Está en la página 1de 5

1

CONCLUSIONES DEL FORO DE ANÁLISIS DIALÉCTICO


SOBRE JUSTICIA PENAL RESTAURATIVA Y SALIDAS
ALTERNAS AL JUICIO ORAL.

1. La justicia penal restaurativa es una nueva escuela del derecho penal


cuyo objeto de estudio son los protagonistas directos e indirectos del
conflicto criminal.

2. La justicia penal restaurativa en el ámbito del derecho penal adjetivo


dispone de una gama de procedimientos que correctamente
conducidos atienden a las necesidades de respuestas, de
reconocimiento, de seguridad y de reparación de las víctimas y los
ofendidos del delito.

3. La justicia penal restaurativa, aun cuando prioriza a las víctimas o los


ofendidos del delito y del daño, proporciona un espacio al delincuente,
cuya finalidad es atender sus necesidades y lograr su reinserción
social.

4. La justicia penal restaurativa, permite que integrantes de la comunidad


participen en procesos en los que, además de aportar elementos para
recuperar a la víctima y al delincuente, resulte factible comprender las
causas del fenómeno criminal y superar la sensación de victimización
social.

5. La justicia penal restaurativa, propone una nueva visión ciudadana


sobre la seguridad pública y contribuye tangiblemente a alcanzar el
orden y la paz públicos, legítima aspiración de todos los mexicanos.
2

6. Es urgente la capacitación de expertos en justicia penal restaurativa, y


que los procedimientos que comprende esta corriente del derecho
penal, se apliquen a las salidas alternas a la audiencia del juicio para
garantizar a los ciudadanos que las excepciones al principio de
legalidad no afectan el compromiso del estado y de la sociedad de
alcanzar la reinserción social del delincuente.

7. Las salidas alternas a la audiencia del juicio oral y el procedimiento


penal abreviado con enfoque restaurativo, permiten superar la
percepción generalizada de que el nuevo procedimiento penal se ha
mercantilizado o convertido en justicia blanda que solo favorece a los
poderosos.

8. La fortaleza de la justicia penal restaurativa, radica en que integra


márgenes de análisis pertinentes para comprender su naturaleza, su
objeto de estudio, sus procesos y las necesidades de sus
protagonistas.

9. Considerando que los adolescentes, en conflicto con la ley penal,


independientemente de su peligrosidad y de que Estado y Sociedad
somos corresponsables de sus conductas, se ha probado que los
procesos restaurativos contribuyen eficazmente a su arrepentimiento,
toma de conciencia y genuina responsabilización.

10. Las figuras de víctimas del delito subrogadas y del delincuente


subrogado, son indispensables para que en todos aquellos supuestos
en los que operan las salidas alternas a la audiencia del juicio oral o
del procedimiento penal abreviado, se puedan instrumentar procesos
restaurativos que permitan superar la percepción ciudadana de
privatización de la justicia.

11. los programas restaurativos en la etapa de ejecución de penas


privativas de libertad, se deben convertir en condición para que operen
instituciones de libertad anticipada, sin que esta circunstancia garantice
su obtención.

12. La profesionalización de expertos en justicia penal restaurativa,


deber incorporar en los planes de estudios habilidades sociocognitivas
3

que permitan a los facilitadores, atender y responder a las necesidades


de las víctimas del delito, de los delincuentes y de la comunidad afectada.

13. Se considera pertinente integrar a las conclusiones de este


Congreso, a reserva de que se efectúen revisiones en eventos futuros, la
definición de justicia restaurativa propuesta por Jorge Pesqueira, en la
que se establece que “es una corriente del derecho penal de
intervención mínima que integra en el ámbito adjetivo procesos
voluntarios flexibles y transformativos en los que participan los
protagonistas del conflicto criminal directa o subrogadamente, uno
o varios facilitadores y cuando resulta necesario familiares,
miembros de la comunidad e integrantes de instituciones públicas,
privadas y sociales, con el fin de atender las necesidades de la
víctima, del delincuente y de la comunidad, orientadas a su
reintegración social”.

14.- La justicia penal restaurativa abre especio a la democratización de la


justicia y a su ciudadanización sobre la base de que los procedimientos
operen y sean supervisados por los sistemas de procuración o
administración de justicia.

15. Los programas de justicia restaurativa, para que cumplan con el


objetivo de la aplicación de la justicia, deben incorporar elementos de
inclusión, reparación y reintegración.

16. Los programas de justicia penal restaurativa deben atender a


criterios de integralidad y complementariedad tales como:

• Mediación entre víctima del delito o del daño y delincuente,


• Reuniones o conferencias de restauración.
• Círculos en sus distintas modalidades: de conciliación, de
sanación, de sentencia y de apoyo.
• Programas de restitución.
• Foros asociativos.

17. Las Procuradurías de Justicia y los Tribunales, deben comprometerse


a diseñar programas de justicia restaurativa y a instrumentar su operación
4

en las comunidades, con el fin de que quienes actualicen infracciones


menores no ingresen al sistema judicial, haciendo hincapié en los casos
de adolescentes.

18. Los programas de asistencia a las víctimas del delito deben


orientarse a:

a. Aumentar su participación en el proceso


b. Brindarles representación legal cuando tengan necesidad
de esta.
c. Medidas cautelares de protección y seguridad
d. Apoyar su recuperación física y psicológica

19.- Los programas restaurativos en centros penitenciarios y de


adolescentes en conflicto con la ley penal deben de orientarse a:

• Desarrollar capacidades que les permitan reintegrarse a la


comunidad.
• Proveerles condiciones que les permitan una adecuada
transición de la vida institucionalizada a la comunitaria.
• Prestar atención a sus necesidades laborales y familiares.
• Buscar el restablecimiento de relaciones con familiares
victimizados o dañados como consecuencia de la conducta
delictiva.

20. Para desatender la corriente represiva y retributiva que por


coyuntura, como tentación autoritaria puede presentarse y que
pretendería modificar la duración máxima de las medidas de
internamiento definitivo en las Leyes de Justicia de Adolescentes en
los Estados de la República, es indispensable valorar los encuentros
regionales y congresos inherentes a la Justicia de Adolescentes, al
advertir que prevalece la medida de internamiento definitivo de siete
años en la mayor parte de las leyes vigentes. Aguascalientes era uno
de los Estados, cuya legislación había fijado 10 años de internamiento
definitivo, pero ante la comisión de tres secuestros, sea dicho con todo
respeto, su Congreso local se alarmó para aumentar de diez a veinte
5

años dicha medida. La solución no es equiparar las medidas de


internamiento a las penas privativas de la libertad de que se ocupa el
Código Penal en los tipos delictivos, independientemente de su
gravedad.

Leídas en la ceremonia de clausura del Primer Congreso


Nacional de Justicia Restaurativa y Oralidad, en la ciudad de
Acapulco, Guerrero, a las 15:00 horas del día 13 de Marzo del
año 2010.

Coordinadores Generales del evento:

DR. EDMUNDO ROMÁN PINZÓN DR. JORGE PESQUEIRA LEAL


Presidente del Tribunal Superior de Por la Universidad de Sonora;
Justicia, Consejo de la Judicatura del la Academia Mexicana de Justicia
Estado de Guerrero y Vicepresidente Restaurativa y Oralidad, A.C. y el
de la CONATRIB. Instituto de Mediación de México, S.C.