. Daisy al verlo triste se


pone contenta e intenta levantarle el ánimo con su
sensualidad.

DAISY- Kino.

KINO- Hola.

DAISY- ¿Cómo estás? ¿Quieres hablar?

28
KINO- Como quieras. Aquí todos creen que todo lo cuento y nadie me tiene en cuenta. Don
José María me ha prohibido tocar el piano por orden de Ernesto.

DAISY- ¿Te ha pegado?

KINO- Qué dices. A mi no me pega nadie. Me han castigado porque habré limpiado mal el
despacho de Ernesto

DAISY- ¿Entonces por qué estás triste?

KINO- Porque Rafita prefiere a Jiménez Martín antes que a mi. No confía en mí. Cree que
soy un chivato.

DAISY- Yo confío en ti. Tú solo cuentas lo que oyes y eso está muy bien. Te voy a contar un
secreto. Ernesto y José María me han dicho que tú nunca serás superior porque desde
pequeñito has tenido problemas. Te han cambiado de colegio constantemente. No sabes leer ni
escribir. Dicen que eres un burro y que por eso te dan pastillas, para hacerte más tonto. Yo no
lo creo. Con lo bien que tocas. Y ahora te prohíben tocar. ¿Sabes qué tienes que hacer?

KINO- ¿Qué?

DAISY- Demostrarles que no eres tonto. Lo primero es callarte nuestro secreto. Y para ser
más listo que ellos y que se den cuenta y te hagan superior rápido, échale esto a cada uno.
Échale solo tres o cuatro a cada uno pero no se lo digas. Y si quieres tocar toca.

Daisy le pone pastillas en la mano a Kino. Este al ver que ella


lo toca con amor agarra las pastillas y duda de si llevar a cabo
o no su plan. Cuando ella se va tarda un minuto y se va a su
piano.

Ernesto pasa por la habitación de Virginia y suena el piano.


Virginia se despierta y lo ve. Este intenta permanecer inmóvil.
Ella lo confunde con Eduard. Está muy excitada.

ERNESTO- ¿?

VIRGINIA- ¿Eduard? ¿Eduard?

ERNESTO- Maldito retrasado. Mañana tiro ese piano.

VIRGINIA- ¿Eduard? ¡Eduard! ¿Eres tú?

ERNESTO- No. Descansa.

VIRGINIA- ¡Eduard! Yo te perdono. Yo sé que la culpa era de Fátima. Nunca asumió que la
dejases por mí. Eduard, cariño, ven.

ERNESTO- Sssch. Duérmete.

Virginia intenta llevar las manos de él hacia su sexo y pechos


pero su moral le frena y se toda a sí misma.

29
VIRGINIA- Mi amor, así... aquí... esto es tuyo. Siempre he sido tuya. Soy tuya, cariño. No
me rechaces.

ERNESTO- ¡Suéltame! Estás en celo, eh guarrilla. Quieta. Quieta loca.

VIRGINIA- ¡Eduardo! ¡Eduardo! Ya no me quieres.

Él le hace el amor a desgana.

ESCENA13

Los espontáneos se ríen burlonamente.


Suena la radio SIGLO21 y un gustoso Chopin interpretado por
Kino. Es la misma melodía de comienzo y final de la obra.
Q- Son unos ladrones. Cumplen la mitad de todo lo que prometen.
R- Paso de la política.
S- Una mentira, por mucho que se repita nunca llegará a ser verdad, pero terminará por creerse.
Q- Hay quien la tiene y otros no.
R- Bien por los colegios públicos bilingües aunque no deberían dejar tan de lado la escritura tanto en
castellano como en inglés.
S- Necesitamos una reforma educacional, teniendo en cuenta la opinión de alumnos y profesores, algo
que no se ha hecho nunca.
Q- La economía del país está mucho mejor desde que este está en el gobierno. Solo hay que mirar y
comparar cifras.
R- Ha subido demasiado el IBI en pocos años. Hace tres años pagaba treinta y cinco euros y ahora ciento
tres.
S- Hablan hoy de la subida de los precios pero nadie se acuerda de cómo subieron con el euro.
Q- El amor es muy importante en la vida, después de la salud. Con amor todo se ve de otra manera.
R- Vivirlo sin restricciones.
S- Es el opio del pueblo, eso que nos enseña a estar vivos, que nos acerca a la certeza de sentir.
Q- Soy madre soltera a la cual nunca el estado ha ayudado en nada. Ni pagas, ni vivienda, nada de
nada. Luego vienen extranjeros y les dan pagas, comidas, pisos.. ¿es justo que ayuden a los de fuera
cuando no ayudan a los propios españoles? Luego el gobierno no quiere que seamos racistas cuando son
ellos los que nos hacen ser así.
R- Fútbol. Ver a veintitrés hombres en pantalón corto.
S- La violación de derechos humanos debe ser el primer punto de enlace que nos permitirá restablecer
las deudas históricas de los que nos precedieron.

Daisy y Felicidad hablan por necesidad.

DAISY- No se preocupe ¿sí? La mantendremos informada. Martín está bien. Está muy bien.
Se recuperará bien, confíe en mi.

FELICIDAD- Gracias. Aquí traigo el dinero que he podido conseguir. Ciento cuarenta euros
del cristal. Sé que faltan los cincuenta del mes. No me olvido.

DAISY- ¿De qué cristal?

FELICIDAD- Ernesto sabe.

DAISY- Gracias. Su nombre era...

30
FELICIDAD- Felicidad.

DAISY- Felicidad. Yo soy Daisy, la sicóloga del centro.

JOSÉ MARÍA- Buenos días.

DAISY- Le he dicho ya que Martín se recuperará bien ¿sí?

ERNESTO- ...eh… Hola.

DAISY- ¡Ernesto, qué susto!

FELICIDAD- Los cincuenta euros al mes creo que voy a tener que retrasarlos un poquito.

ERNESTO- Bueno.. esperaremos unos días más. No hay problema.

FELICIDAD- ¿Puedo ver a Martín un momento?

JOSÉ MARÍA- Hoy.. Claro, ¿por qué no?

Kino toca el piano impulsivamente.

ERNESTO-Hoy.. hoy no puede recibir visitas. ¡Ah! Martín. Sí, claro, además hoy se
encuentra bastante mejor debido a la buena asimilación de los nuevos fármacos. ¡Qué tonto!
Quien no puede es Virginia. Discúlpame, es que reservamos un día a la semana a cada
paciente para que medite en absoluta soledad.

FELICIDAD- Eso es lo que Pablo y yo necesitamos.

ERNESTO- ¿Pablo?

FELICIDAD- …un amigo. Voy a bajar un momento a aparcar bien el coche que lo he
dejado en doble fila. Las cosas parece que empiezan a ir mejor. Es un chico inteligente.

DAISY- Bajo con usted, que tengo que ir a hacer una llamada. ¿Y esa música que suena?

ERNESTO- Hasta luego.

JOSÉ MARÍA- Hasta luego.

ERNESTO- ¡Daisy! No tardes.

JOSÉ MARÍA- Esta está manteniendo con el dinero de la abuela del nuevo al novio. Si se
entera Martín o la abuela. Son todos iguales.

ERNESTO- Eso no es problema tuyo. Mañana se llevarán el puto piano. Lo siento, José
María.

ESCENA14

Kino toca notas sueltas.

31
Virginia ha vuelto al mundo real. Sentada. Tranquila. Es
consciente de su vida por ve z primera y decide ser dueña de
ella. Habla con Eduard y consigo misma para poder huir de la
mejor forma. Saca de su bolsillo una caja con pastillas. Va
tomando pastillas y se despide en hebreo.

VIRGINIA- ¡Qué guapa estás! Hacía tiempo que nadie te lo decía. También puede ser que
hoy tengas mejor cara. Me gusta. Hoy es un día especial. Soy fuerte. He tenido un sueño
renovador. Soñé contigo y con Eduard. Hacía tiempo que pensaba en vosotros. ¡Qué frío hace!
Se me duermen los pies. Estoy limpia. Puedes quedarte con mis alegrías. Soy fuerte. Te
entrego todo. Eduard, nunca has confiado en mí porque nunca me has querido. Tengo tanto frío
en los pies que me quemo. Aquí te espero. He aceptado ser un recuerdo durante años, es
tiempo de otro nacimiento, seré... hum..., seré.. seré una actriz sin cualidades. Me vengaré,
enseñaré mi verdadera cara, me reiré como una hiena a la que le supura una herida en el alma.
Soy fuerte. Dirigiré un país. Seré... seré Lucifer. La cosa no quedará así. Hoy soy feliz. Aquí te
espero. No tengo miedo.
Virginia muere.
Kino retoma con intensidad. Se huele la tensión.
Martín observa cómo Felicidad sale de recepción.

MARTÍN- ¡Qué susto!

RAFITA- Sssch... Virginia duerme...

MARTÍN- Te van a pegar si te ven despierto. ¿Y esa música?

RAFITA- Ha llegado el momento. Antes de que vengan. ¡Huyamos!

MARTÍN- ¿Cómo? Pero… si están el cura y el jefe en recepción…

RAFITA- ¿Quieres salir o no?

MARTÍN- …

RAFITA-Puedes reunirte ahora con Felicidad.

MARTÍN- Otro día…

RAFITA- ¿Otro día? Otro día será más difícil. ¡Vamos!

MARTÍN- Cierto. ¡Vamos!

RAFITA- Por aquí.

MARTÍN- Espera.

Kino cesa el piano.

RAFITA- ¿Qué pasa?

MARTÍN- Mi libro.

RAFITA- Qué pesado con tu libro. Hay más Shakespeare en el mundo.

32
MARTÍN- No como este.

RAFITA- ¡Date prisa! ¡Vamos!

KINO- Un momento, superhéroes. Todavía no. ¿Dónde se creen que van? Ahora mismo voy
a recepción. Vais a estar condenados a cadena perpetua por no haber colaborado conmigo
nunca. No me habéis tenido en cuenta... Ni siquiera me habéis propuesto que tocara el piano.
Ni una nota... Lo vais a pagar con vuestra sangre. Torpes.

Enfrentamiento violento de Martín y Kino empezado por este


último y provocado por Martín cantándole la gallina turuleca.

Rafita se queda perplejo.


Kino queda herido y huye.

MARTÍN- ¡Vamos! ¿Por dónde es?

RAFITA- Por aquí. Venga.

MARTÍN- ¿Por dónde?

RAFITA- Por aquí.

Rafita decepciona una vez más a Martín.

MARTÍN- ¿Qué dices? Esto es una ventana. Nos van a matar. Por tu culpa.

RAFITA- Parece, pero no lo es. Hace años huyó mi compañero. Yo no estaba preparado.
Ahora estoy decidido a ir a su encuentro. ¡Vamos!

Martín no da crédito.

MARTÍN- …

RAFITA- ¡Vamos! Créeme ¿por qué crees que están cerradas siempre estas cortinas? No
tienen nada que ver. ¡Mira!

Ahora Martín se da cuenta de la gravedad del problema de


Rafita.

MARTÍN- ..

RAFITA- OK. Te veo amigo.

Se abrazan de película. Rafita intenta besar a Martín.

RAFITA-Yo me voy.

Aparece Kino con dos vasos. Su cara está sangrienta. Se


abraza a José María sin soltar los vasos. Este último intenta

33
limpiarlo. Ernesto y José María fingen estar tranquilos y se
miran como auténticas hienas.

KINO- Rafita y su nuevo amigo están planeando huir.

ERNESTO- ¡Rafita, te vas a enterar! Llama a la loca esa. Dile que te habías equivocado,
que te dé el dinero y que se vaya. Hoy no hay visitas para nadie.

JOSE MARÍA- Pégales toda la noche, pero espera que se vaya para que no los oiga gritar.

Kino ofrece los vasos.

KINO- ¿Me dejan pegarles a mi también?

ERNESTO- Kino, nunca te he dicho que eres el mejor. A tu salud.

Brindan y beben. Kino se va a su piano.


Martín seguro de sí mismo ve a Felicidad y le grita para que
le espere. Daisy está con ella. El salta.

MARTÍN- ¡Feli! ¡Feli! Espérame.

DAISY- ¡Felicidad!

FELICIDAD- No, Martín. ¡No, por favor!

Suena la radio SIGLO21. El espontáneo está tranquilo y


sereno.
Se oye música de Chopin interpretada por alguien de la casa.

T- Prefiero el anterior. Estábamos viviendo bien. Yo soy socialista pero hoy por hoy voto al PP. Mi mujer
está con el azúcar y una pierna rota. Vivimos los dos con mi pensión. ¿Creen que es normal vivir dos
personas con quinientos euros? A mi no me importa que me metan en la caja con el carné de socialista.
Este presidente es un socio listo. Amigo de este, amigo del indio. No promueve trabajo. Aquí no hay
trabajo para nadie. Ya le digo, que me entierren con el socialista pero hoy por hoy voto al PP. Me veía en
los espejos y no tenía color. Estuve trabajando en la Habana y me metí dinero en el culo, yo era Fidelista,
cargué tanques de gasolina. El comandante Estola me hizo una buena conducta. Estaba el Che. Y aquí
me monté una granja con mi mujer...

NOTICIA ÚLTIMA HORA SIGLO21


Cinco muertos en Madrid en el centro ilegal de salud Siglo21. Una trabajadora, Daisy Flores,
que se hacía pasar por sicóloga indujo a uno de los internos, Kino López, para envenenar a
otro trabajador (J.M. López) y al dueño del centro de salud, que se hacía llamar Ernesto.
El suceso se ha conocido después de que dos enfermos mentales, al no tener ningún tipo de
atención han intentado salir por la ventana sin saber que morirían. Los vecinos, al verlos caer
han llamado a las autoridades que se han hecho cargo de la situación. Al entrar han
encontrado a una interna muerta por sobredosis de pastillas. Daisy desapareció del centro y
el otro trabajador y el dueño también están muertos.
Ernesto, que dirige otros centros ilegales trabajaba junto a su abogado, Herminio. Las
autoridades han descubierto que las personas ingresadas recibían malos tratos y eran
violados por los trabajadores del centro.
El desenlace son cinco muertos: tres internos, un trabajador, que se hacía pasar por el
sacerdote del centro,y el dueño del centro.

34
La radio SIGLO21 es retomada por un nuevo espontáneo. El
acento parece catalán.

U- Mira, yo no tengo rey, y como no me considero español no pienso hablar de España.

Telón.

35