Está en la página 1de 10

Capítulo 10

Hongos y nematodos
entomopatógenos
Alcides Moino, Jr y Ricardo Sousa Cavalcanti

INTRODUCCIÓN
Existe alrededor de medio millón de especies de insectos descritas en la tierra,
aunque la cifra verdadera de diversidad puede ser mucho mayor (Groombridge,
1992). De éstas, aproximadamente, el 10% pueden considerarse plagas agrícolas
forestales o urbanas. Si se asume que cada especie de insectos es susceptible a por
lo menos un microorganismo patogénico, frecuentemente hospedante-específico,
ello da la idea de la potencial importancia del estudio de estos patógenos de insectos en el contexto de control de plagas y de biodiversidad.
La patología de insectos es la ciencia que estudia las enfermedades de
insectos, con el fin de utilizarlas como mecanismos de control de especies
que son plaga, o bien, prevenir su ocurrencia en insectos benéficos. Las enfermedades son procesos dinámicos en donde el patógeno (microorganismo)
y el hospedante (insecto) están adaptados morfológica y fisiológicamente; el
primero para llevar a cabo el proceso de infección y el segundo, para resistir
la enfermedad. El control microbiano es una forma de control biológico cuyo
principio es el uso racional de entomopatógenos sin que necesariamente se
eliminen las poblaciones de plagas, pero sí manteniéndolas en niveles por
debajo del umbral de daño económico. Esto es similar a la dinámica natural
que sucede en el campo entre el patógeno y su hospedante, sin intervención
humana. Los principales microorganismos utilizados, y que han demostrado su
287

los basados en toxinas). Los hongos producen esporas que germinan al contacto con el hospedante. Existen dos familias. debido a su alto costo. Una vez muertos los insectos. éstos aparentemente son componentes diversos y universales de las biotas del suelo. se han utilizado como biopesticidas para su uso contra poblaciones de plagas. 2006). pobre persistencia (especialmente bajo condiciones tropicales) y su baja eficacia cuando se compara con los insecticidas químicos (por ejemplo. Myers y Rothaman. Después de una a dos semanas posteriores a la invasión del hospedante. Un pequeño número de especies generalistas con capacidad para ser cultivadas y producidas de manera masiva.. Leger. ambos presentan desventajas debido a su alto costo. aparece una nueva generación de estadios infectivos (Kaya y Gaugler. 1995). en donde pueden ser excepcionalmente virulentos (o decir. aunque esta tecnología no se ha adoptado por completo en la práctica. los nematodos y los protozoarios. con varios grados de especificidad con su hospedante (Hajek y St. baja persistencia e inactividad a bajas temperaturas (en el caso de los nematodos). 1995): los organismos producen fases infectivas que son liberadas al ambiente cuando muere el hospedante 288 Manual de biología de suelos tropicales . se producen miles de nuevas esporas que se dispersan y continúan su ciclo de vida en nuevos hospedantes. a pesar de ello. 1997. las bacterias. como es el caso de Lecanicillium logisporum. penetrando directamente la cutícula o a través de las aperturas naturales como los espiráculos. Los estadios juveniles parasitan a sus hospedantes.5 mm de largo. invadiendo su cuerpo y matándolo de cuatro a diez días posteriores a la infección. causar la muerte rápida del hospedante y provocar grandes niveles de mortandad en las poblaciones de éste) y causar epizoóticas periódicas (Chandler et al. los virus. A pesar del éxito limitado de hongos y nematodos entomopatógenos como productos biocidas. Roy et al.potencial en el control microbiano de insectos son: los hongos. 1994. La mayoría de los patógenos poseen una estrategia de transmisión de “sentar y esperar” (sensu Ewald. Se conocen cientos de especies de hongos entomopatógenos que atacan una amplia gama de insectos y ácaros. las bacterias que se introducen junto con el parásito se multiplican rápidamente y matan al hospedante.. Los nematodos entomopatógenos miden alrededor de 0. y convirtiéndose posteriormente en adultos. 1993). la Sterneinematidae y la Heterorhabditidae que son parásitos obligados de insectos y que son la base de varios plaguicidas biológicos diseñados específicamente para su uso en contra de plagas del suelo como los gorgojos y las larvas de mosca. permitiendo que los nematodos crezcan y maduren sobre el tejido en descomposición.

Lecanicillium lecanii. sin duda. además de otros carbohidratos y proteínas. ello a pesar de la ausencia de fases sexuales manifiestas y que el significativo flujo de genes ocurre localmente (Bidochka et al. 2001). aunque su eficiencia competitiva en comparación con otros saprótrofos de vida libre puede ser baja. Hirsutella thompsonii. Entomophthora. flavoviride. lo que les permite mayor distribución geográfica de la población y alta movilidad.. BIOLOGÍA DE HONGOS Y NEMATODOS ENTOMOPATÓGENOS Hongos Los hongos son microorganismos unicelulares (levaduras) o multicelulares (especies filamentosas). como los que habitan debajo de éste. Esta capacidad es una adaptación a sus hospedantes artrópodos que son más grandes y con patrones de distribución en parches. M. que constan de células alargadas provistas de una pared que contiene celulosa y quitina. se producen asexualmente estructuras reproductivas conocidas como esporas o conidias que ayudan a la diseminación del patógeno. Las fases de diapausa y latencia reducen la dependencia en la movilidad de su hospedante y pueden complementarse con la capacidad para vivir saprotróficamente en suelo. debido a que ofrece un microambiente estable con una estructura de poros favorable para nematodos y recursos orgánicos para hongos. Cordyceps spp. sugiriendo de nuevo que los patógenos se distribuyen ampliamente en el suelo.. H ongos y nematodos entomopatógenos 289 . Nomuraea rileyi. Estas estructuras vegetativas son llamadas hifas. y hongos del orden Entomophthorales (Zoophthora. En el caso de los hongos entomopatógenos esto se apoya en evidencia molecular que muestra que poblaciones en suelo no son totalmente clonales. Los hongos poseen una gran variabilidad genética y un amplio rango de hospedantes. Neozygites). Entomophaga. Paecilomyces spp.y tienen la capacidad de entrar en un estado de letargo o diapausa y permanecer latentes hasta que haya nuevos hospedantes disponibles. el suelo es. son susceptibles a hongos y nematodos. Metarhizium anisopliae.. el reservorio de las fases infectivas. Con frecuencia no hay correlación entre la densidad del hospedante y la ocurrencia de la enfermedad. Los hongos de mayor interés por su potencial como patógenos de insectos son: Beauveria bassiana. Después de la infección exitosa de un hospedante. Aunque los artrópodos que viven por encima del suelo. Aschersonia aleyrodis.

bacterias y otros microorganismos saprotróficos que no tienen potencial como agentes específicos para el control de plagas. Los nematodos transportan internamente bacterias específicas que son liberadas en el interior del cuerpo del insecto después de que el nematodo penetra a través de aberturas naturales como boca. 1993. la identificación se fundamenta en medidas hechas a partir de estructuras presentes en los estadios juveniles infectivos. Estas bacterias se multiplican dentro del insecto y lo matan al causarle septicemia (infección generalizada). espiráculos y ano. Por lo general. es muy común encontrar también hongos.. y dentro de éste a las familias Steinernematidae y Heterorhabditidae. en el suelo). se basa en caracteres morfológicos del organismo en cultivo y en la estructura de los conidióforos y conidias. La población microbiana en cualquier ambiente natural es muy grande y por lo tanto. Sin embargo. A continuación se describen dos técnicas básicas para el aislamiento de hongos y nematodos entomopatógenos a partir de muestras del suelo. para lograr una buena identificación es necesario aislar el microorganismo en cultivos puros o al menos. La identificación correcta de un agente entomopatógeno. 1998A) Las muestras de suelo se colectan a una profundidad de 0 a 20 cm y se colocan en bolsas de plástico debidamente etiquetadas. En cada sitio de muestreo. parasitismo obligado y parasitismo facultativo. Los principales grupos de nematodos de interés pertenecen al orden Rhabditida. Liud et al. en el caso de los hongos. 290 Manual de biología de suelos tropicales . los nematodos entomopatógenos presentan una estrecha asociación (simbiosis) con bacterias específicas. 1986. cuando el objetivo del muestreo es evaluar la biodiversidad (por ejemplo. De igual manera. cuando un insecto muerto es recogido para el cultivo de inóculo infectivo. las cuales son los agentes primarios que inician la infección en el hospedante. Alves et al..Nematodos Los nematodos entomopatógenos son organismos pseudocelomados vermiformes muy similares a los que parasitan plantas y que pueden asociarse con los insectos de tres formas: forecia (adherencia pasiva y transporte). aislar poblaciones. METODOLOGÍA PARA EL AISLAMIENTO DE HONGOS ENTOMOPATÓGENOS (Chase et al. también pueden obtenerse resultados semejantes y se requerirá de medidas adicionales para identificar patógenos con potencial. en el caso de los nematodos..

1998b.1 ml de la última dilución y se colocan sobre la superficie del medio de cultivo contenido en una caja Petri. Samson et al. En el laboratorio se debe mezclar muy bien la muestra compuesta y tomarse alícuotas de 1g de suelo. De las diluciones 10-3 y 10-4 se toman 0.1ml y se colocan en medio de cultivo selectivo (el cual contiene el fungicida dodina) y en medio ADP (Agar-Dextrosa-Papa).0 mg de tetraciclina y 10 mg de cristal violeta. 1998). Esto suele ser efectivo especialmente con Metarhizium anisopliae. se esteriliza durante 20 minutos a 120°C y se filtra. tales como conidióforos.. Beauveria bassiana y Paecilomyces spp. El fungicida dodina se añade en pequeñas concentraciones (cerca de 10 mg ml-¹) al medio selectivo con el fin de aislar hongos entomopatógenos a partir del suelo y preservar los aislamientos menos susceptibles al fungicida. 5. se añade agua destilada hasta alcanzar el volumen original de 1 litro y posteriormente se añaden 20 g de agar. 200 g infusión de papa (preparada a partir de papas rebanadas y hervidas para extraer el almidón).. H ongos y nematodos entomopatógenos 291 . el volumen añadido se reparte sobre la superficie utilizando una asa de Drigalski (ya sea de acero inoxidable o vidrio). Estas muestras pueden tomarse mediante el método de extracción de núcleos (véase Capítulo 4: Mesofauna).se toma una muestra compuesta a partir de seis submuestras tomadas en puntos localizados alrededor de un monolito central (véase Capítulo 2). con la subsecuente purificación de los cultivos (Figura 10.1). y agua destilada hasta completar el volumen total de un litro. Después de este paso se toman 0.) puede llevarse a cabo usando un microscopio compuesto y claves de identificación basadas en caracteres morfológicos de las estructuras reproductivas. El crecimiento de los hongos y su esporulación se evalúan de 7 a 15 días posteriores a la inoculación. aunque puede prescindirse de él. El medio selectivo de dodina se prepara de la siguiente manera: 20 g de harina de avena + 1 litro de agua destilada. Después de la incubación. Las cajas se incuban a 27°C (Figura 10. la identificación de los cultivos de interés (principalmente Metarhizium anisopliae.2) y almacenaje de conidios en condiciones de congelación utilizando tubos Eppendorf para tal fin. 550 mg de dodina (N-dodecilguanidina acetato). 20 g de dextrosa. El medio ADP se prepara de la siguiente manera: 15 g de agar. A partir de estas alícuotas se preparan diluciones 10-1 sucesivamente. utilizando agua destilada esterilizada hasta alcanzar una dilución 10-4. conidias y fiálides (Alves et al.

292 Manual de biología de suelos tropicales . creciendo en medio ADP. d) almacenaje de conidios en tubos Eppendorf. Figura 10. bajo condiciones de congelación. b) inoculación de la suspensión (alícuota de 0. y transfiriéndola a una caja Petri nueva con medio de cultivo ADP (tres puntos de inoculación por caja).1 Procedimiento de aislamiento de hongos entomopatógenos en medios de cultivo a) dilución seriada de la suspensión acuosa que contiene al hongo.2 Cultivos purificados de Beauveria bassiana. Nota: la separación de contaminantes se logra recogiendo una pequeña porción de cualquiera de las colonias del hongo de interés con una aguja. c) incubación bajo condiciones controladas en una cámara DBO.1 ml) en una caja petri con medio de cultivo.Figura 10.

3mM. El medio “S” consiste en un litro de solución madre (0. Figura 10. La detección de nematodos se lleva a cabo mediante bioensayos.7H2O 0. Na EDTA 0. 0. La suspensión se deja reposar para permitir que los nematodos queden en el fondo.4M. 2004. Las larvas de insectos infectadas se colocan en el centro del papel filtro. 1998b. utilizando la técnica de trampas de insectos con cinco larvas de Galleria mellonela (L.. 1μM colesterol) a la que se le añaden 26 ml de una solución nutritiva fresca que contiene citrato de K 0.4M. y pueden adquirirse comercialmente. Posteriormente.METODOLOGÍA PARA EL AISLAMIENTO DE NEMATODOS ENTOMOPATÓGENOS (Bedding y Arkhurst.3) para colectar los estadios juveniles infectivos a partir de los cuerpos muertos.0.) (Lepidoptera: Pyralidae).6mM. Las larvas se colocan en cajas de plástico de 500 ml. éstos deben colectarse y colocarse en agua destilada dentro de un frasco Becker. La mortandad de las larvas se evalúa después de cinco a siete días..1mM.000 estados infectivos ml-¹. Después de dos días. Las larvas de este lepidóptero son conocidas como mealworms (o gusanos de la harina).3M. MgSO4 0. ZnSO4. Los ejemplares de nuevas especies pueden someterse a un análisis molecular para así comparar los patrones de DNA. 2002).7H2O 0.1M NaCl. Adams y Nguyen. si se encuentran estados infectivos en el líquido. que contienen las muestras de suelo y se mantienen cerradas a 23°C en oscuridad. H ongos y nematodos entomopatógenos 293 . pH 6. Las larvas muertas se colocan en una trampa White (Chen et al. la suspensión se lava adicionando una solución de formaldehído (1%) o solución de Ringer para obtener una concentración final de 10. Los nematodos se almacenan en envases cerrados de 50 ml a 11°C o cercano a esa temperatura. el cual cae hasta tocar el líquido en el borde de la caja inferior. Una trampa de White se puede construir utilizando dos cajas Petri: una caja de 5 cm de diámetro se coloca invertida dentro de una caja de 9 cm que contiene agua esterilizada o medio “S” esterilizado y cubierta con un círculo de papel filtro de 9 cm. La identificación se lleva a cabo con base en las claves específicas de identificación para cada familia de nematodos (Steinernematidae y Heterorhabditidae) (Alves et al. 1974) Se recogen las muestras de la misma forma que fue descrita anteriormente. CaCl2 0. CuSO4 0 1μM. FeSO4.05M KH2PO4.

(1998b) “Chaves para identificação de patógenos de insetos”. J. Piracicaba Brazil. Alves (ed) Controle Microbiano de Insetos.. A. Nematologica. Wallingford. (2002) ‘Taxonomy and Systematics’. J. Deckoning. B. J. A. (1974) ‘A simple technique for the detection of insect parasitic nematodes in soil’. S. Moino Junior. L. A.. in S. d) emergencia de juveniles infectivos en la trampa White. Piracicaba Brazil. Lavender. A. c) larvas que muestran la patología típica de infección por nematodos. Alves. pp. B. T. Kamp. y Castello Branco Jr. in S.3 Procedimiento para el uso de la trampa White para el aislamiento de nematodos entomopatógenos: a) caja Petri con papel filtro (Cámara seca). vol. 2nd edition. (1998a) “Técnicas de laboratório”. R. M. Alves. Bedding.. E.Figura 10. Almeida. Gaugler (ed) Entomopathogenic Nematology. y Akhurst. M. FEALQ. B. A. REFERENCIAS Adams. B. B. Ferraz. B. y De Croos. Bidochka. in R. K. 109–110. A. M. B. Alves (ed) Controle Microbiano de Insetos. J. y Nguyen. Gaugler.. C. 2nd edition.. FEALQ. F. Fotos: R. b) larvas de Galeria mellonella muertas después del contacto con la muestra de suelo. C. y Alves. M. L. N. J. 21. R.. S. (2001) ‘Habitat association in two genetic groups of the insect-pathogenic fungus Metarhi294 Manual de biología de suelos tropicales . J. CAB International.

Y. P. 1335–1342. Hajek. Osborne. E. 62. pp. 81. pp. vol. R. (1995) ‘The evolution of virulence: A unifying link between parasitology and ecology’. P. 293–322. y Pell. A. E.P. New York. vol. vol. J. L. pp. J. H. y Latgé. H. H. B. S. 5. vol. Florida Entomologist. y St. Springer-Verlag. 194–198. G. (1995) ‘Virulence and transmission of infectious diseases in humans and insects: Evolutionary and demographic patterns’. (1993) ‘The use of Dodine in selective media for the isolation of Metarhizium spp. Milner. (2004) Nematology. Advances and Perspectives. vol. McRae. D... 248–251. Evans. H. H ongos y nematodos entomopatógenos 295 .zium anisopilae: Uncovering cryptic species’. pp. C. 133-141. from soil’. (1986) ‘Selective isolation of the entomopathogenic fungi Beauveria bassiana and Metarhizium anisopliae from an artificial potting medium’. Groombridge. A. R. 285–292. y Read. C. Leger. Ewald. vol. Hay. G. Journal of Parasitology. (1997) ‘Sampling and occurrence of enomopathogenic fungi and nematodes in UK soils’. Chen. S. Z. Roy. J. Wallingford. CAB International. 38. A. Y.. X. D. R. J. J. D. Eilenberg. y Dickson. (ed) (1992) Global Biodiversity: Status of the Earth’s Living Resources. Journal of Invertebrate Pathology. pp. Chen. R. (1994) ‘Interactions between fungal pathogens and insect hosts’. Meyers.. pp. Samson. Chase. pp. J. Kaya. 10. L. 67. Steinkraus. A. World Conservation Monitoring Centre. Trends in Ecology and Evolution. y Gaugler. W. vol. E. Z.. (1988) Atlas for Entomopathogenic Fungi. R. C. 181–206. y Rothaman. Annual Review of Entomology. M. K. pp.. F. (2006) ‘Bizarre interactions and endgames: Entomopathogenic fungi and their arthropod hosts’. 51. D. (1993) ‘Entomopathogenic nematodes’. vol. Applied and Environmental Microbiology. Chapman and Hall. E. 331–357.. 39. V. y Ferguson. K. London. Liu. A. y Lutton. W. Annual Review of Entomology. pp.. Annual Review of Entomology. Applied Soil Ecology. Chandler. vol.. Hajek. 69. 659–669.