Está en la página 1de 5

¿Se nace con una vocación?

¿A quién no le han preguntado que quiere ser cuando sea grande? De pequeños
esta pregunta tenía una respuesta un tanto tonta quizá pero a medida que uno crece
esta pregunta toma un tono bastante más serio. A la hora de elegir nuestra profesión,
que es a lo que nos vamos a dedicar a lo largo de nuestra vida, basamos nuestra
decisión en lo que nos gusta, nos apasiona, es allí donde comienza a tener
importancia nuestra vocación.
La vocación
Según la Real Academia Española la vocación es una inspiración con la que Dios nos
llama a algún estado, en especial se recibe un llamado en el ámbito religioso. Todos
en nuestra vida tenemos una vocación también cuando a algunas personas les cuesta
más descubrirla que a otros. “Sin embargo junto con el lógico desasosiego por resolver
el «cómo» de nuestra vida, bulle en lo más íntimo en nosotros una inextirpable
inquietud por dar con el para qué, por encontrar el sentido profundo de nuestra
existencia, por conocer y concretar nuestra vocación.” (Xosé Manuel Domínguez
Prieto, 2000). Todos queremos hacer una buena elección y dedicarnos enteramente a
algo que nos apasiona es así que surge la incógnita en todos nosotros de cuál es
nuestra vocación, ¿tiene nuestra herencia familiar algo que ver con este llamado?
Cuando un ser humano nace trae consigo herencias familiares tales como
determinados gustos o preferencias por determinadas cosas. Estas herencias varían
desde que comida nos gusta hasta si nos gusta o no algún deporte. Nuestra familia
nos inculca pasiones por diferentes cosas, tales como el futbol, la navegación, la
cocina, etc. Pero también podemos heredar gustos tales como la pasión que nuestro
padre medico tiene por la medicina, o el encanto que le encuentra nuestra mamá a los
números ya que es contadora. Nuestra vocación se forma en base a nuestra herencia,
muchísimas cosas se transmiten de generación en generación.
Un proyecto en constante cambio
Sin embargo se puede decir que la vocación se encuentra a través de un proceso de
construcción a lo largo de la vida, se puede englobar bajo el llamado proyecto de vida.
Este proyecto se va desarrollando, está en constante cambio siempre.
Desde pequeños comenzamos este llamado proyecto con ayuda de nuestros padres
que nos van enseñando diversas cosas. De muy pequeño un cachorro no sabe cómo
debe hacer sus necesidades o como debe comer pero va observando y adquiriendo
conocimientos de sus padres y hermanos, y así se va desarrollando. En el mundo
1

la ordena. es decir. Las experiencias que vivimos a lo largo de nuestra vida nos brindan conocimientos. es por eso que debemos estar seguros de lo que queremos a la hora de elegir nuestra vocación. “Mister Johnson heredó el interés de su padre por la religión. La herencia familiar es una de las más grandes razones de una vocación. que sea una persona capaz de compromisos fecundos (en rehabilitación de adicciones lo primero que se busca es un sentido para la persona. Si atendemos a los elementos más personales que inciden sobre el 2 . porque le ofrecían otra forma de mirar al mundo y comprender a la gente. Un amigo de la familia es médico. es una parte importante de las características personales y sociales del sujeto. ¿qué más se podrían pedir? Heredamos muchísimas cosas de nuestros familiares y quizá a veces somos muy distintos de ellos. armarla moralmente” (Xosé Manuel Domínguez Prieto. “[…] porque constatamos que el crecimiento de la persona tiene que ver con la conciencia progresiva de esta orientación básica. esta identidad propia y específica de cada uno. lo que heredamos. 1998). conocemos muchas familias que de generación en generación transmiten el amor hacia una profesión. La herencia familiar Sin embargo. Este conocimiento moldea nuestra forma de ser. Por ello se dice que nuestra vocación siempre esta modificándose ya que sumamos experiencias a cada momento. a toda su familia le apasiona la medicina y todos comparten esta vocación. la pone en camino de plenitud y le da su pleno sentido. ¿qué mejor manera de elegir nuestra profesión basándonos en esos placeres y pasiones que heredamos de nuestros padres? Hay muchas personas que desde ya de muy pequeños tienen una pasión por algo y si esta pasión la pueden convertir en profesión.humano ocurre exactamente lo mismo nosotros imitamos a nuestros padres y tratamos de hacer las cosas que estos nos enseñan. de esta vocación. “En cualquier caso. el padre de él fue medico y así lo son también sus hermanos y sus hijas. Esta búsqueda del «para qué» de la propia vida es de grandísima importancia biográfica. 2000). lo que más nos une. de pensar y de sentir. pero es eso. Comenzamos jardín de infantes y seguimos adquiriendo experiencias que nos irán formando para luego pasar a primaria y luego a la escuela secundaria donde al terminar ya tendremos un panorama mejor de lo que queremos y somos. Hace que la vida de la persona tenga una enorme fecundidad y creatividad. así como del proceso de socialización del mismo. especialmente las filosofías religiosas orientales. porque su descubrimiento y ulterior experiencia unifica la vida.” (Michael Novak. Nietzsche dijo una vez: “La vocación es la espina dorsal de la vida”.

” (Sánchez-Lissen. 3 .individuo. como vos y como tus hermanos comparten una vocación por algún ámbito de la vida en particular y probablemente esta vocación se convierta en tema de conversación cada vez que comparten un momento juntos. E. la porción más grande de la vocación la heredamos y la otra parte la adquirimos de distintas experiencias que vamos viviendo a lo largo de nuestra vida. (2002)). SánchezLissen la escuela juega un rol también importante en la formación de nuestra vocación. la escuela y en general. que esta se modifica por medio de experiencias y que tanto tus padres. Además de estas implicaciones encontramos otras de carácter sociocultural que vienen dadas desde la propia familia. Por lo tanto podemos afirmar que si nacemos con una vocación. el entorno con el que convive. Como afirma E. u otra como la ansiedad y la información. compartimos con Castaño (1983) que la vocación incluye connotaciones psicológicas como la motivación y autorrealización.

Vocación y crecimiento de la persona. Escuela abierta: revista de Investigación Educativa. E. (2000). (29). X. (5). (54). Revista Acontecimiento. D. Emecè Editores. 4 . los Negocios como vocación. Sánchez-Lissen. Elegir magisterio: entre la motivación. 125-146.. (1998). Prieto. M.Bibliografía: Novak. la vocación y la obligación. EA. M. (2002).

A mí no me gustan los números. por lo tanto yo soy médica. mi hermano es médico. por lo tanto no soy contadora. A) Mi mamá es contadora y le encantan los números B) A mí no me gustan los números C) No soy contadora A B B _______ A 5 . A) Mi padre es medico B) Mi hermano es medico C) Yo soy medica AB BC ________ AC Cambiamos a lo largo de nuestra vida Deductivo Modus Tollens Mi mamá es contadora y le encantan los números.Análisis de los Argumentos: La vocación se hereda de la familia Deductivo Silogismo Hipotético Mi padre es médico.