Está en la página 1de 2

Plataforma Nacional para FM, SFC, SQM.

Reivindicación de derechos
www.plataformafibromialga.org

Madrid – España – 2.010

La FM ya no es enfermedad reumatológica
Dr George T. Griffing - Medscape J Med. 2008;10(2):47. ©2008 Medscape - Posted 02/25/2008. George
T. Griffing, MD, Profesor de Medicine, Universidad Saint Louis, Saint Louis, Missouri; Editor-in-Chief,
Internal Medicine, eMedicine - griffigt@slu.edu

NOTA: para ver el artículo en la Web: http://www.medscape.com/viewarticle/570225


________________________________________

Piense en su último paciente con una fibromialgia difícil de tratar: ¿No lo son todos? ¿Derivó a esta persona
a un/a reumatólogo/a?

Desde los años 1950, cuando Dr. Gram. Describió por primera vez la "fibrositis" o fibromialgia, se pensó
que era un desorden reumatológico porque estaba caracterizada por dolor musculoesquelético similar a
otras enfermedades reumatológicas.[1]

En 1990, el Colegio Americano de Reumatología estableció los criterios diagnósticos basado en la


puntuación de 18 potenciales tender points.[2]

Resultó, sin embargo que, estos tender points no tienen nada que ver con la fibromialgia. Biopsias de los
tender points no muestran cambios patológicos y numerosos estudios no han mostrado ninguna anomalía
en los tejidos musculoesqueléticos que duelen.

La evidencia actual apunta a un desorden neurológico del procesamiento de dolor central.[3]

Los pacientes con Fibromialgia experimentan el dolor de manera diferente y tienen el umbral del dolor más
bajo comparado con los normales. Las investigaciones han demostrado que hay varios procesos
relacionados con el dolor en el cerebro y la espina dorsal que son anormales en la fibromialgia.[4] Pero hay
que hacer más trabajo.

Las encuestas en el mercado muestran que el número uno de los medicamentos empleados en el
tratamiento de la fibromialgia es el antiinflamatorio no esteroide AINE.[5]
Ya que la fibromialgia no es una enfermedad inflamatoria, no es sorprendente que tenemos muchos fallos
en el tratamiento.

La industria farmacéutica sabe esto, y consideran la fibromialgia como prototipo de estado de dolor central.
Las 2 clases de medicamentos de más interés son los inhibidores duales de la recaptación de receptores,
como duloxetina o Cymbalta, y los antiepilépticos, como pregabalina o Lyrica. La pregabalina, por cierto, ha
mostrado suficiente eficacia como para ser el primer y único medicamento aprobado por la FDA para tratar
la fibromialgia.[6]

Por esto, en el futuro, en vista de las nuevas comprensiones y terapias que se asoman al horizonte, ya no
tendremos que desviar a nuestros pacientes con fibromialgia a reumatología.

Esta es mi opinión. Soy Dr. George Griffing, Profesor de Medicina en la Universidad de St. Louis y Editor-
en-Jefe de Medicina Interna para eMedicine.

________________________________________
Comentarios de los lectores sobre el artículo en http://www.medscape.com/px/discussions/29d71a12
1
Plataforma Nacional para FM, SFC, SQM.
Reivindicación de derechos
www.plataformafibromialga.org

Madrid – España – 2.010


Se anima a los lectores a responder al autor a griffigt@slu.edu o a Dr. George Lundberg, Editor en Jefe del The Medscape Journal
of Medicine, para que lo vea solamente el editor o para su posible publicación como Carta en el Medscape Journal vía email:
glundberg@medscape.net

Referencias

1. Graham W. The fibrositis syndrome. Bull Rheum Dis. 1953;3:33-34.


2. Wolfe F, Symthe HA, Yunus MB, et al. The American College of Rheumatology 1990 criteria for the classification of fibromyalgia.
Report of the Multicenter Criteria Committee. Arthritis Rheum. 1990;33:160-172.
3. Abeles AM, Pillinger MH, Solitar BM, Abeles M. Narrative review: the pathophysiology of fibromyalgia. Ann Intern Med.
2007;146:726-734.
4. Clauw DJ. Fibromyalgia: update on mechanisms and management. J Clin Rheumatol. 2007;13:102-109.
5. Rooks DS. Fibromyalgia treatment update. Curr Opin Rheumat. 2007;19:111-117.
6. Crofford LJ, Rowbotham MC, Mease PJ, et al. Pregabalin for the treatment of fibromyalgia syndrome: results of a randomized,
double-blind, placebo-controlled trial. Arthritis Rheum. 2005;52:1264-1273.