Está en la página 1de 1

Después de tantos años

de océanos y engaños
estoy sentado frente a ti.
Sólo que te quiero
y, si he de ser sincero,
no soy nada sin ti.
Que tu eres lo primero
con quien yo quiero morir.

Porque sé que todo lo demás


pronto se irá diluyendo en el mar
de la inseguridad y el miedo.
Yo se que, que cuando no hay luz
todos se van y te dejan atrás
cuando no tienes más.
Todos menos tú.

Tengo que admitirlo.


A veces pierdo el sitio
y me olvido un poco de ti.
A veces soy un niño
que no sabe ni mentir.
Pero solo en tus manos
y abrazado a ti,
sólo así puedo dormir.
Tú eres toda mi vida
y por eso estoy aquí amándote hasta el final.
Gracias por encontrarte…