Está en la página 1de 9

1

Embajador SANTIAGO A. CANTÓN Secretario Ejecutivo Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

REF: Franklin José Brito Rodríguez Medida Cautelar MC-209-09 Venezuela

Estimado Embajador:

13 de Abril de 2010

Tengo el agrado de dirigirme a usted, en la oportunidad de saludarle cordialmente y a la vez acusar recibo a su atenta comunicación del 07 de Abril de 2010, y además suministrar información adicional actualizada sobre el estado de cumplimiento de las Medidas Cautelares otorgadas por la Ilustre Comisión, en fecha 11 de Enero de 2010, a mi favor.

Yo, FRANKLIN JOSÉ BRITO RODRÍGUEZ, venezolano mayor de edad, civilmente hábil, titular de la cédula de identidad Nº 5.900.639, casado, agricultor, domiciliado en la Parroquia Guarataro, calle José María Vargas, casa Nº 14, Municipio Sucre del Estado Bolívar, República Bolivariana de Venezuela, portador del teléfono celular Nº 0058.426.795.3044 y de residencia Nº 0058.212.898.7539, correo electrónico frabritor@gmail.com, dirección para recibir correspondencias Sector UD4, Terrazas Arauca, Bloque 32, Piso 8, Apto. 802, Urb. Caricuao, Apartado Postal 1100, Caracas Venezuela, acudo ante esta comisión para exponer y solicitar:

Con este escrito entrego el expediente S- Nº 440-09, que consta de 195 folios para el momento, correspondiente al Amparo Constitucional que dictó el 12 de Diciembre de 2009 el Juzgado Vigésimo Tercero de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, por el cual me mantienen en contra de mi voluntad en el Hospital Militar de Caracas “ Dr. Carlos Arvelo”, ya que en este expediente se encuentran todos los documentos anexos que refiero en este escrito. Por la cantidad de folios que componen el expediente se me hizo difícil mandarlos también vía Internet, por lo cual lo envié por correo normal, junto con el documento en físico.

DE LOS HECHOS

El 17 de Febrero de 2010, envié un escrito dirigido al Juez Vigésimo Tercero de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas (en adelante Juez 23 de Control o Juez de la Causa), tal como se puede ver en los folios del 125 al 133 del expediente S-Nº 440-09, que lleva ese Juzgado, referente al Amparo que dictó a mi favor el 12/12/2009, a solicitud de los Fiscales VÍCTOR HUGO ARIAS RIVILLA, JUAN CARLOS TABARES HERNÁNDEZ y ESPARTACO JOSÉ MARTÍNEZ BARRIOS, en su condición de Fiscal Cuadragésimo Noveno (49º) del Ministerio Público con Competencia Plena a Nivel Nacional, Fiscal Octogésimo Primero (81º) del Ministerio Público del Área Metropolitana de Caracas y Fiscal Auxiliar Centésimo Vigésimo Séptimo (127º) del Ministerio Público del Área Metropolitana de Caracas respectivamente (en adelante Fiscales Solicitantes del Amparo). En este escrito explicaba y denunciaba todas las arbitrariedades y manipulaciones que se han cometido en mi contra con el referido Amparo, además le solicitaba a dicho Juez lo siguiente:

SOLICITUD

Pido al Juez Vigésimo Tercero de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, que solicite que me realicen lo antes posible las evaluaciones psíquicas y psicológicas que acordó el 23 de Diciembre, me realizaran después de mi recuperación física. Pero que por todo lo anteriormente expuesto en ese escrito, para someterme a estas evaluaciones y para mantener un verdadero equilibrio entre las partes, para que las evaluaciones no sean manipulables, para que sean imparciales y verificables profesionalmente le solicito al referido Juez lo siguiente:

2

2. Que el Juez 23 de Control me solicite por escrito el sometimiento a la evaluación, mencionado el día para la misma, el porqué de la evaluación, que identifique suficientemente la persona que me va a hacer la evaluación su especialidad y la institución a la que pertenece.

3. Que si las evaluaciones son mediante entrevistas orales se graben y se consignen la grabación ante el Tribunal y solamente sean validas si la grabación queda bien. Si la evaluación es escrita queden firmadas todas las hojas por las partes.

4. Que se me permita ser evaluado también por médicos internistas, médicos psiquiatras y médicos psicólogos adscritos a la Cruz Roja y/o especialistas en este sentido designados por mí, previamente juramentados por el Tribunal 23 de Control, de conformidad a la Medida Cautelar acordada en mi favor por la CIDH.

Además solicito al Juez Vigésimo Tercero de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, lo siguiente:

1. Que solicite tanto a la Coordinadora General de la Medicatura Forense del Cuerpo de Investigaciones Científicas penales y Criminalísticas CARMEN JULIETA CENTENO y/o al Fiscal VÍCTOR HUGO ARIAS RIVILLA, Fiscal Cuadragésimo Noveno (49º) del Ministerio Público con Competencia Plena a Nivel Nacional los informes Médicos Psiquiátricos y Médicos Psicológicos que dicho Juzgado solicitó mediante oficio Nº 1478-09 del 12/12/2009, a la Coordinadora General de la Medicatura Forense referida me practicaran y que me fueron realizados por médicos adscritos a la Medicatura Forense los días 13 y 14 de Diciembre pasado en el Hospital Militar, y que estos informes sean incorporados al expediente del Amparo S-440-09 que este Juzgado aprobó el 12/12/2009, referente a mi reclusión en el Hospital Militar.

2. Que solicite al Director del “Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo”, EARLE SISO GARCÍA, los cuatro (4) informes Médicos Psiquiátricos y Psicológicos que me practicaron especialistas pertenecientes a dicha institución los días 13, 14 y 15 de Diciembre de 2009, y que según el Director del referido Hospital no me lo pudo entregar cuando se lo solicité porque tenía que hacerlo a través del Juzgado 23 de Control ( Ver los folios del 139 al 141 del expediente) porque había sido este Juzgado el que pidió mi reclusión en dicho centro de salud, y que estos informes también sean incorporados al expediente del Amparo referente a mi caso.

3. Que anule o no se tome en cuenta la evaluación Médica Psiquiátrica que me realizó el Director del Hospital Psiquiátrico de Caracas, Dr. ÁNGEL RIERA y revoque o reconsidere la decisión que tomó el Juez 23 de Control el 23 de Diciembre de 2009, ver folios 82 y 83 del expediente de Amparo S-440-09 que lleva este Juzgado referente a mi caso, por cuanto tomó en cuenta únicamente para esa decisión dicha evaluación que me fue realizada de manera ilegal por las siguientes razones: a) El Juez 23 de Control notificó el 16 de Diciembre sin que las partes se lo solicitaran al Director del Hospital Psiquiátrico de Caracas, contradiciendo su propia decisión del mismo día, donde estableció que se debía formar un equipo multidisciplinario para mi evaluación integrada por dos (02) médicos forenses y un (01) médico designado por mi o en su defecto cualquier familiar mío o mi(s) abogado(s) de confianza. b) El Dr. RIERA me evaluó bajo engaño. c) Me evaluó sin ser juramentado por el referido Juzgado, ya que me evaluó el 16 y el 17 y se juramentó el 18 de Diciembre de ese mismo año como se puede ver en el folio 54 del expediente S-440-09 del mismo Tribunal. d) Manipuló la evaluación porque todo lo que dice que dije en esta evaluación es mentira.

DECISION DEL JUEZ 23 DE CONTROL DEL 23/12/2009

La decisión emanada por ese Órgano Jurisdiccional en fecha 23 de Diciembre de 2009, señala textualmente lo siguiente:

“Que el ciudadano Franklin Brito sea intervenido por el equipo médico (SIC) competente, adscrito al Hospital Militar de Caracas, a los fines de que le sea suministrada la atención médica necesaria con el fin de restablecer su condición física general y una vez restablecida la misma, sea referido al área de psiquiatría del Hospital Militar de Caracas “Dr. Carlos

3

Arvelo” a objeto de que sea estudiado sobre sus ideas sobrevaloradas y delirantes encapsuladas tal como se concluye y recomienda de la evaluación psiquiátrica realizada por el equipo multidisciplinario ordenado por este despacho”.

Es de hacer notar que cuando vemos el escrito del Juez 23 de Control, donde llegó a esta decisión el 23/12/2009, en los

folios del 75 al 83 del expediente S-Nº 440-09, nos damos cuenta que es falso que su decisión es recomendada por un

equipo multidisciplinario como el afirmó, ya que tomó únicamente en cuenta la evaluación psíquica que me hizo el Director

del Hospital Psiquiátrico de Caracas Dr. ÁNGEL RIERA en tal sentido. A pesar que el 16/12/2009, el Juez decidió para

que se me evaluara textualmente lo siguiente: “designar un equipo multidisciplinario constituido por dos (02) expertos adscritos a la Coordinación Nacional de Ciencias Forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalisticas, así como también y en aras de mantener un equilibrio entre las partes se les unirá a dicho equipo

multidisciplinario y en igualdad de condiciones un (01) experto que designe el ciudadano en cuestión (refiriéndose a mi) o

en su defecto cualquier familiar del mismo o su(s) abogado(s) de confianza el cual deberá prestar juramento de ley ante este Tribunal antes de realizar su respectiva labor…”, ver esta decisión en los folios 47 y 48 del expediente S-Nº 440-09.

De manera arbitraria y sin que las partes se lo solicitaran el Juez 23 de Control incumple su decisión del 16/12/2009 y sin

darme la oportunidad que dijo que tenia, de designar un experto de mi confianza, el mismo día de su decisión, notificó a otras instituciones que no eran las que el había acordado para formar el equipo multidisciplinario, notificó con el oficio Nº 1506-09 al Director del Hospital Psiquiátrico de Caracas Dr. ÁNGEL RIERA, para que designara con carácter de urgencia un psiquiatra adscrito a esa Dirección (ver dicha notificación en el folio 51 del expediente S-Nº 440-09), con el oficio Nº 1504-09 al Director General de los Servicios Bolivarianos de Inteligencia Nacional, Comisario General MIGUEL RODRÍGUEZ TORRES, para que con carácter de urgencia designara un psicólogo adscrito a esa Dirección, a

los fines de formar el equipo multidisciplinario (ver folio 50 del expediente en cuestión) y con el oficio Nº 1495-09 a la

Coordinadora General de la Medicatura Forense del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, Dra. JULIETA CENTENO, para que designara un médico forense adscrito a esa Coordinación para formar el equipo multidisciplinario que me evaluaría (ver este oficio en el folio 49 del mismo expediente).

El mismo 16/12/2009, se constituyó el equipo multidisciplinario y este mismo día el Director del Hospital Psiquiátrico de

Caracas se designó el mismo para integrar ese equipo y se me presentó a las 11:00 am. con el Director del Hospital Militar Dr. EARLE SISO GARCÍA, diciéndome que lo había mandado el Vicepresidente de la Republica… que su evaluación no tendría nada que ver con mi historia médica ni con mi expediente… es decir, me hizo la evaluación bajo engaño (ver el informe de esta evaluación en los folios del 70 al 73 del expediente referido) también se puede ver en este expediente en el folio 54 que el Dr. RIERA, se juramentó ante el Juzgado 23 de Control el 18 de Diciembre pasado, es decir dos dias después que me hizo las evaluaciones.

El Dr. RIERA, miente descaradamente en todo lo que dice que digo en dicha evaluación, así como también mintió para

evaluarme, y al final concluyó que tengo TRASTORNOS DE IDEAS DELIRANTES y recomendó 1.- Intervenir para

mejorar condiciones físicas, 2.- Después de mejoradas sus condiciones físicas, hacer pruebas psicológicas para estudiar sus ideas sobrevaloradas y delirantes encapsuladas. Un ejemplo de sus mentiras es que dice en su informe, en la parte de COMENTARIOS, textualmente lo siguiente: “ … llama la atención que a pesar de las respuestas que se le ha dado, mantenga ideas reivindicativas dentro de la premisa de controlar la fisiología de su cuerpo, donde se denota su delirio encapsulado…” Dando a entender que la perturbación presentada se observa en el hecho de que a pesar que me han solucionado los problemas que planteaba insisto con la huelga. Con esta afirmación el Dr. RIERA, emite un juicio de valor

en un área que no es su competencia profesional, y además la misma es falsa, ya que el Instituto Nacional de Tierras

(INTI), no ha solucionado tales problemas, inclusive el 04 de Diciembre de 2009, levante voluntariamente la huelga que realizaba frente a la OEA-CARACAS, mediante un acuerdo con el INTI, y a los pocos días esta institución emitió un comunicado de prensa echando por tierra lo acordado, como expliqué en detalle en la primera parte de la solicitud de Medidas Cautelares que hice a la CIDH el 27/12/2009, por mi reclusión en el Hospital Militar de Caracas en contra de mi voluntad. También dice en sus COMENTARIOS textualmente: “… se le explica desde el punto de vista médico el peligro que corre y aun así es resistente a razonamiento lógico porque cree mas en sus ideas sobre su propia biología de su cuerpo que la explicación médica…” Esto también es falso, es un hecho público, notorio y comunicacional que me rehusaba a ser evaluado y tratado por el personal médico del Hospital Militar, porque desconfiaba de ellos, por la arbitrariedad de mi

reclusión en este centro de salud, pero solicitaba ser evaluado y tratado por especialistas de la Cruz Roja y/o por médicos de

mi confianza, cosa que me negaron y me niegan arbitrariamente (ver en el folio 131 del referido expediente el análisis que

hago del informe de la evaluación psíquica del Dr. RIERA).

El Director General de los Servicios Bolivarianos de Inteligencia Nacional designó a la psicóloga CARMEN RONDÓN para formar el equipo multidisciplinario, y el 21 de Diciembre de 2009, ella se me presentó, me dijo que era psicóloga, que venia por iniciativa propia para hacerse solidaria con mi causa, de la cual se había enterado por la prensa, que si yo quería me hacia una evaluación psicológica, que ella me entregaba los resultados y que era bueno para que así yo

4

comparara los resultados con las evaluaciones que ya me habían hecho, pero que ese día no podía ser porque tenia que ser con mas privacidad y para el momento yo tenia visita, le dije que me parecía bien y regresó el día siguiente, justo cuando estaba haciendo el escrito que envíe a la CIDH el 27/12/2009, por lo que le dije que para ese momento no era posible y no regresó mas. Luego el Director del Hospital Militar me pidió que me dejara evaluar por la psicóloga RONDÓN, me aclaró

que esta especialista la había mandado a evaluarme el 21 de Diciembre del pasado año, el Juzgado 23 de Control, le expliqué lo que ella me había dicho en esa oportunidad y que entonces ella había tratado de evaluarme engañándome, por tal razón le dije que no iba a permitirle que me evaluara, por lo que nunca me evaluó, ver el informe de la psicóloga RONDÓN

en el folio Nº 74 del expediente, donde se reconoce que no me evaluó.

A pesar que el 16 de Diciembre pasado el Juez 23 de Control, como dije anteriormente, también le solicitó a la

Coordinadora General de la Medicatura Forense a que designara un médico forense adscrito a esa Coordinación para que integrara el equipo multidisciplinario, en esta oportunidad no fui evaluado por ningún especialista perteneciente a esta institución.

Por todas estas razones el Juez 23 de Control tomó únicamente en cuenta la evaluación del Dr. ÁNGEL RIERA, como dije anteriormente y como se puede comprobar en el expediente S-Nº 440-09.

En

el escrito que envié el 17/02/2010 al Juzgado 23 de Control, explicaba que pocos días antes de ser recluido en contra de

mi

voluntad en el Hospital Militar de Caracas, me habían practicado dos (02) evaluaciones psíquicas, la primera el 03 de

Diciembre de 2009, por la Cruz Roja Venezolana y la segunda entre los días 04 y 11 de Diciembre del mismo año, en el Hospital de Clínicas Caracas, es importante destacar que estas evaluaciones establecieron que mis condiciones psíquicas estaban normales y sin ningún tipo de perturbaciones, ver dichas evaluaciones en los folios 136, 137 y 138 del expediente S- Nº 440-09. Después de recluido en el Hospital Militar se me practicaron siete (07) evaluaciones más entre psíquicas y psicológicas, dos (02) de ellas ( una psíquica y la otra psicológica ) me las hicieron médicos especialistas adscritos a la Coordinación General de Ciencias Forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas el 13 y el 14 de Diciembre de 2009, solicitada por el Juzgado 23 de Control el 12/12/2009, a la Coordinación General de la Medicatura Forense, según oficio Nº 1478-09 (ver dicha solicitud en el folio 27 del mismo expediente) en estas evaluaciones también se estableció que mis condiciones psíquicas y psicológicas estaban normales y sin ningún tipo de perturbación (ver las evaluaciones en los folios del 165 al 170 del referido expediente). Es importante destacar que estas evaluaciones fueron entregadas por la Medicatura Forense al Juzgado 23 de Control el 14/12/2009, con el oficio Nº 9700- 137-A-001057 y como cosa rara no habían sido colocadas en el expediente S-Nº 440-09, ni tomadas en cuenta por dicho Juzgado, se colocaron en el expediente luego que yo lo solicitara al Juez 23 de Control, en el escrito del 17/02/2010, ya mencionado. Otras cuatro (04) de las siete (07) evaluaciones (03 psíquicas y 01 psicológica) me las hicieron especialistas del Hospital Militar de Caracas, los días 13, 14 y 15 de Diciembre de 2009, las mismas se pueden ver en la historia médica que lleva éste Centro Hospitalario sobre mi persona y en ellas también se estableció que mi estado de salud psíquica y

psicológica es normal. Es importante destacar que solicité copias certificadas de estas evaluaciones al Director del Hospital Militar el 22 y 29 de Diciembre de 2009 (ver dichas solicitudes en los folios 139, 140 y 141 del expediente S-Nº 440-09) y

el 10 de Enero de 2010, me entregó un comunicado donde me negaba dicha solicitud y me informaba que tenia que

solicitarlas a través del Juzgado 23 de Control (ver este comunicado en el folio 142 del referido expediente). También en el escrito que envié el 17/02/2010, solicité al Juez 23 de Control que le solicitara al Director del Hospital Militar Dr. EARLE JESÚS SISO GARCÍA, las cuatros (04) evaluaciones psíquicas y psicológicas que me practicaron especialistas de ese Centro Hospitalario y que las incorporaran en el expediente S-Nº 440-09 y a pesar de que el Juez 23 de Control y los Fiscales Solicitantes del Amparo estuvieron de acuerdo con esta solicitud, inclusive el Juez de la Causa le solicitó al Director del Hospital Militar las evaluaciones según el oficio Nº 127-10 (ver folio 154 de expediente respectivo) hasta ahora estas evaluaciones no han sido colocadas en el expediente referido. La séptima evaluación psíquica me la hizo el Dr. ÁNGEL RIERA en las condiciones antes mencionadas.

Como podemos ver hasta ahora se me han practicado nueve (09) evaluaciones entre psíquicas y psicológicas, ocho (08) de estas establecieron que mis condiciones psíquicas y psicológicas estaban normales y sin ningún tipos de perturbaciones y sólo una (01) de estas que se me realizó en circunstancias poco transparentes, como se dijo, estableció que tengo TRASTORNOS DE IDEAS DELIRANTES y a pesar que tanto los Fiscales Solicitantes del Amparo como el Juez 23 de Control estaban conscientes de la existencia de todas las evaluaciones y sus resultados, como cosa muy rara el Juez de la Causa tomó para su decisión del 23 de Diciembre de 2009 ya referida únicamente la evaluación que estableció que tengo TRASTORNO DE IDEAS DELIRANTES del Dr. ÁNGEL RIERA y cínicamente dice que basa su decisión en las evaluaciones y recomendaciones realizadas por el equipo multidisciplinario ordenado por su despacho.

EL JUEZ 23 DE CONTROL RESPONDIÓ A LA SOLICITUD QUE LE HICE EL 17/02/2010, EL 18 DE FEBRERO DEL MISMO AÑO (Ver folios del 148 Al 152 del expediente S-Nº 440-09) TEXTUALMENTE ASÍ:

5

MOTIVACIONES PARA DECIDIR

“Ahora bien, observa este juzgador que el ciudadano en cuestión en ejercicio de sus derechos, realiza a este tribunal una

serie de peticiones las cuales a juicio de quien suscribe se encuentran todas íntimamente ligadas entre si, es por lo que y sin el animo de jerarquizar o priorizar las mismas, considera este juzgador que antes de emitir un pronunciamiento de fondo en cuanto a la solicitud planteada, considera que las expuestas en el capitulo o apartado identificado como SOLICITUD, distinguidas con el numero 1 y 2 del segundo petitorio de dicho escrito, por considerar estas necesarias para la conformación de las presentes actuaciones y pudiendo con los resultados de estas obtener una mejor orientación a los fines

de emitir un pronunciamiento de fondo en cuanto a dicha solicitud, considera pertinente oficiar a todos y cada uno de los

entes actuantes en la presente acción a objeto de que remitan todos los recaudos e informes periciales relacionados en evaluaciones realizadas al ciudadano FRANKLIN BRITO.”

ANÁLISIS DE LAS RESPUESTAS DE LOS FISCALES SOLICITANTES DEL AMPARO, A LA SOLICITUD QUE HICE AL JUEZ 23 DE CONTROL 17/02/2010, ver el escrito donde ellos responden a dicha solicitud en los folios del 158 al 163 del expediente S-Nº 440-09

Los Fiscales Solicitantes del Amparo pidieron al Juez 23 de Control que una vez analizado el contenido del escrito que le presenté el 17/02/2010, “se declaren sin lugarlas solicitudes que hice en dicho escrito signadas bajo los Nº 1,2,3 y 4 del primer petitorio y 3 del segundo petitorio argumentando lo siguiente:

1.-Con respecto a mi solicitud Nº 1 de la primera parte, relativa a que las evaluaciones requeridas me sean practicadas por médicos adscritos a la Coordinación Nacional de la Medicatura Forense del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, los Fiscales argumentaron textualmente así: “Se observa que en la fecha 14 de Diciembre de 2009, mediante escrito signado bajo el Nº 9700-137-A-001057, dirigido al Juzgado Vigésimo Tercero de Control de Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, suscrito por el Psiquiatra Forense Nicolás Malandra y por el Psicólogo Clínico Forense Carlos Ortiz, le fue practicada evaluación parcial al paciente de marras en cuya conclusión se recomienda: “Debido a la trascendencia pública del caso a nivel nacional se recomienda que el paciente sea evaluado por un equipo interdisciplinario, conformado por profesionales del área”, por lo cual solicitamos sea negada dicha solicitud por cuanto la misma ya fue practicada”. Los Fiscales además de pedirle al Juez de la Causa que me negara dicha solicitud,

también le solicitaron en el mismo escrito que dichas evaluaciones me la realicen médicos psiquiatras y médicos psicólogos del Hospital Militar, tal como decidió el Juez 23 de Control el 23/12/2009. Si estas fueron las razones para negar dichas solicitud entonces se contradicen, porque siendo así tampoco me deberían evaluar los médicos del Hospital Militar porque

ya también me evaluaron, como reconocen en su escrito los mismos Fiscales. Además como ya dije el Juez 23 de Control no

tomó en cuenta para su decisión del 23 de Diciembre de 2009, las evaluaciones ni la recomendación referida de los médicos forenses, ya que para ese entonces ni siquiera estaban en el expediente, a pesar que el mismo las solicitó el 12/12/2009 y se

las

entregaron el 14/12/2009. Pienso que la razón por la que se decidió hacerme nuevamente estas evaluaciones después de

mi

recuperación física, es que para tener una evaluación mas real de las condiciones psíquicas y psicológicas de una persona

ésta debe estar en condiciones normales. Siendo así no habría ninguna razón para que médicos forenses realicen estas evaluaciones. En el mismo escrito que envié el 17/02/2010 al Juzgado 23 de Control explicaba que el informe médico suscrito por el Director del Hospital Militar de Caracas el 07/01/2010, que inclusive el Gobierno de Venezuela envió a la

CIDH, el 28/01/2010 y que está también en el expediente S-Nº 440-09, en los folios 90 y 91, el Director dice que la Coronel Jefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital Militar Dra. ILIANA MONTERO, me hizo una evaluación psíquica los día 5 y 6 de Enero de 2010, cosa que es falsa. También decía en el mismo escrito que la Dra. MONTERO me dijo que si

yo no desistía de mis denuncias y mi solicitud de justicia me iban a internar por mucho tiempo en el área de psiquiatría del

Hospital Militar como loco. Por estas razones me niego a que me evalúen los psicólogos y psiquiatras del Hospital Militar. Además me parece muy raro que a pesar que el Juez y los Fiscales Solicitantes del Amparo estuvieran de acuerdo con mi solicitud Nº 2 de la segunda parte referente a solicitarle (inclusive el Juez se la solicitó) al Director del Hospital Militar las evaluaciones psíquicas y psicológicas que me hicieron especialitas de ese Centro Hospitalario y colocarlas también en el referido expediente, hasta ahora dichas evaluaciones no han sido colocadas en el mismo.

2.-Con respecto a mi solicitud Nº 2, de la primera parte, en la cual requiero que el Tribunal de la Causa me pida por escrito el sometimiento a la evaluación correspondiente, mencionando para ello el día, el porqué y que además identifique a las personas que me van hacer dicha evaluación, su especialidad y la institución a la que pertenecen, los Fiscales Solicitantes del Amparo argumentaron textualmente así: “Se observa que la decisión de fecha 23 de Diciembre de 2009, tiene carácter ejecutivo, tal y como lo indican los artículos 253 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, 11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, 21 del Código de Procedimiento Civil y 2 del Código Orgánico Procesal Penal y en ese sentido en aras de salvaguardar el derecho humano absoluto a la vida del ciudadano Franklin Brito,

6

el Tribunal Constitucional tiene la facultad de ordenar todo aquello que considere necesario pertinente y ajustado a derecho, tal como se hizo en su oportunidad”.

Los argumentos de los Fiscales Solicitantes del Amparo, no tienen ningún sentido, porque yo no me estaría negando con esta solicitud a cumplir con la decisión que acordó el 23 de Diciembre el Juzgado 23 de Control, mi propósito con la misma es que las evaluaciones se hagan de manera digna y justa, como le expliqué a estos Fiscales y poder tener una constancia del mismo Juez que me permita saber que el o los especialistas que me van a evaluar los autorizó dicho Juzgado (recordemos que el 16/12/2009 este Juzgado habiendo acordado designar un equipo multidisciplinario constituido por dos (02) expertos adscritos a la Coordinación Nacional de Ciencias Forenses y un (01) experto designado por mi, para que me evaluaran en ese sentido, luego de manera arbitraria sin que las partes se lo solicitaran y contradiciendo su propia decisión autorizó a especialistas de otras instituciones) y además tener como demostrar que me hicieron las evaluaciones, cuando me las hicieron, quien me las hizo y para qué me las hicieron y así poder evitar que me evalúen bajo engaño como hizo el Dr. ÁNGEL RIERA o como quiso hacer la psicóloga CARMEN RONDÓN, también evitar que se diga que me hicieron evaluaciones sin habérmelas hecho como dice la Jefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital Militar Dra. ILIANA MONTERO.

3.-Con respecto a mi solicitud Nº 3, de la primera parte, relativa a que si las evaluaciones son mediante entrevistas orales se graben y se consigne la grabación ante el Tribunal y solamente sean validas si la grabación queda bien; si las evaluaciones son escritas queden firmadas todas las hojas por las partes, los Fiscales dicen textualmente así: “ Consideramos también oportuno solicitar que ese digno Tribunal niegue tal requerimiento, pues se debe considerar que tal circunstancia podría lesionar el derecho constitucional a la confidencialidad contenido en el Articulo 60 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, así como los protocolos y manuales de procedimientos alusivos a la practica de dichos análisis, por su parte el articulo 60 ejusdem, es del tenor siguiente:

Articulo 60. “toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen confidencialidad y reputación. La ley limitara el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y ciudadanas y el pleno ejercicio de sus derechos”.

El argumento de parte de los Fiscales Solicitantes del Amparo, para que se me niegue esta solicitud no tiene lógica, el hecho que las evaluaciones queden grabadas y/o escritas no hacen mas fácil o mas difícil que se me viole el derecho constitucional a la confidencialidad, eso es absurdo, además habría que considerar que quien lo esta solicitando soy yo y quien saldría afectado en el supuesto negado de que fuese así no es otra persona sino yo mismo. Mi propósito con esta solicitud es evitar que se mienta acerca de lo que digo en la evaluación, como lo hizo el Dr. ÁNGEL RIERA, para manipular los resultados, también para que las evaluaciones sean verificables desde el punto de vista profesional por otros expertos de la misma área.

4.-Con respecto a mi solicitud Nº 4, de la primera parte, relativa a que me permitan ser evaluado también por médicos internistas, psiquiatras y psicólogos adscritos a la Cruz Roja y/o especialistas en este sentido designados por mi y juramentados por el Tribunal de la Causa, de conformidad a la Medida Cautelar acordada el 11 de Enero de 2010, a mi favor por la CIDH, los Fiscales Solicitantes del Amparo, responden textualmente así: “ Observamos que en fecha 3 de Diciembre de 2009, el Dr. Héctor Simosa, titular de la cédula de identidad Nº 18.748.004, realizó evaluación médica al ciudadano Franklin Brito, en las inmediaciones de la Sede de la Organización de Estados Americanos, de cuya Acta le remito copia simple contentiva de tres (03) folios útiles.” Este argumento no tiene sentido, como dije en el análisis de la negativa a mi primera solicitud, por parte de los referidos Fiscales, ya que el Juez 23 de Control, tampoco tomó en cuenta esta evaluación en la decisión que tomó el 23 de Diciembre de 2009, además como también dije los Fiscales solicitan que dichas evaluaciones las realicen especialistas del Hospital Militar contradiciéndose porque también éstos me han evaluado en ese sentido… Mi propósito con esta solicitud es poder comparar los resultados.

Podemos ver claramente que al negarme esta solicitud están negando sin ningún argumento valedero las Medidas Cautelares que solicitó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 11 de Enero de 2010, al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a mi favor

5.-Con respecto a mi solicitud Nº 1 y Nº 2, de la segunda parte, donde requiero primero que el Tribunal de la Causa solicite a la Coordinadora General de la Medicatura Forense del Cuerpo de Investigaciones Científicas penales y Criminalísticas y/o al Fiscalia Cuadragésima Novena (49º) del Ministerio Público con Competencia Plena a Nivel Nacional, la remisión de los informes médicos psiquiátricos y psicológicos ordenados por el Tribunal en fecha 12 de Diciembre de 2009, y que estos informes sean incorporados al expediente S-Nº 440-09 y segundo requiero también al Tribunal le exija al Director del Hospital Militar de Caracas Cnel. Dr. EARLE SISO GARCÍA, los cuatro (4) informes

7

psiquiátricos y psicológicos de las evaluaciones que me practicaron los médicos adscritos a dicha institución los días 13, 14

y 15 de Diciembre de 2009, y que también sean incorporados al mismo expediente. A pesar que tanto los Fiscales

Solicitantes del Amparo como el Juez 23 de Control aceptaron estas dos solicitudes, cumplieron solamente la primera,

anexaron al expediente los informes de las evaluaciones psíquicas y psicológicas que me practicaron los médicos adscritos a

la Coordinación Nacional de Medicatura Forense, ver estos informes en los folios del 165 al 170, del expediente S-Nº

440-09, la segunda solicitud no se cumplió a pesar que el Juez solicitó los informes al Director del Hospital Militar, según oficio Nº 127-10 ( ver folio 154 del expediente), hasta ahora dichos informes no han sido colocados en el expediente, es

importante destacar que estos informes se pueden ver en la historia médica que lleva este Centro Hospitalario sobre mi persona y en estos también se estableció que mi estado de salud psíquico y psicológico es normal.

6.-Con respecto a mi solicitud Nº 3 de la segunda parte, mediante el cual solicito se anule la evaluación médica psiquiatrica realizada por el Director del Hospital Psiquiátrico de Caracas, Dr. ÁNGEL RIERA y revoque o reconsidere la decisión emanada del Juzgado 23 de Control en fecha 23 de Diciembre de 2009, por cuanto tomó

en cuenta para esa decisión únicamente la evaluación del Dr. RIERA que me fue realizada de manera ilegal…, los Fiscales

Solicitantes del Amparo, responden textualmente así: “ Sobre este particular observamos quienes suscribimos, que el Dr. ÁNGEL RIERA, Director del Hospital Psiquiátrico de Caracas, actuó conforme al mandato judicial efectuado por ese Tribunal, así mismo, dicho diagnostico fundamentó la decisión de fecha 23 de Diciembre de 2009, la cual (como ya se ha dicho) se ha cumplido parcialmente por las autoridades del Hospital Militar y por el paciente quien accedió y voluntariamente contribuyó a su recuperación física. Por otra parte, es de destacar que las decisiones judiciales son recurribles sólo por los medios y en los casos establecidos. En este orden de ideas después de dictada una sentencia o un auto la decisión no podrá ser revocada ni reformada por el Tribunal que la haya pronunciado, por lo tanto, dicha pretensión debe ser negada en toda y cada una de las partes por ser contraria a derecho.”

Se puede ver que los Fiscales Solicitantes del Amparo se contradicen con estos argumentos para negarme esta solicitud, porque precisamente por las mismas razones es que pido que se anule o no se tome en cuenta la evaluación que me hizo el Dr. RIERA; ya que el 16 de Diciembre de 2009, el Juez 23 de Control acordó que me iba a evaluar en ese sentido un

equipo multidisciplinario, además que ese equipo iba a estar constituido por dos (02) expertos adscritos a la Coordinación Nacional de Ciencias Forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas y un (01) experto que yo designara…, también que los expertos debían juramentarse ante este Tribunal, antes de realizar sus respectivas labores, ver los folios 47 y 48 del referido expediente, y a pesar de esa decisión el mismo día el Juez de la Causa la incumple de manera arbitraria inclusive sin que las partes se lo solicitaran y notificó a especialistas de otras instituciones que no fueron las que él había acordado, como fue el caso del Dr. RIERA, además toma para su decisión del 23 de Diciembre de 2009, como ya dije, únicamente la evaluación de este especialista y no de un equipo multidisciplinario que era

lo que él había acordado , también el Dr. RIERA, se juramentó dos días después de haberme evaluado. Con los agravantes

que este especialista me evaluó bajo engaño y mintió en lo que dice que dije en la evaluación para manipular los resultados. Además en este caso la decisión del Juez no es definitiva sobre el caso, por lo cual si quisiera pudiera enmendar su error.

El Juez Vigésimo Tercero de Primera Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, el 24 de Febrero y el 02 de Marzo de 2010, en los escritos correspondientes a los folios 174 y 175 y el correspondiente a los folios del 178 al 183 del expediente, respondió de manera definitiva a las solicitudes que le hice el 17/02/2010 ya referidas y a las que le hicieron los Fiscales Solicitantes del Amparo el 22/02/2010, con motivo de mis peticiones, diciendo que el concuerda igualmente con la solicitud de los Fiscales, que se me declare sin lugar los puntos 1,2,3 y 4 de la primera parte de mi solicitud y 3 de la ultima parte. Sin embargo como ya se dijo a pesar de que el Juez y los Fiscales Solicitantes del Amparo estuvieron de acuerdo con mi solicitud Nº 2 de la segunda parte, esta no se cumplió, los informes de las cuatro (04) evaluaciones psíquicas y psicológicas que me practicaron especialistas del Hospital Militar no fueron colocados en el expediente. También el Juez acordó que se mantuvieran vigentes las medidas que se tomaron en funcion del Amparo dictado el 12/12/2009, por el cual se me mantiene en contra de mi voluntad en el Hospital Militar.

El Amparo que decidió el Juzgado 23 de Control el 12/12/2009, por el cual me mantienen en contra de mi voluntad en el

Hospital Militar de Caracas, es arbitrario no fue para proteger mis derechos humanos a la salud y a la vida como se pretende

hacer creer, porque con éste mas bien se ha puesto y se pone en peligro mi vida y mi salud física y mental para justificarlo,

el verdadero propósito de este recurso ha sido tenerme preso de manera disimulada en dicho Centro de Salud, ya que no he

cometido ningún delito, esto por hacer una huelga de hambre exigiendo justicia al Estado Venezolano, todo para tratar de obligarme a que desista de mi solicitud; además porque como he dicho la Fiscalía del Ministerio Público no era competente para solicitar este recurso, ni el Tribunal 23 de Control era competente para conocer de este Amparo, ni el Amparo era el recurso idóneo, porque no se hizo en contra de persona alguna; también se basaron en argumentos falsos para justificar el Amparo mintiendo acerca de cuales era mis pretensiones para levantar la huelga, afirmando sin que fuese cierto que mi vida

8

estaba en peligro por mi estado de salud y manipularon todas las evaluaciones psíquicas y psicológicas para tratar de hacer

ver que tengo un problema en ese sentido.

Por todas estas arbitrariedades y manipulaciones que se han cometido con este Amparo en contra de mi persona, hice las

tantas veces referidas solicitudes al Juez 23 de Control con el escrito del 17/02/2010, que se han analizado. Para tratar que

las

evaluaciones psíquicas y psicológicas que acordó el 23 de Diciembre el Juez de la Causa, que se me practicaran luego de

mi

recuperación física, se hagan de manera digna, justa y sin manipulaciones, para mantener un verdadero equilibrio entre

las

partes y se tenga la garantía de que puedan ser verificables profesionalmente. Exigencias a las cuales tengo derecho y

además es un deber del referido Juez garantizarlas. Además seria muy importante que estas evaluaciones se hicieran de la mejor manera, porque serian el sustento de la decisión definitiva sobre mi caso, sin embargo los Fiscales Solicitantes del Amparo y el Juez 23 de Control negaron dichas solicitudes de manera aberrante, sin argumentos lógicos o valederos, supongo que para seguir manipulando los resultados de las mismas, para conseguir sus verdaderos propósitos de mantenerme indefinidamente en el Hospital Militar hasta que desista de mis denuncias y solicitud de justicia. La prueba de esto es que negaron inclusive la solicitud que les hago con el Nº 4 de la primera parte, desacatando contundentemente de esta manera también la solicitud de Medidas Cautelares a mi favor que hiciera la CIDH al Estado de la Republica Bolivariana de Venezuela, violando por consiguiente el articulo 31 de la Constitución Nacional y el articulo 1 de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos, tratado suscrito por Venezuela.

En el oficio Nº 00379, enviado al Juzgado 23 de Control, el 01/03/2010, suscrito por el Director del Hospital Militar de

Caracas, CNEL. DR. EARLE SISO GARCÍA, notifica al Juez textualmente lo siguiente “ El paciente FRANKLIN JOSÉ BRITO C.I. Nº 5.900.639, quien se encuentra recluido en esta unidad por instrucciones del Tribunal a su cargo, se encuentra de alta médica. En este sentido, se le informa que se a cumplido con el objetivo del Amparo dictado por ese Tribunal para preservarle la vida al Sr. Brito, estando en los actuales momentos dentro del rango normal del peso para un individuo de su talla y edad. En relación a la evaluaciones psiquiatricas estas fueron hechas tal y como constan en el expediente, faltando solo las evaluaciones psicológicas complementarias, las cuales pueden realizarse ambulatoriamente.” Ver este oficio en el folio Nº 188 del expediente S-Nº 440-09.

EL Juez 23 de Control responde en el oficio Nº 188-10 del 04 de Marzo de 2010 a la anterior notificación del Director del

Hospital Militar, textualmente.“Este Tribunal hace de su conocimiento que en relación a la acción de Amparo decretado en fecha 12/12/2009; corresponde a este Despacho la evaluación respecto de si efectivamente se ha cumplido cabalmente con

las condiciones y finalidades del mismo por lo que se le insta a mantener vigente la orden dictada por este Tribunal hasta

tanto el ciudadano FRANKLIN BRITO sea evaluado y debidamente tratado Psicológica y Psíquicamente; absteniéndose

de emitir pronunciamiento alguno, respecto a la acción de Amparo dictada por este Órgano Jurisdiccional por ser esta de

exclusiva competencia jurisdiccional.”, ver este oficio en los folios 191 y 192 del expediente S-Nº 440-09.

Demostrándose de esta manera una vez mas que el verdadero propósito del Gobierno Nacional es mantenerme privado de

mi libertad de manera encubierta en el Hospital Militar, además de manipular los resultados de las evaluaciones psíquicas y

psicológicas, para hacer ver que no estoy bien en este sentido, todo para tratar de obligarme a desistir de mi solicitud de justicia y también para que si me llegara a pasar algo tener como justificarse. Para conseguir este propósito han demostrado que son capaces de cualquier cosa, por lo que mi vida, mi salud física y mental corren peligro.

Por todas estas razones me niego a someterme a las evaluaciones psíquicas y psicológicas, que acordó el 23 de Diciembre pasado, el Juez de la Causa me practicaran después de mi recuperación física, sin las condiciones previamente exigidas, porque en esas circunstancias no tendría garantía de que no se manipulen las mismas para ajustar los resultados a sus conveniencias, mas aun cuando con estos resultados se va a tomar la decisión definitiva sobre mi caso. También por estas razones y porque el Instituto Nacional de Tierras no ha cumplido con el acuerdo que firmamos el 04 de Diciembre de 2009, referente al problema de invasión de mi fundo, retomé la huelga de hambre el 01 de Marzo de 2010, perdiendo nuevamente el peso y las condiciones de salud que había ganado en mi recuperación. Actualmente mi peso corporal es de 52 Kg. y estoy perdiendo 250 gr. de peso por día. Si consideramos que tengo una altura de 1,9 mts, esto significa que mi índice de masa corporal para el momento es de 14.4, lo que demuestra que ya tengo una desnutrición severa y que mi estado de salud es

delicado, ver foto de mi contextura al final de este escrito, tomada el 03/04/2010. El 09 de Enero de 2010, cuando me sedaron y me llevaron al área de cuidados intensivos del Hospital Militar, para tratarme en contra de mi voluntad, al final decidí colaborar con mi recuperación porque me dijeron que luego de ésta negociaríamos la solución del problema; en vista

de que no cumplieron, cuando me pasen nuevamente a esta área, me rehusaré a cualquier tipo de tratamiento, la única

manera que me pudieran tratar es que me mantengan dormido o esposado.

9

PETITORIO

Con fundamento en las observaciones que me he permitido formular, y en la información que he presentado, respetuosamente solicito nuevamente a la Honorable Comisión que, en virtud del contundente desacato del Estado de Venezuela de las medidas en referencia y del grave riesgo a mi vida e integridad personal solicite con la urgencia del caso a la Honorable Corte Interamericana medidas provisionales a mi favor extendiéndose a mi esposa ELENA RODRÍGUEZ de BRITO y a mi hija ÁNGELA BRITO RODRÍGUEZ, todo esto de conformidad a los artículos 4, 5, 16 y 63,2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, 74 del Reglamento de la Comisión y 25 del Reglamento de la Corte.

Aprovecho de saludar nuevamente a usted muy atentamente.

FRANKLIN JOSÉ BRITO RODRIGUEZ C.I 5.900.639