Está en la página 1de 12

SACRAMENTOS Y CORPORALIDAD – Lo Femenino de la Celebración –

Ángela María Sierra G.1
“Desearía que en los siglos venideros,
las próximas generaciones
hayan superado este tema
como muestra de
evolución humana,
mientras tanto tendremos
que insistir en ello”
Introducción
La liturgia y en ella la celebración de los sacramentos han sido espacios casi intocables
para las mujeres, en la tradición eclesial por múltiples factores históricos y culturales.
Por eso es importante reflexionar, profundizar y aportar en esta dimensión eclesial, no
sólo para reivindicar su participación en ellos sino para hacer una contribución
significativa a la teología sacramental desde un terreno ya ganado por la teología
feminista en cuanto a la identidad y a la corporalidad como símbolo. Pero a su vez
trabajar la concordancia Mundo Femenino – Mundo simbólico, Mundo Masculino –
Mundo lógico, donde se arraiga toda la posibilidad humana de significación sanadora y
liberadora del espacio celebrativo
Después de una historia de vindicaciones y posicionamientos la teología feminista se
encuentra, entre otras búsquedas, en la indagación de nuevos lenguajes teológicos y
acercamientos en campos tan específicos como lo litúrgico.
Por eso en este congreso no podía faltar una palabra acerca de la importancia de lo
femenino en el espacio celebrativo. Un trabajo que no pertenece de manera exclusiva a
las mujeres porque quedaría incompleto, sino que se debe abrir al diálogo con los
varones, en lo que aquí llamaré una liturgia integradora construida en el encuentro.
Mi pretensión en esta comunicación, es compartir algunas intuiciones y por supuesto
someterlas a la disertación y a la crítica. La más clara de ellas es que el cuerpo en sí
mismo nos da respuestas acerca de la importancia que tiene recuperar el aspecto
simbólico como camino de sanación, de realización e integración humana.; pero para
lograrlo hay que buscar en el campo estético nuevos lenguajes que abran de manera
decidida a lo ético.
Desarrollaré entonces esta ponencia en tres partes: 1.el cuerpo humano como categoría
de comprensión, 2. En búsqueda de nuevos lenguajes y significados – Recuperando lo
estético, 3. lo litúrgico como ámbito integrador de lo corporal y posibilidad de
encuentro sanador y liberador.

1

Magíster y Licenciada en Teología. Pontificia Universidad Javeriana. Docente Teología del Matrimonio
y Teología Sacramental. angela.sierra@javeriana.edu.co

1

lo que sugiere que somos una integración. María Teresa. http://es. Domina el vocabulario. maneja el mundo simbólico y lo estético. con el cuidado de abrirse al diálogo con lo masculino para expandir su horizonte y abordar intercambios más creativos y fecundos. Recupera así su palabra y asume el reto de construir perspectivas propias de reflexión. políticos y económicos y del modo en que estos hechos afectan a las mujeres en su vida concreta. “el hemisferio derecho del cuerpo. que luego traduce a un lenguaje o idioma aprendido por el individuo mediante la cultura. al desarrollo equitativo de los dos hemisferios. 2 Cfr.wikipedia. porque es la primera vez. Op. forma y lugar. o el sometimiento a roles asignados más por tradición que por opción se abre a una conciencia mayor de lo que significa ser mujer en el entorno eclesial pero sobretodo en el ámbito teológico. Porcile. un motivo más para analizar la importancia de recuperar el mundo simbólico y ponerlo a dialogar con el mundo lógico. De hecho si esta integración no se da se afecta la salud. Mujer espacio de salvación. en sus debidos equilibrios.Cit. Integra varios tipos de información (sonidos. Es decir. el cerebro comprende las ideas y los conceptos y los almacena en un lenguaje no verbal. Así a partir de situaciones concretas como apropiarse del cuerpo y la percepción de una sexualidad que siempre le fue más ajena que propia. Se considera así misma como una teología contextual porque insiste en la dimensión histórica y cultural. centro de las facultades viso-espaciales no verbales. 67.o sea en el contexto de la experiencia de las mujeres-De hecho es la primera vez en la historia que las mujeres reflexionan sobre su propia experiencia de fe con una formulación teológica académica. sensaciones) y los transmite como un todo. Concibe las situaciones y las estrategias del pensamiento de una forma total. También medita teológicamente sobre el movimiento de liberación de la mujer en general. La teología feminista ha recuperado de manera decidida la experiencia de lo corporal y puede aportar bastante para lograr dicha integración. corresponde a un hemisferio integrador. la comprensión verbal. el responsable de nuestra percepción del mundo en términos de color. es decir correspondería al campo de lo litúrgico y pertenece a lo femenino. El hemisferio izquierdo asociado a lo masculino. actividades propias del hemisferio izquierdo”. imágenes. viene a ser algo así como el cerebro "lógico". sentimientos. olores. hacia eso debemos tender.org/wiki/Hemisferio_cerebral Podemos afirmar con María Teresa Porcile que…la teología feminista hace un análisis atento de los hechos socio-culturales. en cuerpo de mujer y en cuerpo de varón. p. especializado en sensaciones. su carácter y su sentido histórico. una unidad. 3 2 .I. la memoria y el cálculo aritmético mental. El hemisferio derecho está considerado de cualquier modo. habilidades visuales y sonoras no del lenguaje como las artísticas y musicales.en la historia de la teología en cuanto ciencia-que las mujeres tienen acceso a las facultades de teología. El cuerpo humano integra la dimensión simbólica –femenina y lógicamasculina Comienzo con definiciones sencillas. como el receptor e identificador de la orientación espacial.2 Este hecho acontece en todos los cuerpos. prosodia y habilidades espaciales. y en ello debemos trabajar. Esta teología contextual3 permite reflexionar desde lo vivido una experiencia de fe de manera más personal con implicaciones en lo comunitario.

En este proceso. oler. que ha acaecido de manera más densa. Santander. lo femenino y lo masculino. Cfr. Isabel. p. nuevas formas de acercarse a la teología fundamental y a lo sistemático.” No puede entrar en contraposición la corporalidad y la espiritualidad. P. a nuestra propia humanidad. de imaginarios. Sal Terrae. El planteamiento que ofrece tanto Müller como Grün es precisamente que la sexualidad es un camino de realización espiritual. Vol. En: Navarro. Frankfurt p. a despertar en nosotros sensibilidad. y que lleva a evidenciarla desde el hoy. Elementos para la comprensión identitaria de la teología feminista en América Latina. da cuenta de la revelación que se encuentra en los textos bíblicos. tocar. oír. Según San Buenaventura. Ahora bien esto indica apropiarnos de lo que significa el cuerpo en cuanto texto litúrgico. Vivas. teniendo en cuenta la antigüedad de la misma. Los sentidos.. dejé de creer en Dios. así: Resulta diciente la frase famosa de Simone De Beauvoir: “Cuando descubrí lo sensible. todo el potencial espiritual. para gestar procesos de liberación. “ Un problema que afecta a muchas iglesias cristianas es que su religión ha dejado de ser búsqueda de Dios para quedarse reducida a un sistema de creencias necesarias para pertenecer al grupo. Hablar de sensualidad a este nivel resultaría para muchos un planteamiento absurdo. Fiesta. Por otra parte. esto sería una contradicción. Dios entra en nuestras vidas y se acerca a nosotros a través de los sentidos. de paradigma. p. Han matado ese deseo de Dios y por lo tanto toda la pasión que conlleva su búsqueda” 5. Unas celebraciones “encarnadas”. Existen aún muchos horizontes teológicos sin explorar. Esto implica un estudio bíblico con nuevas perspectivas. Navarra. y unas implicaciones serias en el campo pastoral así como cuestionamientos fuertes en el campo litúrgico. el placer no pueden ser ajenos o percibirse incluso como enemigos dentro del campo celebrativo. con momentos históricos relevantes4. 1 2003. 2005. padre de la Iglesia. 3 5 Gomez – Acebo. no se ha limitado a manifestaciones vindicativas sino que realmente se ha tomado en serio su responsabilidad en el decir teológico y a pesar de haber incursionado hasta hace relativamente poco en esta disciplina. como una manera de enriquecer pero al mismo tiempo de liberar los discursos y las prácticas. si se concibe al ser humano de manera integral. hace posible la sororidad de las mujeres del pasado. del presente y del futuro. En Revista: CHAKANA. 6 Müller. pues El me privaba de la Tierra. 2004. a potenciar lo único concreto que poseemos: la corporalidad. la mujer ha contribuido a la teología en múltiples aspectos. al constatar las distintas situaciones de marginalidad vividas por las mujeres en su contexto cultural se descubre un discipulado de iguales y nuevas formas de concebir la eclesiología. 10 palabras clave en Teología feminista.Verbo Divino. con la novedad que ello implica: cambio de mentalidad. Socorro. M y de Miguel.4 3 . A Dios los conocemos también sensualmente” 6 4 Por ejemplo: Recuperar la memoria del sufrimiento y de la exclusión de las mujeres. nos permiten acceder a nuestra propia esencia. esto implica evidenciar en lo sensual. Besar es Orar. podemos decir que en la actualidad ya cuenta con palabra y pensamiento propios. sin embargo lo litúrgico nos debe llevar precisamente al despertar de los sentidos. Más aún en el campo celebrativo litúrgico donde todo despierta los sentidos: comer. “La actitud positiva hacia nuestros sentidos es una importante condición previa de toda espiritualidad viva. Y por último la actualización creativa y dialógica con el texto de la vida.166. se evidencia una necesidad sentida de incluir en el estudio teológico las dos perspectivas. Wunibald. ver.

es resuelta por la estética. es imposible ser espiritual sin ser sensible y viceversa. existe un vacío que la conciencia cultural exige llegar. este vacío. aparece como ideal y lo ideal 7 Ibid. y lo que la experiencia de las mujeres ha venido “gritando” a lo largo de estos años de reflexión teológica. Entre la lógica y la ética. entre la ciencia del ser y la del deber ser. El deseo profundo de encontrarse con el otro. Entonces me pillará desprevenido y no me dará la oportunidad de abordarla de manera creativa. lo que somos en sensibilidad. y representan también la integración de los hemisferios referenciados en la primera parte. en que la voluntad se encamina a producir el bien. La relación con Dios ha de concretarse necesariamente en la relación con el otro que a su vez se transforma en nostalgia del Trascendente. en el arte el ser presenta como deben ser. Así lo afirma Anselm Grün: “La sexualidad y en simultánea la espiritualidad es la fascinante fuerza que nos invita al amor y a la vida. Motivo suficiente para cargar de fuerza y sentido las celebraciones. II. donde la casualidad produce todo fenómeno natural.90 9 Ibid p. La combinación con ambas experiencias-intimidad y trascendencia-lleva finalmente a Dios. son manifestaciones profundas tanto de la espiritualidad como de la sexualidad. En efecto. Lo estético otra manera de acercarse a la experiencia de Dios -en búsqueda de nuevos lenguajes y significados – La estética se manifiesta como arte en la cultura su facultad es el sentimiento y su valor la belleza. al ágape.60 Ibid p. porque en el arte la naturaleza se presenta como moralidad y la moralidad como si fuera naturaleza.9 Este sería el ideal en el ámbito litúrgico. No podemos trascender sino a través de nuestro cuerpo. Es claro que entre más se trabaje el tema de la espiritualidad en cualquier persona se es más sensitivo y abierto a la vida. poder expresar a plenitud.56 8 4 . mediante el sentimiento.” 7 Nostalgia de trascendencia y necesidad de comunión. las experiencias de intimidad y trascendencia son anhelos tan profundamente arraigados en nosotros que terminan llevándonos de manera indefectible a la unión con Dios. esta contradicción.8 Según Donald Cozzens. tomar conciencia de ello es al mismo tiempo comprender toda la dimensión sacramental que no es otra cosa que dicha trascendencia hecha signo. y el deber ser como siendo. de entablar diálogo y paulatinamente de irse acercándose para abrazarse. Lo real de la lógica y lo ideal de la ética encuentran su fusión en el arte. y se expresan con fuerza en lo litúrgico.Sexualidad y Espiritualidad en el ser humano son caras de la misma moneda. “una actitud positiva hacia la espiritualidad puede ayudarnos a tener una experiencia más profunda de la sexualidad. hay una contradicción entre la naturaleza. pero si la reprimo ella se encargará de encontrar un resquicio a través del cual manifestarse y hacerse notar. Por “experiencia de intimidad” entiende Cozzens la unión con otra persona. Por tanto. p. y la moralidad. por “trascendencia” la experiencia de unión con la creación. al eros. se conjugan y se concretan en la realidad corpórea de la persona. puesto que sólo en el arte lo real.

son radicalmente analógicos cuando se usan con referencia a Dios”12. es la búsqueda de lenguajes alusivos donde el cuerpo en el caso de la mujer se abre desde la experiencia para reconocerse palabra. es ahí donde se abre toda la posibilidad de lo estético Este cambio de paradigma que abre la posibilidad a nuevas comprensiones. “lo que es verdad del lenguaje teológico es que siempre será un lenguaje indirecto. Herder. 1997)p. Tamayo Juan José. para hacerse símbolo. Así situada en el feminismo de la diferencia y específicamente en el tema de lo corporal como metáfora y palabra. es importante acercarse a lo estético como ámbito donde lo femenino puede apropiarse nuevos formas de expresión y construcción teológicas. experimentan a Dios pero no en abstracto…el Infinito indecible e inaudible se torna Palabra dicha y escuchada en lo más cercano en su experiencia de cuerpo13. con carácter metafórico. De hecho.como real. para transformarse en liturgia.10 Tener la posibilidad de conectarse con un lenguaje teológico más implicativo. para dar cabida al encuentro y a la celebración.259 13 Cfr. Es un ejercicio de doble vía en términos de “decirse” y dejar “decir” al otro. Bogotá.htm Azcuy. 2001. La que es. persona y ser. como los de naturaleza. Johnson anota al respecto. Ningún concepto es adecuado. El tema del lenguaje es complejo pero ineludible a la hora de abordar nuevas comprensiones y de generar dinámicas de relación equitativas. Dios desde la perspectiva de la mujer.com/publicaciones/arte/textos/concepto_filosofia_estetica_0013. analógico o simbólico. tanto en el ámbito secular como religioso.97 11 5 . ningún modelo lo refleja directamente…hasta los términos filosóficos más abstractos. “La puesta en marcha de las mujeres. Buenos Aires. búsquedas de identidad como creyentes y formas de relación eclesial pero sobre todo en la repercusión que ello tiene en la manera de acceder a lo bíblico y de hacer teología. E. porque el modo de decir es expresión del vivir y el pensar ha de estar al servicio de la vida más plena”11. Barcelona. Situaciones particulares de las mujeres en circunstancia de 10 http://www. La estética mediante el sentimiento. ha significado como consecuencia una exigencia de revisión del lenguaje de Dios y de la antropología. sin que sea sólo a través de un lenguaje lógico. Razón y fe : Revista hispanoamericana de cultura No. Más que el reclamo por lo inclusivo. Elizabeth. Uno de estos lenguajes ha surgido de la experiencia más cercana. El lugar teológico de las mujeres.179 (Ene.avizora. uno de los aspectos en los que más ha trabajado la corriente feminista es buscar nuevas formas de apropiarnos de referencias comunicativas para acercarnos de manera propia a lo trascendente.2002 p. Virginia Raquel. Centro de Estudios Salecianos. se manifiesta como arte y realiza como valor fundamental la belleza. que es facultad espiritual característica. vivida y sufrida – el cuerpoAcercamiento desde el cuerpo. metáfora de espacio Las mujeres dicen a Dios.p. 29 12 Johnson. tener la posibilidad de “decirse” y adquirir una palabra propia en medio de la comunidad teológica genera la necesidad de construir nuevos lenguajes. 1.

Trinidad. incluso aquel concebido en mi seno. y la semilla que crece. el Espíritu. sin subordinación ni privilegios”17 14 Cfr. En: Así vemos a Dios. porque solo una palabra que se viva desde la experiencia puede transformar realidades personales y comunitarias16 “ El Dios trino que existe esencialmente en las relaciones internas mutuas proporciona un modelo diferente para la interacción humana.La que es. Siempre se podrán encontrar formas que nos acercan a un lenguaje teológico más cercano. Acevedo. y en ellos se aprecia con fuerza la presencia de lo femenino: la imagen de la Basilea. Bilbao. La mujer espacio de salvación. me abre a ciertas dimensiones de la vida…” 15 Este cuerpo hecho texto. la gallina que cuida sus polluelos. 17 Moltmann. tenemos que hacer uso de un lenguaje que necesariamente utiliza símbolos sexuados. 2001. es expresión del misterio personal de lo femenino.Nicole Fatio. como lo es la Ruah. porque las consecuencias prácticas son importantes. verdaderamente implicativo. sobre el precio que también me revela la alteridad de todo ser humano. p 268. tanto social como teológico-religioso. De ahí se despliega infinidad de consecuencias. percibido como realidad alusiva a la realidad trascendente se convierte en sacramento por esto es incomprensible que en la celebraciones de fe las mujeres pero así mismo los laicos tengan una participación tan limitada. Madrid. En: Johnson . La vivencia de su identidad personal encarnada históricamente. La dificultad práctica estriba en que para hablar de Dios como un Dios personal.abandono y discriminación sentidas desde la piel. alusivo y significativo. Publicaciones claretianas. 6 . Esta pedagogía de mi cuerpo. María Teresa. agua que da la vida. para el quehacer teológico. Pero también en este sentido encontramos una práctica de Jesús que rompe los moldes culturales.1995 p 82-83 15 Ibíd. la tierra. El Dios relacional. siendo que es toda la riqueza de estos cuerpos en condición de encuentro lo que hace que la celebración como tal sea viva y eficaz y no sólo la ejecución de un ministerio. Isabel. que se irá interpretando y vinculando con la experiencia de fe. León. Trinity and the kingdom. sobretodo en el ámbito relacional. acentuando su carácter analógico…tenemos que afirmar con fuerza que no da igual hablar de Dios de una manera o de otra. p175-176. Los símbolos y las imágenes que emplea para hablar de Dios son de lo más dinámico y variado. Porcile. p 237-238 16 La introducción de esos nuevos símbolos…ayudan a liberar el lenguaje de la absolutización idolátrica y a relativizar lo imaginario a través de él. y sean simple espectadores. generalmente el hombre y todo lo masculino. donde las diferencias prosperen en el seno de una relación de iguales…la idea trina de Dios apunta a una comunidad de hermanos y hermanas en la que todos son uno en una responsabilidad compartida. en otras palabras leerlo como palabra viva y abierta 14. con el consiguiente peligro de identificar a Dios con aquello que trata de representarlo. Descleé de Broker. si la escucho. el reino o reinado son una imagen netamente femenina. De lo que se trata es de desentrañar el sentido del cuerpo. apuntando a una comunidad sin supremacía ni sometimiento. cuando aparece una vida nueva me instruye sobre el valor del tiempo. en el libro de Porcile expresa: “Mi cuerpo es un cuerpo de mujer y la percepción que me da de la realidad lleva ese sello…Mi cuerpo de mujer me recuerda sin cesar mis límites. han hecho posible mirar el cuerpo como texto.

posibilidad de encuentro. Femenino y Masculino p. se pueden fecundar nuevas teologías que respondan a maneras de relacionarnos más liberadoras. y también se retrae bajo 18 Powell. II. Cit . es decir haberse asumido desde lo corporal .p. Santander. de intercambios. 546 19 7 . 1989. No es algo meramente histórico-social que un día fue construido socialmente. Lo litúrgico como ámbito integrador de lo corporal. “El sentido profundo de la sexualidad culmina en el intercambio. Si somos coherentes con el texto. Vélez Consuelo. se trae. ni promoción de vida. John. Esta relación es denominada por Gabriel Marcel como “comunión ontológica”: Una auténtica fusión de dos personas18 Para un verdadero encuentro es importante abordar el tema siempre nuevo y siempre vital de la sexualidad19.Esta es una invitación para construir lenguajes teológicos integrando feminidad y masculinidad. 27. de simbiosis. no es ocasión de fecundidad. un lenguaje teológico que no tenga las dos perspectivas no es ocasión de encuentro. mucho más que lucha competitiva por la supervivencia “20 Hablar de cuerpos. En ella se revela. haber logrado de manera individual esta comunión ontológica de lo femenino y lo masculino . la integración que implica un primer movimiento de integración personal para lograr integración en lo comunitario. Una existencia que se comunica con otra existencia. de festejo y de sanación. que enriquece la fusión y que crea paradójicamente diversidad…La vida está tejida de cooperación. 20 Ibídem 21 Op. en medio de la reflexión litúrgica. se puede dar paso al diálogo con otros cuerpos con otros símbolos se puede crear algo nuevo. Sal Tarrae. Op.. en lo que me imagino podría ser la liturgia construida en el encuentro. vivir y experimentar esta integración. mucho más que lucha competitiva por la supervivencia. Cuando se asume el cuerpo. Teología de la mujer. p. Esa esencia no es simple sino compleja. de símbolos y de encuentros es hablar de sexualidad un tema que como Iglesia hemos venido postergando peligrosamente y donde la teología tiene una palabra importante “el gran desafío será precisamente la integración simbólica y libre de una verdadera identidad diferenciada”21 Tal vez la pregunta que surge es porqué hablamos de sexualidad. ni motivo de celebración. de intercambios. de simbiosis. Bilbao. Cit. En el lenguaje de la psicología existencial “encuentro” describe una especial forma de relación entre dos seres. Haberse asumido en lo personal en el caso de las mujeres con toda su identidad femenina en diálogo con lo masculino y en el caso de los varones con su identidad masculina en diálogo con lo femenino.35 El sentido profundo de la sexualidad: el intercambio. La sexualidad tiene que ver con el ser real y profundo del ser humano. lo simbólico del cuerpo. por eso se da a conocer bajo dos manifestaciones reales y distintas. ¿ Por qué temo decir quien soy?. también puede ser reconstruido. esa es otra claridad que aporta la teología feminista.Boff. Se trata de una comunión o comunicación entre dos personas perfectamente acabada. que enriquece la fusión y que crea paradójicamente diversidad…La vida está tejida de cooperación.

de poder. Enero. Bogotá 2001. 16 23 8 . diferente-no como un espejo que reproduce siempre la misma imagen. Cit. Boff y Muraro. “ Comparación entre la psicología femenina y la psicología masculina”. Herder. 1968. Es reposo.54-55 Lo femenino: en el hombre y en la mujer es aquel momento de misterio. En : Botero. para la claridad que distingue. Roma.26 Hay que tratar el tema de la diferencia cuando se habla de encuentro. sino como una diferencia”27 22 Cfr. Paoline. cuidado. de capacidad de pensar con el propio cuerpo. de interioridad. Temi e simboli dell’eros. 25 Cfr. Leonardo.p. femenino y masculino. 41. Las distinciones son indispensables a la hora de hablar del ser humano. separa y ordena. Gaudefroy). de sentimiento de pertenencia a un todo mayor. Op. 37-75. de receptividad. p. Las viejas civilizaciones del Oriente ya conocieron esta realidad que en el mundo Chino llamaban Yin Yang (elementos opuestos pero complementarios)24. Lo masculino es la vida ya formada y desarrollada. Louis. de objetividad. otra posibilidad de ser. es una identidad que no se pierde en las varias diferencias psicológicas. Cittá. históricas. religiosas o culturales en que se realiza y concreta. Posteriormente C. R. sino como una ventana que muestra otro paisaje del ser humano. lo cual permite una mirada más liberadora y camino hacia la equidad.Cit Boff y Muraro. de atesorar en el corazón. de integralidad. La Sexualidad Humana: Ed. En: Botero. de vitalidad y espiritualidad. ni peor. están buscando más equilibrio y más unidad: el varón no es simplemente cerebro (inteligencia) ni tampoco la mujer es sencillamente corazón (sentimiento). de poder generador y nutridor. San Pablo. Uno y otra poseen los dinamismos de la inteligencia y del sentimiento. N° 57. Silvio. 41 26 Ibídem.59 24 Cfr.45-54. Psicología differenziale dei sessi. Piret. 1967. “El hombre articulado en varón y mujer se revela dentro de una estructura hondamente dialéctica. Hoy es evidente que las culturas especialmente la de Occidente. discípulo de Freud lo expresó diciendo que en cada Adán existe una Eva miniatura (Animus-anima) y en cada Eva existe un Adán en pequeño (Anima. J. p. p. Visión ontológico-teológica de lo masculino y lo femenino. los diferencia solamente la forma como la espontaneidad y la reactividad se manifiesta en ellos.también el movimiento. En: Selecciones de Teología. Poder de organización exterior. cultivar el espacio del Misterio. . Roma. 1991. 23 Nos encontramos en un etapa reflexiva más holística. de profundidad abismal. expresa el otro polo del ser humano. 1976. fuente originaria de la vida. Nuova. Silvio. ha explicado la no diferencia entre varón y mujer por razón de la inteligencia o del sentimiento25. de descifrar mensajes escondidos bajo señales y símbolos.Sahuc.animus). donde se valora la riqueza individual pero también desde los valores comunes. Poder de plenitud interior. G. de materialidad y hasta de agresividad. Barcelona. p. la transformación. p. Jung.G. La Sexualidad Humana: Ed. el viaje hacia fuera. San Pablo. ZuanazzI. Femenino y Masculino. el viaje hacia dentro. Louis y Sahuc. Vol 15. M. en: Estudios de sexología (publicados por M. Bogotá 2001. Op.Marzo. Lo masculino: en la mujer y en el hombre. desde la psicología.aquello que llamamos humanidad y naturaleza humana que se concreta en dos modos de ser masculino y femenino22 …cada una permite una visión de la realidad-ni mejor. 27 Boff. conservación. hacia el corazón. de ordenación. de razón. El hombre nunca se experimenta como identidad perfecta. hacia el universo. p.

Enero – Junio de 2004. Dios desde la perspectiva de la mujer. Bogotá 2001.En: Botero. no se llega por la igualdad indistinta. lo que se relaciona entre sí con la divinidad. 41 32 Boff. En: Revista Alternativas. Silvio.Es fundamental entonces pensar la diferencia como la posibilidad del ser humano de participar en una comunidad. D.” Las diferentes experiencias sociales dan lugar a distintas formas de vivir y de pensar la fe. Sonet. 30 Vidal. Esta perspectiva humano céntrica no privilegia la expresión masculina de la humanidad en detrimento de la femenina. Costa Rica. Boff acerca de la humanidad “¿Qué es esa humanidad. llena de tensiones y con peligro constante de rechazar las diferencias y cerrarse sobre sí misma. acepta y soporta las diferencias. A dicho encuentro.108 En: Sierra.179 (Ene. La Sexualidad Humana: Ed. p. La Sexualidad Humana: De. ella ama). Cuidar.p. Vivas. no necesariamente excluyentes. sino integradoras. 1992. Hay que valorar la riqueza de las diferencias y la fecundidad de la intercomunicación de las diferencias”33 28 Ibídem. San Pablo.30 La pregunta por lo femenino y lo masculino coincide con la pregunta planteada por L. En: Botero. Ser hombre es siempre una síntesis incompleta. La humanidad hombre-mujer es lo que constituye la historia. Sígueme. De una antropología dualista a una antropología integradora.p. Bogotá 2001. 14 -21. sino con una concepción integral él y ella piensan. Silvio. Masculino/Femenino : O ¿Qué es el ser humano?. “La personalidad humana asume. pretende captar lo divino en lo humano integral y asume las consecuencias histórico-teológicas de tal postura.”32 Lo más importante para la convivencia humana es recuperar los valores que por mucho tiempo ha sido adjudicado a uno y a otro. presente de forma diferente y mutuamente recíproca. Es estructura dialéctica. Pontificia Universidad Javeriana. Salamanca. 33 Juan José Tamayo. 2007. captar el ser propio del hombre y de la mujer y con eso entender mejor quienes somos y cual es nuestro lugar en la historia de la vida. la importancia de lo privado. 1. siempre novedosa e interesante.En: Razón y fe : Revista hispanoamericana de cultura No. Por el contrario. 1997)p. como centro de la historia.183. El cuidado de la vida. SEI. tampoco se pretende afirmar ésta para disminuir la otra. Leonardo. La diferencia se convirtió en desigualdad de los sexos por razón de la célebre dicotomía griega que contraponía el espíritu (alma) a la materia (cuerpo)”. Esto le hace un ser abierto a lo nuevo. son valores que deben recuperar tanto lo femenino como lo masculino. cambiar. Angela.91. Unidad conyugal esperanza para la familia. de lo interior e íntimo pero de igual manera salir a lo público. progresar. manifestarse en lo cultural. San Pablo. Bogotá.p 42. p. 2004. él y ella aman. Socorro. En: Revista Universitas Alphonsiana.p 42-43 31 La visión humanocéntrica coloca a la humanidad: varón y mujer. conservar. p. homogénea y simple sino todo lo contrario por el equilibrio en la relación de las diferencias que hacen del mundo en común una experiencia compleja. M. nunca agota la profundidad misteriosa de sí mismo”28 En la búsqueda de lenguajes comunes es importante seguir ampliando este punto “no como una concepción reductiva (él piensa. 93 29 9 . en el hombre y la mujer?31 Responder a esto es llevar a cabo una reflexión ontológica que busca identificar la unidad en la diferencia y la diferencia en la unidad. Scoprire l’ amore. la fuerza transformadora del trabajo. Torino. 1971. Moral del Amor y de la Sexualidad. sólo que la forma de realizarlo tiene características que los distinguen29 sin que esto suponga desigualdad. Cfr.

36  Comprender la Palabra de una manera más integral. 35 Así como se integran en el cuerpo los dos hemisferios. el derroche.102 y 121 35 Cfr. no sólo de mujeres. A manera de síntesis… ¿qué significa integrar lo femenino en la liturgia? A grandes rasgos y en consonancia con el papel de la mujer en la teología significa…  Recuperar el protagonismo. organizadas bajo el signo de la opresión y de la dependencia.Lo que tenemos que buscar juntos son espacios reales para que este encuentro sea posible y se torne en liberadora fusión. Femenino y Masculino. Bogotá. donde hombres y mujeres se acogen como diferentes en el horizonte de una profunda igualdad personal. dialogar y construir. León Magdalena. un materialismo desbordado. lo que implica un compromiso ineludible con la existencia personal y comunitaria. discursiva. Y no hay mejor espacio que la celebración. sensación-y a las que se les atribuye un carácter “femenino”: la intuición y el sentimiento. racional. Op. Viveros Mara.razón. Lo femenino en este sentido permite abrir sensualmente espacios para encontrarse. 1995. Boff y Muraro. Femenino y Masculino.Cit. atravesada de emoción y de experiencia espiritual”. proceso necesario para construir verdaderas relaciones psicológicas en las cuales entren en juego la totalidad de las funciones psíquicas: las consideradas “masculinas”. Este desequilibrio se manifiesta en una fe ciega en la ciencia para resolver los problemas fundamentales de la humanidad. aceptación e integración psíquica de los símbolos femeninos y masculinos.34 En este encuentro de cariz amoroso han de comunicarse “la teología tradicionalmente masculina. y una subestimación y subordinación de los elementos considerados femeninos de la psiquis individual y colectiva… La importancia de humanizar las representaciones y las relaciones entre los géneros por medio del descubrimiento.61 10 . p. de origen y de destino. y por el otro inauguró relaciones más simétricas entre los géneros.Jung consideraba que las sociedades occidentales de su tiempo se encontraban muy desequilibradas al exagerar la importancia del pensamiento y la sensaciónfunciones psíquicas asociadas culturalmente con el hombre-y desconocer las funciones no racionales consideradas femeninas: la intuición y el sentimiento. p. Boff y Muraro. se esboza un nuevo tipo de manifestación de lo femenino y de lo masculino en términos de asociación. Luz Gabriela. un profundo eurocentrismo. reconociendo en ella la posibilidad de indagar y vivir la experiencia de Dios a través de situaciones concretas.Cit. esto implica hacer una verdadera hermenéutica en la vida dilucidando la Palabra en su propio acontecer.  Tener palabra propia. Estos avances nos permiten entrever la aparición de un giro del eje cultural de la humanidad. Tercer mundo. simbólica. p. de tarea y de compromiso para construir más benevolencia con la vida y con la Tierra y formas sociales más participativas y democráticas entre los géneros Op. que se celebra en lo litúrgico y se vive en lo ético. no solo de varones. poder “decirse”. La psicología de Jung. para captarla y vivirla desde la corporalidad pasando por el mundo de las emociones y proyectándola en lo social. donde lo lúdico. sistemática. Género e Identidad. colaboración y solidaridad. más narrativa. y la teología femenina. la gratuidad hace posible que lo sensitivo trascienda y la corporalidad se transforme en solidaridad. 34 Arango. lógica.68-69 36 El movimiento feminista por un lado puso en jaque el proyecto del patriarcado y llevó a cabo la reconstrucción de las relaciones de género. Por otra parte.

37. 1995 Ascuy. algo tendrá que cambiar si dejamos de ver las cosas desde una sola perspectiva y enriquecemos el horizonte con dos miradas. de celebrar y participar en la liturgia. 2007). 2001 37 Estos aportes surgen del camino recorrido por las personas integrantes del grupo de investigación Teología y Género de la Facultad de Teología de la Universidad Javeriana . p. Virginia coord. Angela María. concluye Boff. beberán el mismo vino y bailarán juntos en la plaza iluminada celebrando las nupcias de toda la humanidad40 Bibliografía Arango. Definitivamente. Ivone. entre el fecundar y el concebir y finalmente…  Evidenciar que lo femenino y lo masculino son principios. a los no escuchados de ahí su constante diálogo con el sufrimiento y su correspondiente apertura a la solidaridad. el reconocimiento mutuo… hombres y mujeres habitarán en sus casa. de ternura y de amor. no hay mujer sin hombre. En el fondo.50 38 Navarro. Theológica Xaveriana Vol. Bogotá. 2005. al estado actual de los estudios teológicos38  Lograr equilibrio entre lo lógico y lo simbólico. Ibídem 39 Op.12)39 Estas nuevas búsquedas. porque al estar durante mucho tiempo en el anonimato.-mar. entre lo deductivo y lo inductivo. Madrid. Luz Gabriela. Teología a ritmo de mujer.y de. Boff y Muraro. 11-36.p24 11 . consecuencia de lo celebrado en la liturgia. como es verdad que la mujer procede del hombre también es verdad que el hombre procede de la mujer y todo viene de Dios” (1 Cor 11. León Magdalena. San Pablo. lo femenino se sensibiliza frente al no reconocido. de asumir la ministerialidad. p.pdf. Los laicos y laicas en la vida de la Iglesia. Consuelo y Sierra.79 40 Gebara Ivone. entre el expresar y el sentir.acu-adsum.  Vincular de manera más decidida espiritualidad y práctica cristiana. pp. entre lo discursivo y lo narrativo. Madrid: Ed. de nuevas formas de celebrar. no. se trata de vivir y reconocer un único Misterio de comunión y de donación. p. Cit. Gebara. 1 (161) (ene. “En Cristo. 1994. Esta es la esperanza que acaricio… llegará el día en que al levantar los ojos todos verán en esta tierra brillar la fraternidad. ni hombre sin mujer. Visibilizar a otros “frágiles y débiles”. hombres y mujeres comerán el mismo pan. no funciones que requiere la búsqueda de nuevos lenguajes. El lugar teológico de las mujeres. Teología a ritmo de mujer. Género e identidad.org/lumengen. este descubrir identidades y hacer posibles encuentros debe repercutir en nuevas formas de hacer y vivir la iglesia. 57. en el que Dios y los seres humanos estamos indisolublemente envueltos. Viveros Mara. www. La urgencia de una demanda de interioridad desafía a su vez. En : Vélez. femenino y masculino. Mercedes. Buenos Aires: Centro de Estudios Salesiano. San Pablo. Tercer mundo. en ambientes coherentes de fe-vida.

Madrid. leído con ojos de mujer. Editorial Bonaventuriana.-mar. Vélez. p. Verbo Divino. Teología de la Mujer. 1. Navarro y de Miguel (Ed. Bogotá. Acevedo. 1997) 91-97 Tamayo. Leonardo. Bogotá. La que es. Elizabeth. 2005 Porcile. Bilbao. Teologado de Suba.1995. Femenino y Masculino. Unidad Conyugal. Wunibald. García Darío. Dios desde la perspectiva de la mujer. Leonardo. En: Así vemos a Dios. Teología a ritmo de mujer. Gebara Ivone. Boff. Angela María. 2001. Isabel.179 (Ene. 2004. Angela María. La mujer espacio de salvación. Theológica Xaveriana Vol.) Diez palabras clave en Teología feminista. 1 (161) (ene. Nuevo paradigma teológico. María Teresa. N° 57 Boff. 1976. Bogotá 2001. Madrid. Barcelona. Vol 15. Trinidad. Consuelo y Sierra. Santander. 2004 Müller. Teología y género. La Sexualidad Humana: De. Herder. vol 51 N° 140 pgs. Bogotá 2007 Silveira Wagner. Besar es Orar. Bogotá. Pontificia Universidad Javeriana.Javeriana. 33-58 12 . Vélez Consuelo. 2003 Sierra. Costa Rica. Juan Pablo II. En: Selecciones de Teología.564. San Pablo. 2002 León. Sal Terrae. Consuelo. España. Navarra. San Pablo. trabajo de investigación.91 Botero. 2004. Reflexiones en torno al feminismo y al género. Razón y fe: Revista hispanoamericana de cultura No. 2007). 2007. feminismo y género.Boff Leonardo y Rose Muraro. Bogotá. Juan José. Masculino/Femenino: O ¿Qué es el ser humano? En: Revista Alternativas. Descleé de Brouwer. oct –dic /2001 Vélez. Esperanza para la familia. Vivas Socorro. Editorial Trotta. 545 . Los laicos y laicas en la vida de la Iglesia.Marzo. 2004. 57. p. Trotta. Juan José. Theológica Xaveriana. El Dios relacional. Tamayo. 2005 Johnson.2004. Pontificia Universidad . Silvio. no. Visión ontológico-teológica de lo masculino y lo femenino. Publicaciones claretianas. Madrid.p 42-43 Corpas de Posada Isabel. Enero.