Está en la página 1de 3

Corrosión: Industria, investigación y ciencia.

Franky Esteban Bedoya Lora

Es sorprendente como uno de los problemas más antiguos y estudiados de la


humanidad, como es el fenómeno de la corrosión, se continúe investigando tan
exhaustivamente hasta nuestros días, sin llegar aún a ser comprendido
completamente, sin embargo, esto tiene su razón de ser. La corrosión atmosférica
es un fenómeno electroquímico de vasta complejidad, que involucra factores
fundamentales fácilmente medibles como lo son la temperatura y la humedad
relativa, y otros un tanto difíciles de cuantificar como la concentración de
electrolitos o la dirección y velocidad del viento. Si agregamos, además, el factor
tiempo tendremos un sistema que puede resultar caótico a primera vista, pero en
realidad obedece a leyes naturales que permiten su investigación por medio del
método científico, es por esta razón que los esfuerzos para lograr su total
entendimiento persisten y seguirán existiendo por un largo periodo de tiempo.

La corrosión es un fenómeno de naturaleza electroquímica que obedece las leyes


de la termodinámica, por esto inhibir enteramente el proceso de corrosión en un
material es termodinámicamente imposible, ya que éstos siempre encontrarán la
manera de llegar a su fase más estable. En otras palabras, la corrosión será un
problema que acompañará a la humanidad durante mucho tiempo y que requiere
un esfuerzo significativo para su estudio y análisis, no solo porque su similitud con
los acertijos puede entretener a científicos y académicos, sino porque afecta
significativamente el desarrollo tecnológico y el bienestar de los seres humanos,
desde perspectivas tan diversas como lo son la apariencia estética o costos
asociados a reparación de estructuras.

Multitud de industrias se han percatado de esta situación y en los últimos años se


ha invertido gran esfuerzo en el estudio fenomenológico de la corrosión
atmosférica y en la selección de recubrimientos que ayuden a combatirla. Éste
tópico es de gran interés debido a que dichos estudios son usados para optimizar
tiempos y frecuencias de mantenimiento, extender la vida útil de las estructuras al
brindar información relevante de los factores que afectan y hallar correlaciones
que sirven para determinar si los recubrimientos en cuestión aplican o no a un
área geográfica determinada. El uso de pinturas como protección contra la
corrosión es uno de los métodos más extendidos, y debido al continuo desarrollo y
surgimiento de nuevos recubrimientos en el mercado, las empresas deben
mantenerse a la vanguardia evaluando continuamente estas tecnologías como
potenciales mejoras a sus sistemas. La forma de aplicación de los recubrimientos
anticorrosivos incide de manera drástica en su rendimiento, y debe ser tenida en
cuenta como un factor influyente. Por ejemplo, el acabado superficial del metal,
tiempos de secado y curado, la humedad relativa y la temperatura son factores
que influyen significativamente con el desempeño anticorrosivo de los
recubrimientos y demandan ser tenidos en cuenta en la evaluación de las pinturas
anticorrosivas.

Como se mencionaba en un inicio, la evaluación de la corrosión atmosférica es


difícil de determinar debido a la gran cantidad de factores que inciden en ella.
Desde hace algunas décadas se han venido desplazando estas investigaciones al
área de laboratorio, donde se puede controlar algunas de sus variables y/o
acelerar el proceso de corrosión, y así, establecer correlaciones que ayuden a
identificar variables críticas del proceso. Sin embargo, debido a su misma
complejidad, aún resulta imposible hacer análisis enteramente a nivel de
laboratorio por lo tanto los estudios en campo siguen siendo parte fundamental en
el análisis de la corrosión de los materiales.

Colombia es un país con gran cantidad de microclimas, debido a su gran


diversidad geográfica, la caracterización de estos y los ensayos en campo son
fundamentales para entender el proceso de corrosión, especialmente en aquellas
regiones donde se haga uso de estructuras metálicas, por ejemplo torres para
transmisión de energía, las cuales pueden extenderse incluso a territorio de países
extranjeros y que prestan un servicio fundamental: distribución de energía
eléctrica; esta cualidad geográfica no debe entenderse como una dificultad sino
más bien como una oportunidad para explorar el fenómeno de corrosión a
múltiples condiciones; con los análisis que pueden obtenerse de dichos resultados
es posible extender el desempeño y la vida útil de los recubrimientos usados en
estas estructuras, además, pueden ser útiles cuando se requiere extrapolar el
efecto de la corrosión en condiciones atmosféricas no estudiadas.

En investigaciones como ésta, se hace evidente la necesidad de establecer un


efecto sinérgico entre la industria y la investigación, los resultados obtenidos con
esta combinación superan los que podrían lograrse por separado, y además,
aportan conocimiento que puede ser aplicado en otros campos de la ciencia.

Se llega pues a la conclusión, que el estudio del fenómeno de la corrosión,


especialmente a nivel atmosférico, y los medios para detenerlo inciden
directamente en el desarrollo científico e industrial, porque proporciona
conocimiento aplicado que mejora la calidad de vida de las personas y del medio
ambiente, en últimas este es el objetivo al cual apunta la humanidad entera.

Medellín, 18 de noviembre de 2009.