Año 4

Número 6

¡así vamos!

Noviembre de 2015

www.lapazcomovamos.org

Habitantes de La Paz se sienten
inseguros en su ciudad
El transporte, un tema con muchas
propuestas y pocas soluciones
Insatisfacción en el servicio de limpieza
de la urbe
Resultados de la V Encuesta de
Percepción Ciudadana

Seguridad ciudadana:
la preocupación que crece y crece

2
El Observatorio La Paz Cómo Vamos es
una organización ciudadana sin fines de
lucro, independiente y sin compromisos
políticos, que es impulsado por la Fundación
para el Periodismo, Solidar/Suiza-PADEM,
Universidad Nuestra Señora de La Paz, la
Cámara Nacional de Comercio y Maestría en
Ordenamiento Territorial (UMSA).
CONSEJO DIRECTIVO

-- Víctor Toro Cárdenas
Presidente del Directorio de la Fundación para el
Periodismo

-- Martín Pérez
Director de Solidar/Suiza- PADEM

3

ÍNDICE
Editorial
La ciudad más insegura

Pag. 5

Encuesta 2015. La ciudad es muy insegura y la Policía no auxilia al ciudadano

Pag. 7

Seguridad Ciudadana

Pag. 8

-- Jorge Paz Navajas

Integración, única solución al problema del transporte

Pag. 23

Congreso de Transporte por Cable Urbano

Pag. 24

Encuesta 2015. Insatisfacción en los servicios públicos

Pag. 26

Encuesta 2015. Las paceñas y los paceños están conformes con los servicios Pag. 29
básicos
Pag. 31
Los glaciares desaparecen y afectan la calidad del agua
Encuesta 2015. La educación pasa raspando la aprobación de la ciudadanía Pag. 32
paceña
La educación: llave del desarrollo

Pag. 35

Encuesta 2015. La salud: Un dolor de cabeza

Pag. 36

Rector de la Universidad Nuestra Señora de La Paz

-- Fernando Cáceres
Presidente de la Cámara Nacional de Comercio
COORDINADOR GENERAL

Embarazo en Adolescentes Atendidas en el Hospital Universitario Nuestra Pag. 39
Señora de La Paz

-- J. Renán Estenssoro Valdéz
Fundación para el Periodismo
COMITÉ TÉCNICO

-- José Luis España

Encuesta 2015. Violencia hacia las mujeres

Pag. 40

Machismo, una batalla que se extiende a las redes sociales

Pag, 43

Encuesta 2015. Mejoramos poco en los últimos tres años

Pag. 44

Encuesta 2015. El Gobierno Municipal toma la punta

Pag. 47

El control social es inexistente

Pag. 49

Encuesta 2015. Participación social

Pag. 50

Las ciudades inteligentes, mucho más que sólo usar la tecnología

Pag. 51

Encuesta 2015. Paceñas y paceños contentos con el aspecto de su ciudad

Pag. 52

Los desafíos de la Metrópoli Andina

Pag. 57

Huertos urbanos, tendencia mundial que se inserta en La Paz

Pag. 58

Plazas y parques, más que jardines…

Pag. 62

La Paz es una ciudad del peatón

Pag. 63

Encuesta 2015. Revilla, un alcalde querido en su ciudad

Pag. 65

Los modernos movimientos sociales: las comunidades digitales

Pag. 67

Encuesta 2015. Seguridad: la demanda de la población paceña

Pag. 68

PADEM

-- Gonzalo Riveros
Universidad Nuestra Señora de La Paz

-- Lucía Ormachea
Cámara Nacional de Comercio

- Jorge Saenz
Maestría Ordenamiento Territorial (UMSA)
COORDINACIÓN TÉCNICA

-- Natalia Antezana Bosques
La revista La Paz ¡Así Vamos! es una publicación del
Observatorio La Paz Cómo Vamos. Los contenidos
de los artículos son de exclusiva responsabilidad de
sus autores.

La ciudad de la Paz ¿Un terreno precario para el turista?

Pag. 10

Encuesta 2015: La seguridad ciudadana, de lejos y por quinto año consecutivo
Trabajar en el infierno

Pag. 13

Encuesta 2015:. La basura en la ciudad: fotoreportaje

Pag. 14

Encuesta 2015:. Reprueban el transporte paceño

Pag. 16

Hacia la conformación de una red metropolitana de transporte

Pag. 19

Valemos menos que un auto

Pag. 20

ESCRIBEN EN ESTE NÚMERO

Renata Hofmann, Carlos Urquizo, Juan Eduardo Araoz, Rodolfo Huallpa, Daniela Otero,
José Luis España, Enrique Villanueva, Carlos
Portugal, Natalia Antezana, Pablo Mansilla,
Evelin Humérez y Eliana Quiroz.
EDITOR
Javier Castaños Galarza
INFOGRAFIAS
Ruben Aruquipa
DIAGRAMACIÓN
Harold López
IMPRESIÓN
Stigma

Pag. 71

4

5

Editorial

V Encuesta de Percepción Ciudadana sobre la
calidad de vida en La Paz
El Observatorio La Paz Cómo Vamos presenta, en esta edición de la revista La Paz Así Vamos, la quinta
Encuesta de Percepción Ciudadana sobre la calidad de vida en la ciudad de La Paz. Desde hace cuatro años
se realizan similares sondeos lo que permite hacer comparaciones y evaluar el desarrollo de la opinión
pública sobre diversos aspectos que afectan a las personas en la vida diaria de la ciudad.
Con esto se busca obtener la percepción y el nivel de satisfacción ciudadana sobre la calidad de vida en
el municipio de La Paz respecto a temas como educación, salud, vivienda, cultura, seguridad ciudadana,
medio ambiente y otros. Además de conseguir información acerca del acceso y calidad de los servicios
públicos. La ficha técnica tiene las siguientes características:

EL OBSERVATORIO LA
PAZ CÓMO VAMOS ESTÁ
CONFORMADO POR:

CON EL
APOYO DE:

La ciudad más insegura
La seguridad ciudadana es, por
tercer año consecutivo, la principal
preocupación de los habitantes de La
Paz. Los resultados de la V Encuesta
de Percepción Ciudadana sobre la
Calidad de Vida -que anualmente
realiza el Observatorio La Paz Cómo
Vamos- revelan que, en este campo,
poco se avanzó a pesar de los múltiples
esfuerzos de los gobiernos central y
local, así como de otras organizaciones
públicas y privadas. El delito y la
imposibilidad de la Policía Boliviana y del
sistema judicial de brindar protección y
garantizar justicia,constituyen, a juicio
de los ciudadanos, el principal problema
de la ciudad y un factor que incide
negativamente en la calidad de vida.
También preocupan, pero en una
escala muy inferior, la convulsión social,
el aseo urbano, el consumo de bebidas
alcohólicas y el alumbrado público.
Quizá, en una conceptualización
ampliada de lo que es la seguridad
ciudadana, se podría incluir a la
convulsión social, el consumo de bebidas
alcohólicas y el alumbrado público en
la esfera de la misma. Sin embargo,
para efectos de lo que constituye la
encuesta de percepción ciudadana,
se entiende a la seguridad ciudadana
como el conjunto de acciones ajustadas
al Estado de derecho encaminadas a
garantizar la seguridad y los bienes de
los habitantes de una determinada zona
geográfica.
En este marco, es importante realizar
dos puntualizaciones. La primera, es que
la proliferación del delito en la ciudad es
real y no una falsa percepción generada
por los medios de comunicación. Un
informe de la Fuerza Especial de Lucha
Contra el Crimen (FELCC) señala que, a
diario, en La Paz, El Alto y Santa Cruz
se cometen 91 delitos. De los mismos,
40 se registran en La Paz, 22 en El Alto y
29 en Santa Cruz. Es decir, actualmente
La Paz es la ciudad más insegura del
país. Sin embargo, es fácil relativizar

esta realidad. Esto porque, según datos
oficiales, la mayoría de los crímenes son
resueltos por la Policía -lo que deberá
ser verificado- pero, fundamentalmente,
porque, según la ONU, en el país se
registran 12 homicidios por cada 100 mil
personas, cifra muy inferior a la media
latinoamericana de 27.
La segunda, es que el Estado ha
percibido la magnitud del problema y
por ello realiza una serie actividades y
hasta promulgó la Ley 264 del Sistema
Nacional de Seguridad Ciudadana
que, entre otros, dispone que las
Entidades Territoriales Autónomas
destinen recursos del IDH a la seguridad
ciudadana. En este marco, en el 2014,
alrededor de 700 millones de bolivianos
se presupuestaron para el mejoramiento
del equipamiento y la infraestructura
de la Policía Boliviana. Además de
ello, cada año, se realiza la Cumbre
Nacional de Seguridad Ciudadana con la
participación de alcaldes, gobernadores
y el Ministro de Gobierno. Esto quiere
decir que existe preocupación en las
autoridades y recursos para combatir la
delincuencia.
En consecuencia, si la Policía es tan
eficaz como se dice, existe voluntad
política y recursos económicos ¿qué es
lo que falla? ¿por qué el crimen avanza y
la gente se siente atemorizada?
Parece que las medidas tomadas
fueron insuficientes o no dieron en el
blanco. En primer término, porque no
responden a una política estatal integral
y son aisladas de una problemática
mucho mayor. El hecho de que en
los últimos años decenas de policías
hayan pasado a la justicia ordinaria por
involucrarse en delitos, es una señal de
que la institución policial, tal y como se
encuentra actualmente, ha dejado de
ser confiable. Así lo señala la ciudadanía
en la encuesta de percepción ciudadana.
Pero, si la Policía tiene en sus filas
a hampones -remítase al video que
revela cómo desde una patrulla policial

se atracaba a transeúntes en una vía
pública de La Paz- los tribunales de
justicia y el Ministerio Público tienen
a extorsionadores y funcionarios
incompetentes
y
descriteriados,
funcionales a intereses extraños a la
justicia. Recuérdese a la asociación de
víctimas de un fiscal y a la fiscal que
por más de un año se negó a pagar
alquileres, amparada en su cargo.
Esto quiere decir que los resultados de
una lucha contra la delincuencia serán
vanos si no se corrigen los problemas
estructurales que existen al interior de
esas instituciones, y esto pasa no sólo
por mejoras salariales y el imperio de
la meritocracia, sino también por un
impulso decidido a la despolitización
de esas entidades. Ésta es la verdadera
voluntad política: invertir en el
mejoramiento de las capacidades del
funcionario público otorgándole no
sólo mejores condiciones salariales y
educativas, sino respeto y dignidad.
Por otro lado, es imperioso pensar
en la ciudadanía y especialmente
en los/las jóvenes. Mejorar las
condiciones de las escuelas, incentivar
la práctica de deportes, la enseñanza
de la música, el teatro y otras artes y
ciencias en los barrios, de manera que
la juventud se entretenga sanamente
y no forme pandillas para delinquir. Y
esto, naturalmente, también pasa por
ofrecer a los jóvenes más y mejores
oportunidades de trabajo. Es decir,
habrá que trabajar por una sociedad
más justa y solidaria desde todo punto
de vista, y esto, necesariamente, debe
involucrar a gobernantes y gobernados,
así como a instituciones públicas y
privadas. Sin embargo, en este marco,
los gobernantes deberán ser quienes
den el ejemplo.

Renán Estenssoro Valdez
Director Ejecutivo
FUNDACIÓN PARA EL PERIODISMO

6

7
Un problema que crece

La ciudad es muy insegura y la Policía no auxilia al
ciudadano

L

a percepción de inseguridad ha
ido en aumento en los últimos tres
años. En el 2013, el 66 por ciento de
la ciudadanía calificaba a la ciudad
como insegura; el 2014, el 56 por ciento y;
el 2015, el 70 por ciento. Esto quiere decir
que, a juicio de los habitantes de la urbe
paceña, el problema se agudizó a pesar de
las inversiones y los planes de seguridad
ciudadana que implementaron el gobierno
central y el municipal.
La gente de la zona sur es la más crítica
en este aspecto aunque la de la Villa San
Antonio considera que en su barrio campea
la inseguridad más que en otros, a pesar de
que las diferencias entre las ponderaciones
de ambas zonas es mínima. Coincidente con esta apreciación, está
la percepción que tiene la ciudadanía
respecto al rol que desempeña la Policía en
la ciudad. Las opiniones son lapidarias para
la institución “verde olivo”. La gente califica
de mala la protección que presta, considera
que la cantidad de efectivos policiales en

las calles es insuficiente y que la atención
que presta en caso de emergencia es nula.
Esto último quiere decir que nunca acude al
auxilio del ciudadano.
Se debe recordar que el 31 de julio de
2012 fue promulgada la Ley del Sistema
Nacional de Seguridad Ciudadana “Para
una vida segura” (Ley 264), que define a la
seguridad ciudadana como un bien público
prioritario y promueve la corresponsabilidad
institucional, participación ciudadana
y el control social en la lucha contra la
delincuencia. En este marco, el rol central lo
sigue teniendo la Policía Nacional Boliviana
(PNB) que se benefició con un incremento
al presupuesto del sector de Orden Público
y Seguridad (OPS) de Bs 2.844 millones
en 2013 a Bs 3.617 millones en 2014. Es
decir, casi Bs. 800 millones más. Con este
aumento, se quiso dar un fuerte impulso
a la modernización tecnológica mediante
recursos e instrumentos para tareas
policiales de vigilancia y control.

TESTIMONIOS
Kathy Peñaranda
Vecina de Achumani

Denis Miranda
Vecino de Sopocachi
En lo personal no he tenido ningún
problema, pero sé que si camino por
lugares oscuros, si camino muy tarde
o ando exhibiendo el celular voy a ser
asaltado. Los policías por Sopocachi sólo
patrullan los viernes. Pero, en general,
no me siento inseguro en la ciudad.

Puedo decir que como mujer y como mamá no siento la plena libertad de
moverme por esta ciudad. Viví la horrible sensación de la invasión del espacio más
“sagrado”: mi hogar. (…) Nos robaron la supuesta seguridad que uno siente, o al
menos DEBERÍA SENTIR, dentro de tu hogar.
Como mujer siento la enorme incertidumbre de saber si el taxista que maneja el
taxi (que decidí tomar en contra de mí misma) me llevará a mi destino o decidirá
sobre mi bienestar. Como mamá siento el enorme terror de que mis hijos puedan
ser observados y deseados por mentes enfermas.
Todo esto surge a raíz de lo que uno escucha a cada paso y, lo que le toca vivir. Sin
embargo, creo enormemente que no está bien vivir con la paranoia de ser “tocado”
por todo esto. Aún así, siento que puedo vivir relativamente sin miedos es esta
ciudad maravillosa.

8

9

SEGURIDAD CIUDADANA
Renate Hofmann
Socióloga

E

sta encuesta, al igual que
todas las anteriores, pone
en evidencia cuán lejos
estamos de vivir sin miedo
de ser víctimas de violencia,
delitos y crímenes. Aunque en otras
ciudades bolivianas o en otros países
latinoamericanos, y del mundo entero,
puedan existir índices de inseguridad
más alarmantes que en La Paz, es el
tema que más preocupa a la población.
Los medios de comunicación reflejan
esta situación e, incluso, incentivan
los miedos y temores para tener más
rating y venta. El sensacionalismo
de muchos de ellos no contribuye
a entender la problemática y a
debatir soluciones, más bien refuerza
respuestas igualmente violentas de la
población, cada vez más dispuesta a

“hacer justicia” por sus propias manos.
La cantidad de muñecos de trapos
colgados en faroles, particularmente
en los barrios más vulnerables, son
una señal alarmante de la pérdida de
confianza en la Policía y en la justicia
para defenderse ante las amenazas,
sean éstas reales o imaginadas. Los
actos de linchamiento, e incluso
de tortura, que a título de “justicia
comunitaria” se cometen en la ciudad
de La Paz y en todo el país, muestra
que el miedo creciente de la población
ante la inseguridad incrementa la
predisposición a la violencia y el crimen,
en toda la sociedad.
Las leyes y políticas públicas que se
aprueban en Bolivia, no tienen el efecto
esperado. La Ley del Sistema Nacional
de Seguridad Ciudadana “Para una vida

segura”, de agosto 2012, reitera que la
seguridad ciudadana es la prioridad del
Estado, pero no resuelve la inseguridad
que campea. Es un secreto a voces que
sin una solución radical de la crisis de la
Policía y de la justicia, no se logrará el
Estado de derecho que es imprescindible
para que el Estado cumpla con su rol
esencial de garantizar la seguridad de
sus ciudadanos.
Diferentes
campañas
estatales
enfatizan que “La Seguridad Ciudadana
es Tarea de Todos”, pero con una
comprensión demasiado unilateral.
Los intentos de advertir a la población
de los riesgos que corren si toman
demasiado alcohol o manejan dinero
de forma imprudente, se responsabiliza
individualmente a los ciudadanos de
una problemática que es de toda la
sociedad y del Estado.
El concepto de seguridad ciudadana
no significa simplemente que los
ciudadanos se cuiden, y menos aún,
que tomen la justicia en sus propias
manos. Implica, principalmente, que
los ciudadanos sean tomados en serio
y escuchados; que los responsables
rindan cuenta de sus políticas para
reforzar la seguridad. Además de contar
con una Policía creíble y una justicia
justa, significa discutir con la población
cómo se crean condiciones que abren
perspectivas de vida sin violencia. Una
educación que no discrimina y que
crea igualdad de oportunidades es
un paso tan importante, como lo es la
prevención del crimen o el castigo.
Los gobiernos municipales no tienen
mando sobre la Policía ni una relación
cercana al Poder Judicial (a diferencia
del gobierno central). No obstante,
como el nivel de Estado más cercano a
los ciudadanos y sus preocupaciones,
no puede desentenderse de la
problemática de la (in)seguridad.
El Gobierno Autónomo Municipal
de La Paz, plantea encarar esta
responsabilidad desde cuatro ámbitos:
prevención
social,
prevención
situacional, prevención comunitaria y
protección. La prevención social, prioriza
proyectos que ofrecen alternativas para
el tiempo libre de los jóvenes. Arte,

cultura y también programas como
“Mi primer empleo”, voluntariados
y formación de jóvenes líderes son
parte de este enfoque que se dirige
al sector que, estadísticamente, es el
que más riesgos corre. La protección y
promoción de los derechos de la niñez y
la infancia, al igual que de los derechos
de las mujeres, son otros elementos
del programa de prevención social.
El énfasis puesto en alternativas para
jóvenes y en mujeres responde a los
conceptos más avanzados de seguridad
ciudadana.
Como prevención situacional, se
busca reducir el abuso de alcohol y
drogas, particularmente en espacios
públicos. Alumbrado público, control
del servicio de transporte público y
equipamiento de la Policía son otros
compromisos municipales.
La prevención comunitaria, incluye
campañas y espacios de reflexión
para promover una cultura de paz y
tolerancia, entre ciudadanos y dentro
de la familia o en las escuelas.
La
protección
comunitaria,
finalmente, está a cargo de los
programas de atención integral a la
familia. Se dirige principalmente a niños
y niñas, mujeres, adultos mayores,
personas con discapacidad y población
en situación de riesgo social, con centros
de apoyo y atención y albergues.
Las políticas municipales obedecen
a un enfoque de derechos humanos,
tal como el país se comprometió ante
la comunidad internacional y toma en
cuenta las principales recomendaciones
del modelo de prevención de delitos
de las Naciones Unidas de 2010.
La votación a favor del gobierno
municipal actual es una prueba de
que la ciudadanía valora los esfuerzos
que éste realiza. Pero tampoco son
suficientes como para contrarrestar la
sensación generalizada de amenaza e
inseguridad que se vive cotidianamente.
La participación social, que es parte de
la seguridad ciudadana, es un elemento
fundamental para asegurar que estas
políticas sean implementadas y no
una simple proclamación de buenas
intenciones.

Los gobiernos municipales no tienen
mando sobre la Policía ni una relación
cercana al Poder Judicial (a diferencia
del gobierno central). No obstante,
como el nivel de Estado más cercano a
los ciudadanos y sus preocupaciones, no
puede desentenderse de la problemática
de la (in)seguridad.

10

11
Bolivia es considerado el país
más seguro de Latinoamérica.
Su sede de Gobierno atrae a
unos 300.000 turistas al año.
Éstos, a falta de información
fidedigna en la web, al
informarse acerca de La Paz,
tropiezan con advertencias
acerca de “falsos policías” o
“secuestros express”, lo que
puede darles la falsa idea de
una ciudad extremamente
peligrosa y contrastar con la
realidad paceña.

La ciudad de La Paz ¿Un terreno
precario para el turista?
María Claudia Hacker
Lingüista/Periodista

Bolivia recibe anualmente
a unos 300.000 turistas; de
los cuales, un 23 por ciento
visitan La Paz.

L

a Paz, que con su millón de
habitantes puede jactarse de ser
la sede gubernamental más alta
del mundo, es una ciudad donde
coexisten armónicamente, y desde
hace siglos, los valores ancestrales de
las antiguas culturas aymara y quechua
con las más recientes costumbres
occidentales. Esta convivencia de
culturas se vive, haciendo honor a su
nombre, de forma pacífica en la mayor
ciudad del país, considerado como el
más seguro de toda Latinoamérica.
Lamentablemente,
esto
no
es sinónimo de una ausencia de
delincuencia. La ciudad que ha sido
proclamada “ciudad maravilla” el año
pasado atrae, como es de esperar, a una
gran cantidad de turistas nacionales y
extranjeros. Según una encuesta del

Gasto del Turismo Receptor y Emisor,
realizada en el mismo año, Bolivia recibe
anualmente a unos 300.000 turistas; de
los cuales, un 23 por ciento visitan La
Paz.
De acuerdo a un artículo publicado en
enero de 2014 en el diario Página Siete,
los principales problemas a los que se
enfrentan los turistas que visitan La Paz
son la falta de seguridad, el caos y la
falta de información disponible.
Para mejorar esta situación, desde
el año 2013, el Gobierno boliviano se
esfuerza sistemáticamente en ofrecer
al turista un trato más hospitalario,
poniendo en marcha una serie de
medidas que fueron el resultado de la
campaña de sensibilización sobre el
turismo nacional, llevada a cabo en abril
del mismo año.

Esta campaña, a su vez, surgió como
consecuencia de un informe del Foro
Económico Mundial, fechado en mayo
de 2013, que presentaba a Bolivia
como el país menos amistoso del
mundo con los turistas extranjeros, al
obtener 4,1 puntos de los 7 posibles, y
ocupando así el puesto del “país menos
amigable”. Si bien el Gobierno boliviano
descalificó el informe condenándolo de
“malicioso”, simultáneamente anunció
dicha campaña turística con el objetivo
de potenciar este sector y su desarrollo
económico.
Pero ¿cuáles son los motivos que
hacen que los turistas que visitan
Bolivia, y en especial La Paz, se sientan
inseguros? Estas personas, procedentes
mayoritariamente de Francia, Alemania,
Inglaterra, Chile, Brasil y Argentina,
encuentran muy poca información
oficial accesible en la web para
ayudarse a preparar y organizar el viaje.
La información que encuentran hace
referencia a la seguridad o, mejor dicho,
a la falta de la misma. Así, se citan los
denominados “secuestros express” en
los que los delincuentes se hacen pasar
por taxistas que detienen y extorsionan a
sus víctimas, forzándolas a retirar dinero
del cajero automático o se advierte de
la actuación de falsos policías en civil o
incluso en uniforme que, ilegalmente,
requieren la documentación a los
turistas. También se menciona el
posible riesgo al cambiar divisas en

los establecimientos de cambio y se
recomienda prestar en todo momento
atención a sus objetos personales.
Con esta lista de consejos y
advertencias en la maleta, el turista llega
a La Paz con la idea de encontrar una
ciudad altamente peligrosa, situación
que no se corresponde con la realidad,
pues las ciudades más peligrosas de
Bolivia son las ubicadas en la zona del

Policía Turística
Plaza. del Estadio #1354
Tel.: 2225016

En caso de sufrir un robo denuncie ante la
Policía Turística, con el pasaporte o algún
documento que acredite su identificación,
dirección y teléfono del lugar donde se hospeda.

Informes:
Plaza Tejada Sorzano (Estadio H. Siles)
Teléfonos: (591-2) 2225016 - 800108687

narcotráfico, como Cochabamba y Santa
Cruz, donde la delincuencia organizada
está a la orden del día.
Una tarea pendiente es una buena
política de información fidedigna sobre
la situación de la seguridad urbana, que
se traduciría en el consiguiente aumento
del contingente turístico permitiendo a
La Paz presentarse con orgullo como la
ciudad maravillosa que es.

INFOTUR
Dirección: Av. Mcal. Santa Cruz y c. Colombia

Teléfonos
591(2) 2651677

Horario
08:30 a 12:30 - 14:30 a 18:30

Policía: 110
Ambulancia: 118
Bomberos: 119

12

13
El principal problema:

La seguridad ciudadana, de lejos y por quinto año consecutivo

L

a gente afirma que el principal
problema que tiene La Paz es
la seguridad ciudadana. De
cada diez personas, más de
ocho opinan que la ciudad es
insegura por la cantidad de delitos que
se registran en los diferentes distritos,
aunque son los habitantes de la Villa San
Antonio los que más se quejan.
La convulsión social, el aseo urbano,
el consumo de bebidas alcohólicas y el
alumbrado público le siguen en orden
de importancia, pero con ponderaciones
muy inferiores que se ubican alrededor
del
40%.
Similares
mediciones
registraron las encuestas de percepción
ciudadana del 2013 y 2014. Esto quiere
decir, por un lado, que el problema
persiste y, por otro, que las acciones
y políticas que se implementaron no
dieron el resultado esperado.
El distrito de San Antonio expresa
la mayor preocupación en este tema
cuando se advierte que el 94.7% dice
que es el principal problema de la
ciudad; mientras que la gente del
segmento poblacional A/B, es la que

más se queja. Las personas cuyas
edades oscilan entre los 25 y los 34 años
son las que más énfasis hacen en este
problema, aunque las ponderaciones en
todos los niveles son altas.
Existen ciertas tendencias que
señalan que el temor de la gente es, en
gran medida, alimentado por los medios
de comunicación que transmiten
noticias sobre los delitos que se
registran en la ciudad. Si bien es cierto
que los medios pueden incrementar la
sensación de inseguridad, también lo es
que las informaciones que difunden no
son falsas y que dan cuenta de hechos
reales.
En la opinión de la gente, sin duda,
tiene que ver el involucramiento de
miembros de la Policía en los delitos, lo
que tiene que haber incrementado esa
sensación y percepción de inseguridad.
Este aspecto se ratifica con la confianza
que expresa la ciudadanía hacia las
instituciones del Estado. En esta
categoría, la Policía ocupa uno de los
últimos lugares.

TESTIMONIOS
Silvia (nombre ficticio)
Vecina de Chamocochico
El problema más importante es el tráfico, para mí lo más
importante es el tráfico. Porque a veces nos perjudica ya que
no tenemos muchas normativas de tránsito, los que trabajan
en el tránsito no cumplen su labor. Para mí, ése es el problema
más trascendente de la ciudad.

Yesid Oliden
Vecino de Miraflores
El principal problema de esta ciudad es la falta de
consideración en todos los aspectos. No se da prioridad a
ancianos, señoras; la gente bota la basura donde quiere sin
pensar en la estética y salud de la ciudad. No ayudamos. No
somos para los demás y nos peleamos entre nosotros.

14

15
Tres héroes anónimos arriesgan la vida por la ciudadanía

Trabajar en el infierno
Daniela Otero
Periodista.

C

ada día, un ejército de unos mil
hombres y mujeres recolecta la
basura en las distintas zonas de
la ciudad. Y, de entre ellos, tres,
apenas tres, trabajan en el infierno: en
el recojo de los desechos considerados
patógenos, porque pueden originar
enfermedades a quienes están en
contacto con ellos.
La situación es tan dantesca, tan
escatológica, que es más cómodo
desviar la vista y evitar conocer lo
que estos tres hombres hacen. Pero
eso sólo contribuiría a eludir nuestra
responsabilidad, como ciudadanos y
como autoridades.
Don Eustaquio Ramírez de 53 años,
Mauricio Tarqui, de 42 y René Flores,
de apenas 27, hacen lo que nadie
quisiera hacer: recoger los desechos
hospitalarios. Son apenas tres pero se
dan abasto para recolectar los residuos

de 217 centros hospitalarios de la
ciudad.
Todos los días, a partir de las seis
y media de la mañana, estos tres
hombres recorren los hospitales,
laboratorios clínicos y dentales,
farmacias y consultorios para recolectar
desechos, denominados patógenos.
La primera categoría de estos residuos
se denomina desechos biológicos, e
incluyen microorganismos (bacterias,
hongos y virus de todo tipo), además
de emanaciones corporales. En la
segunda categoría se encuentran los
hemoderivados, como la sangre y el
plasma. En tercer lugar están las partes
del cuerpo, productos de abortos
espontáneos o voluntarios, placentas
y miembros amputados. Una cuarta
categoría está conformada por todos los
objetos punzocortantes, como bisturís y
agujas de jeringas. Luego, en la quinta
categoría se encuentran los animales
muertos, ratones y conejos que
utilizan los estudiantes de bioquímica
para experimentar o perros y gatos
muertos que desechan las veterinarias.
Finalmente, en la sexta categoría se
encuentran los desechos considerados
infecciosos, como los artículos que
utilizan las personas afectadas por VIH
o hepatitis.

la prioridad es la atención al público. Y
esa tolerancia llegó a tal extremo, que,
hasta hace muy poco, en el Hospital de
Clínicas tenían que recoger los desechos
de la morgue, sorteando en su camino a
los cadáveres.
Los
tres
obreros
recolectan
diariamente dos toneladas de desechos
patógenos. Don Eustaquio Tarqui
cuenta con amargura que en el Materno
Infantil deben recorrer una suerte
de túnel, de aproximadamente una
cuadra de longitud, trasladando las
bolsas rojas hasta llegar a la furgoneta,
especialmente acondicionada para su
recolección. Cuando se le consultó a su
compañero René Flores qué es lo más
feo que encontró, respondió: “Patas”.
Ante el silencio de esta periodista, sonrío
y de manera paciente explicó que, con
bastante frecuencia, se encuentran con
miembros amputados.
“Este trabajo es muy pesado. No
sé qué haríamos sin estas personas.
Es muy difícil encontrar gente que
quiera trabajar haciendo esto”,
dijo Adela Linares, Analista Técnico
Ambiental del Sistema de Regulación
Municipal (Siremu), encargada de
supervisar diariamente el trabajo de los
recolectores de patógenos.

UNA LABOR DIARIA

A LA CAZA DE LABORATORIOS Y
VETERINARIAS

Este mundo de residuos es
manipulado diariamente por estos tres
trabajadores. Los hospitales de tercer y
segundo nivel, es decir, los centros que
cuentan con varias especialidades, son
visitados todos los días. En el caso de la
ciudad de La Paz, el Hospital Obrero, el
de Clínicas, el Materno Infantil y algunos
otros son los que generan mayor
cantidad de desechos patógenos.
Los hospitales tienen la obligación
de separar estos residuos, para su
seguridad, la de sus pacientes y la de
los obreros encargados de recolectarlos.
Sin embargo, en un país en el que los
hospitales siempre tienen escasez de
recursos, a lo máximo que se puede
aspirar es a que los centros médicos
incluyan en sus presupuestos anuales
las bolsas de color rojo. Los obreros
son tan tolerantes que entienden que

Y uno se pregunta qué haríamos
sin ellos y sin esa supervisora. Los 217
centros médicos registrados son un
poco más de la mitad de los que en
realidad existen, que alcanzan una cifra
que supera los 450. Su trabajo como
supervisora no termina al verificar
que los tres obreros realizan bien su
trabajo. Ella, además, recibe reportes
de los trabajadores que recolectan
los desechos comunes y le avisan
cuando en alguna esquina, de alguna
zona, comienzan a encontrar desechos
patógenos. Entonces comienza a
buscar en la cuadra y en el barrio y,
casi siempre, encuentra un nuevo
laboratorio, consultorio dental, clínica o
veterinaria no registrada.
“Tengo que acercarme, convencerlos
de que es necesario que se registren
y, sobre todo, de que este servicio es

gratuito”, dice Adela Linares, una mujer
de menos de 30 años.
La proliferación de establecimientos
médicos y veterinarios obliga a que
los días jueves, otros dos funcionarios
se desplacen en una furgoneta más
pequeña que ayuda con el servicio.
Diariamente, se recoge dos toneladas
de estos residuos, entre los que a veces
se encuentran hasta 120 animales. Es
que, en días específicos, deben ir al
Matadero Municipal, a Zoonosis y al
Zoológico de Mallasa, desde donde
recogen las sobras de los burros que se
comen los leones.
Después de media jornada ardua
de trabajo, los tres obreros se dirigen
al Relleno Sanitario de Alpacoma. Allí
ya están preparadas las celdas donde
se enterrarán estos residuos. Otros
empleados los esperan armados de una
suerte de trinches, con los que perforan
las bolsas que fueron depositadas en las
celdas, para que penetre la cal viva con la
que son aniquilados todos los gérmenes.
A esa altura, los desechos patógenos,
tan peligrosos, se han convertido
en materia inorgánica e inofensiva y
entonces, sólo entonces, son enterrados
en el relleno y en la memoria. De ellos,
sólo queda el penetrante hedor de la
sangre descompuesta impregnado en
todos los poros de la piel.

Los tres obreros recolectan diariamente dos toneladas de desechos patógenos

16

17

3.) … estos letreros no parecen intimidar y conseguir impedir que se deposite la
basura en la calle e incluso de forma prohibida.
6.) Plazas como ésta, en Sopocachi, son ejemplares, al constar de varios basureros.

1.) Imágenes como ésta son comunes en el centro de La Paz y en barrios
como aquí, en Sopocachi, a lo largo del día. Bolsas de basura depositadas
en las esquinas de las calles que después son abiertas por perros callejeros
y su contenido esparcido por la calle forman parte del día a día.

4.) Sin embargo, La Paz sigue siendo considerada una de las ciudades más limpias
del país.

7.) Otros lugares, no obstante, carecen de basureros o constan de demasiado pocos. Por ello,
los ciudadanos tienen que apelar a su creatividad a la hora de deshacerse de su basura, como
aquí en el Mirador del Montículo en Sopocachi.

8.) Sabenpe es la empresa que lleva nueve años encargada de
recolectar y transportar los residuos sólidos de la ciudad.

9.) La contaminación
visual de lugares de
recreación públicos
es otro problema de
la ciudad paceña.

2.) A pesar de que en muchas paredes de la ciudad se vean letreros
idénticos a éste, en el que se informa sobre la multa que conlleva echar
basura por la calle

5.) La participación ciudadana y el reciclaje pueden inducir a que las/los paceñas/
os sean más conscientes de la cantidad de basura que generan. Carteles como éste
pueden ser un primer paso en la buena dirección.

María Claudia Hacker
Lingüista/Periodista

18

19

Reprueban al transporte paceño

A

pesar de las altas inversiones
en
infraestructura
de
transporte que se hicieron
en el año 2014, como Mi
Teleférico y Pumakatari, la ciudadanía
paceña califica al servicio de transporte
público con un 4,4 sobre 10.
Asimismo, el 50 por ciento considera
que el Teleférico ayudará a solucionar
el problema del transporte y, en el caso

del Pumakatari, el 60 por ciento. Los
habitantes de las zona sur son los que
más satisfechos están con estas dos
redes de transporte, mientras que los
ciudadanos del macrodistrito de San
Antonio son los más insatisfechos.
En general, la calificación que se le da
a todos los rubros del transporte gira
en torno a 4 puntos sobre 10; es decir,
menos de la mitad. Asimismo, las y los

paceños y paceñas consideran que esta
esfera es el quinto mayor problema que
enfrenta la urbe.
Esto refleja la poca satisfacción de la
población con el trasporte tradicional.
El tema del transporte es un debate
que debe seguir en las mesas de trabajo
de las autoridades correspondientes,
para incrementar la calidad de vida de la
ciudadanía de La Paz Maravillosa.

TESTIMONIOS
Nadia Cruz
Vecina de la zona Sopocachi

Erick Hurtado
Vecino de la zona sur

El Teleférico es como un metro
aéreo. No sólo resuelve el problema de
transporte, sino que rompe la lógica de
bloquear el ingreso a La Paz. Ahora, el
Teleférico nos conecta a El Alto y a la
zona sur.

El Pumakatari sí es una
solución para el transporte
en la ciudad. Es masivo, es
accesible, una ruta tiene más
de 30 paradas y es un servicio
continuo.

Mary Molina
Vecina de la zona centro
Creo que la solución al problema del transporte urbano en La Paz no son ni el Pumakatari ni el Teleférico,
porque son medios de transporte con un servicio aún no consolidado. El Pumakatari tiene muy pocos buses,
las rutas implementadas son en un 70 por ciento alternativas a las vías troncales y la implementación de
nuevas rutas no es un proceso claro; por lo tanto, no hay proyectos claros, si los plazos no se cumplen. El
Teleférico es un medio que en este año de funcionamiento ha probado que no es de uso masivo, la gente lo
usa ocasionalmente. Además, el proyecto de nuevas rutas no atiende las demandas de la población.

20

21

Hacia la conformación de una red
metropolitana de transporte

El desarrollo de una red
metropolitana de transporte
público para La Paz es una tarea
urgente para la metrópoli, las
instancias públicas involucradas
deben realizar todos los esfuerzos
necesarios para buscar la
integración de los servicios de
transporte de la urbe, dice el autor.

Actualmente, se está construyendo la
Línea Blanca en el barrio de Miraflores
en La Paz y la Línea Azul en la ciudad
de El Alto. El Servicio de Transporte
Municipal, anunció que en 2016 entrará
en servicio la segunda flota de buses
conformada por 80 unidades para
ampliar los servicios del Pumakatari en
cuatro nuevas rutas de transporte en La
Paz, mejorando la cobertura del sistema
hacia otros barrios de la ciudad.

LOS CAMBIOS NORMATIVOS COMO
CATALIZADORES DEL PROCESO

Enrique Villanueva
Economista
Especializado en transporte

El reto de la sostenibilidad técnica
consiste en la conformación de
redes de transporte que permitan
la integración multimodal de los
diversos modos de transporte

E

n los últimos años, La Paz se
ha convertido en el eje de
las iniciativas públicas para
mejorar el transporte urbano. El
Gobierno Central, a través de la empresa
estatal “Mi Teleférico” construyó tres
líneas de transporte por cable que
vinculan las ciudades más importantes
de la metrópoli paceña, La Paz y El Alto.
Asimismo, los gobiernos autónomos
municipales de La Paz y El Alto
impulsaron el desarrollo de sistemas de
transporte por bus en sus respectivas
jurisdicciones,
atendiendo
los
principales barrios de ambas urbes. El
municipio de La Paz implantó con éxito
el sistema de transporte denominado
Pumakatari y administrado por el

Servicio de Transporte Municipal
(SETRAM), que atiende a las laderas
este y oeste de la ciudad además de
la zona sur con servicios regulares de
transporte urbano. El municipio de El
Alto espera relanzar los servicios del
sistema de buses Sariri próximamente
ante la fallida inauguración y puesta en
marcha del servicio a principios de este
año.
Tanto la estatal “Mi Teleférico” como
el SETRAM, anunciaron sus respectivas
segundas fases para el periodo 20162018. El teleférico contará con cuatro
nuevas líneas en La Paz; una en El Alto
y una adicional que vinculará las dos
ciudades, contando así con nueve líneas
de transporte por cable en la metrópoli.

Uno de los aspectos más importantes
que promovieron los cambios en los
sistemas de transporte en la metrópoli
paceña, fue el cambio normativo en
el sector. La promulgación de la Ley
General de Transporte Nº 165, en
agosto de 2011, abrió las posibilidades
para iniciar las reformas del sector al
desarrollar los fundamentos para las
políticas de transporte en el territorio.
El artículo 6 de la mencionada Ley,
establece los lineamientos básicos del
Sistema de Transporte Integral, los que
hacen referencia fundamentalmente
a la calidad, universalidad y seguridad
en la prestación de los servicios y a
la participación de la sociedad civil
organizada a través del control social.
Además, el artículo 7 define al Sistema
de Transporte Integral (STI), como un
“conjunto de varios elementos que
interactuando entre sí, permiten que
se lleve a cabo el traslado de personas
y bienes entre las que se encuentran
infraestructura física, operadores y
usuarias y usuarios del servicio y otros
servicios logísticos complementarios”.
El artículo 65 establece el mandato
para todos los niveles de gobierno de
promover el Sistema de Transporte
Integral (STI): “El Estado en todos sus
niveles de gobierno deberá promover
la sinergia entre los componentes del
sistema de transporte, para optimizar el
grado de eficiencia calidad y seguridad
de las operaciones de traslado de
personas y carga”.
En cuanto a las competencias
municipales en transporte, éstas están
definidas en la Constitución Política del
Estado en su artículo 302, parágrafo

I, numeral 18, donde se indica que
la materia de transporte urbano,
ordenamiento y educación vial, así
como la administración y control del
tránsito urbano son competencia
exclusiva de los Gobiernos Autónomos
Municipales por lo que corresponde a
estas entidades públicas el ejercicio de
facultades legislativas, reglamentarias y
ejecutivas.

LA RED METROPOLITANA DE
TRANSPORTE
URBANO:
UN
DESAFÍO TÉCNICO, SOCIAL Y
POLÍTICO
La construcción de una red
metropolitana de transporte urbano
es un verdadero desafío que involucra
diferentes facetas: lo técnico, en la
construcción física de una red integrada;
lo social, en la inclusión del sector
transporte y; lo político, en el ámbito
de la coordinación institucional y el
desarrollo de proyectos concurrentes.
El reto de la sostenibilidad técnica
consiste en la conformación de redes de
transporte que permitan la integración
multimodal de los diversos modos
de transporte. Las redes modernas
de transporte son una combinación
eficiente entre las diversas tecnologías
de transporte motorizado y facilidades
para promover el transporte peatonal
y en bicicleta. Las políticas públicas en
esta dirección son fundamentales para
incrementar los efectos positivos de

los proyectos municipales de buses y el
teleférico, puesto que permiten ampliar
el ámbito de influencia y así aumentar
la cobertura del sistema. Una manera
de hacer efectiva la construcción de
la red, consiste en la construcción de
estaciones y paradas multimodales
que vinculen uno o más modos de
transporte para facilitar el trasvase de
los viajeros de un modo a otro y para
que éstos puedan llegar a su destino en
el menor tiempo posible.
A largo plazo, la sostenibilidad de las
iniciativas públicas pasa por desarrollar
un modelo de administración y
financiamiento
incluyente
que
incorpore a los operadores tradicionales
de transporte (sindicatos, asociaciones
y cooperativas) en los nuevos sistemas.
Existen varias formas de promover la
integración de los operadores actuales;
una de ellas, consiste en promover
cambios en la estructura empresarial
buscando la creación de empresas de
transporte urbano. Otra posibilidad,
consiste en establecer contratos
de concesión entre las empresas o
sindicatos mejorados de transporte
urbano y los municipios de la metrópoli
que permitan optimizar las rutas
existentes, definir estándares de calidad
mínimos y mejorar la integración de los
servicios con el teleférico y los buses
municipales. Así, el fortalecimiento del
sector transporte y cláusulas claras en

22
los contratos de concesión otorgarán
seguridad jurídica para la renovación
del material rodante y, en definitiva,
permitirán alcanzar mejores estándares
de calidad de servicio.
Los nuevos sistemas de transporte
en la metrópoli paceña son de carácter
público, los gestores son entidades
públicas aunque con diferentes matices:
en el caso del teleférico, una empresa
estatal y en el Pumakatari, una unidad
municipal. La coordinación y el trabajo
conjunto de estas entidades públicas
es, sobre todo, una tarea política
que requiere un fuerte liderazgo y
visión de futuro, puesto que los retos
de la integración de los servicios de
transporte son complejos y las tareas de
largo aliento. Estos retos comprenden
aspectos técnicos (construcción de
paradas multimodales y coordinación
de servicios) y aspectos de ámbito
social (inclusión creativa de los
operadores tradicionales); además
de buscar la integración tarifaria a
mediano plazo que permita promover
un único pago dentro de la red, reducir
las posibilidades para el fraude y la
corrupción en el cobro de pasajes y la

evasión de usuarios inescrupulosos en
el pago de los servicios.

LA NECESIDAD DE UN CLARO
LIDERAZGO Y VISIÓN DE FUTURO
Los proyectos de transporte existentes
en la metrópoli paceña, marcan un hito
en la prestación de los servicios de
transporte urbano en Bolivia y muestran
la tendencia de futuro en las ciudades
bolivianas. Indican también que las
políticas sociales pueden comprender
una serie de servicios complementarios
que son fundamentales para acceder a
los servicios básicos como la salud, la
educación y el empleo. Tambien, otros
elementos que hacen a la vida íntegra
de las personas: accesos a centros
recreativos, lugares de ocio y espacios
públicos, hecho especialmente evidente
en los segmentos de la población de
bajos ingresos que no tienen alternativas
de movilidad.
Así, el desarrollo y configuración de
una red metropolitana de transporte
para La Paz y El Alto es una tarea urgente
para la metrópoli no sólo porque
la normativa vigente promueve su
creación -la Ley N° 165 principalmente
y las competencias exclusivas de los

municipios de forma implícita-, sino
porque las instancias públicas gestoras
deben realizar todos los esfuerzos
necesarios para buscar la integración
de los servicios de transporte que
administran y así evitar servicios aislados
con baja ocupación y altamente costosos
para la población.
Desarrollar la integración de los buses
municipales con los teleféricos urbanos
para conformar una red moderna de
transporte y así consolidar la revolución
en el transporte urbano en La Paz, sólo
será posible con un claro liderazgo
político y visión de futuro. Modernizar
las ciudades pasa por la cooperación
interinstitucional, la coordinación de
tareas y la mejora en la capacidad de
ejecución de los grandes proyectos
urbanos. Las autoridades tienen la
palabra.

Los proyectos de transporte
existentes en la metrópoli paceña,
marcan un hito en la prestación de
los servicios de transporte urbano en
Bolivia y muestran la tendencia de
futuro en las ciudades bolivianas

Valemos menos que un auto
En el departamento de La Paz se han registrado 450
atropellos en el primer trimestre del año en curso

L

os automovilistas reinan en las
calles de la ciudad de La Paz.
La gente de a pie se sujeta a
sus tiempos, apuros, rutas y
caprichos. A pesar de que la Ley de
Tránsito Municipal dice que los peatones
tienen preferencia sobre los vehículos,
los conductores hacen caso omiso a esta
normativa.
Hace una semana, una joven cruzaba
la Av. Arce mientras el semáforo estaba
en rojo. Cuando ella estaba a media
calle, la señal cambió a verde y un coche
negro se le fue encima sin esperar que
terminara de pasar. La joven tuvo que
hacer una artimaña veloz para esquivar
el golpe.
Sólo falta pararse en cualquier
esquina del centro de la urbe para ver
escenas como ésta a toda hora. No
importa que el semáforo esté en rojo
o que haya cebras pintadas en la calle,
los automovilistas creen que tienen
el derecho de pasar por encima de los
peatones. Cuando algún chofer va a dar
vuelta en una esquina se fija siempre si
no viene otro auto, pero no voltea para
ver si no hay una persona que está
cruzando.
El artículo 51 de la Ley de Tránsito
Municipal
especifica
que
los
peatones tienen derecho a “solicitar
el cumplimiento y a denunciar a los
conductores de vehículos motorizados
en caso de que los mismos no cumplan
ni respeten los dispositivos de control
de tránsito como semáforos, así como
el respeto al paso de peatón o cebra”.
Asimismo, considera que son faltas
de tránsito graves que los vehículos se
detengan en una bocacalle y obstruyan
el paso de los peatones o que se pasen
el semáforo en rojo.
Un automóvil liviano puede tener
un peso aproximado desde 760 a
2.900 kg. Si el más ligero de los autos
livianos impacta contra un peatón a una

velocidad de 10 km por hora, es como si
una persona recibiera 39 puñetazos o 25
patadas, según el físico Paúl Rodríguez.
Los motorizados más vendidos en
Bolivia en 2014 son las camionetas
-según las comercializadoras- que
tienen un peso aproximado de 2.100
kg; si una de estas moles de más de dos
toneladas de peso choca con un peatón
cuando está arrancando, es como si le
diera 105 puñetazos y 70 patadas.
En el departamento de La Paz se han
registrado 450 atropellos en el primer
trimestre del año en curso, según una
nota publicada en el diario La Razón.
En 2013 se registraron 2.555 atropellos
;de los cuales, murieron 229 peatones,
de acuerdo con el Instituto Nacional de
Estadística. La autopista La Paz-El Alto
y las avenidas Chacaltaya, América,
Montes, 16 de Julio, Cañada Strongest,
Landaeta, Del Ejército, Pasos Kanki,
Buenos Aires, Sánchez Lima, Mario
Mercado y Zavaleta son las arterias
con mayor cantidad de atropellos
y colisiones según el Observatorio
Nacional de Seguridad Ciudadana. Esto
permite afirmar que en la ciudad de
La Paz existen 29 arterias consideradas
como rojas.

23
En muchas ocasiones, los peatones
también incumplen con las reglas de
tránsito especificadas en la Ley antes
mencionada. El artículo 94 señala que
una falta grave de los peatones es que
crucen en lugares no autorizados. No
obstante, existe una gran diferencia con
el vehículo: si a un auto lo impacta un
peatón no le pasa nada; pero si a un
peatón lo impacta un auto le puede
incluso quitar la vida.
Si se ve a un peatón en una esquina
intentando cruzar la calle, pisemos el
freno y démosle paso. Si una persona
está cruzando la calle, bajemos la
velocidad para evitar dañarla. No nos
demorará ni un minuto y podemos
evitar un impacto que signifiquen 25
patadas. Esto se hace en toda ciudad del
mundo que se considera civilizada.
La intención no es generar una
competencia entre quiénes tienen
preferencia o más derechos. Sino que
podamos contribuir para favorecer
a una movilidad sustentable. Que
peatones, automovilistas, motociclistas
y ciclistas podamos convivir en la ciudad
de manera armónica. Al final de cuentas,
todos somos paceños y paceñas.

...la Ley de Tránsito Municipal dice que
los peatones tienen preferencia sobre
los vehículos...
Natalia Antezana Bosques
Periodista/latinoamericanista

24

25

ENTREVISTA

Integración, única solución al problema del transporte

Natalia Antezana Bosques
Periodista / Latinoamericanista

Luis Gutiérrez es economista y especialista
en sistemas de transporte. Es Secretario
General de la Asociación Latinoamericana de
SistemasIntegrados de Transporte (SIBRT),
queasocia a los 28 sistemas más avanzados de
transporte público de la región.
Asimismo, es Secretario Ejecutivo de la
Red de Ciudades Líderes en Movilidad Urbana
Sustentable de América Latina.

M

ás de la mitad de la población
mundial vive en zonas
urbanas.
Los
problemas
que acarrea la ordenación de las
zonas urbanas aumentaron tanto en
alcance como en complejidad, como se
registra en el Informe sobre la situación
demográfica en el mundo, elaborado
por la Organización de Naciones Unidas
(ONU). En Bolivia, el 67,3 por ciento
de la población vive en áreas urbanas,
según el Censo 2012>; y, en el caso del
departamento de La Paz, el 66,5 por
ciento.
El informe de la ONU explica
que, “cuando está bien planificado,
el crecimiento urbano encierra el
potencial de mejorar el acceso de las
personas a la educación, la atención a
la salud, la vivienda y otros servicios,
fomentar las oportunidades en materia
de productividad económica y gestionar
de manera más adecuada el efecto de
la población sobre el medio ambiente.
Al mismo tiempo, el rápido crecimiento
urbano plantea dificultades en materia
de planificación sostenible y buena
gobernanza del entorno urbano”. Sin
duda, esto incluye al transporte.
Una red de transporte público
articulada es como el sistema
circulatorio de un cuerpo humano
que se encarga de conectar todos los
órganos entre sí. Con esta metáfora, Luis
Gutiérrez intenta explicar la importancia
de una red integrada de transporte que
coadyuve a mejorar la calidad de vida de
los habitantes de las ciudades.
La movilidad urbana es un derecho

social fundamental, prácticamente
se encuentra en el mismo lugar que
la educación y la salud, asegura el
especialista. Si mejora la movilidad
de manera universal y con calidad, se
están generando las condiciones para
construir ciudadanos.
En este sentido, los miembros de la
Asociación Latinoamericana de Sistemas
Integrados de Transporte, preocupados
por encarar los factores que determinan
un servicio de transporte de calidad a los
habitantes de las ciudades, encontraron
que éstos conducían a la gestión
de políticas públicas. “Entonces, no
podíamos quedarnos desgañitándonos
en el trabajo técnico, junto con los
operadores privados, sino teníamos que
apelar a las instancias políticas que son
el ambiente apropiado para ir adelante
con la misión y eso es, básicamente,
institucionalidad y financiamiento”.
Según Gutiérrez, se debe generar un
sistema institucional para el transporte
similar al que se tiene en educación y
salud. Las políticas en la materia deben
construirse de arriba para abajo. Deben
haber iniciativas legislativas.
En todo el mundo, la suma de
muertos y deshabilitados por accidentes
resulta en más de un millón 200 mil
habitantes y otros tres millones 300 mil
por contaminación. Esto claramente
nos muestra que la movilidad urbana se
entremezcla de manera transversal con
otras materias.
Una buena movilidad se convierte en
la oportunidad perfecta para generar
alternativas al predominio del carro

privado, que está haciendo añicos
nuestras ciudades, agrega el Secretario
General de SIBRT. De esta manera, se
podría tomar el control sobre toda la
red de transporte de las ciudades para
que se cumpla con los parámetros de
calidad y eficacia; pero, sobre todo,
universalidad.
¿QUÉ SE PUEDE HACER EN BOLIVIA?
“Aquí, digamos hay algunas cosas
muy favorables que se van insinuando
pero que se tiene que hacer un esfuerzo
monumental por converger en el plano
de la voluntad política. Porque tienes
una buena voluntad de Evo Morales
de poner cables en todas las ciudades,
en meterle dinero del erario público a
los cables, especialmente para encarar
la necesidad de los sectores de bajos
ingresos que viven en las laderas (…).
Pero se debe pensar en un sistema de
integralidad y el gobierno tiene que
tomar medidas para eso. El problema
es nacional. Las ciudades no pueden
resolverlo solas.
“La Alcaldía (de la ciudad de La Paz),
cuenta con un estudio con una visión
de sistema integrado de transporte
que junta a El Alto y La Paz y que está
llamado a estructurar una sola autoridad
de
transporte
intermetropolitano
e interjusdiccional. Este sistema
dependería de una autoridad única de
transporte metropolitano de ambas
ciudades: el gobierno nacional tiene
que entregar su cable y los gobiernos de
El Alto y de La Paz tienen que entregar
sus buses. El directorio tendría que estar
formado por todas las partes.
“De esta manera, se produciría
un espacio de gestión con grado de
autonomía y que cuente con un equipo
técnico con una calidad profesional de
primer nivel. Además, se tendría que
incorporar una serie de mecanismos
como el vale de transporte mensual,
porque compites con el carro privado;
entonces, debes ser eficiente y brindar
un servicio de calidad. Precio y calidad.
“Esta autoridad tendría que regular
todo, incluidos los minibuses y micros.
También semáforos, intersecciones.
Todo. El movimiento de movilidad
se convierte en un elemento de

regeneración urbana”.
Luis Gutiérrez afirma que se
debe tomar en cuenta cinco
factores
fundamentales:
calidad,
institucionalidad,
integración,
empresarización y recursos humanos y
tecnología.
Calidad. Para obtener una buena
calidad se debe pensar en los costos.
Cuando se habla de éstos se tienen
que tomar en cuenta dos atributos
fundamentales que generaran demanda
y recursos: un atributo es que el servicio
debe ser universal; es decir, que llegue
a todos los sectores sociales de la
población, para lo cual los tramos más
concurridos tienen que financiar los
tramos menos concurridos; el otro
atributo debe ser la calidad, que quiere
decir también eficiencia, lo cual significa
dinero.
Asimismo, se debe hacer un estudio
socioeconómico para subsidiar una
parte de la tarifa a los sectores más
marginados. Este subsidio debe correr
por el Estado. En Europa existen muchas
ciudades cuyos gobiernos subsidian
del 47 al 68 por ciento del costo del
transporte.
Institucionalidad. Para que se
genere un buen sistema integrado de
transporte se deben propiciar políticas
públicas en la materia. Eso debe ser
gestionado desde el Gobierno central a
través de legislaciones que amparen a
las ciudades. De igual manera, se debe
generar mecanismos para que sea el
Estado el que subsidie un porcentaje del
sistema.
Integralidad. Un sistema de transporte
debe estar integrado para que cumpla
una de sus premisas fundamentales
que es la universalidad. El teleférico y el
sistema de buses Pumakatari tendrían
que funcionar de manera coordinada
para brindar el servicio a la mayor
cantidad de gente. Asimismo, se debería
integrar a los choferes que actualmente
brindan el servicio para que formen
parte de esta red, llegando a los lugares
donde no pueden acceder los buses o el
teleférico.
Por otro lado, cuando se piensa en el
concepto de integralidad, esto rebaza

sólo el transporte, ya que en cada parada
o estación, por ejemplo, se construye un
espacio para generar comunidad: áreas
verdes, comercio regulado, entre otras.
Empresarización. Significa pasar de
una empresa ineficiente, que permite una
atomización por parte de los sindicatos en
el manejo de las rutas y sin capacidad de
manejar calidad, a una empresa moderna,
integrada, con gerentes profesionales, con
patios para dejar los buses, que tengan un
mantenimiento profesional.
Es decir, una modernización que integre
todos los aspectos: definición regulatoria de
parte del órgano público con un contrato 2.0
que regule eficiencia y calidad; la integración
del personal actual (choferes) en la nueva
empresa, para hacer la transición más
liviana o hacer una reconversión laboral,
entre otros.

...el 67,3 por ciento de la población
vive en áreas urbanas
Tecnología y recursos humanos. Uno de
los temas críticos que se convierte en un
cuello de botella es el tema de los recursos
humanos que va emparentado con la
tecnología. Si se da un salto en tecnología,
muchas veces no hay un equipo técnico que
pueda encargarse de la operación. Hay que
reclutar y formar a un equipo profesional
desde gerentes y directores hasta
conductores. De la mano debe tenerse la
mejor tecnología. Esto implica tiempo e
inversión.
¿EL CORREDOR CON CARRIL EXCLUSIVO SÍ
CABE EN LA CIUDAD DE LA PAZ?
“Absolutamente, pero como parte de
un sistema integrado de transporte. Sin un
sistema de alimentación sostenido puede
ser un fiasco o puede convertirse en un
enclave que obstaculice el desarrollo del
sistema integrado. Debe compatibilizarse
con la visión de integración y de calidad”.
¿LOS
SISTEMAS
DE
TRASPORTE
PUMAKATARI Y TELEFÉRICO VAN POR
BUEN CAMINO?
“Absolutamente sí. Pero no tienen
futuro sin integración. Han incorporado los
factores de calidad, pero la integración es
un reto que tienen al frente y que no lo van
a poder hacer solos si no tienen asistencia
de orden nacional”.

26

27

Congreso de Transporte por Cable Urbano

Carlos Portugal
Periodista

El “Primer Congreso Internacional
de Transporte por Cable Urbano”,
coordinado por la empresa estatal de
transporte Mi Teleférico, se realizó
del 20 al 23 de octubre de 2015 en el
campo ferial Chuquiago Marka de La
Paz, con la participación de empresas
operadoras de La Paz – El Alto (Bolivia),
Medellín, Cali, Manizales y Bogotá
(Colombia), Río de Janeiro (Brasil), Argel
(Argelia), México D.F. (México), Londres
(Inglaterra), Caracas (Venezuela) y Hong
Kong (China).

E

l Primer Congreso Internacional de
Transporte por Cable Urbano tiene
como principal objetivo promover
e intercambiar experiencias entre
operadores de sistemas de transporte
por cable urbano y generar buenas
prácticas de operación y mantenimiento.
Al evento asistieron autoridades
nacionales,
departamentales
y
municipales, al menos seis empresas
urbanas transportadoras por cable,
gestores, ejecutivos y equipos técnicos
que expusieron magistralmente sus
experiencias en el sistema de transporte
por cable urbano.
La intención del primer congreso fue
crear un espacio de diálogo especializado
sobre este nuevo sistema a fin de aunar
esfuerzos y recursos con todos los
operadores participantes. La meta fue
consolidar la Asociación Internacional
de operadores de Transporte por Cable

Urbano (AITCU), mediante la firma de
un documento constitutivo para este
fin, lo que permitirá repetir anualmente
la experiencia, dando lugar a otras
ciudades para que se postulen como
anfitrionas.
Al finalizar la primera cumbre, se
redactó la “Declaración de la ciudad de
La Paz” en la que los representantes de
las empresas operadoras de sistemas de
transporte por cable urbano acordaron:
1. A nivel mundial existe una
tendencia clara hacia la urbanización,
lo que ha provocado el crecimiento
y desarrollo urbano, económico y
social que genera nuevos desafíos que
deben ser respondidos en un marco
de planificación urbana y estratégica
para mejorar la calidad de vida de los
ciudadanos/as.
2. Este proceso de desarrollo

ha inducido a un crecimiento
indiscriminado
de
vehículos
automotores;
consecuentemente,
congestionamiento vial de las distintas
ciudades, reduciendo la velocidad
de circulación e incrementando la
contaminación atmosférica, hasta
niveles que afectan la salud de la
población.
3.
La problemática de la
Movilidad Urbana Sostenible trasciende
los límites del transporte urbano y
alcanza una visión más integral que
tiene como centro al ser humano y su
calidad de vida, recuperando el espacio
público urbano.
4. La Empresa Estatal de
Transporte por Cable Mi Teleférico de
Bolivia, ha convocado a la cumbre de
Operadores de Transporte Urbano por
cable para construir consensos sobre
una política común dirigida a promover
cambios en las condiciones de Movilidad
en los municipios en los que trabajamos
para mejorar la calidad de vida de los
ciudadanos/as.
5.
En la declaración de Bogotá
de junio de 2011, se establece tres
principios de la Movilidad Urbana
Sostenible,
denominados
“Evitar,
Cambiar y Mejorar”.
6.
Los sistemas de transporte
por cable urbano están enmarcados en
el principio de “Cambiar” hacia sistemas
de transporte menos contaminantes
comparados con los sistemas de
transporte tradicional.
7. Deseamos
homogeneizar
nuestros criterios de prestación
de servicios y generar una red de
colaboración y apoyo mutuo en nuestros
sistemas de transporte.
Los suscribientes, en representación
de nuestras respectivas organizaciones:
1.
Fundamos
mediante
el
presente documento la Asociación
Internacional de Operadores de
Transporte por Cable Urbano, con
el objeto de agrupar y coordinar
actividades conjuntas en el rubro de
transporte urbano por cable.
2. Manifestamos
nuestro
compromiso de trabajar e intercambiar

experiencias técnicas, de operación
y demás, con el objeto de mejorar
nuestros servicios tendentes a favorecer
la Movilidad Urbana Sostenible.
3.
Considerando
que
la
movilidad de personas es un derecho
fundamental de carácter prioritario,
las actividades desarrolladas por los
participantes de la “Primera Cumbre
de Operadores de Transporte por
Cable Urbano” constituyen un aporte
importante tendente a mejorar el
transporte urbano y así las condiciones
de vida de las personas; por tanto, los
nuevos conocimientos adquiridos en
este evento pretenden implementar
mejores condiciones en el Sistema
de Transporte por Cable que irán
directamente en beneficio de los
usuarios y usuarias.
4. Comprometemos
replicar
experiencias adquiridas de los sistemas
de transporte urbano de cada país
operador, sobre la integración física
y la forma de aplicar tarifas a otros
sistemas de transporte, a fin de lograr
la intermodalidad que beneficia
directamente a los ciudadanos/as.
5.
Acordamos como definición
única y uniforme de concepto de Sistema
de Transporte por Cable Urbano: “El
Sistema de Transporte por Cable Urbano,
es un medio de transporte que coadyuva
a las necesidades de desplazamiento
de las personas en áreas urbanas,
permitiendo reducir tiempos de viaje
pero fundamentalmente promoviendo
una accesibilidad eficiente, equitativa,
inclusiva y segura en beneficio de las
usuarias y usuarios”.
6. Acordamos
fomentar
y
preservar el uso y la seguridad del
transporte no motorizado, mediante
la inclusión/adecuación/facilitación en
nuestros sistemas de infraestructura
que facilite su integración, como parte
fundamental de la Movilidad Urbana
Sostenible.
7. Acordamos
generar
un
observatorio de sistemas de transporte
por cable urbano, que tenga el
propósito de suministrar e intercambiar
información relevante para beneficio de
la Asociación y el enriquecimiento del

conocimiento de la movilidad urbana de
los países que la integran.
8. Comprometernos
la
cooperación
técnica
entre
los
operadores, mediante intercambios
periódicos de experiencias, organización
de congresos periódicos y mediante el
asesoramiento mutuo, con el objeto de
cumplir las metas señaladas.
9.
Convocamos la participación
de organismos multilaterales y bilaterales
a través de la asistencia técnica y
financiamiento para la consecución
de estos objetivos, en el marco de las
políticas y planes estratégicos locales.
10.
Convenimos
conformar
una primera directiva AD HOC de la
Asociación, encargada de:
a) Gestionar el reconocimiento
de la Asociación ante instituciones
internacionales que la avalen.
b) Recibir y enviar correspondencia
a los diferentes representantes de los
operadores de transporte por cable
urbano a fin de lograr los primeros
acuerdos arribados en la primera
cumbre.
c) Recibir ratificaciones escritas y
firmadas por representantes legales
de los operadores, para formalizar su
participación como socios plenarios.
d) Elabora los estatutos de la
Asociación y las formas de participación
y adscripción.
e) Promover la Segunda Cumbre de
operadores de sistemas de transporte
por cable anexada a un congreso
internacional.
f)
Establecer
la
forma
de
administración de recursos económicos
a fin de cumplir con registros y demás
gastos que demande la organización.

28

29

Insatisfacción con los servicios públicos

M

enos de un 30 por ciento de la
población está muy satisfecha
con los servicios públicos. Si
bien la gran mayoría de estos servicios
están cubiertos en más de un 80 por
ciento, la ciudadanía no está del todo
conforme.
Un ejemplo claro es el recojo de
basura. Este servicio alcanza a un
97,9 por ciento de la población; no
obstante, sólo un 28 por ciento está

Christian Tapia
Vecino de la zona de Villa Copacabana
No estoy satisfecho con los servicios
públicos de la ciudad porque son muy
desordenados. Es muy informal y no hay
horarios establecidos, por ejemplo, en
el caso del recojo de la basura.

satisfecho con el camión recolector y
el resto está medianamente satisfecho,
medianamente insatisfecho y muy
insatisfecho.
Lo propio ocurre con el transporte
público, las áreas verdes y las canchas
deportivas. Aproximadamente el 85 por
ciento de la población no está del todo
conforme con estos servicios. Sólo el 15
por ciento está muy satisfecho.
La vigilancia policial es uno de los

servicios que menos alcance tiene, ya
que sólo el 43 por ciento de los paceños
y las paceñas tiene acceso.
No sólo basta con que los servicios
públicos sean universales, sino que
deben ser de calidad para satisfacer las
necesidades básicas de la población y
así contribuir a la mejora de la calidad
de vida de las paceñas y los paceños. Es
claramente un foco que hay que atender.

Sedova Jaldín
Vecina de la zona de Sopocachi
No estoy nada satisfecha con los servicios públicos. El alumbrado público, la
vigilancia y el transporte son pésimos. En lo que respecta a la basura, no se le hace
un buen tratamiento; además, los domingos Sopocachi es un reguero de basura.
Claro que también habría que generar una campaña de educación ciudadana. Pero
en general, los servicios no son buenos.

30

31

Las paceñas y los paceños están conformes con los
servicios básicos

M

ás de la mitad de la población paceña está muy satisfecha o medianamente satisfecha con
los servicios básicos de la ciudad. El que mayor aprobación tiene es el de conexión de gas
domiciliario, donde el 61 por ciento dice estar muy satisfecho; no obstante, sólo el 40 por
ciento tiene acceso a él.
La conexión a la red eléctrica, de saneamiento y servicio de agua potable también tienen un alto
porcentaje de satisfacción, que ronda el 50 por ciento. En cambio, los servicios de Internet y telefonía
básica tienen un nivel de satisfacción del 25 y 36 por ciento, respectivamente, a pesar de que el
acceso a Internet se incrementó casi en un cien por ciento en comparación del año pasado: en 2015
el 42 por ciento de la población paceña cuenta con conexión a Internet.

Sofía Quisbert Gutiérrez
Vecina de Obrajes

Mayra Limache
Vecina de Villa Salomé

Me encuentro satisfecha con los servicios y los costos de agua y luz,
como vivo en alquiler no siento mucho el gasto. El alcantarillado es toda
una bendición (la población se incrementó así que algunas zonas no la
tienen o la infraestructura está muy deteriorada). Sobre el teléfono fijo, no
tengo, pero sí celular, estoy con la empresa Viva y el servicio no es bueno,
todo el tiempo llamo para que me den solución a varios aspectos en los
que está también la conexión a Internet.

En general, los servicios básicos de la ciudad de La Paz no
tienen gestiones óptimas. Por ejemplo, en cuanto al acceso
del sistema de alcantarillado pluvial (de carácter prioritario
en nuestra ciudad), es sumamente moroso y de trámite
burocrático, puesto que se condiciona para su acceso a
la erogación de un monto económico del dueño de cada
domicilio, terreno, etc.

32

Los glaciares desaparecen y
afectan la calidad del agua

E

l cambio climático está afectando
a todos los ecosistemas
alrededor
del
mundo,
especialmente a los glaciares
tropicales,que se encuentran entre los
trópicos de Cáncer y Capricornio y han
ido sufriendo un acelerado retroceso
en las últimas décadas, como el Glaciar
Antizana en el Ecuador. Alguno de ellos
ha desaparecido, tal es el caso del
glaciar Chacaltaya en Bolivia (Ramírez et
al., 2001).
Sudamérica tiene más del 99% de los
glaciares tropicales del mundo y el resto
se encuentra en Oceanía y en África.
En los Andes Centrales, el 80% del
agua bebible se origina en las regiones
montañosas, afectando ecosistemas y
poblaciones circundantes (Vuille et al.,

33
Sudamérica tiene más del 99% de
los glaciares tropicales del mundo

Dra. Ing. Evelin Susana Humerez Espinoza
Instituto de Ingeniería Sanitaria y Ambiental
UMSA

2008). Muchas ciudades localizadas
sobre los 2.500 m dependen casi en su
totalidad de las reservas de agua a gran
altura, como las ciudades de La Paz y El
Alto en Bolivia (Bradley et al., 2006).
El agua se almacena inicialmente
como hielo en las montañas y desciende
gradualmente debido a los procesos
de descongelamiento, siendo la única
fuente de agua durante la época
de estiaje o época seca cuando las
lluvias son muy pocas o ausentes. Por
esta razón, las investigaciones de los
ecosistemas acuáticos asociadas a
glaciares tropicales fueron altamente
requeridas.
Desde el año 2011 se realizaron
investigaciones en los glaciares
Condoriri, Huayna Potosí y Tuni que se

encuentran a 36 kilómetros de la ciudad
de La Paz, con ayuda de la Agencia de
Cooperación Internacional del Japón
(JICA), a través del Proyecto GRANDE que
finalizó en marzo de 2015. Actualmente,
el Instituto de Ingeniería Sanitaria y
Ambiental (IIS) de la Universidad Mayor
de San Andrés continúa con los trabajos
de monitoreo de la calidad del agua en
los glaciares Condoriri y Huayna Potosí
en las épocas de estiaje y de lluvias, que
se registran entre los meses de mayo a
agosto y de septiembre a abril.
El trabajo realizado por el Proyecto
GRANDE y el Instituto de Ingeniería
Sanitaria y Ambiental (IIS), se enfoca en
las cuencas de los glaciares Condoriri,
Huayna Potosí y Tuni que provén del
44% del agua bebible a las ciudades de
La Paz y El Alto en Bolivia. Las cuencas
de los ríos Condoriri, Huayna Potosí
y Tuni presentan ricos ecosistemas
acuáticos compuestos por ríos, lagos y
humedales que, junto a los procesos de
meteorización de las rocas (desgaste de
las rocas por acción del viento y el agua),
influyen en la calidad del agua en las
épocas de estiaje y de lluvias.
Mediciones in situ de parámetros
fisicoquímicos y muestreo de las aguas,
plantas acuáticas y sedimentos fueron
realizadas para investigar el efecto de
los nutrientes como el nitrógeno, el
fósforo, el silicio y los iones mayores
(sulfatos, calcio, sodio, potasio, nitratos,
magnesio, cloro y fosfatos), en la
formación de la calidad de agua durante
dos estaciones distintas para determinar
la influencia del derretimiento de los
glaciares y la meteorización de las rocas.
Las concentraciones de los nutrientes
como el silicio, el nitrógeno y los
iones mayores, tuvieron fluctuantes
variaciones en ambas épocas, causadas
por la meteorización de las rocas y
la distribución de la precipitación. La
precipitación total desde el mes de
mayo a agosto de 2011 fue tan sólo de

19 mm y la precipitación total desde el
mes de septiembre a abril del mismo
año fue de 624 mm. Esta variación de la
precipitación total en ambas épocas, los
cambios meteorológicos característicos
del invierno y verano en los glaciares
y el desgaste de las rocas afectaron al
crecimiento de las plantas y la presencia
de nutrientes e iones en el agua.
Durante el invierno, que corresponde
a la época seca, altas concentraciones
de iones como el Ca2+ (1189µmol/l)
y SO42+ (928µmol/l), pH alcalino
(8.36) y altos valores de conductividad
eléctrica (158µS/cm) fueron detectados
(Humerez & Umeda, 2014). En
cambio, en la época de lluvias, altas
concentraciones de nutrientes como
el nitrógeno y el silicio se encontraron
en las aguas de deshielo, en los ríos y
las lagunas de los glaciares estudiados.
Estos valores altos de nutrientes y una
mayor corriente de agua, favorecieron
el crecimiento de las plantas acuáticas
en el curso del río y los humedales que
se encuentran distribuidos a lo largo del
río principal, especialmente después de
las lagunas de glaciar.
Con los datos obtenidos de la calidad
del agua, el crecimiento de las plantas y
los nutrientes en plantas y sedimentos
de los años 2011-2014, se elaboraron
Modelos de Crecimiento de Plantas
Acuáticas y de Calidad de Aguas que
ayudaron en la predicción de la calidad
del agua en el futuro. Se utilizaron
resultados de temperatura del modelo
climático MRI-GCM20, valores de
radiación solar medida y pronosticada
por la NASA, resultados del modelo
hidrológico desarrollado por el grupo de
escorrentía del Proyecto GRANDE, para
las estimaciones futuras del crecimiento
de las plantas acuáticas y cómo estas
variaciones afectarán a la calidad del
agua. Los modelos que se desarrollaron
(Crecimiento de Plantas Acuáticas y
de Calidad de Aguas), predijeron el

crecimiento de la vegetación acuática
y las concentraciones de los nutrientes
en el agua. Por ejemplo, se estima que
las plantas acuáticas serán afectadas por
el cambio climático con una reducción
de 40% hasta el año 2039. El retroceso
glaciar que genera una pérdida del
10% del hielo acumulado por década
y el cambio en el clima, afectarán a la
disponibilidad del agua. Los cambios
en la vegetación acuática afectarán
la calidad del agua. A esto se suma
la creciente demanda por parte de la
población que se irá incrementando
tanto en las ciudades de La Paz y El Alto.
Por tanto, las predicciones de la calidad
del agua son cruciales para el manejo de
los futuros recursos hídricos. Al cambiar
la calidad del agua de los ríos de glaciar,
también cambiará la calidad del agua
que es destinada al uso agrícola, uso
industrial y de consumo humano. Por
tanto, las empresas distribuidoras
de agua deberán considerar estos
cambios de la calidad del agua en sus
políticas y en el diseño de las plantas
de tratamiento de aguas destinadas
especialmente al consumo humano en
las ciudades de La Paz y El Alto.

"El retroceso glaciar que
genera una pérdida del 10% del
hielo acumulado por década y
el cambio en el clima, afectarán
la disponibilidad del agua"

34

35

La educación aprueba con nota mínima

L

a población paceña califica a
la educación con un promedio
aproximado de 6 sobre 10.
La calidad de educación en las
escuelas fiscales es la que menos
aprobación tiene, ya que ronda en el 5,6
y ha disminuido con respecto a los años
pasados. La calidad de la Universidad
Mayor de San Andrés (UMSA) y de las
universidades privadas en general, es
la que tiene más aprobación con un 6.5

Eva Guadalupe Tapia
Vecina de Bolognia
Es difícil tener una visión clara de cómo está la educación cuando
no se hace o no se está muy en contacto con los actores como los
estudiantes o profesores. Sin embargo, por las experiencias que he
tenido con mi hijo, puedo decir que existe una idea de que hay colegios
fiscales y particulares donde no tienen una adecuada formación de
los estudiantes porque se utilizan métodos que ya no están acorde a
estos nuevos tiempos. A veces les dan a los jóvenes o niños trabajos
que pueden ser tranquilamente un copy-paste de cualquier página
e imagino que por la cantidad de alumnos que hay en las unidades
educativas, los profesores no se toman la molestia de verificar de
dónde provino la información, salvo contadas excepciones.

sobre 10. Este promedio ha incrementado
en los últimos años.
A pesar de los cursos de capacitaciones,
la calificación a la calidad de los maestros
disminuyó considerablemente desde el
2013 cuando tenían un promedio de 6.6 y
en 2015 es de 5.9.
Si bien el promedio rebasa el 50 por
ciento, la calidad no es la esperada en una
ciudad cuyo desarrollo va en aumento.

Johanna Parada
Vecina de Alto Obrajes
En el colegio de mis hijos, en cuanto
infraestructura, maestros, ambiente,
es otro mundo. Veía vidrios rotos,
pupitres deshechos, profesoras que
gritan como locas. El nivel académico
es bajo, súper bajo, con decirte que ni
horrores ortográficos le corrigen a mi
hijo. La profesora de mi otro hijo es más
preparada, pero cero paciencia. Ahora
estamos luchando para cambiarlos de
colegio; ojalá lo logremos.

36

37

La educación:
llave del desarrollo

A
Renata Hofmann
Socióloga
Facilitadora en el proyecto Alfabetización en
Medios de la Fundación para el Periodismo.

ño tras año, los ciudadanos
de La Paz y del país expresan
su frustración con la escuela
fiscal. Las percepciones que
recoge el Observatorio La Paz Cómo
Vamos la confirman también este año.
Esta preocupación es compartida por
los encuestados que tienen a sus hijos
en la escuela fiscal, con aquellos que
los tienen en colegios privados o que ya
no tienen hijos en edad escolar. El lado
positivo de esta percepción, es que los
ciudadanos de La Paz tienen conciencia
de la importancia de un buen sistema de
educación para el desarrollo de la ciudad
y del país. El lado negativo, es que esta
conciencia no lleva a movilizaciones
ciudadanas para mejorar la educación
boliviana. Las juntas escolares, que
organizan a los padres de familia,
generalmente limitan su participación a
la demanda de más ítemes o de mejoras
de la infraestructura y equipamiento
de los centros escolares. Por más

justificadas que estas demandas sean,
no tocan el problema de fondo: la falta
de calidad de la educación para preparar
a los niños, jóvenes y adolescentes de
forma adecuada para desenvolverse en
la sociedad actual.
La situación del magisterio es similar.
Al igual que los padres de familia,
tienen una organización fuerte e
históricamente combativa. Pero, rara
vez sus demandas van más allá de
reivindicaciones salariales o de lucha
por una mejor formación continua
para responder adecuadamente a los
desafíos que el mundo actual plantea.
Desde el Ministerio de Educación
se realizan esfuerzos para desarrollar
nuevos enfoques y planes de educación;
sin embargo, no se reflejan en mejoras
que hagan de la educación un motor del
desarrollo económico y social, tal como
ocurre en los países que avanzaron
significativamente en la educación para
salir de la pobreza.
Aunque las competencias del
municipio en los temas educativos
son limitadas, no puede excusarse de
la responsabilidad que tienen como
parte del Estado, frente a las nuevas
generaciones y el país. La Ley de
Municipalidades y la Ley de Educación
(2010), definen claramente que las
políticas de educación y la gestión
del magisterio son competencias
del Estado central. Los municipios
quedan principalmente a cargo de la
infraestructura y el equipamiento de
las escuelas, aunque programas como
“Evo cumple” se dedican igualmente
a construir escuelas, a menudo en
clara competencia con los gobiernos
municipales.
El desafío de los gobiernos
municipales es desarrollar iniciativas
que contribuyan a mejorar la educación,
sin romper el marco legal existente.
Dentro de su mandato de contribuir
a mejorar la calidad de vida de los
habitantes, el Gobierno Autónomo
Municipal de La Paz propone una serie
de programas y proyectos para mejorar
la calidad educativa. El Programa de
Red de Centros de Acompañamiento y
Reforzamiento Educativo, a ejecutarse

en los Centros de Recursos Pedagógicos
de los Macrodistritos y Distritos, es un
apoyo complementario para alumnos e
incluso para el plantel administrativo.
Con proyectos dirigidos a fomentar
la lectura o la implementación de
huertos escolares municipales, se
abren otras iniciativas locales que
complementan el currículo escolar. Con
iniciativas como la “Credencial Escolar”,
becas para alumnos en situación de
extrema vulnerabilidad, transporte
escolar, comedores estudiantiles y
“kioskos saludables” se proponen
otros proyectos que deben contribuir a
mejorar las condiciones de aprendizaje
en la escuela. La “Mochila Escolar”, que
antes sólo llegaba a los alumnos de
Primaria, ahora también llegará a los de
Secundaria, con sus respectivos textos
e insumos escolares. La construcción
de un centro modelo de educación
alternativa y especial, además de 20
unidades educativas en macrodistritos
urbanos y rurales, son otra parte del
programa municipal del municipio de
La Paz.
Sin embargo, hay otras iniciativas que
el municipio de La Paz aún no avizoró y
que podrían ser de gran impacto para
los niños, jóvenes y adolescentes. Entre
ellos, sobresale el desafío de contribuir
a la “alfabetización en medios” que
promueve nuevas capacidades en
maestros y alumnos para orientarse
adecuadamente en la actual “sociedad
multimedia”. El desafío de desarrollar
el pensamiento crítico necesario
para seleccionar, analizar y evaluar la
incesante avalancha de información
que nos imponen los medios (impresos,
radios, televisión, Internet, etc.), no es
simplemente una asignatura más para
la currícula escolar. Es un principio
que deberá transformar nuestra
comprensión actual de educación,
ya que la memorización y repetición
de información ya no responde a la
educación actual. Hoy en día se necesita
saber dónde conseguir la información
necesaria, cómo organizarla y cómo
compartirla para ser parte de la
sociedad actual.
Internet adquirió una importancia

El desafío de los
gobiernos municipales es
desarrollar iniciativas que
contribuyan a mejorar la
educación

tal que su acceso se proclamó en 2011
como un derecho humano. Bolivia
ha suscrito esta declaración de las
Naciones Unidas, pero aún está muy
lejos de ponerla en práctica y no tenerla
como un simple gesto declarativo. El
compromiso de Bolivia no sólo implica
proporcionar un Internet de calidad
a costos pagables, también abarca el
desarrollo de las capacidades necesarias
para hacer un uso adecuado. La mayoría
de los niños y adolescentes no reciben la
orientación necesaria en sus casas, por
lo que se hace más urgente aún que los
maestros tengan la capacidad de asumir
este rol. Sin embargo, como no reciben
la formación necesaria del Ministerio de
Educación, los maestros se ven tentados
a rechazar Internet, sea porque están
en desventaja en su manejo frente a los
alumnos o porque tan sólo ven los lados
negativos que también conlleva, como
el bullying o los riesgos que implica el
uso inapropiado de las redes sociales
(bullying, acoso sexual, etc.).
En este contexto, el Gobierno
Autónomo Municipal de La Paz puede
hacer una contribución esencial a la
educación. Si bien no puede crear
ítemes para profesores, tiene la

La “alfabetización en medios”
promueve nuevas capacidades
en maestros y alumnos para
orientarse adecuadamente en la
actual “sociedad multimedia”.

potestad de ofrecerles la capacitación
necesaria para hacer de Internet una
herramienta para una educación del
siglo XXI. Es más, puede contribuir con
buenas conexiones a Internet, que es
otra de las debilidades actuales en las
escuelas fiscales. Hay otras medidas
complementarias, e incluso gratuitas,
como el control de los café Internet
para que tengan los filtros adecuados
que protegen a los niños y jóvenes de
páginas con contenidos inadecuados, o
para que apoyen un uso más estratégico
de Internet, en lugar de sólo video
juegos.
Para el municipio de La Paz, al igual
que para todos los municipios del país,
se avecinan tiempos difíciles. La caída de
los precios de los hidrocarburos implica
una reducción masiva de los ingresos
por coparticipación de los Impuestos
Directos de Hidrocarburos (IDH).
Como ciudadanos y como gobiernos
municipales, estamos ante el desafío
de extremar los esfuerzos para que la
disminución de ingresos no caiga sobre
la educación y que no sea un pretexto
para reducir los programas y proyectos
que el municipio de La Paz necesita con
tanta urgencia.

38

39

La salud: Un dolor de cabeza

L

os problemas en el área de la salud
pública continúan no sólo en la
calidad del servicio sino también en
el acceso al mismo. La población opina
que la infraestructura de los hospitales
y centros de salud es poco menos que
regular – lo que ya constituye una
llamada de atención - , que el trato que
recibe en los mismos es malo y que el
tiempo que debe esperar para que la
atiendan es demasiado. Esta situación
no ha mejorado respecto a pasadas
gestiones lo que quiere decir que las
autoridades del área poco o nada han
hecho para resolver estos problemas.
Las opiniones recogidas por la encuesta
de percepción ciudadana del 2011 ya
daban cuenta de las quejas de la gente.

En el plano del acceso a la salud pública,
en el 2015 existe un muy leve ascenso,
respecto a 2013 y 2014. El distrito que
más acude a los centros de salud pública
es el de la Max Paredes y las personas que
más uso hacen de este servicio son las que
están clasificados dentro del segmento
poblacional D/E, es decir, la gente más
pobre. De igual forma, las mujeres van
más al médico que los hombres.
Otro aspecto que llama la atención es la
poca cobertura que tienen los seguros de
salud. Solo el 45% de la población cuenta
con un seguro y de este porcentaje, casi
el 68% es público. Esto nos conduce a
reflexionar sobre la efectividad que están
teniendo las políticas públicas en el área
de la salud.

Opinión
Guillermo Cuentas, ex Ministro de
Salud, “Existe una crisis estructural en
el sistema de salud del país que viene
desde la fundación de Bolivia. Hay fallas
en el modelo de financiamiento. Si no
hacemos un proyecto de salud de cara
al futuro, vamos a seguir teniendo los
mismos problemas. Tenemos que definir
qué tipo de financiamiento vamos a
tener”.

Valeria Arias
Vecina de Sopocachi
No tengo seguro de salud. No estoy
conforme. Para las personas q no
tenemos seguro, las opciones son pocas
y muy caras. No, el servicio es muy caro
y la atención de personal administrativo,
enfermeras y doctores es indolente,
nada empático y no es personalizado. Se
receta lo mismo a todos (medicamentos
genéricos).

40

El embarazo adolescente y sus múltiples
riesgos
El CENSO 2012 reporta un total
de 37.741 madres de 15 a 18 años
de edad, que representa un 2%
aproximado del total de mujeres
madres de todas las edades, en Bolivia.

L

os recién nacidos de estas jóvenes
mujeres, el 11%, presentaron bajo
peso al nacer (< 2.500 gramos);
otro 30% de sus hijos, registraron
un peso entre 2.500 a 2.990 gramos.
Se tiene estudios que demuestran que
sólo el hecho de ser madre adolescente
tiene una asociación estadísticamente
significativa de producto con bajo peso
al nacer y, obviamente, de alto riesgo.
Estos datos recolectados en las
historias clínicas perinatales de pacientes
atendidas en el hospital, confirman
las dificultades que se presentan en la
atención integral a la mujer respecto al
embarazo en adolescentes, la necesidad
de fortalecer la implementación
del plan nacional, la contribución
que realiza nuestro hospital con la
atención a las embarazadas y el papel
de la Universidad en intervenciones

Dr. Horacio Espinoza
Decano de la Facultad de Medicina
Universidad Nuestra Señora de La Paz

sociales a la comunidad a través de los
estudiantes. Es un problema de salud
actual y vigente que se deberá encarar
de forma integral e intersectorial donde
nuestras instituciones académicas,
la UNSLP y el Hospital, tienen el
compromiso para encararlo.
En Bolivia, según el CENSO 2012,
la población de adolescentes (10 a
19 años) representa el 23% del total,
del cual el 49% es de sexo femenino.
Según el ENDSA 2008, cerca del 18%
de las adolescentes de 15 a 19 años ya
son madres o estaban embarazadas al
momento de la encuesta.
El CENSO 2012 reporta un total de
37.741 madres de 15 a 18 años de edad,
que representa un 2% aproximado del
total de mujeres madres de todas las
edades.
El embarazo en adolescentes es a
menudo el resultado de una elección
no deliberada, asociada a una falta de
información y educación en salud sobre
todo en espacios escolares y, en parte, a
la inasistencia sanitaria.
Estudios de la OMS (2012), reflejan

que el embarazo adolescente reproduce
la pobreza y la falta de profesionalización,
situaciones que generan una economía
diferente en los jóvenes. Además de
aspectos sociales relacionados como
la vulnerabilidad a sufrir varios tipos
de violencia, discriminación y rechazo
de la sociedad, desde la propia familia
hasta en los medios sociales de las
adolescentes, los proyectos de vida
muchas veces se ven perjudicados,
retrasados o abolidos; finalmente,
la relación emocional vulnerable de
la pareja, en caso de tenerla, por lo
general se asocia también a padres
adolescentes o muy jóvenes.
El Hospital Universitario Nuestra
Señora de La Paz, ubicado en la zona
de Llojeta de la ciudad de La Paz, es un
establecimiento de salud de segundo
nivel con especialidades médicas
ampliadas y centro de referencia de
la Red 1. Atiende durante 24 horas
servicios ambulatorios, de internación
y emergencias. Este nosocomio, entre
los años 2013 a 2014, atendió un total
de 407 mujeres que accedieron a su
atención por embarazo para consulta
prenatal o parto; de éstas, se registran
74 (18%) con una edad entre 13 a 19
años. En estas adolescentes, el 20%
tenía formación primaria y el 53%
eran solteras. Otro dato importante
detectado es que el 25%, es decir,
una de cada cuatro adolescentes
embarazadas, tenía antecedente de
embarazos previos con un rango de 1 a
3; de los cuales, el 40% de éstos terminó
en aborto. No se ha determinado
desnutrición en las madres al inicio
de sus controles prenatales, pero sí
sobrepeso y obesidad con un 32%.
Estos datos nos hablan de factores que
pueden poner en riesgo el embarazo o
la salud de las propias mujeres durante
la gestación, el parto o el postparto.
Todas las adolescentes que llegaron al
hospital realizaron su primera consulta
prenatal (CPN). Las mujeres con una
edad mayor a 18 años, tuvieron un
promedio de CPN mayor a 5; en cambio,
las menores de 18 años registran un
promedio menor a 2,5. El 82% de las
adolescentes que realizaron su primera
CPN llegaron al parto en el Hospital.

41

42

43

Violencia hacia las
mujeres

Los cuadros expuestos, evidencian
que la percepción ciudadana sobre
el respeto de los derechos humanos
de las mujeres en la ciudad de La
Paz, ha mejorado en la gestión 2015
respecto al año anterior. Si bien el
incremento es pequeño, no deja de ser
significativo, porque más del 50% de la
ciudadanía opina que estos derechos sí
son respetados. Alrededor de un 60%

de los y las entrevistados/as afirma
que conocen a alguien que ha sufrido
violencia física, dato que ratifica una vez
más que esta forma de vulneración de
derechos es una de las más comunes y
con mayor incidencia en la vida de las
mujeres.
También se observa un incremento
en el porcentaje de población que
conoce los SLIM respecto al año 2014;
sin embargo, y pese a los evidentes
avances en la promoción de estos
servicios, principalmente en Cotahuma
y Centro, el porcentaje de personas que
conoce estas instancias se encuentra
todavía por debajo del 50% cuya
información sobre las prestaciones
brindadas, es todavía básica. Las
redes de lucha contra la violencia,
muestran un mayor posicionamiento
en la ciudadanía respecto a años
anteriores, sin embargo, la presencia
de este mecanismo en los diferentes
macrodistritos es desconocida por más
del 50% de la población, aspecto que
tal vez demanda mayor participación
ciudadana en esta instancias. Las redes
existentes en Cotahuma y en los estratos
socioeconómicos medio altos y altos
(AB), se encuentran en mejor situación
respecto a las demás.

44

La batalla contra el machismo se
extiende a las redes sociales.

B

asta con escribir en el buscador
de Twitter el nombre de Hanalí
Huaycho para mantener fresco
el repudio y desconcierto
social que se generó en febrero de
2013, cuando la periodista de PAT fue
brutalmente asesinada por su pareja, el
teniente de Policía, Jorge Clavijo, quien
a sangre fría le dio 15 puñaladas.
La red social de los 140 caracteres
junto a Facebook, fueron estrictos
vigilantes de que la justicia llegue en este
caso. De un nombre común pasó a ser
un hashtag emblema (#HanalíHuaycho)
por la reivindicación de los derechos de
la mujer, una crítica al sistema machista
y patriarcal, y un grito para posicionar
temas que atingen los principios de una
sociedad.
“La violencia patriarcal se combatió
en diversas plataformas con mayor o
menor notoriedad desde los 90. Allí,
el fenómeno de la violencia de género
cobró notoriedad y se empezaron a

construir activismos de resistencia y
denuncia. Era natural que las redes
sociales se constituyan en una eficaz
herramienta para visibilizar estos
esfuerzos. Y el momento en el que
se manifiesta con fuerza por primera
vez es después de lo que sucedió con
la periodista Hanalí”, comentó Boris
Miranda, periodista pionero en el uso
de redes sociales.
Estas plataformas virtuales de
encuentro social se han convertido en
un nuevo espacio donde la gente con
acceso Internet, que está por alrededor
del 40% en Bolivia, puede, en estos
casos específicos, no sólo denunciar
hechos de violencia contra la mujer,
sino obtener resultados fehacientes,
como generar un movimiento o permitir
la reflexión y análisis de las conductas
machistas.
En 2014 se suscitó una serie de
campañas por Twitter y Facebook en
temas de violencia de género. Antes

Rodolfo Huallpa
Periodista

de las elecciones generales de octubre,
uno de los candidatos a senador del
Movimiento al Socialismo (MAS)
en Cochabamba, Ciro Zabala, fue
duramente criticado por decir que las
mujeres debían ser educadas para que
no sean víctimas de delitos tales como
violación o asesinato.
Bajo
los
hashtags
#ZabalaFueraDeLaLista
o
#MachistasFueraDeLasListas
se
emprendió una lucha para exigir la
renuncia o retiro del candidato de
las listas del MAS. No pasó aquello,
pero queda el precedente de que el
presidente Evo Morales y el propio Ciro
Zabala emitieron disculpas públicas por
estas desatinadas declaraciones. Fue
una victoria para quienes presionaron
en redes sociales por una respuesta
de las autoridades ante tan errada
declaración.
Estas
movidas
ciudadanas,
generalmente, no nacen en los medios
de comunicación tradicionales, sino en
el seno mismo de las redes sociales.

En 2014 se suscitó una serie de
campañas por Twitter y Facebook en
temas de violencia de género

La Pública, una plataforma virtual, es
prueba clara de que el clamor ciudadano
puede ser motivo de noticia. El caso de
la estadounidense Renee Gurley, quien
fue violada en Samaipata, Santa Cruz,
en 2013, fue emblemático este 2015
para lograr una sentencia en contra
de sus tres agresores. El método: el
ciberactivismo.
Javier Badani, impulsor de La Pública,
fue uno de los activistas en el caso de
Gurley y sostiene que las redes sociales
permitieron generar cambios a favor de
causas como ésta, aunque sostiene que
a partir de ellas no se puede cambiar
algo tan estructural como el sistema
machista, que requiere de más esfuerzos
en ámbitos externos a Internet.
“Cambiar la estructura machista es
una tarea titánica que debe tocar todos,
absolutamente todos los aspectos de
hombres y mujeres. Las redes sociales
son un instrumento más, mejor dicho,
son una herramienta más a nuestro
alcance para generar cambios”, sostiene
Badani.
Hay varios logros en materia de género
en redes sociales. Recientemente se
generaron dos cambios en el contenido
de un medio de comunicación y una
entidad del gobierno. A inicios de
septiembre, con motivo del Día del
Estudiante, una presentadora de la red
PAT se vistió de colegiala y estereotipó
a la estudiante que lleva manzanas al
profesor a fin de obtener una buena
nota. La representación fue calificada
como una clara muestra de cosificación
de la mujer.
“No sólo es utilización de la imagen y el
cuerpo de la mujer, es la desvalorización
y el chantaje”, comentó Juan Espinoza
en un debate en Facebook que se
generó en torno al video que circuló
por las redes sociales. Daniel Cárdenas,
productor del programa Hola País de
PAT, tuvo que salir al frente y disculparse
por tan atrevida escena. “Lamentamos
lo que se provocó; nos ayudan a mejorar
y cuidar nuestra producción”, escribió
en su cuenta de Facebook.
Así, uno a uno, pueden ser explicados
y dilucidados los casos o campañas con
éxito que se tuvo en la red en contra del

machismo, el sexismo, el patriarcado,
la intolerancia y la violencia de género.
Un último caso fue el de la publicidad
del Viceministerio de Turismo que, con
motivo de la Fexpocruz 2015, elaboró
una galería de fotografías que fue
difundida a través de sus cuentas de
redes sociales donde invitaba a la gente,
más allá de visitar y conocer la Feria, a
ver a las modelos. Una férrea defensa de
la dignidad femenina y una dura crítica
de la prensa, a través de la Agencia
de Noticias Fides (ANF), permitió
que horas después las fotografías del
Viceministerio fueran borradas.
Pero ¿bastará con un clic o un “me
gusta” para alcanzar cambios a partir de
las redes sociales? La respuesta se inclina
más hacia el no. Para la ciberactivista
Rocío Recalde, son varias las muestras
de que, a través de campañas digitales,
se pueden lograr cambios cualitativos
en determinados temas, pero ninguno
de éstos funcionaría si no existe un
complemento que acompañe estas
iniciativas: las acciones concretas o in
situ que busquen una transformación
real.
“Se ha mostrado que las luchas del
ciberactivismo sólo funcionan si es
que las luchas aterrizan en la calle y si
desde la calle se articulan redes. Si falta
uno de esos componentes, la campaña
falla. Los objetivos de una campaña
activista sea de género o no es crear
opinión pública, apoyo mediático, lobby
político y articulación en las calles de
la sociedad civil, sólo así una causa se
vuelve legítima”, sostiene.
Traducir una campaña por la

“Cambiar la estructura machista es una
tarea titánica que debe tocar todos,
absolutamente todos los aspectos de
hombres y mujeres. Las redes sociales
son un instrumento más, mejor dicho,
son una herramienta más a nuestro
alcance para generar cambios"
despenalización del aborto a las calles
es motivo de algarabía, convocar a
una marcha por la defensa de Andrea
Aramayo a través de redes sociales es
un logro digno de aplaudir, transmitir en
vivo e imponer a la prensa tradicional,
por la presión social en redes, a cubrir
una audiencia judicial por el caso de
Reneé Gurley es más que una victoria
para el ciberactivismo.
La periodista y activista feminista,
Esther Mamani, considera que hacer
ciberactivismo no es escribir en el
teclado o apoyar una causa únicamente
detrás de la pantalla de la computadora,
sino asumir acciones para una
revolución.
Casos como el de Ciro Zabala,
donde se lograron las disculpas del
caso; las fotografías del Viceministerio
de Turismo, que fueron retiradas; u
organizar colectivos y campañas, una
última como #HackeandoAlMachismo,
son muestras claras que el activismo en
redes sociales está permitiendo generar
cambios en las conductas machistas
que aún persisten en la sociedad.
Todos estos esfuerzos son un acierto al
momento de recordar que el verdadero
rol de los medios de comunicación es la
labor social.

45

46

47
¿Cómo Vamos en calidad de vida?

Mejoramos poco en los últimos tres años

D

e cada diez habitantes de esta
ciudad, poco menos de cinco
opinan que su calidad de vida
mejoró poco respecto al año
pasado y una piensa que mejoró mucho
lo que, de una u otra forma expresa a pesar de que poco menos de cuatro
opinen que todo está igual - cierta
percepción de bienestar. Sin embargo,
no es una opinión contundente
como tampoco lo fue la recogida en
la encuesta del 2014, año en el que
igualmente la gente opinó que su
calidad de vida mejoró levemente. En
todo caso, en estos dos últimos años,
existe una notoria mejoría respecto al

Alberto Nogales
No me puedo quejar, todo sigue igual, no mejoró nada
porque sigo sin conseguir un empleo fijo que me permita vivir
sin sobresaltos. Esto hace que me las ingenie para conseguir
trabajos eventuales que me permiten vivir y mantener a mi
familia. Tengo esperanzas en el futuro aunque, según las
noticias, se nos viene una crisis económica. Habrá que ver.

2013, cuando la gente, en su mayoría,
opinó que todo estaba igual.
En el análisis no debe perderse
de vista que el 2015 es un año
extraordinario. El sufragio realizado
para elegir alcaldes y gobernadores y
la consulta para la aprobación de los
estatutos departamentales, politizaron
la agenda y con ella, con seguridad, la
visión que los medios de comunicación
transmitieron a la ciudadanía sobre la
realidad del país y la ciudad. Además de
ello, hay que considerar que al menos
seis meses la silla consistorial estuvo
ocupada por un alcalde interino que
respondía al partido gobernante.

La visión del futuro es también
levemente optimista, tal como lo fue el
pasado año. En la percepción del futuro,
casi seis personas de cada diez opinan
que las cosas estarán mejor y solo
tres, pero esta vez de cada cien, creen
que irá peor. Es decir, esta percepción
negativa es casi inexistente. Casi lo
mismo sucedió con el pesimismo en los
pasados años. Las percepciones sobre
un futuro incierto son muy débiles y eso
se debe, sin duda, no sólo a la bonanza
económica sino también a la estabilidad
política lo que ha permitido el
emprendimiento de grandes proyectos
e inversiones públicas.

Cristina Pérez
Yo soy empleada en una tienda y mi salario se ha mantenido
desde hace tres años. Lo que me han aumentado es muy poco.
No puedo decir que estoy mejor pero tampoco que estoy
peor. A mi marido si le ha ido un poco mejor, él trabaja en la
construcción, pero únicamente trabajando los dos podemos
mantener a nuestra familia.

48

49

Las instituciones más creíbles

El Gobierno Municipal toma la punta

S

egún los habitantes de La
Paz,
el municipio paceño
es la institución con mayor
credibilidad que tiene la ciudad.
Le siguen la Universidad Mayor de
San Andrés y la Iglesia Católica, dos
entidades que, en diferentes años,
ocuparon ese lugar. En el otro extremo,
en el de las poco creíbles, se encuentran
los partidos políticos, el poder judicial y
la policía.
Los medios de comunicación ocupan
un cuatro lugar y el gobierno central
el quinto aunque las diferencias entre
estas ubicaciones y la primera posición
son de algo más de 16 puntos.
La gente que más confía en el gobierno
municipal es la de la Max Paredes y el
Centro, es la del segmento poblacional
más pobre y, al mismo tiempo, es la más
joven.
Igualmente, la población considera
que el Gobierno Municipal es
la institución que más aporta al
mejoramiento de la calidad de vida en la
ciudad seguida del Gobierno Central. En
las ponderaciones de ambos niveles de
gobierno existe algo más de 13 puntos
de diferencia.
En esta categoría, las que menos
contribuyen son la Central Obrera
Boliviana, el INE, los partidos políticos y
el Órgano Electoral Plurinacional.
En las percepciones positivas que
recoge el gobierno municipal se deben
considerar que, de una u otra forma,
influyó la imagen del alcalde Luis Revilla
y la gestión interina de Omar Rocha que
ocupó la silla consistorial durante casi
seis meses. Se debe recordar, asimismo,
la amplia victoria que obtuvo SOL –
BO en las pasadas elecciones locales
y las campañas electorales que se
desplegaron durante el mes de abril.

En el otro polo, no se deben olvidar los
escándalos y la ineficiencia del removido
Tribunal Electoral Plurinacional. Al
parecer, la mala imagen quedó y está
afectando a los nuevos tribunos. Llama
la atención también la prevalencia de
la desconfianza que la gente tiene en el
Instituto Nacional de Estadística (INE)
que no ha logrado borrar los problemas
que protagonizó con el Censo del 2013.

50

51
Mario Galindo Soza

El control social es inexistente
El control social es percibido como una molestia por
muchas autoridades locales, según Mario Galindo, quien
es economista, con un doctorado en Ciencias Económicas
y Administrativas. Actualmente es doctorante de Ciencia
Política, docente universitario e investigador.

Carlos Portugal
Periodista

¿Cuál es el objetivo del control social?
Es lograr la participación ciudadana.
Se refiere a que las acciones de la
gestión gubernamental ya sean de nivel
nacional, departamental o municipal sean
transparentes. La ciudadanía debe tener
conocimiento de que se están manejando
recursos públicos en la forma correcta
y logrando resultados para el bienestar
general y no así empleándolos para fines
particulares.
¿En La Paz tenemos una política de
control social?
El control social hasta el momento
es
inexistente.
La
gobernación
prácticamente no tiene ninguna instancia
de control social.
¿Existe algún marco normativo?
Sí. Es la nueva Ley de Participación
Ciudadana y Control Social promulgada
el 2012 e indica que el control social lo
pueden realizar todas las organizaciones,
pero podemos decir que se ha
desordenado.
¿Cómo se ha desordenado?
Por ejemplo, el Gobierno Municipal de
La Paz ha sacado su Ley de Participación
Ciudadana y Control social y ha
establecido denominarlo el organismo
de control social con base en las juntas
vecinales o se ha cambiado el nombre al
comité de vigilancia pero la constitución
está con base a actores, ya no solamente
territoriales
(juntas
vecinales),
sino también a actores funcionales
(organizaciones de artesanos, gremiales,
etc.) y sectoriales (representantes
de comerciantes, fabriles, sectores
económicos).
¿Cómo se articulan los actores para
ejercer el control social?

La Ley de Participación Ciudadana
y Control Social establece varios
instrumentos y mecanismos a través de
los cuales se pueden actuar.
¿Cuáles son esos mecanismos?
La primera es la Audiencia Pública y
se supone que la autoridad tiene que
dar una audiencia a las organizaciones
de control social para que éstas le
presenten sus problemas, quejas,
observaciones y, sobre la base de ello,
actúen. La segunda es la Rendición
Pública de Cuentas en la que todas las
autoridades están obligadas una vez al
año a rendir cuentas de sus acciones
ante organismos de control social.
¿Se cumplen estos mecanismos?
Algunos ministros realizan su
rendición de cuentas en lugares alejados
donde reúnen a organizaciones sociales,
la mayor parte afín al gobierno y su
rendición de cuentas es un maquillaje
porque indican en qué se ha gastado el
dinero, te llenan de números y se hacen
aplaudir, y la población no sabe si el
gasto ha sido correcto, si las licitaciones
públicas han sido supervisadas, si
existieron auditorias, no se sabe nada y
para ellos [los ministros] eso es rendición
pública de cuentas y les vale para decir
“he cumplido con la ley porque estoy
rindiendo cuentas al pueblo”.
¿Existe alguna forma de medir los
resultados?
Se puede medir resultados en
términos de eficiencia, eficacia y
efectividad, pero con dicha rendición de
cuentas no podemos medir nada.
¿En qué le beneficia a la ciudadanía
tener una política de control social?
Primero, es un combate a la corrupción

y si se efectúa un buen control social vas
a inhibir que cualquier funcionario y
autoridad pública use los recursos para
fines propios; segundo, se garantizará
que los gastos de recursos sea de manera
eficiente, eficaz y efectiva; tercero,
lograr la participación del ciudadano
para que sea parte de la democracia
participativa que lógicamente permita
que el ciudadano no sea sólo receptor
de políticas públicas sino también actúe
en relación a las políticas públicas en
términos devolutivos y; finalmente,
establecer una corresponsabilidad,
ya no es que el gestor público es el
único responsable del manejo de los
recursos sino la ciudadanía también es
corresponsable de que se gaste bien la
plata y, por lo tanto, es corresponsable
de los resultados.
¿Cómo es percibido por autoridades
locales el control social?
Muchas autoridades locales lo
perciben al control social como una
molestia, porque obviamente sienten
que están siendo fiscalizados. Pero hay
que aclarar que control no es lo mismo
que fiscalización. La fiscalización es
ejercida por entes públicos que tiene dos
cualidades: son legítimas y son legales.
Son legítimas porque son electas y son
legales por que están en la ley.
“El órgano clásico de fiscalización es
la Asamblea Legislativa Plurinacional en
el nivel nacional, la Asamblea Legislativa
Departamental en el Departamento y
el Consejo Municipal en el municipio
y serán las autonomías legislativas
indígenas campesinas cuando haya
autonomías indígenas, ésos son electos
y son legales”.

52

53

Las urbes responden a una planificación integral

Las ciudades inteligentes, mucho
más que sólo usar la tecnología

I

TENDENCIA
No sólo es
tecnología.
Es necesario
que exista una
interrelación con
políticas públicas
de planificación y
desarrollo de las
urbes centradas
en el ser humano
como actor del
crecimiento.
Juan Eduardo Araoz
Periodista.

magínese vivir en un lugar donde sabe exactamente a qué hora pasará el bus o
incluso le avisarán a su celular que el vehículo público se encuentra cerca. Imagine
también estar en una ciudad donde no necesitará salir de su casa para dejar la
basura, sino que bastará con lanzarla dentro de un compartimiento instalado en
su cocina y que conducirá los desechos por conductos que los clasificarán y dejarán
en contenedores especiales para su posterior reutilización y reciclaje.
Espere, imagine aún más. Ahora usted camina por calles en las que siempre
tendrá conexión a Internet gracias a una red wifi que cubre todas las zonas y que
en caso de que se presente algún problema, como un choque vehicular, una red de
sensores dará la alerta a las autoridades.
No deje de soñar. De pronto ya está en su oficina, en un edificio construido en
este lugar imaginario, y repentinamente el frío de la mañana cede paso a un calor
que comienza a sofocarle. Espere, no es necesario que se levante de su silla para
activar el aire acondicionado, un sistema automático que detecta la temperatura lo
hará por usted.
Ahora, piense en lo que imaginó. No se trata de la trama de una película de ciencia
ficción. Es la realidad que se vive en Songdo, una ciudad de Corea del Sur que se

destaca como una ciudad inteligente
gracias a la implementación de la
tecnología en las diversas actividades
cotidianas.
La urbe asiática, cercana a Seúl
(la capital surcoreana), enarbola la
bandera de una tendencia mundial
que capta adeptos día que pasa y que
representa el nuevo norte de las urbes
desarrolladas: las ciudades inteligentes,
también conocidas como “smart city”,
en donde la tecnología forma parte del
desarrollo y planificación.
UNA INTEGRALIDAD
En estas urbes, los habitantes echan
mano a los adelantos tecnológicos para
un sinfín de asuntos que puede abarcar
desde tareas burocráticas, como pagar
en línea los impuestos, hasta acciones
para mitigar el impacto medioambiental.
Las ciudades inteligentes utilizan, por
ejemplo, sistemas para aprovechar la
energía solar y eólica, impulsan el uso
de vehículos a electricidad y reutilizan y
reciclan los residuos.
Pero no sólo es tecnología. Es
necesario que exista una interrelación
con políticas públicas de planificación y
desarrollo de las urbes centradas en el
ser humano como actor del crecimiento
de las ciudades.

Las ciudades inteligentes utilizan, por
ejemplo, sistemas para aprovechar la energía
solar y eólica, impulsan el uso de vehículos a
electricidad y reutilizan y reciclan los residuos.

La premisa es mejorar la calidad
de vida de las personas mediante el
uso de los adelantos, pero también
con una administración eficiente y
cuyas políticas estén en armonía con
el medioambiente, para reducir el
consumo energético y la emisión de
gases contaminantes. En resumen: un
lugar más amable y habitable para el ser
humano.
De ahí que el informe anual realizado
por el Centro de Globalización y
Estrategia de la escuela de negocios
IESE de Estados Unidos toma en cuenta
10 parámetros para catalogar a las
ciudades más inteligentes. La tecnología
sólo es uno de éstos.
La periodista Laura Rocha, en un
artículo publicado el 17 de septiembre
en el diario La Nación de Argentina,
es clara en este sentido: “De nada
sirve contar con toda la información
sobre la polución del aire si miles de
personas mueren por año a causa de
enfermedades pulmonares. Ni tener
ciclovías que no estén conectadas o
contar con cámaras para la Policía,
el subte (metro) y las plazas sin estar
centralizadas: todo se transforma en un
sin sentido”. De esa manera, la reportera
sintetizó una de las conclusiones de un
encuentro internacional organizado
en la capital argentina a mediados de
septiembre por la Facultad de Ciencias
Económicas de la Universidad de
Buenos Aires.
El exalcalde de Barcelona, Jordi
Hereu, quien también participó en ese

seminario, enfatiza en ese asunto. La
tecnología es de gran importancia para
impulsar a las ciudades inteligentes,
“pero no sirve de mucho si detrás no
hay un proyecto de ciudad”.
A criterio de Boris Gómez Úzqueda,
especialista en el tema y master
en Administración de Empresas, es
necesario “fundamentalmente una
vocación/decisión
política”
para
permitir innovaciones.
“La transparencia y el apoyo
estatal son importantes. Una Ley
de Desarrollo Urbano debe estar
orientada a forjar smart cities en
Bolivia, con coste eléctricos y de gas
muy bajos, promoviendo así instalación
de empresas y emprendimientos en
parques
industriales
inteligentes,
que permitan -desde plataformas
tecnológicas adecuadas y aplicacionesrecolección de datos, almacenamiento
de los mismos para su análisis y
procesamiento”, escribió en un artículo
publicado en la revista Oxígeno.
A mediados de agosto de 2013, el
Observatorio La Paz Cómo Vamos realizó
un debate sobre el tema que contó
con la participación de los expertos
españoles May Escóbar y Mario
López, especialistas en innovación, el
crecimiento y el cambio organizativo a
gran escala, según una nota de prensa
de ese entonces.

LAS CIUDADES

Songdo es el ejemplo máximo del
uso de la tecnología al servicio de la
urbe y de sus habitantes, no por nada

54

55
fue creada “desde cero” a partir de la
concepción de “smart city”, al igual
que Madar, en Abu Dhabi, donde se
aprovecha al máximo la energía solar
para ser un sitio autosustentable al cien
por ciento.
Si bien pueden ser las más
desarrolladas tecnológicamente hay
otras que resaltan por este aspecto,
pero además por la integralidad de sus
políticas que permiten una planificación
y desarrollo armónico.
Por ejemplo, en Seúl la conexión wifi
está en casi todas las zonas y de la mano
de la compañía surcoreana Samsung,
se aprovecha al máximo las nuevas
tecnologías y el uso de aparatos como
los teléfonos celulares inteligentes para
facilitar el día a día a las personas.
En Tokio pasa algo similar. Sus
habitantes pueden realizar diversos
trámites y programar actividades a
través de sus dispositivos móviles.
En Europa, Londres, París y la
región de Cataluña son algunos de los
bastiones. Por ejemplo, en la ciudad
catalana de Sant Cugat del Vallès, gracias
a un sistema de sensores inteligentes, el
ayuntamiento (Alcaldía) redujo en un
20% su consumo de agua.
De esa manera, se optimizó el regado
según las condiciones ambientales
existentes. Los contenedores de basura
tienen también sensores que informan

pueden realizar 250 tipos de trámites
de forma online y ya se cuenta con
25 millones de documentos públicos
digitalizados, lo que permite mejorar los
tiempos de los trámites y, así, mejorar
indirectamente la calidad de vida de
las personas, informó hace unos días el
ministro de Modernización de la Ciudad
de Buenos Aires, Andrés Ibarra, durante
el encuentro internacional.

EN LA PAZ

al usuario cuando están al tope de su
capacidad, se informa el Observatorio
de la Descentralización Local en América
Latina y el Caribe.
Algo similar ocurre en Vitoria, en el
País Vasco, donde un sistema de riego
toma en cuenta si ha llovido antes de

regar los jardines de la ciudad que en
2012 fue nombrada “capital verde de
Europa”. Además, un sistema detecta si
algún desperfecto en las cañerías hace
perder agua.
De este lado del mundo, en la Ciudad
de Buenos Aires, por ejemplo, ya se

Ante todo este panorama ¿qué pasa
en La Paz? Uno de los pilares de la gestión
del alcalde Luis Revilla es precisamente
hacer de La Paz una “ciudad inteligente”
e interactiva en la que se aproveche al
máximo las tecnologías. El uso de las
tecnologías al servicio de la población y
al desarrollo de la urbe forma parte del
Plan 2040 elaborado por el Gobierno
Autónomo Municipal de La Paz y que
diseña al municipio de aquí a 25 años.
El asunto no es nuevo. La Alcaldía
ya cuenta con un sistema de alerta
temprana que permite atender
emergencias causadas por fenómenos
climatológicos.
Existen
además
semáforos inteligentes y para personas
con capacidades visuales disminuidas,
plazas con wifi gratuito y sistemas de
geolocalización (GPS) en los buses
PumaKatari.
Además, el año pasado se inauguró
la plataforma “Ciudad Inteligente”

que brinda información al ciudadano
sobre trámites que se realizan en la
municipalidad e información general
sobre el manejo de los recursos públicos
municipales, datos de la ciudad y
sus distritos, indicadores de salud,
educación, mapas y otros informes.
La idea es que la persona ahorre
tiempo para conseguir la información.
“Al dártelos directamente (en la
plataforma) evitas hacer una cola para
sólo realizar una pregunta, por ejemplo”,
explica el director de Investigación e
Información Municipal, Edgar Pacheco,
repartición encargada de desarrollar el
servicio.
La plataforma se encuentra al lado del
Palacio Consistorial. Allí, los interesados
pueden acceder a la información a
través de pantallas táctiles. Además,
hay pantallas en otras reparticiones
municipales que cumplen similar fin.
También permite realizar seguimiento
al trámite, conocer preguntas frecuentes
al respecto, escribirle al alcalde y
presentar quejas, entre otros servicios.
De esta manera, el primer paso ya
está dado, ahora resta no detener la
marcha para enfilar a la urbe por los
caminos de las “smart city”, donde la
tecnología y la planificación ordenada
y otros parámetros se interrelacionan
para hacer la vida más fácil a los
habitantes.

COLUMNA DE OPINION

El doble filo de la tendencia
Hay una serie de escuelas emergentes
que están hablando de articular la
democracia y los gobiernos con las
nuevas tecnologías y usar las nuevas
tecnologías para profundizar la
democracia y mejorar la gestión pública.
Ese discurso tiene varias escuelas, por
ejemplo, una es del gobierno electrónico,
otra es la de ciudades inteligentes que
se enfoca más que al desarrollo y la
profundización de la democracia a la
modernización de los servicios públicos,
a la automatización de servicios. Estos
asuntos son parecidos, pero no son lo
mismo.

Al hablar de ciudades inteligentes
surge una escuela que se refiere a los
gobiernos abiertos que establecen
que toda la gestión pública debería
poner su información para la consulta
de la gente y el control social. Esto, sin
embargo, no necesariamente implica
la modernización o automatización
de servicios como tampoco implica
necesariamente el avance hacia el
gobierno electrónico.
Entonces, ¿qué tienes? Tienes una
mezcolanza de discursos muy ligeros,
poco trabajados ideológica, política,
filosófica, teórica y metodológicamente.

Tienes gurús que te hablan de cómo
la tecnología cambiará a la gestión
pública, al Estado, al Gobierno y cómo
el ser humano puede volverse más
participativo en esta nueva democracia.
Pero en realidad este tipo de
discursos lo que hará será generar
una tendencia de consumo masivo de
tecnología dentro de los gobiernos. Está
generando que todos los gobiernos,
la función pública, la administración
pública, se conviertan en un usuario de
servicios de Internet, de proveedores
de tecnología, de redes. Lo que estás
haciendo en el fondo es dinamizar el

mercado de las nuevas tecnologías,
pero no así generando un proceso
o una transformación real, acceso y
democratización.
Ante esto hay que volver a la
democracia (…) Hay que pensar
en la sociedad y en el derecho a
la información. El derecho a la
información y comunicación implica
el acceso a la tecnología.
La estrategia es centrarse en la
información”.
Jorge Rojas
Presidente de la Fundación Redes

Londres, en la punta
El Centro de Globalización y Estrategia de la
escuela de negocios IESE de Estados Unidos elabora
anualmente un ranking mundial de las ciudades más
inteligentes.
Para esto se toman en cuenta 10 aspectos:
gobernanza,
gestión
pública,
planificación
urbana, tecnología, medioambiente, proyección
internacional, cohesión social, movilidad y
transporte, capital humano y economía.
La idea es que no basta tener buen puntaje en
una dimensión y no en otra, ya que muchas están
relacionadas.
Pero no basta con ser bueno en una sola
dimensión: las ciudades deben ser capaces de
alcanzar mínimos aceptables en todo el conjunto,
ya que existen vínculos entre algunos apartados. Por
ejemplo, los modelos de movilidad y transporte que
una ciudad elija incidirán en el área medioambiental.
Este año Londres se mantiene en la punta, seguida
de Nueva York (que reemplazó a Seúl, que se ubicó en
tercer lugar). La lista de las 10 primeras se completa
con París, Ámsterdam, Viena, Ginebra, Múnich, Tokio
y Singapur.
De las primeras 25 ciudades, 15 son europeas;
cinco, norteamericanas; cuatro, asiáticas; y una, de
Oceanía, según una nota de prensa.
“El desarrollo urbano en América Latina y África
todavía tiene mucho margen de mejora, ya que la
primera clasificada latinoamericana (Santiago) se
sitúa en el puesto 86 y la primera africana (Ciudad
del Cabo) no aparece hasta el 117”, se informa.

56

57

Los paceños y las paceñas están contentas con el
aspecto de su ciudad
La ciudadanía paceña no sólo está
orgullosa de ser de La Paz, sino que
también está conforme con el aspecto
que muestra la urbe. La imagen, la
arquitectura y las fachadas de las casas
merecen una de las calificaciones más
altas de todos los rubros, no sólo en el
ámbito estético.
La conformidad con la imagen
se acentúa entre la población que
vive en la zona sur, en los estratos
socioeconómicos más bajos y entre los
jóvenes.
No obstante el cuidado de los ríos, el
ordenamiento vehicular y la regulación
del comercio formal e informal le restan
puntos según la percepción de los
habitantes de la ciudad. Esto hace que
las miradas de los gestores municipales
deben dar la vuelta a estas esferas
para poder completar los parámetros
ciudadanos de ciudad maravillosa.

Rubén Mamani
Vecino de Llojeta
La Paz tiene facilidades de una ciudad
grande, como por ejemplo el teleférico.
Aunque aún se siente pequeña. O
sea hay barrios tranquilos. También si
vives cerca del centro encuentras todo
a un paso. Puedes caminar. Lo que
no me gusta son las horas pico por la
San Francisco y el Prado, hay muchos
minibuses.

TESTIMONIOS

Harald Vega
Vecino de Obrajes
Nuestra hermosa ciudad de La Paz, sin duda alguna es merecedora del título de ciudad maravilla, toda vez que la misma cuenta paisajes urbanos
espectaculares, brindando a quien la visita un recuerdo eterno en la pupila y la memoria. Desde el ingreso a la ciudad por nuestra Autopista central
podemos deslumbrarnos con una ciudad ubicada entre cerros por todos lados, formando una hoyada que pocas veces tendremos la posibilidad de
apreciar. Asimismo la ciudad de “ladrillo” desborda de noche en consonancia del color anaranjadizo de sus laderas y las luces, cuales luciérnagas
engalanan la noche paceña.
Me gustan desde sus agitadas jornadas semanales, donde la vista se sobresalta con la pluralidad de culturas, grupos sociales y costumbres que
puedes apreciar con solo darte un paseo por el centro de la ciudad, hasta las hermosas vistas que brindan todos los miradores de la ciudad, dándote
cada uno una perspectiva diferente y única, pese a que te encuentras en un misma ciudad, es como si cada que accedes a uno de estos miradores, te
volvieras a enamorar de la ciudad.
pero para los amantes de la tranquilidad y la quietud, nuestra querida La Paz, posee espacios donde uno puede perderse por horas en la paz y
quietud del Valle de la Luna, así como el ambiente místico y romántico de la Plaza y mirador del Montículo; pero si eres amante de la vida ajetreada,
solo necesitas ubicarte en las arterias centrales de la ciudad en “horas pico” para sentirte casi como en las ciudades más famosas del mundo, ya que
algunos viajeros han comparado a mi amada La Paz, con la agitada ciudad de New York, denominándola una pequeña “New York”, por la facilidad de
perderte entre los titanes de ladrillo del centro, que lado a lado compiten por alcanzar el cielo, dándole ese toque mágico que hace que propios y
extraños levante la vista al cielo, buscando el final de los antiguos y nuevos titanes que se erigen en mi amada ciiduad

58

Los desafíos de la Metrópoli Andina
Juan Carlos Urquizo
Arquitecto urbanista

L

atinoamérica es la segunda región
más urbana del planeta, con casi
el 80% de su población viviendo
en más de 2.000 ciudades
con una población mayor a 20.000
habitantes. En Bolivia ya rebasamos el
umbral del 70% de población urbana.
Por definición constitucional y legal
bolivianas, una metrópoli es aquella
conurbación que tiene medio millón
o más de habitantes; es decir, La Paz,
Santa Cruz y Cochabamba.
El desafío metropolitano consiste en
reconocer y comprender los problemas,
sacar las conclusiones correctas y
explorar las acciones que nos permitan
formular respuestas, en un ejercicio de
síntesis de múltiples disciplinas similares
y dispares.
La Paz no es ajena al desarrollo
urbano e históricamente se remonta
a las primeras aldeas de las culturas
Chiripa y Wankarani, a la formación de
la espléndida ciudad de Tiwanaku, al
desarrollo urbano colonial, al impulso
“modernista” de inicios del siglo XX,
hasta llegar a nuestros días con la
conurbación de La Paz, El Alto y Viacha;
y, desde ellas, hacia Achocalla, Laja,
Pucarani, Mecapaca y Palca, albergando
aproximadamente a 1.8 millones de
personas. Esta conurbación, la Metrópoli
Andina, es una realidad constituida
por todos nosotros -ciudadanos
metropolitanos- que demandamos
respuestas a nuestras necesidades,
requerimientos y esperanzas.
La Metrópoli Andina no es ajena al
desarrollo urbano contemporáneo,
tampoco lo es a la nueva realidad de
redes y estructuras de ciudades que
empiezan a tener más importancia
debido al fenómeno de la globalización.
Por ello, se formulan diversos

indicadores que comparan datos
significativos entre ciudades: población,
PIB, desempleo, servicios, educación,
comunicación, etc., y también hay
métodos que miden otras dimensiones
como capital humano, sustentabilidad
ambiental, servicios empresariales,
poder de marca, dinamismo económico,
marco social y político, entre otros, que
establecen ranking de ciudades para
diversas clasificaciones.
Uno de los ranking que usan ambos
indicadores, es el de América Economía
( ). De 51 ciudades latinoamericanas
clasificadas por ellos como “Las
mejores ciudades 2015”, La Paz está en
el puesto 46 y Santa Cruz en el 47. De
ellas extractamos 19 ciudades capitales
y metropolitanas que corresponden a
países vecinos, manteniendo su posición
en el ranking y resumimos algunos de
los indicadores relevantes:
Para focalizar los roles que juega y
puede jugar la Metrópoli Andina en
esta parte de Sur América, tomamos
como referencia a ciudades menores
y cercanas a La Paz. Además de la
totalidad de ciudades bolivianas, existen
ocho ciudades importantes en los países
vecinos:

Cinco ciudades en el sur del
Perú: Arequipa (910 mil hab), Cuzco
(430 mil hab), Tacna (300 mil hab),
Juliaca (270 mil hab) y Puno (140 mil
hab).

Tres ciudades en el norte
de Chile: Antofagasta (300 mil hab),
Conurbación Iquique - Alto Hospicio
(280 mil hab) y Arica (210 mil hab).
Analizando las potencialidades de

59

CUADRO 1
Ranking de ciudades

Resaltamos algunos datos
para fines comparativos. Las
seis primeras de la lista, ya son
jugadores de primer orden en
un mundo interconectado y de
intercambios globales y ejercen
influencia más allá de sus
propios países.
Fuente: Extractado de www.rankings.americaeconomia.com/mejores-ciudades-2015/

cada una de ellas, encontramos que la
Metrópoli Andina es la concentración
urbana con mayores fortalezas en
esta parte del Continente y tiene la
posibilidad de constituirse en la más
importante del sur del Perú y el norte
de Chile. Sin embargo, Arequipa (puesto
33 en el ranking), es la ciudad que tiene

capacidades para disputar ese liderazgo.
¿Cómo respondemos al desafío
metropolitano? El incremento de la
población urbana metropolitana desde
1992 a 2012, ha sido de más de 620 mil
habitantes, destacándose el vertiginoso
crecimiento de El Alto, en contraste con
La Paz.

Como vemos en el Cuadro 2, para el
año 2036 la población metropolitana
bordeará los 3 millones de habitantes.
De ellos, más de 1.7 millones vivirán
en El Alto, casi 1 millón en La Paz y 136
mil en Viacha, los tres municipios más
urbanos de la metrópoli, seguidos de
Mecapaca y Achocalla.
El crecimiento de la población
tiene un correlato con la evolución
del territorio, de la mancha urbana
metropolitana, como podemos percibir
en el siguiente Grafico que nos muestra

60

61

ese crecimiento desde 1976 hasta 2013.
En tonos rojos de El Alto y en azules de
La Paz, mientras que en los grises vemos
el proceso de crecimiento sobre los
otros municipios.
¿En qué condiciones y dónde vivirán 3
millones de ciudadanos metropolitanos
en escasos 20 años? La lista de temas que
afectan a esta conurbación es enorme,
pero podemos priorizar los urgentes,
aquellos que requieren de coordinación
y gestión entre la Gobernación y los
municipios que conforman la Metrópoli,
porque cada uno de ellos, separado
del otro, ya no pueden resolverlos.
Todos los temas metropolitanos son
transversales e influyentes entre sí, pero
algunos son determinantes.
1. Medio Ambiente. No somos
nosotros quienes salvaremos a la Madre
Tierra. Nos salvaremos a nosotros
mismos y eso sucederá cuando
aprendamos a respetar sus leyes y
tengamos una correcta relación con Ella
y, en primer lugar, en el marco de la urbe
que vivimos y ocupamos.
Los ecosistemas metropolitanos
están interconectados e inciden en la
modulación de su micro clima. En la escala
de desarrollo urbano metropolitano, los
seres humanos regulamos el entorno
natural inmediato, transformamos
el ambiente geofísico, hidrológico
y biológico de la ciudad al ocupar
densamente un espacio relativamente
pequeño, al desarrollar nuestras

actividades económicas y de comercio,
al transportarnos cotidianamente,
al satisfacer necesidades de diversa
índole, al comunicarnos e intercambiar
ideas y cuanta actividad desarrollamos
individual y colectivamente en cada
instante. Podemos producir cosas,
alterar las propiedades del ambiente
metropolitano. Podemos modificar
la química del entorno, de su carga
eléctrica y producir gases. Podemos
afectar la reflectividad solar, la emisión
infrarroja y otras propiedades de
transferencia y radiactividad del entorno
metropolitano.
Por ello, requerimos responder a
preguntas básicas como:
¿El ambiente natural metropolitano,
aún mantiene su equilibrio interno?
¿Cómo es la transferencia de energía
en la metrópoli, entendida como la
capacidad de transformar la masa
y transferirle impulso? ¿Cuáles son
los “catalizadores” del ambiente
metropolitano?
Requerimos respuestas integrales y
de escala metropolitana para saber qué
hacer con las más de 800 toneladas de
basura que desechamos desde La Paz y
El Alto diariamente.
Requerimos
respuestas
a
la
contaminación de las aguas de las
cuencas del Río La Paz y de las aguas
de los ríos que desembocan al Lago
Titicaca desde El Alto y Viacha, que ya
alcanzaron niveles críticos de acuerdo a

De 51 ciudades latinoamericanas
clasificadas como “Las mejores
ciudades 2015”, La Paz está en el
puesto 46
la Auditoría Ambiental realizada por la
Contraloría dos años atrás.
Requerimos respuestas a la emisión
de todo tipo de gases que empobrecen
nuestra atmósfera, ya enrarecida por la
altura en que vivimos.
2. Energías. El desarrollo histórico
de las civilizaciones y las ciudades, está
estrechamente ligado a la historia del
desarrollo de la energía. La escala de
ciudad metropolitana es de alta demanda
de diversos tipos de energías que son
utilizadas en sus múltiples actividades,
desde las residenciales hasta las nuevas
tecnologías de la comunicación. La
metrópoli andina requiere cuantificar
sus necesidades y demanda, requiere
definir de cuáles es capaz de proveerse
desde su región metropolitana, y de las
que depende de otras regiones del país
o incluso extranjeras.
La evaluación ambiental de la
metrópoli debe definir los tipos de
energía que requiere y entre ambas
trazar el tipo de transporte, industrias,
servicios y otros usos que serán
incentivados y priorizados.
3.
Vialidad
y
transporte
metropolitanos.
Ninguna
ciudad

metropolitana es competitiva y con
futuro, si no resuelve sus problemas
de transporte público masivo y no
acompaña esas soluciones con un plan
vial metropolitano integral y de amplio
alcance, todo eso acorde a los temas
ambientales y de energías.
Nuestra metrópoli requiere vías que
se ajusten al Código de Tránsito, que
permite en ciudades velocidades de
60 km/h. para integrar en poco tiempo
los sectores que la conforman. Nuestra
metrópoli requiere un transporte masivo
capaz de cruzarla en menos de dos horas
basado en los sistemas ya existentes
(PumaKatari, Sariri y Teleférico). Cabe
resaltar que La Paz y El Alto dieron
el primer paso al suscribir, a finales
de septiembre de 2015, un Convenio
Intergubernativo
cuyo
principal
componente es el transporte urbano
integrado.
Los
ciudadanos
metropolitanos

necesitan una red de terminales de
pasajeros y carga que les presten
servicio integralmente, que sea la base
del intercambio de productos agrícolas
desde la región metropolitana hacia la
parte urbana, que permita impulsar el
turismo, etc.
Sobre estos tres pilares esenciales
para enfrentar el desafío metropolitano,
podemos plantearnos los otros
temas urgentes, que siguen siendo
transversales e influyentes entre sí:
a) Seguridad
ciudadana
y
desarrollo
humano,
ligados
integralmente en la escala metropolitana
desde la óptica de la prevención.
b)
Desarrollo económico de la
ciudad, tanto en lo productivo como
en comercio, servicios y turismo, en
una estrategia que defina a qué redes
globales nos adscribimos y cuáles nos
interesan.
c) Culturas, como un tema

central que hace al desarrollo de
nuestras fortalezas para participar con
identidad propia en el contexto mundial
y globalizado contemporáneo.
d)
Resultado de estos análisis,
de las visiones y estrategias trazadas,
requerimos definir las matrices
ordenadoras de nuestro desarrollo
territorial. Establecer sus áreas de
expansión urbana, el tipo de usos del
suelo que se asigna a cada uno de sus
sectores, la densidad de ocupación de
ellos y todos los aspectos que hacen
al concepto territorialidad, para poder
planificar sus redes de servicios, accesos
viales, etc.
e) Producto
del
desarrollo
mundial de las nuevas tecnologías
de información y comunicación, la
metrópoli requiere establecer cómo, a
cuáles y en qué condiciones accede a las
“autopistas globales” de la información
y comunicación.

62

63

Pablo Mansilla
Arquitecto Ambiental

HUERTOS URBANOS, TENDENCIA
MUNDIAL QUE SE INSERTA EN LA PAZ
Una experiencia vigente en la ciudad de
La Paz es el Huerto Orgánico Lak´a Uta

E

l municipio de La Paz sólo
tiene 5% de territorio urbano,
pero en él residen nueve de
cada diez habitantes, los que
deberían tener satisfechas
sus necesidades de servicios básicos,
techo y sobre todo alimentación. El
departamento de La Paz produce el
30% de la demanda de alimentos siendo
la importación desde Chile y Perú su
principal fuente de abastecimiento. (1)
Lo mismo sucede a nivel nacional, ya
que de 300 alimentos que conforman la
canasta básica sólo 28 son producidos
en Bolivia. (2)
El 2012, la Organización de las
Naciones Unidas para la Alimentación
y la Agricultura (FAO), registró que
aproximadamente el 24% de la población
boliviana sufre de desnutrición. En el
caso de la Paz se sabe que dos de cada

seis niños no reciben una alimentación
adecuada.(3)
En años recientes se formó el Comité
Municipal de Seguridad Alimentaria
de La Paz, conformado por diversos
sectores involucrados en el tema,
autoridades municipales, fundaciones,
productores, comerciantes, etc. Dentro
de sus avances está el haber logrado
la Ley Municipal Autonómica N°105 de
Seguridad Alimentaria.
Una tendencia interesante son los
denominados “ecobarrios”, grupos
humanos que deciden vivir en armonía
con la naturaleza pero en el seno
mismo de las ciudades, de los barrios;
es decir, donde se produce la mayor
contaminación.
Una característica importante de los
ecobarrios es la denominada agricultura
urbana, que consiste en un conjunto

de técnicas de cultivo en espacios característicos
de la ciudad; calles, techos, muros, escaleras, etc.
Comúnmente son intensivos, hidropónicos y en
espacios reducidos.
Una azotea verde consiste en la colocación de
tierra, pasto, plantas y hasta árboles pequeños en
un techo. Otra técnica son los muros verdes, por
medio de estructuras adosadas a las paredes que
lo convierten en un jardín vertical. En los huertos
urbanos se produce alimento, plantas medicinales,
de ornato. Otras características son el manejo
integral del agua, la energía y los desechos.
Lo más importante de los ecobarrios es la
comunidad humana que se genera en torno a
ellos. Se trata de promover comportamientos
solidarios, cambio de hábitos y nuevos paradigmas
de convivencia entre los miembros del ecobarrio
para que, a su vez, tengan relación con otros grupos
semejantes.
Una experiencia vigente en la ciudad de La Paz es el
Huerto Orgánico Lak´a Uta, gestado por la Fundación
Alternativas y que ha logrado cultivar, junto con los
vecinos de la zona, varias plataformas de terrenos
de deslave. Ahí, los vecinos tienen una parcela por
familia y produce su propio alimento, convirtiéndose
en una forma de organización social, búsqueda local
de soberanía alimentaria y el incremento productivo
de espacios verdes en La Paz
La soberanía alimentaria es multidimencional y los
avances más sustanciales están en la consciencia y la
organización de la sociedad en torno a ella.

Plazas y parques, más que jardines…

El departamento de La
Paz produce el 30% de la
demanda de alimentos

José Luis España
Coordinador Componente 1
del Programa de Apoyo a la
Democracia Municipal

E

n las últimas gestiones municipales, ha sido evidente el esfuerzo de la Alcaldía por enverdecer la
ciudad. Las plazas y parques cambiaron su aspecto sombrío por otro más alegre y la gente ganó
espacios ornamentalmente más agradables donde puede pasear, respirar, esparcirse y recrearse.
Sin duda hemos avanzado, pero aún queda mucho por hacer. En nuestra ciudad la superficie de
área verde por habitante llega a 2,42 m2; cuando lo aceptable, de acuerdo a la Organización Mundial de la
Salud (OMS), debería oscilar entre los 9 m2 y 12 m2 por habitante1 . Este déficit se aprecia a simple vista
y sólo basta darse una vuelta por los barrios de la ciudad para verificar que muchos de ellos no cuentan
con plazas y parques. Chasquipampa es un ejemplo, entre muchos otros, de esta situación. Los cerca de
6.000 habitantes2 de este barrio no cuentan con ese tipo de espacio verde, lugar de centralidad y ámbito
que los nuclee.
No cabe duda que las plazas y parques embellecen la ciudad pero, más allá de su atributo ornamental
y lugar de esparcimiento, quiero destacar su condición de espacio público y en éste su dimensión política
y sociocultural. Desde esta mirada, y siguiendo a Jordi Borja y Zaida Muxi3, la plaza, en tanto espacio

64
público, es el lugar de todos. Debiera
constituirse en el punto de encuentro,
articulación, interacción e intercambio
de la heterogeneidad y la diversidad
de individuos y grupos sociales que
configuran la ciudad. De igual forma, los
mismos autores señalan que “el espacio
público define la calidad de la ciudad,
porque indica la calidad de vida de la
gente y la calidad de la ciudadanía de sus
habitantes”4 y, en este sentido, también
expresaría el proyecto de ciudad de su
gobierno local.
Desde esta concepción, la potencia
del espacio público radicaría es su
cualidad de esfera de intercambio y
encuentro de la diversidad, de espejo
que refleja nuestro grado de ciudadanía
y, como señala Domenico Di Siena, de
“lugar de construcción de ciudadanía”5.
Su abordaje, por lo tanto, tiene un alto
contenido político ya que su creación
y fortalecimiento o su degradación y
ausencia demostrarían la visión de futuro
que se tiene de la ciudad. En esta línea, el
impulso a la revalorización, reconquista
y apropiación ciudadana del espacio
público se constituiría en una apuesta
por la democracia y la construcción
de una ciudad más justa, tolerante,
integradora, no discriminadora y
solidaria. En contraposición, la ciudad
sin espacios públicos sería la apuesta
por la ciudad fragmentada, segregadora,
atomizada. Siguiendo nuevamente a
J. Borja y Z. Muxi, la urbe de barrios
aislados y amurallados, de plazas y
parques enrejados, de espacios públicos
privatizados y ámbitos que acentúan
las diferencias, en definitiva, es la no
ciudad.

El erigir espacio público desde el
enfoque democrático y de la ciudadanía,
presume un conjunto de desafíos tanto
para el gobierno local como para las y
los ciudadanos. Entre ellos, me permito
destacar al menos tres de otros muchos.
Un primer desafío, para el gobierno
local, supone encarar seriamente la
gestión del espacio público como ámbito
integrador de la diversidad sociocultural;
como espacio de encuentro y de
reconocimiento de la heterogeneidad
individual y social, y lugar de
fortalecimiento de la ciudadanía. Ello
implica dar vida, sentido y calidad al
espacio público para que deje de ser
solamente un elemento ornamental
o lugar de tránsito. En la ciudad de
La Paz, se dieron pasos interesantes
en esta línea a través de acciones de
animación urbana. La feria dominical
del paseo de El Prado es una muestra
de ello y lo fue también la maravillosa
idea y puesta en práctica, allá por el año
2010 y hoy olvidada, de los fabulosos
conciertos musicales nocturnos en la
emblemática plaza de El Montículo, con
motivo de las actividades culturales del
plan piloto “Sopocachi zona segura” que
demostraron, a su vez, que el espacio
público puede tener vida también con
la presencia de la luna. Estos buenos
ejemplos deberían irradiarse al conjunto
de las 110 plazas y parques6 de la ciudad
y no quedarse en acciones aisladas y
específicas.
Otro desafío, hace referencia a la

Nota al pie
. Base de datos de indicadores. Observatorio La Paz Cómo Vamos.
www.lapazcomovamos.org

1

. Dosier estadístico. GAMLP.

2

. BORJA, Jordi; MUXI, Zaida. “El espacio público, ciudad y
ciudadanía”. Barcelona, 2000. (http://www.esdi-online.com/
repositori/public/dossiers/DIDAC_wdw7ydy1.pdf).

3

. Ídem.

4

. DI SIENA, Domenico. “Espacios sensibles. Hibridación físico –
digital para la revitalización de los espacios públicos. Tesis doctoral.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. España, 2009.

5

. www.lapaz.bo – Portal del Gobierno Autónomo Municipal de La
Paz. Mapa georeferenciado de plazas parques.

6

corresponsabilidad ciudadana que involucra, a su
vez, el reto adicional de salir de nuestra condición
pasiva y ostracismo. Desde la ciudadanía (grupos
de jóvenes, de mujeres, colectivos culturales,
organizaciones vecinales, ciudadanos individuales,
entre otros), podemos y debemos promover y
desarrollar acciones orientadas a recuperar y hacer
del espacio público un lugar de interacción social.
Nuevamente, las ferias con temáticas variopintas,
los eventos culturales, las actividades lúdicas, las
acciones comunales suelen ser buenas prácticas
para promover el encuentro ciudadano.
Un tercer desafío, apela a que nos despojemos
de aquella concepción conservadora de que la
plaza o el parque cercano a nuestra vivienda es
propiedad y de uso exclusivo de los habitantes
del barrio o la zona. Esta visión contradice la
concepción del espacio público como lugar de
encuentro de la diversidad y vulnera el derecho a
la ciudad que tenemos todos en nuestra condición
de ciudadanos.
A modo de colofón, quisiera cerrar este artículo
con una pregunta que lo lleve a la reflexión. Valga
el intento. ¿Qué tipo de espacio público estamos
construyendo en la ciudad? sin duda, la respuesta
la tiene usted.
En nuestra ciudad la superficie de área verde por habitante
llega a 2,42 m2; cuando lo aceptable, de acuerdo a la
Organización Mundial de la Salud (OMS), debería oscilar
entre los 9 m2 y 12 m2 por habitante

65

El diseño de La Paz es amable con el
peatón, la geografía de la ciudad así lo
permitió”, explica Freddy Koch, Director
de Aire Limpio. El especialista señaló que hay
que ejecutar políticas públicas enfocadas
más a las personas y no tanto a los vehículos.
“Se deben generar grandes inversiones para
el peatón. Hay que mejorar las aceras, si se
ensanchan estaríamos en la ciudad ideal”,
agrega.
Alrededor del 80 por ciento de la
contaminación de La Paz es provocada por
las emisiones de los automóviles. Si bien la
sede de gobierno tiene una calidad de aire
buena, en comparación de otras capitales de
América Latina, supera los índices sugeridos

La Paz es una ciudad del peatón
por la Organización Mundial de la Salud con
respecto al material particulado.
La Red MoniCA, que se encarga del
monitoreo del aire, señala que las zonas más
contaminadas son la Terminal de Autobuses,
San Francisco y el garaje municipal, que
coinciden con los espacios urbanos donde
transitan más vehículos.
La Encuesta de Percepción Ciudadana
2015, señala que los paceños y las paceñas
le dan una calificación de 4,9 sobre 10 a la
calidad del aire y al ordenamiento vehicular
4,1 sobre 10. En el caso de La Paz, estos dos
factores están íntimamente relacionados.
Según Freddy Koch el índice per cápita del
año 2013 es de 150 automóviles por cada
1.000 habitantes en el municipio.
Una de las ventajas de nuestra ciudad
es que la formación geográfica permite
que haya un corredor de aire hacia el sur;
no es un valle cerrado, donde se concentra
la contaminación. Asimismo, el cambio
de temperaturas en el día permite que se
renueve el aire: el aire frío (madrugadas
y noches) tiende a bajar, mientras el aire
caliente (medios días) tiende a subir y se lleva
la contaminación. Asimismo, en invierno es
cuando más contaminación se registra en el
año y en verano el aire es más limpio debido
a las lluvias.
Los efectos a corto plazo de la
contaminación son la fatiga, dolor de cabeza,

irritación de la mucosa, entre otros. A corto
plazo, puede provocar irritación en la mucosa
de las vías pulmonares, lo que incrementa el
asma. A largo plazo, y a raíz de exposiciones
prolongadas, puede derivar en cáncer de
pulmón.
En la ciudad de La Paz se nota un leve
incremento en la contaminación en los
últimos dos años, que se debe a un aumento
de la densidad de automóviles, asegura Koch.
No obstante, las emisiones se mantuvieron,
ya que gran parte del parque automotor
fue renovado. Sólo el 10 por ciento de los
vehículos en La Paz son a diésel.
SOLUCIONES
PARA
MITIGAR
LA
CONTAMINACIÓN
Según el experto de Aire Limpio, existen
tres factores que pueden ayudar a mitigar la
contaminación.
1) Implementar un sistema de revisión
técnica vehicular, que debe ser administrado
por el municipio y el gobierno central.
Actualmente se cuenta con un centro
piloto municipal, pero este servicio debe
masificarse.
2) Mejorar sustancialmente el transporte
público en la sede de gobierno. Si bien los
buses PumaKatari y el Teleférico son buenos
avances, se tiene que modernizar el resto del
transporte.
3) Generar una cultura de movilidad
urbana enfocada al ciudadano. Es decir, crear

Natalia Antezana Bosques
Periodista / Latinoamericanista

conciencia en la gente para que camine más en vez de hacer
tanto uso del vehículo particular.
“La Paz es una ciudad caminable que invita al peatón a
circular”, asegura Koch. De igual manera, explica que la Ley
General de Transporte No. 165 señala que los municipios
son responsables de la vía peatonal, a diferencia de la
anterior norma que especificaba que el gobierno local sólo
debía ocuparse de las calles más no de las veredas.
Ya se creó una dirección del peatón y del ciclista, lo que
es un buen indicio. “¿Qué chiste tiene que se preocupen
por los coches y no por los peatones?”, concluye Freddy
Koch.

Cuadro de apoyo:
La Red de Monitoreo de Calidad del Aire (Red MoniCA) tiene
10 equipos medidores en diferentes puntos de la ciudad. A través
de estos medidores se puede hacer un monitoreo sobre el aire
de la urbe.
Nivel de concentración media anual de dióxido de nitrógeno
2013:

73.3 ug/ m3 Terminal

38.3 ug/m3 San Francisco

35.1 ug/m3 Garaje Municipal

La media permisible sugerida por la OMS es de 40 ug/m3
Nivel de concentración media anual de partículas de polvo
2013:

67 ug/m3 Tránsito

43 ug/m3 Cota Cota

31 ug/m3 Villa Fátima

La media permisible sugerida por la OMS es de 50 ug/m3.

66

Revilla, un alcalde aprobado
en su ciudad

L

a aprobación de la gestión
del alcalde Luis Revilla este
año, que se encuentra en un
68,6%, ha registrado una subida
considerable respecto al año pasado,
cuando se encontraba en el orden del
47,6%. Se trata de un incremento de
21%, que invita a la reflexión.
¿Qué ha sucedido? Pues es evidente
que paceñas y paceños aprueban
a su alcalde y valoran su trabajo,
especialmente después de la experiencia
reciente del paso de una administración
transitoria por la Alcaldía. Pero, además,
la gente ha valorado positivamente las
acciones propias de la gestión actual,
lo cual hace que se manifieste como lo
hace en esta encuesta.
El 55,2% de los encuestados califica
a la gestión de Revilla como “buena” y
un 13,4% lo hace como “muy buena”,
lo cual nos da una pauta sobre cómo
avanza la valoración del trabajo del
Alcalde paceño.

La desaprobación de la gestión de
Revilla –el rechazo a la misma, en
palabras más concretas– está en 4,2%,
que es un porcentaje muy pequeño
al que no le gusta la manera en que el
Alcalde administra la ciudad. La cifra
habla por sí misma.
Pero, además, hay un porcentaje
de 26% de personas que evalúan a la
gestión de Revilla como regular, lo cual
significa que no valoran negativamente
la administración del Municipio paceño,
sino que le dan, cuando menos, el
beneficio de la duda.
Revilla ganó la elección municipal de
este año con un 58,09% del total de los
votos de los paceños y el candidato del
MAS, Guillermo Mendoza, obtuvo un
39,28% de los mismos. Tomando en
cuenta estos datos y comparándolos
con los resultados de esta encuesta,
podemos decir que la cantidad de
personas que valoran positivamente
la gestión del Alcalde paceño se ha

67

incrementado; que muchos de los que
votaron por el MAS ven la gestión con
buenos ojos, o cuando menos con
ojos de expectativa; no la valoran mal
y eso es digno de destacar. Se nota un
sentimiento paceño que apuesta por el
trabajo a favor de su ciudad.
Revilla es el referente indiscutible de la
gestión municipal, aunque el trabajo de
su equipo también encuentra un buen
nivel de aceptación en la población.
Cuando se le pregunta a la gente su
opinión respecto al Gobierno Municipal
en su conjunto –léase el trabajo del
conjunto del Municipio, incluidas
todas sus reparticiones– el 46,5% dice
que es bueno (42,2%) o muy bueno
(4,3%), que es un porcentaje menor de
aprobación que el obtenido por Revilla,
por supuesto, pero no deja de ser alto.
Hay un 43,3% que dice que es regular
y sólo un 7,4% que dice que es “malo y
muy malo”.
Respecto al Concejo Municipal de
La Paz, llama la atención que existe un
16,9% de paceñas y paceños que no
saben o no contestan a la pregunta,
lo cual nos dice que no conocen (o no
tienen una opinión respecto a) la labor de
esta entidad. Un 25% de los encuestados
tiene una opinión favorable respecto a la
misma (23,6% buena y 1,4% muy buena)
y un 42% regular.

68

69

Los modernos movimientos sociales:
las comunidades digitales

E

l aspecto gregario de los seres
humanos se expresa también
en los espacios digitales.
Desde que inició Internet,
la principal motivación para
su uso fue buscar contacto con otros
seres humanos para intercambiar
información. De hecho, la primera
función de Internet fue el envío de
documentos y, después de un tiempo,
charlar en espacios como los BBS o
foros de chat. Hubo varios foros de chat
bolivianos de entre los que se destacó
uno muy usado durante la década de
los 90, e incluso 2000, por becarios
bolivianos que vivían en varios países
y no querían perder el contacto con la
llajta, así precisamente se llamaba ese
espacio, La Llajta.

En La Llajta se intercambiaban
criterios, se hacían amigos y enemigos,
se comentaba acerca de las noticias
del país, se hacía antojar de la comida
nacional a quienes estaban fuera; era un
espacio que olía a Bolivia, que fortalecía
lazos de coterráneos y que hacía sentir a
sus participantes muy en la vanguardia
de las comunicaciones globales.
En un viaje relámpago desde ese
primer tiempo donde eran muy
pocos quienes usaban Internet para
comunicarse y formar grupos de interés,
hasta hoy en día cuando prácticamente
3,5 millones de bolivianos tienen
cuenta en Facebook y varios usan
además Twitter, Whatsapp, Instagram
y otros servicios para conectarse, es
común ser parte de algún grupo con

3,5 millones de bolivianos tienen cuenta en Facebook y
varios usan además Twitter, Whatsapp, Instagram y otros
servicios para conectarse
Eliana Quiroz
Investigadora sobre temas de
internet y sociedad

los más diversos fines. Están los grupos
para comprar o vender cosas, el de la
“promo” del colegio para no perderse
ninguna reunión, alguno para ayudar
a un amigo en desgracia, o ese otro
para encontrar pareja. Obviamente,
no podemos olvidarnos de los tan
intrusivos grupos de Whatsapp: el de
la oficina, el de mamás del curso del
niño, el de música para bajar gratis, el
de los tíos y primos que mandan chistes
y novedades familiares, etc. En cada uno
participamos activamente o al menos
somos lurkers, es decir, mirones.
Revisando los míos, encontré algunos
tan disímiles como “Fashionistas de La
Paz” y “Anime party”, y debo confesar
que ingreso y participo en cada uno
de ellos, al menos de vez en cuando.
Cada grupo apela a una faceta de
nuestras múltiples modernas y líquidas
identidades.
Algunos
se
vuelven
tan
fundamentales en nuestras vidas que
nos convoca fuertemente y terminamos
proponiendo actividades, participando
de acciones y dando una buena parte
de nuestro tiempo a desarrollar una
comunidad, un grupo de personas
que comparten intereses y se van
conociendo y apreciando hasta que
muchas veces las relaciones que se
desarrollan diariamente a través del
ciberespacio son más importantes que
las presenciales.
Probablemente las más evidentes
son las comunidades de gamers o
de jugadores de juegos por Internet
que vemos en cada café Internet.
Las opiniones acerca de estos grupos
pueden ser muy críticas, pero no hay
duda acerca de las pasiones que inspiran,
su importancia en la construcción de
identidades y de la intensidad de sus
interacciones. Sus integrantes pueden
identificarse con más soltura como

“gamer” que como indígena o mestizo.
Otras comunidades destacan por su
masividad, su carácter efímero o por
su capacidad de construir propuestas
públicas a partir de las interacciones
sociales. Desde 2007, con la triste
muerte de Fido el león del zoológico
de Oruro, varios grupos de activistas
defensores de los animales comenzaron
a organizarse físicamente y luego,
saltaron a plataformas virtuales,
crearon grupos en Facebook y sitios
web. La aprobación de un marco legal
de defensa de los animales fue la causa
común de estos más de 20 grupos a
pesar de sus divergencias en varios
aspectos de la política pública, lo que
muestra su apasionamiento por la causa.
Finalmente, se logró la aprobación de la
Ley 700, en junio de este año, “Para la
Defensa de Animales contra Actos de
Crueldad”, en gran medida debido a su
capacidad de organización y propuesta.
Otra causa que genera comunidad es
la que aboga por la mejora de conexión
de Internet en Bolivia, dada la baja
calidad en el servicio. Son varios grupos,
algunos ya inactivos como el “Si se van
los 300, me voy yo”, “300 la resistencia”
o el más antiguo y que continúa activo
“Más y Mejor Internet para Bolivia”.
Se autodefinen como grupos de
autoayuda o de asistencia técnica,
además de luchar por mejoras en la
conectividad boliviana. Su vocación
define que cualquiera puede ingresar
a esos grupos en busca de un consejo
acerca de qué servicio de Internet
contratar, cómo hacer una ODECO,
simplemente quejarse o tomarse un
tiempo para ayudar a otros. Siempre
habrá una persona dispuesta a informar,
a acompañar los malestares, a insultar
en coro o incluso a acompañarle a hacer
la denuncia ODECO.
Una de las más antiguas comunidades
virtuales en Bolivia es la de Software
Libre, realizan actividades desde el
2004, aunque su primer mensaje en
la lista de correos electrónicos por la
que se comunican se emitió en 1997.
Trabajan colaborativamente en red
virtual y analógica para promover el
uso de software que se use, estudie,

distribuya y modifique libremente.
Lograron que se apruebe un artículo
en la Ley de Telecomunicaciones para
privilegiar el uso de software libre en el
Estado y a partir de ello, están envueltos
en los procesos de políticas públicas sin
dejar de lado proyectos más ciudadanos
como las redes wifi de administración
y propiedad ciudadana que se llaman
genéricamente redes mesh, por
mencionar algunas de sus actividades
más lindas.
Hay una que mi corazón académico
en formación aprecia mucho. Es esa
que ayuda a tener acceso a documentos

creación grupal humana y, por lo tanto, debe
ser de libre acceso. ¡Hermoso! (disculpen la
emoción).
El año 2000, según Wikipedia, existía en
la red más de 40 millones de comunidades
virtuales. Sin embargo, ahora es imposible
tener una idea de cómo ha crecido esa
cantidad porque algunas se desarrollan de
manera secreta o privada.
Por supuesto, estas comunidades también
promovieron cambios o mejoras sociales
en ámbitos locales como la ciudad de La
Paz. Uno de los casos fue el surgimiento de
varios grupos que apoyaban la mejora del
transporte público, lo que facilitó legitimidad

Otras comunidades destacan por su masividad, su carácter
efímero o por su capacidad de construir propuestas públicas a
partir de las interacciones sociales
académicos aunque sean accesibles
sólo pagando por ellos. Funciona de la
siguiente manera: se escribe un post
pidiendo que alguien baje un artículo
académico que normalmente tiene
un precio para quienes no pagan una
suscripción, pero que es posible de ser
accedida y bajada por alumnos inscritos
en universidades que pagan por ese
servicio. Entonces, estos alumnos, bajan
los artículos y los envían por correo
electrónico a quien lo haya solicitado.
Hay reglas, por supuesto, como en
todas las comunidades, no hacen esto
con libros enteros. Este grupo apoya
la liberación de conocimiento bajo
la noción que el conocimiento es de

social para la puesta en marcha del sistema de
buses Puma Katari y del teleférico. Después
de los días intensos de actividad en Facebook,
quedaron algunas personas que están
convencidas que la mejora de transporte
urbano tiene relación directa con una mejora
de la calidad de vida y de la dignidad humana.
Es probable que sean pocos los que quedan
pero se conocen, han creado lazos y están
dispuestos a dedicar parte de su tiempo para
vivir en conjunto y mejorar algunos aspectos
de la vida social, para todos.
Pero, ante todo, están convencidas
plenamente que su opción de vida en
comunidad es una forma de hacerle contra a
individualismos secantes que sólo averían las
relaciones de convivencia.

70

71

Seguridad: la demanda de la
población paceña

E

l 30 por ciento de las ciudadanas
y los ciudadanos tienen como
primera petición reforzar la
seguridad ciudadana y aumentar
los módulos policiales en los barrios.
Esto va de la mano con la percepción de
que la seguridad es el principal mal que
aqueja a La Paz y que los habitantes no
están conformes con los servicios que se
brindan en la materia.
La segunda solicitud es que se controle
los pasajes del transporte público y a
los operadores, ya que la gente siente
un abuso de su parte. Esto también se
hermana con la baja calificación que le
da la ciudad al transporte y en específico
a los choferes.
A pesar de que el 86 por ciento de la
población tiene asfaltada, adoquinada o
empedrada su calle de acceso, la tercera
petición al alcalde es que se asfalten

las calles y se arreglen los baches. Esto
tiene relación con que el 50 por ciento
de la población está medianamente
insatisfecha o muy insatisfecha con este
servicio.
La salud es otro tema que le preocupa
a la ciudadanía y es la cuarta petición
que le hacen los paceños y las paceñas
al alcalde. Cabe señalar que sólo el 58
por ciento tiene acceso a centros de
salud y el 60 por ciento está insatisfecha
con el servicio.
La quinta petición más recurrente es
que haya más áreas verdes, parques
para los niños y más árboles. En La Paz
contamos con 2,9 m2 de áreas verdes
por habitante; el mínimo recomendado
para el bienestar de la población, según
la Organización Mundial de la Salud, es
de 9 m2 por habitante y el óptimo es de
12. Sin duda es una solicitud urgente.

72

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful