Está en la página 1de 3

La biodiversidad de la Antártida

La Antártida es una de las 8 grandes zonas ecológicas de la Tierra. El continente es muy frío y seco, por esta razón durante
millones de años se ha mantenido sin apenas vida vegetal, que no sean especies musgos y algunas hierbas simples.
Aún así, existe una biodiversidad de flora y fauna que preservar, por su alto valor para el equilibrio del medio ambiente
terrestre.

Algas:
En la Antártida habitan alrededor de setecientas especies de algas, la
mayor parte de las cuales está constituida por fitoplancton. En el verano
pueden verse en las costas grandes cantidades de algas de nieve
multicolor y diatomeas.

Bacterias:
A grandes profundidades, en los glaciares, se han encontrado restos de
antiguos ecosistemas, diversos tipos de bacterias que quedaron
atrapadas allí y se han mantenido viviendo a lo largo del tiempo.

Hongos:
En este continente existen alrededor de 1150 especies de hongos, entre
ellos cerca de 400 son líquenes.
La evolución en condiciones tan extremas ha hecho que la mayoría de estos hongos sean criptoendolíticos, o sea, organismos
que viven en el interior de rocas y arrecifes.

Flora:
Las bajas temperaturas, la mala calidad de los suelos, la carencia de humedad y de luz afectan el crecimiento de las plantas en
esta región del mundo. Por tanto, estas son muy limitadas en su distribución.
La flora del continente se basa en cien especies de musgos, 25 especies de hepáticas y dos especies de plantas con flores: el
pasto antártico y el clavel antártico. Estas últimas crecen en verano y se mantienen vivas apenas unas semanas.

Fauna:
En realidad hay pocos vertebrados que habiten en la tierra de la zona antártica. Los invertebrados más comunes son los
ácaros, los piojos, los nematodos, los tardígrados y los rotíferos.
El animal terrestre más grande de estas regiones es el mosquito no volador de nombre Bélgica Antártica (6 mm).
Existen tres especies de

aves que se reproducen únicamente en la Antártida, uno de ellos es el petrel de las

nieves.
Sin embargo, la variedad
fitoplancton. La vida

marina sí es amplia y su alimentación radica fundamentalmente en el
acuática antártica incluye pingüinos, orcas, ballenas azules, calamares y

lobos marinos.
El pingüino emperador sólo se reproduce en este continente. Allí también habita la foca Weddell y el Kril Antártico, especie
clave para los sistemas ecológicos de la región. Es alimento de ballenas, focas, leones marinos, pingüinos, calamares, albatros y
diversas aves.

Conservación:
En 1978 se aprobó la Ley de Conservación de la Antártida, que introdujo una serie de restricciones para extraer o introducir
especies de este continente, actos que pudieran afectar el equilibrio del ecosistema.
Aun así, persisten acciones ilegales que atentan contra la vida de muchas especies marinas. La pesca excesiva en los mares
australes sigue siendo un problema muy grave a ser resuelto para salvar la existencia de la importante biodiversidad antártica.

La acción humana sobre este bioma debe ser cuidadosa debido a que cualquier exceso puede producir la desaparición de valiosas especies por desequilibrios o rompimientos de la cadena alimenticia. Además. en el caso que el hombre pudiera hacerlo. y el mantenimiento del ambiente en sus condiciones originales. En el Perú. a menos que se posea una autorización expresa que se otorga exclusivamente a quienes tienen fines científicos. para las distintas ciencias. A nivel mundial. el valor de la biodiversidad consiste en ser la fuente principal de recursos que aseguran su economía. nos brinda gratuitamente servicios que aseguran el abastecimiento y calidad del agua y del aire. herbario. y que el 75% de la población consume medicinas tradicionales provenientes de fuentes naturales. las relaciones entre los componentes de la biodiversidad y su medio se han establecido en forma natural por millones de años. la experimentación o exposición en un museo. alimentación. 2001) . se estima que el mercado farmacéutico proveniente de recursos genéticos es del orden de US $ 75 a 150 mil millones anuales.LA AMAZONIA Y LA ANTÁRTIDA. prácticamente libre de contaminación u otros efectos humanos. Entre las normas establecidas se encuentra la prohibición de la introducción de fauna o flora no autóctona y de la exportación de la fauna o flora autóctona.RESERVAS NATURALES EN EL MUNDO La Antártida es una de las reservas naturales más importantes del mundo. entre otros servicios que serían excesivamente caros de reproducir. tecnología y recreación. censos poblacionales de fauna e información meteorológica. las cuales comprometerían la evolución de todo el planeta. salud. EL VALOR DE LA BIODIVERSIDAD: Desde el punto de vista ecológico. Un capítulo aparte son los campamentos científicos que tienen por objetivo cumplimentar las actividades científicas previstas en los planes anuales. posibilitando múltiples expresiones de vida con gran capacidad de supervivencia y adaptación al medio. Es decir. Estas investigaciones son programadas y coordinadas por la Dirección Antártico. Los países que integran el denominado Sistema del Tratado Antártico han firmado convenios destinados a proteger los recursos bióticos antárticos. la polinización de cultivos. el 95% de la ganadería se alimenta de pastos naturales. organismo que controla toda la actividad de la Antártida que es útil para la ciencia y la humanidad. recolección de muestras de suelo. Para el ser humano. Es por eso que se ubican en ella numerosas bases científicas que realizan investigaciones acerca de las tendencias de variables. tales como. El principal valor a conservar en la Antártida es su carácter de fuente única de información. contaminación y cambio climático global. casi toda la actividad pesquera y forestal se basa en el aprovechamiento de especies nativas (Brack. la fertilidad de las tierras. etc. como por ejemplo: mantenimiento de los monumentos históricos. de agua de mar y de hielo. Los períodos de trabajo de las bases se denominan períodos transitorios. CONSERVACION DE LOS ECOSISTEMAS AMAZÓNICO Y ANTÁRTICO: La protección ambiental de la Antártida tiene dos fines: el mantenimiento de la productividad y relaciones ecológicas en el océano austral. cerca del 65% de la agricultura depende de especies y variedades nativas.