Está en la página 1de 3

Escuela hipermoderna de ajedrez

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

En la época de la escuela moderna de ajedrez alguno de sus máximos representantes


como Emmanuel Lasker mismo y Siegbert Tarrasch, Akiba Rúbinstein y otros jóvenes
ajedrecistas procedentes del este de Europa promueven una nueva forma de jugar que va
en contra de la Escuela moderna. Es la Escuela hipermoderna, cuyos mayores
representantes fueron: el checo Richard Réti, el húngaro Gyula Bréyer, el ruso-francés
Savielly Tartákover, el letón-danés Aarón Nímzovitch, el austriaco Ernst Grünfeld e
incluso el ruso-francés Alexandr Aliojin.

La esencia de la Escuela hipermoderna pone en tela de juicio los dogmas de la Escuela


Moderna. Amplía los horizontes de la partida, con contribuciones teóricas nuevas que
no negaban la importancia del centro, aunque propugnaban una manera innovadora para
controlarlo a distancia, sin ocuparlo, con los alfiles en fianchetto. De esta manera el
centro podría ser atacado con los caballos y los peones laterales.

Estas nuevas ideas fueron presentadas por Reti en numerosa obras pero destacan dos
«Nuevas ideas en ajedrez» (Ideen im Schachspiel), 1921, y «Los grandes maestros del
tablero» (Die Meister des Schachbretts) 1930. Estos son dos libros capitales en la
evolución del ajedrez.

Nímzovitch, Grünfeld y Aliojin crearán nuevos sistemas defensivos para las aperturas.
Reti investigó gran variedad de aperturas para las blancas que dieron fruto en su
apertura Reti. Fue un notable ajedrecista y un genial compositor de finales, sin embargo
nunca fue campeón del mundo y es que vivió en la época de Aliojin y Capablanca.
Aunque la participacion de los hipermodernistas en el ajedrez y su actuacion ha sido
brillante ninguno ha logrado ser campeón del mundo a excepción de Alexandr Aliojin.

Bibliografía [editar]
1. Saidy, Anthony (1973), La batalla de las ideas en ajedrez , Barcelona, Ed.
Martinez Roca, ISBN 84-270-0217-3

Escuela moderna de ajedrez


De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

En ajedrez es llama escuela moderna, o escuela clásica, la que surgió en los años 60 del
siglo XIX de la mano de Steinitz, que dio lugar a una autentica revolución del ajedrez al
sistematizar el juego de posición. Sus nuevos conceptos influyeron decisivamente en el
desarrollo de la técnica ajedrecística, hasta la actualidad. A partir de Steinitz, todos los
jugadores posteriores, incluso los más reacios, terminaron aceptando estos principios
por la sencilla razón de que, al margen de exageraciones, eran verdaderos. A finales del
siglo XIX los maestros que habían asumido sus presupuestos superaban con facilidad a
los mejores jugadores que se empeñaban es seguir jugando al estilo romántico.

Steinitz no fue un gran pedagogo, y escribió poco. Su influencia la marcó a través de


sus partidas, que causaron sensación y fueron meticulosamente analizadas. Quien
realmente formuló y divulgó los principios con los que jugaba Steinitz fue Siegbert
Tarrasch. Una de las mentes más agudas y científicas del ajedrez.

A partir de la publicación de la obra de Tarrasch «Die moderne schachapartie» (El


ajedrez moderno) en 1912, los fundamentos posicionales descubiertos por Steinitz se
hacen de dominio público; y ya no bastará con conocerlos para poder ganar. Así pues, la
escuela Moderna comienza con Steinitz, culmina con Tarrasch y abarca una generación
de ajedrecistas que actúan en los últimos veinte años del siglo XIX y la primera década
del XX. Son jugadores que aplican estrictamente los principios de Steinitz, aunque son
jugadores muy diferentes entre sí.

El máximo representantes de la escuela Moderna es Emmanuel Lasker. Tarrasch y Karl


Schlechter fueron según los casos eclécticos y ortodoxos. Pillsbury y Marshall fueron
grandes jugadores de ataque; mientras que Géza Maróczy lo fue de la defensa. Chigorín
y Spielmann fueron neorrománticos, que añoraban el estilo de juego de Morphy pero no
podían desatender los principios modernos.

Los principios de la escuela Moderna son muchos y no es tarea de esta nota


desmenuzarlos, pero algunos de los más importantes son: el control del centro, valor de
la defensa, superioridad de los alfiles sobre los caballos, importancia del desarrollo en la
apertura, explotación de los puntos fuertes y defensa de los débiles, etc. Se trata de
colocar las piezas en la mejor posición posible para que ataquen tanto como defienden.
El estilo fue tildado de dar partidas frías y sosas, pero se impuso por la sencilla razón de
que quienes jugaban sin atender a estos principios perdían sistemáticamente.

Ya en la segunda década del siglo XX aparecieron jugadores que pusieron en tela de


juicio los principios modernos, incluso los contradijeron, pero aún Capablanca y
Aliojin, los grandes campeones de este período, aún debían mucho a Steinitz. Claro que
ya empezaban a jugar de otra forma.

Escuela romántica de ajedrez


De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

Se podría definir a la Escuela Romántica de ajedrez como aquella que tiende a buscar
la belleza en ajedrez a través de fantásticas combinaciones, lo que se plasma en sus
ideas sobre el ajedrez y en su práctica. Se desarrolla plenamente entre 1830 y 1880 y
durante esa época no se concibe otro tipo de partida que no fuese el juego abierto, con
continuos ataques y contraataques en la que la jugada más espectacular era el culmen de
la partida. El final sólo era considerado como parte de la partida si no se había ganado
antes por medio de una combinación espectacular.

Curiosamente la Escuela Romántica se desarrolla tras los importantes aportes teóricos


de Philidor, totalmente antirrománticos, pero a mediados del siglo XIX el romanticismo,
y el culto al genio, era una actitud de vida que impregnaba toda la sociedad. No se
trataba de una involución, sino de una recuperación de los clasicos.

El encuentro entre La Bourdonnais y Mac Donnell asienta definitivamente esta


tendencia, aunque sus más notables representantes serán Adolf Anderssen, Joseph
Henry Blackburne, Lionel Kieseritzky, Paul Morphy, Daniel Harrwitz, Johannes
Zúkertort, Howard Staunton, Pierre Saint-Amant, etc.