Está en la página 1de 3

c 



   
Primero son los Testigos de Jehová, que llaman a la puerta
ofreciendo "La Atalaya" y hablando de la batalla de
Armagedón. Luego siguen los Mormónes predicando al
profeta José Smith y hablando de una "nueva
revelación»;después los Adventistas, y así sucesivamente,
hasta que, por último, el hombre de la calle se pregunta
desconcertado":  c cc 

--------------------------------------------------------

Al tratar de los movimientos místicos que se


produjeron en la Alemania protestante del siglo XVII,
mencionamos, ligeramente, el auge que en aquella
época tuvo esta secta. Sus orígenes son realmente
oscuros y difíciles de definir, como también lo son sus
enseñanzas. Según dicen sus adeptos, en el siglo
XIII un hombre llamado Christian Rosenkreuz tuvo
revelaciones especiales para dar luz a la mal
interpretada religión cristiana, y también para explicar
el misterio de la vida y del ser desde un punto de
vista científico y, a la vez, religioso.
En la práctica, en esta secta, no queda nada por
explicar. Todo encaja perfectamente en esta mezcla de teosofía, misticismo,
astrología y religión panteísta, de manera que los iniciados en ella poseen la
llave de la verdadera sabiduría y el secreto de los conocimientos metafísicos
universales.
En tiempos modernos el principal promotor de esta secta ha sido el
norteamericano Max Heindel, autor de extensísimas obras doctrinales como La
Cosmo- Concepción Rosicruciana o Cristianismo Místico, y La Filosofía
Rosicruciana en Preguntas y Respuestas.
El emblema o símbolo del rosicrucianismo consiste en una cruz con una
corona de rosas en el centro. La cruz no es un símbolo de sufrimiento. Su
verdadero significado, al decir de los rosacruces, lo dio Platón, que fue uno de
los iniciados en esta clase de sabiduría, cuando dijo: "El alma del mundo está
crucificada." Esto quiere decir que la cruz es símbolo de las corrientes de vida
que animan los cuerpos de los vegetales, animales y seres humanos. Es
también símbolo de la pasada evolución del hombre, su constitución presente y
su desarrollo futuro. El brazo superior de la cruz representa al hombre. El brazo
inferior al reino vegetal. Entre los dos está el reino animal, o sea, el brazo
horizontal, que además es la posición de la columna vertebral de los animales.
Las rosas rojas que hay en el centro de la cruz representan los órganos
generativos de estos tres órdenes.

Según el rosicrucianismo, existen siete


mundos, que juntos forman el Universo. Cada uno de estos mundos tiene sus
propias leyes, sin que se afecten mutuamente. A su vez, cada uno de estos
siete mundos está dividido en siete regiones o subdivisiones de la materia. El
hombre vive en el mundo físico, el último de todos, teniendo como mundo más
cercano el mundo de los deseos.

A su vez, el hombre se divide en dos partes:
cuerpo denso y cuerpo de deseo (algo parecido al cuerpo y alma). El cuerpo de
deseo está unido al corazón por un hilo de plata, que a! romperse causa la
muerte, y que, por otra parte, sirve para mantener unidos los dos cuerpos
durante la parcial separación del sueño. Tras la muerte, y después de un
complicado proceso que dura mil años, el hombre vuelve a reencarnarse en un
nuevo período de la evolución de la Humanidad. Pero , también, hay una
evolución negativa para algunos. Los antropoídes no son los progenitores del
hombre, sino hombres que han reencarnado negativamente.
El Gran Ser (llamado Dios en el mundo occidental) procede de la "Raíz de la
Existencia ". 'El es el Absoluto, pero, indudablemente, no es Cristo. Este Ser
Supremo existe en cuanto Poder, Palabra y Movimiento. Pero cada sistema
solar del universo tiene su propio Dios, habitando todos dios en el mundo
superior del séptimo plano cósmico.
Cada uno de los siete mundos pasa, como el hombre, por siete períodos o
renacimientos, cuyos nombres son: Saturno, Sol, Luna, Tierra, Júpiter, Venus y
Vulcano. Tales nombres nada tienen que ver con los astros en sí. Son
esotéricos. Pero lo que sí se afirma es que en el último estadio de esta
evolución el hombre quedará fundido con Dios.
Con palabras del propio Max Heindel, podemos trazar un breve bosquejo de
las creencias rosicrucianistas respecto a Jesucristo: "En el Credo cristiano
aparece esta frase: 'Jesucristo, el Unigénito Hijo de Dios'. Normalmente se
entiende esto en el sentido de que una cierta persona que apareció en
Palestina hace unos 2000 años, del que se habla como Jesucristo -en una sola
persona-, fue el Hijo Unigénito de Dios,
Esto es una gran equivocación. En esta frase hay tres seres claramente
distintos." Luego, prosigue Heindel haciendo ver que Jesucristo no es lo mismo
que el Unigénito (o el Verbo). Jesús fue simplemente un espíritu perteneciente
a nuestra evolución, como también lo fue Buda. El espíritu del Cristo que habitó
en Jesús era un rayo del Cristo cósmico, y aunque se puede seguir el rastro de
las anteriores encarnaciones de Jesús, e incluso su actual desarrollo, no es
posible hallar entre los espíritus humanos al espíritu del Cristo- El cuartel
genera! del rosicrucianismo se encuentra en la población de Oceanside
(California), realizándose desde allí una intensa labor de propaganda, sobre
todo a través de los libros de Max Heindel, último gran apóstol del
rosicrucianismo.
c
c

Uno de los movimientos modernos de más elevados
ideales y posiblemente de menor significación
religiosa, entre los hasta aquí considerados, es el
llamado Rearme Mora!, o Movimiento del Grupo de
Oxford o Buchmanismo.
En 1878 nació, en Pennsylvania, Frank Daniel
Buchman, de ascendencia germano-helvética y de
religión luterana. Realizó estudios de teología y fue
pastor de una pequeña iglesia, pero, por dificultades
internas, tuvo que abandonar aquella comunidad
dejando tras sí varios enemigos personales. Buchman marchó a Inglaterra y
allí experimentó un gran cambio espiritual. Llegó al convencimiento de que
debía hacer las paces con sus antiguos enemigos, y por ello les escribió
expresivas cartas de reconciliación.
Desde entonces, Buchman dio por demostrado que la lucha contra el pecado y
el mal depende de la disposición de nuestra voluntad para someterse a la
voluntad de Dios. La máxima de Buchman dice así: "El grado de nuestra
libertad respecto al pecado, es e! grado de nuestro deseo de ser libres."
Buchman se dedicó, en adelante, a predicar su teoría de la recuperación moral
a través del esfuerzo de la voluntad. En Oxford se organizó un activo grupo
que se propuso, como meta, la transformación de la mentalidad de naciones
enteras, incluyendo a sus dirigentes, con el fin de evitar las guerras y demás
males sociales.
Este objetivo se consigue partiendo de las transformaciones individuales, por
medio de los cuatro Absolutos: Honradez. Absoluta, Pureza Absoluta,
Abnegación Absoluta y Amor Absoluto. Después de la II Guerra Mundial, la
organización estableció su cuartel general en Caux (Suiza), donde,
periódicamente, se celebran conferencias y retiros. El deliberado propósito de
influenciar con sus máximas de conducta a las altas personalidades de todo el
mundo, ha hecho que el Rearme Moral se convierta en buena parte en un
movimiento para las altas esferas de la sociedad.
En el aspecto concreto de las creencias religiosas, el Rearme Moral se
caracteriza por su extraordinaria amplitud dogmática. De hecho, todos los
credos tienen cabida en esta organización que, sin pretender formar una
Iglesia, busca la reforma del cristianismo por medio de la conversión moral de
sus miembros integrantes.
Frank Daniel Buchman fue durante muchos anos el supervisor del
Rearmamento Moral en todo el mundo. Sus viajes le llevaron a la India , África
del Sur, Estados Unidos y otros países. En 1961 el anciano dirigente murió en
Suiza sin ver su sueño realizado. Por el contrario, los acontecimientos
mundiales desde el fín de la II Guerra Mundial, han seguido por muy distintos
caminos de los deseados por este grupo de altruistas; y, a pesar de los buenos
propósitos expresados en sus muchos libros (Cambio de Vida, Sólo Para
Pecadores, ¿Qué es el Grupo de Oxford?, ele) la influencia ejercida en la
sociedad ha sido mínima.


Intereses relacionados