Está en la página 1de 5

1

2010: Estado de situación en materia de libertades sindicales


frente a la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Lic. Mauricio Castro Méndez1

1. Diagnóstico hecho por la OIT

Costa Rica ha sido objeto de constantes denuncias internacionales por parte de los sindicatos por
violaciones a los convenios internacionales de la OIT sobre libertad sindical ratificados por nuestro país.
El resultado ha sido que esta organización de Naciones Unidas ha concluido desde hace varios años que
los problemas principales relativos a la aplicación de la libertad sindical en nuestro país son los
siguientes:
(a) lentitud e ineficacia de los procedimientos sancionatorios y de reparación en caso de actos
antisindicales. Es decir, la OIT ha constatado que los actos patronales y estatales de persecusión
sindical, sean estos despidos, degradaciones, hostigamiento, etc. no son sancionados y corregidos
rápida y eficazmente, lo que hace que los enunciados sobre el derecho de las personas
trabajadoras a constituir sindicatos en nuestro país sea fácilmente violentado sin consecuencia
alguna.
(b) restricciones al derecho de negociación colectiva en el sector público en virtud de fallos de la Sala
Constitucional de la Corte Suprema. La OIT ha determinado que los criterios de la Procuraduría
General de La República y los tribunales de justicia, fundamentalemente la Sala Constitucional,
colocan a Costa Rica en violación directa del convenio número 98 de la OIT, ya que restringen
excesiva e ilegítimamente las posibilidades de negociar colectivamente a amplios segmentos del
empleo público.
(c) sumisión de la negociación colectiva a criterios de proporcionalidad y racionalidad en virtud de la
jurisprudencia de la Sala Constitucional. Nadie cuestiona la competencia de la Sala Constitucional
para declarar inconstitucionales normas, incluyendo de convenciones colectivas de trabajo, que
violen directamente derechos fundamentales o normas constitucionales. Sin embargo, la Sala
Constitucional, con criterios contradictorios y que exceden por mucho sus competencias legales
y constitucionales, se ha dedicado a hacer una serie de valoraciones de oportunidad o
conveniencia y no de constitucionalidad del contenido de las convenciones colectivas de trabajo.
(d) enorme desproporción entre el número de convenciones colectivas y el de arreglos directos (muy
inferior) concluidos por trabajadores no sindicalizados. Finalmente, la OIT ha constatado que
como mecanismo patronal antisindical en el sector privado, se ha mal utilizado los denominados
“arreglos directos” y los “comités permanentes de trabajadores” que existen en el Código de
Trabajo, con la finalidad de evitar el reconocimiento y desarrollo autónomo de organizaciones
sindicales, así como de las convenciones colectivas de trabajo.
Todas estas conclusiones se tienen como demostradas actualmente por la OIT y por sus respectivos
órganos de control, todos los cuales están integrados por los gobiernos, los empleadores y los sindicatos,
por lo que gozan de enorme credibilidad.
2. Estancamiento
Ante eso, las distintas administraciones gubernamentales desde hace ya bastantes años, han asumido una
serie de compromisos internacionales frente a la OIT, que consisten en el impulso y aprobación de
diversas reformas constituconales y legales para enfrentar esos problemas.
Sin embargo, la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT
(CEACR), ha constatado que a pesar de que los problemas persisten desde hace años y de que este caso se

1 Coordinador Asesoría Legal de ANEP; profesor de la Cátedra de Derecho del Trabajo de la Universidad de
Costa Rica, e integrante del Consejo Superior de Trabajo.
3

ha discutido en varias ocasiones, no ha habido progresos significativos en la aplicación del Convenio ni


en la legislación ni en la práctica.
3. Método y ruta crítica
Todos los años, en la Conferencia anual de la OIT que se desarrolla en el mes de junio en Ginebra, Suiza,
los distintos países que integran Costa Rica deben rendir cuentas sobre el cumplimiento de los
convenios de OIT y sobre los señalamientos hechos por los distintos órganos de control de la OIT. En el
caso costarricense ha quedado en evidencia la falta de interés gubernamental por cumplir los
compromisos asumidos, por lo que en el marco de la Conferencia de OIT del año 2009, se acordó que
Costa Rica debía tomar medidas muy concretas que serán valoradas en la próxima conferencia de junio
del 2010. Estas medidas son:

(a) Comisión Mixta: La CEACR tomó nota del compromiso del Gobierno de poner en marcha una
Comisión mixta legislativa con participación de todos los poderes del Estado y de los
interlocutores sociales para promover la adopción de tales proyectos, contando con la asistencia
técnica de la OIT. Esta comisión no se ha conformado, y solo se ha dado participación en una
sub-comisión para el análisis de uno de los proyectos prometidos (el de reforma procesal
laboral).

(b) Adopción inmediata de medidas: La CEACR urgió al Gobierno a que:

i. Aprobación de proyectos: tome medidas concretas con carácter urgente para que sus
promesas se conviertan en realidad, incluido el establecimiento sin demora de la Comisión
Mixta en la Asamblea Legislativa. Por lo tanto, la Comisión expresó la firme esperanza de que
en un futuro muy próximo podrá constatar progresos sustanciales en la aplicación del
Convenio y confió en que los proyectos de ley que cuentan con consenso tripartito sean
tramitados y adoptados sin demora.

ii. Información sobre progresos: La CEACR esperó firmemente que la memoria anual que
Costa Rica tiene que presentar ante la Comisión de Expertos incluya información sobre
progresos tangibles en la legislación y en la práctica.

iii. Calendarización: La CEACR pidió al Gobierno que este año presente un calendario preciso
sobre las etapas seguidas y a seguir para que se hagan realidad las reformas legales.

(c) Revisión de proyectos con vista en el convenio 98: La CEACR también confió en que la
memoria que debe presentar este año el Gobierno de Costa Rica para su examen por la CEACR
incluirá copia de los proyectos de ley a efectos de que la Comisión de Expertos pueda verificar su
conformidad con el Convenio.
4. Promesas de Gobierno
Ahora bien, cuáles fueron los compromisos específicos que el Gobierno de Costa Rica ha asumido ante la
OIT, incluyendo las promesas de la Administración Arias Sánchez. Las promesas de gobierno sobre las
cuales será evaluado en junio del 2010 son las siguientes:

(a) Reforma al artículo 192 de la Constitución Política para garantizar la negociación


colectiva en el sector público (expediente 14.730): a pesar de gozar de dictamen unánime
afirmativo, fue desechado (archivado definitivamente) por no haber sido tramitado en un período
de 4 años.

(b) Reformas a la Ley General de la Administración Pública (expediente 14.675): este


expediente fue archivado definitivamente el 18 de mayo del 2006.
4

(c) Reforma a varios artículos del Código de Trabajo - expediente legislativo 13.475. Este
proyecto, a pesar de haber terminado su trámite legislativo desde el 9 de octubre del año 2000,
llegó al primer lugar de la agenda legislativa el año 2009, pero la fracción oficialista rompió
quorum para que no se votará, y finalmente logró que no se votara y por el contrario se reenvió
a una comisión por tiempo indefinido.

(d) Reforma procesal laboral (expediente 15.990): a pesar de haberse asumido un compromiso
tripartito para constituir una comisión legislativa mixta para su estudio y aprobación en el
Parlamento, en la que debía darse participación a empleadores, sindicatos, gobierno y Poder
Judicial, el Gobierno nunca constituyó la comisión y tampoco convocó a sesiones extraordinarias
el proyecto en mención, por lo que se encuentra absolutamente paralizada y fuera de las
prioridades del Gobierno. A pesar de que en una sub-comisión se lograron bastantes acuerdos, el
proyecto ni siquiera ha sido dictaminado en comisión, con lo que no puede ser aprobado por la
Asamblea Legislativa aún. Además, de acuerdo a lo señalado por expertos de OIT, el texto
pendiente de ser discutido en comisión, aún viola el convenio número 98 de la OIT en dos temas:
 el proyecto deja intactas las normas que permiten la utilización antisindical de los
arreglos directos y los comités permantes de trabajadores
 el proyecto ilegítimamente prohíbe la huelga en contra de políticas públicas que
afecten a las personas trabajadoras

(e) Ratificación de varios convenios de la OIT (Nos. 151 y 154). Los expedientes sobre los
Convenios 151 y 154 se incorporaron a la Asamblea Legislativa el 31 de agosto de 1984 y fueron
archivados 18 años después, el 24 de mayo de 2002. Durante los años 86 y 87 88 y 89 no se
genera ninguna acción en torno a dichos convenios, salvo el envío del Presidente Arias de los
proyectos a los secretarios de la Asamblea en setiembre del 88. Durante los años 91 y 92
tampoco se encuentra registros sobre movimiento algunos con respecto a dichos expedientes.
En el 93 y 94 el Gobierno los incluye en periodo de sesiones extraordinarias, pero de la misma
manera los retira; del 95 al 99 solo se registran solicitudes de diputados para que se pongan a
despacho los expedientes en ese último año se rechazan todas las mociones para que los
convenios pasen al primer lugar. Aunque los expediente tuvieron dictamen favorable se
archivaron por vicios de procedimiento. Aparentemente se reenviaron a la Asamblea Legislativa
pero no han sido convocados para extraordinarias ni se han impulsado en ordinarias.

5. Agravamiento de los problemas


Como vemos los problemas no solo no se han resuelto, sino que se han agravado, fundamentalmente por
tres componentes adicionales:
(a) Caso Sintrajap: el intento de soborno de las personas trabajadoras de JAPDEVA, para lograr la
privatización de ese importante puerto, encontró la férrea oposición del sindicato SINTRAJAP,
por lo que el Gobierno de La República violó la libertad sindical e impuso una dirigencia sindical
complaciente con los deseos de la administración Arias Sánchez. Esta denuncia ya fue remitido a
la OIT por parte de las cinco confederaciones sindicales que operan en Costa Rica.
(b) Ley de empleo público: el Ministerio de Planificación ha venido trabajando en un proyecto de
ley de empleo público que, a juicio de las organizaciones sindicales tiene problemas sumamente
graves en perjuicio de todas las personas que laboran en el empleo público. A pesar de estos
señalamientos, el jefe de la fracción legislativa del Partido Liberación Nacional, ha presentado el
mencionado proyecto de ley a la corriente legislativa. Entre otras cosas este proyecto de ley,
violando los convenios internacionales de OIT, deroga convenciones colectivas vigentes y tiene
normas contrarias a los acuerdos y compromisos internacionales asumidos por Costa Rica en el
marco de la reforma procesal laboral.
(c) Proyecto de constitucionalización de asociaciones solidaristas: Finalmente, se impulsa en la
Asamblea Legislativa un proyecto para elevar a rango constitucional a las asociaciones
solidaristas y para que el Estado en el futuro dedique recursos públicos para financiar la creación
5

y desarrollo de asociaciones solidaristas. Sin embargo, la OIT ha dejado claro desde el año 1993,
que este tipo de organizaciones por no gozar de independencia económica ni en su composición
frente al patrono, no pueden asumir funciones sindicales, ya que no gozan de la autonomía
suficiente para representar legítimamente los intereses económicos y sociales de las personas
trabajadoras, tanto en el sector privado como en el público. De igual forma, un reciente estudio
elaborado por el Dr. Adrián Goldin de OIT ha dejado claro que una parte del solidarismo ha
utilizado antisindicalmente los denominados “arreglos directos” y los “comités permanentes de
trabajadores”, con la complacencia y financiamiento de los empleadores privados. Es por eso
que, hasta que por medio de una regulación legal adecuada no se resuelvan los problemas sobre
arreglos directos y comités permanentes de trabajadores, existirá una vinculación entre
solidarismo en el sector privado y las prácticas antisindicales. Además, cualquier reforma debe
dejar claro que las solidaristas no pueden ejercer funciones de representación de los intereses
económicos y sociales de los trabajadores (art. 60 C. Política), ya que de lo contrario se estaría
violando los convenios internacionales de OIT y las resoluciones de esa organización aprobadas
desde hace casi veinte años.

CONCLUSION
Ante este panorama, es evidente que la libertad sindical sigue siendo violada en nuestro país, con la
complacencia por acción y por omisión del Gobierno de La República y las fraccciones legislativas afines
a él. Esto ha sido constatado por la OIT y será una vez más verificado en la próxima conferencia del mes
de junio del 2010 en Ginebra, Suiza.
Si bien es cierto este conflicto internacional se mantiene escondido por gobierno y por los medios de
comunicación colectiva tradicionales, es un problema que continuará explotándonos en la cara cada año.
Sin embargo, este conflicto y la reticencia de las distintas administraciones gubernamentales, con la
complacencia de las cúpulas empresariales, puede llegar a producir sanciones comerciales por muchos
millones de dólares y euros para nuestro país, por violación a las normas incluidas en regulaciones
comerciales, como el denominado Sistema Generalizado de Preferencias Plus de la Unión Europea, o el
mismo Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de América.
Evidentemente corresponderá a la nueva administración de la Presidenta Laura Chinchilla y a su nueva
Ministra de Trabajo, la ex-defensora de los habitantes, Sandra Pisk, el dar la cara no solo frente a la OIT,
sino sobre todo frente a las personas trabajadoras costarricenses, que todos los días ven violado su
derecho a organizarse de una forma autónoma e independiente si así lo tienen a bien.