50 pequeñas

semblanzas de 50
GRANDES MIERENSES
-Iniciativa editorial de EL BLOG DEL MIERENSE-

-PRÓLOGOSi son las personas las que escriben la historia del lugar en el que viven, ¿por qué no
contar la historia de esas personas? ¿Por qué no ‘zambullirse’ en las vidas de todos
aquellos que han destacado en algo o por algo y que con sus historias han ayudado a
dibujar la historia del concejo?
Ese fue el punto de partida bajo el cual, en junio de 2014, decidimos entrar en las vidas de
grandes mierenses destacados en diversos ámbitos, con el fin de elaborar sus pequeñas
semblanzas que saldrían publicadas, a razón de una por semana, a partir de septiembre
de aquel año. Dada la complejidad y el tiempo de búsqueda y lectura que implica
elaborar cada una de esas semblanzas, optamos por hacer solo veinticinco; una primera
tanda después de la cual veríamos si seguir o no con la idea.
Funcionaron de maravilla y rápidamente se colaron entre los contenidos más leídos del
blog, que, como sabrán, se actualiza semana a semana.
En septiembre de 2015 comenzaban a publicarse veinticinco nuevas semblanzas que
tuvieron tanto o más éxito que las veinticinco de la tanda anterior.
Veinticinco y veinticinco, cincuenta. Medio centenar de grandes mierenses han sido
homenajeados ya a través de nuestras pequeñas semblanzas. Mierenses, de nacimiento o
de ‘adopción’, destacados en el ámbito político, en el cultural, en el deportivo, en el
comercial… Mierenses que, de una u otra forma, dejan o han dejado su huella en la
historia del concejo.
Con el fin de que esas historias no se pierdan en la inmensidad del espacio cibernético,
hemos decidido recopilarlas todas, las cincuenta, en un pequeño libro, autoeditado por
nosotros y difundido a través de plataformas de difusión de libros electrónicos, y que
además ve la luz sin el más mínimo ánimo de lucro.
Todas ellas han sido elaboradas con una extensísima bibliografía como base –tan extensa,
que nos sería imposible hacer un listado de la misma- y empleando imágenes de diversas
fuentes –periódicos, archivos de fotografías, libros…-.

Disfruten leyendo las historias de todos aquellos que han hecho Historia.

eQuipo de EL BLOG DEL MIERENSE
Mieres. Febrero de 2016.

ÍNDICE
I. ALPERI FERNÁNDEZ, VÍCTOR……………………………………………………………………...Página 1
II. ÁLVAREZ-BUYLLA RODRÍGUEZ, VITAL………………………………………………….....Página 2
III. ÁLVAREZ FERRERA, MANUEL…………………………………………………………………….Página 3
IV. AMARO FERNÁNDEZ, MANUEL………………………………………………………………...Página 4
V. ANTUÑA MONTOTO, RAMÓN……………………………………………………………………Página 5
VI. ARGÜELLES MENÉNDEZ, SILVINO………………………………………………………….…Página 6
VII. AZA ÁLVAREZ BUYLLA, VITAL………………………………………………………………….Página 7
VIII. BURGOS PASCUAL, JULIÁN……………………………………………………………………..Página 8
IX. CARBAJAL MARTÍNEZ, EUGENIO………………………………………………………………Página 9
X. CARDEÑOSO RAMOS, JOSÉ…………………………………………………………………………Página 10
XI. CASADO CUADRADO, JESÚS………………………………………………………………………Página 11
XII. CASTAÑO URDAMBIDELUS, ANA MARÍA………………………………………………..Página 12
XIII. CASTAÑÓN ARANGO, MERCEDES…………………………………………………………..Página 13
XIV. CIVERA MARZO, PEDRO…………………………………………………………………………..Página 14
XV. DEL RÍO FERNÁNDEZ, FELIPA………………………………………………………………….Página 15
XVI. DÍAZ CASTAÑÓN, CARMEN……………………………………………………………………..Página 16
XVII. DOMÍNGUEZ GARCÍA, AGUSTÍN…………………………………………………………….Página 17
XVIII. ESCUDERO GARCÍA, MARCELINO………………………………………………………….Página 18
XIX. FÉLIX MAGDALENA, JOSÉ MANUEL…………………………………………………………Página 19
XX. FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, FAUSTINO……………………………………………………………Página 20
XXI. FERNÁNDEZ CABEZA, LUIS……………………………………………………………………….Página 21
XXII. FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, JOAQUÍN……………………………………………………..Página 22
XXIII. FERNÁNDEZ FUEYO, SILVINO……………………………………………………………….Página 23
XXIV. FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, JOSÉ MARÍA………………………………………………….Página 24
XXV. FERNÁNDEZ PARIENTE, ÁNGEL……………………………………………………………..Página 25

XXVI. FERNÁNDEZ PORRÓN, MISAEL…………………………………………………………....Página 26
XXVII. FERNÁNDEZ SÁNCHEZ, JOSÉ…………………………………………………………….....Página 27
XXVIII. GARCÍA GARCÍA, XOSÉ ANTONIO…………………………………………………..….Página 28
XXIX. GARCÍA MUÑIZ, PERGENTINO BERNARDO………………………………………....Página 29
XXX. GARCÍA RODRÍGUEZ, ÁNGEL………………………………………………………………....Página 30
XXXI. GARCÍA SÁNCHEZ, MARÍA LUISA………………………………………………………….Página 31
XXXII. GONZÁLEZ PARADA, MARÍA LUISA…………………………………………………..…Página 32
XXXIII. GUTIÉRREZ QUIRÓS, GONZALO……………………………………………………..…..Página 33
XXXIV. HERRÁN FERNÁNDEZ, FERNANDO……………………………………….……………Página 34
XXXV. IGLESIAS ARGÜELLES, GERARDO……………………………………………….………..Página 35
XXXVI. LEÓN COSTALES, JULIO……………………………………………………………………….Página 36
XXXVII. LOSA MARTÍNEZ, GUSTAVO………………………………………………………………Página 37
XXXVIII. MARTÍNEZ CUEVA, CLARA………………………………………………………………..Página 38
XXXIX. MARTÍNEZ PRIETO, JOSÉ…………………………………………………………………….Página 39
XL. MENÉNDEZ MUÑIZ, JUAN………………………………………………………………………….Página 40
XLI. PÉREZ ALONSO, JOSÉ MANUEL………………………………………………………..……...Página 41
XLII. QUINTANA CASTAÑÓN, ADOLFO……………………………………………………..……Página 42
XLIII. RODRÍGUEZ ARGÜELLES, DIAMANTINA………………………………………….…..Página 43
XLIV. RODRÍGUEZ HEVIA, JOSÉ MARÍA……………………………………………………….….Página 44
XLV. ROBLES GONZÁLEZ, JOSÉ ANTONIO…………………………………………………..…Página 45
XLVI. URBINA VILLANUEVA, INOCENCIO……………………………………………………...Página 46
XLVII. VALDÉS MENÉNDEZ, CONCHITA………………………………………………………...Página 47
XLVIII. VÁZQUEZ ÁLVAREZ, VALERIANO……………………………………………………….Página 48
XLIX. VISIOLA ROLLÁN, ALFREDO…………………………………………………………….......Página 49
L. VITOS NATAL, JOSÉ……………………………………………………………………………………....Página 50

I. ALPERI FERNÁNDEZ, VÍCTOR

Vino al mundo en Mieres, el 14 de julio de 1930, donde pasó su infancia y gran parte de su
juventud. Estudió Derecho en la Universidad de Oviedo, llegando a convertirse en
Doctor.
Sin embargo, su verdadera pasión fue siempre la literatura. A ella se dedicó con plenitud.
Así, con dieciocho años publicó su primera obra, un poemario titulado La sombra y la
llaga y en 1954 publicó su primera novela: Laderas umbrías.
Desde mediados de los años 50 y hasta pocos años antes de su muerte, Víctor fue un
colaborador habitual de la prensa asturiana, publicando numerosos artículos de distinta
temática (literatura, viajes, gastronomía…).
Ganador de numerosos certámenes literarios, llegó a ser finalista, en 1967, del prestigioso
Premio Planeta, con su novela El rostro del escándalo.
Con más de 50 obras publicadas, y en homenaje a su villa natal, Alperi publica en el 2010
Mieres. Sinfonía de los valles, un libro en el que recopiló prácticamente todos los escritos
que sobre la villa había realizado a lo largo de su carrera.
Precisamente, en Mieres impulsó, junto a otras personas, el hoy prestigioso Premio de
Novela Casino de Mieres.
Recientemente el Ayuntamiento de Mieres adquirió parte de su biblioteca personal, tal y
como hiciese con la de Carmen Díaz Castañón hace unos años.
Falleció en Gijón, donde llevaba varios años residiendo, el 22 de octubre de 2013. Sus
restos, no obstante, descansan en el cementerio de Mieres.

1

II. ÁLVAREZ-BUYLLA RODRÍGUEZ, VITAL

Vital Álvarez-Buylla Rodríguez fue uno de los médicos más conocidos del Mieres del
siglo XX.
Natural de Oñón (donde podía verse hasta no hace mucho la impresionante casa de su
familia, conocida como la casa de los Buylla o La Rotella), no solo fue médico, sino
también un gran benefactor para muchas personas necesitadas en la España del
franquismo.
Además de la medicina, D. Vital se dedicó también a la política, a través del PSOE,
convirtiéndose en el primer Alcalde de Mieres tras la dictadura de Franco. Asumió ese
cargo el 3 de abril de 1979 y estuvo en él hasta el 7 de agosto de 1984, cuando su salud le
hizo retirarse de la política.
Murió pocos días después, el 31 de agosto de 1984.
La villa en que vivió le ha honrado dando su nombre al hospital comarcal, aquel en el
que tantos años trabajó. Un busto de bronce recuerda, en la escalinata de la casa
consistorial, que él fue el primer Alcalde de la democracia en Mieres.

2

III. ÁLVAREZ FERRERA, MANUEL

Manuel Álvarez Ferrera, Lito, nació en La Rebollá en 1936, el año del comienzo de la
Guerra Civil. Allí convivió con Ángel Rodríguez, el Padre Ángel, quien se convertiría en
uno de sus grandes amigos.
Con 17 años, Lito empezó a trabajar en Fábrica de Mieres. En aquel entonces era
delegado de las Juventudes Obreras Cristianas en Mieres. A los 18 años, tras la visita a
Fábrica de Mieres de un emisario del Partido Comunista llegado desde París, que les trajo
las primeras consignas contra el régimen de Franco, Lito, como muchos de sus
compañeros, entró a las filas del Partido Comunista y fue pieza clave en la reorganización
clandestina de su comité local en Mieres. Asimismo, participó en los orígenes
clandestinos de Comisiones Obreras. No tenía ni 20 años cuando fue detenido por
primera vez. Defensor de la cultura y la educación, ayudó a estudiar a otros comunistas
con los que coincidía en la cárcel.
Se vio obligado a exiliarse, recorriendo Europa y denunciando el régimen franquista,
emitiendo desde Radio España Independiente (la Pirenaica) y conociendo en su exilio a
grandes personajes de la talla de Neruda, Russell o Guillén.
De vuelta del exilio siguió trabajando en Fábrica de Mieres, y, tras su desmantelación, fue
trasladado a Uninsa, en Gijón. El Principado le ofreció años más tarde 690.000 pesetas
como indemnización por la represión sufrida durante el franquismo. Las rechazó.
Falleció en Gijón, el 02 de octubre de 2013, a los 78 años. Sobre los premios y homenajes,
aseguraba que “me vale con un plaquina en La Rebollá, que si quieren la hago yo, en la que
se reconozca lo que luchamos por la clase obrera cuatro amigos y yo”. La tuvo, aunque no
la llegó a ver, pues se colocó en el parque del pueblo meses después de su muerte.

3

IV. AMARO FERNÁNDEZ, MANUEL

Manuel Amaro Fernández Álvarez, conocido como Nel Amaro, nació en El
Quentuserrón, un pueblo de la Güeria de San Xuan, el 24 de diciembre de 1946.
Poeta, novelista y dramaturgo, escribió en castellano y en asturiano. También se dedicó
al performance y a la poesía visual.
Nel Amaro se inició como autor teatral, primero en español y más tarde en asturiano. Su
obra Xénesis o alborá de la concencia, escrita en 1978, quizá la mejor de las que escribió a
juicio de los especialistas, claro ejemplo de teatro moderno en asturiano. En Historia de
la literatura asturiana, Nel Amaro respondía así a la pregunta de si el teatro en bable
tenía los mismos problemas que el bable como lengua.
Otra de sus obras más destacadas fue Antígona, por exemplu, que ganó el premio de
teatro de la Academia de la Llingua Asturiana en 1991, y que fue otro esfuerzo importante
en el lenguaje teatral en la lengua asturiana.
De formación autodidacta, Nel Amaro dirigió las revistas Sapiens y El cuélebre y fue autor
de varios títulos poéticos. Destacan, entre ellos, Habitación de poeta, Diariu d'un polizón
y Poemes de San Francisco. Fue el introductor de la poesía visual en Asturias y su nombre
figura en la antología de LA poesía visual en España. Combinó esta actividad con su
trabajo profesional en Turón.
Hijo de militantes del PCE, fue preso político durante los últimos años de la dictadura
franquista (sospechoso de estar implicado en el criminal atentado de la Cafetería
Rolando, en la Calle Correo, en el cual se había visto implicada su hermana).
Falleció en Oviedo el 05 de abril de 2011, con 64 años, a causa de una complicación
derivada de la diabetes que padecía.

4

V. ANTUÑA MONTOTO, RAMÓN

Ramón Antuña Montoto nació en Oñón el 8 de agosto de 1903. Obligado por su padre,
estudió en la Escuela de Minas de la localidad. Sin embargo, otras eran sus aficiones…
Una de ellas, el fútbol. Fue jugador del Racing de Mieres (antecesor del actual Caudal
Deportivo), fundado en 1918 por Joaquín Antuña, su hermano. En 1929 fichó por el
Sporting de Gijón, pero lo abandonó al ver lo poco que el club contaba con él.
Ramón Antuña era también un apasionado de la pintura, y participaba con frecuencia en
exposiciones, tanto colectivas como individuales, y vio cómo muchas de sus obras se
publicaban en el diario El Correo de Oviedo, a modo de ilustraciones.
En el fútbol, tras su salida del Sporting, continuó como delantero en el Racing de Mieres.
Una lesión le obligó a retirarse y a pasar a la parte técnica, entrenando primero y
presidiendo, después, el Caudal Deportivo, durante nada más y nada menos que 29 años.
Pintura y fútbol fueron dos aficiones que compaginó con su vida profesional, que
desarrolló en la Caja de Ahorros de Asturias, llegando a ser el director local de la citada
entidad.
En los años 60, y como recompensa a una vida ligada al deporte, a Ramón se le otorgó la
Medalla al Mérito Deportivo.
Falleció en Mieres el 14 de junio de 1971, a los sesenta y siete años de edad. Cuatro años
antes, él y su hermano habían sido homenajeados con el cambio de nombre del Nuevo
Estadio del Batán, construido en 1951, por el de Hermanos Antuña, como muestra de
agradecimiento por el papel tan trascendental que ambos hermanos tuvieron en la
historia del fútbol en el concejo.

5

VI. ARGÜELLES MENÉNDEZ, SILVINO

Aunque nació en Tudela Veguín (Oviedo) el 5 de febrero de 1919, de muy pequeño se
trasladó a vivir a Santo Emiliano, donde pasaría el resto de su vida.
Dio sus primeros pasos en el mundo de la música de la mano de su madre, Luz,
conocida, por su buena voz como La Calandria. Con solo quince años se subió por
primera vez a un escenario, en concreto, el del cine de Vegaotos como parte de un grupo
de teatro contratado para amenizar un certamen de folclore y, ante la ausencia de uno de
los cantantes, los organizadores le animaron para que, además de actuar, cantara.
Aquella fue su primera actuación. Tras ella vendrían otras muchas en Mieres y Langreo,
todas ellas alabadas por la crítica. En 1938 entra a trabajar al pozo Tres Amigos y siete
años después, abandonó Asturias para trabajar en las minas del Pirineo. Allí, cuentan,
cantaba tonada para los asturianos emigrantes en Cataluña e, incluso, probó a cantar
flamenco y otros ritmos a los que él no estaba habituado.
Tras un grave accidente en la mina donde trabajaba, volvió a Asturias y se instaló en El
Quempu (muy cerca de Santo Emiliano). Volvió a trabajar en la mina (en Castar) y a
cantar. Algunas de sus canciones más populares son Farola de Xixón, Sidriquina la de
Asturias o El cielo ye pal mineru, entre otras muchas.
Se jubiló de la mina en 1966, dedicándose desde entonces y hasta su muerte a todo lo
relacionado con la canción asturiana. Falleció en Mieres el 3 de noviembre de 1986 a
causa de un tumor cerebral.
El 18 de abril de 1999 el Ayuntamiento de Mieres le dedicó una calle del barrio de
Requejo. Además, desde el 2003 el Ayuntamiento de Mieres organiza el Memorial Silvino
Argüelles, que, año a año, distingue a las mejores voces de la canción asturiana. Este
mismo memorial era organizado, desde 1987 y hasta 2003, por amigos del cantante.

6

VII. AZA ÁLVAREZ-BUYLLA, VITAL

Vital Aza Álvarez-Buylla nació en Pola de Lena el 28 de abril de 1851. Tras recorrer
durante su juventud la zona de centro de Asturias, se fue a Madrid, donde se licenció en
Medicina. Nunca llegó, sin embargo, a ejercer.
En 1882 contrajo matrimonio con una mierense, Maximina Díaz Sampil, quedando a
partir de ese momento muy vinculado a Mieres, donde veraneaba y pasaba gran parte del
año. Su cariño hacia el concejo hizo incluso que en 1907, ya jubilado, solicitara al
Ayuntamiento su empadronamiento como vecino en el barrio de Oñón.
Quienes lo conocieron destacaban de él su solidaridad y compromiso con sus vecinos,
siendo el mierense más popular de la época.
Se definía a sí mismo como “escritor, comediógrafo, periodista, poeta e, incluso,
humorista”. Entre sus logros destaca también la fundación, por él y otros siete autores, de
la Sociedad de Autores Españoles (SAE), antecedente de la actual SGAE. Él se convirtió
en el primer presidente de la misma.
Falleció en Madrid el 13 de diciembre de 1912 y, por expreso deseo, su cuerpo fue
trasladado al cementerio municipal de Mieres, donde aún permanece enterrado.
Casi siete años más tarde, el Pleno decidió, aprovechando la inauguración de la nueva
Biblioteca Municipal, bautizarla con su nombre, algo que a día de hoy se mantiene.
En 1982, coincidiendo con el ‘rebautizo’ de diversas calles del concejo, el Ayuntamiento
de Mieres le otorgó la calle que va desde el Ayuntamiento hasta la calle Covadonga.
En 2012, coincidiendo con el centenario de su muerte, el Ayuntamiento le concedió el
título de Hijo Adoptivo a título póstumo.

7

VIII. BURGOS PASCUAL, JULIÁN

Julián Burgos Pascual nació el 1 de abril de 1926 en Mieres, en una vivienda situada en la
calle Ramón y Cajal. De familia relojera, estudió en el Aniceto Sela, el colegio La Salle y
en la Academia Lastra. Interesado por el comercio, y siempre dedicado a profesiones
liberales, decidió titularse como Perito Mercantil en Oviedo, en 1947 y, dos años después,
en Bilbao, en 1949, consiguió su título de Intendente Mercantil.
La muerte de su progenitor al poco de obtener este último título le obligó a volver a
Mieres a hacerse cargo de la relojería familiar, ubicada en aquel entonces en los bajos del
popular chalet de Villada. Su vuelta a Mieres hizo, además, que conociera a una mujer
con la que acabó casándose y teniendo dos hijos.
Durante sus treinta y siete años al frente de la relojería prosiguió estudiando,
licenciándose y doctorándose en Ciencias Económicas y Empresariales y obteniendo,
además otros títulos como el de Agente de la Propiedad Inmobiliaria.
Siendo joven comenzó también a interesarse por la lengua que la gente usaba en los
distintos puntos de Asturias. Fue anotando todo ese léxico, logrando un fichero con más
de 150.000 términos en asturiano. Su curiosidad por el léxico asturiano se completaba
por su afición a la literatura en bable. Todo ello, unido a su excelente manejo de la ironía
y del desparpajo, le llevó a lanzarse a escribir monólogos en asturiano. Calcula que
escribió unos 6.500, parte de los cuales se publicaron en el libro Hailos, que reunía
muchos de los publicados con anterioridad en los tres tomos de Humor en bable.
En la actualidad, Julián, jubilado desde hace casi dos décadas, sigue viviendo en Mieres,
donde es socio de prácticamente todos las asociaciones de índole cultural. Ganador de
numerosos premios literarios, sigue escribiendo poesía y prosa en asturiano con esa
ironía y desparpajo que han caracterizado toda su obra.

8

IX. CARBAJAL MARTÍNEZ, EUGENIO

Eugenio Cabajal Martínez nació en Santo Emiliano en el año 1941. Con tan solo catorce
años entró a trabajar, como muchos jóvenes de su edad, en el pozo Tres Amigos. Durante
años compaginó su trabajo en la mina con sus estudios en la Escuela de Ingenieros
Técnicos de Mieres, donde se graduó como Perito.
Siguió vinculado a la minería, aunque trabajando en categorías superiores, y siguió
formándose, licenciándose en Derecho unos años después.
En el año 1967 se convirtió en militante del PSOE y en el año 1974 entró a las filas del
SOMA. Precisamente fue en 1967 cuando fue trasladado al pozo San Mamés, en San
Martín del Rey Aurelio. Allí trabajó hasta el año 1984 como jefe de personal.
Durante esos años se mantuvo activo en el PSOE. Así, en 1983 presidió el ente
preautonómico de la Junta General del Principado (de enero a mayo de ese año) y se
convirtió en teniente de Alcalde de Mieres en junio de ese año, dentro del Gobierno de
Vital Álvarez Buylla. Tras la muerte inesperada de este, Eugenio fue nombrado Alcalde
de la villa el 8 de agosto de 1984.
Desempeñó esa labor durante siete años y en 1991, dejado ese cargo, se convirtió en
Diputado autonómico por el PSOE. Fue, además, Presidente de la Junta General del
Principado, desde 1993 hasta 1995.
Tras dejar la actividad política, fue vicepresidente del Consejo de Comunidades
Asturianas y presidió el Centro de Estudios y Debates Manuel Llaneza, en Mieres.
Falleció en el Hospital Central de Asturias el 21 de marzo de 2002, a los 61 años.
En Mieres se le recuerda con una calle en La Mayacina y un certamen de relato corto que
se celebra desde hace más de una década y que lleva su nombre.

9

X. CARDEÑOSO RAMOS, JOSÉ

Nació en Valladolid en el año 1928, pero apenas siendo un niño se trasladó con su familia
a Asturias, estableciéndose en Mieres, y considerándose él mismo como un “mierense de
corazón”. Fue en esta villa donde pasó prácticamente la totalidad de su vida.
José Cardeñoso Ramos se licenció en medicina, especializándose posteriormente en
cirugía. Ejerció primeramente como cirujano en el Hospital General de Asturias,
trasladándose tiempo después al Hospital Álvarez Buylla de Mieres, donde trabajó
durante más de tres décadas, llegando a ocupar la jefatura del Servicio de Cirugía. Fue,
además, pionero en la práctica de determinadas operaciones cardíacas.
En 1996, tuvo la iniciativa, junto a otros miembros del ya desaparecido Rotary Club de
Mieres, de crear un comedor social para atender a los más desfavorecidos del municipio.
Tras año y medio de trámites y de búsquedas de apoyo y financiación, y coincidiendo con
su jubilación, en 1998 firma el acta constitutiva de la Asociación Mierense de la Cocina
Solidaria (AMICOS). Él se encargó de presidir y gestionar el proyecto desde el año 2000
hasta el año 2009, en el que dejó sus labores en la entidad y fue nombrado Presidente de
Honor de la misma.
No fue su única labor social. Años antes había estado realizando trabajos para los más
desfavorecidos en Latinoamérica.
Falleció el 25 de junio de 2010, en el Hospital Álvarez Buylla. Tenía 82 años.
En vida le fue otorgado, a título individual, el galardón Mierense del año (en el 2004) y se
le rindió un multitudinario homenaje en el Casino de Mieres al poco tiempo de haber
sido nombrado Presidente de Honor de AMICOS, en el año 2009.

10

XI. CASADO CUADRADO, JESÚS

Jesús Casado Cuadrado, conocido como Jesús El Pirulero, llegó a Mieres entorno al año
1949, procedente de Salamanca, donde había nacido en el año 1902, y en busca de un
futuro mejor en la minería, como tantos otros emigrantes.
Se instaló en el entonces recién construido barrio de Santa Marina (más concretamente,
en el número 5 de la actual calle Severo Ochoa) y comenzó a trabajar para la empresa
Hulleras de Turón. El salario que percibía como minero acababa siendo muchas veces
insuficiente para mantener a una familia en aumento, por lo que, tirando de ingenio e
implicando a todos los miembros de su familia en su producción, comenzó a vender sus
famosos pirulís.
Lo hacía valiéndose de un palo con un enorme capuchón en la parte final en el que
cabían alrededor de trescientas unidades. Con el lema de “a dos perrines el pirulí y a siete
por peseta”, comenzó a recorrer el barrio de Santa Marina, haciendo las delicias de los
más pequeños, vendiéndolos a los que tenían para pagarlos y regalándolos a los que no.
Viendo el éxito obtenido en Santa Marina, Jesús comenzó a moverse por Rioturbio,
Figaredo, Ujo, Turón y gran parte de los pueblos del concejo, hasta convertirse en un
personaje popular y muy querido en todo Mieres.
Jesús falleció a los 65 años, en 1967. Dejó seis hijos y una figura que permaneció en el
recuerdo de la gente del barrio en el que vivió durante una buena parte de su vida.
En el año 2007, el colectivo Guajes de Santa Marina decidió materializar ese recuerdo en
una escultura. Se encargó su realización al escultor Manuel Linares y la constructora
OCA, responsable de varios proyectos en La Mayacina, fue la encargada de adquirirla
para posteriormente donarla al colectivo. Se ubica justo delante de la iglesia del barrio y
a escasos metros del bloque en el que vivió Jesús.

11

XII. CASTAÑO URDAMBIDELUS, ANA MARÍA

Ana María Castaño Urdambidelus nació en Santullano en el año 1944. De niña se trasladó
con su familia a vivir a la entonces calle Ave María (hoy Leopoldo Alas), en la que su
padre Luis tenía un taller.
Ana María estudió en el colegio Santo Domingo de Guzmán, donde ya se comenzó a
despertar su vocación religiosa. Buena en francés, decidió en su juventud hacer un viaje a
Francia para perfeccionar el idioma.
Tras ordenarse religiosa dominica, y con tan solo 27 años, la comunidad de las dominicas
de Albacete, con la que trabajaba como profesora en su colegio, le ofreció ir a Costa de
Marfil para, junto a otras religiosas, crear una comunidad empezando de cero. Pese al
temor inicial, Ana María decidió ir. “Es la gran aventura de mi vida”, llegó a comentar al
respecto.
Más de cuarenta años después, la Hermana Castaño puede presumir de haber sida una
de las fundadoras de esa comunidad ya consolidada en el país africano. En la actualidad
dirige el colegio Santa Rita, dedicado a niños huérfanos y en situación de pobreza, donde
no solo se les instruye sino que también se les proporciona una asistencia sanitaria
adecuada.
Pasó miedo durante las distintas contiendas bélicas que en estos más de cuarenta años
sacudieron Costa de Marfil. Sin embargo, y pese a que han sido varias las ocasiones en las
que las autoridades diplomáticas le han insistido en que abandone el país, ella no lo hizo
jamás.
Fue galardonada con el premio Mierense por el Mundo a la Solidaridad en 2011. Vino a
Mieres a recogerlo, y recorrió emocionada las calles del concejo después de quince años
sin pisar su tierra natal.

12

XIII. CASTAÑÓN ARANGO, MERCEDES

Mercedes Castañón Arango nació en La Peña en el año 1927. Hija de un artesano
madreñero y de una vendedora de la plaza, salió de la escuela de la zona, en 1941, para
ayudar a su padre con el barnizado y decorado de las madreñas.
En esa época la familia se mudó a Requejo, comenzando ella a ir a los cursos de
Comercio que un experto en matemáticas impartía en Oñón. No llegó a terminarlos, ya
que en 1946, cuando estaba en el último año, se casó con Nicolás Moreno, un protésico
dental muy conocido en la villa.
Casada, y con un hijo, Mercedes decidió hacerse matrona y practicante. Para ello, a sus
veinticuatro años sacó el bachiller y realizó, durante dos años, varios estudios en Oviedo,
Madrid y Valladolid. Tras sus prácticas en la Gota de Leche en Gijón, en el año 1954,
entró en la Seguridad Social, con destino Mieres, en 1956. Comenzaba su etapa como
matrona de domicilio y de ambulatorio. Fueron muchos los partos que atendió en zonas
rurales del concejo, como Cenera, La Peña o La Güeria de San Xuan.
En 1972 entró a formar parte de la plantilla del hospital comarcal, en donde permaneció
hasta su jubilación, en 1997.
Su próspera situación económica le permitió, junto a su marido, comprar un solar en la
calle Escuela de Capataces, en el que construyeron un edificio de tres pisos.
En la actualidad, viuda desde el 2002, y tras haber perdido a su hijo, Mercedes sigue
viviendo en Mieres, donde se la puede ver paseando por La Pasera a su salida de misa o
tomando un café en el Casino.
Con base en sus anotaciones, calcula que ayudó a venir al mundo a más de 2.500
mierenses en los cuarenta años en los que ejerció una profesión que marcó su vida y le
dejó muy gratos recuerdos.

13

XIV. CIVERA MARZO, PEDRO

Pedro Civera Marzo nació en Mieres en el año 1941. Estudió en el colegio Santo Domingo
de Guzmán, en el que comenzó a realizar pequeñas obras de teatro con ocasión de
celebraciones relacionadas con el día a día del colegio. También formó parte del primer
equipo de natación del C.D. Manuel Llaneza.
Tras acabar el bachiller, Pedro se matriculó en Filosofía y Letras en la Universidad de
Oviedo, carrera que terminó en el año 1963. Durante su época universitaria dirigió el
Teatro Español Universitario de Letras.
Terminada la carrera y con la esperanza de poder vivir de la actuación, se desplazó a
Madrid, ingresando al poco tiempo en el Teatro Español.
Alternó el teatro con la televisión, trabajando en TVE durante varios años como
periodista y presentador de informativos (como Panorama de actualidad) y concursos
(como Todo).
Tras casarse, en 1970, con Nacha Benito, dejó la televisión y pasó a dedicarse plenamente
al teatro, participando desde entonces en más de 50 montajes y compartiendo escenario
en muchos de ellos con su gran amiga María Luisa Merlo.
Sin embargo, el teatro no lo fue todo en su carrera. También hizo cine (con títulos como
Pídele cuentas al rey, Reinas o, más recientemente, Pájaros de papel) y televisión
(participando en series como El internado, que le dio gran fama).
A sus 74 años, Pedro Civera, divorciado desde hace varias décadas, y sin hijos, afirma
sentirse plenamente realizado. Hasta hace poco, pasaba en Mieres grandes temporadas,
al lado de su madre, recientemente fallecida, en la vivienda familiar situada en la céntrica
calle Manuel Llaneza.
Fue pregonero de las fiestas de San Xuan en 2009 y galardonado con el premio Mierense
por el Mundo en el año 2013.

14

XV. DEL RÍO FERNÁNDEZ, FELIPA

Felipa del Río Fernández nació el 13 de septiembre de 1917 en un pequeño pueblo
vallisoletano. Cuando contaba con apenas dos años, su familia se trasladó a Mieres
atraída por los salarios que ofrecía la minería. Mientras que su padre continuó con su
trabajo de herrero, sus hermanos varones –ella era la menor de seis hermanos, tres
mujeres y tres hombres- empezaron a trabajar en la mina. Los del Río vivieron en
Rioturbio y Santa Cruz, trasladándose a Ujo poco antes de estallar la Guerra Civil.
Tras casarse en 1935, con Narciso, también hijo de emigrantes y minero, tuvo que ver
cómo durante la Guerra los falangistas acababan con la vida de su padre (arrojado al tren
en Ujo) y con la de su marido, en 1938, fusilado después de varios meses preso en Oviedo.
Dos de sus hermanos también ‘desaparecieron’ durante la contienda.
Le tocó sacar adelante a sus dos hijos valiéndose únicamente de las escasas ganancias de
una pequeña tienda que tenía en Ujo, y acudiendo al estraperlo para conseguir alguna
ganancia extra. Fue detenida por ello, pasando cien días en prisión en 1942.
Años después se trasladó a Bilbao, con uno de sus hijos. En 1972 regresó a Mieres,
instalándose en el barrio de El Vasco. Desde su regreso comenzó a participar en la
creación de la Asociación de Viudas de la República Rosario Acuña, con el fin de obtener
mejoras a los problemas económicos y jurídicos que venían sufriendo esas mujeres.
En 1979 el Gobierno de Adolfo Suárez reconoció las pensiones y asistencia médicofarmacéutica y social a las viudas republicanas, permitiéndoles acceder a residencias y
hogares sociales, como a cualquier pensionista. Fueron cientos los casos de mujeres que,
desde su casa de El Vasco, ‘tramitó’, sin tener más conocimientos que la práctica.
Todo ello le valió el galardón Mierense del año en 2006.
Falleció en Mieres el 23 de marzo de 2013 a los 95 años de edad.

15

XVI. DÍAZ CASTAÑÓN, CARMEN

Nacida en Gijón en el año 1934, Carmen Díaz Castañón se licenció en Filosofía y Letras
en la Universidad Complutense de Madrid y fue miembro desde el año 1954 del Instituto
Menéndez Pidal. Se doctoró en la Universidad Complutense en 1964 y ejerció la docencia
en ese mismo centro durante unos cuantos años, hasta que decidió trasladarse a Oviedo.
En la Universidad de Oviedo siguió dedicándose a la docencia, como catedrática de
Lengua y Literatura.
En el año 1972 dio un cambio radical a su vida y se instaló en Mieres, donde tomó
posesión de su cargo como directora del IES Bernaldo de Quirós. Durante su mandato,
de casi dos décadas, se amplió y consolidó la biblioteca del centro, se inició la colección
de obras de arte, que con los años ella conviertió en museo y convocó, sirviéndose de sus
influencias, numerosas conferencias en las que intervinieron primeras figuras de la vida
literaria, artística e intelectual de la sociedad de aquella época. Fundó también, a partir
de 1974, diversas publicaciones vinculadas al instituto, como la revista Nueva Conciencia,
cuyos ejemplares llegaron a enviarse, incluso, al otro lado del océano.
Aquejada de una larga enfermedad, Carmen Díaz Castañón falleció en el Hospital
Central de Asturias el 4 de julio de 1994, tres años después de dejar la dirección del
instituto.
En el año 1995 el Ayuntamiento de Mieres adquirió a su marido, José Avelino Álvarez
Calleja, la biblioteca que Carmen guardaba en su casa de Requejo. Ese fondo
bibliográfico, de más de 11.000 volúmenes y centrado en literatura de autor o temática
asturiana, forma parte desde 1997 de los fondos de la Biblioteca Pública Vital Aza de
Mieres, albergando joyas como primeras ediciones de obras de Jovellanos, Clarín o
Feijoo, entre otros.

16

XVII. DOMINGUEZ GARCÍA, AGUSTÍN

Agustín Dominguez García, más conocido como Tinso, nació en el año 1930 en un pueblo
de la provincia de Lugo. Siendo niño, se mudó con su familia a Mieres, lugar en el que su
padre buscaba, como muchos otros gallegos de la época, una oportunidad laboral en la
minería.
Con buena mano para el dibujo, Tinso comenzó a destacar desde la escuela. Tras
trabajar, de joven, en las minas de la Güeria de San Xuan, problemas de salud le
obligaron a apartarse del oficio. Fue entonces cuando decidió dedicarse de lleno a la
pintura. Trabajó desde su taller en Oñón, realizando diversos dibujos y pinturas para
varias publicaciones, entre ellas, el Pico Polio, que era el Boletín de Información de
Fábrica de Mieres. Se encargó también de pintar numerosa publicidad del concejo de
Mieres en las décadas de los sesenta y setenta y de realizar diversas actividades
relacionadas con la pintura con ocasión de las fiestas que entonces se celebraban en el
concejo.
Su más laboriosa tarea la realizó en Oviedo, con la restauración de las pinturas de la
Iglesia de San Juan El Real. Se trata de una tarea que terminó hace varios años (en el
2010), tras casi treinta de trabajo realizado, dadas las dimensiones del templo y el hecho
de que solo podía trabajar en ello los fines de semana. Eso sí, ha dejado su huella
personal en los trabajos de restauración, y lo ha hecho pintando su cara sobre el cuerpo
de uno de los apóstoles en un fresco de la última cena.
Tinso vive hoy en día en una pequeña casa de Requejo, con una modestísima pensión.
Con dificultades auditivas, pasea mucho por su Mieres del alma, aunque, como él mismo
confiesa, lo hace con los audífonos apagados para que el ruido no lo perturbe. Solo los
conecta para charlar con alguien que le invite a ello. Ha sido homenajeado por diversas
asociaciones del concejo.

17

XVIII. ESCUDERO GARCÍA, MARCELINO

Nacido en Turón en 1951, Marcelino Escudero García se contagió desde su infancia del
ambiente minero e industrial que reinaba en el valle. A los dieciocho años de edad entró
como ‘guaje’ en el Pozo San José, iniciando así una vida laboral muy vinculada a la mina.
Compaginó su trabajo en San José con sus estudios y, acabado el bachillerato, se
matriculó en la Escuela de Ingenieros Técnicos de Minas de Mieres, donde se tituló en
1975.
Siguió trabajando en las minas, pasando por Barredo y María Luisa, y siguió estudiando,
licenciándose en Derecho en el año 1993.
En torno a ese año dejó la mina y pasó a trabajar en los servicios centrales de Hunosa.
Tras una dura enfermedad, abandonó Hunosa para dedicarse a la política municipal de la
mano del PSOE, llegando a ser edil de Personal.
Se implicó también en numerosas actividades culturales. Así, colaboró con Radio
Parpayuela, dirigió el Coro Minero de Turón y se lanzó a promover la recuperación del
pozo Fortuna, a través del foro creado a tal efecto y que él presidía.
La mina siguió atrayéndolo, aunque desde una perspectiva distinta. Realizó numerosas
investigaciones acerca del patrimonio industrial del valle de Turón, y las plasmó en La
herencia minera del Valle de Turón, que abarca desde el siglo XIX hasta el año 2005, en el
que se publicó la obra.
Falleció el 14 de enero de 2009, a consecuencia de una enfermedad que llevaba
arrastrando desde hacía varios años.
Un año después, y tras una intensa colecta, sus vecinos de Turón le homenajeaban con
un busto en bronce que puede verse en la Primera de San José, al lado del monumento a
los mineros fallecidos.

18

XIX. FÉLIX MAGDALENA, JOSÉ MANUEL

José Manuel Félix Magdalena, o Félix Magdalena, a secas, nació el 14 de octubre de 1941
en Brañanoveles. En la escuela del pueblo comenzó a estudiar, hasta que, en 1947, su
familia se trasladó a vivir a Mariana, después de que su padre recibiera una vivienda de
Fábrica de Mieres, empresa para la que trabajaba como Ingeniero Técnico.
Durante quince años residió allí, conviviendo con decenas de mineros. En ese tiempo
terminó la primaria en el Aniceto Sela, hizo el bachillerato en la Academia Lastra y fue
uno de los muchos alumnos de la Escuela de Aprendices de Fábrica de Mieres. Poco
tiempo después de salir de esta última comienza sus estudios de Ingeniero Técnico en la
Escuela de Capataces.
Ya con oficio y familia, se trasladó en 1975 a vivir a Oviedo. Fue a partir de entonces
cuando comienza a desarrollar su vena artística, al tiempo que siguió estudiando,
licenciándose en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo.
Tras su prejubilación en 1993, decidió dedicarse plenamente a la pintura,
especializándose en pintura de género y en retratos. Inquieto por naturaleza, comenzó a
adentrarse en el mundo de la escultura, quedando tan fascinado que pasó a dedicarse
plenamente a ella.
Fruto de esta pasión por la escultura ven la luz obras como el Escanciador de Sidra
(situado en Requejo), el Monumento al Minero Jubilado (situado en el Barrio San
Francisco), el retrato de Vital Álvarez Buylla (situado ante la iglesia de La Peña) o el
busto de Goya, colocado en la plaza homónima del callejero mierense.
En su vida personal, está casado desde 1964 y tiene dos hijos. Con una casa en la zona
que le vio crecer, viene siempre que puede a Mieres, villa que, además, ha sido la única
en conseguir una exposición suya. Se mantiene desde finales del 2014, en el Campus, y
alberga más de 150 obras (pinturas, esculturas, tallados…) de este artista.

19

XX. FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, FAUSTINO

Faustino Fernández Álvarez nació en Santullano en el año 1950. Inició su formación
educativa en el Seminario de Oviedo, donde descubrió su vocación: el periodismo. De
hecho, irrumpió muy joven en el periodismo asturiano. Y lo hizo con fuerza, una prosa
de gran calidad literaria y la actitud poco complaciente que define al buen profesional.
Inició su andadura en la revista Asturias Semanal y La Nueva España, diario en el que
trabajó como periodista y, años más tarde, como columnista.
Dirigió el Centro Regional de TVE, en el que creó el primer equipo de periodistas de la
televisión estatal pública. En 1983 se incorporó, como director, a La Voz de Asturias,
periódico que lideró en dos etapas.
En los años 1988 y 1989 publicó semanalmente una amplia entrevista en ABC, sección por
la que desfilaron las más destacadas personalidades de la vida española. Fue también
comentarista de la cadena COPE y colaborador habitual de El Independiente cuando era
semanario, y de La Razón.
En TVE presentó durante dos años la tertulia Primera Plana, en la que participaban
habitualmente algunos de los más destacados analistas políticos nacionales.
En el año 2009, puso en marcha el espacio de entrevistas Diálogos de Asturias en la TPA,
en el que se sirvió de algunos de los miembros de los jurados de los Premios Príncipe de
Asturias para tejer charlas, diálogos, debates y conversaciones a tres bandas inesperadas
y audaces. En los últimos tiempos analizaba la situación asturiana desde las páginas del
diario "El Comercio".
Escribió, además, multitud de libros entre los que destacan Crónica de Asturias,
Asturianos de hoy, Carta abierta, Agonía y muerte de Franco y Cien asturianos y Asturias.
Apasionado de su Mieres natal, venía siempre que podía a darse una vuelta por el
concejo. Residía desde hacía muchos años en Oviedo, ciudad en la que falleció el 14 de
marzo de 2014, a los 64 años de edad, tras una larga enfermedad.

20

XXI. FERNÁNDEZ CABEZA, LUIS

Nacido en el año 1903, Luis Fernández Cabeza, Profesor Mercantil de profesión, se casó
con Pilar Bernaldo de Quirós en el año 1934. Ambos establecieron una librería, La
Cultura, en Mieres en el año 1935.
En 1946 fue invitado a ser concejal para llevar a cabo su Plan de ordenación económica y
general del concejo. Volvió más tarde al Ayuntamiento, entre 1952 y 1958, como
Presidente de la Comisión de Urbanismo y Planificación y después como Presidente de la
Comisión de Ganadería, Mercados y Matadero.
Fue impulsor de numerosas iniciativas, como la Escuela de Trabajo, transformada luego
en Maestría Industrial y más tarde en Instituto de Formación Profesional, la Escuela
Agropecuaria y la Casa de la Cultura. En esta villa consiguió grandes instalaciones
deportivas -de hecho fue suya la iniciativa y propuesta del actual estadio municipal-.
Fundó diversos grupos deportivos y culturales: la tertulia literaria Teodoro Cuesta, la
Filarmónica de Mieres, varias agrupaciones corales y el Centro Cultural y Deportivo
Mierense, del que fue el presidente. Desde 1946, en que organizó la Hermandad de los
Mártires de Valdecuna, fomentó y promovió esta fiesta, propuso actividades turísticas
para el valle, un Museo Etnográfico, e insistió en la conveniencia de una vía de
comunicación con el concejo de Riosa.
Corresponsal de prensa escrita y radio, director de diversas revistas locales, entre ellas el
semanario Comarca, del que además fue editor y asiduo colaborador literario, agrupando
a más de un centenar de periodistas y escritores durante los catorce años de su
publicación (1956-1970).
Luis Fernández Cabeza falleció en Mieres en el año 1988, a los 81 años de edad. Su mujer
Pilar fallecía en el año 2011 a los 98 años de edad.

21

XXII. FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, JOAQUÍN

Joaquín Fernández Fernández, conocido como Juaco el de Polio, nació el 14 de noviembre
de 1914 en Polio. Tras estudiar en las escuelas de la zona, la Guerra Civil le cambió la
vida, como a muchos de los vecinos de la zona.
Durante la contienda, luchó por la República como soldado desde los frentes de Asturias
y Bilbao. Tras ella, se convirtió en maqui, se lanzó al monte y siguió peleando contra el
franquismo durante dos años. Junto a él estuvo su hermano mayor, Florentino
Fernández. A ellos se sumó, pocos meses antes de acabar la Guerra, el hermano pequeño
de ambos, Miguel, que murió con 18 años tras ser abatido en una emboscada en mayo de
1939.
Juaco el de Polio estuvo dos veces en prisión. La primera vez fue en 1939, después de dejar
el monte y entregarse a la Guardia Civil. Tras dos años de trabajos forzosos, y tras haber
sufrido estancias en campos de concentración como los de Jaca y Santoña, el franquismo
lo dejó en libertad con la condición de que se convirtiera en picador (para las minas que
comenzaban a producir en las Cuencas), debiendo presentarse ante las autoridades todos
los fines de semana. Fue detenido nuevamente en 1949, acusado de desertar del ejército
más de trece años antes para unirse al frente republicano.
Su ideología republicana y su afán de lucha contra el régimen permaneció en él durante
toda su vida. Con la llegada de la democracia, luchó incansablemente en pro de la
llamada memoria histórica. Estuvo ligado al PCA y a IU.
También conocido como el último maqui, Joaquín falleció el 9 de enero de 2014 a los 99
años de edad en Mieres. Dejó dos hijos y varios nietos. Fue homenajeado en junio de 2013
durante la tradicional concentración republicana en La Colladiella.

22

XXIII. FERNÁNDEZ FUEYO, SILVINO

Silvino Fernández Fueyo vino al mundo en Laipata (también conocida como La Depata)
el 20 de febrero de 1935. Está considerado uno de los grandes músicos asturianos.
Su afición por la música le fue heredada por su madre, Amable Fueyo, aficionada a la
tonada y, según dicen quienes la conocieron, con una gran voz para ello. Sin embargo lo
que realmente llamó la atención de Silvino fue la gaita. Le compraron la primera con tan
solo 11 años. Fue el principio de una gran carrera.
Llegó a grabar dos discos de gaita (Viva la gaita, en 1981 y Viva la gaita 2, en 1982) y
multitud de piezas en las que acompañaba al tambor o a grandes intérpretes de la
tonada.
Silvino fue, asimismo, gaitero oficial del Concurso de Radio Nacional-Caja de Asturias y
participó en numerosos festivales benéficos y homenajes. Creó escuela en Corigos y
Caborana (Aller), en Muñón (Lena) y en Mieres, donde adquirió fama su academia del
Bar Ardura.
Se sintió también atraído por el tambor, llegando a tocarlo en numerosas ocasiones
acompañando a otro gran gaitero, Chema Castañón, y demostrando su maestría también
con este instrumento.
Murió en Mieres el 16 de enero de 2005, a los 69 años de edad. El concejo le ha dedicado
una calle en las inmediaciones del Puente de Siana y, además, desde hace más de una
década se organiza en Requejo un memorial de gaita que lleva su nombre.

23

XXIV. FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, JOSÉ MARÍA

José María Fernández González, conocido en toda Asturias como Chema Castañón, nació
el 25 de agosto de 1922 en Nicolasa.
Descendiente de grandes gaiteros, Chema comenzó con cuatro años a tocar el tambor
acompañando a la gaita de su padre. Después de varios años dedicado al tambor,
comenzó a sentirse atraído por la gaita. Aprendió de su padre, quien le daba clases que
duraban horas y horas y que le llevaba a actuar a distintas verbenas y romerías,
acompañando a parejas y grupos de baile, cantantes…
Conoció y dominó numerosos estilos y escuelas de gaita y completó su formación en la
gran escuela de Villaviciosa-Xixón, ‘presidida’ entonces por José Remis Ovalle, Gaitero
Mayor de España.
Sus grandes triunfos comenzaron en agosto de 1970, quedando en el tercer lugar del
concurso que el Ayuntamiento de Gijón organiza para seleccionar al Gaitero Mayor de
Asturias.
En diciembre de 1975 obtuvo en el Teatro Capitol la distinción de Campeón de Asturias,
quedando en ese mismo concurso, acompañando a Silvino Fernández Fueyo al tambor,
como subcampeones de Asturias.
Sus éxitos y su popularidad aumenta aún más, hasta el punto de llegar a ser bautizado
como el Maestro Mierense de la Gaita y el Tambor.
En junio de 1998, dentro del marco de las fiestas de San Xuan, se le rindió en Mieres un
multitudinario homenaje.
Fallecía solo tres años después, en 2001. Su nombre figura en un memorial de gaita que
desde hace una década el Ayuntamiento de Mieres convoca dentro de la Folixa Na
Primavera. Cuenta también con una calle en el concejo desde 2009.

24

XXV. FERNÁNDEZ PARIENTE, ÁNGEL

Ángel Fernández Pariente, Gelín el Zapateru, nació en 1934 en Olloniego. Hijo de un
minero y una lavandera, y el menor de tres hermanos, sufrió un duro trance tras el
fusilamiento de su padre en plena Guerra Civil. Su madre, tras enviar a sus dos hijos
mayores a Lugo, con sus abuelos paternos, decidió instalarse junto a su hijo pequeño en
Puente La Luisa, en casa de sus padres.
Ángel estudió en la escuela de Sueros hasta el año 1946, cuando, con once años, decidió
convertirse en el ayudante de un ciego vendedor de cupones, a fin de aportar algo a la
economía familiar. Con catorce años comenzó a trabajar de pinche en una zapatería
situada en la actual calle Machado. Estuvo allí durante seis años, en los que aprendió el
oficio hasta que, en 1954, decidió instalarse por su cuenta en un local de la calle Gijón.
Tuvo una gran época de bonanza, dadas sus habilidades para el oficio. Sin embargo,
como gran parte de los comerciantes, sufrió en sus últimos años el despoblamiento del
concejo. Echó el cierre de su taller-zapatería, jubilándose, en 1999.
Durante su vida, se dedicó también a su afición al fútbol, siendo presidente de una peña
caudalista, y al hockey, colaborando en la organización de diversos torneos relacionados
de estos deportes.
Soltero y sin hijos, vivió en Santa Marina desde 1994. Sobrevivió en 2007 a un grave
atropello cerca de su casa, que le dejó algunas secuelas. Falleció en su colomina el 13 de
noviembre de 2015, a los 81 años de edad.
Fue un ejemplo de superación, esfuerzo y trabajo y afirmó en numerosas ocasiones no
sentirse acomplejado por la acondroplasia que, desde nacimiento, tenía.

25

XXVI. FERNÁNDEZ PORRÓN, MISAEL

Misael Fernández Porrón nació en Mieres el 12 de marzo de 1949.
Tras licenciarse en Magisterio por la Universidad de Oviedo en el año 1968, ejerció como
maestro interino en diversos pueblos de la geografía asturiana, como Zureda (en Lena),
Sotiello (en Aller) o Ujo. Con plaza en propiedad, fue maestro durante varios años en el
colegio público de Rioturbio y en el Santiago Apóstol de Mieres, en el que dio clase hasta
1995. Fue también director del Centro de Profesores y Recursos del Caudal desde 1994
hasta 1995.
En el ámbito social, simpatizante del PSOE, Misael se convirtió en 1983 en presidente de
la Asociación de Vecinos de San Pedro. Estuvo en ese cargo hasta 1987, año en el que dio
el salto a la política activa, convirtiéndose en concejal de Cultura, Deportes y Festejos,
status que ostentó hasta el año 1991. En 1995, el PSOE mierense depositaba en él su
confianza de cara a las elecciones locales de aquel año, como relevo de Gustavo Losa.
Meses después se convertía en Alcalde, gracias a los nueve concejales que las urnas le
concedieron, y pese al empate con IU. Cuatro años después no dudó en presentarse a la
reelección, obteniendo once ediles y rozando la mayoría absoluta (en aquel entonces
había veinticinco concejales). Durante sus años al frente del Ayuntamiento, Fernández
Porrón fue también miembro de los consejos de administración de Cajastur (entre 1995 y
2003) y de Cogersa (entre 1999 y 2003).
Tras dejar su cargo de Alcalde en el año 2003, volvió a la enseñanza, aunque siguió
estando muy vinculado al partido, hasta tal punto que en 2007, con el inicio del segundo
mandato de Álvarez Areces, dio el salto a la política regional convirtiéndose en Director
General de Deportes. Estuvo en ese cargo hasta el año 2011, en el que se apartó de la
política activa y se jubiló en su función docente.
Es a día de hoy el único Alcalde del concejo con ficha en Internet Movie Database, gracias
a su participación en la película Pídele cuentas al rey, en 1999.

26

XXVII. FERNÁNDEZ SÁNCHEZ, JOSÉ

José Fernández Sánchez nació en Ablaña el 16 de febrero de 1925. Hijo de padre minero,
su infancia transcurrió como la de cualquier niño de la época, yendo a clase a la escuela
del pueblo. Tras el asesinato en 1937 de su padre en plena Guerra Civil se vio obligado a
ingresar en el orfelinato miliciano Alfredo Coto, en Gijón, con otro de sus hermanos.
Todos los domingos su madre iba a visitarlo, hasta que, sin darle explicaciones, ni
despedirse de de ella, se embarcó junto a uno de sus hermanos a bordo de un buque que
llegó a Leningrado el 4 de octubre de 1937 cargado de niños que escapaban de la Guerra.
Vivió con muchos más niños y jóvenes en casas cuyas familias se encargaban de
acogerlos y darles unos estudios. Él se decantó por Bibliografía, y ello le sirvió para
trabajar en la Biblioteca Nacional y en Radio Moscú. Además, su buen dominio de la
lengua rusa le valió para irse a La Habana como traductor de los asesores militares rusos
que allí se encontraban, entre 1961 y 1964.
Se decidió a volver a España cuando vio que las cosas parecían ir un poco mejor, en 1971 y
lo hizo acompañado de su esposa (de nacionalidad rusa) y sus dos hijos. Al poco de
llegar, fue llamado por la Universidad Autónoma de Madrid para dar clase de culturas
eslavas y en 1972 fue contratado por la Biblioteca Nacional, donde trabajó hasta su
jubilación traduciendo obras de autores rusos.
Escribió sobre su vida en varias obras, una de ellas Cuando el mundo era Ablaña, que
presentó en el pueblo a principios de los 90. Fue una vuelta a casa que vivió con
emoción. Sus amigos de Mieres recuerdan que siempre les insistía en que si encontraban
una casa en venta con algo de terreno en la zona de Ablaña, le avisaran.
Falleció el 13 de noviembre de 2011, a los 86 años de edad, tras una larga enfermedad.

27

XXVIII. GARCÍA GARCÍA, XOSÉ ANTONIO

Xosé Antonio García García, Pin, nació el 3 de mayo de 1961 en la localidad de Santa
Bárbara. Hijo único, de padre minero, tuvo una temprana vocación literaria reflejada en
el que hoy se considera su primer poema en asturiano publicado, fechado en 1972,
cuando tan solo tenía once años.
Estudió la primaria en Oviedo, pero volvió a Mieres, al Instituto Bernaldo de Quirós, para
cursar la secundaria y el bachillerato. En el instituto su pasión por la literatura aumentó,
llevándole a cursar Filología Hispánica en Oviedo.
Pese a ser un poeta precoz, publicó su primer libro, Cuartetu de la criación, en 1989. El
tema central del libro es la reflexión sobre el mero hecho de escribir. Su segundo libro,
Alcordances d’un home muertu vio la luz seis años después, en 1995.
Entre ambas obras publicó diversos poemas sueltos, con una temática que caracteriza
gran parte de su obra, y que se basa en la preocupación por el estado de las cosas del país
y por lograr que la poesía asturiana saliera del letargo en el que había caído.
En su vida personal, Xosé Antonio se casó con veinte años, siendo padre de su primer y
único hijo con uno más. Emprendió varios proyectos profesionales sin mucho éxito,
ligados a la hostelería, y, a principios de los 90, se afilió al PCA, comenzando a colaborar
como asistente del grupo municipal de IU, llegando incluso a figurar en la lista electoral
del partido.
Fue hallado sin vida el 18 de junio de 1997 en su piso de Mieres. Tenía 36 años y acababa
de realizar un viaje a Cuba, que le había servido para pensar en nuevos horizontes, entre
ellos, escribir una novela. Se le dedicó la XXXI Selmana de les Lletres Asturianes en 2011,
año en el que además, se publicó Poesía, un libro dirigido por Laura Rodríguez Solís, en
el que se recopilan poemas inéditos de Pin.

28

XXIX. GARCÍA MUÑIZ, PERGENTINO BERNARDO

Pergentino Bernardo García Muñiz, más conocido como Johnny Pistolas, nació en un
pequeño pueblo de Galicia en el año 1931. De muy niño se trasladó a Mieres con sus
padres, en busca de trabajo en el sector minero.
Pocos años después de su llegada a Mieres, y de instalarse en Ablaña, Pergentino
también comenzaba a trabajar en el Pozo San Nicolás.
Como muchos otros mineros se aficionó rápidamente a uno de los pocos
entretenimientos ‘baratos’ de la época: la lectura de novelas del oeste, novelas que se
adquirían en kioscos a precio muy bajo y que muy a menudo se cambiaban como si se
tratase de cromos. Sus favoritas eran las de Marcial Lafuente Estefanía. Su afición por
estas novelas le llevó a ponerse una camisa de cuadros, con su chaleco encima, un
pantalón tejano estrecho y una cartuchera un tanto baja en la que colocaba su arma, un
pistolón plateado similar a aquellos que tenían los héroes del oeste. No era, ni mucho
menos, su único disfraz.
Con ese atuendo se convirtió en Johnny Pistolas, un ‘sheriff’ y pistolero inspirado en
aquellas novelas del oeste que tanto le gustaban, que en la década de los cincuenta
comenzó a ‘patrullar’, en sus ratos libres, las calles de Mieres.
Pese a que en alguna ocasión se metió en líos (sobre todo cuando desenfundaba su arma,
completamente inofensiva, ante gente que no lo conocía), Johnny era un personaje muy
querido por los mierenses, en particular por los niños, a los que siempre daba caramelos
y golosinas. Jubilado de la minería, falleció el 16 de septiembre de 1997, a los 66 años,
tras haber perdido la batalla contra una dura enfermedad.
Su recuerdo aún permanece en la memoria de los mierenses. Sus vecinos de Ablaña lo
han homenajeado con una escultura obra de Llonguera, situada en la parte trasera de las
escuelas, con su rostro y las siguientes palabras: “A Johnny, amigo de todos”.

29

XXX. GARCÍA RODRÍGUEZ, ÁNGEL

Ángel García Rodríguez, conocido como el Padre Ángel, nació en La Pasera el 11 de marzo
de 1937. Poco después de su nacimiento sus padres se fueron a vivir a La Rebollá.
Hijo de un trabajador de Fábrica de Mieres y de una costurera (que también había
trabajado como carbonera), Ángel pasó su infancia en La Rebollá, viendo de cerca los
estragos de la guerra y de la posguerra. Precisamente, ver a don Dimas, el cura del pueblo
en aquella época, atender a sus vecinos y ayudarles en todo lo que podía, despertó en él
el interés por ayudar al prójimo.
Tras ordenarse sacerdote en 1961 y ser destinado a ocuparse de la capellanía del viejo
orfanato de Oviedo, comenzó a trabajar con los niños allí internos, buscando darles lo
más parecido a un hogar, con un entorno familiar, personalizado y cercano. Fue así como
surgieron los primeros Hogares de Mensajeros de la Paz, que rápidamente se extendieron
por toda España y América Latina.
Es así como nació, en 1962, la asociación Mensajeros de la Paz, fundada por él mismo.
Inicialmente concebida para crear esos hogares funcionales para acoger niños y jóvenes
privados de ambiente familiar o en situación de abandono, y extendida con el tiempo a
otros sectores: ancianos, víctimas de violencia de género… Hoy en día, la asociación,
declarada de utilidad pública, trabaja también, directa o indirectamente, con
organizaciones locales establecidas en más de 50 países.
La labor del Padre Ángel ha sido reconocida en reiteradas ocasiones con la concesión de
numerosos premios y condecoraciones, tanto a nivel personal (como la Medalla de Oro
de Asturias, en 2008) como en nombre de la Asociación Mensajeros de la Paz (como el
Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994). En Mieres ha sido galardonado
con el galardón Mierense por el Mundo a la Solidaridad, que le fue concedido en 2009 y se
le han rendido algunos homenajes.

30

XXXI. GARCÍA SÁNCHEZ, MARÍA LUISA

María Luisa García Sánchez nació en Figaredo. Cuándo es algo que ella nunca ha
revelado y que muy pocas personas saben.
Huérfana de madre desde niña y con cuatro hermanos a su cargo, se vio obligada a
atender los fogones familiares hasta que en el año 1957 se desplazó a Madrid con una
beca del Estado a recibir formación de tareas del hogar en la Escuela de Especialidades
del colegio mayor femenino de La Almudena.
La experiencia le sirvió para aprender, y mucho, sobre gastronomía y a principios de los
sesenta empezó a impartir clases de cocina por todos los rincones de Asturias.
En 1970 publicó la primera parte de El arte de cocinar, un libro concebido con la idea de
que sirviera de apoyo a sus alumnas. A él le seguirían Platos típicos de Asturias (1971) y
sus colaboraciones en El Libro de Oro de la Cocina Española (1972). Gracias a esta obra
entabló amistad con Víctor Alperi, alma de la misma, con el que, sin embargo, las cosas
acabarían en los tribunales por temas de propiedad intelectual.
En 1982 publicó la segunda parte de El arte de cocinar. Precisamente esta obra lleva hasta
la fecha más de 30 ediciones y de ella se han vendido aproximadamente 500.000
ejemplares en todo el mundo.
A diferencia de los grandes escritores, María Luisa no necesitó de editores ni
distribuidores, pues ella, junto a su marido, se encargó desde el principio de esa tarea.
María Luisa cuenta además con el honor de haber sido la elegida para cocinar a Juan
Pablo II durante la visita de este a Asturias en 1989 y de haber impartido numerosos
cursos de cocina por los centros asturianos de todo el mundo. Entre sus premios
destacan la Insignia de Oro de la Hostelería de Asturias y el Urogallo del Centro
Asturiano de Madrid.
En la actualidad vive en una residencia geriátrica de Mieres, con buena salud física y,
como siempre ha mantenido, con “la justa edad”.

31

XXXII. GONZÁLEZ PARADA, MARÍA LUISA

María Luisa González Parada nació en el año 1943 en Pola de Lena. Con catorce años,
toda su familia se trasladó a Mieres, instalándose en una vivienda de la calle Guillermo
Schultz y comprando un local en la calle Jerónimo Ibrán en el que su madre, Carmen,
abre una librería, la Librería Mercantil.
Compaginó sus estudios, en el Santo Domingo de Guzmán, con muchas tardes ayudando
a su madre en la librería, una librería que no tardó en ser conocida en toda Asturias,
aunque fuera por algo distinto a los libros: las figuras y adornos navideños de las que
disponía llegada esa época del año.
Apasionada de los libros, del cine y de la cultura en general, participó, junto a otros
socios, en la creación en 1969 de la Asociación Amigos de Mieres, desde la que organizó
diversas conferencias y en la que se encargó, entre otras cosas, de su biblioteca, formada
por obras delicadamente seleccionadas para el disfrute de sus socios.
En 1978 abandonó la citada asociación para ponerse al frente de la librería, después de
que su madre se jubilara. El tiempo libre que le dejaba el negocio lo dedicó a otra de sus
grandes pasiones: la montaña. Así, llegó a ser montañera federada del Grupo San
Bernardo de Turón y, más tarde, se hizo socia del grupo de montaña del Centro Cultural
y Deportivo Mierense, del que se convertió en presidenta en el año 2000.
Desde entonces y hasta hoy se cuentan por decenas el número de actos culturales, ciclos
de cine, viajes o rutas de montaña que ha organizado, sin olvidar otros eventos como los
ya desaparecidos Tribunales Populares de Mieres.
Soltera y sin hijos, María Luisa se jubiló en mayo del año 2012, echando el cierre de una
librería emblemática, con casi sesenta años de historia.
En la actualidad sigue presidiendo el Centro Cultural y Deportivo Mierense.

32

XXXIII. GUTIÉRREZ QUIRÓS, GONZALO

Nació en Mieres el 20 de febrero de 1920. Cursó sus estudios en el Colegio de los
Hermanos de La Salle, hoy CP Santiago Apóstol y después en el antiguo Liceo Mierense,
donde tuvo la posibilidad de realizar el Bachillerato, que acabó en 1936. Cuatro años más
tarde se trasladó a Madrid a estudiar Ingeniería Superior de Minas. Concluyó la carrera
en 1949 y ese mismo año ya tuvo la oportunidad de ingresar en Cementos de Tudela de
Veguín. Ocho años más tarde fue nombrado director de la Fábrica de Cementos y de las
minas pertenecientes a la empresa. Cesó voluntariamente en 1967, porque su vocación
estaba más enfocada a la enseñanza.
En 1962 consiguió el título de Doctor de Ingeniería de Minas y tres años antes se
convertiría en el Director de la misma escuela. Estando en este cargo le surgió la
oportunidad de convertir el centro en la Escuela de Peritos de Minas, ocasión que el
Ministerio de Educación y Ciencia aprovechó para pretender su traslado a Oviedo,
alegando que el edificio de Mieres no reunía condiciones. Él, como Director, al frente de
un grupo de mierenses, se puso en contra. Después de un largo período de mil
vicisitudes, incluida la quiebra del primer contratista, logró terminar la nueva sede,
siendo inaugurada la nueva Escuela en el año 1977. Con anterioridad a esto la Escuela
pasó a integrarse en la Universidad de Oviedo, convirtiendo a Mieres en ciudad
universitaria y declarando su titulación como Ingenieros Técnicos de Minas.
En conjunto, se dedicó a la enseñanza durante cuarenta y seis años, hasta su jubilación.
Ya jubilado, se casó en el año 2000 con Marta Jesús Montero.
En 2007, pocos meses después de su fallecimiento y coincidiendo con la festividad de
Santa Bárbara, se procedió al descubrimiento de un busto de bronce de Don Gonzalo,
realizado por el escultor langreano Luelmo. Asimismo desde entonces un aula de la
Escuela lleva el nombre del ilustre profesor.

33

XXXIV. HERRÁN FERNÁNDEZ, FERNANDO

Fernando Herrán Fernández nació en Vistrimir, una aldea del Valle de Cuna, en el año
1950. Tras cursar la primaria en Cenera y las enseñanzas superiores en Mieres, Fernando
se licenció en Magisterio en la Universidad de Oviedo. Su primer destino fue la que había
sido su primera escuela: la de Cenera.
De allí se trasladó al concejo de Boal para dar clase en un colegio rural. Fue en esa
localidad en la que conoció a su esposa, Araceli, con la que tuvo dos hijos.
Años más tarde, la vida hizo que volviera a Mieres. Así, fue director durante varios años
del colegio de Figaredo. Dio también clase en la escuela de personas adultas y en el IES El
Batán. Amante de la enseñanza, compaginó durante varios años su trabajo como maestro
con sus estudios de Pedagogía, llegando a licenciarse en esta disciplina.
Cuando aún estaba ejerciendo como docente en El Batán, su corazón comenzó a darle
problemas. Anhelaba seguir en la enseñanza, pero no le quedó más remedio que jubilarse
anticipada y forzosamente, tras treinta años dedicados a la docencia.
Fue en ese momento en el que decidió que quería dedicarse a la política, algo que desde
siempre le había gustado ya que desde muy joven estuvo unido a las filas del PSOE.
En el año 2007, con el inicio del segundo gobierno de Luis María García, Fernando
Herrán se convirtió en concejal de Deportes, Educación y Medio Rural, áreas en las que
se sentía muy cómodo, disfrutando de esa nueva etapa personal y profesional.
Un ataque al corazón acabó con su vida el 5 de junio de 2010, cuando contaba 57 años.
“Se nos fue la mejor persona de la corporación”, señaló, sobre él, el entonces Alcalde.
Desde ese año, la Gala anual del Deporte de Mieres, cuya creación promovió y defendió
durante su etapa como edil, le recuerda otorgando un galardón que lleva su nombre.

34

XXXV. IGLESIAS ARGÜELLES, GERARDO

Gerardo Iglesias Argüelles nació en La Cerezal, un pueblo de la zona alta de la Güeria de
San Xuan, el 29 de junio de 1945.
Con tan solo cinco años fue testigo de la tortura a la que fue sometido su padre tras ser
detenido por la Guardia Civil por apoyar a los guerrilleros antifranquistas. Varios años
más tarde, cuando aún no contaba con quince, entró a trabajar en el Pozo Fondón.
Antes, había trabajado como ayudante de diversos albañiles. Contaba quince años
cuando comenzó a militar en el Partido Comunista de España (PCE).
En 1962, con motivo de la huelgona minera de ese año, fue detenido por primera vez.
Solo un año después, y recién alcanzada la mayoría de edad, se convertía en miembro del
Comité Regional del Partido Comunista de Asturias. Volvió a la cárcel en 1966, siendo
detenido junto a otros miembros de la Coordinadora Provincial de CCOO y resultando
condenado a cuatro años y medio de prisión, que cumplió en gran parte.
En 1973 fue elegido miembro del Comité Central del PCE y detenido nuevamente,
cumpliendo otro año de cárcel. Tras el fin de la dictadura franquista, se convirtió en el
primer secretario general de CCOO en Asturias, en 1976, y secretario general del PCA, en
1978. Su carrera política continuó en ascenso, llegando a ser secretario general del PCE
en 1982.
En 1986 participó en la creación de Izquierda Unida, de la que fue elegido coordinador
general. Dos años después, en 1988, renunció a todo y se reincorporó a su antiguo puesto
en la mina, en el Pozo Polio, en el que permaneció varios años hasta que un accidente
laboral le ocasionó una dolencia óseo-nerviosa que acabó derivando en una lesión en
parte de los nervios que recubren las vértebras.
En 2011 publicó su primer libro, Por qué estorba la memoria, en el que recorre la historia
de los maquis en Asturias durante la Guerra Civil. Vive en la actualidad en un barrio
periférico de Oviedo, si bien conserva su casa en La Cerezal, a donde viene a menudo.

35

XXXVI. LEÓN COSTALES, JULIO

Julio León Costales nació en Planta, una localidad próxima a Santo Emiliano, en el año
1930. De joven entró a trabajar como minero en la mina La Centella, perteneciente a
Fábrica de Mieres. Allí estuvo pocos años, pero los suficientes para quedar marcado de
por vida. Dejó la mina a causa de una grave enfermedad que le hizo perder, en pocos
meses, un pulmón.
Tras una larga convalecencia en Madrid, regresó a la Güeria de San Juan con la misma
inquietud cultural que había tenido desde joven. En el año 1956 entró en el
Ayuntamiento, donde trabajó como funcionario en el área de intervención hasta su
jubilación, en 1995. Unos años antes, en los setenta, pidió una excedencia con el fin de
enrolarse como camarero en un barco y conocer mundo. Viajó por América e incluso se
sumó a una expedición en la que varias personas pretendían dar la vuelta al mundo.
Durante sus años como funcionario se interesó mucho, pese a ser otro área, en todo lo
relacionado con el mantenimiento y la mejora del archivo municipal. De hecho, tras su
jubilación, se llegó a plantear la posibilidad de que él se hiciese cargo del archivo, algo
que finalmente no se dio. En su día también se planteó que fuese proclamado cronista
oficial del concejo por parte del Ayuntamiento, algo que tampoco se dio.
Sí que fue reconocido con el galardón Mierense del Año en 1986, unos años antes de su
jubilación.
León Costales escribió, y mucho, sobre Mieres. Sus obras más conocidas son Noticias
históricas de Mieres y Álbum fotográfico de Mieres. En esta última combina además sus
dos pasiones: la escritura y la fotografía. Como fotógrafo ha dejado un gran legado,
centrado especialmente en los pueblos de la Güeria de San Juan y sus gentes, hoy en
poder del Museo del Pueblo de Asturias tras habérselo donado sus sobrinos.
Falleció en Mieres el 6 de octubre de 2010, a los 80 años de edad.

36

XXXVII. LOSA MARTÍNEZ, GUSTAVO

Gustavo Losa Martínez nació en Mieres en el año 1928. Desde muy joven empezó a
trabajar en el negocio familiar, una joyería situada en la céntrica calle Manuel Llaneza, de
la que posteriormente se haría cargo.
Su afición por el fútbol le llevó a la vicepresidencia del Caudal Deportivo en el año 1966.
Dos años después, en 1968, se convertía en el presidente de un equipo por el que sentía
una gran predilección. Veinte fueron los años en los que estuvo comandando el equipo.
También llegó a ostentar un cargo directivo en la Federación Española de Fútbol.
Durante muchos años combinó su actividad en el mundo del fútbol con la política. Fue
concejal, por el PSOE, en el gobierno de Vital Álvarez Buylla y estuvo vinculado a la
actividad política del concejo durante la totalidad de los 80. Tras un breve paréntesis, a
principios de los 90, fue proclamado por el PSOE como candidato a la Alcaldía para las
elecciones que se habrían de celebrar en mayo de 1991. El resultado fue su victoria,
obteniendo once concejales (entonces eran veinticinco los que se elegían) y aumentando
distancias con IU.
Fue Alcalde del concejo hasta el año 1995, en el que se retiró definitivamente de la
actividad política.
Sus últimos años de vida los pasó con su familia en Oviedo, donde falleció el 10 de
diciembre de 2011 a los 83 años de edad.

37

XXXIII. MARTÍNEZ CUEVA, CLARA

Clara Martínez Cueva vino al mundo en el año 1940 en la localidad de Entelosríos, en la
Güeria de San Xuan. Hija de un minero, pasó su infancia entre Olloniego y Valencia de
Don Juan, siguiendo a su padre por los lugares donde le tocaba trabajar.
A finales de 1943, la familia, formada por seis hermanos, se mudó nuevamente a Mieres,
instalándose en Santa Cruz, donde, en 1948, comenzaron a regentar el Bar Cueva.
Tras terminar sus estudios primarios en Santa Cruz y contra el deseo de su madre de que
se hiciera modista, Clara comenzó en 1957 a trabajar como ayudante del protésico dental
Luis Aldecoa. De aprendiz pasó a oficial de primera, viendo cómo su salario mejoraba
notablemente y convirtiéndose en la primera mujer con tal categoría dentro de la
profesión. Hasta 1994, año en el que se jubiló por enfermedad, estuvo trabajando con los
Aldecoa.
Al margen de su vida profesional, en 1977 se convirtió en una de las primeras militantes
del recién creado Alianza Popular, formando parte de la ejecutiva local del partido. Fue
edil entre 1980 y 1983 y entre 1983 y 1991. Precisamente, en las elecciones de 1987 se
convirtió en la primera mujer en la historia del concejo en ser candidata a la Alcaldía. En
1991 fue nombrada vicepresidenta del Partido Popular mierense.
A mediados de los noventa decidió apartarse de la política local por cuestiones de salud,
aunque siguió siendo militante del PP. Volvió a la palestra en el año 2007, en la lista
encabezada por José Coto y volvió a entrar como edil en el Consistorio. Año y medio
después renunciaba a su acta de concejala por cuestiones personales.
A sus 75 años, Clara continúa viviendo en Mieres. Soltera y sin hijos, sigue manteniendo
esa independencia que tuvo desde que era adolescente. Sigue siendo militante del
Partido Popular, en cuya historia, a nivel local, fue una pieza clave.

38

XXXIX. MARTÍNEZ PRIETO, JOSÉ

José Martínez Prieto vino al mundo en 1932 en Figaredo, en el seno de una familia
acomodada, pues su padre era el jefe de almacén de Minas de Figaredo y poseía varios
lavaderos de carbón por la zona.
Tras estudiar en Figaredo y en La Salle de Turón, pasó seis años internado en el colegio
Las Maristas, de Oviedo, donde acabó el bachiller en 1950. Decidido a ser médico, se fue
a estudiar a Valladolid, dejando la carrera tres años después, y volviendo a Mieres,
entrando a trabajar en los lavaderos de su padre.
Su conocimiento del mundo del carbón hizo que una empresa catalana, distribuidora de
hulla, le contratara como su representante, estando desde comienzos de los sesenta y
hasta casi mediados de los setenta en ese puesto. Tras ello, montó su propia empresa de
carbón, distribuyendo el mineral por toda España. Años después, en los ochenta, se
convirtió en jefe de ventas de una conocida empresa leonesa.
Al margen de su vida laboral, José se sintió atraído por la política desde joven y en 1978
fue uno de los fundadores de Alianza Popular en Mieres. Fue durante 29 años el
presidente del partido a nivel local y es, hoy por hoy, uno de los militantes más antiguos
del partido, gracias al cual fue concejal en varias ocasiones, además de portavoz de su
grupo en el Consistorio. De su etapa en el Partido Popular reconoce que solo le queda
una espinita: que Mieres contara con un alcalde de su partido.
El fútbol es otra de sus grandes pasiones, y, a nivel local, fue parte de las distintas juntas
directivas del Caudal Deportivo en los años cincuenta y sesenta.
Casado y con cuatro hijos, José sigue residiendo en Mieres y, a sus 83 años, continúa
disfrutando, desde la grada, del fútbol y de la política, sus dos grandes aficiones.

39

XL. MENÉNDEZ MUÑIZ, JUAN

Juan Menéndez Muñiz, Juanín de Mieres, nació en Oñón el día 14 de octubre de 1905.
Desde temprana edad fue solista en la cuerda de barítonos de la Capilla Sacra de Mieres.
Fernando Iglesias, un prestigioso músico mierense, captó de inmediato sus grandes dotes
para el canto y apadrinó su ingreso en el año 1924 en el Orfeón de Mieres, una de las
formaciones corales con más renombre de Asturias, en la que fue solista durante 31 años.
Su discografía consta de nueve discos de larga duración que abarcan más de cuarenta
canciones, entre las que destacan algunas como Soy pastor, Les cuatro poles, A la salida
del Sella, Carromateros, Viva la xente minera, La mio neña o Baxaron cuatro alleranos.
Siempre perfeccionista, comentaba a sus amistades que nunca acabó de aprender a
cantar correctamente.
Su voz, además, fue requerida, de forma puntual, por el cine. Así, se le llamó para que su
voz sirviese como fondo musical y ambientación sonora de varias películas, unas mudas y
otras con sonido. La primera de esas grabaciones la realizó en el año 1930, de manera
muy rudimentaria. La última, con mejores medios, en el año 1975. Entre medias,
numerosas películas a las que, de una manera u otra, prestó su voz. Algunas incluso del
prestigioso sello Columbia.
Bautizado por la prensa como El Almirante de la tonada, vivió en Mieres gran parte de su
vida, trasladándose a Gijón con sus hijas en sus últimos años. Murió en esa ciudad el 13
de septiembre de 2003, con 98 años.
Mieres le ha rendido homenaje con una calle y un memorial anual que se celebra la
semana antes de San Xuan desde hace más de once años.

40

XLI. PÉREZ ALONSO, JOSÉ MANUEL

Natural de Gijón, José Manuel Pérez Alonso, quien luego sería popularmente conocido
como Alonso, se trasladó a Turón en el año 1943. Allí comenzó a trabajar como fotógrafo
de calle. Pocos meses más tarde, decidió instalarse en Mieres, en un local situado en la
calle Escuela de Capataces, al lado del Hostal Pachín. No eran muchos los medios con los
que contaba, pero sí tenía la ilusión y el talento necesarios para lanzarse a la aventura de
montar su propio negocio.
Las cosas le fueron bien y poco después se trasladó a un local en la calle Teodoro Cuesta,
donde además, comenzó a vender material fotográfico y ópticas. Sin dejar esa calle, unos
años más tarde compra un local una vivienda a escasos metros del anterior, instalando
una tienda de material fotográfico en el local y montando el laboratorio y el estudio en la
primera planta, que también usaba como vivienda.
En 1948, José Manuel se casó con la mierense Ana Martínez, con la que tuvo tres hijas.
En lo profesional, siguió creciendo como fotógrafo de calle y se convirtió, durante las
décadas de los cincuenta y sesenta en el fotógrafo oficial de la empresa Fábrica de
Mieres, de la Gerencia y del Ayuntamiento. Ejerció asimismo como corresponsal gráfico
en la zona de la famosa agencia de noticias EFE.
Fueron muchos los reportajes fotográficos de actos oficiales que realizó en esos años. Fue
también el encargado de inmortalizar a gran parte de las familias mierenses que pasaban
por su estudio, que, con los años, fue ampliándose. Alonso fue el maestro fotógrafo del
Mieres en blanco y negro, del Mieres que, de aquella, estaba en su máximo esplendor
económico e industrial.
Falleció en su querido Mieres en el año 1977. Desde entonces, fueron sus hijas, Ana,
Isabel y Eloína las que se pusieron al frente del negocio, que trasladaron a la calle Manuel
Llaneza.
En 2008 vio la luz, editado por su familia, un libro, El Mieres de Alonso, en el que se
recopilan 150 instantáneas del grandísimo legado que este fotógrafo dejó a los mierenses.

41

XLII. QUINTANA CASTAÑÓN, ADOLFO

Adolfo Quintana Castañón, conocido popularmente como Quintana, nació en Santa
Cruz en el año 1922. Pasó una infancia tranquila, como la de cualquier otro crío de la
época, yendo a la escuela del pueblo y entreteniéndose con juegos y lecturas.
En 1937, poco tiempo después del estallido de la Guerra Civil, su padre, reconocido
republicano, fue asesinado ante sus propios ojos, muy cerca de la casa familiar. Fue un
duro trance para él y para su familia y le sirvió para lanzarse a luchar contra los militares
franquistas. Su ímpetu y sus ataques pronto fueron conocidos en el otro bando, hasta el
punto de que en 1946, las fuerzas represivas del régimen irrumpieron en la boda de su
hermana con el fin de llevárselo. Él no estaba allí. En 1947, consciente del peligro que
corría su vida, se lanzó al monte, uniéndose a la guerrilla de la zona.
Poco a poco fue convirtiéndose en un guerrillero de peso, hasta lograr ser el guerrillero
más conocido de Asturias. Las tropas franquistas lo buscaron durante años sin éxito.
Pero su suerte cambió el 1 de agosto de 1950, cuando las fuerzas del régimen detuvieron
en la frontera con Francia a dos guerrilleros asturianos: González Barranca y Canor. Tras
someterlos a crueles torturas, consiguieron que ambos dieran información de Quintana y
de Canario, el compañero inseparable de aquel, un guerrillero criado en Insierto pero de
origen cubano. El 14 de agosto de ese mismo año, los militares les cayeron por sorpresa
en la casa de El Pedroso (de Cuna) en la que ambos se encontraban. Les dispararon e
instaron a salir. Como no lo hicieron, y para obligarles a salir de la casa, le prendieron
fuego. Quintana y Canario trataron de huir, pero fueron acribillados nada más pisar la
calle. Sus cuerpos fueron expuestos en Villarejo para que la gente los viera y se
amedrentaran. La vida y muerte de Quintana inspiró un romance popular, así como una
película-documental dirigida por Luis Felipe Capellín. Anualmente se le homenajea en el
cementerio de Villarejo.

42

XLIII. RODRÍGUEZ ARGÜELLES, DIAMANTINA

Diamantina Rodríguez Argüelles nació el 14 de septiembre de 1920 en Villagime (Quirós).
Al poco de nacer su padre la abandonó y su madre se vio obligada a trabajar como criada
en varias casas para sacarla adelante.
Su infancia transcurrió entre Villagime y Cospedal (en León, donde su madre se marchó
a servir). Fue en su pueblo natal donde, en 1935, conoció a Argimiro Fernández, quien se
convirtió en su marido en junio de 1936.
Tras la Guerra Civil, ambos se trasladaron a Telledo, en Ribera de Arriba, donde su
esposo comenzó a trabajar en varias canteras, algunas de Fábrica de Mieres, lo que
propició que acabara entrando a trabajar en los talleres de la empresa en Mieres, a donde
Diamantina y él se trasladaron en 1950, estableciéndose en La Fonda.
Aunque Diamantina cantaba desde muy joven, en la década de los cuarenta comienza a
interesarse más por la tonada y en 1948 se decidió a participar en el concurso organizado
por un diario ovetense. No ganó, pero sí lo hizo cuando concurrió por tercera vez, en
1955. Tras su victoria en el concurso comenzaron a salirse diversas actuaciones por
Asturias, hasta que entró a formar parte del grupo Asturias Canta, que luego abandonó
para pasar al grupo Así Canta Asturias.
Fue en 1964 cuando grabó su primer disco, con cinco canciones, entre las que destacó su
interpretación de Arboleda bien plantada. Entre 1968 y 1969 grabaría otros tres más,
acompañada de los más conocidos gaiteros e intérpretes de tonada del momento.
Su último disco vio la luz en 1982 y se grabó íntegramente en Mieres.
Viuda desde 1980, y sin hijos, reside desde ese año en San Pedro. A sus 95 años sigue
subiéndose a los escenarios siempre que la ocasión lo amerita, para deleitar al público
con su portentosa voz. La Dama de la Canción Asturiana, como popularmente se la
conoce, ostenta, entre sus múltiples reconocimientos, el galardón Mierense del Año, la
Medalla de Plata del Principado de Asturias, o el centro de interpretación de la tonada de
Mieres, que lleva su nombre.

43

XLIV. RODRÍGUEZ HEVIA, JOSÉ MARÍA

José María Rodríguez Hevia nació en Santullano en el año 1930. Tras realizar sus estudios
de primaria en Santullano y la secundaria y el bachiller en Mieres, José María decidió
marcharse a Valladolid a estudiar algo que le apasionaba: Medicina. De la Universidad
de Valladolid salió como licenciado en Medicina en el año 1958. Su primer destino
implicó volver a casa: fue designado cirujano en el entonces recién inaugurado Álvarez
Buylla. Para aquel entonces, el doctor Rodríguez Hevia ya se había instalado en Turón,
donde se casó y tuvo dos hijos.
En 1960 José María pasó a ejercer como médico general o de familia, desarrollando
prácticamente toda su carrera como tal en el valle de Turón, aunque se jubiló en el año
2000 como médico de familia en el Centro de Salud Mieres Norte, al que había sido
trasladado poco tiempo antes de tal fecha. Fue también jefe de los servicios médicos de
distintas mutualidades laborales así como facultativo de la mina Eskar (Güeria de San
Xuan), secretario del Colegio de Médicos de Asturias durante doce años y presidente de
la Hermandad de Médicos y Farmacéuticos de San Cosme y San Damián.
Fue un gran doctor, José María Rodríguez Hevia y también un gran vecino. En Turón
presidió durante catorce años (de 1977 a 1991) la Asociación Mejoras del Valle de Turón, a
través de la cual impulsó numerosos proyectos que contribuyeron a mejorar las
condiciones de vida de la zona: la construcción del Barrio San Francisco, la construcción
de la piscina o las pistas de tenis, construcción de carreteras a diversos pueblos…
Fue, asimismo, presidente del Caudal Deportivo de Mieres desde 1965 y hasta 1968.
José María Rodríguez Hevia falleció en Turón el 22 de enero de 2010, a los 79 años de
edad. Seis meses después falleció su esposa. Fue galardonado con el Pote de Oro y fue
homenajeado en varias ocasiones, tanto por sus colegas de profesión como por sus
pacientes y vecinos.

44

XLV. ROBLES GONZÁLEZ, JOSÉ ANTONIO

José Antonio Robles González nació en Pervaca, en pleno valle de Turón, el 15 de julio de
1946.
Estudió en La Salle de Turón, lugar en el que no tardó en despuntar, dada su prodigiosa
capacidad para aprender e interesarse por cualquier cuestión académica. Terminado el
bachillerato con varios años de antelación en ese mismo colegio, se matriculó en
Magisterio en la Universidad de Oviedo, obteniendo la licenciatura en 1963, cuando
contaba tan solo con 17 años.
Ese mismo año obtuvo su primer destino, como interino, en la escuela de Cocañín, un
pequeño pueblo de San Martín del Rey Aurelio. Opositó duramente para conseguir, en
1964 y con 18 años, plaza en propiedad.
Desde ese momento, dio clase en distintos colegios, como el de Rozaes de Bazuelo (en
Mieres), o las escuelas de Boo y Corigos (en Aller).
En 1970 fue trasladado, a través del oportuno concurso, al colegio de Caborana, donde
fue nombrado director pocos días después de su llegada. Fue director del colegio (que
luego pasaría a ser el C.R.A. Caborana-Río Negro) durante casi cuarenta años
ininterrumpidos.
Tuvo también tiempo para seguir formándose, obteniendo la licenciatura en Filología
Hispánica por la UNED.
Falleció repentinamente, a causa de una afección cardiaca, el 22 de febrero de 2009.
El Ayuntamiento de Aller se volcó en reconocer la labor de José Antonio, cambiando el
nombre del C.R.A. Caborana-Río Negro por el de C.R.A. Maestro José Antonio Robles.
Creó también un concurso de relato con su nombre y un aula museo de la escuela
antigua en el propio colegio, en la que se exponen diversos materiales que él fue
recopilando a lo largo de su trayectoria profesional.

45

XLVI. URBINA VILLANUEVA, INOCENCIO

Inocencio Urbina Villanueva nació el 28 de enero de 1926 en el barrio mierense de Oñón.
Fue el primero de dos hermanos.
Con tan solo trece años y en plena Guerra civil, comenzó a trabajar con su padre
aprendiendo las técnicas propias de los pintores decoradores, realizando rotulaciones y
demás dibujos ornamentales. Durante su adolescencia siguió pintando, y con veintidós
años le llegó la primera oportunidad de exponer en la primera exposición Hijos de
Mieres, creada por Luis Fernández Cabeza, tras encontrarlo en la calle, con sus cuadros
debajo del brazo, y un cierto desengaño después de que lo hubieran rechazado los
organizadores de otra exposición.
Desde aquella primera exposición colectiva, tuvieron que pasar once años para que
Urbina presentase su obra en solitario. Lo hizo en la Galería de la Caja de Ahorros de
Asturias en Oviedo, en 1959. Desde entonces su progresión fue espectacular.
Entre sus obras, destacan algunas de corte religioso como el Bautismo de Cristo o el
Martirio de San Melchor, realizados para la iglesia parroquial de San Pedro, así como
otras de tipo paisajístico, algunas de las cuales se hallan en los fondos artísticos del
Ayuntamiento, o repartidas por distintos museos.
En lo que a su vida personal se refiere, Urbina se casó en 1953 y en 1954 nació su única
hija, que falleció en el año 1978, habiéndole dado un nieto al pintor. Buscando
sobrellevar la muerte de su hija, él, su esposa y su nieto se trasladaron al pueblo de
Gallegos, donde residieron por muchos años, como una familia más.
Falleció el día 01 de octubre de 2012, a los 86 años, en el hospital Álvarez Buylla.
Cuenta con una calle en Mieres y otra en Gallegos dedicadas a su persona.

46

XLVII. VALDÉS MENÉNDEZ, CONCHITA

Conchita Valdés Menéndez nació el 13 de diciembre de 1934 en Turón. Hija de un
guardajurado de las minas turonesas y de una ama de casa, se trasladó a Mieres poco
antes de comenzar la Guerra Civil. Tras estudiar en los colegios Aniceto Sela y Santo
Domingo de Guzmán, y cuando contaba con quince años, comenzó a trabajar como
recadera de dos capataces del pozo Barredo. Un año después dejó ese trabajo para entrar
como cuidadora en una guardería fundada por las Hermanas de la Caridad. De la
guardería dio el salto al mundo de la farmacia, en el que permaneció diez años, y en el
que llegó a ostentar la categoría de auxiliar. Compaginó su trabajo con aficiones como
escribir en el semanario Comarca o, en política, asistir a diversas reuniones de las JOC
(Juventud Obrera Cristiana). Atraída por el ideal de esa agrupación, en 1966 se convirtió
en su presidenta regional.
Estuvo en las JOC hasta 1971. Llegó incluso a ser parte del consejo nacional del partido.
Los nuevos aires políticos que llegaron a España a finales de los sesenta, provenientes de
Europa, hicieron que su forma de pensar empezara a cambiar, haciéndose antifranquista.
Tras varios contactos con comunistas, entró en el partido, aún ilegal, en 1974. Fue elegida
en 1975 Secretaria General Comarcal del partido. Dos años después, en las primeras
elecciones democráticas, en 1977, entró como número ocho en la lista al Congreso
encabezada por Dolores Ibarruri y, tras las elecciones, fue elegida miembro del Comité
Central del Partido Comunista de España.
Su carrera en el partido continuó en Mieres, convirtiéndose en concejala en 1979 y, pocos
años después, dio el salto a la política regional como diputada. Doce fueron los años en
los que estuvo como tal en la Junta General del Principado. Siguió vinculada al
parlamento asturiano, como jefa de gabinete, entre 1991 y 1995 y colaboró estrechamente
con Laura González en sus labores como eurodiputada entre los años 1995 y 2003.
Jubilada desde el 2003, y últimamente algo delicada de salud, se dedica hoy por hoy a la
lectura y escritura de artículos sobre su gran pasión: la política.

47

XLVIII. VÁZQUEZ ÁLVAREZ, VALERIANO

Nació en Figaredo el 13 de julio de 1919. Desde muy niño, Valeriano Vázquez Álvarez,
Valerio, se sintió atraído por el mundo del deporte, más concretamente, por el fútbol.
Comenzó con apenas diez años a practicarlo de manera ‘oficial’ en el Atlético de La
Pasera, uno de los clubes con más socios en el Mieres de los años veinte.
Con 14 años pasó al Racing de Mieres, antiguo Sporting de Mieres, fundado en 1918, y del
que, con el paso del tiempo, derivaría el actual Caudal Deportivo.
Tras alejarse del fútbol con ocasión de realizar el servicio obligatorio militar, volvió a
Mieres, donde intervino en la fundación del Caudal Deportivo y donde fue uno de los
promotores de la construcción del campo de Las Moreras, en La Villa.
Tras un intento fallido de fichaje por parte del Atlético Aviación (hoy Atlético de
Madrid), Valerio fue objeto de interés por el Real Oviedo, entonces en primera división y
en uno de los momentos más gloriosos de la historia del club.
Como defensa en el Real Oviedo estuvo seis temporadas (desde 1941 hasta 1947).
Varias lesiones lo obligaron a retirarse del mundo del fútbol en el año 1947.
Desde entonces, y apartado del fútbol, se dedicó a la gestión de una zapatería, de nombre
Calzados Loyva (Lola, su mujer, y Valeriano), situada en la céntrica calle Manuel Llaneza.
Murió en Gijón, en casa de uno de sus hijos, el 26 de mayo del 2005, a los 85 años de
edad.

48

XLIX. VISIOLA ROLLÁN, ALFREDO

Alfredo Visiola Rollán nació en Gijón en el año 1931. Cuando apenas era un niño se
trasladó a Mieres. Se licenció como profesor de Educación Física y fue en este rol en el
que entró a formar parte de la Escuela de Aprendices de Fábrica de Mieres. Desde esta
escuela, ubicada en el actual edificio del Conservatorio, y como Jefe del Grupo de
Empresa de Fábrica de Mieres, desarrolló numerosos equipos de balonmano, baloncesto,
natación o atletismo, entre otros. Sin embargo, su nombre aún se vincula hoy en día a
un deporte distinto a los antes mencionados: el hockey sobre patines, un deporte que
apenas conocía cuando, en 1955, asumió la presidencia del Club Fabrimieres, surgido
rápidamente a partir de la sección de hockey sobre patines que tenía la escuela. Tuvo
que hacer varios cursillos para poder entrenar al club y aprender todo lo posible acerca
de ello en muy pocos meses. Todo ello lo superó con creces y el resultado fue más que
satisfactorio ya que aquel mismo año el club que él entrenaba y presidía se alzó con su
primer título en las fiestas de Santiago en Sama.
Los éxitos deportivos se fueron sucediendo durante los siguientes años. En 1976 recibió el
Diploma del Mérito Deportivo de la Federación Española de Patinaje después de una
gran temporada para el club. Ese mismo año el pabellón en el que entrenaban se
renombró por parte del Ayuntamiento de Mieres, convirtiéndose en el Pabellón Visila
Rollán. Tras más de cuatro décadas dedicadas en exclusiva al club, Alfredo decidió
retirarse en el año 1997. En los años posteriores ejercería como Secretario General de la
Asociación Cultural Mierense del Año, recibiendo precisamente uno de los galardones
que entrega la asociación. Falleció en Mieres el 29 de mayo de 2006, a los 75 años de
edad. Su nombre permanece en el nuevo pabellón Alfredo Visiola Rollán. Dentro de él
encontramos un busto hecho en bronce por el artista local Llonguera.

49

L. VITOS NATAL, JOSÉ

José Vitos Natal nació el 14 de junio de 1932 en Carabatán (Turón).
En 1952 decidió entrar en la entonces recién inaugurada piscina cubierta de las
instalaciones conocidas popularmente como Educación y Descanso, y construidas en la
actual calle Escuela de Capataces. Recuerda que aquel mismo día aprendió a nadar,
haciéndolo durante dos horas con un estilo en el que no tardó en fijarse Francisco Alperi,
entrenador de las instalaciones. En aquel año comenzaron a llegarle sus primeros éxitos,
ganando varios trofeos de nado a braza. Durante 1953, 1954, 1955 y 1956 su carrera
continuó, consiguiendo varios campeonatos de España en los estilos de braza y mariposa,
batiendo récords en ambas modalidades.
En 1957, Vitos se atrevió con su primer gran desafío: cruzar a nado el Estrecho de
Gibraltar. Un año después fue a por otro aún más difícil: cruzar a nado, en solitario, el
Canal de la Mancha. Lo hizo en 15 horas y 11 minutos, siendo el primer español en
hacerlo. El NO-DO se encargó de mostrar ambas hazañas a través de pequeñas piezas
emitidas en los cines de toda España y a su vuelta a Mieres fueron más de 30.000 las
personas que salieron a la calle a recibirle entre vítores y aplausos. Tras alcanzar los
anteriores logros, decidió rebajar el nivel, y siguió participando en campeonatos y
pruebas, lo que compaginaba con el entrenamiento de jóvenes nadadores.
Con el cierre de la piscina de Mieres, que reabriría en 1983 como el C.D. Manuel Llaneza,
Vitos decidió enfocarse a otro deporte: el atletismo. Consiguio varios campeonatos a
nivel autonómico y nacional e igualmente entrenó a un buen número de jóvenes.
En 2008, cincuenta años después de su proeza en el Canal de la Mancha, fue
homenajeado con una placa (colocada en la fachada del Manuel Llaneza) y con una
exposición de fotografías en su Turón natal. Dos años después, en 2010, se presentó José
Vitos Natal. Una vida dedicada al deporte, su autobiografía. A sus 83 años, José sigue
residiendo en Mieres junto a su esposa.

50

50 pequeñas semblanzas de 50 grandes mierenses
-Iniciativa editorial de EL BLOG DEL MIERENSEMieres. Febrero de 2016.
www.elblogdelmierense.blogspot.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful