Está en la página 1de 7

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN

DIRECCIÓN PROVINCIAL DE EDUCACION SUPERIOR Y CAPACITACIÓN EDUCATIVA


DIRECCION DE EDUCACION SUPERIOR

PROGRAMA DE ACOMPAÑAMIENTO A LA IMPLEMENTACIÓN DEL DISEÑO CURRICULAR

S e m i n a r i o s 2 0 0 8 / 2 0 0 9

El campo de los saberes a enseñar

“Seminario: Didáctica de las Prácticas del Lenguaje y la Literatura”

(Profesorado de Educación Inicial – Profesorado de Educación Primaria)

REGISTRO DE OBSERVACIÓN DE CLASE (Esta clase fue registrada por alumnos de los Trabajos
Prácticos de la cátedra Didáctica de la Lectura y Escritura de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la
Educación de la U. N L P, como parte de las actividades de la cursada regular. Responsable Prof. Adriana
Bello)

TEXTO: Frederick de Leo Lionni. Ilustraciones: Leo Lionni.


Editorial: Kalandraca
CANTIDAD DE NIÑOS: 15
EDADES: 5 años.
Docente a cargo: Graciela Brena
Fecha: agosto 2007
El grupo clase se divide en dos y concurren cada 15 días a la biblioteca. El
resto elige otra actividad.

Primer momento: Presentación del libro


DOCENTE NIÑOS
Cuando ustedes se sientan acá conmigo: ¿Qué hacemos?
Nicolás: Leemos, leemos cuentos
¿Y después qué hacemos? Después de escuchar el cuento…

Mateo: Hablamos de los cuentos.


Sebastián: Conversamos.
Hablar acerca de la historia que escucharon.

Muy bien, ¿Están preparados para escuchar?


Todos: ¡Sí!
Miren el libro que les traje.
Se llama Frederick (muestra la tapa)
Varios: ¡¡¡Frederick!!!
El autor de Frederick es un autor extranjero, no es argentino.
Se llama Leo Lionni.
Varios:¿Leo Lionni? (sorprendidos)
Leo Lionni.
Escuchen qué interesante. Tiene la misma particularidad que
Anthony…
Varios: Brown
Pamela: Browny
Browny no, Anthony…
Varios: Brown
¿Se acuerdan?
Brown, aparte de ser el autor de los libros ¿Qué hace?
Varios: Los ilustra.
Los ilustra.

Anthony Brown es el autor y el ilustrador de toda su obra, y Leo Lionni


también es el autor y el ilustrador de su obra.
Este libro está editado por la editorial Kalandraca.
¿Se acuerdan qué es la editorial?
Varios: Sí
Es el lugar donde se imprimen y se arman…los libros
Nicolás: El lugar.
Pamela: Los libros.
Pero no llega a la Argentina, no lo podemos comprar en la Argentina,
sólo lo podemos comprar en Europa. O por Internet lo podemos
comprar y te lo envían.
Nicolás: ¿Por Internet?
Sebastián: Sí, yo lo voy a comprar por
Internet.
Porque en las librerías, la editorial Kalandraka no los distribuye.
Este libro en su versión original estaba escrito en inglés, pero para
poder leerlo nosotros en la Argentina, la traducción al castellano la
hizo Ana María Matute. Carla: ¿Matute?
Para que nosotros lo podamos leer. Bueno, les muestro la tapa…
(Gira el libro)
Pamela: ¡¿Por qué tiene una flor?!
Sebastián: Y la contratapa.
Sí, la contratapa.

Bueno, muy bien. Entonces recuerdan que se llama Frederick.


Bueno, vamos a ponernos de acuerdo en algunas cosas. Primero leo
y después muestro la imagen.
Vamos a escuchar y a mirar atentamente y después de la lectura
vamos a tener un momento y un espacio para que puedan comentar
ustedes acerca de lo que escucharon.
Malena: ¿Si nos queda un tiempo podemos
leer un cuentito solos?
No. No vamos a tener tiempo. Otro día van a leer el que ustedes
quieran.

Segundo Momento: lectura por parte del maestro


¿Están preparados?
Lee: “Frederick, Leo Lionni, traducción de Ana María Matute, editorial
Kalandraca” (La docente va señalando en la primera página del libro
cada uno de los datos)
¿Están preparados?
Varios: ¡¡¡Sí!!!
Lee: A lo largo del prado, donde las vacas pastaban y los caballos
trotaban, había un viejo muro de piedrai.

Lee: En ese muro, cerca de las cuadras y del granero, tenía su hogar Carla: Sí, yo lo vi ahí (señala la imagen). La
una parlanchina familia de ratones de campo. familia de los ratones.

Lee; Pero como los granjeros se habían marchado, las cuadras


estaban abandonadas y el granero vació. Y cuando el invierno se
acercaba los ratoncitos empezaron a almacenar maíz y nueces y trigo
y paja. Trabajan todos noche y día. Todos menos uno, Frederick.
Sebastián: ¿Por qué: menos Frederick ¿Por
qué?
“¿Y tú porque no trabajas Frederick?”, le preguntaban los demás. Nicolás: Porque es un nene.

“Yo trabajo”, les respondía Frederick. Sebastián: Y están recogiendo…


“Recojo rayos del sol para los días fríos de invierno.” Luciano: mmm…qué rico el choclo mmm.
Sebastián: ¡¡¡Menos Frederick!!!
Y cuando veían a Frederick sentado, mirando el prado, le decían:” ¿y
ahora, Frederick?”, él simplemente respondía: “Recojo colores para
los días grises del invierno.”

Nicolás: ¡¡¡Menos Frederick!!!


Y una vez vieron a Frederick que parecía adormilado. “¿Estás
soñando Frederick?’”, le reprocharon.
Pero Frederick les contestó: “No, estoy recogiendo palabras.
El invierno es largo y temo que nos quedemos sin cosas que contar.”
Malena: ¡Ay! Está diciendo mentiras. No
quiere trabajar.
Niño: ¡Sí! No quiere trabajar.
Luciano: Frederick, está así, dado vuelta,
haciendo tonterías (acompaña con gestos).
Los días del invierno llegaron, y cuando cayó la primera nevada, los
cinco ratoncitos se metieron en su agujero entre las piedras del muro.
Sebastián: Menos Frederick.

Pamela: Camina como una tortuga. Iba, pero


lento
Luciana: No podía caminar.
Al principio había comida suficiente y los ratoncitos se contaban
historias de zorros estúpidos y gatos tontos.
Eran una familia feliz.

Pero, poco a poco, se fueron comiendo casi todas las nueces, la paja
se acabó y el maíz era apenas un recuerdo.
Hacía frió y ya no les apetecía hablar.
Luciano: ¡Oh!
Carla: ¿Y que están comiendo?

Sebastián: ¡¡¡Mirá!!!Menos Frederick.


Entonces se acordaron de lo que Frederick les había dicho sobre los
rayos del sol, los colores y las palabras.
“¿Y tus provisiones, Frederick?”, le preguntaron.

“Cerrad los ojos” dijo Frederick mientras se subía a una enorme


piedra. “Ahora os envío los rayos de sol.
¿Sentís su dorado aliento?”
Y mientras Frederick les hablaba del sol, los cuatro ratoncitos
comenzaron a sentir su calor.
¿Sería la voz de Frederick?
¿Era magia?
Pamela: ¡Ah! La luz, la luz.
Carla: Una linterna.
Luciana: El maíz.
“¿Qué hay de los colores Frederick?”, preguntaron ansiosamente.
“Cerrad los ojos otra vez”, dijo Frederick.
Y cuando les habló de las azules pervincas, de las rojas amapolas en
los trigales amarillos, y del verde de las hojas de los arbustos, vieron
tan claramente los colores como si los tuviesen pintados en su
imaginación.
Sebastián: Y lo están…
Alejo: Lo están…imaginando
Luciana: ¿Lo están imaginando?
“¿Y las palabras Frederick?”

Frederick se aclaró la voz, esperó un momento y, como si hablase


desde un escenario dijo:
“¿Quién esparce la nieve?
¿Quién derrite el hielo?
¿Quién pinta de gris los días? ¿Quién los hace bellos?
¿Quién siembra la primavera con hojas de trébol?
¿Quién apaga el día? ¿Quién enciende la luna en el firmamento?

Cuatro ratones de campo que viven junto al sol.


Cuatro ratones de campo como tú y como yo.

Uno es Ratónprimavera, que viene con aguaceros.


Otro es Ratónverano, que abraza con fuego.
Después viene otoño con nueces y trigo.
El último es Invierno…con los pies fríos.

Cuatro estaciones, ¡Qué suerte tenemos!


Ni una de más, ni una de menos.”

Cuando Frederick terminó, todos le aplaudieron.


“Pero, Frederick”, le dijeron.” ¡Tú eres un poeta!”

Frederick se sonrojó, hizo una reverencia y tímidamente dijo: “Ya lo


sé.”
Carla: ¡Se puso contento!

Tercer momento: Intercambio de opiniones


Mientras yo leía esta historia, escuchaba a algunos nenes que decían:
“Menos Frederick”, “Menos Frederick”, “Menos Frederick”, “Menos
Frederick”
Ponemos la cola en el piso.
Vamos a ver entre todos si podemos, antes de empezar a hablar y a
opinar sobre la historia, si podemos ver y descubrir en la familia de
ratones quién es Frederick.
Primero vamos a ver en las imágenes cuál de los ratones es
Frederick.

Pamela: Éste, éste. (señalando la imagen en


la tapa)
¿Acá? ¿Éste es Frederick?
(La docente va pasando las hojas del libro mostrando las
ilustraciones)
Varios:
Éste.
Éste.
Éste.
Éste.

Éste (los niños van señalando a medida que


pasan las páginas)
¿Cómo se dieron cuenta de que éste era Frederick?
Luciana: Porque no hace nada.
Porque no hacía nada, dice Luciana
¿Ustedes están de acuerdo con lo que dice Luciana acerca de que
Frederick no hacía nada?
Varios: ¡Sí!
Nicolás: ¡Hacía!
A ver, a ver. Entonces nos vamos a poner de acuerdo. ¿Hacía o no
hacía Frederick?
Luciana: ¡Hacía!
Porque antes Luciana decía que no hacía nada.
Y ahora Luciana dice otra cosa.
¿Qué decís ahora Luciana?
Luciana: Porque ahora me acordé…que
recogía los rayos del sol, para que esté
calentito para el invierno, las palabras y los
colores.
Malena: Pero eso era mentira, porque se lo
imaginaban.
A ver a ver, ¿Cómo es eso de que era mentira?
Vamos a volver a la página a la que se refiere Luciana.
Escuchen cuando dice: “Cerrad los ojos” dijo Frederick mientras se
subía a una enorme piedra “ahora os envío los rayos de sol. ¿Sentís
su dorado aliento?”
Y mientras Frederick les hablaba del sol, los cuatro ratoncitos
comenzaron a sentir su calor.
Porque como dijo Luciana, Frederick en una parte dijo: “recojo rayos
del sol para los días fríos de invierno”
Y dijo también recojo colores.
Y después dijo estoy reuniendo palabras.
Malena: Era mentira porque cerraban los ojos.
Alejo: Están imaginando
Alejo: Ahí, ahí… (señalando con el dedo la
imagen)
A ver, Malena dijo que era mentira…y Alejo dijo que lo estaban
imaginando.
¿Por qué Alejo pensás que estaban imaginando?
Alejo: Porque estaban pensando.
Malena: Se lo estaban imaginando por esas
líneas y ese círculo de colores.
¿Qué significan para vos Malena estos círculos y rayas?
Malena: Porque yo las vi, se lo estaban
imaginando.
Sebastián: Le apuntan a la cabeza.
Entonces, ¿pasa en la realidad o puede ser que pase en el
pensamiento?
Mateo: En el pensamiento.
En el pensamiento.
Mateo: Porque algo tienen los cositos en la
cabeza.
Dice Mateo que están esos globitos que salen de la cabeza.
Malena: Pero es verdad porque se lo imaginan
con los ojos cerrados cuando están soñando.
Miren, Malena dice que cuando están con los ojos cerrados... Porque
Frederick les dice: “cerrad los ojos”, y después les dice: “Ahora os
envío los rayos del sol. ¿Pero los envía en realidad?
Luciano: ¡¡¡No!!!
A ver Luciano...
Luciano: No los puede agarrar así y los agarra
y los guarda (acompaña con gestos).
Miren qué interesante...Luciano dice que él no los recogía así, con la
mano y no los podía agarrar así, a los rayos del sol. Entonces yo les
pregunto
¿Cómo les producía Frederick a los ratones esas sensaciones? ¿Con
qué se las transmitía?
Mateo: Con unas luces que tenía por ahí,
creo.
Ah…Mateo dice que tenía una luz por acá... ¿Y cómo transmitía los
colores?
Malena: unos se lo imaginaban, los otros
cerraban los ojos.
Y lo otro lo hablaba Frederick.

Por favor… ¿Ustedes están de acuerdo con lo que le dijeron los


ratones cuando le dijeron que no trabajaba?
Mateo: No
Sebastián: No trabajaba.
¿Trabajaba o no trabajaba?
¿Todos están de acuerdo en que no trabajaba? ¿O alguien opina algo
diferente?
Alejo: Trabajaba, trabajaba.
Para vos trabajaba, y para Mateo también... ¿Por qué?
Mateo: Porque hacía que recogía los rayos del
sol, los colores.
Malena: Eso no es verdad porque no puede
agarrar los colores, ¿de dónde los saca?
¿Cómo Malena?
Malena: Y el sol está en el espacio, y las
palabras...
El sol está en el espacio,...las palabras,...
Malena: En la boca...
A ver...Vamos a buscar la parte...
¿Acá? (muestra la página)
Porque él dice: “recojo los rayos del sol”, “recojo los rayos del sol”.
¿Cómo creen ustedes que Frederick recogía los rayos del sol?
Malena: es mentira.
A ver esperen, escuchen a Malena, escuchen a Malena.
Malena: Yo me imagino que para mí es
mentira porque a lo último por ahí trabajaba.
¿Para vos trabajaba, Malena?
Malena: Para mí trabaja, pero no se ve en el
libro.
Pero después ¿en el final decís vos Malena?
Malena: Sí... al final del libro...que no se ve.
Que no está en el libro, pero que después para vos trabajaba
Frederick.
Malena: Claro...
(Discuten sobre qué es trabajar)
Bueno, ahora escuchen lo que le dicen los ratones a Frederick: “Pero
Frederick, tú eres un poeta”
¿Qué es ser un poeta?
Sebastián: Decir poemas.
Luciano: Decir cosas lindas
Decir cosas lindas, dice Luciano.
Luciano: Decir cosas que riman, que riman
con otras.
Si los ratones le dijeron a Frederick: “tú eres un poeta”.
Un poeta, ¿es trabajar?
Varios: No
Luciano: Es hablar.
Es hablar.
Luciano: Es decir poemas.
Alejo: Sí, es decir poemas.
Es decir poemas.
Pedro: Sí, es hablar.
A ver Pedro dice que sí... ¿Con qué trabajan Pedro los poetas?
Pedro: Con poemas.
Luciano: Escribe en una hoja el poema.
A ver me parece que Luciano se dio cuenta de algo…
Dice Luciano que toman una hoja y escriben,... escriben el poema.
Mateo: ¿Puedo hablar?
Sí Mateo, podés hablar.
Mateo: Lo crea en la mente y después lo
decía.
Lo creaba en la mente, y después lo decía.
Entonces nos vamos a quedar con esta pregunta de, si ser poeta es
trabajar o no.
No,… porque, porque.
Los poetas escriben poemas para que los
nenes sepan qué es ser poeta…
Nos vamos a quedar pensando por qué esto del poeta…. Si es un
trabajo o no es un trabajo.
Y nos vamos a quedar con esto de que lo crea en su mente, en su
imaginación, y como dijo Luciano, después, lo escriben.
Bueno nos vamos a quedar pensando en eso...

Es la hora de volver a la sala...


Nos quedamos pensando ¿eh?
Si trabajaba o no trabajaba
La próxima vez se llevan libros...
Vayan a la sala...
¡Vamos, vamos!

i
La docente luego de leer cada página, muestra la ilustración correspondiente. Así lo hará a lo largo de toda la
lectura.