Está en la página 1de 38

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA AZCAPOTZALCO

DIVISIÓN DE CIENCIAS BÁSICAS E INGENIERÍA Proyecto de los límites al crecimiento nacional

Profesor: EDUR VELASCO ARREGUI  Portillo Correa Joaquín Retos del desarrollo nacional Fecha Entrega: Integrantes: UEA:
Profesor: EDUR VELASCO ARREGUI
 Portillo Correa Joaquín
Retos del desarrollo nacional
Fecha Entrega:
Integrantes:
UEA:

8 de Diciembre de 2015

El largo proceso de reformas en México no ha logrado acelerar el crecimiento de la economía, este camino de la reforma comenzó en 1985, cuando la economía sólo exportaba petróleo y turismo. El país prácticamente no tenía exportaciones manufactureras, eran 15 por ciento del PIB y ahora son de 40 por ciento. No era potencia manufacturera y ahora sí. En aquella época, mediados de los años 80 del siglo pasado, el PIB por habitante en México era equivalente a 38 por ciento del de Estados Unidos, y ahora, después de tres décadas, es de 32 por ciento.

Se han cumplido treinta años del inicio de las reformas estructurales en México, ahora llamadas de primera generación. Con estas reformas paulatinamente se abrió la economía al mercado internacional de bienes y servicios así como de capitales. También se modificó el reglamento que regula la inversión extranjera, eliminándose los requisitos de asociación con empresarios nacionales, de uso de componentes de origen nacional y de porcentajes de exportación. Con ello se esperaba que desaparecerían los obstáculos al crecimiento y que el ingreso monetario por habitante de México crecería aceleradamente para alcanzar al de Estados Unidos.

A pesar del auge de las exportaciones manufactureras, la participación del sector manufacturero en el PIB ha disminuido, y aún con mayor rapidez en el empleo: su participación en el empleo en 1983 fue de 11%, y en 2011 de 9%. En contraste, los sectores no comerciables, cuyos empleos son de menor productividad, han incrementado su participación en este rubro.

Paradójicamente, con las reformas se buscaba que el sector de los bienes comerciables fungiera como el impulsor del crecimiento y la generación de empleos. Las expectativas sobre la aportación de la inversión extranjera directa al desarrollo del país fueron exageradas y realmente no existe evidencia de que sus beneficios sean mayores que los de la inversión nacional. La sobrevaluación del tipo de cambio real, la apertura comercial y la falta de financiamiento hacen que las inversiones en los sectores que producen bienes comerciables sean poco rentables y, por consiguiente, que la economía mexicana tenga bajos niveles de inversión. Esta situación genera pocos empleos formales y contribuye al aumento de la informalidad ya la proliferación de empleos precarios. Tanto la productividad total de los factores como la productividad del trabajo para toda la economía muestran una tendencia decreciente, a pesar de la apertura comercial y de la gran entrada de inversión extranjera directa.

Las reformas estructurales han llevado a que la propensión de la economía mexicana a la importación sea de 45%; esto quiere decir que por cada peso que sube el producto nacional se importan 45 centavos. Esta situación vuelve imposible aplicar estímulos fiscales para reactivar la economía, ya que gran parte del nuevo gasto se filtra hacia las importaciones.

Por otra parte, la apertura comercial y la carencia de bienes nacionales que sustituyan los bienes importados hacen imposible implementar una política cambiaria para lograr que la economía sea más competitiva; cualquier devaluación nominal que se considere como permanente se traduce en un incremento de precios en la misma proporción y deja inalterado el tipo de cambio real.

Los tratados comerciales, la modificación de la Ley de Inversión Extranjera y la cláusula de “trato nacional” —que impide distinguir entre empresas de capital nacional y extranjero—, han llevado a que sea imposible aplicar una política industrial. Sin dicha política, y con un mercado abierto a las importaciones manufactureras, un tipo de cambio real sobrevaluado y un sistema financiero que no hace préstamos, es difícil tener un sector manufacturero dinámico; y sin éste no se puede crecer a ritmos acelerados, como lo demuestran los casos de Japón, Alemania y, más recientemente, China y Corea del Sur.

Esta situación ha provocado que México se especialice en procesos de ensamble que forman parte de una producción fragmentaria y globalizada. La teoría clásica del desarrollo ya nos advertía sobre los riesgos de este tipo de especialización.

En el caso de México, ella ha constituido una respuesta pasiva a las nuevas estrategias de supervivencia de las empresas transnacionales, y ha tenido consecuencias desafortunadas para el país por dos razones:

A] la mayor parte de los impactos secundarios y acumulados de las inversiones que se realizan en México se trasladan al país de origen de las inversiones (a través de compra de insumos, bienes de capital e importación de tecnología) en lugar de transmitirse a la economía de México

B] los inversionistas locales son desplazados de estas actividades y se les conduce hacia áreas que ofrecen menos oportunidades de progreso tecnológico, economías de aprendizaje y de escala.

LA ECONOMÍA DE MÉXICO DESPUÉS DE TRES DÉCADAS DE REFORMAS ECONÓMICAS

Existe una insatisfacción cada vez mayor con la trayectoria seguida por la economía de México desde que, a partir del 1 de diciembre de 1982, el gobierno mexicano iniciara la instrumentación de las reformas económicas.

La economía perdió el dinamismo que había registrado durante la ineficiente etapa del desarrollo económico liderado por el Estado. El ingreso por habitante ha permanecido prácticamente estancado. La brecha entre el ingreso per cápita de Estados Unidos y el de México, que de 1940 a 1982 había disminuido, se estancó a partir de 1983.

Durante el periodo posterior a las reformas económicas iniciadas en 1982, la inversión en México perdió vitalidad a pesar de la creciente afluencia de inversión extranjera. No obstante el significativo avance en la escolaridad de la fuerza de trabajo, los salarios promedio se han reducido o no han crecido. La distribución del ingreso ha empeorado y la pobreza ha persistido.

La economía informal emplea a más de la mitad de la fuerza de trabajo y todo indica que su peso en el empleo total seguirá aumentando. Las diferencias regionales permanecen prácticamente constantes a pesar del rápido crecimiento económico en algunas ciudades fronterizas.

Para un número cada vez mayor de mexicanos la emigración parece ser, a pesar de los riesgos vitales, la única opción para superar la precariedad económica.

Estos resultados contradicen las expectativas que se alentaron con las reformas iniciadas hace más de 30 años. Entonces se pregonaba que México entraría a una fase de desarrollo acelerado en la cual, por los incrementos en la productividad generados mediante la apertura comercial, se elevaría la eficiencia productiva, se estimularían las inversiones y crecerían tanto el empleo productivo como los salarios.

Estos efectos aún no aparecen. El contraste entre los logros y las expectativas es tan notorio que hace de México un caso clásico para evaluar los efectos de la apertura y las reformas estructurales en los países en desarrollo. En efecto, México es considerado como un reformador ortodoxo, pionero y radical. Los más de 30 años transcurridos desde el inicio de los cambios permiten realizar una evaluación a fondo.

En los países en desarrollo la escasez de mano de obra e insumos necesarios para echar a andar nuevas industrias no constituyen un problema que limite el crecimiento de nuevos sectores exportadores. Son otros los impedimentos, y de suma importancia, para poder iniciar nuevas producciones tanto para el mercado interno como para la exportación: atraso tecnológico, mercados muy pequeños para generar economías de escala, altos costos de transporte, infraestructura in-suficiente, instituciones gubernamentales débiles y falta de trabajo calificado.

Los países en desarrollo tienen grandes reservas de mano de obra que se encuentran desempleadas o subempleadas. En estas condiciones, la liberación comercial no es necesaria para “liberar recursos” para las nuevas industrias. Por lo contrario, el efecto directo de la liberación comercial, al desproteger a las industrias nacionales que compiten con las importaciones, puede ser el de lanzar a los trabajadores de esas industrias al desempleo.

El argumento estándar en favor del libre comercio es que mejora la productividad media del país que lo practica. Bajo este razonamiento, es posible que las importaciones de los productores extranjeros afecten negativamente a aquellas industrias nacionales que no puedan competir con las importaciones. Sin embargo, el dinamismo que la liberación del comercio inyecta a las industrias nacionales competitivas, al expandir su producción para exportar a los mercados extranjeros, les permitirá absorber el desempleo generado en el resto de la economía.

En esta dinámica se vaticina que con la liberación comercial los recursos se reasignarán desde los sectores protegidos de baja productividad hacia los sectores exportadores de

alta productividad. En el fondo de esta argumentación está el supuesto de que en el país donde hay libre comercio los recursos productivos se encuentran plenamente ocupados.

Sin embargo, ésta no es la situación. El pleno empleo de los recursos productivos no es la realidad de los países en desarrollo: no existía en México antes de la apertura comercial ni cuando se negoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); tampoco cuando éste entró en vigor. En México, al igual que en muchos países en desarrollo, el desempleo y el subempleo (desempleo disfrazado) han sido muy altos. Bajo estas condiciones, para satisfacer la demanda de recursos que exige el crecimiento de la producción para las exportaciones, no deben extraerse de un sector al que hay que contraer y reasignarlos al que se expandirá. Lo que se necesita es simplemente emplear los recursos desempleados o subempleados en las actividades exportadoras. No es necesario, por tanto, desproteger a los sectores que compiten con la importación.

En México, la liberación comercial dañó irremediablemente a las industrias nacionales que competían con la importación —las actividades llamadas importables—, y los sectores exportadores no han podido absorber la mano de obra y el capital de los sectores que desaparecían por el embate de las importaciones. Así, se redujo el empleo en el sector de los comerciables y se dio lugar a la espectacular expansión del sector servicios, en el cual se concentra la mayor parte del subempleo y de la migración internacional.

En los países en desarrollo la liberación comercial induce el despido de trabajadores de los sectores protegidos de baja productividad, que no se emplean en los sectores exportadores de alta productividad.

Comportamiento de las exportaciones

A partir del 1 de diciembre de 1982, durante la administración de Miguel de la Madrid, gradualmente se abandonó la estrategia de industrialización adoptada desde 1940 en México y se inició la ruta de la liberalización de la economía, que ya es total a partir de 2008 por virtud de los compromisos adquiridos en el TLCAN. El Estado abandonó su papel como promotor del desarrollo; se vendió al capital privado la mayor parte de las empresas públicas; se desregularon muchos componentes de la vida económica, como los transportes y las instituciones financieras, y se contrajo de manera drástica la inversión pública. El proceso de cambio incluyó la apertura del país a los mercados de capitales.

Los resultados de las reformas al régimen de comercio exterior no se hicieron esperar y aparentemente fueron sorprendentes: entre 1983 y 2011 las exportaciones reales crecieron a una tasa anual promedio de 9.3%, cerca de 3.4 puntos porcentuales por encima de las registradas en el periodo

1940-1982. Este resultado se logró a pesar del retroceso en las exportaciones petroleras. Este rápido crecimiento del comercio se refleja en el avance de las exportaciones y las importaciones como porcentaje del producto interno bruto (PIB) nacional, lo que también indica el grado de apertura de la economía nacional (gráfica I.1 y cuadro I.1). Por el avance de su participación en el mercado estadounidense, México solía ser llamado “el milagro exportador”. No obstante, los éxitos son sólo aparentes

1940-1982. Este resultado se logró a pesar del retroceso en las exportaciones petroleras. Este rápido crecimiento

Las exportaciones de México por habitante crecieron en términos rea-les 4.8 veces entre 1982 y 2011 (gráfica 2). La participación de las exportaciones de México en las exportaciones mundiales pasaron de 1.1% en 1982 a 2.6% en 2000, para luego descender a niveles menores a 2%

1940-1982. Este resultado se logró a pesar del retroceso en las exportaciones petroleras. Este rápido crecimiento
Crecimiento de las exportaciones y desempeño económico El crecimiento espectacular de las exportaciones parecería avalar el

Crecimiento de las exportaciones y desempeño económico

El crecimiento espectacular de las exportaciones parecería avalar el éxito de las reformas económicas. La realidad, no obstante, apunta en el sentido contrario. El dinamismo de las exportaciones no se ha transmitido al resto de la economía, como se esperaba de acuerdo con los supuestos teóricos y políticos. La evolución en el índice de participación de las exportaciones en el PIB y en el del ingreso por habitante es reveladora. De 1970 a 1981, los dos índices recorrieron una trayectoria ascendente. Después de 1981, año tanto de la crisis de la deuda como de las reformas, el índice del ingreso por habitante se estancó, mientras que el de la participación de las exportaciones en el PIB se aceleró, muy notablemente entre 1994 y 1996, para luego oscilar en torno al nivel alcanzado en 1996. Queda claro que el aumento en la razón de exportaciones al PIB (que aumentó en 2.58 veces de 1981 a 2011) no ha repercutido en el crecimiento del ingreso por habitante, el cual en 2011 solamente superó en 44.0% al registrado en

1981.

Toda vez que la productividad del trabajo se encuentra estrechamente relacionada con el ingreso por habitante, siendo éste un excelente indicador de la productividad media del trabajo en una economía, se tiene que el formidable crecimiento de las exportaciones de manufacturas no ha sido causado por incrementos de la productividad sectorial ni total, y tampoco ha redundado en ellas. Es decir, los cambios en la ubicación de los factores productivos que el modelo hacia afuera induce, no han generado aumentos en la productividad del sector manufacturero, ni en el de la economía en su conjunto.

La comparación de la trayectoria seguida por la economía de México en el periodo posterior a las reformas con la recorrida de 1940 a 1982 arroja contrastes sorprendentes y a la vez preocupantes. En ese periodo México registró las tasas de crecimiento más altas y prolongadas de su historia, y la distancia con su socio comercial más importante se acortó significativamente. El ingreso per cápita de México creció a una tasa anual de 3.0%, mientras que el de Estados Unidos lo hizo a 2.3%. La tasa de crecimiento superior de México parecería sugerir que a largo plazo la convergencia en-tre una economía en desarrollo y otra desarrollada sí puede darse. En efecto, en 1980 el ingreso

per cápita de Estados Unidos era 3 veces superior al de México (y en 1982 sólo 2.8 veces), la menor diferencia por lo menos desde 1940. Pero a partir de 1983 —un año después del estallido de la crisis de deuda, y cuando inició el cambio de estrategia económica— y hasta 2011, el ingreso por habitante en México creció a una tasa de 0.96% y el ingreso per cápita de Estados Unidos a 1.8% al año. Así, se ha amplia-o la brecha en los ingresos por habitante de los dos países; ya en 2011 el PIB por habitante de Estados Unidos era 3.9 veces más alto que el de México, una brecha 32.1% por arriba de la registrada en 1980.

Para argumentar a favor de la apertura, los reformadores en el poder afirmaban que las exportaciones fungirían como motor del crecimiento económico en la nueva estrategia de desarrollo. Cabe entonces preguntar: ¿cuál es la razón de que ese supuesto haya fallado? La primera explicación, y la más obvia, es que a causa del abultado contenido importado de las ventas externas las exportaciones brutas no reflejan su verdadero valor en la demanda agregada. Esto es particularmente grave en el caso de las exportaciones bajo el régimen de la maquila y en el de los otros programas de importación temporal para producir artículos de exportación.

Ni la apertura comercial ni el crecimiento de las exportaciones han generado los cambios esperados en la estructura sectorial del PIB. A partir de 1983 la agricultura ha perdido mucha presencia como generadora de valor agregado. Lo mismo sucede, aunque en menor grado, con la mine-ría, en tanto que las manufacturas muestran un ligero aumento de 1981 a 2011 al pasar de 20.1% a 23%

Tipo de cambio real: la sobrevaluación del peso

Durante el periodo de desarrollo de la economía dirigido por el Estado (1940-1982), cuando no estuvo abierta a la competencia internacional, hubo posibilidades de manejar el tipo de cambio del peso mexicano con respecto al dólar estadounidense para que la industria nacional fuera más

Con un peso sobrevaluado es difícil crear las condiciones para la realización de proyectos rentables en la agricultura, la minería y las manufacturas. La sobrevaluación neutraliza cualquier efecto favorable del TLCAN sobre las exportaciones y magnifica todos los efectos negativos sobre la producción nacional que compite con las importaciones, derivados de las importaciones y de la caída en los precios internacionales. Argumentar que la apreciación beneficia a los consumidores es olvidar que la mayoría de ellos son productores y que casi 90% de los hogares sólo perciben ingresos laborales. A estos hogares la sobrevaluación los afecta en mayor medida.

La nacionalidad de las empresas exportadoras está íntimamente relacionada con el bajo contenido nacional de las exportaciones y la creciente importación de insumos y bienes de capital. Las exportaciones realizadas por empresas con IED establecidas en México sólo representan una parte menor de su producción global. A este fenómeno se le conoce

como la fragmentación de los procesos productivos por parte de las empresas multinacionales. La maquila mexicana es parte de este fenómeno.

Una empresa extranjera tiende a comprar sus insumos y bienes de capital en la región en la que concentra la mayor parte de sus operaciones; ésta es la región en la cual, a causa del “proceso acumulativo” de economías de escala y aprendizaje, los insumos y los bienes de capital que requiere se producen más eficientemente que en cualquier otra parte del mundo. Es lógico, por tanto, que no estén interesadas en adquirir componentes ni bienes de capital hechos en alguna otra región, incluso en México, ya que no son competitivos.

Desde sus orígenes, la teoría del desarrollo prevenía acerca de los peligros que este tipo de especialización conlleva. La especialización de los países en desarrollo en exportaciones de maquila, en gran medida motivada por inversiones en ellos por parte de países desarrollados, ha sido desafortunada para los países en desarrollo por dos razones:

  • A] traslada la mayor parte de los efectos secundarios y acumulativos de la inversión

desde el país en donde se invierte hacia el país que realiza la inversión,

  • B] desvía a los países en vías de desarrollo hacia los tipos de actividad que ofrecen

menos campo para el progreso técnico y donde se obtienen menos economías internas y

externas. Estos factores de “radiación dinámica”, prácticamente ausentes en los países en desarrollo, son los que han revolucionado a las sociedades de los países desarrollados

EFECTOS DE LA APERTURA COMERCIAL Y LOS ACUERDOS DE LIBRE COMERCIO

El propósito es evaluar el impacto de los acuerdos comerciales en el comercio internacional, así como en la competitividad y la productividad de la economía de México.

México tiene ventaja comparativa y cómo ha evolucionado ésta, y también la competitividad de los productos de México en el mercado de Estados Unidos, que es el principal para estos productos con relación a los productos chinos, principal competidor de México en ese mercado; en la evolución de la productividad de la economía de México para determinar si la expansión del comercio se explica por aumentos en la productividad, o si aquélla tuvo algún efecto sobre ésta.

Indicadores de comercio exterior

Para comprender a detalle este fenómeno, es necesario determinar el valor de las exportaciones netas, esto es, las exportaciones menos las importaciones necesarias para producirlas, lo que elimina el sesgo de las re-exportaciones y permite conocer el verdadero valor agregado exportado.

Sin embargo, no se cuenta con la información suficiente para obtener este indicador de manera precisa. Ahora bien, dado que gran parte de los pro-ductos intermedios que se usan en las exportaciones normalmente se clasifican en el mismo sector (por ejemplo, partes electrónicas y computado-ras), las exportaciones menos las importaciones de determinada fracción sirven como un indicador que incorpora la división internacional de los procesos productivos. Este indicador es de mayor precisión conforme aumenta el nivel de desagregación. Como ilustración, en la gráfica 4 se muestran los cálculos de la balanza comercial de sólo tres categorías de exportaciones.

Sin embargo, no se cuenta con la información suficiente para obtener este indicador de manera precisa.

Todos los sectores, excepto el petrolero (industrias extractivas), producen déficit comercial, lo cual es un indicador del poco valor agregado en las exportaciones no petroleras y de que las exportaciones manufactureras son insuficientes para cubrir el importe de la demanda de esos mismos productos, las importaciones de las demandas intermedia y final de la economía de México. Un ejercicio con datos más desagregados arrojaría mayor claridad sobre el verdadero valor agregado de las exportaciones. Para esto, conviene estudiar la diversificación de las exportaciones de México a lo largo de las últimas cuatro décadas, considerando por separado la diversificación de los productos exportados y de los mercados de destino.

Competencia comercial potencial

Durante los últimos años, se ha considerado que China representa una fuerte competencia para México y otras naciones debido a que adquiere un fuerte capital del extranjero y con ello financia su desarrollo económico en occidente. Esto representa una mayor amenaza cuando se cree en su potencial para desplazar a la competencia de sus

productos que están situados en grandes mercados como el de Estados Unidos. En este documento se expondrá la rivalidad que existe entre México y China por dicho mercado y además se identificaran los elementos de su potencial en relación a las exportaciones, los sectores productivos y los productos en los cuales tienen ventajas cada uno. Se mostraran las vitales características del mercado tanto mexicano como el chino, destacando las condiciones social y económica a finales del siglo XX. Y para finalizar, se realizara un análisis de la manera en que cada país (México y China) consiguieron adentrarse en el mercado estadounidense, resaltando así el camino que recorrió China para desplazar a México como principal socio comercial de Estados Unidos

Veamos a continuación un caso muy sonado entre México y China

El dragón chino amenaza a la industria del acero en México

Primero fue la industria textil y del calzado. Ahora el dragón chino tiene en la mira a la industria siderúrgica en México. El acero barato que inunda al país y la efectividad limitada de las medidas tomadas por las autoridades hacen que en el negocio del acero pueda tener los días contados frente a un competidor dispuesto a vencer a cualquiera.

En México, el precio del acero es alrededor de 65% más caro, ya que China tuvo un precio promedio de 522 dólares por tonelada durante 2014, mientras que en nuestro mercado oscila en 900 dólares.

En enero de 2015, China exportó al mundo 9.4 millones de toneladas de acero laminado, de las cuales 11.4% llegó a América Latina, es decir, 1.1 millones de toneladas, de acuerdo con cifras de la Asociación Latinoamericana del Acero (Al acero).

México ocupa el primer lugar como receptor de las importaciones de acero provenientes de la nación asiática en Latinoamérica. El país recibió 209,000 toneladas de acero laminado chino en enero pasado, un incremento de 325% en comparación con las cifra del mismo mes de 2014, de 49,000 toneladas. El país asiático avanza a pasos agigantados.

“Este crecimiento acelerado de las importaciones sigue causando un daño a la producción de la región”, dice Al acero, y asegura que es necesario que los gobiernos reconozcan la gravedad de la situación y actúen de forma oportuna.

¿Cuál es el problema?

Las empresas productoras de acero de China han mantenido sus niveles de producción para el mercado internacional pese a la desaceleración por la que atraviesa su economía.

“China es un productor importante de este commodity, y si tiene una sobre oferta lo que sucede es que no lo está utilizando y por lo mismo está presionando el precio, y los productores nacionales están compitiendo con este tipo de importaciones”,

La producción de China osciló entre 63 y 70 millones de toneladas mensuales, lo que representa 50% de la producción global, de acuerdo con la Asociación Mundial del Acero (Alacero). Además, América Latina es el segundo destino más importante para el acero laminado chino (aquel que es transformado para ser usado en estructuras metálicas y obras), según Alacero, un organismo formado por 25 países que representan 95% del acero fabricado en América Latina.

La organización reportó que entre enero y mayo pasados, China exportó 3.8 millones de toneladas a la región, un incremento de 12% respecto al mismo periodo del año pasado. Además, México estuvo entre los cuatro países que más aumentaron sus importaciones en ese lapso: 66% a tasa anual.

La propia Alacero, la Cámara Nacional de la Industria del Acero (Canacero) o el Comité del Acero de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) piden que los Gobiernos combatan las distorsiones del mercado generadas por empresas asiáticas, que acusan, están subsidiadas por el Estado chino.

“El acero de China es producido por empresas que operan en un contexto de una economía de no mercado y que al ser subsidiadas y apoyadas de forma irrestricta les permite operar en condiciones que serían económicamente insustentables para cualquier empresa privada”, dijo Alacero.

La reacción de las empresas y el gobierno podría ser fundamental para que los industriales nacionales se beneficien de un negocio con expectativas favorables. Durante este año se espera que el consumo mundial de acero se incremente 0.5%, lo que representa 1,544 millones de toneladas, mientras que para 2016 se prevé que la demanda mundial crecerá 1.4%, para alcanzar 1,565 millones de toneladas, de acuerdo con las expectativas de la Asociación Mundial del Acero.

Una forma de la industria para protegerse es impulsar investigaciones en el mercado. Al 25 de marzo de 2015, la Canacero contabiliza 29 investigaciones de prácticas de comercio desleal de productos siderúrgicos y manufacturas de acero en México, de las cuales 16 involucran la importación de productos provenientes de China, que han derivado en la actualización y establecimiento de cuotas compensatorias para los industriales mexicanos, hecho que no frena la entrada de la materia prima china.

China podría dejar a sus primeros damnificados en el país. “La primera víctima de la competencia china es la industria siderúrgica mexicana frente a las oportunidades que podrían representar la demanda de acero en sectores como la construcción o el

automotriz”, dice Leticia Armenta Fraire, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México.

Una industria de peso

Aviones, coches, tubos y utensilios de cocina son algunos de los productos que forja la industria del acero en el país. La industria produce en el mundo 1,066 millones de toneladas de acero crudo al año y una sobrecapacidad de 570 millones de toneladas, y se consumen más de 1,562 millones de toneladas de acero laminado anualmente.

América Latina produce 66 millones de toneladas anuales de acero crudo, lo que representa cerca de 4.1% de la producción mundial. La región consume a lo largo de 12 meses 69 millones de toneladas de acero laminado.

“Ésta es una industria de mucho peso en todo el mundo, ya que el uso del acero es de vital importancia para otros sectores altamente especializados, como el de la construcción”, asegura Leticia Armenta.

Durante 2014, México consumió un total de 22,486 toneladas de acero laminado, lo que lo convierte en el segundo consumidor de aleación de hierro y carbono, tan sólo después de Brasil, cuyo consumo fue de 24,638 toneladas de acero.

En la República Mexicana se produjeron 19,008 toneladas de acero durante 2014.

La producción de acero líquido se concentra en 11 estados del país, entre los que se encuentran: Coahuila, Michoacán, Nuevo León, Guanajuato y Veracruz, por mencionar algunos, los cuales en 2013 representaron 82.1% de la producción combinada del total nacional.

Pero las cifras de China podrían apabullar a Latinoamérica entera. En la actualidad, 48% de la producción mundial de acero crudo proviene del gigante asiático, una cantidad de 790 millones de toneladas de este acero.

La falta de demanda de la aleación en China ha detonado la exportación del acero a otras regiones. Por primera vez desde 1995, la nación asiática registró el año pasado un crecimiento negativo en la demanda interna debido a las políticas del gobierno que impactaron al mercado de bienes raíces.

“Es probable que se mantenga esta situación sin cambios en el corto plazo, ya que el uso de acero de China seguirá registrando un crecimiento negativo de 0.5% tanto en 2015 como en 2016. En el medio plazo no se espera un fuerte repunte”, asegura la Asociación Mundial del Acero.

El dragón chino pone contra las cuerdas el avance de las empresas con operaciones en el país.

“Estamos en desventaja en cuatro de los cinco factores de la competitividad, es decir, precio de los energéticos, costo fiscal, costo financiero e infraestructura limitada. Sólo tenemos a favor una mano de obra de alta calidad”, asegura la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero de México (Canacero) en el reporte Perfil de la Industria Siderúrgica en México 2004-2013.

Competencia entre México y China por el mercado estadounidense

México tiene o tenía un mercado estable a nivel internacional con diversos países pero en general con los Estados Unidos de América con quien tenía una relación comercial muy fructífera que iba viento en popa, México logro estos repuntes a su favor gracias a la cantidad de acuerdos comerciales llevados a cabo con diversos países y en especial con Estados Unidos previo al tratado de libre comercio América-Canadá y esto aunado a otros factores que hicieron que México tuviera una economía en sano desarrollo, pero como hay noticias buenas también existen noticias nocivas para México una de estas se llama China que venido a desplazar a países que exportaban hacia el mercado estadounidense y más importante a México como principal abastecedor de Estados Unidos. Nuestro país hace unos años se perfilaba como un icono de crecimiento económico y por ende de una estabilidad en diversos rubros de nuestro país cono anteriormente se dijo que México desde la década de 80’s y finales de los 90’s planteo estrategias que lo hicieran sobresalir económicamente a nivel internacional sobre los demás países y este paso se dio con los acuerdos comerciales que nuestro pis empezó a efectuar con diversos países pero el uno de los acuerdos más relevantes hasta el momento llevados a cabo por México fue el del TLCAN tratado de libre comercio América del Norte-Canadá ya que gracias a este tratado México logro colocarse como una economía con una estabilidad muy sólida y otros factores que se fueron añadiendo derivados del tratado que se llevó a cabo, tal fue el caso de la inversión extrajera en México, que fue uno de los detonantes en que ayudo a la economía nacional, dado que si las empresas.

EVOLUCIÓN SECTORIAL DE LA PRODUCCIÓN, EL EMPLEO Y LA PRODUCTIVIDAD

Después de más de 30 años de haberse llevado a cabo el llamado “cambio estructural”, permanece en este sector una gran parte de la fuerza de trabajo a pesar de su baja productividad y bajos salarios, lo cual es un indicador de su limitada movilidad.

Por otra parte, las manufacturas han contribuido al PIB con un porcentaje similar al que tenían antes de las reformas (por lo menos desde 1960, con alrededor de 20.4% del PIB), habiendo llegado a un máximo de 29.7% en 1987; también, a partir de las reformas estructurales, las manufacturas han reducido su capacidad de absorción de mano de obra, llegando a hacerlo con tan sólo 9.2% del total del empleo en 2010. Este dato, si bien re-fleja un importante aumento de la productividad del trabajo en el sector, muestra que su contribución al PIB ha disminuido desde 1987. Esto quiere decir que

con la apertura comercial y las reformas estructurales, los principales sectores productores de bienes comerciables, como la agricultura y las manufacturas, han perdido participación en el empleo y valor agrega-do relativos en favor de los sectores no comerciables, principalmente ser-vicios, los cuales son empleos de menor productividad que los del sector manufacturero, muchos de ellos informales y precarios. Esto es sorprendente porque con las reformas se buscaba que el sector de los bienes comerciables fuera el nuevo motor del crecimiento y de generación de empleo.

Evolución sectorial de la producción y el empleo

En 1960 su contribución representó 15.5%, y para 2010 sólo 6.4%. La contribución de la minería se mantuvo más o me-nos constante, en alrededor de 3.0%; el sector de agua y electricidad mostró una franca expansión al pasar de 0.4% en 1960 a 1.9% en 2010, aunque su contribución al PIB sigue siendo bastante modesta. La contribución del sector manufacturero al PIB nacional disminuyó en forma consistente des-de 1987. El sector de la construcción registró una tendencia ascendente durante el periodo 1960-1982 al

pasar de 5.2% en 1960 a 6.3% en 1982, para luego descender hasta llegar a 4.5% en

2010.

El sector comercio registró un crecimiento pasando de 19.3% en 1960 a 23.6% en

2010.

Final-mente, el sector de “otros servicios” también muestra una tendencia de crecimiento al pasar de 35.9% en 1960 a 40.7% en 2010.

Importancia de las manufacturas en el PIB y en el empleo de México

La evolución de la producción manufacturera en el total de la producción nacional de México durante el periodo 1960-2011. Esta evolución presenta más o menos una tendencia ligeramente ascendente que se ha mantenido constante durante los últimos 51 años. En 1961 representó 20% del PIB, en tanto que en 2011 llegó a 22.5%. Sin embargo, el empleo manufacturero muestra una franca tendencia al descenso al pasar de 11.1% en 1960 a 9.6% en 2011

Así que aunque ocurre un aumento en la productividad en la industria manufacturera, dado que ahora se produce mayor valor con menor empleo, para la economía en su conjunto tal situación no se ha traducido en un aumento general de la productividad en la economía, ya que las personas que son expulsadas del sector manufacturero se dirigen al sector de servicios, donde el trabajo es menos productivo. El aumento de la productividad en el sector manufacturero, la menor capacidad de generar empleo en el sector, y la menor productividad en el conjunto de la economía se explican por la gran restructuración que ha experimentado el sector industrial de México.

Las manufacturas en países en desarrollo

Recientemente se ha argumentado que las economías de los países en desarrollo imponen dos tipos de restricciones al sector manufacturero, que se desprenden de la

mayor interrelación de las manufacturas con el resto de la economía, en comparación con la que tiene cualquier otro sector: pueden tener un carácter institucional u originarse en imperfecciones de mercado. Las del primer tipo pueden ser, entre otras, la obligatoriedad de los contratos, los requerimientos de permisos de funcionamiento y operación, la seguridad en el transporte de mercancías, y el sistema tributario y de seguridad laboral y social. Las del segundo tipo se originan, por ejemplo, al no contar con proveedores, mano de obra, infraestructura, financia-miento y asesoramiento técnico adecuados.

Lo anterior justifica una política industrial que compense parcialmente al sector manufacturero de esas carencias. Mediante dos estrategias es posible apoyar al sector manufacturero: la mejor consiste en otorgar subsidios di-rectos o indirectos a las empresas de acuerdo con sus desventajas, y la otra, menos buena pero útil en caso de que no se pueda aplicar la primera, consiste en subvaluar la moneda para otorgar una ventaja a los productores nacionales de bienes comerciables. Ambas son difíciles de aplicar: la primera porque puede contravenir acuerdos internacionales en cuanto a que se interpretan como prácticas desleales de comercio, y la segunda porque el Banco de México controla el tipo de cambio nominal pero no el real.

EFECTOS ECONÓMICOS Y SOCIALES ADICIONALES QUE HAN ACOMPAÑADO AL CAMBIO ESTRUCTURAL

Mediante diversos indicadores se hace un recuento de efectos económicos y sociales adicionales que han acompañado al llamado “cambio estructural” iniciado hace más de 30 años.

Comportamiento de las remuneraciones al trabajo

De 1970 a 2011 la remuneración promedio a los trabajadores, sin distinguir calificación, registró altibajos, pero con la tendencia a permanecer constante. Esto es, en 41 años no presentó alguna tendencia hacia la elevación de las remuneraciones reales, lo cual se explica por dos razones:

1a, México tiene una economía atrasada, en el sentido de que un sector que utiliza capital y formas modernas de producción convive con un sector que utiliza técnicas atrasadas de baja productividad; esto es una oferta infinita de mano de obra que impide que los salarios se eleven.

2ª, el proceso económico que se ha dado en los últimos 30 años ha globalizado el mercado mundial de trabajo; el comercio de bienes y el movimiento de capital son sustitutos perfectos del movimiento de trabajo, y constituyen a la vez una fuerza importante hacia la igualación de los precios de los factores a nivel mundial.

Bajo estas condiciones no es posible esperar que suban los salarios reales en México si no lo hacen primero en otras partes del mundo. Los trabajadores en México no sólo compiten con los trabajadores en EUA, Japón y Alemania, sino también con los trabajadores en China, India y Pakistán.

Las fluctuaciones de los salarios reales durante el periodo 1980-2011 han estado íntimamente relacionadas con la evolución del tipo de cambio real.

De 1980 a 1982 se dio una sobrevaluación del peso, lo que permitió mantener altos los salarios reales; esa sobrevaloración terminó abrupta-mente con la crisis de deuda en 1982. De 1982 a 1988 se dio una subvaluación del peso, lo que provocó que se elevara el precio de los bienes importados en moneda local, reduciendo el salario real; esta política de tipo de cambio subvaluado se mantuvo hasta 1988 cuando se establecieron los “pactos”. A partir de entonces se dio un viraje a la política económica y prevaleció la sobrevaluación del peso, lo que produjo una elevación del salario real, alza que terminó abruptamente con la crisis cambiaria de 1994.

De 1994 a 1996 se dio una subvaluación del peso a consecuencia de la crisis, que coincidió con una reducción del salario real, pero a partir de 1997 y hasta 2011 las políticas macroeconómicas acarrearon nuevamente una sobrevaluación del peso, lo que ha llevado a que los salarios medios reales se hayan vuelto a elevar.

Durante el periodo 1970-2011 los salarios medios se han mantenido aproximadamente constantes (en alrededor de 80 000 pesos anuales) y que las fluctuaciones de éstos han estado motivadas en gran parte por variaciones en el tipo de cambio real. Esto significa que con salarios medios aproximadamente constantes los aumentos en la productividad se reflejaron en aumentos di-rectos de las remuneraciones al capital.

Desde principios de los 1980 tuvieron lugar dos trayectorias divergentes, concomitantes con la dinámica recorrida por los salarios: por una parte, la marcada reducción de la participación del trabajo en el PIB y, por otra, el incremento sostenido de la participación del capital en el PIB. Este resultado contradice todos los postulados esperados con la liberación comercial, especialmente el argumento de que en México se elevaría la ocupación formal y los salarios, y por ende la participación del trabajo en el producto. La participación del trabajo en el PIB llegó a 40% en 1975 para luego caer a 30% en 2011

Tabla 1 Comparación de sueldos de un ingeniero en México con otros países

Migración Ni la liberación comercial, ni las reformas estructurales, ni el TLCAN, ni otros tratados comerciales

Migración

Ni la liberación comercial, ni las reformas estructurales, ni el TLCAN, ni otros tratados comerciales han producido la prosperidad anunciada, y México se rezaga progresivamente con respecto a los estándares de vida de Estados Unidos y sus otros socios comerciales importantes. La evidencia y la percepción de este continuado rezago, frente al nivel de vida y las oportunidades de empleo en Estados Unidos, están en el centro del incremento de los flujos de migración de mexicanos hacia ese país. A pesar de las enormes dificultades que los emigrantes enfrentan en la frontera con Esta-dos Unidos, que para muchos son mortales, se calcula que el éxodo de mexicanos en 2006 fue de 815 569 personas. En 2006 la población de Esta-dos Unidos nacida en México llegó a los 12.0 millones de personas, más de 10% de la población que vivía en México en ese año

El cálculo de las tasas de crecimiento de la migración total anual para el periodo 1995- 2007 fue de 6.03% en promedio, cifra mucho mayor que la tasa de crecimiento registra- da para la fuerza de trabajo, que para el mismo periodo fue de 2.17%. De lo que se colige que la migración de mexicanos a Estados Unidos ha producido un cambio significativo en mitigar el exceso de oferta de trabajo que caracteriza a la economía. La suma acumulada de migrantes durante el periodo 1995-2007 fue de 7 478 995 personas, en tanto que la población económicamente activa en 2007 fue de 46 299 968 personas.

Esto quiere decir que la suma acumulada de migrantes durante ese periodo ayudó a reducir la oferta de trabajo en 16.15%.10La tragedia humana 11que implica expulsar a más de 800 000 12personas al año ha servido como una válvula de escape para aminorar el exceso de mano de obra y otros efectos sociales producidos por la falta de creación de empleos locales.

Por tanto, mientras la economía de México continúe estancada se requiere de un acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos, que siga permitiendo la salida de mexicanos. Si esto no sucede, se verá un crecimiento todavía mayor de la economía informal. Dicho de otra manera: sin migración no habrá una fuerza que revierta la dinámica perversa de los salarios reales.

Un acuerdo migratorio no puede limitarse a repetir los esquemas establecidos durante la posguerra, que contribuyeron un instrumento desarrollado para esquemas de economías cerradas, sin movilidad de capitales y controlado, con un selectivo movimiento de tecnología. La política migratoria entre México y Estados Unidos debe ser coherente con la total integración de los mercados de bienes, servicios y capitales existentes de las dos economías

Las remesas de los mexicanos en el extranjero, principalmente las de los que radican en Estados Unidos, también son un indicador fidedigno, si bien indirecto, para estimar la relación entre las reformas estructurales y la migración. Suponiendo que la cantidad de dinero que envía cada emigran-te mexicano permanece constante en el transcurso del tiempo, es legítimo asumir que el aumento de las remesas refleja incrementos en el número de emigrantes, una vez descontado el efecto del cambio en el registro, por el aumento de las transferencias por la vía de empresas especializadas.

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA Y CRECIMIENTO ECONÓMICO EN MÉXICO

Productividad y PIB por habitante

El producto por habitante depende de la productividad del trabajo y de la tasa de participación de la población en la fuerza de trabajo. Una manera de expresar la tasa de crecimiento del PIB por habitante es como la suma de la tasa de crecimiento de la

 

productividad media del trabajo en la economía y la tasa de crecimiento de la participación de la población en el empleo Resulta esencial investigar los factores determinantes de la productividad del trabajo porque de ello depende fundamentalmente el ingreso por habitante, principal indicador del nivel de vida del país. En principio, el crecimiento de la productividad del trabajo depende de la tasa de crecimiento del capital por trabajador en la economía, de las externalidades que se generen en el proceso productivo y del cambio tecnológico.

   

Comparación entre México y Japón Subsectores

 

México

 

Empleo

Empleo

Valor

Productiv

total

total en

agregado

d (dólares

 

millones

millones de

persona

 

dólares

ocupada)

 

Sector 31-33 Industrias manufactureras

489530

507343

5,07343

192900,6443

38021,726

 

2

2

Subsector 311 Industria alimentaria

171369

878695

0,87869

36006,66944

40977,437

 

5

 

Subsector 312 Industria de las bebidas y

19937

168532

0,16853

13533,60867

80302,901

del tabaco

2

Subsector 313 Fabricación de insumos

15050

104898

0,10489

1613,898778

15385,410

textiles y acabado de textiles

8

Subsector 314 Fabricación de productos

28499

69655

0,06965

605,3157778

8690,1985

textiles, excepto prendas de vestir

5

Subsector 315 Fabricación de prendas

28808

301094

0,30109

3248,218333

10788,054

de vestir

4

Subsector 316 Curtido y acabado de

10822

153065

0,15306

2090,880111

13660,079

cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos

5

Subsector 321 Industria de la madera

22269

76860

0,07686

590,726

7685,7403

Subsector 322 Industria del papel

4302

109102

0,10910

4342,591

39803,037

 

2

Subsector 323 Impresión e industrias

19930

127332

0,12733

1740,007

13665,119

conexas

2

Subsector 324 Fabricación de productos

209

37356

0,03735

7208,278444

192961,73

derivados del petróleo y del carbón

6

Subsector 325 Industria química

4460

258828

0,25882

25587,12067

98857,622

 

8

 

Subsector 326 Industria del plástico y

5460

297036

0,29703

6031,111556

20304,311

del hule

6

Subsector 327 Fabricación de productos a base de minerales no metálicos

31730

213690

0,21369

5150,477667

24102,567

Subsector 331 Industrias metálicas

857

98945

0,09894

13979,47289

141285,28

básicas

5

 
 

69523

391526

0,39152

7731,007667

19745,834

 
 

Subsector 332 Fabricación de productos metálicos

6

Subsector 333 Fabricación de

  • 2357 0,12782

127829

4704,666111

36804,372

maquinaria y equipo

9

Subsector 336 Fabricación de equipo de transporte

  • 2392 0,7779

777900

41880,72889

53838,191

Subsector 337 Fabricación de muebles, colchones y persianas

  • 31998 0,159611

159611

1894,916667

11872,093

Subsector 339 Otras industrias

  • 17600 0,22554

225547

3617,739667

16039,848

manufactureras

7

Cuadro 2 Subsectores de manufactura en México

Japón

 
  • 900 MANUFACTURE OF FOOD

 

Alimentos

2013

  • 100 MANUFACTURE OF BEVERAGES,TOBACCO AND FEED

 

Bebidas y tabaco

2013

 

0

1100

MANUFACTURE OF TEXTILE MILL PRODUCTS

 

Textiles

2013

120

MANUFACTURE OF LUMBER AND WOOD PRODUCTS, EXCEPT FURNITURE

Productos de madera

2013

 

0

130

MANUFACTURE OF FURNITURE AND FIXTURES

 

Muebles

2013

0

140

MANUFACTURE OF PULP, PAPER AND PAPER PRODUCTS

 

Pulpa, papel y derivados

2013

 

0

150

PRINTING AND ALLIED INDUSTRIES

 

Impresión

2013

0

160

MANUFACTURE OF CHEMICAL AND ALLIED PRODUCTS

 

Química

2013

 

0

170

MANUFACTURE OF PETROLEUM AND COAL PRODUCTS

 

Petróleo y derivados

2013

0

180

MANUFACTURE OF PLASTIC PRODUCTS, EXCEPT OTHERWISE CLASSIFIED

Plásticos

2013

 

0

190

MANUFACTURE OF RUBBER PRODUCTS

 

Productos de caucho

2013

0

200

MANUFACTURE OF LEATHER TANNING, LEATHER PRODUCTS AND FUR SKINS

Cuero

2013

 

0

210

MANUFACTURE OF CERAMIC, STONE AND CLAY PRODUCTS

 

No metálicos

2013

0

220

MANUFACTURE OF IRON AND STEEL

 

Hierro y acero

2013

 

0

230

MANUFACTURE OF NON-FERROUS METALS AND PRODUCTS

 

Metales no ferrosos

2013

0

240

MANUFACTURE OF FABRICATED METAL PRODUCTS

 

Productos de metal

2013

 

0

250

MANUFACTURE OF GENERAL-PURPOSE MACHINERY

 

Maquinaria general

2013

0

260

MANUFACTURE OF PRODUCTION MACHINERY

 

Maquinaria industrial

2013

 

0

270

MANUFACTURE OF BUSINESS ORIENTED MACHINERY

 

Maquinaria especifica

2013

0

280

ELECTRONIC PARTS, DEVICES AND ELECTRONIC CIRCUITS

 

Electrónica

2013

 

0

290

MANUFACTURE OF ELECTRICAL MACHINERY, EQUIPMENT AND SUPPLIES

Eléctrica

2013

0

300

MANUFACTURE OF INFORMATION AND COMMUNICATION ELECTRONICS

Informática y comunicación

2013

 

0

EQUIPMENT

310

MANUFACTURE OF TRANSPORTATION EQUIPMENT

 

Equipo de transporte

2013

0

320 MISCELLANEOUS MANUFACTURING INDUSTRIES Otras industrias 2013 0
320 MISCELLANEOUS MANUFACTURING INDUSTRIES
Otras industrias
2013
0

Cuadro 3 Subsectores de manufactura en Japón

Personas ocupadas :

manufacturas

Productividad en dólares por persona

LN(productividad en miles de dólares)

Productividad en miles de dólares por persona

[millones]

1,105813

86893,79669

4,464686645

86,89379669

0,100371

567340,4669

6,340959594

567,3404669

0,276854

59324,22865

4,0830178

59,32422865

0,093272

88791,16991

4,486287207

88,79116991

0,097386

75606,96609

4,325548423

75,60696609

0,181608

135968,6798

4,912424564

135,9686798

0,27662

96625,8405

4,570846205

96,6258405

0,339708

332815,6829

5,807588832

332,8156829

0,024529

1450546,292

7,279695518

1450,546292

0,409136

113668,8778

4,733289641

113,6688778

0,111826

125474,3977

4,832101736

125,4743977

0,023056

58776,45732

4,073741389

58,77645732

0,240177

135903,6044

4,911945843

135,9036044

0,21628

177502,8204

5,178986498

177,5028204

0,137964

158467,6437

5,065550432

158,4676437

0,571976

99297,05093

4,598115872

99,29705093

0,315928

136994,5051

4,919940816

136,9945051

0,543449

112267,0941

4,720880801

112,2670941

0,202652

144127,5684

4,970698799

144,1275684

0,388209

139987,9962

4,941556677

139,9879962

0,472547

122178,0479

4,80547939

122,1780479

0,157425

144465,555

4,973041106

144,465555

0,966741

182974,4782

5,20934668

182,9744782

0,149457

103216,5773

4,636829473

103,2165773

Valor agregado en millones de dólares

Valor agregado en miles de yenes

Value of raw materials, fuels and electricity consumed, and subcontracting expenses for consigned production

Value of manufactured goods shipments

 

96.088,2

9.608.829,0

15.339.266

24.948.095

9

0

 

56.944,5

5.694.453,0

  • 3.805.991 9.500.444

3

0

 

16.424,1

1.642.415,0

  • 2.125.498 3.767.913

5

0

 

8.281,7

828.173,0

  • 1.608.207 2.436.380

3

0

 

7.363,0

736.306,0

  • 1.082.695 1.819.001

6

0

 

24.693,0

2.469.300,0

  • 4.271.836 6.741.136

0

0

 

26.728,6

2.672.864,0

  • 2.747.822 5.420.686

4

0

 

113.060,1

11.306.015,0

  • 16.103.215 27.409.230

5

0

 

35.580,4

3.558.045,0

  • 14.117.598 17.675.643

5

0

 

46.506,0

4.650.603,0

  • 6.586.733 11.237.336

3

0

 

14.031,3

1.403.130,0

  • 1.709.748 3.112.878

0

0

 

1.355,1

135.515,0

214.528

350.043

5

0

 

32.640,9

3.264.092,0

  • 3.792.192 7.056.284

2

0

 

38.390,3

3.839.031,0

14.066.246

17.905.277

1

0

 

21.862,8

2.186.283,0

  • 6.619.681 8.805.964

3

0

 

56.795,5

5.679.553,0

  • 7.381.050 13.060.603

3

0

 

43.280,4

4.328.040,0

  • 5.902.888 10.230.928

0

0

 

61.011,4

6.101.144,0

  • 9.053.785 15.154.929

4

0

 

29.207,7

2.920.774,0

  • 3.784.455 6.705.229

4

0

 

54.344,6

5.434.460,0

  • 7.508.946 12.943.406

0

0

 

57.734,8

5.773.487,0

  • 9.684.659 15.458.146

7

0

 

22.742,4

2.274.249,0

  • 6.152.465 8.426.714

9

0

 

176.888,9

17.688.893,0

40.514.259

58.203.152

3

0

 

15.426,4

1.542.644,0

  • 2.180.069 3.722.713

4

0

bebidas 10 cuero madera química muebles, petróleo electrónicos no metálicosplástico Mexico vs Japon otros metal metálicas
bebidas
10
cuero
madera
química
muebles,
petróleo
electrónicos
no metálicosplástico
Mexico vs Japon
otros metal
metálicas básicas
Comparación entre México y Japón Ramas
Otras
alimentario
Japón
México
0
Impresión
eléctricos
papel
5
transporte

México: Subsector 332 Fabricación de productos metálicos

valida

tor

Subsec

Subsector 332 Fabricación de productos metálicos

Rama

Rama 3321 Fabricación de productos metálicos forjados y

  • 3321 troquelados

Rama

Rama 3322 Fabricación de herramientas de mano sin motor y
3322 utensilios de cocina metálicos

Rama

Rama 3323 Fabricación de estructuras metálicas y productos de

  • 3323 herrería

Rama 3324 Fabricación de calderas, tanques y envases metálicos

3324

Rama

Rama

3325

Rama 3325 Fabricación de herrajes y cerraduras

3326

Rama

Rama 3326 Fabricación de alambre, productos de alambre y resortes

Rama

3327

Rama 3327 Maquinado de piezas metálicas y fabricación de tornillos

3328

Rama

Rama 3328 Recubrimientos y terminados metálicos

Rama

Rama 3329 Fabricación de otros productos metálicos

3329

productividad valor agregado
productividad
valor agregado

personal

P.O.

ocupado

 

en

millones

en dólares

en millones de dólares

 

purchaising

/9

 

/

k/f

valor

1000000

agregad

 

o en

pesos

391.526

0,39152

8,952994

69.579,1

6

19.745,8

94

7.731,0

0

  • 12.819 5,863536

0,01281

 

3.167,70

 

9

27.456,6

47

352,0

  • 19.945 6,548632

0,01994

 

6.284,60

 

5

35.010,7

9

698,3

157.643

0,15764

7,349609

14.000,3

3

9.867,8

46

1.555,6

0

  • 21.832 6,403666

0,02183

 

5.436,50

 

2

27.668,4

17

604,1

  • 14.790 5,658978

0,01479

 

2.581,70

 

19.395,2

8

286,9

  • 15.595 6,569044

0,01559

 

6.414,20

 

5

45.699,8

98

712,7

  • 68.164 7,032496

0,06816

 

10.195,7

 

4

16.619,6

76

1.132,9

0

  • 22.341 6,835960

0,02234

 

8.376,50

 

1

41.659,8

87

930,7

  • 58.397 7,284813

0,05839

 

13.121,9

 

7

24.966,8

29

1.458,0

0

Productividad en Mexico por ramas

Subsector 332 Fabricación de productos metálicos

Rama 3329 Fabricación de otros productos metálicos

Rama 3321 Fabricación de productos metálicos forjados y troquelados
10

Productividad en

0 5
0
5

Rama 3328 Recubrimientos y terminados metálicos

Rama 3327 Maquinado de piezas metálicas y fabricación de tornillos

Rama 3322 Fabricación Mexico de por herramientas ramas de mano sin motor y utensilios de cocina metálicos

Rama 3323 Fabricación de estructuras metálicas y productos de herrería

Rama 3326 Fabricación de alambre, productos de alambre y resortes

Rama 3324 Fabricación de calderas, tanques y envases metálicos

Rama 3325 Fabricación de herrajes y cerraduras

Japón: Subsector por ramas 2400 MANUFACTURE OF FABRICATED METAL PRODUCTS

2400

MANUFACTURE OF FABRICATED METAL PRODUCTS

2013

  • 2469 Miscellaneous treatment of metal surface

2013

  • 2423 Edge tools, artisans' tools and hand tools, except files, saws and knives for kitchen use

2013

  • 2442 Constructional metal products , except iron framework

2013

  • 2439 Miscellaneous heating and cooking apparatus, except electrical appliances and gas and oil appliances

2013

  • 2443 Metal sashes and doors

2013

  • 2479 Miscellaneous fabricated wire products

2013

  • 2480 BOLTS, NUTS, RIVETS, MACHINE SCREWS AND WOOD SCREWS

2013

 
  • 2461 Coating metal products

2013

  • 2490 MISCELLANEOUS FABRICATED METAL PRODUCTS

2013

Personas

Personas

Productividad

Valor agregado en

Ocupadas:

ocupadas :

en dólares por

millones de

manufacturas

manufacturas

persona

dólares

[millones]

Japón

Japón

571.976

0,571976

99297,05093

56.795,5

3

  • 29.107 0,029107

93330,81389

2.716,5

 

8

5.268

0,005268

76469,24829

402,8

 

4

  • 41.834 0,041834

125757,0397

5.260,9

 

2

851

0,000851

86674,50059

73,7

 

6

  • 36.863 0,036863

89374,71177

3.294,6

 

2

  • 11.868 0,011868

94262,72329

1.118,7

 

1

  • 34.865 0,034865

110494,4787

3.852,3

 

9

  • 22.865 0,022865

66527,88104

1.521,1

 

6

  • 44.927 0,044927

97749,46024

4.391,5

 

9

Valor agregado en miles de yenes

Value of raw materials,

fuels and electricity

consumed, and

Value of manufactured

goods shipments

subcontracting expenses

for consigned production

(mil. yen) (mil. yen) (mil. yen)
(mil. yen)
(mil. yen)
(mil. yen)
 

5.679.553,0

7.381.050

13.060.603

0

 

271.658,0

199.059

470.717

0

 

40.284,0

35.444

75.728

0

 

526.092,0

669.829

1.195.921

0

 

7.376,0

5.515

12.891

0

 

329.462,0

464.472

793.934

0

 

111.871,0

172.856

284.727

0

 

385.239,0

480.726

865.965

0

 

152.116,0

99.127

251.243

0

0 1.019.562 580.403 439.159,0
0
1.019.562
580.403
439.159,0

Productividad de japon por ramas

Miscellaneous treatment of metal surface

MISCELLANEOUS FABRICATED METAL PRODUCTS BOLTS, NUTS, RIVETS, MACHINE SCREWS AND WOOD SCREWS Coating metal products Edge
MISCELLANEOUS FABRICATED METAL PRODUCTS
BOLTS, NUTS, RIVETS, MACHINE SCREWS AND WOOD SCREWS
Coating metal products
Edge tools, artisans' tools and hand tools, except files, saws and knives for kitchen use
Constructional metal products , except iron framework
Miscellaneous heating and cooking apparatus, except electrical appliances and gas and oil appliances
12
11
10
Miscellaneous fabricated
wire products
Metal sashes
and doors

Comparación entre México y Japón Ramas

Rama 3321 Fabricación de productos metálicos forjados y troquelados

Rama 3329 Fabricación de otros productos metálicos

Rama 3328 Recubrimientos y terminados metálicos

Rama 3322 Fabricación de herramientas de mano sin motor y utensilios de cocina metálicos

Rama 3323 Fabricación de estructuras metálicas y productos de herrería

Mexico

Japon

Rama 3324 Fabricación de calderas, tanques y envases metálicos

0 10 20
0
10
20

Rama 3327 Maquinado de piezas metálicas y fabricación de tornillos

Rama 3326 FabricaciónRama

de 3325 alambre, Fabricación

productos

de deherrajes

alambre

y cerraduras

y

resortes

Comparación entre México y Japón clases

México: Subsector 332 Fabricación de productos metálicos

valida

tor

Subsec

Subsector 332 Fabricación de productos metálicos

Clase

332

Clase 332110 Fabricación de productos metálicos forjados y troquelados

332

Clase

Clase 332211 Fabricación de herramientas de mano metálicas sin motor

Clase

332

Clase 332212 Fabricación de utensilios de cocina metálicos

332

Clase

Clase 332310 Fabricación de estructuras metálicas

Clase

332

Clase 332320 Fabricación de productos de herrería

332

Clase

Clase 332410 Fabricación de calderas industriales

Clase

332

Clase 332420 Fabricación de tanques metálicos de calibre grueso

Clase 332430 Fabricación de envases metálicos de calibre ligero

332

Clase

Clase

332

Clase 332510 Fabricación de herrajes y cerraduras

Clase 332610 Fabricación de alambre, productos de alambre y resortes

332

Clase

Clase

  • 332 general

Clase 332710 Maquinado de piezas metálicas para maquinaria y equipo en

Clase 332720 Fabricación de tornillos, tuercas, remaches y similares

332

Clase

Clase

332

Clase 332810 Recubrimientos y terminados metálicos

Clase

332

Clase 332910 Fabricación de válvulas metálicas

Clase

332

Clase 332991 Fabricación de baleros y rodamientos

Clase

332

Clase 332999 Fabricación de otros productos metálicos

personal

ocupado

P.O.

productivida

d

valor agregado

en en dólares en millones de dólares millones
en
en dólares
en millones de
dólares
millones

purchaising

/9

 

/

k/f

valor

100000

agregad

0

o en

 

pesos

391.526

0,39152

8,95299

69.579,

6

19.745,8

494

7.731,0

10

  • 12.819 0,01281

 

5,86353

3.167,7

 

9

27.456,6

647

352,0

0

  • 14.504 0,01450

 

6,43152

5.590,1

 

4

42.824,2

788

621,1

0

5.441

0,00544

4,34596

694,5

1

14.182,4

758

77,2

35.968

0,03596

6,38386

5.329,9

8

16.464,9

318

592,2

0

121.675

0,12167

6,87044

8.670,4

5

7.917,6

563

963,4

0

4.689

0,00468

4,43041

755,7

9

17.907,2

989

84,0

10.364

0,01036

5,32083

1.841,0

4

19.737,1

96

204,6

0

6.779

0,00677

5,75429

2.839,9

9

46.547,3

954

315,5

0

  • 14.790 0,01479

 

5,65897

2.581,7

19.395,2

88

286,9

0

  • 15.595 0,01559

 

6,56904

6.414,2

 

5

45.699,8

498

712,7

0

  • 62.086 0,06208

 

6,94664

9.356,9

 

6

16.745,4

474

1.039,7

0

6.078

0,00607

4,53462

838,7

8

15.332,2

85

93,2

  • 22.341 0,02234

 

6,83596

8.376,5

 

1

41.659,8

087

930,7

0

  • 21.544 0,02154

 

6,17237

4.313,9

 

4

22.248,5

307

479,3

0

3.095

0,00309

4,99277

1.326,1

5

47.607,3

301

147,3

0

33.758

0,03375

6,72301

7.481,9

8

24.625,9

747

831,3

0

Productividad en Mexico por clases

Clase 332110 Fabricación de productos metálicos forjados y troquelados

Clase 332211 Fabricación de herramientas de mano metálicas sin motor

Clase 332999 Fabricación de otros productos metálicos

Clase 332991 Fabricación de baleros y rodamientos

5 0 10
5
0
10

Clase 332212 Fabricación de utensilios de cocina metálicos

Clase 332310 Fabricación de estructuras metálicas

Clase 332320 Fabricación de productos de herrería

Clase 332410 Fabricación de calderas industriales

Clase 332420 Fabricación de tanques metálicos de calibre grueso

Productividad en Mexico por clases

Clase 332910 Fabricación de válvulas metálicas

Clase 332810 Recubrimientos y terminados metálicos

Clase 332720 Fabricación de tornillos, tuercas, remaches y similares

Clase 332710 Maquinado de piezas metálicas para maquinaria y equipo en general

Clase 332430 Fabricación de envases metálicos de calibre ligero

Clase 332610 Fabricación

Clase 332510

de alambre,

Fabricación

de herrajes

productos

de alambre

y cerraduras

y resortes

Japón: Subsector por clase 2400 MANUFACTURE OF FABRICATED METAL PRODUCTS

2400

MANUFACTURE OF FABRICATED METAL PRODUCTS

2013

  • 2469 Miscellaneous treatment of metal surface

2013

  • 2423 Edge tools, artisans' tools and hand tools, except files, saws and knives for kitchen use

2013

  • 2420 TABLEWARE (OCCIDENTAL TYPE), CUTLERY, HAND TOOLS AND HARDWARE

2013

 
  • 2441 Iron framework

2013

  • 2442 Constructional metal products , except iron framework

2013

 
  • 2432 Gas and oil appliances

2013

  • 2491 Safes

2013

  • 2411 Tin cans and other plated sheet products

2013

  • 2443 Metal sashes and doors

2013

  • 2479 Miscellaneous fabricated wire products

2013

  • 2450 METAL MACHINE PARTS AND TOOLING PRODUCTS

2013

  • 2480 BOLTS, NUTS, RIVETS, MACHINE SCREWS AND WOOD SCREWS

2013

 
  • 2461 Coating metal products

2013

  • 2431 Plumbers' supplies, except valves and cocks

2013

  • 2499 Fabricated metal products, n.e.c.

2013

  • 2490 MISCELLANEOUS FABRICATED METAL PRODUCTS

2013

Personas

Personas

Productividad

Valor agregado en

Ocupadas:

ocupadas :

en dólares por

millones de

manufacturas

manufacturas

persona

dólares

[millones]

Japón

Japón

571.976

0,571976

99297,05093

56.795,5

 

3

29.107

0,029107

93330,81389

2.716,5

 

8

5.268

0,005268

76469,24829

402,8

 

4

  • 36.575 0,036575

88786,32946

3.247,3

 

6

  • 29.878 0,029878

86631,30062

2.588,3

 

7

  • 41.834 0,041834

125757,0397

5.260,9

 

2

  • 21.257 0,021257

144676,1067

3.075,3

 

8

  • 1.004 0,001004

142559,761

143,1

 

3

  • 8.572 0,008572

124819,1787

1.069,9

 

5

  • 36.863 0,036863

89374,71177

3.294,6

 

2

  • 11.868 0,011868

94262,72329

1.118,7

 

1

  • 84.886 0,084886

94461,39528

8.018,4

 

5

  • 34.865 0,034865

110494,4787

3.852,3

 

9

  • 22.865 0,022865

66527,88104

1.521,1

 

6

  • 16.241 0,016241

130559,6946

2.120,4

 

2

  • 23.618 0,023618

91815,98781

2.168,5

 

1

  • 44.927 0,044927

97749,46024

4.391,5

 

9

Valor agregado en miles de yenes

Value of raw materials,

fuels and electricity

consumed, and

subcontracting expenses

for consigned production

Value of manufactured

goods shipments

(mil. yen) (mil. yen) (mil. yen)
(mil. yen)
(mil. yen)
(mil. yen)
 

5.679.553,0

7.381.050

13.060.603

0

 

271.658,0

199.059

470.717

0

 

40.284,0

35.444

75.728

0

 

324.736,0

337.802

662.538

0

 

258.837,0

565.599

824.436

0

 

526.092,0

669.829

1.195.921

0

 

307.538,0

468.635

776.173

0

 

14.313,0

7.605

21.918

0

 

106.995,0

229.998

336.993

0

 

329.462,0

464.472

793.934

0

 

111.871,0

172.856

284.727

0

 

801.845,0

1.045.045

1.846.890

0

 

385.239,0

480.726

865.965

0

 

152.116,0

99.127

251.243

0

 

212.042,0

214.484

426.526

0

 

216.851,0

282.425

499.276

0

 

439.159,0

580.403

1.019.562

0

Productividad en japon por clase

Miscellaneous treatment of metal surface

Edge tools, artisans' tools and hand tools, except files, saws and knives for kitchen use

MISCELLANEOUS FABRICATED METAL PRODUCTS Safes Iron framework BOLTS, NUTS, RIVETS, MACHINE SCREWS AND WOOD SCREWS TABLEWARE
MISCELLANEOUS FABRICATED METAL PRODUCTS
Safes
Iron framework
BOLTS, NUTS, RIVETS, MACHINE SCREWS AND WOOD SCREWS
TABLEWARE (OCCIDENTAL TYPE), CUTLERY, HAND TOOLS AND HARDWARE
Coating metal products
Fabricated metal products, n.e.c.
Plumbers' supplies, except valves and cocks
Constructional metal products , except iron framework
Gas and oil appliances
12
11
10

METAL MACHINE PARTS AND TOOLING PRODUCTS

Tin cans and other plated sheet products

MiscellaneousMetal

fabricated

sashes wire and products doors

Comparación entre México y Japón clases

Clase 332999 Fabricación de otros productos metálicos

Clase 332110 Fabricación de productos metálicos forjados y troquelados

Clase 332211 Fabricación de herramientas de mano metálicas sin motor

10 20 0 Clase 332212 Fabricación de utensilios de cocina metálicos Mexico Clase 332310 Fabricación de
10
20
0
Clase 332212 Fabricación de utensilios de cocina metálicos
Mexico
Clase 332310 Fabricación de estructuras metálicas
Clase 332410 Fabricación de calderas industriales
Japon
Clase 332810 Recubrimientos y terminados metálicos Clase 332320 Fabricación de productos de herrería
Clase 332910 Fabricación de válvulas metálicas
Clase 332710 Maquinado de piezas metálicas para maquinaria y equipo en general
Clase 332720 Fabricación de tornillos, tuercas, remaches y similares
Clase 332420 Fabricación de tanques metálicos de calibre grueso
Clase 332991 Fabricación de baleros y rodamientos

Clase 332610 Fabricación de alambre, productos de alambre y resortes

Clase 332510 Fabricación de herrajes y cerraduras

Clase 332430 Fabricación de envases metálicos de calibre ligero

Conclusiones

Con todo lo que se ha logrado, todavía no se ha visto una aceleración en el crecimiento mexicano ni en los estándares de desarrollo,

Sí hay crecimiento, hay estabilidad, pero no han salido las cosas como todo mundo quisiera. ¿Qué pasa? Esa es la pregunta. ¿Cuál será la varita mágica que hará que todo salga bien? El crecimiento toma muchos caminos diferentes. El éxito requiere más que solamente una serie de políticas. Necesita algunas cosas importantes y la primera es mejorar la educación. Hay razones para pensar que la educación mexicana ha mejorado, pero lleva tiempo. La infraestructura también es importante, pero también toma tiempo. La seguridad es también importante. Deben intentar mejoras en todo, hacer varias cosas en varios frentes.

Sin embargo, apuntó, México se ha movido en la dirección correcta; hoy está más estable y lejos, respecto de otras naciones, de una crisis.

En el actual entorno de inestabilidad financiera internacional, dijo, México no está en la misma canasta que países exportadores de materias primas, como Brasil. La nación sudamericana tiene en las materias primas 65 por ciento de sus exportaciones, mientras tres cuartas partes de las ventas al exterior de México son de productos manufacturados.

El libro es un esfuerzo por determinar las diferentes razones que han llevado al estancamiento de la economía de México durante casi 30 años. Tales razones están interrelacionadas y se retroalimentan. El libro es también una crónica del fracaso del modelo económico de apertura y liberalización: constituye un esfuerzo por cambiar un “consenso”

Pero a lo largo del curso de retos del desarrollo nacional se pudo aprender que:

La productividad total de los factores (PTF) y la productividad del trabajo son las dos formas que se usan con mayor frecuencia tanto en el ámbito académico como en el de los responsables de las políticas para medir la productividad. ¿Cuál medida es “mejor”? La respuesta a esta pregunta constituye un tema de intenso debate en círculos académicos y de política.

La productividad del trabajo es más con-fiable a corto plazo cuando existen dudas sobre cuál es el proceso de crecimiento que está ocurriendo o cuando los datos sobre el stock de capital no son confiables.

Al analizar la evolución del comercio exterior destaca la creciente participación del comercio de México, cuya importancia se mide por la participación del comercio en el PIB, por el comercio por habitante y por la participación en el comercio mundial. Se determinó que hay una mayor diversificación de los productos que México exporta que la que existía a

Fines de los 1980 pero menor a la que existía en la década de 1970. También se mostró una creciente concentración de las exportaciones de México en un solo país (EUA) y un bajo valor agregado exportado. Después, al analizar en qué rubros México tiene ventaja comparativa y cómo ésta ha evolucionado, se encontró que presenta claras ventajas comparativas en determinados grupos de productos: de 96 categorías de productos importa-dos por EUA en 2011, sólo en 12 categorías muestra México

Luego se analizó la competencia de los productos de México en el mercado de EUA con relación a los productos de China, principal competidor de México en el mercado estadounidense, y se encontraron indicios de una gran rivalidad de los productos de México con respecto a los productos chinos hasta el año 2000; después de ese año se identifica una disminución del 80 por ciento en efectos de la apertura comercial y los acuerdos de libre comercio en este sentido, indicando que los productos de China comienzan a diferenciarse de los productos de México, situación que probablemente surge a causa de una mayor sofisticación de los productos de China.

Después se analizó la evolución de la productividad de la economía de México para conocer si la apertura comercial y los acuerdos de libre comercio estuvieron acompañados por aumentos de productividad. Se encontró un estancamiento de la productividad del trabajo a partir de 1983. Que nos ayudó por medio del análisis México VS Japón

Si bien se da un incremento en la productividad de algunos sectores que cobran fuerza y aumentan su peso en de las manufacturas, también se da un efecto que contrarresta al primero, y es un movimiento de factores (re-presentados por el trabajo) desde actividades de alta productividad hacia sectores de baja productividad.

Al convertir estas tasas de crecimiento en tasas de crecimiento del ingreso por habitante, se determinó que éste se duplicó de 1960 a 1982 (22 años) y sólo aumentó 30% de 1983 a 2011 (28 años).

También encontramos, para el caso de México, que los principales sectores responsables del incremento de la productividad total de la economía no fueron los sectores transables sino los servicios, los cuales contribuye-ron con más de 50% al crecimiento total de la productividad en 2011.

Una hipótesis que se desprende de los datos de México es que la expansión del comercio no fue causa de importantes incrementos de la productividad, que hubieran

hecho a la economía de México más competitiva, sino que se explica fundamentalmente por la conjunción de la apertura comercial, mano de obra barata (capítulo III) y un proceso de fragmentación de los procesos productivos a nivel global.

México lleva 30 años con niveles de crecimiento del ingreso por habitante que resultan inaceptables. Para lograr un mayor crecimiento se requiere aumentar la participación del sector manufacturero en la economía, y para ello es necesario desarrollar una verdadera industria nacional interesada en aprender y acumular conocimientos, y en establecer encadenamientos con proveedores nacionales, lo cual no es posible sin una planeación y dirección por parte del Estado mexicano; además se requiere de una política integral en la que las políticas fiscal, educativa, financiera, comercial e industrial se combinen para hacer rentable el sector manufacturero. Debe darse un proceso imaginativo y decidido a aumentar el nivel de industrialización como instrumento para acelerar el crecimiento.

Después de más de 30 años de iniciadas las reformas estructurales, las remuneraciones promedio a los trabajadores han permanecido constantes y la participación del trabajo en el producto ha disminuido. El promedio de la escolaridad de la mano de obra en México ha aumentado considerable-mente, pero este aumento no se ha traducido en un incremento en las remuneraciones promedio ni en un ascenso significativo de la productividad del trabajo.

Podemos concluir que en primer lugar que se tome mucho en cuenta las entradas del país en especial los puertos para así tratar de erradicar el contrabando que afecta tanto a la economía nacional como subsecuente también que se tome mucho en cuenta de las prácticas desleales por parte de China que repercuten de forma alarmante en nuestra economía y ya como tercer punto que el gobierno creé dependencias que den orientación y se encarguen exclusivamente de hacerles saber a productores y empresarios mexicanos que exporten a Estados Unidos de que hay herramientas que les brinda el gobierno federal y que en la mayoría de los casos no hacen uso de ellas por ignorancia.

Recordando las palabras que la “ingeniera es la continuación de la guerra por otro”