Está en la página 1de 3
EL SER HUMANO QUE QUIERO FORMAR REFLEXIÓN SOBRE LO QUE ESPERO FORMAR EN LA SOCIEDAD

EL SER HUMANO QUE QUIERO FORMAR

REFLEXIÓN SOBRE LO QUE ESPERO FORMAR EN LA SOCIEDAD

Como actor en el sistema educativo, tengo la responsabilidad de rendir cuentas

para mantener la continuidad prospera del sistema, entre dicha rendición, la más

importante de todas, es la de formar a un ser humano feliz y competente. En este

sentido

se

engloba

infinidad,

de

habilidades,

capacidades

y

actitudes,

que

desarrolladas en conjunto producen en el individuo un desarrollo integral, con el

cual muchos países justifican en

sus programas

de estudio sus

teorías

y

propuestas. El desarrollo íntegro del ser es la características más avanzada que

puede manifestar, ya que puede ser capaz de todo, aunque no de manera

especializada, ya que se estaría hablando de un escenario utópico.

El ser humano que quiero formar, aprenderá a aprender, a pensar y a

hacer. No será alguien solamente teórico, ni tampoco únicamente pragmático, sino

que será capaz de desarrollar la ciencia y la tecnología y actuar de manera justa

antes, durante y después del mismo proceso de desarrollo. En otras palabras

formaré a un individuo que no sea instrumento obligado de los demás, sino que

sea un regulador entre el que oprime y el que es oprimido. Él, regulará de manera

pacífica a través de las virtudes, actitudes y valores que desarrollará. Sabrá

diferenciar lo bueno de lo malo, lo real de lo corrupto. Nunca volará, siempre será

sobrio, crítico constructivo, sin complejidades.

Él siempre servirá a los demás, ejemplificando con su libertad, lo que ellos

pueden hacer. Tendrá la habilidad de controlar sus emociones, de expresarse sin

miedo, de disfrutar la vida. De transmitir lo aprendido durante toda su vida a todo

el que esté a su alcance, será una persona creativa que innovará y demostrará

sus innovaciones justas ante los que las hacen con fines lucrativos. Enseñará a

vivir con felicidad a los que sienten que la vida no tiene rumbo. Será la persona

más libre, aunque siga siendo esclavo de su libertad. Para él no existirán

problemas, sino que situaciones que tratar. No habrá límites, sino que situaciones

para respetar. No tendrá fronteras, sino que para él, todos son sus hermanos,

todos son iguales a él. Para él no existen naciones, ni razas. Él decidirá que

religión seguir. Será ecléctico en sus decisiones, tendrá fuerza de voluntad para

hacer todo lo que será y lo que podrá hacer.

El ser humano que quiero formar es su misma denominación: Ser humano.

Sus fines serán tanto sociales como personales. Hará reflexionar a través de sus

actos a los que estén oprimidos al ser opresores. Aplicará todas sus técnicas para

el bien común. Será emprendedor, positivista, activista, pero todo sin fines

únicamente personales, sino que también sociales. Para él, la vida es un regalo y

aprenderá de ella todo lo que ésta incluye y esté a su alcance. Será parte de la

historia, pero de la historia jamás contada, ya que lo que hará, será tan diferente a

lo que han hecho los demás, que abrirá una nueva perspectiva del tiempo y

propagará el verdadero modelo de humanidad.

Parecería ser una verdadera utopía tales líneas previamente escritas, que

sería prácticamente imposible de creer. Sin embargo, sabemos que no es ficción,

ya que en esta vida todo es posible hacer, si uno se lo propone. Existen millones

de factores que andan navegando todo el tiempo en el aire del entorno que

pueden ser tan influyentes para impedir que dicha propuesta de formación no se

realice, sin embargo también existen factores a favor, entonces la moneda está en

el aire, pero la gravedad siempre la impulsará hacia la Tierra, donde él se

desarrollará, no necesita volar para tener éxito, sólo necesita caminar por los

infinitos rumbos del mundo, para entender la belleza de la naturaleza, ya que para

él la verdadera belleza está en la vida y el cuerpo es bello por formar parte y ser el

motor de algo tan bello como lo es la vida.

Para finalizar, el ser humano que quiero formar, no será ciudadano, ni

patriótico, ni político. Tendrá una visión única, que le hará desarrollar su identidad,

personalidad,

carácter

y

temperamento.

Comprenderá

que

la

vida

no

es

transitoria, sino que es una oportunidad de abrazarse con sus hermanos que se

encuentran latentemente atrapados en su esclavitud, porque decidieron el camino

de la política opresora, la hipocresía democrática, la ciudadanía racista, la falsa

generosidad, el egocentrismo, la soberbia, la maldad, la humillación, etc. y

demostrarles que la felicidad creará en el mundo 6, 000, 000, 000 de humanos

como él.

AUTOR: JOSÉ A. SANTOS