Está en la página 1de 1

Viviendo en abundancia, parte I

Segundo servicio
Apóstol Sergio Enríquez O.
Guatemala, 15 de marzo del Año de la Misericordia

Hemos estado hablando acerca de los diferentes tipos de hambre que existen sobre la tierra; por
ejemplo, en Amós 8:11-12 se habla acerca de hambre por oír la Palabra del Señor, y entendemos por
revelación que se refiere a los 7 años del tiempo tribulacionario. Vemos también, que en Génesis 41:2532, se habla acerca de 7 años de escasez (vacas flacas), pero también sobre 7 años de abundancia
(vacas buenas) que surgen antes del tiempo de hambre. A raíz de todos los acontecimientos que
estamos viviendo como Iglesia de Cristo, nos encontramos en un tiempo de abundancia de Palabra de
Dios derramada desde los cielos; todo esto, acompañado también de las señales que se están dando
sobre el pueblo de Israel. Por esto debemos entender que nos encontramos viviendo los 7 años de vacas
buenas anteriores a los 7 años de vacas flacas (la tribulación), por consiguiente debemos prepararnos
para recibir al Señor en el momento de Su parusía. Para nosotros, lo más importante es ser encontrados
en amores con el Señor, por lo que a continuación enseñaremos acerca de la abundancia del amor de
Dios y los regalos que conlleva:

Juan 10:10 LBLA El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para
que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Los indicativos la y en, están agregados en varias versiones bíblicas, por lo que este versículo se refiere
realmente a: para que tengan abundancia; por esto es que debemos anhelar vivir en esta abundancia
que el Señor nos regala diariamente; buscando el reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33).

Filipenses 1:9 LBLA Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en
conocimiento verdadero y en todo discernimiento,
Dios anhela que Su Iglesia abunde en amor genuino y que podamos ser perfeccionados en el mismo, lo
cual echará fuera todo temor de nuestras vidas (1 Juan 4:18), ya que toda obra que procede del amor no
puede ser ahogada por nada, siendo esta la manera en que debemos amarlo a Él con todas nuestras
fuerzas (Cantares 8:7). Debemos abundar en amor por la Palabra, la verdad, la fidelidad, la justicia y por
la venida de Cristo en Su parusía, los cuales nos llevarán al amor perfecto. También es importante que
permanezcamos en el primer amor y no permitamos que el mismo se enfríe en nosotros.

1 Corintios 14:12 LBLA Así también vosotros, puesto que anheláis dones espirituales,
procurad abundar en ellos para la edificación de la iglesia.
Dios está derramando actualmente diferentes tipos de abundancia sobre Su Iglesia, y entre ellos vemos
la abundancia en dones espirituales. El engaño del enemigo es hacer creer al pueblo de Dios que la
abundancia únicamente consiste en dinero; esto con el fin de desviar los corazones de los creyentes
hacia la avaricia y que menosprecien aquello que verdaderamente tiene valor. Nosotros hemos
entendido que todo lo que el mundo ofrece es vanidad, en cambio, todo lo que proviene de Dios nos
conduce hacia la vida eterna, y son estas cosas por las que debemos optar. Anhelemos abundar en vida,
amor y dones espirituales, y que el amor de Jesús nos haga abundantes en todas las cosas. Amén.

1
Este estudio puede imprimirse y reproducirse por cualquier medio siempre y cuando se cite la fuente de donde se obtuvo.

www.ebenezer.org.gt