Está en la página 1de 7

La implicancia ética del registro contable de gastos de representación.

Natalia Rodríguez Chang
El ejercicio de la profesión contable en su actividad de registro de libros de personas
naturales o jurídicas enfrenta en algunos casos una disyuntiva ética, cuando es el generador
de la renta quien le requiere ser creativos para la búsqueda de la maximización de sus
utilidades, finalidad esencial de toda actividad comercial, ello a costa de reducir la real base
imponible tributaria. Ello puede tener connotaciones éticas o ilegales. Se busca definir si el
sobre registro de gastos de representación atentaría contra la ética, la legalidad, ninguna o
ambas.
Para determinar implicancias éticas de una actividad cualquiera que ésta sea, es
necesario primero establecer que entendemos por ética y más específicamente por ética
profesional. Dextre (2011) definió a la: “ética como el conjunto de normas morales que rigen
la conducta de un profesional en el ámbito laboral y privado”. Su definición como normas
morales hace que las mismas puedan tildarse de subjetivas, en tanto y en cuanto cada
individuo puede alegar una moralidad distinta. Por ello, para que su cumplimiento pueda ser
exigido deberán tener algún correlato normativo. Sin embargo en algunos casos el
cumplimiento de estas normas se deja a la libertad del individuo, siendo éste quien juzga si
las está cumpliendo a cabalidad o si sus acciones reflejan una inobservancia de la misma.
En el caso específico de los profesionales se tiene a los Colegios Profesionales como
los gremios que velan porque sus agremiados mantengan una conducta ética en el ejercicio de
sus funciones, teniendo incluso algunos un Código de Ética aprobado por sus órganos
representativos y que debería ser cumplido por todos los miembros. Sin embargo, algún
presunto incumplimiento deberá ser documentado y probado para solicitar ante estos
Organismos el inicio de procedimientos sancionadores por incumplimientos de los deberes
éticos inherentes a la profesión.

en tanto su desempeño profesional determinará la disminución o incremento de las utilidades del negocio frente a las expectativas del contribuyente. puede darse de dos maneras: (i) evasión o (ii) elusión. implicancias tributarias. Es precisamente este último el que se ha definido como la obligación del cumplimiento de leyes y reglamentos durante el ejercicio profesional y el rechazo a cualquier acción que desacredite a la profesión. esta información se refleja directamente en la determinación de la base imponible de ésta para el pago de sus obligaciones tributarias. Asimismo. (iv) confidencialidad y (v) comportamiento profesional. económica y financiera que es utilizada por los stakeholders para la toma de decisiones de inversión y financiamiento de estas organizaciones. cuando es responsabilidad del contador el registro contable de las actividades de una persona jurídica o natural. Indicando además que la contrapartida. en una de sus áreas de desarrollo. El ejercicio de la profesión contable tiene. (ii) objetividad. siendo en este caso que el principio ético de comportamiento profesional tiene un gran peso. Es decir. el incumplimiento tributario. .2 En el ámbito contable. en la elaboración de información contable financiera que como indicaron Smith y Fadel (2010) esta información demuestra la situación de la empresa a nivel patrimonial. el generador de las rentas tiene dos caminos: cumplir con sus obligaciones tributarias o incumplirlas. Frente a esta obligación del contador. la Junta de Decanos de Colegios de Contadores Públicos del Perú ha aprobado el Código de Ética Profesional en el cual se detallan los principios fundamentales de la ética profesional de la actividad contable. (iii) competencia profesional y debido cuidado. Como lo expresó Reynado (2000) se define al cumplimiento tributario como la correcta y oportuna declaración de la obligación tributaria y que ella se encuentra en concordancia con la normatividad tributaria. Siendo estos los siguientes: (i) integridad.

Hecho que se considera como una infracción a las normas tributarias y por ende es pasible de sanción por la Autoridad Tributaria Nacional de acuerdo a los procedimientos debidamente establecidos en las normas de la materia. 2003.202. ¿se podría considerar una conducta que vulnera la ética del profesional? Al dilucidar este cuestionamiento se debe tener presente que“(…) la tributación debe ser un instrumento para lograr desarrollo. es el aprovechamiento que se hace de un vacío o de una ambigüedad normativa para evitar generar rentas gravables a través de una interpretación personalizada a su favor. las conductas elusivas al maximizar el beneficio del generador de la renta al mismo tiempo disminuyen el beneficio social y la posibilidad de desarrollo de otras personas por lo que. ¿qué sucedería si el titular de la renta solicita al profesional contable el buscar estos vacíos para su beneficio de manera explícita? Si bien esta conducta no puede ser sancionada de una forma legal. .3 Se entiende por evasión tributaria el incumplimiento de las obligaciones de naturaleza tributaria que surgen de la violación o inobservancia de la misma normatividad. el contribuyente decide infringir esa norma y simplemente no cumplir con su obligación de tributar. De lo antes explicado se puede deducir que la conducta per sé no puede calificarse de ilegal y por ende no tiene correlato sancionador. Sin embargo. mas al no tener un componente ilegal el Estado deberá buscar otros mecanismos para reducirla o eliminar una vez detectada la conducta elusiva como práctica usual de los contribuyentes. en efecto este tipo de conductas sí tienen una alta carga ética. La recaudación es solo un componente de la tributación y no todo” (Viale. un compromiso con el bien común. La elusión. p.) En ese sentido. Es decir estando algo expresamente regulado en la legislación nacional. por otro lado. es decir empleando medios legales y permitidos por la legislación vigente se evita el nacimiento de la obligación tributaria.

siendo que los tributos únicamente pueden crearse o modificarse por una ley. Luna-Victoria (2013) manifestó que tanto la Norma XVI del Código Tributario como su precedente la Norma VII (norma antielusiva general). por ello en su oportunidad la Norma VIII del Código Tributario fue declarada inconstitucional por el Congreso y derogada. cuyo proceso de dación deberá respetar las formalidades para que no sea cuestionada como ha sucedido con la Norma XVI. De igual forma sostienen que atenta contra el principio de seguridad jurídica al generar una incertidumbre sobre las consecuencias de ciertos hechos. A pesar de esta consideración. Luna-Victoria es de la corriente que se encuentra a favor de la creación de este tipo de normas. Por su parte. y sin que hubiera una explicación convincente a criterio de la administración. en tanto y en cuanto estas normas anti elusivas lo que plantean es que una vez detectada una conducta elusiva. ésta se encuentra facultada para cobrar los tributos que bajo su interpretación de los hechos he dejado de contribuir bajo la modalidad de elusión. deben ser consideradas como inconstitucionales por haberse dado a través de facultades delegadas al Ministerio de Economía y Finanzas pero excediendo las mismas. Siendo así es que muchos juristas indican que esta norma estaría facultando la creación o reconocimiento de hechos imponibles bajo criterio interpretativo. Cabe mencionar que una de las corrientes postula la inconstitucionalidad de la Norma XVI en atención a la violación de la seguridad jurídica y del Principio de Reserva Legal.4 La legislación tributaria peruana ha intentado en varias oportunidades incorporar normas específicas que cierren o eliminen esos vacíos que dan lugar a la elusión sin embargo estas han sido categorizadas como inconstitucionales por gremios o abogados del ramo. que podrían o no ser considerados como hechos imponibles. Fundamenta . situación que a todas luces vulnera el principio de Reserva Legal. se trata pues de la Norma VIII del Código Tributario (ya derogada) y la Norma XVI del mismo cuerpo legislativo.

Por su parte. artículo 21° define a los gastos de representación como aquellos desembolsos efectuados por la empresa a fin de ser representados fuera de sus oficinas. en conjunto. El inciso q) del artículo 37° de la Ley del Impuesto a la Renta señala que los gastos de representación propios del giro o negocio son deducibles en la parte que. locales o establecimientos y que se realizan para presentar una imagen que le permita mantener o mejorar su posición de mercado. el registro de los gastos de representación de una persona jurídica o natural puede generar un punto controvertido éticamente hablando para el profesional contable. siendo en realidad gastos personales de los directivos o accionistas de las personas jurídicas. . En cuanto a la Norma XVI Luna-Victoria (2013) fue claro al mencionar que se hizo un esfuerzo por cerrar las “ventanas” que se encontraban abiertas y que la facultad dada a SUNAT se dio bajo dos condiciones (i) que la conducta sea lo irregular y no lo común y (ii) el único objetivo de esa conducta sea la reducción de impuestos y únicamente cuando se configuran ambas condiciones la SUNAT queda facultada para cobrar los tributos como si se hubiera dado la situación regular. no excedan del medio por ciento (0.5%) de los ingresos brutos con un límite de 40 Unidades Impositivas Tributarias. pudiendo estos ser obsequios o agasajos a los clientes. En este marco teórico.5 su posición en la necesidad de fomentar la conciencia colectiva en el contribuyente interiorizando en éste la real naturaleza social de sus contribuciones. no como un mero fin recaudador. muchos generadores de renta se ven tentados a “pasar facturas” de gastos que no tuvieron la naturaleza de representación como si lo hubiesen sido. Teniendo todo esto por finalidad únicamente la reducción de la base imponible para la determinación del impuesto a la Renta o incremento del escudo fiscal. el Reglamento de la Ley de Impuesto a la Renta en su inciso m). puesto que al dichos gastos ser considerados deducibles.

Es la existencia de estos vacíos normativos lo que fomenta a la maximización del beneficio de los generadores de renta obviando los cuestionamientos éticos que las conductas que realizan generan y trasladando dichos cuestionamientos hacia los profesionales contables encargados del registro de sus operaciones. ello no ha detenido a la masa de contribuyentes de su empleo. Asimismo. La situación descubierta es tan generalizada y sin capacidad de acción legal sobre los contribuyentes que SUNAT generó una campaña publicitaria que busca concientizar a los contribuyentes de no “pasar” gastos personales como de la empresa y tributar sobre la base imponible real. a pesar que la SUNAT ya ha fijado criterios establecidos para que estos gastos sean deducibles: causalidad. se ve que la definición de gastos de representación es bastante amplia. A pesar de la dación de normas anti elusión. En conclusión. se ha establecido que todos los gastos deben contar con documentos que los sustenten y acrediten la entrega de los obsequios. en tanto esta actividad no es considerar ilegal. solo reprochable a nivel moral. por su complejidad aunada a la “cultura tributaria” hace que estas no sean de inmediata aplicación e incluso sean sometidas al escrutinio jurídico de su constitucionalidad. Si bien ello genera cierta limitación al empleo de este método como posibilidad de elusión tributario. Solo una formación ética más sólida de todos los operadores del mercado reduciría los niveles de elusión tributaria que se presentan en nuestro país. que se devengue en el mismo ejercicio y estableció límites para su deducción. siendo por ello empleada para eludir carga tributaria con facilidad. . en tanto no se evitarían conductas por temor a la consecuencia legal. sino porque internamente se es consciente que es una conducta reñida con la ética y que además reduce el beneficio común que como miembros de una sociedad debemos buscar.6 De esta forma. la elusión es una figura que existe en todos los sistemas normativos tributarios puesto que la realidad siempre supera los supuestos que el legislador previó al dictar la norma.

César (2013). Decreto Supremo N°054-99-EF. 6. Ibersid. Lima: SUNAT Smith. 73-79. Viale. Gastos Deducibles y No deducibles Criterios Jurisprudenciales 2002-2004 (Segunda Parte). Bárbara (2010). Diagnóstico: La reforma tributaria y las políticas fiscales necesarias en el Perú. 49-55. 162. (1999) Decreto Supremo N° 122-94-EF. Reglamento de la Ley del Impuesto a la Renta. XVIII. Werner [comp. Estrategia de la SUNAT para promover el cumplimiento voluntario. Informe Tributario Sumplemento de Análisis Tributario. Contabilidad y Negocios. Evasión y elusión tributaria en el Perú. Jaime (2000). (noviembre 2014). 11-19. legales y éticos. Texto Único Ordenado de la Ley Impuesto a la Renta.DESCO. Luna. (1994) Dextre. La dimensión humanística en la formación del contador público. Lima: Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo . Junta de Decanos de Colegios de Contadores Públicos del Perú.7 Referencias Código de Ética Profesional (2007). Presidencia de la República del Perú. 6. Claudia (2013). Presidencia de la República del Perú. Reynaldo. Jungbluth. Marines Santana Justo & Fadel.Victoria. 3-5. José Carlos (2011). Gestión de la información contable: aspectos técnicos. .]. Perú Hoy: El Perú subterráneo. Themis Revista de Derecho.