Está en la página 1de 1

1.- ¿Qué es el Equivalente General?

Mercancía que expresa el valor de todas las otras mercancías y por la que todas se cambian. En el
proceso de cambio de las distintas mercancías por el equivalente general el valor de este último aparece
bajo el aspecto de forma general del valor. La aparición de dicho equivalente implica un nivel bastante
alto del desarrollo de la producción mercantil y la existencia de un intercambio regular. Del mundo de las
mercancías se separó espontáneamente una que gozaba permanentemente de gran demanda en el
mercado. Ello hizo que el cambio directo o trueque de mercancía por mercancía fuera desplazado por la
circulación mercantil con lo que la operación comercial se lleva a cabo a través de un intermediario: el
equivalente general.
El cambio empezó a dividirse en dos actos vinculados entre sí: primero el productor cambiaba su
mercancía por el equivalente general y después cambiaba la mercancía—equivalente por la que
necesitaba. En los distintos pueblos y en dependencia de las condiciones de la producción y del cambio,
aparecieron en calidad de equivalente general mercancías diversas: ganado, cereales, pieles, metales
etc. A medida que fue desarrollándose la producción mercantil y el comercio internacional en todas
partes se empezaron a tomar como equivalente general los metales preciosos, el oro y la plata, que se
convirtieron en dinero. Finalmente el oro pasó a desempeñar la función de equivalente general en todas
las operaciones comerciales.

6.- ¿Qué es ganancia de empresario?
Parte de la ganancia media obtenida con capital tomado a préstamo; se apropian de ella los capitalistas
industriales y comerciales. Con el fin de obtener mayores ganancias, los capitalistas, para ampliar la
producción, no sólo utilizan su propio capital, sino, además, capital de préstamo, que obtienen de otros
capitalistas que disponen de un excedente monetario. Dicho capital se destina a la compra de medios
de producción y de fuerza de trabajo. Explotando el trabajo asalariado, el capitalista extrae plusvalía que
adopta la forma transfigurada de ganancia. Cuando el capitalista utiliza en la producción capital de
préstamo, ha de entregar parte de la ganancia al prestamista. En consecuencia, la ganancia se divide
en dos partes: la ganancia del empresario, de la que se apropia el capitalista industrial o comercial, y el
interés, del que se apropian los capitalistas que han prestado el dinero. La división de la ganancia en
ganancia del empresario e interés encubre la explotación capitalista, y desfigura la naturaleza real de
estas partes de la plusvalía. Por otra parte, esta división de la plusvalía da origen a determinadas
contradicciones entre los capitalistas que prestan el dinero y los que lo emplean, pues dentro de unas
magnitudes dadas de ganancia, la del interés y la del empresario, se encuentran entre sí en relación
inversa: cuanto más elevado es el interés, tanto menor resulta la ganancia del empresario, y viceversa.
No obstante, esta contradicción no elimina la comunidad de intereses de clase de ambos grupos de
capitalistas: tanto los capitalistas que prestan el dinero como los que lo emplean están interesados en
aumentar la plusvalía, es decir, en intensificar la explotación de la clase obrera.