Está en la página 1de 3

BAJO «DICTADURA SOCIALISTA-COMUNISTA-

TERRORISTA»
(«CESACIÓN DE: PATRIA», «ABASTECIMIENTO»,
«ENERGÍA ELÉCTRICA», «TRANSPORTE»,
«PRÓCERES IMPRESOS», «INSTITUCIONES PÚBLICAS
AUTÓNOMAS», «PAGOS» MÁS »QUIEBRA
PETROLERA»)

«Formulan que prosiguen con los heroicos actos


independentistas de Bolívar mientras cometen atrocidades de
recién llegados parias de la Patria, entre las cuales regalar o
hipotecar a la Nación haciéndola más vulnerable ante
franquicias de vampiros y sátrapas»

Por Alberto JIMÉNEZ URE


Cierto, actualmente Venezuela es «La Otra» que la Historia
Contemporánea registra: empero, también «La Misma» en curso
con algunos protagonistas de relevo que exhiben vestimentas de
otros colores. Recuerdo cuando aquellos corrompidos
socialdemócratas parecían más ilusionistas que hombres de
Estado o representantes del pueblo, en el Palacio de los Hedores y
el Sin Sesos Nacional: dos instituciones con tradición alevosa de
albergar a delincuentes confesos y convictos. Ellos inferían
acertijos y empleaban «metalenguajes». Sus discursos no eran
enrevesados, sino «reversibles».
Sin embargo, las tragedias que hemos padecido los ciudadanos
venezolanos a causa de forajidos al mando se han agravado
durante el despegue de esta todavía púber centuria. Infortunio
que tuvo un ya sepulto autor intelectual y material: destacado
«Paria de la Patria» al cual la que «Propaga y Anda» de la «Tele-
Oculta Estatal» califica como Comandante Supremo. Ese que
denigraba al pueblo y violaba, a su antojo, la Constitución
Bolivariana de 1999 que hipócritamente impulsó: lo digo porque,
sin dudas, lo que en realidad siempre quiso fue imponer el
«Pauperismo del Siglo XXI» enmascarado de Socialismo.
La «Cesación de Patria», «Abastecimiento», «Energía Eléctrica»,
«Transporte», «Próceres Impresos», «Instituciones Públicas
Autónomas» y «Pagos» en nuestro preterido país conforman la
prueba fundamental de la mala testa y peores intenciones de una
casta adepta al Totalitarismo que nos humilla con «El Gran
Apagón de la República». Nos han prohibido el acceso a la
Tesorería Nacional, Bienes y Servicios Públicos, Libertad de Prensa y
Conciencia, Acceso a los Alimentos y otros productos de consumo
masivo, el Derecho a Informarnos de los Asuntos Financieros del
Estado y nuestra Soberanía.
Sobrevivimos como si estuviésemos en Situación de Guerra o
Catástrofe Natural. Pero, hay que decirlo sin circunloquios:
nuestras penurias iniciaron ulterior a los primeros viajes del
adventicio «Paria de la Patria» hacia la isla donde se congregan y
urden los veteranos de la «Tiranía Banana» que ha logrado –
macabramente- imponer sus costumbres o hábitos delictivos en
Centro y Sudamérica.
Los venezolanos perdimos nuestra Soberanía sin previamente
ser consultados en plebiscito. Lo más grave es que el canalla y
fascista que írrita e ilegítimamente le sucedió en el mando al
presunto Comandante Supremo, ese que afirma ser su hijo, un
individuo sumiso [miembro] del Crimen Político con Petrodólares
Internacionalmente Organizado [CPPIO], también recibe órdenes
de la «Tiranía Banana».
A hurtadillas y amparo de la obscuridad, viaja para ser colocado
en decúbito. Luego regresa para informar sobre los novísimos
vejámenes que, mediante decretos, nos impartirá en nombre de
un gobierno que tampoco paga e inculpa a los buitres y otros
animales de su incumplimiento de responsabilidades
administrativas. Su cháchara es de libreto internacional socialista.
Los socialistas/comunistas devastaron todas las empresas
públicas y privadas del país, nos condenaron vivir sin patria y
experimentar una muerte lenta. Empero, ¿qué le depara el
futuro? No diré que […] perpetuación.

También podría gustarte