Está en la página 1de 6

Seis reglas básicas y algunos trucos sobre mezcla

Aquí tienes una guía básica, directa y sencilla sobre los aspectos más relevantes del proceso de
mezcla. Si estás empezando, sigue estos pasos para mejorar tu sonido y afrontar un futuro proceso de
masterización con mayores posibilidades de éxito. Cuando te sientas más seguro, ¡podrás empezar a
romper las reglas!

Nivel
Primera regla: El cero digital (0dBs) no se sobrepasa en ninguna pista, jamás. En el master (ni
tocarlo), tampoco.
Segunda regla: Para mantener espacio en la mezcla y que los picos no sean un problema en
procesos posteriores (como la masterización) hay que mantener los niveles de las pistas con
picos entre -3dBs y -6dBs.

Truco: Para empezar un tema o una mezcla conviene poner todos los niveles de las pistas a -6dBs o
incluso menos, muchas veces a -9dBs o -12dBs. En general, el rango suele estar entre -6dBs y
-12dBs. Con esta técnica se consigue añadir componentes a la música sin que los picos
sobrepasen 0dBs (clip). Ya que, en definitiva, se trata de ahorrarnos la constante tarea de bajar
niveles a medida que vamos añadiendo más canales y sonidos. Si no seguimos esta técnica el canal
master “clipeará” de forma inevitable con lo que incumpliremos la básica y fundamental primera
regla.

Truco: En una escucha entre el sonido limpio sin efecto y el sonido con efecto (usar botón bypass del efecto) no debe apreciarse diferencia (ni pérdida ni ganancia) de volumen. porque lo que se busca es un efecto determinado y no más volumen. Es importante no buscar ganancia de señal cuando se utiliza un efecto. . Truco: Ajusta los niveles con la mezcla en mono (poniendo un plugin en el master por ejemplo) y cuando escuches la mezcla en estéreo notarás los niveles más homogéneos y un sonido global más compacto. Posteriormente solo será necesario realizar sutiles retoques en las pistas que lo requieran según tus intenciones musicales.Tercera regla: Ajustar los niveles de todas las pistas sin tener en cuenta la ganancia de los plugins de efectos que ya estén insertados en ellas.

Esto evitará que las frecuencias que no necesitan unos sonidos ensucien y estorben a otros sonidos que sí las necesitan. No agotarás tus oídos y tu cerebro percibirá sensaciones relacionadas con el nivel que estás buscando para cada pista. alterna largos periodos de escucha entre monitores y auriculares.Truco: Durante el proceso de mezcla. Percibirás información diferente muy útil para tomar buenas decisiones. para cortar aquellas frecuencias que no sean representativas de cada sonido. mezcla a un volumen medio alternando mini escuchas a bajo y alto volumen. según corresponda. Frecuencia Cuarta regla: Limpia con la EQ utilizando un filtro paso-alto o paso-bajo. Así mismo. . Truco: Para localizar resonancias molestas para el oído humano procedentes de algún sonido se recomienda usar una EQ con la técnica de barrido de frecuencias con el fin de eliminarla o atenuarla en la medida que sea posible.

dejando en el centro las pistas que contienen sonidos con frecuencias muy graves (sin medios-agudos ni agudos) y que no sean elementos artísticos estéreo.Truco: Si quieres dar más presencia a algunas frecuencias de un sonido. Panorama Quinta regla: Asignar cada sonido a una zona del panorama estéreo con el fin de dar amplitud a la mezcla. empieza por no realzar las que pretendes reforzar y atenúa levemente las demás (así es como se moldea un sonido utilizando EQ). Realzar frecuencias debe ser la última opción a no ser que el motivo para hacerlo sea aplicar un efecto creativo intencionado. . Habitualmente suelen mantenerse en el centro los sonidos de bajos y bombos.

la frecuencia y el panorama. reverb y transitorios para acercar o alejar cada sonido (profundidad).Truco: Imagina todos los instrumentos musicales sobre un escenario y recrea la posición de los mismos para cada sonido según su procedencia. Se pueden usar técnicas basadas en delay. técnicas L/R para situar el sonido en el campo estéreo y técnicas de M/S para ajustar el rango de amplitud estéreo. Nivel. frecuencia y panorama Sexta regla: El éxito de una buena mezcla radica principalmente en conseguir un buen equilibrio de estos tres pilares sonoros: el nivel. Cuidando estos aspectos conseguirás mejorar tus mezclas y enfrentarte al proceso de masterización con garantías. .

.Truco: Utiliza la técnica de compresión con sidechain para nivelar con éxito la lucha entre varios sonidos por un rango de frecuencia concreto en la misma zona del panorama. Principalmente suele ocurrir con bombo/bajo y solos/voces.