Radiografía De Género: Día Internacional De La Mujer 2016

Nuestras Voces Se Apagan, No Solo Se Ignoran
Dependiendo de las fuentes, el titular para 2015 podría haber sido: la falta de progreso o el alto
nivel de desempleo y el empeoramiento de la violencia contra las mujeres periodistas. No es ya un
mal endémico, es una epidemia.
Las organizaciones de periodistas han estado hablando de techo de cristal, de diferencias
salariales, de despidos improcedentes a causa de la maternidad, del difícil acceso a los puestos
de trabajo o de formación, la intimidación, el acoso y la creciente violencia. Desde la FIP, la ONU,
la UNESCO, la OIT, los sindicatos de periodistas y los países han promulgado leyes, aprobado
mociones y tomado decisiones para crear un equilibrio que es verdaderamente necesario para
asegurar que la voz de las mujeres se oye convenientemente. Lamentablemente, vemos como
muchas de esas medidas no tienen el desarrollo necesario o no perduran.
Además, investigaciones recientes muestran que hemos llegado a un límite, un lugar donde el
movimiento y el cambio parecen inexistentes. A finales de 2015, el Proyecto de Monitoreo Global
de Medios [http://whomakesthenews.org/home] publicó su informe anual 5, con una conclusión
Stark: "El progreso de las mujeres en los medios de comunicación se detiene." Una investigación
realizada en 114 países, entre ellos algunos afiliados de la FIP, mostraron que las mujeres
constituyen "sólo el 24% de las personas que han aparecido en las noticias del periódico, la
televisión y las noticias de radio, exactamente el mismo nivel que se encuentra en el informe de
2010".
Las cifras para el GMMP muestran también que en todos las secciones principales, a excepción
de Ciencia y Salud, se han producido constantes y pequeñas disminuciones de la cantidad de
mujeres periodistas que cubren estos temas como es el caso de la defensa y la política nacional.
Por el contrario, vemos un gran número de mujeres periodistas que cubren temas como salud y
derechos humanos.
Aún más reveladoras son las estadísticas de edad. El 50% de los periodistas tienen entre 35 y 49
años y solo un 29% superan los 50 años. Sin embargo, el número de mujeres presentadoras de
televisión es claramente más elevado en las edades más jóvenes, siendo del 52% entre los 19 y
34 años y del 28% entre lo 35 a 49 años.
Estas estadísticas nos dicen que no estamos siendo respetadas y no se tiene confianza en
nosotras para contar la historia en muchas regiones del mundo, así como para analizar los
acontecimientos, para investigar y llevar los temas más importantes a nuestras audiencias y
lectores. El aspecto y la edad es más importante que la experiencia.
Estos temas surgen en muchos de los informes regionales y nacionales presentados a principios
de este año al Consejo de Género de la FIP (en negrita de abajo). Tal vez la retórica de las
acciones es demasiado suave, demasiado carente de urgencia, demasiado repetitiva en la
realidad cotidiana, pero en muchas áreas y de muchas maneras nuestras voces no se escuchan o
se
ignoran.
Nadie tiene un registro del número de mujeres que han sido expulsadas de la profesión como
consecuencia de los despidos masivos y cierres de medios de comunicación que han sido
habituales durante la crisis económica y que han afectado doblemente a las mujeres. Tampoco las
organizaciones de periodistas han contabilizado a sus miembros mujeres que han tenido que
abandonar la profesión e incluso muchas de ellas han dejado de lado los temas de género como
un lujo que ya no pueden permitirse, a pesar de que la equidad y la justicia deberían ser parte de
los principios de estas organizaciones.
En el apartado de Justicia hay que abordar la impunidad. Mientras que la FIP ha estado
trabajando sin descanso con una variedad de socios internacionales (Naciones Unidas, ONU
Mujeres, GAMAG, etc.) para hacer frente a problemas de impunidad para todos los periodistas, y

con enfásis en las mujeres, no ha tenido impacto en las redacciones y en los medios, Algunas de
estas medidas están dirigidas a aquellos periodistas muertos en el ejercicio de su profesión, otros
han sido objeto de violencia sexual y de violencia en general, una situación que, en mayor o
menor medida, y como se ha comunicado, subyace en todo el mundo.
En la encuesta de este tema más completa hasta la fecha, la Fundación Internacional de Mujeres
de Medios (IWMF) publicó los datos de un estudio sobre las mujeres periodistas en 2014. Dos
tercios de las encuestadas admitieron haber recibido amenazas, intimidación o abuso en relación
con el trabajo periodístico, un tercio de ellas procedían de su jefe. Además, la mitad había sufrido
acoso sexual y un quinta parte, violencia.. La mayoría de estos abusos no se denuncian. No han
hablado por temor a las represalias: pérdida de trabajo, pérdida de la libertad, y en algunos casos
las amenazas y la pérdida de la vida. Las familias de las mujeres periodistas también a menudo
están amenazadas (véase Colombia a continuación).
Lo que se deduce de todo lo anterior, es que si bien aplaudimos el trabajo de la FIP y sus socios
internacionales para llevar temas como parte importante de sus agendas, instamos a todos
nuestros afiliados para que busquen la manera de erradicar estas incesantes amenazas que no
ayudan a avanzar en la igualdad de cara a las noticias y redacciones y que son la discriminación
sistémica, el acoso y la violencia. Para poner en práctica estas medidas son necesarias leyes,
declaraciones y acuerdos, empleando la misma energía que se ha aplicado para silenciarnos y
tomar medidas para no permitir que estos temas desaparezcan de las cuestiones decisivas.
Aspectos Destacados Y Aportaciones FIP
Africa
Las mujeres periodistas se enfrentan aún en muchos países de la región a enormes retos relativos
a cuestiones de discriminación y de seguridad, que son una de las principales preocupaciones
para la mayoría de los profesionales en la zona. En el sur de Sudán, Dalia Marko, fue una de los
cinco periodistas y otras seis personas que murieron en una emboscada cerca de la región de
Darfur en enero de 2015. En Somalia, uno de los peores países para las mujeres para trabajar
como periodistas, y uno en el que tenemos muertes selectivas regularmente, Hindiyo Haji
Mohamed murió por un coche bomba en diciembre. Mohamed era una periodista de la cadena de
televisión nacional VUNT y había perdido a su marido periodista de una bomba suicida tres años
antes.
En una reciente reunión en Dakar se discutió los enormes desafíos que enfrenta la región de
África en su búsqueda para mejorar la igualdad de género en los medios de comunicación , los
sindicatos, las asociaciones y la sociedad en su conjunto. En la reunión también se abordó la
forma de trabajar regionalmente cuando las realidades de las condiciones de trabajo para las
mujeres son tan diferentes en toda la región, así como el Programa de Género, Paz y Seguridad
2015-2020 de la Unión Africana, que tiene como objetivo mejorar la protección de las mujeres en
los conflictos y épocas posteriores en África.
Asia Pacífico
En Filipinas, Nerlita Ledesma (periodista) y Melinda Magsino-Lubis (corresponsal) murieron en dos
incidentes separados. Ledesma murió en enero del año pasado. Magsino-Lubis fue abatida a tiros
al mediodía del 13 de abril por asaltantes en moto mientras caminaba por la calle. Ella había
estado recibiendo amenazas de muerte desde 2005, cuando empezó a informar sobre la
corrupción local.
La oficina regional de la FIP Asia Pacífico, en colaboración con ONU Mujeres, publicó un informe
(informe completo disponible en el sitio web) que muestra que la representación de las mujeres
"en todas las áreas de los medios de comunicación siguen siendo insuficientes", que un promedio
del 28,6% de los trabajadores de los medios son mujeres , pero sólo el 17,9 están en puestos
ejecutivos, el 19,5% ocupan puestos de senior y el 22,6% posiciones editoriales de nivel medio.
Los resultados también mostraron que el 67% de los encuestados no había recibido ningún tipo de
formación en seguridad.

Europa
Es imposible pasar por alto el principio horrible CON la matanza de Charlie Hebdo en Francia,
donde LA colaborador Elsa Cayat estaba entre los asesinados cuando hombres armados
irrumpieron en la oficina y comenzaron a matar.
En lo que a cuestiones de igualdad, hay dos niveles diferentes de Europa: la económicamente
más fuertes y los países más afectados por la crisis financiera. El primero tiene un mayor nivel de
igualdad, mientras que los últimos tienen las tasas más altas de desempleo para mujeres. En
muchos casos, la crisis económica ha tenido un impacto muy negativo sobre la aplicación de los
objetivos de igualdad de género. Estas cuestiones han sido olvidadas, tanto en el discurso público
y la toma de decisiones de la política oficial. Ha habido avances en la atracción de más mujeres
jóvenes a la profesión, pero los patrones persistentes de desigualdad permanecen fijados dentro
del sector de los medios, lo que dificulta el avance y lo que supone menor remuneración que los
hombres un 17% menos como media en Unión Europea (Lobby Europeo de Mujeres). El Instituto
Europeo de la Igualdad de Género señala en su encuesta que las mujeres están mejor
representadas en los niveles de toma de decisiones en materia de radiodifusión de servicio
público, que en el sector privado, pero todavía a un nivel bajo.
En Grecia, 1 de cada 4 personas no tiene trabajo. Para los profesionales de los medios de
comunicación, el cierre de publicaciones y recortes en todo el sector privado a menudo significa el
desempleo y la perspectiva de no poder volver a trabajar. Las estadísticas del gobierno muestran
que hay aproximadamente un 8% más de mujeres en paro que los hombres, más alto en los
grupos de mayor edad con un 40% de los jóvenes con grados siguen sin empleo. La violencia
familiar va en aumento y el papel desempeñado por la mayor parte de los medios de
comunicación en el mantenimiento de las desigualdades sociales y las relaciones de poder a
través de la imagen negativa de la mujer es evidente.
América Latina
lA Oficina Regional de la FIP / LA y el Departamento de Géneropresentaron sus resultados de una
encuesta de septiembre de 2015, mirando a la política y la legislación de género, en la
negociación colectiva y los protocolos de las empresas, y la participación de las mujeres en
puestos de toma de decisiones, tanto en los medios de comunicación como en los sindicatos, y la
discriminación y la violencia por razones de género en el lugar de trabajo. La mayoría de los
encuestados a nivel regional (aproximadamente 6 de cada 10) creen que las mujeres no están lo
suficientemente representados en las estructuras sindicales actuales, y aunque hay mujeres en
puestos directivos de la mayoría de los medios de comunicación, el 51,4% de los trabajadores
afirman que esta representación es inferior a 25%.
En América Latina vemos un proceso de feminización de la profesión (hay un 70% de mujeres en
las escuelas de periodismo y las redacciones comienzan a tener más mujeres periodistas que
hombres). Sin embargo, el denominado techo de cristal permanece. Las mujeres son invisibles en
los puestos de dirección. Los peligros de la feminización de la profesión, visto también en otras
zonas del mundo, a medida que más mujeres llegan supone que los salarios más bajos se
imponen. También luchamos con la impunidad, por ejemplo, en las últimas cuatro décadas,
Bárbara D'Achille, Melissa Alfaro e Isabel Chumpitaz murieron.
En Colombia el tema de la justicia, por último, se ha producido en dos casos muy difundidos de
mujeres periodistas. La periodista Claudia Julieta Duque fue sistemáticamente perseguida y
amenazada durante años por el DAS de la policía secreta de Colombia. Duque es el primero caso
en el mundo en el que se han logrado cargos y la condena por la tortura psicológica de un
periodista contra tres, ex altos funcionarios del DAS. El otro caso es el de la periodista Jineth
Bedoya, que en el año 2000 mientras que hacíae su trabajo como periodista fue víctima de un
secuestro, tortura y violencia sexual. La buena noticia es que sólo este año, una de las personas
involucradas en el caso ha confesado los crímenes cometidos ..
Lamentablemente, México registró la primera muerte de una periodista de este año, Anabel Flores

Salazar en febrero. Trabajó para 'El Sol' de Orizaba y 'El Buen Tono'. Salazar estuvo cautiva en su
casa y se la encontró muerta al día siguiente con su cuerpo con señales de tortura. De acuerdo
con la agencia de noticias española EFE, el personal del 'El Buen Tono' había informado sobre
amenazas de muerte del cártel del crimen llamado Los Zetas debido a los informes de
investigación en el periódico.
El tema de la violencia de género es una prioridad en la agenda en el país, con - por primera vez –
datos recopilados y presentados sobre la violencia contra las mujeres periodistas, a niveles
terribles en la región por un grupo local, CIMAC. De 2002 a 2013 se documentaron 184 actos de
violencia contra las mujeres periodistas, con las cifras aumentando 10 veces desde 2010. El
miedo es tan grande que muchas mujeres periodistas tienen miedo de llevar tarjetas de visita.
Palestina
En Palestina, las mujeres periodistas constituyen aproximadamente el 18% de los trabajadores en
el sector de la prensa, alrededor del 25% están asociados a la unión de los periodistas, mientras
que las mujeres representan el 54% de los estudiantes de Comunicación en las universidades. El
sindicato de periodistas, en colaboración con las organizaciones asociadas llevó a cabo un estudio
titulado 'Factores que afectan a la contratación y ejecución de Mujeres en los Medios en las
instituciones de los medios de comunicación en Palestina, desde un punto de vista social' y
determinó que la incapacidad de las grandes instituciones de los medios para dar cabida a un
mayor número de nuevos graduados, tanto hombres como mujeres. El estudio también
recomendó la adopción de normas de empleo profesionales basadas en la transparencia, el
compromiso con el salario mínimo en el sector no gubernamental, y la introducción del género en
los
estudios
de
Comunicación.
También Palestina participa en pactos sociales y culturales del mundo árabe, con las mujeres que
sufren restricciones sociales, así como un aumento de las restricciones al trabajo de las mujeres
en la Franja de Gaza en general y los periodistas en particular. Además de la presencia de la
ocupación israelí y el peligro resultante para la vida de los periodistas, 10 periodistas palestinos
murieron en los últimos combates. La unión fue socio de organizaciones de mujeres y las
autoridades de la campaña para rechazar la violencia contra la mujer y para organizar campañas
en los medios de comunicación sobre este tema.
Rusia
En Rusia, la unión (RUJ) tiene su propia Club de Mujeres Periodistas, que se reúne todos los
meses para analizar los cambios en la legislación, la igualdad de retribución en tiempos de crisis
financiera, la discriminación oculta en el mercado de trabajo, la lucha contra el sexismo y la
promoción de iniciativas de género. El 15 de marzo de 2016, la RUJ y el portal Web Pro Feminista
organizan la concesión para el peor mensaje multimedia sexista en Internet en Rusia. Este antipremio ha existido desde 2010 y se ha convertido en una excelente herramienta para combatir el
sexismo en los medios de comunicación y plantear la cuestión. Además, el RUJ comenzó una
campaña contra las amenazas para las mujeres periodistas digitles y preparó un informe
presentado en la OSCE. En abril de 2016, la RUJ junto con el Centro Internacional de Periodistas
de Moscú p(una iniciativa regional de la FIP) será el anfitrión de la conferencia "Cuestiones de
Género y Lucha contra el sexismo en los medios de comunicación y cultura en postsovietismo"
Estados Unidos
Según los informes, preocupantes, en los Estados Unidos, la periodista de 24 años Alison Parker
(canal de televisión WDBJ7) y el camarógrafo Adam Ward, fueron asesinados por un hombre
armado, mientas emitían en directo en la televisión en 2015. Se realizaron ocho disparos, como se
pudo ver en las imágenes grabadas por la cámara, en las que se vió al asesino.
Aportaciones:: Mindy Ran (Co-Chair, IFJ Gender Council), Khadiatou Diallo (Africa), Athena Moss
(Europe/Greece), Zuliana Lainez (Latin Amerca/Colombia), Filemón Ramos (Latin America) and Khuloud
Assaf (Palestine), Nadezda Azhgikhina (Russia).
Traducción al español: Marie Angeles Samperio
Fuentes: IFJ, IFJ Regional Office Latin America, FELPAC, IFJ Regional Office Asia Pacific/UN Women,

Global Media Monitoring Project, International Women’s Media Foundation, International News Safety
Institute, CIMAC and Reporters Without Borders

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful