Está en la página 1de 5
TIPOS DE FENÓMENOS NATURALES La Naturaleza viva se manifiesta de Diversas formas y a esas manifestaciones de la Naturaleza le llamamos Fenómenos Naturales, entre los tipos de Fenómenos naturales encontramos: 1. AVALANCHAS La avalancha se produce cuando una masa de nieve cae velozmente por la ladera de una montaña. Puede ocurrir como una avalancha superficial, en la cual la nieve en polvo cae en forma de cascada o, como una avalancha de fondo, cuando se desploman placas enteras de nieve y hielo. La avalancha de fondo o de placa es la más letal de todas, ya que se mueve a velocidades terroríficas, arrastrando consigo pesados escombros como materiales rocosos y árboles. A medida que la nieve cae se va congelando y formando capas, dando lugar a una avalancha si estas capas se separan y se desprenden. Las avalanchas pueden ser causadas por cambios climáticos, grandes nevadas o ruidos fuertes; y también por escaladores, esquiadores o quienes practican snowboard sobre nieve inestable. Edificios enteros pueden ser aplastados bajo la fuerza de una avalancha. Dónde ocurren: Regiones montañosas en todas partes del mundo. Casos por año: Hasta 1 millón. Velocidad: 20 – 100 mph. Velocidad máxima: 245 mph. Desastres: Alrededor de 100 muertes por año. 2. TERREMOTOS Es una sacudida del terreno que se produce debido al choque de las placas tectónicas y a la liberación de energía en el curso de una reorganización brusca de materiales de la corteza terrestre al superar el estado de equilibrio mecánico. Los más importantes y frecuentes se producen cuando se libera energía potencial elástica acumulada en la deformación gradual de las rocas contiguas al plano de una falla activa, pero también pueden ocurrir por otras causas, por ejemplo en torno a procesos volcánicos o por hundimiento de cavidades cársticas. Los geólogos creen que el crecimiento del nivel del mar agregará complicaciones que podrían demostrar ser mucho más determinantes que el clima. El peso adicional proveniente de millones de kilómetros cúbicos de agua, podría infringir tensión en los puntos débiles de la corteza terrestre, conocida por los expertos como litosfera. Esto podría causar terremotos y erupciones volcánicas a lo largo de las fallas, dando lugar a devastaciones regionales y enviando gases nocivos y escombros hacia el interior de la atmósfera. Existe también un peligroso incremento de los maremotos o tsunamis. Estas olas gigantes son generadas por terremotos subacuáticos que pueden viajar grandes distancias a través del océano a velocidades de 500 millas por hora. Se presentan sin aviso con olas de hasta 30 metros de altura. 2. SEQUÍAS La sequía se puede definir como una anomalía transitoria en la que la disponibilidad de agua se sitúa por debajo de los requerimientos estadísticos de un área geográfica dada. El agua no es suficiente para abastecer las necesidades de las plantas, los animales y los humanos. Si el fenómeno está ligado al lago central de agua existente en la zona para uso humano e industrial hablamos de escasez de agua. La causa principal de toda sequía es la falta de lluvias o precipitaciones, este fenómeno se denomina sequía meteorológica y si perdura, deriva en una sequía hidrológica caracterizada por la desigualdad entre la disponibilidad natural de agua y las demandas naturales de agua. En casos extremos se puede llegar a la aridez. La causa básica de la sequía es la cantidad insuficiente de lluvias caídas en un período de tiempo prolongado. La escasez de lluvia puede ser ocasionada por los patrones globales de circulación del aire o por la intervención del hombre. Las represas y los sistemas de irrigación son capaces de alterar el flujo natural de ríos y lagos, provocando que el vapor de agua que se eleva al aire sea insuficiente para formar nubes de lluvia. Otros factores que contribuyen a la sequía son las temperaturas altas, la baja humedad y los vientos fuertes. Durante una sequía muere la vegetación y se malogran las cosechas afectando, en cada caso, a las poblaciones animal y humana. Aun cuando la lluvia finalmente llega el suelo puede haber quedado dañado por el exceso de sales minerales o por la falta de nutrientes y, por consiguiente, hace que se arruinen las cosechas. La erosión del suelo también genera problemas a largo plazo y es importante que las áreas propensas a la sequía tengan buenos sistemas de irrigación. Las sequías severas pueden provocar una hambruna general, llevando a la muerte a miles o incluso a millones de personas. Las tormentas de arena e incendios de matorrales son otros de los peligros que acontecen en tiempos de sequía. 3. TORNADOS Es un fenómeno meteorológico que consiste en una columna de aire que rota de forma violenta; su extremo inferior está en contacto con la superficie de la Tierra y el superior con una nube cumulonimbus o, excepcionalmente, con la base de una nube cúmulus. Se trata del fenómeno atmosférico más intenso que se conoce. Los “torcedores”, como también se suele llamar a los tornados, aparecen sin aviso. Pueden ocurrir en cualquier momento del año, siempre que estén dadas las condiciones. Para que un remolino, un túnel rotativo de viento, sea clasificado como un tornado, debe estar en contacto con la tierra, y las nubes de la tormenta por encima de él. La trayectoria de un tornado rara vez tiene más de 250 metros en forma transversal, pero puede tener más de una milla de ancho. Los tornados ocurren cuando una corriente de aire cálido se topa con otra de aire fresco para crear un área rotativa de baja presión atmosférica. Cuando el aire está dentro de un frente de baja presión tiende naturalmente a subir y crea una fuerte corriente de aire ascendente. Esto atrae el aire cálido que lo rodea desde el suelo, causando que gire cada vez más rápido. 4. HURACANES El huracán es el más severo de los fenómenos meteorológicos conocidos como ciclones tropicales. Estos son sistemas de baja presión con actividad lluviosa y eléctrica cuyos vientos rotan antihorariamente (= en contra de las manecillas del reloj) en el hemisferio Norte. Un ciclón tropical con vientos menores o iguales a 62 km/h es llamado depresión tropical. Cuando los vientos alcanzan velocidades de 63 a 117 km/h se llama tormenta tropical y, al exceder los 118 km/h, la tormenta tropical se convierte en huracán. ¿Cómo se forma un huracán o ciclón tropical? Los ciclones tropicales se forman sobre las cálidas aguas del trópico, a partir de disturbios atmosféricos preexistentes tales como sistemas de baja presión y ondas tropicales. Las ondas tropicales se forman cada tres o cuatro días sobre las aguas del océano atlántico, cerca de la línea ecuatorial. Los ciclones tropicales también pueden formarse de frentes fríos y, ocasionalmente, de un centro de baja presión en los niveles altos de la atmósfera. El proceso por medio del cual una tormenta tropical se forma y, subsecuentemente, se intensifica al grado de huracán depende de, al menos, tres    de las condiciones siguientes: Un disturbio atmosférico preexistente (onda tropical) con tormentas embebidas en el mismo. Temperaturas oceánicas cálidas, al menos 26 °C, desde la superficie del mar hasta 15 metros por debajo de ésta. Vientos débiles en los niveles altos de la atmósfera que no cambien mucho en dirección y velocidad. La energía que el ciclón tropical transforma en energía cinética de rotación y en procesos termodinámicos proviene del contacto entre el ciclón tropical y las aguas cálidas del mar y, por ende, del intercambio de energía entre las aguas del mar y el sistema ciclónico. Los vientos en los niveles bajos de la atmósfera, muy cerca de la superficie marina, circulan hacia el área de baja presión, es decir, confluyen hacia un lugar determinado. Las aguas cálidas le suministran al entorno del disturbio atmosférico la humedad y el calor necesarios para que se desencadenen los procesos de formación de nubes y, generalmente, de lluvia y actividad eléctrica. Se forman las bandas de lluvia y los topes de las nubes que se han formado se elevan muy alto en la atmósfera. Si los vientos en los niveles altos de la atmósfera se mantienen débiles, el ciclón tropical puede continuar intensificándose, alcanzando las subsecuentes categorías hasta llegar a huracán. Dónde ocurren: Estados Unidos de Norteamérica, la India y el Pacífico Occidental. Casos por año: Cerca de 50. Medidas: Entre 60 y 1.200 millas de ancho por más de 10 millas de alto. Velocidad: 74 mph como mínimo. Potencia: 1.6 x 100 kilowatios (8.000 x la cantidad de energía generada en los Estados Unidos en un día). Velocidad máxima: 175 mph. Desastres: La cantidad máxima de muertes causadas por un ciclón fue de 300.000 en Bangladesh, en 1970. Los huracanes se originan sobre las aguas del Atlántico, si comienzan en el Pacífico Occidental se los conoce como tifones, y si lo hacen en la India se los llama ciclones. Cualquiera que sea su nombre, un huracán siempre tiene las mismas características. Es una inmensa tormenta arremolinada que vista desde arriba luce como una rosquilla, trayendo consigo vientos muy fuertes, tormentas eléctricas y lluvias torrenciales. Un huracán de categoría 1 puede causar algún daño en las cosechas, pero uno de categoría 5 despliega ráfagas de 175 mph, lanzando pesados escombros por el aire y descargando una destrucción masiva a su paso. Los huracanes se forman sobre grandes extensiones de aguas cálidas, por encima de los 26°C (80°F). El aire tibio que se eleva desde el mar se condensa moviéndose en forma ascendente y liberando su energía latente para formar un ciclón tropical. Los tifones suelen ser más fuertes que los huracanes porque toman más energía en su viaje a través del Océano Pacífico, mucho más extenso que el Atlántico. 5. TSUNAMIS Básicamente un tsunami es un maremoto, es un evento complejo que involucra un grupo de olas de gran energía y de tamaño variable que se producen cuando algún fenómeno extraordinario desplaza verticalmente una gran masa de agua. Este tipo de olas remueven una cantidad de agua muy superior a las olas superficiales producidas por el viento. Se calcula que el 90% de estos fenómenos son provocados por terremotos, en cuyo caso reciben el nombre más correcto y preciso de «maremotos tectónicos. La energía de un maremoto depende de su altura y de su velocidad. La energía total descargada sobre una zona costera también dependerá de la cantidad de picos que lleve el tren de ondas (en el maremoto del océano Índico de 2004 hubo 7 picos enormes, gigantes y muy anchos). Es frecuente que un tsunami que viaja grandes distancias, disminuya la altura de sus olas, pero mantenga su velocidad, siendo una masa de agua de poca altura que arrasa con todo a su paso hacia el interior. A continuación podemos apreciar la animación de un Tsunami. Dónde ocurren: Comúnmente alrededor de la Cuenca del Pacífico. Tamaño máximo: El más grande jamás documentado fue de 1.720 pies (524 m) de alto. Velocidad máxima: 500 mph (800 km/h) Desastres: El estimado actual de muertes durante el tsunami del 26 de diciembre de 2004 asciende a 220.000. Los tsunamis son olas gigantes capaces de destruir regiones costeras enteras en minutos. Son causados por erupciones volcánicas, terremotos o deslizamientos masivos de tierra dentro del mar. Cuando una enorme columna de agua es generada por un terremoto submarino, va ganando velocidad y altura mientras viaja hacia la costa. En cuanto la profundidad del agua es menor, la ola se va haciendo cada vez más grande y más rápida hasta convertirse en un rascacielos viajando a gran velocidad. Un tsunami sólo se detiene una vez que toda su energía haya sido disipada; lo cual significa que puede invadir varios cientos de pies dentro de la costa. Es capaz de levantar botes, autos y otros escombros pesados y llevarlos tierra adentro.