Está en la página 1de 2

ARTÍCULO 160.

- El contrato de trabajo termina sin derecho a indemnización alguna cuando el


empleador le ponga término invocando una o más de las siguientes causales:

4. Abandono del trabajo por parte del trabajador, entendiéndose por tal:

a) la salida intempestiva e injustificada del trabajador del sitio de la faena y


durante las horas de trabajo, sin permiso del empleador o de quien lo
represente, y
b) la negativa a trabajar sin causa justificada en las faenas convenidas en el
contrato.

DOCTRINA

Se contemplan dos situaciones en virtud de las cuales se puede producir el abandono del
trabajo por el dependiente, dando origen a la causal de caducidad del contrato, a saber:

a) La salida intempestiva e injustificada del trabajador del sitio de las faena y durante las
horas de trabajo, sin permiso del empleador o de quien lo represente.

Para que se configure el abandono del trabajo es necesario que concurran todas las
circunstancias que se han señalado en el párrafo anterior. Así, la salida debe ser:

- Intempestiva, o sea fuera de lugar.


- Injustificada, es decir, no debe existir una causa o un motivo plausible que
permita o autorice al dependiente a salir del lugar donde se encuentra prestando
servicios.
- Del sitio de las faenas. El trabajador se obliga en virtud del contrato, a prestar
servicios en un lugar determinado, por lo cual, no es procedente que lo abandone.
En este sentido, la jurisprudencia, ha entendido que hay abandono de trabajo, no
sólo cuando el trabajador sale de la empresa en las condiciones expuestas, sino
que también, se produce, cuando el dependiente abandona o sale del lugar donde
debe prestar los servicios para dirigirse a otro sector de la empresa.
- Durante las horas de trabajo. Es lógico establecer que el abandono debe
producirse durante las horas de trabajo, para que se pueda configurar la causal, ya
que, el trabajador se ha obligado a prestar servicios y esta prestación debe
ejecutarla durante un período de tiempo que se denomina jornada de trabajo. Al
hacer abandono del trabajo, el dependiente dejaría de prestar los servicios que se
ha comprometido a realizar, razón por la cual, el legislador lo sanciona con la
expiración del contrato, si concurren los demás requisitos exigidos.
- Sin permiso del empleador o de quien lo represente. Para que se configure la
causal es indispensable que el trabajador salga del sitio de las faenas, sin la
autorización del empleador o de la persona que lo represente.
b) La negativa a trabajar sin causa justifica en las faenas convenidas en el contrato.

En relación a este tipo de abandono del trabajo, cabe precisar que se configurará en la
medida que las labores que el dependiente se niegue a realizar o ejecutar sin causa
justificada, se encuentren convenidas en el contrato, es decir, el trabajador debe negarse a
realizar las labores que en virtud del contrato de trabajo se encuentra obligado a ejecutar.

En esta materia es conveniente tener presente, que una de las cláusulas mínimas o
esenciales que debe contener todo contrato de trabajo, al tenor del artículo 10 N° 3, es la
determinación de la naturaleza de los servicios que el dependiente se obliga a prestar, que
se traduce en señalar en forma precisa y clara las labores o faenas que el trabajador debe
efectuar. Esto apunta a dar seguridad jurídica a las partes de la relación laboral, ya que en
la medida que se encuentren claramente determinadas las funciones del trabajador, este
sabrá con precisión a que se encuentra obligado y el empleador, tendrá certeza respecto de
lo que puede exigir a aquél.

Se debe resaltar que la negativa del trabajador debe ser injustificada, pues si concurre
alguna justificación o motivo plausible para no realizar las labores convenidas, no se
configura la causal.