Está en la página 1de 31

1

Panorama general del desarrollo de la Historia empresarial en México.*

María Eugenia Romero Ibarra. *

Facultad de Economía.

Universidad Nacional Autónoma de México.

El objeto este ensayo es aproximarnos a un tema muy amplio en un pequeño espacio.

Al observar el panorama general de los estudios de historia empresarial y su desarrollo

en los últimos veinte años en nuestro país, podemos ver que prevalece una gran

heterogeneidad en el uso de los conceptos, la metodología para abordarlos, los

enfoques utilizados para conocer y explicar el comportamiento y papel jugado por los

“ricos” en la historia. Se escriben historias de todo tipo, algunas de ellas por encargo. 1

En su mayoría son investigaciones originales que han contado con archivos de

familias, de empresas u otro tipo de fuentes documentales.

En

la

historiografía

empresarial

conviven

diversos

paradigmas:

estudios

inspirados en el marxismo, los inspirados en la teoría de la dependencia, el paradigma

chandleriano sobre la empresa moderna y la revolución gerencial, pasando por el de

los distritos y tejidos industriales o empresariales y la economía evolutiva.

En México tenemos un atraso relativo en el desarrollo e interés por la Historia

empresarial. 2 La Business History, a diferencia de otros países donde ha gozado de

gran tradición en la formación económico–empresarial, en el nuestro cuenta con una

* Versiones modificadas de este ensayo se han publicado dos revistas: Historia Mexicana, El Colegio de México, vol LII, enero-marzo, 2003, núm. 3, 207, pp. 831-872 y en Antropología. Empresas y empresarios, Nueva Epoca. INAH, octubre/diciembre de 2003. Núm. 72, pp. 3-

11

1 Un ejemplo muy afortunado de investigación por encargo es la biografía de Aarón Sáenz escrita a pedido de la Fundación General y Licenciado Aarón Sáenz, por Pedro Salmerón. Salmerón, 2001

2 La formalización institucional y académica de los estudios de Historia empresarial en general, data de 1927. En la Graduate School of Business Administration de la Universidad de Harvard se fundó en 1927 la Cátedra Gras (N. S. B. Grass) que abordaba los problemas que enfrentaban los hombres de empresa en su actividad. Sus trabajos más importantes en este campo son:: Business and capitalismm: An introduction to Business History, 1939. Y con Larson, Hennrietta M., Cassebook in American Business History. 1939

2

práctica investigativa bastante reciente y como disciplina académica aún se encuentra

ausente de los planes de estudio. 3 En consecuencia la producción historiográfica ha

sido escasa y desigual hasta hace algunos años

La situación ha cambiado a partir de la última década del siglo XX, tanto la

investigación como la producción historiográfica han aumentado considerablemente.

Se estudian nuevos espacios y periodos, se diversifican los enfoques, las temáticas y

los sectores económicos atendidos. El recuento preliminar de lo producido en los

últimos quince años que se incluye al final del presente ensayo así nos lo muestra 4 .

Además, ya se realizan de manera regular reuniones académicas especializadas,

aunque aún falta una publicación sobre la temática en cuestión. 5

El actual y renovado interés en la perspectiva histórica de los fenómenos

empresariales en México, no corresponde a una problemática puramente nacional sino

que es, en buena medida, resultado del desarrollo historiográfico de otros países.

Como sabemos, esta corriente historiográfica se ha fortalecido en países como los

Estados Unidos, Francia, España o Italia. También ha mostrado un interesante

desarrollo en Brasil, Argentina o Colombia. No entraremos en detalles de los orígenes

3 Lizt y Schmoller son dos de los autores más representativos de la vieja escuela histórica alemana. Ver una buena síntesis de este tema en el ensayo de Pedro Fraile, “La historia económica de empresa como disciplina independiente” en Fraile, 1994.

Una bibliografía preliminar aglutina un buen número de trabajos publicados en la década de 1990, o un poco antes, por supuesto tomando en cuenta que varios de los citados son compilaciones. Aguilar: 1993, 2001; Cariño y Monteforte: 1999; Carton de Gramont: 1990, 1999, 1999; Altamirano: 2000; Cerutti: 1992, 1993, 1997, 2000; Collado: 1996; Contreras: 1995, 1998; Gamboa: 1991, 2001; Huerta: 1993; Kuntz: 1995; Lizama: 2000; Martínez Moctezuma:

2001; Ortega: 2002; Romero: 1998, 2001; Trujillo: 2000; Marichal y Cerutti: 1997; Olveda: 1996; Romero Ibarra y Serrano: 2000; Urías et al: 1987; Vidal: 2000. Todos ellos son resultado de investigaciones originales. El conjunto es desigual y heterogéneo en calidad, enfoques y niveles de avance de las investigaciones. Sin embargo, es una muestra del dinamismo de la producción historiográfica en este campo en diversas instituciones académicas de varios estados del país. 5 Algunos intentos para resolver esto se están dando, En años muy recientes en la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa han aparecido los Cuadernos de Historia empresarial auspiciados por el Centro de Estudios Internacionales, coordinados por Carlos Herrero. Han publicado títulos como: La Fundidora de Monterrey, o biografías empresariales, por ejemplo: sobre Antonio Basagoiti, Manuel Suárez, Iñigo Noriega o Pablo Díez. Por otro lado, algunos números del boletín América Latina en la Historia Económica. Boletín de fuentes, han sido dedicados a ramas específicas de la industria. Un número temático de la revista Economía Informa, de la Facultad de economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, coordinado por Antonio Ibarra está dedicado a la historia empresarial con resultados interesantes. Economía Informa, número 277/mayo de 1999.

4

3

de esta relectura de la historia de los empresarios como sujetos de la actividad

económica, sólo mencionaremos que está íntimamente relacionada con

el desarrollo

historiográfico de una corriente reavivada fundamentalmente desde los Estados

Unidos. 6

La pregunta que los historiadores de la empresa estadounidenses, surgidos de

un movimiento historiográfico más amplio cuyos orígenes se remontan a 1948 7 , se

hacían era: ¿porqué la economía norteamericana es tan exitosa y cómo habían

llegado a ser potencia económica mundial? La pregunta que nosotros nos hacemos es

exactamente la contraria.

Precisamente, para responder

a esa pregunta y a partir del planteamiento

neoinstitucionalista que concibe a la empresa como la organización más interesante y

paradigmática, se desarrollaron estudios como los de Alfred Chandler, sobre teoría e

historia empresarial, los cuales marcaron el momento del regreso de los temas

empresariales a la historia económica, constituyendo actualmente un campo de

frontera del conocimiento en

esta

disciplina. Esto significó que las instituciones 8

fueran consideradas como parte del análisis económico, en un proceso lento y lleno de

dificultades que emergió de la compleja tarea de integrar un concepto aparentemente

poco formal y riguroso a un marco analítico teórico donde no cabe lo relativo ni lo

subjetivo, materia fundamental de las instituciones. A partir de entonces 9 la historia

económica ha experimentado una considerable expansión.

6 A partir de la década de 1960 se produjo un cambio en el énfasis y el enfoque en las investigaciones, se habla entonces no de historia de empresas, sino de las empresas en la historia. Se empezó a escribir historia institucional comparada, capaz de generar conceptos y hacer generalizaciones no históricas. Chandler: 1987 y 1996

Por donde pasaron autores como Thomas C. Cochran, J. W. Flin, A. Gerschenkron, B. F. Hoselitz, D. S. Landes, P. Mathias, D. C. North, F. Redlich, A. Sapori, R. E. Cameron, que a través de sus obras han contribuido a destacar el papel de los empresarios y las empresas en la Historia Económica General. Este grupo publicó muchos trabajos y debates en Explorations in Enteprenurial History.

8 Es decir, los mecanismos de intercambio y comunicación, los valores y creencias, las formas de organización política y control social. Sobre este tema ver la obra de North: 1984.

7

9

López García y Valdaliso: 1997, p. 11.

4

En México, un esfuerzo pionero que no tuvo continuidad sistemática, pero que

sigue marcando un hito historiográfico, fue el realizado en 1976 10 .

El título del libro,

Formación y desarrollo de la burguesía en México,

que agrupó los resultados de

este trabajo es indicativo de su orientación: se trataba de estudiar la formación y

desarrollo de una clase social, la burguesía, en México en el siglo XIX. Esta obra

aborda una temática hasta entonces poco atendida: la historia de empresas y

empresarios. Desde un enfoque que combinaba el materialismo histórico, la economía

política marxista y la visión del empresario schumpeteriano, se realizó un importante

aporte a este tema. En el mismo

prevalecía el concepto de empresario como sujeto

de estudio de la sociología antes que de la economía. Al ser ensayos monográficos

sobre

el

comportamiento

empresarial

adolecen

de

un

tratamiento

propiamente

microeconómico de las empresas que hubiera requerido de fuentes contables o

comerciales. 11

En 1989 salió a la luz pública el trabajo encabezado por Edmundo Jacobo

sobre los empresarios de México, en el cual eran vistos como sujetos que intervienen

y coadyuvan el cambio hacia las políticas de corte neoliberal. El empresariado era

estudiado como un sujeto social, cuya fuerza política deriva del poder económico que

acumula. 12

En los finales de la década de 1980 fueron conocidas dos investigaciones

importantes que abordaron el tema de las elites mexicanas de los inicios del México

independiente. Los trabajos de John E. Kicza y David W. Walker continúan, aún hoy,

10 El grupo trabajó en el Departamento de Investigaciones Históricas del INAH. Urías, ET AL. 1987. Los empresarios estudiados fueron: Manuel Escandón, la casa Martínez del Río, los Béistegui, Gegorio Mier y Terán, Isidoro de la Torre, Francisco Somera y Patricio Milmo

El libro de Linda Ivette Colón Reyes sobre la burguesía y el banco de avío, es un producto historiográfico de este primer momento. Colón: 1982. En esta misma línea podríamos incluir, aunque muy posterior, el trabajo también pionero, de Carmen Collado sobre la familia Braniff, como lo reconoce la propia autora. Collado: 1987.

Es un trabajo de corte político que estudia no tanto el impacto económico de la actividad empresarial en el desarrollo del país, sino más bien la influencia política que los empresarios, como clase o grupo social, adquieren a partir de su poder económico desde 1930 a 1980. Al concebirlos como sujetos políticos, los cortes y la periodización contenida obedeció a criterios tales: como intentos de reformismo estatal, movilizaciones populares y desajustes económicos. Jacobo: 1989, pp. 7-8.

12

11

5

siendo paradigmáticos en la historia empresarial actual 13 . No obstante, debemos

advertir que ambos son investigaciones que podemos situar en la vasta historiografía

estadounidense sobre México, que impactaron los estudios sobre esta problemática

del país, pero que no nacieron de preocupaciones propias de la historiografía

empresarial hecha desde México.

En 1992 se publicó el trabajo de Walter Bernecker que partía de la discusión de

la teoría de la dependencia a la luz del proceso de industrialización temprano

mexicano, de 1821 a 1850. Empero, no son los empresarios el objeto de estudio, sino

que la pregunta central giraba en torno a una explicación histórica del subdesarrollo, el

cual según el autor, es el resultado de la temprana dependencia financiera de los

estados latinoamericanos después de la Independencia. 14

El trabajo de Bárbara A. Tenenbaum, por su parte, se encuentra en la misma

línea historiográfica de la dependencia de México del crédito extranjero. Ofrece un

análisis de la historia de los prestamistas del gobierno mexicano, desde el problema

crediticio y el papel de los agiotistas como empresarios aliados del gobierno, todo esto

en

un

contexto

político,

económico

y

fiscal

de

gran

inestabilidad,

desde

la

Independencia hasta el comienzo de la Reforma. 15

Por otra parte, la matriz teórica del marxismo combinada con otros enfoques,

como

la

misma

concebidos como

teoría

de

la

dependencia,

inspiró

estudios

sobre

empresarios

componente central de la burguesía o de la clase dominante, así

como de las elites, familias notables o de hombres de negocios. En esta línea

podemos ubicar los trabajos sobre industria henequenera en Yucatán y sobre la elite

económica de Chihuahua. 16

13 Los estudios se enfocan desde las elites. Kicza: 1986; Walker: 1991. 14 Es un estudio de un proceso de industrialización temprano, pero que se prestó a una confusión bastante frecuente en la historiografía posterior, que es la de hacer un sinónimo de actividad empresarial y proceso de industrialización. Bernecker: 1992.

15

Tenenbaum: 1985

16 Wasserman: 1987; Joseph y Wells: 1986; Altamirano: 2000.

6

La siguiente generación de estudiosos de la Historia empresarial que aparece

con fuerza en la década 1990 es la encabezada por Mario Cerutti y Carlos Marichal. 17

Estos autores propusieron nuevos paradigmas en el estudio de las empresas y los

empresarios imponiendo un nuevo rumbo a las investigaciones que se realizan a partir

de entonces. Esta nueva historiografía ha estado muy cerca del devenir historiográfico

empresarial europeo, -español e italiano sobre todo-, a través del cual se ha

recuperado a Alfred Chandler y el paradigma de los distritos industriales y los tejidos

empresariales.

La historia empresarial actual intenta situar sus objetos de estudio en el

contexto de la historia económica de México, se mueve de preferencia en el largo

plazo y privilegia el enfoque regional. Su temática se ha diversificado y ha producido

estudios y compilaciones de trabajos sobre diversos tipos de empresas. Estudios sobre

empresas

bancarias

y

sistema

financiero,

empresas

por

ramas

de

producción,

privadas pero también públicas, grandes y medianas, grupos y tejidos empresariales,

por regiones o espacios económicos. 18 También, ha realizado un importante esfuerzo

por

estimular,

conocimiento.

reunir,

sistematizar

y

sintetizar

los

estudios

en

este

ámbito

del

La publicación en 1997 del libro sobre las grandes empresas en México marca,

en mi opinión, el punto de partida de este momento historiográfico. La cronología de

esta obra va desde 1850 a 1930. 19

Es un texto colectivo, coordinado por los dos

especialistas mencionados y agrupa una serie de ensayos originales sobre grandes

17 Carlos Marichal, ha organizado diversos eventos para el estudio de las grandes empresas, o

la banca y sistema financiero en México. Mario Cerutti tiene muchos trabajos en su haber, entre los que merecen mención especial tenemos Encuentros sobre el desarrollo del capitalismo en México. El enfoque regional y los Encuentro de historia económica del norte de México. También ha promovido publicaciones periódicas como a la revista Siglo XIX que cubre toda una época para la difusión de los conocimientos sobre empresas y sistema bancario en México, entre otros.

18 Por ejemplo, Aguilar: 1993, 2001; Cariño y Monteforte: 1999; Carton de Grammont: 1990 y

1999.

19 Marichal y Cerutti: 1997.

7

empresas de ferrocarriles, obras públicas, bancos y otras 20 . Es un trabajo de indudable

valía, entre otras razones porque colocó el tema de nuevo en el centro del interés de

muchos investigadores.

Algunos

de

los

ensayos

ahí

presentados

son

síntesis

o

partes

de

investigaciones mayores, las cuales se venían realizando desde años antes. Tal fue el

caso del trabajo de Sandra Kuntz sobre el Ferrocarril Central Mexicano que en ese

momento era aún poco conocido. 21 Esta autora incursionó con bastante éxito en el

tema empresarial. La motivación del mismo fue conocer y explicar el significado que

tuvo para México la introducción de este medio de transporte. Se trataba de discutir el

cuestionamiento de la postura negativa que ha generado el origen extranjero de la

empresa y el aparente escaso impacto que tuvieron los ferrocarriles en el crecimiento

económico de México. Kuntz realizó una vasta investigación sobre el tema, su enfoque

combinó, el “análisis empresarial con el estudio de la red de relaciones primarias que

el ferrocarril estableció con la economía mexicana” 22 Este libro contiene un capítulo

que se intitula “La mecánica empresarial” el cual se centra en algunos aspectos del

funcionamiento de la empresa, desde el punto de vista de la organización interna y el

desempeño de la misma. Un enfoque chandleriano, sin duda.

En

la

introducción

Marichal

define

una

postura

teórica,

conceptual

y

metodológica en la historiografía del tema. Concibe como disciplinas separadas

aunque complementarias a la Historia empresarial y la Historia de empresa, colocando

ambas como subespecies de la Historia económica. Esto significa que pugna por un

acercamiento con la teoría económica y sus herramientas de análisis, así como con

los especialistas en administración de empresas. La historia empresarial es el estudio

de los empresarios, en el sentido schumpeteriano, mientras que la historia de

20 Las empresas estudiadas para este volumen son: Ferrocarril Central Mexicano (1880-1907), Ferrocarriles Nacionales de México (1900-1913), Pearson Son, Banco Nacional de México, Compañía Industrial Jabonera de la Laguna, Fundidora de Hierro y Acero de Monterrey, La fábrica La Magdalena Contreras (1836-1910), El Molino de San Mateo Atlixco, La empresa de Minas del Real del Monte y Nacionalización de Industria Petrolera.

21

Kuntz: 1995

22 Kuntz: 1995, p. 19

8

empresas, como business history, privilegia el estudio de los cambios organizativos en

las

mismas

y

mantiene,

desde

el

nivel

microeconómico,

una

relación

de

interdependencia con el conjunto social y económico que los engloba. 23

A partir de este momento, el horizonte historiográfico mexicano ha cambiado,

se

presentaron

importantes

problemas

de

carácter

investigativo,

teórico

y

metodológico con fuertes implicaciones conceptuales, que involucran al concepto

mismo del objeto de estudio, la empresa y los empresarios. Persiste aún la pregunta

sobre el origen (moral o inmoral) del beneficio empresarial, por ejemplo. 24 A partir de la

década de 1990, se dejaron de estudiar hacendados y se empezaron a estudiar

empresarios, sin hacer una reflexión sobre lo que esto significaba. ¿Fue sólo un

cambio de nombre? ¿O significó un cambio de paradigma?

La aparición del libro de Mario Cerutti sobre los empresarios y la empresa en el

norte de México, marcó el inicio del nuevo momento historiográfico que estamos

viviendo en esta disciplina. Es un trabajo indudablemente paradigmático y por tanto,

fundamental para entender la nueva visión sobre el empresariado mexicano y lo que

se está produciendo en diversas partes del país en este campo. La obra rompe

definitivamente con la historiografía que se venía haciendo con anterioridad en dos

puntos fundamentales: el enfoque de estudios de coyuntura y el enfoque de la

dimensión “nacional” o general. Se sitúa desde las regiones o espacios empresariales

y en el largo plazo. Se adscribe a un enfoque que explica a las sociedades que

ingresan al mercado internacional sin haber consumado una revolución industrial,

formalmente entendida como tal, en el siglo XIX. Esto es posible entenderlo desde las

sociedades

periféricas

que

estimularon

a

finales

del

siglo

XIX

brotes

de

23 Marichal y Cerutti: 1997, pp. 9-10 24 J. B. Say en su Traité de 1803 destacó como característico de los empresarios su función de combinar los factores y asumir el riesgo; por tanto el beneficio es el premio por la asunción de riesgos. También hace una distinción entre empresario y capitalista que será posteriormente retomada por otros autores. Por otra parte, fue R. Cantillon, quién por primera vez vinculó la función empresarial con el concepto de incertidumbre en su trabajo de 1725, Ensayo sobre la naturaleza del comercio en general, donde puntualiza que el empresario es aquel que compra a precios ciertos y vende a precios inciertos. A partir de lo cual, el beneficio surgía de la diferencia entre lo previsto y lo realmente ocurrido.

9

industrialización. A partir de ahí, explica las particularidades que hicieron de Monterrey

un emporio industrial-empresarial. Las ventajas que atribuye al espacio regiomontano

son: El desarrollo industrial que tuvo y el empresariado con que contaba. Ambos por

igual, no como causa y efecto. Otro aspecto importante es el papel que tienen los

mercados y sus características en el desarrollo de las empresas regiomontanas. Por

su situación geográfica y por cuestiones históricas, Monterrey tuvo acceso al mercado

de

Estados Unidos y al mercado interno, lo cual trasmitió un gran dinamismo a la

economía regional. En suma es un estudio que enfoca la historia empresarial desde la

dinámica regional y el mecanismo secular. 25

Actualmente la historiografía que se produce concibe a los hombres de

negocios y sus empresas como partes de un universo económico y político, en un

entorno institucional inestable, como parte de grupos familiares y étnicos, que recurre

a diversos paradigmas más allá de la economía, tomados de la sociología o la

psicología, y que aporta nuevos e importantes conocimientos. 26

Asimismo, observamos una rápida multiplicación del número de investigaciones

originales

en

la

línea

marcada

por

Cerutti.

Se

han

estructurado

grupos

interdisciplinarios de trabajo interregionales que se proponen el estudio del desarrollo

empresarial en el siglo XX. 27 Los historiadores empresariales se han distanciado del

siglo XIX,

se estudia

cada

vez

más

el

siglo

XX, de

manera que, cuando la

investigación así lo requiera, deberán convivir con los paradigmas teóricos actuales de

la

ciencia

económica

paulatinamente

de

la

como

herramientas

explicativas.

También

postura

que

consideraba

necesario

se

un

han

alejado

proceso

de

industrialización para que se generara una actividad empresarial importante. La

25 Cerutti: 2000.

26 Collado: 1996; Martínez: 2001; Romero: 2000; Aguilar: 2001; Altamirano: 2000; Gamboa:

2001; Gutiérrez: 2000; Martínez: 2001. Lizama: 2000; Ortega: 2002; Rodríguez: 2001; Romero Ibarra: 2002; Trujillo: 2000.

Actualmente observamos varios núcleos de estudios empresariales, el del Noroeste (Sinaloa, Sonora y Monterrey), el de Morelia, el de Jalisco, y algunos investigadores de diversas instituciones de la ciudad de México.

27

10

historiografía ha demostrado que podemos encontrar importantes y dinámicos núcleos

empresariales ligados a la agricultura de exportación, al comercio o a los servicios.

Se está enfrentando el problema de las fuentes documentales para hacer

estudios micro - económicos de las empresas. Sólo los archivos de empresa o

archivos personales y familiares, nos permitirán estudiar las transformaciones de la

estructura organizativa, la integración vertical de las empresas, los sistemas contables

y algunos aspectos subjetivos de la toma de decisiones empresariales.

¿Cuál es la agenda de investigación que se nos presenta actualmente? A partir

de la producción historiográfica nos planteamos nuevas preguntas, nuevos problemas

y nuevas tareas. Si recordamos el papel que á la empresa moderna atribuye la

historiografía empresarial norteamericana en el exitoso desempeño de la economía

estadounidense ¿sería

éste un

tema

importante para

desarrollar?

Se

pretende

desvelar la naturaleza de la empresa, la gran empresa, la empresa moderna y el papel

de las mismas en la historia económica, pero ¿donde han quedado las medianas y

pequeñas empresas? ¿Cuáles son las diferencias regionales en estos tópicos? Estas

son algunas cuestiones importantes para dilucidar derivadas de la historiografía.

Están

presentes preguntas,

que

han

sido

parcialmente

respondidas,

por

ejemplo: ¿cuál ha sido el papel del cambio tecnológico, los mercados, las instituciones

y los

costes

de

transacción

en

la

evolución

empresarial

mexicana?

Ante

un

cuestionamiento esencial como es: ¿Qué teoría nos sirve para explicar mejor el

desempeño de las empresas mexicanas? Se impone un momento para pensar en las

posibles explicaciones, más universales, de la historia de las empresas en México.

Paralelamente al muy importante y central trabajo documental, búsqueda

localización y catalogación de archivos de empresas, es necesario no descuidar la

revisión y relectura de los clásicos de la empresa y otros autores de la primera mitad

11

del siglo XX 28 , sin olvidar la amplia gama de trabajos de reflexión que actualmente se

realizan en este campo. 29

El proceso de globalización y el papel preponderante que juegan las empresas

y los empresarios en tal contexto, plantea, como una necesidad historiográfica,

mantener

el

equilibrio

entre

la

investigación

empírica

y

el

desarrollo

de

los

planteamientos teóricos. Para poder explicar fenómenos históricos recientes en el

campo empresarial es imprescindible no olvidar la teoría de los mercados, combinada

con los estudios históricos de la evolución estructural de las modernas o grandes

empresas a lo largo del tiempo. En la agenda de investigación deberán estar

presentes, también, estudios acerca de la internacionalización de los capitales,

los

orígenes y trayectoria histórica de las empresas multinacionales o los trabajos teóricos

sobre costes de transacción y los estudios de las innovaciones institucionales y

tecnológicas a lo largo del tiempo. 30

La ausencia de formalización de resultados en los trabajos de investigación es

también consecuencia de falta de acercamiento teórico explicativo y la necesaria

descripción contenida en los ensayos y monografías sobre estos temas. Se observan

avances importantes en el uso de herramientas cuantitativas, pero no podemos

constatar aún en la producción historiográfica disponible ninguna teoría “visible” para

la comprobación de nuevas ideas sobre las empresas. 31 Esto es comprensible dado el

grado de desarrollo de nuestra historiografía empresarial.

28 Veblen: 1965; Sombart: 1998; Schumpeter: 1994; Coase: 1991; Williamson: 1991; Penrose: 1959; Ayala: 1998; Chandler: 1987 y 1996; North: 1984; Pyke y Becattini: 1992.

29 Marichal y Cerutti: 1997,

30 Vidal: 2000; Cartón de Grammont: 1999.

31 Esto se debe a que la producción es muy rica y dispersa sobre todo la de carácter regional, lo cual hace muy difícil tener un inventario completo de la historiografía producida, sin embargo, tenemos la certeza de que se está haciendo mucha investigación original y que ésta aumenta de manera muy dinámica aunque desigual.

p. 11

12

Se pueden hacer las mismas observaciones tanto para los economistas 32 como

para los historiadores interesados en hacer historia empresarial. El divorcio entre

teoría y materiales empíricos se da en ambos campos, en tal sentido, el trabajo de

muchos historiadores económicos presenta aun gran desinterés y desconocimiento de

las aportaciones del análisis teórico y formal, por un lado, y los economistas ignoran,

por su parte, la confrontación con la realidad que sólo se obtiene por medio de la

investigación empírica. Falta la necesaria perspectiva histórica en el análisis de

segmentos del pasado, el cual

dinámico.

que se presenta como estático, no como un proceso

El trabajo de José Ayala, poco aprovechad aún por los estudiosos de las

empresas,

abrió

una

posibilidad

de

formalización

de

sus

estudios

desde

una

perspectiva neoinstitucional y constituye una muy buena herramienta en la búsqueda

de explicaciones de los actores del proceso económico. 33

Finalmente, nos gustaría detenernos en un trabajo aparecido hace un tiempo,

que por su contenido es muy útil en este momento. Los autores del mismo son:

Valdaliso y López. Ellos puntualizan que tanto por su origen, como por la formación de

quiénes la desarrollan, la historia empresarial es una disciplina híbrida situada en la

frontera de la economía, la historia y la dirección estratégica. Lamentan que todavía en

la actualidad, para buena parte de los economistas de manual, la empresa sigue

siendo una función de producción. Se la sigue considerando una “caja negra” donde

se introducen los ingredientes (tecnología, trabajo y capital) y sale el producto

elaborado. El empresario se sigue viendo como agente exógeno, sólo con cierta

influencia en el proceso económico.

32 En el caso de la teoría económica el problema deriva del propio pensamiento económico neoclásico y keynesiano. Desde Marshall y J. B. Clark, pero sobre todo a León Walras, quién expulsó al empresario del análisis económico, su visión se impuso en la teoría económica al punto que la figura desapareció del análisis económico, llegando a Keynes. 33 Ayala: 1998.

13

El punto de partida de estos autores es una visión del empresario, que lo

concibe como la fuerza conductora de la economía, a partir de lo cual consideran que

el estudio de la historia empresarial puede contribuir a una mejor comprensión de los

grandes cambios económicos y sociales de nuestro tiempo. Proponen un enfoque

denominado “perspectiva de la competencia”, el cual resulta de la confluencia de la

economía evolutiva y la dirección estratégica. Todo lo anterior implica reconocer la

importancia de la historia, es decir la necesidad de construir un modelo explicativo

dinámico y evolutivo, que pasa por concebir a la empresa “no como caja negra sino

como un centro de recursos, capacidades y conocimientos que aprende de la

experiencia”. 34

Finalmente, es importante dejar sentado que la historia empresarial en el

sentido actual, debe ser comprendida como el estudio analítico de los cambios

experimentados por las empresas en sus sistemas de producción, comercialización y

dirección a lo largo del tiempo en diversos contextos institucionales. Se trata, pues, del

estudio de los cambios estructurales y estratégicos de las empresas, así como de las

funciones que los empresarios han desempeñado para enfrentar la incertidumbre. Es

preciso, además, conocer, entender y explicar cómo, cuando, porqué, de qué manera

y con qué resultados se operaron los cambios en la estructura y estrategia de las

empresas.

Cómo

se

produjeron

las

transformaciones

en

las

funciones

del

empresariado que han influido en la evolución económica de nuestros países.

La discusión sobre los más diversos tópicos de la historia empresarial es

permanente y dinámica. Está claro que tenemos grandes vacíos historiográficos, la

agenda de investigación es amplia. El campo de la historia empresarial es grande y

complicado y lo deberemos abordar con una visión de que la realidad es plural y

diversa

y,

por

lo

tanto,

difícil

de

aprehender

con

un

único

modelo.

Es

más

recomendable, a nuestro modo de ver, armarnos de una visión epistemológica

34 Un antecedente de este trabajo lo tenemos en López y Valdaliso:

14

ecléctica, consistente en una buena selección de modelos apropiados a los estudios

que debamos de emprender, tipos de empresarios, empresas o sectores, tomando

siempre en cuenta el medio económico e institucional en el que se desarrollan y

operan.

La

historia

empresarial

necesita

reforzar

su

naturaleza

interdisciplinaria,

moverse entre diversos enfoques, tanto micro como macroeconómico, y recurrir a

paradigmas de naturaleza extraeconómica, sin perder de vista que las preguntas que

nosotros hacemos al pasado son de naturaleza económica fundamentalmente.

También es indudable que la historia empresarial es uno de los campos de

estudio, junto con el del cambio tecnológico, en torno al cual se ha producido la

recuperación de la propia historia económica. La historia empresarial ha dejado de ser

algo curioso, para eruditos, para integrarse a la cotidianidad explicativa del devenir del

proceso económico global.

En la actualidad ya nadie duda sobre el papel que juegan y han jugado la

empresa y los empresarios en el desarrollo económico, de que dicha influencia existe

y que es necesario explicarla. La investigación ha demostrado que en los países o

regiones con mayor crecimiento económico las iniciativas empresariales han sido

numerosas, las empresas grandes y la experiencia exitosa, mientras que en los países

de crecimiento lento, las empresas son pocas, pequeñas y de resultados mediocres.

Obviamente existe relación entre el número, el tamaño y el desempeño exitoso de las

empresas y el crecimiento económico de un país o región ¿pero cual es el tipo de

relación? 35

La historia empresarial mexicana esta llena de interrogantes. Una muy obvia es

el hecho de ser un país, donde la iniciativa empresarial ha sido escasa, y se impone

buscar explicaciones.

BIBLIOGRAFÍA

15

AGUILAR AGUILAR, GUSTAVO

1993

Sinaloa, la Industria del Azúcar. México: Difocur.

2002

“Trayectoria Empresarial de los Coppel en Sinaloa, Siglos XIX y XX” en Arnoldo

Hernández Torres (comp

)

Memoria del X Encuentro de Historia Económica del Norte

de México, Vol. III, Núm 13, Abril, pp.107-130.

ALTAMIRANO, GRACIELLA (COORDINADORA)

2000 Prestigio, riqueza y poder. Las elites en México. 1821-

1940, México, Instituto Mora.

AYALA ESPINO, JOSE

.

1998 Instituciones y Economía. Una introducción al neoinstitucionalismo económico,

México, FE-UNAM.

BARRAGÁN, JUAN I. Y MARIO CERUTTI

1993 Juan F. Brittingham y la Industria en México, 1859-1940. Monterrey: Urbis.

BLAZQUEZ DOMINGUEZ, CARMEN

2000 “La

oligarquía

mercantil

veracruzana

y

poder político en los inicios de la vida independiente. 1800-

Altamirano, op. cit. pp. 23-41.

BARENSTEIN, JORGE

1986 La gestión de las empresas públicas en México, México,

el

ejercicio

del

1835” en Graziella

CIDE.

16

BERNECKER, WALTER

1992 De agiotistas y empresarios. En torno de la temprana industrialización mexicana

(siglo XIX), México, Universidad Iberoamericana, Departamento de historia.

CARDENAS GARCIA, NICOLAS

1995 El impacto económico y social de la minería en El Oro, Estado de México

(1900-1930),México, INEHRM.

1997 Empresas y trabajadores en la gran minería mexicana 1900-1929, México,

INEHRM

CARIÑO, MICHELINE Y MARIO MONTEFORTE

1999 El primer emporio perlero sustentable del mundo. La compañía criadora de

concha y perla de Baja California, S. A. y perspectivas para Baja California Sur,

México, Universidad Autónoma de Baja California sur.

CARRILLO CASTRO, ALEJANDRO Y SERGIO GARCÍA RAMIREZ

1986 Las empresas públicas en México, México, Porrúa

CARTON DE GRAMMONT, H.

1990 Los empresarios agrícolas y el Estado, México, IIS/UNAM.

CARTON DE GRAMMONT, H. ET AL.

17

1999 Agricultura de exportación en tiempos de globalización. El caso de las hortalizas,

frutas y flores, México, CIESTAAM/UACH, IIS/UNAM, Ciesas, Juan Pablos editor, S.

A.

CARTON DE GRAMMONT, H. (COORDINADOR)

1999 Empresas, reestructuración productiva y empleo en la agricultura mexicana,

México UNAM/IIS, Plaza y Valdés.

CASO GONZÁLEZ, LETICIA

1987 Origen y evolución de los ingenios azucareros y zonas de abastecimiento,

México, FIOCSER.

CECEÑA, JOSE LUIS, ET AL

1974 Sinaloa crecimiento agrícola y desperdicio, México, UNAM.

CERUTTI, MARIO

1982 “Burguesía regional, mercados y capitalismo. Apuntes metodológicos y

referencias sobre un caso latinoamericano: Monterrey (1859-1910)” en Boletín de

Investigación del Movimiento Obrero, Puebla, año III, Núm 5, diciembre.

1992 Burguesía, Capitales e Industria en el Norte de México. México y Monterrey:

Alianza Editorial y Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de

Nuevo León.

1993 “Industria pesada y reestructuración económica. La Fundidora de fierro y acero

de Monterrey (1917.1930)”, en CERUTTI M. Coordinador, México en los años 20.

Procesos

políticos

Latinoamericanas.

y

reconstrucción

económica.,

México

UANL,

Claves

18

1997 “La Compañía Industrial Jabonera de La Laguna. Comerciantes, Agricultores e

Industria en el Norte de México (1880-1925)” en Carlos Marichal y Mario Cerutti

(comps.) Historia de las Grandes Empresas en México, 1850-1930. Monterrey y

México: Universidad Autónoma de Nuevo León y Fondo de Cultura Económica, pp.

167-200.

2000

Propietarios, Empresarios y Empresas en el Norte de México. México: Siglo

XXI.

CERUTTI, MARIO Y OSCAR FLORES

1997 Españoles en el norte de México. Propietarios, empresarios y diplomacia

(1850-1920), México, UANL

CHANDLER, ALFRED D.

1987 La mano visible, La revolución en la dirección de la empresa norteamericana,

Madrid, Ministerio del Trabajo y Seguridad Social.

1996 Escala y diversificación. La dinámica del capitalismo industrial. Zaragoza,

España, Prensas Universitarias.

COASE, R. H.

1991 “La naturaleza de la empresa: origen”, en Williamson, O. E., y Winter, S. G.,

(eds.), The nature of the firm. Origins, evolución, and development, Oxford, Oxford

University Press, pp. 29-48.

1991 “La naturaleza de la empresa: significado”, en Ibidem, pp. 67-84.

19

1991 “La naturaleza de la empresa: su influencia”, en ibidem. pp. 85-103.

COLL, S. Y TORTELLA, G.

1992 “Reflexiones sobre la historia empresarial: Estado de la cuestión en España.”

ICE, Economía española, agosto septiembre, número 708-709. pp. 13 -24

COLLADO HERRERA, MARIA DEL CARMEN

1987 La Burguesía Mexicana, el Imperio Braniff y su Participación en la Política 1865-

1920. México: Siglo XXI.

1996 Empresarios y Políticos, entre la Restauración y la Revolución 1920-1924.

México: Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana.

CONNOLY, PATRICIA

1997 El Contratista de Don Porfirio: Obras Públicas, Deuda, y Desarrollo Desigual.

México: Fondo de Cultura Económica.

CONTRERAS V. MARIO Y PEDRO LUNA J.

1998 “La casa Delius, alemanes en Nayarit, del porfiriato a la Revolución mexicana”

en ROMERO, M. E Y P. SERRANO, op. cit.

1995 “Los Maisterrena: una familia de vascos. Su paso por la historia de Nayarit”, en

Unir/Universidad, núm. 6, Universidad autónoma de Nayarit, octubre-diciembre.

FLORES CLAIR, EDUARDO

20

1991 Conflictos de trabajo de una empresa minera. Real del Monte y Pachuca. 1872-

1877, México, INAH.

FLORES TORRES, OSCAR

1991

Burguesía, militares y movimiento obrero en Monterrey, 1909-1923, México,

UANL.

DAVILA, CARLOS Y MILLER, RORY (EDS.)

1999 Business History in Latin America. The Experience of Seven Countries.

Liverpool: Liverpool University Press.

DURAND, JORGE

1986 Los Obreros de Río Grande. Zamora: El Colegio de Michoacán.

GALARZA, ERNESTO

1941 La Industria Eléctrica en México. México: Fondo de Cultura Económica.

GAMBOA OJEDA, LETICIA

1985 Empresarios de Ayer. El Grupo Dominante en la Industria Textil de Puebla

1906-1929. Puebla: Universidad Autónoma de Puebla.

1989 “Comerciantes barcelonnettes de la ciudad de Puebla” en La Palabra y el

Hombre, Xalapa, abril-junio, núm 70.

1991 “El Mundo Empresarial en la Industria Textil de Puebla: las Primeras Décadas

del Siglo XX” en Las Empresas y los Empresarios en el México Contemporáneo.

México, Enlace Grijalbo.

21

2000 “Redes de parentesco y de negocios en el empresariado español. Angel Solana

Alonso,

entre

el

porfiriato

y

la

posrevolución”,

(coordinadora) op. cit. pp. 180-192.

en

GRAZIELLA

ALTAMIRANO,

2001 La Urdimbre y la Trama. Historia Social de los Obreros Textiles de Atlixco,

1899-1924. Puebla, México: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y Fondo de

Cultura Económica.

GARCIA DIAZ, BERNARDO

1981 Un Pueblo Fabril del Porfiriato: Santa Rosa. Veracruz: México, FCE-SEP, col.

“SEP/80”, núm 2.

GOMEZ GALVARRIATO FREER, AURORA

1997 “El Desempeño de la Fundidora de Hierro y Acero de Monterrey durante el

Porfiriato. Acerca de los Obstáculos a la Industrialización en México” en Carlos

Marichal y Mario Cerutti (comps.) Historia de las Grandes Empresas en México, 1850-

1930. Nuevo León, México: Universidad Autónoma de Nuevo León y Fondo de Cultura

Económica, pp. 201-244.

GONZÁLEZ PACHECO, CUAUHTEMOC

1983 Capital extranjero en la Selva de Chiapas. 1863-1982 , México, UNAM.

GRAS, N. S. B.

1939 Business and capitalismm: An introduction to Business History.

GRAS, N. S. B. Y LARSON, HENNRIETTA

1939 Cassebook in American Business History.

22

GRUNSTEIN, ARTURO

1997 “Surgimiento de los Ferrocarriles Nacional de México (1900-1913). ¿Era

Inevitable la Consolidación Monopólica?”, en Carlos Marichal y Mario Cerutti (comps.)

Historia de las Grandes Empresas en México, 1850-1930. Monterrey y México:

Universidad Autónoma de Nuevo León y Fondo de Cultura Económica, pp.65-106.

1999 "De la Competencia al Monopolio: la Formación de los Ferrocarriles Nacionales

de México" en Sandra Kuntz y Priscilla Connolly, Ferrocarriles y Obras Públicas.

México: Colmex, UNAM IIH, Instituto Mora, y Colegio de Michoacán.

GUTIERREZ ALVAREZ, CORALIA

2000 “Las élites porfirianas del centro de México: Puebla de 1885 a 1914” en

GRAZIELLA ALTAMIRANO, op. cit. pp. 54-63.

2000

Experiencias Contrastadas. Industrialización y Conflictos en los Textiles del

Centro-Oriente de México, 1884-1917. México y Puebla: El Colegio de México e

Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades/BUAP.

GUTIERREZ, EDGAR O.

1995 “Santa Rita del Cobre, un mineral en el siglo XIX”, en Memorias del cuarto

congreso de historia regional comparada, Ciudad Juárez, Chih, , Universidad

Autónoma de Ciudad Juárez.

GUZMAN AVILA, NOSE NAPOLEON

23

1982 Michoacán y la inversión extranjera. 1880-1911, Morelia, Michoacán, México,

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

HABER, STEPHEN

1992 Industria y subdesarrollo. La industrialización de México 1890-1940, México,

Alianza.

HEREDIA Q., e. Y BERTA VILLASEÑOR

1987 La industria cigarrera en Tepic; su origen, desarrollo y efecto en la estructura

económica, Tesis, Escuela de Economía de la UAN.

HUERTA, MARIA TERESA

1993 Empresarios del azúcar en el siglo XIX, México, INAH.

JACOBO, EDMUNDO, ET AL.

1989 Empresarios de México. Aspectos históricos económicos e ideológicos,

México, Universidad de Guadalajara, 1989.

KICZA, J. E.

1986 Empresarios coloniales. Familias y negocios en la ciudad de México durante

los Borbones, México, Fondo de Cultura Económica.

KNIGTH, F.H.

1921 Risk, Uncertainty and Profit, Boston, Houghton Mifflin Co. Edición en español en

1947 de Madrid, M. Aguilar.

24

KUNTZ FICKER, SANDRA

1995 Empresa extranjera y mercado interno. El ferrocarril central mexicano. 1880-

1907, México, El colegio de México.

LANGLOIS, R. N., y ROBERTSON, P. L.

1995 Firms, Markets, and Economic Change. A Dinamyc Theory of Business

Institutions, Londres, Routledge.

LEIBENSTEIN, A.

1987

Inside the Firm. The Inefficiencies of Hierarchy, Cambridge, Mass., Harvard

University Press.

LOPEZ GARCIA, S., y VALDALISO, J. M. (EDS.)

1997

¿Qué inventen ellos? Tecnología, empresa y cambio económico en la España

contemporánea, Madrid, Alianza.

2000 Historia económica de la empresa, Crítica, Barcelona.

LERMAN, AIDA

1989 Comercio Exterior e Industria de Transformación en México, 1910-1920. México:

UAM-X- y Plaza y Valdés.

LIZAMA SILVA, GALDYS,

2000 “Familias, sociedades y empresas: Zamora en el porfiriato”, en GRAZIELLA

ALTAMIRANO, op. cit., pp. 141-166.

25

2000 Zamora en el porfiriato. Familias, fortunas y economía, México, El colegio de

Michoacán, H. Ayuntamiento de Zamora.

LLORDEN MIÑAMBRES, MOISES

1995 De empresas y empresarios en la España contemporánea, Gijón, España,

Universidad de Oviedo.

LUNA JIMENEZ, PEDRO

1999 “Los Menchaca y sus dinámicas empresas de Tepic durante el siglo XIX” en

Amaya Garritz, coord. Los vascos en las regiones de México, siglos XVI al XX, México,

UNA-IIH, Ministerio de cultura del

Desarrollo.

MARTINEZ MOCTEZUMA, LUCIA

gobierno Vasco/Instituto Vasco- Mexicano de

2001 Iñigo Noriega Laso. Un emporio empresarial. Inmigrantes y crecimiento

económico

(1868-1913),

México,

Cuadernos

de

Historia

Empresarial.

UAM-

Iztapalapa.

MENDEZ REYES, JESÚS

1996 La Política Económica durante el Gobierno de Francisco I. Madero. México:

Instituto Nacionales de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana.

MEYER COSSIO, ROSA MARIA

2000

“La quiebra de la firma Manning y Mackintosh” en GRAZIELLA ALTAMIRANO,

op. cit., pp. 87-114.

26

1984 Estructura y cambio en la historia económica. Madrid, Alianza

OLVEDA JAIME (COORD)

1996 Inversiones y empresarios extranjeros en el noroccidente de México. Siglo XIX,

México, El colegio de Jalisco.

ORTEGA RIDAURA, ISABEL

2002 “Cervecería

Cuauhtémoc:

Crecimiento

y

Cervecera”, en Arnoldo Hernández Torres (comp

Consolidación

de

una

Empresa

)

Memoria del X Encuentro de

Historia Económica del Norte de México, Vol. III, Núm 13, Abril, pp.161-179.

PARRA, ALMA

2000 “Familia y seguridad en ls negocios. La familia Rul y Pérez Gálvez en el siglo

XIX” en GRAZIELLA ALTAMIRANO, op. cit., pp. 192- 199.

PENROSE, E. T.

1959 The theory of the Growth of the Firm, Oxford, Basil Blackwell.

PEREZ ACEVEDO, MARTIN

1994 Empresarios y empresas en Morelia, 1860-1910, Morelia, Michoacán, México,

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

PLANA, MANUEL

1996 El reino del algodón en México, La estructura agraria de La Laguna (1855-

1910), México, UANL.

PYKE, R., G. BECATTINI Y W. SENGENBRGER (COMPILADORES)

27

1992 Los distritos industriales y las pequeñas empresas. Distritos industriales y

cooperación interempresarial en Italia, Madrid, Ministerio del trabajo y Seguridad

Social.

RAMÍREZ RANCAÑO, MARIO

1987 Burguesía Textil y Política en la Revolución Mexicana. México: Instituto de

Investigaciones Sociales, UNAM.

2000

“Los mexicanos en el destierro” en GRAZIELLA ALTAMIRANO, op cit., pp. 64-

86.

RANDALL, R. W.

1977 Real del Monte: una empresa minera británica en México, México, Fondo ce

Cultura Económica.

RODRIGUEZ LOPEZ, GUADALUPE

2000 “Empresarios

pp. 115-128.

alemanes en Durango”, en GRAZIELLA ALTAMIRANO, op. cit.,

ROMERO IBARRA, MARIA EUGENIA

1995 “Banca, empresarios y poder político en el estado de México 1897-1906”, en

Memorias del cuarto congreso internacional de historia regional comparada, op. cit. pp.

429-447.

1996 “Un empresario rural de Zinacantepec, estado de México”. En Jaime Olveda,

coordinador, Economía y sociedad en las regiones de México. Siglo XIX, México, El

colegio de Jalisco

28

2000 Manuel Medina Garduño, entre el porfiriato y la revolución en el Estado de

México, 1852-1913, México, INEHRM.

2000 “La actividad empresarial y el desarrollo económico en los estados de México y

Sinaloa en la segunda mitad del siglo XIX”, en Graziella Altamirano op. it. p.p. 128-140.

2002 “Impacto regional de la presencia de empresarios norteamericanos en el norte

de Sinaloa al final del siglo XIX”, en Lourdes Celina Vázquez Parada y

Ana María de la O Castellanos. (Coords), Cultura y desarrollo regional, México,

Universidad de Guadalajara.

ROMERO

IBARRA,

(coordinadores)

MARIA

EUGENIA

y

PABLO

SERRANO

ALVAREZ

2001 Regiones y expansión capitalista en México durante el siglo XIX, México,

DGAPA-UNAM, Universidad de Colima.

ROSENZWEIG, FERNANDO

1965 “La Industria,” en Daniel Cossío Villegas (comp

),

Historia Moderna de México,

Tomo 7, El Porfiriato. Vida Económica, México: Hermes, pp.311-482.

SARAGOZA, ALEX

1988 The Monterrey Elite and the Mexican State, 1880-1940. Austin: University of

Texas Press.

SALVIA SPRATTE, AGUSTIN

1989 Los laberintos de Loreto y Peña Pobre, México, Ediciones El Caballito.

SCHUMPETER, J. A.

29

1994 Historia del Análisis Económico, Barcelona, Ariel, 1994.

SERRANO ALVAREZ, PABLO

2000

“Hacendados

y

comerciantes

extranjeros

en

Colima.

Una

elite

capitalista

modernizadora, 1857-1914” en GRAZIELLA ALTAMIRANO, op. cit., pp. 167-179

SINGLEMANN, PETER

1990 “La Reorganización de la Industria Azucarera en el México Posrevolucionario:

Cambios y Continuidades” en Patricia Arias (comp.) Industria y Estado en la Vida de

México. Zamora: El Colegio de Michoacán.

TORRES, MARIANO

1997

“Una Empresa Agroindustrial: El Molino de San Mateo de Atlixco, Puebla, 1853-

1910” en Carlos Marichal y Mario Cerutti (comps.) Historia de las Grandes Empresas

en México, 1850-1930. Nuevo León, México: Universidad Autónoma de Nuevo León y

Fondo de Cultura Económica, pp.275-290.

TORTOLERO, ALEJANDRO

2001 Empresarios y navegación en la cuenca de México, México, Cuadernos de

Historia Empresarial. UAM-Iztapalapa.

TRUJILLO BOLIO, MARIO

1997

“La

Fábrica

la

Magdalena

Contreras

(1836-1910),

Una

Empresa

Textil

Precursora en el Valle de México”, en Carlos Marichal y Mario Cerutti (comps.) Historia

de las Grandes Empresas en México, 1850-1930. Nuevo León, México: Universidad

Autónoma de Nuevo León y Fondo de Cultura Económica, pp.245-274.

30

2000 Empresariado y

México, Siglo XIX, CIESAS.

URIAS, MARGARITA, ET AL

manufactura textil en la ciudad de México y su periferia.

1987 Formación y desarrollo de la burguesía en México, Siglo XIX, México, Siglo XXI

editores.

URIBE SALAS, ALFREDO

1983 La industria textil en Michoacán. 1840-1910, Morelia, Michoacán, México,

Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo.

VALDEZ UGALDE, FRANCISCO,

1997 Autonomía y legitimidad. Los empresarios, la política y el estado en México,

México, UNAM, SXXI.

VEBLEN, T.

1965 The Theory of Business Enterprise, New York, Augustus Mc Kelley.

VIDAL, GREGORIO

2000 Grandes empresas, economía y poder en México, México Plaza y Valdés

VILLA, GUADALUPE

1995 “La Compañía Agrícola de Tlahualillo. Una mina de oro blanco” en María

Guadalupe Rodríguez et al, Durango (1840-1915). Banca, transportes, tierras e

industria, México, UANL.

31

WILLIAMSON, O. E., y WINTER, S. G., (EDS.)

1991 The nature of the firm. Origins, Evolution, and development, Oxford, Oxford

University Press.

ZEBADUA, EMILIO

1994 Banqueros y revolucionarios: la soberanía financiera de México. 1914-1929,

México, Colegio de México, Fondo de Cultura Económica.