Está en la página 1de 15

¿Armas de Ciencia Ficción?

Carlos E. Martínez Guerra

ABSTRACT. Analistas científicos, políticos, y militares prevén teóricamente la enorme


posibilidad de la existencia de un nuevo tipo de arma tecnológicamente capaz de irradiar pulsos
electromagnéticos ya sea de alta o baja frecuencia virtualmente hacia cualquier punto
específico del planeta. Su potencial como un instrumento estratégico de manipulación del
medioambiente e inclusive de la estabilidad emocional del ser humano, es sorprendente y a la
vez extremadamente alarmante.

Antecedente
Imaginemos por un momento lo que hubiesen pensado nuestros abuelos o bisabuelos en la
década de los 40’s del siglo pasado acerca de la existencia de un dispositivo que obtiene una
enorme cantidad de energía a partir de reacciones nucleares. Una súper bomba cuyo
funcionamiento se basa en provocar una reacción nuclear en cadena descontrolada. Un arma
de destrucción masiva cuya explosión produce una distinguida nube en forma de hongo.

¿Se hubieran creído nuestros ancestros el cuento de la bomba atómica? Un


instrumento nuclear desarrollado en ultra secreto por los Estados Unidos denominado
“Proyecto Manhattan” durante la Segunda Guerra Mundial con el apoyo de ex científicos nazis.

Es muy probable que nuestros antepasados no hubiesen creído en semejante historia.


Probablemente hubiesen considerado a la bomba atómica como un disparate, una idea cruel y
descabellada, producto de la más retorcida ciencia ficción. Pero ellos fueron testigos de manera
indirecta (ya sea por la prensa o la radio de la época) de la primera detonación histórica en
1945 de una bomba de uranio contra la población civil que habitaba las ciudades japonesas de
Hiroshima (alrededor de 120,000 muertos) y Nagasaki (alrededor de 140,000 muertos).
A partir de dicho suceso, esa arma dejaría de ser considerada como una obra de ficción
apocalíptica, para convertirse en una realidad brutal que daría origen al fenómeno de la guerra
fría entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética. Por primera vez en la historia, el
hombre sería capaz de destruir a toda su especie con tan solo pulsar un botón.

Ahora bien, trasladémonos de nuevo a la actualidad e imaginemos las posibles armas


de destrucción masiva que han sido desarrolladas hasta la fecha por las súper potencias
tecnológicas y militares como lo son Estados Unidos o Rusia.

Cuando la ficción superó a la realidad


El 18 de mayo de 1977 se celebró en Ginebra, Suiza la “Convención sobre la
prohibición del uso de Técnicas de Modificación Ambiental con fines militares u otros fines
hostiles” a partir de la resolución 31/72 de la Asamblea General de Naciones Unidas.

¿Convención sobre la prohibición del uso de Técnicas de Modificación Ambiental


con fines militares u otros fines hostiles?, ¿Se puede modificar el medio ambiente con fines
bélicos? La respuesta parece ser afirmativa, o al menos así lo consideraba la ONU al estipular
los estatutos firmados en dicha convención:

“- Al darse cuenta de que el uso de técnicas de modificación ambiental con fines pacíficos
podría mejorar la interrelación del hombre y la naturaleza y contribuir a la preservación y
mejora del medio ambiente en beneficio de las generaciones presentes y futuras,

- Reconociendo, sin embargo, que su aplicación militar o cualquier otro uso hostil de
tales técnicas podrían tener efectos sumamente perjudiciales para el bienestar humano,

- Deseando prohibir efectivamente el uso militar o cualquier otro uso hostil de técnicas
de modificación ambiental con el fin de eliminar los peligros para la humanidad de tal
uso, y afirmando su voluntad de trabajar hacia el logro de este objetivo”.

Armas geofísicas
Ante semejante preocupación por parte de la ONU, la idea de que existieran uno o
varios tipos de artefactos capaces de manipular el medio ambiente con fines bélicos deja de
parecer tan descabellada.

Un arma geofísica es un nuevo término empleado para definir una nueva tipología de
armamento hipotético (ya que ninguna nación ha reconocido públicamente su existencia por
obvias razones). Esta novedosa forma de intimidación bélica está basada en la manipulación
de los procesos que ocurren en la corteza terrestre (litosfera), manto líquido (hidrósfera,
océanos) y manto gaseoso (atmósfera).
“La Guerra de Medio Ambiente se define como la modificación intencional o la
manipulación de la ecología natural, como lo es el clima o lo que llamamos comúnmente
“el tiempo”, los sistemas de la tierra tales como la ionosfera, la magnetosfera, el sistema
de placas tectónicas, y/o la provocación de eventos sísmicos (terremotos) para causar la
destrucción física, económica, psico-social de un objetivo previsto, ya sea geofísico o de
la población, como parte de la guerra estratégica o táctica “. (ECO News)

Los Estados Unidos y Rusia supuestamente han desarrollado en secreto armas geofísicas: los
proyectos HAARP y SURA respectivamente.

Según el sitio web oficial, del “Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta
Frecuencia” (HAARP por sus siglas en ingles) es:

“…un esfuerzo científico dirigido a estudiar las propiedades y el comportamiento de la


ionosfera, con particular énfasis en ser capaz de entenderlo y utilizarlo para mejorar las
comunicaciones y los sistemas de vigilancia, tanto para fines civiles y de defensa (en otras
palabras fines bélicos).

El programa HAARP está comprometido a desarrollar un centro de investigación de clase


mundial que consiste en la ionosfera:

• El Instrumento de Investigación Ionosferico (IRI), el cual es una instalación que alberga un


transmisor de alta frecuencia (HF) y gran potencia de alcance. El IRI se utilizará temporalmente
para excitar un área limitada de la ionosfera para el estudio científico.

• Un conjunto de sofisticados instrumentos científicos que se utilizarán para observar los


procesos físicos que ocurren en la región mencionada (ionosfera).

¿Qué es la ionosfera?

Vale la pena precisar que la ionosfera es la parte de la atmósfera terrestre ionizada


permanentemente debido a la fotoionización que provoca la radiación solar. Se sitúa entre la
mesosfera y la exosfera, y en promedio se extiende aproximadamente entre los 85 km y los
700 km de altitud. La ionosfera es un sistema dinámico, en constante cambio, gobernado por
múltiples parámetros, de los cuales tienen una influencia destacable todas las variaciones que
se producen en la atmósfera, tales como:

 La variación de las condiciones meteorológicas,


 Las emisiones electromagnéticas (esenciales para las telecomunicaciones radiales)
 Las variaciones que se producen en el campo magnético terrestre.
Los promotores del HAARP

A partir de 1975, la antigua Unión Soviética inició investigaciones referentes a la


Magnetohidrodinámica (MHD). La Magnetohidrodinámica es la ciencia que estudia la dinámica
de fluidos conductores de electricidad en presencia de campos eléctricos y magnéticos.
Ejemplos de tales líquidos incluyen plasmas, los metales líquidos, y el agua salada.

Dichas investigaciones a su vez analizaban la corteza terrestre y métodos para


pronosticar los sismos. Los soviéticos estudiaron la posibilidad de provocar pequeños sismos
para evitar uno grande. Estas investigaciones fueron rápidamente militarizadas. El resultado fue
la construcción en la cordillera del Pamir (Asia Central) de un artefacto para generar
artificialmente terremotos.

Cuando la Unión Soviética se derrumba y el sistema comunista se desmantela, los


responsables de este programa deciden emigrar a los Estados Unidos con fines de lucro, pero
como sus investigaciones no estaban concluidas, el Pentágono rehusó seguir con su
financiamiento.

En 1995, mientras que Rusia estaba gobernada por Boris Yelsin y el oligarca Viktor
Chernomyrdin, la Fuerza Aérea Norteamericana reclutó a los investigadores rusos y su
laboratorio en la ciudad de Nizhni Nóvgorod. Allí construyen una máquina mucho más
poderosa, la Pamir 3, que fue probada con éxito. El Pentágono patrocinó entonces de nuevo
dicha investigación y trasladó a los científicos y su material a los Estados Unidos, en donde
fueron integrados al programa HAARP.

El programa HAARP fue desarrollado como parte de una cooperación anglo-


estadounidense entre Raytheon Corporation (uno de los más grandes contratistas de defensa
militar de los Estados Unidos, fabricante de los misiles Patriot) y la cual posee las patentes de
HAARP. Otros miembros de dicha cooperación son la Fuerza Aérea de EE.UU. y la British
Aerospace Systems (BAES). También cuenta con la participación de reconocidas entidades
académicas como la Universidad de Alaska, Stanford, Penn State, Boston College, Dartmouth,
Cornell, Universidad de Maryland, Universidad de Massachusetts, MIT, UCLA, Clemson y la
Universidad de Tulsa.

Las instalaciones del HAARP están situadas en una zona militar en Gakona, Alaska (latitud
62°23′36″ Norte, longitud 145°08′03″ Oeste), a unos 400 kilómetros al norte de Anchorage. Es una
extensa área de tundra que alberga alrededor de 180 antenas que apuntan hacia el cielo.

Los infantes de marina patrullan el perímetro de la base. No se permite que ningún avión comercial o
militar sobrevuele la base.

Como dato curioso vale la pena mencionar que uno de los fundadores de Raytheon Corporation,
Vannevar Bush (1890-1974) estuvo involucrado en la promoción para el desarrollo de la bomba
atómica y como precursor de ciertos prototipos (Memex) que más tarde llegarían a influir en la
creación del internet.
Imagen aerea de las instalaciones del HAARP

Antenas empleadas en el complejo del HAARP

Algunas de las posibles alteraciones teóricas


generadas por un arma geofísica

Alteración en la corteza terrestre relacionada con la ionosfera

Dicho de otra forma, la capacidad de producir movimientos geológicos o terremotos. Tal


hipótesis se puede deducir a partir de la publicación al menos de tres documentos académicos
divulgados por:

1) URSI (Unión Radio Científica Internacional. Organismo académico internacional, no


gubernamental, sin fines de lucro y cuyo objetivo afirman es el estimular la
investigación y el intercambio de ideas referente a las ondas radiales):
- “Método para el Desarrollo de un Monitoreo Acústico-Electromagnético de la
Ionosfera”. (Por: Z. Nazarchuk, V. Koshovyy, D. Kuryljak, I. Romanyshyn. Instituto Karpenko de
Físico-Mecánica de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania).

Este documento producto de una investigación, señala que se han investigado la


interacción de unos cuantos mecanismos de la litosfera-ionosfera (corteza terrestre-atmósfera)
con la presencia de terremotos. Algunos investigadores demostraron teóricamente la
posibilidad de desarrollar un mecanismo acústico-gravitacional a partir de la utilización de
complejos interferómetros (instrumento astronómico utilizado para medir con gran precisión
longitudes de onda de la luz) los cuales son capaces de realizar dicha interacción litosfera-
ionosfera relacionada a los terremotos.

2) TAO. Revista de Ciencias Terrestres, Atmosféricas y Oceánicas de la Unión China de


Geociencias:

- “Precursores Ionosféricos de los terremotos; Avances Recientes en sus Aplicaciones


Teóricas y Prácticas” (Por: Prof. Sergey Pulinets, Instituto de Geofísica, UNAM, México D.F.)

En este trabajo se compilan los recientes avances en la comprensión científica del


problema de acoplamiento sismo- ionosfera. A partir del estudio de un modelo científico se
explica la interconexión de diferentes precursores electromagnéticos de un terremoto y
construye una jerarquía precursora. Al presentarse el concepto de un terremoto, la zona de
preparación une precursores geofísicos y geoquímicos con precursores de la ionosfera, y que
estos últimos pertenecen a la misma familia por lo cual deben de ser considerados por la
sismología por igual.

3) Instituto Terrestre de Magnetismo, Ionosfera y Propagación de Radio-Ondas. Academia


Rusia de Ciencias, Moscú, Rusia. Revista Radio-Física y Electrónica Cuántica:

- “Modelo Teórico de Posibles Disturbios Nocturnos en la Latitud Media de la Ionosfera,


Región D, sobre un Área de Preliminar a un Fuerte Terremoto”

Se presenta un modelo teórico de posibles perturbaciones en la densidad de electrones


por la noche en latitudes medias de la ionosfera, región D, antes de que ocurran terremotos
fuertes. Se encontró que la densidad de electrones en la región D en una zona epicentral de
terremoto puede aumentar considerablemente antes de que ocurran los terremotos severos. El
tamaño horizontal de la zona de la densidad electrónica perturbada es de unos 300 km. El
efecto de alteración se espera que sea aún más intensa si un transmisor VLF poderoso opera
en las proximidades (zona epicentral) de un terremoto inminente. En este caso, una capa muy
densa de ionización en la capa D puede ser formada en las altitudes de la mesosfera superior
y puede dar lugar al efecto de fuerte absorción de ondas de radio de alta frecuencia de
reproducción en el área de preparación del terremoto.
Conclusiones acerca de la alteración en la corteza terrestre

A partir de lo anteriormente expuesto se puede inferir que al menos teóricamente es


posible predecir e inclusive afectar la actividad sísmica (terremotos) a partir de instrumentos
disponibles en la actualidad como los interferómetros o los radiotransmisores
electromagnéticos de alta o baja frecuencia.

Dicho de una manera más sencilla: hipotéticamente se puede producir artificialmente un


terremoto y su funcionamiento se puede comprender mejor utilizando la analogía de la
resonancia mecánica y el efecto destructivo en algunos materiales rígidos, como por ejemplo
una copa de cristal que se rompe cuando una soprano canta y su voz alcanza de manera
sostenida la frecuencia de resonancia del cristal, lo cual produce su fractura.

Un arma geológica teóricamente es capaz de producir ondas de alta frecuencia


electromagnética las cuales generan vibraciones en las placas tectónicas, y esto a su vez se
manifiesta en movimientos telúricos o sismos.

Alteración en la atmósfera.

Para el “Comité de Defensa” del parlamento ruso (DUMA) el HAARP tiene otros fines distintos a los
declarados en su sitio oficial.

En un comunicado de prensa fechado en agosto 8 de 2002, 90 diputados firmaron un documento


dirigido al entonces presidente ruso Vladimir Putin, y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Dicho documento expresaba su preocupación referente a la creación por parte de los Estados
Unidos de nuevas armas geofísicas integrales que pueden influir en el planeta a través de
ondas de radio de alta frecuencia.

"La importancia de este salto cualitativo se podría comparar a la transición en el uso bélico
de armas blancas (como las espadas) a las armas de fuego, o de armas convencionales a las
armas nucleares”.

Según lo expresado por este comité, el HAARP podría ser utilizado como un arma capaz de
causar cortes en las telecomunicaciones radiales (por ejemplo teléfonos celulares o cualquier tipo
de radiofrecuencia o radionavegación ya sea aérea o marítima), provocar “apagones” o cortes
en las redes de electricidad, oleoductos y gasoductos, y podría llegar a causar un impacto
negativo en la salud mental de las personas que habiten regiones enteras.

Y es que, en esta última hipótesis relacionada con la afectación de la salud mental, se tiene
que, según estudios realizados por el Dr. Andrija Puharich (Escuela de Medicina de la
Universidad Northwestern) y el Dr. Robert C. Beck (Universidad de Chicago) pioneros de la
medicina nuclear en los Estados Unidos, descubrieron respectivamente en sus laboratorios,
efectos muy particulares sobre la exposición de humanos a ondas electromagnéticas de baja
frecuencia y de baja energía (alrededor de 10-100 nanoteslas):
6 Hz Se reportan dolores de cabeza.

6.66 Hz y más bajo Nauseas, dolores de cabeza, confusión, ansiedad y depresión

7.8, 8 y 9 Hz Produce ritmos Alfa, comúnmente relacionados a niveles de


meditación y sensación de bienestar.

10.35 Hz Genera ansiedad, miedo y comportamiento hostil y agresivo.

11 Hz Induce a un comportamiento rebelde.

(1Hertz=1Hz= una pulsación por segundo)

Este estudio resulta interesante ya que ejemplifica de manera clara cómo se podría
controlar los estados de ánimo de una población determinada exponiéndolos a ondas
electromagnéticas de baja frecuencia las cuales afectarían manipulando su actividad cerebral.

Dicho esto, podríamos hacer una equivalencia del cerebro humano como una especie de
“receptor de radio”, de manera que surge la incógnita: ¿Qué pasaría si el transmisor establece
de manera unilateral una determinada frecuencia, es decir controla que “estación de radio”
debemos escuchar?

HAARP: el mega calentador de la ionosfera


Bernard Eastlund (fallecido en diciembre de 2007), físico del MIT y doctorado en física por la
Universidad de Columbia, fue uno de los principales investigadores que condujeron al
desarrollo del HAARP en 1984. Eastlund aseguraba que su invento podría, también, controlar el clima.

El tema de la manipulación del clima no es algo nuevo. Recordemos que la técnica de sembrado de
nubes con yoduro de plata para provocar precipitaciones existe desde principios de la década de los
cincuenta del siglo pasado. En la actualidad existen compañías como la norteamericana
weathermodification con sede en Dakota del Norte, la cual ofrece técnicas más sofisticadas
para la modificación artificial del clima ofreciendo a sus clientes (agricultores o aeropuertos por
ejemplo) programas de aumento de lluvias, de nieve, mitigación de daños ocasionados por
granizo o disipación de niebla.

Sin embargo, el control meteorológico a partir de la manipulación de la ionosfera mediante transmisores


de alta frecuencia resulta ser algo más complejo que bombardear nubes con yoduro de plata.

Según lo expresado en el sitio web de la empresa ESEC, de la cual Eastlund fue su fundador, existen
técnicas reunidas en los procedimientos y aparatos del HAARP para el encendido de las
partículas cósmicas de plasma en la atmósfera (CIPPA), las cuales pueden ser herramientas
importantes en el desarrollo de una ciencia para la modificación del clima.

Según palabras del propio Eastlund, “HAARP funcionaría como un mega calentador de la
ionosfera”. Una especie de “horno de microondas” gigante por así decirlo. Este calentador ionosferico es
diferente a otros conocidos hasta la fecha: la radiación de radiofrecuencias (RF) se concentra y
enfoca en un punto de la ionosfera, consiguiendo proyectar una cantidad de energía sin
precedentes, que puede alcanzar hasta los 10 Gigavatios.
En 1966, el profesor Gordon J.F. Mac Donald (doctor en Geología por la Universidad de
Harvard y miembro del comité científico del entonces presidente norteamericano Richard
Nixon) realizaría un comentario preocupante:

“La clave de la guerra geofísica está en identificar la inestabilidad ambiental que,


sumada a una pequeña cantidad de energía, liberaría cantidades enormes de la misma“.

Dichas aseveraciones han llevado a ciertos investigadores a concluir que si el HAARP operase al cien
por ciento, podría crear anomalías climatológicas. Michael Chossudovsky considerado uno de los
mayores expertos en globalización, afirmaba en 2005 que según pruebas científicas revelaban
la posibilidad de que el HAARP operando a su máxima capacidad tendría la capacidad de
provocar posibles inundaciones, sequías o huracanes.

Según analistas militares como William Cohen, Secretario de Defensa de los EE.UU, la
manipulación del clima es el arma preventiva por excelencia. En una conferencia celebrada en
abril de 2007, en la Universidad de Georgia, Cohen afirmaba:

”…Otros se están dedicando incluso a un tipo de terrorismo ecológico que puede alterar el
clima, generar terremotos, activar volcanes a distancia mediante el uso de ondas
electromagnéticas… Es decir, hay muchas mentes ingeniosas allá afuera trabajando en la
búsqueda de medios para causar terror a otras naciones… Es real, y es la razón por la cual
tenemos que intensificar nuestros esfuerzos “.
Haití: la importancia de su situación geoestratégica
Años antes de que ocurriera el terrible terremoto que azotara Haití, al gobierno de los
Estados Unidos le preocupaba de sobremanera (hasta la fecha) el panorama político-
económico de Sudamérica.

Para analistas como Víctor Ego Ducrot, periodista argentino, especialista en temas del
Caribe, la principal amenaza para el poder hegemónico de los Estados Unidos sobre
Sudamérica es la presencia de los actuales gobiernos de tendencia socialista como Brasil,
Argentina, Venezuela, Bolivia, Perú y por supuesto Cuba. Dichos países están en la búsqueda
de una política de consenso a favor de una integración regional (crear una especia de “Unión
Europea” Latinoamericana), la maduración del tratado aduanal Mercosur (cuyos países
miembros son considerados como los mayores productores de alimentos del mundo) entre
otros tratados políticos y comerciales.

Según Ducrot, la estrategia desarrollada por Estados Unidos para mantener su


predominio sobre esta zona latinoamericana se inscribe en su programa de acción para toda la
región, tendiente al control definitivo de sus recursos naturales y a la manipulación de sus
aparatos productivos (industria), para lo cual pone énfasis en dos piezas fundamentales: la
imposición del ALCA (una especie de TLC enfrentado al Mercosur) el despliegue del Plan
Colombia y otros proyectos de militarización similares.

América Latina, que tradicionalmente ha sido dominada por los Estados Unidos, en la
actualidad adquiere una renovada importancia ya que según cifras del U.S Census Bureau y la
Energy Information Administration, estiman que dicha región suministra alrededor del 25 por
ciento de todos los recursos naturales y energéticos necesarios para el consumo de los
Estados Unidos.

Gráfico: Importaciones petroleras hacia los Estados Unidos.


Una vez explicado este panorama se puede vislumbrar el importante papel
geoestratégico que tiene Haití para el fortalecimiento del control militar por parte de los Estados
Unidos en esta región y así poder asegurar la explotación hegemónica norteamericana de los
recursos naturales de América Latina.

2010: Terremoto en Haití, ¿cruel experimento?

El 12 de enero de 2010 a las 16:53:09 hora local un terremoto con magnitud de 7,0
grados en la escala de Richter devastó a la isla de Haití. Su epicentro fue a 15 km de Puerto
Príncipe, la capital de Haití, según reportó el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Hasta el 15 de enero de 2010 se habían recuperado 150,000 cuerpos, aunque se


estima que el número de muertos podría llegar a los 200,000, además de 250,000 heridos. Se
estima también el que un millón de personas se quedaron sin hogar. Se podría considerar a
este sismo como una de las catástrofes humanitarias más graves de la historia.
En menos de 48 horas después de que ocurriera este lamentable desastre,
aproximadamente 13 mil soldados estadunidenses, incluida la 82 división aerotransportada,
una fuerza expedicionaria de marines, 20 buques de guerra, además de un portaviones de
propulsión nuclear, más de 60 helicópteros y más de 200 vehículos militares se encontraban
situados en Haití.
En total, el personal militar estadunidense ascendía a 19 mil elementos, más de 124
aeronaves y otras naves que apoyan las operaciones de rescate, asistencia y tratamiento en
respuesta a la crisis en Haití, según informes del Comando Sur de Estados Unidos
(SOUTHCOM), encargado de las operaciones estadunidenses en esta situación.

Tras lo anteriormente expuesto, fácilmente se puede apreciar el que Estados Unidos


desplegó eficientemente todo un operativo de guerra. Casi de inmediato se hizo cargo de las
comunicaciones controlando no sólo el aeropuerto sino todos los movimientos en las costas.

De manera que si esto no es una ofensiva de guerra contra Haití, tal vez sí lo sea para
sus vecinos. Las nuevas posiciones ocupadas no sólo rodean el Caribe sino que cortan el paso
entre Cuba y Venezuela y, mediante triangulaciones con las bases de la zona crean
condiciones de aislamiento para cada una de las islas caribeñas.

Se puede deducir que esta “oportuna” tragedia marcó el inicio de una reorganización
completa de la estrategia militar norteamericana en esta región o, por lo menos, de una
reorganización operativa con miras evidentemente ambiciosas, preparando condiciones
óptimas para una intervención inmediata en cualquier situación y lugar que así lo requiera
según los intereses norteamericanos anteriormente mencionados en Latinoamérica y el Caribe.

Conclusiones
La información anteriormente expuesta teóricamente prevé la posibilidad de la existencia de
un arma tecnológicamente capaz de irradiar pulsos electromagnéticos de alta o baja frecuencia
virtualmente hacia cualquier punto en específico del planeta. Su potencial como un instrumento
geoestratégico de dominación a través de diversos medios ya sea mediante la manipulación del
medioambiente e inclusive de la estabilidad emocional del ser humano es extremadamente
sorprendente y a la vez preocupante.

A medida que avanzamos hacia la segunda década del siglo XXI nos encontramos cada
vez más cerca de una encrucijada: Una ruta indica una tendencia hacia una militarización
profunda y arraigada de la sociedad civil, donde el control y la represión están a la orden del
día, el otro camino conduce hacia una mayor participación civil, comprometimiento y
empoderamiento ciudadano. Es la responsabilidad de cada individuo como miembro de un gran
colectivo hacia qué rumbo se dirigirá la sociedad de la que forma parte.

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Bomba_at%C3%B3mica
http://es.wikipedia.org/wiki/Nagasaki
http://es.wikipedia.org/wiki/Hiroshima
http://www.un-documents.net/enmod.htm
http://www.haarp.alaska.edu/
http://es.wikipedia.org/wiki/High_Frequency_Active_Auroral_Research_Program
http://es.wikipedia.org/wiki/Ionosfera
http://www.ursi.org/Proceedings/ProcGA02/papers/p0893.pdf
http://www.fas.org/irp/program/collect/haarp-duma.htm
http://www.eastlundscience.com/VISION.html
http://www.eastlundscience.com/CIPPAWEATHER.html
http://en.ng.ru/
http://ursi-test.intec.ugent.be/
http://www.ursi.org/Proceedings/ProcGA02/papers/p1185.pdf
http://www.ursi.org/Proceedings/ProcGA05/pdf/EP.32%280275%29.pdf
http://es.wikipedia.org/wiki/Interfer%C3%B3metro
http://tao.cgu.org.tw/
http://tao.cgu.org.tw/pdf/v153p413.pdf
http://www.springerlink.com/content/65gg2vnubm70ab52/
http://en.wikipedia.org/wiki/Robert_Nason_Beck
http://www.weathermodification.com/
http://es.wikipedia.org/wiki/Siembra_de_nubes
http://www.globalresearch.ca/articles/CHO409F.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Michel_Chossudovsky
http://historyweb.ucsd.edu/oreskes/Papers/GordonMacDonald%20NAS%20Memoir.pdf
http://www.fas.org/news/usa/1997/04/bmd970429d.htm
http://www.ecologynews.com/cuenews12.html
http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=8499
http://es.wikipedia.org/wiki/Magnetohidrodin%C3%A1mica
http://es.wikipedia.org/wiki/Haiti#Geograf.C3.ADa
http://dd.dynamicdiagrams.com/wp-content/uploads/2009/09/090911-ogus-usoilimports.png
http://www.census.gov/foreign-trade/statistics/graphs/PetroleumImports.html
http://www.fas.org/news/usa/1997/04/bmd970429d.htm
http://www.eia.doe.gov/pub/oil_gas/petroleum/data_publications/
http://www.southcom.mil/AppsSC/factFiles.php?id=138
http://www.elclarin.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=19968
http://www.observatoriodelacrisis.org/readarticle.php?article_id=327