MEGATENDENCIAS 2000 JOHN NAISBITT Bonanza en la producción económica y científica de los años 90.

En el decenio de los 90´s el mundo entra en un periodo de prosperidad económica. Los factores que explican este nuevo fenómeno son los cambios acelerados en la integración económica del mundo. Ya no es propio hablar de economía rusa, americana o europea, sino de economía mundial. Se firman acuerdos de libertad comercial entre las naciones; se avanza en las telecomunicaciones; el crecimiento no tiene límites; se conjura la crisis energética; se encuentran nuevos recursos naturales; se controla la inflación en los países; se promueve el interés por proteger el medio ambiente; y se amplía el consumo en Asía. Renacimiento de las artes y fortalecimiento de culturas globales. Las artes reemplazan gradualmente a los deportes como la principal diversión en la sociedad. Se da un aumento de los visitantes a los museos; la afición principal por la música y el aumento de visitantes al espectáculo de la ópera confirman esta tendencia de convertir el arte en el gran negocio del siglo XXI. Aparición del socialismo de mercado libre (capitalismo). Con el colapso del imperio soviético y sus satélites se ve claramente cómo el socialismo, que logra sobrevivir, tiene que incorporar elementos de la economía capitalista. Lo que antes era irreconciliable, ahora es posible. China, Vietnam y Cuba son testimonios vivientes de esta nueva realidad. Estilos de vida mundiales y nacionalismo cultural. La prosperidad de la economía global, el avance de las telecomunicaciones y las facilidades de los viajes, abren la puerta a los intercambios intercontinentales en diversos asuntos como alimento, música, modas, creando un nuevo estilo de vida mundial. El mundo se hace cada día más cosmopolita. El inglés y el mandarín se perfilan como los idiomas más universales. La privatización del Estado benefactor. El colapso del keynesianismo señala el fin de las economías colectivistas y benefactoras. El fracaso del socialismo en los países de la cortina de hierro genera la ampliación de la democracia, la apertura económica, las privatizaciones a nivel mundial y, con ello, la competencia en los mercados. El desplazamiento de la cuenca del Atlántico por la del Océano Pacífico. Desde hace más de quinientos años, el centro económico del mundo tenía como escenario el Océano Atlántico. Hoy, el escenario del desarrollo

económico e industrial y comercial está en el Océano Pacífico, gracias a la presencia de las naciones más poderosas en su cuenca: los Estados Unidos, los tigres asiáticos, Corea, Japón, China, Taiwán, Malasia y Tailandia, por mencionar algunos. El liderazgo de la mujer en múltiples frentes incluido el de la producción y las finanzas. El mundo antiguo, la burocracia medieval y la edad moderna marginaron de manera injusta y casi inexplicable la fuerza de trabajo y el talento de la mujer. La nueva fuerza social, laboral y política a nivel mundial la constituyen las mujeres que, gracias a los nuevos cambios, logran competir cada día con más éxito en el mundo masculino de los negocios, la industria, y en las nuevas actividades propias de esta era. El nuevo milenio será llamado la "era de la biología". El nuevo milenio no está determinado por el interés en la física, como sí lo fue en el siglo XX. Es la biología la que ayudará a entender y a comprender las grandes necesidades del nuevo siglo. Entra en escena la biotecnología, ciencia que puede acabar con el hambre -gracias a la revolución verde-, y que puede evitar la extinción de las especies en peligro mediante el transplante y la clonación de embriones a la madre sustituta. El renacimiento del misticismo religioso. El propósito, tanto de la ciencia como el de la religión, es encontrar la "verdad". Sin embargo, a partir de la ilustración del siglo XVIII, los occidentales han adorado la ciencia como una religión y han convertido al dinero en un dios. En estas circunstancias surge una nueva y poderosa corriente religiosa que repudia la fe ciega en la ciencia y en la tecnología, entran en decadencia los ritos tradicionales, y nuevas devociones resurgen con más fervor, convirtiendo a la espiritualidad en el nuevo símbolo del mundo. El triunfo de la individualidad en la sociedad del conocimiento. Los movimientos ambientalistas, el movimiento feminista y el movimiento antinuclear fueron los protagonistas de la nueva conciencia individual. El mundo se globaliza, pero al mismo tiempo se fortalece el individualismo como la raza global, donde el interés radica en el consumo de bienes materiales, libertades jurídicas y nuevas responsabilidades. JULIETTE ANGÉLICA GÓMEZ SOLER HARLY JULIETT COLLAZOS MUNZA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful