Está en la página 1de 9
ANTIGENO Es cualquier sustancia que provoca que el sistema inmunitario produzca anticuerpos contra sí mismo. Un antígeno puede ser una sustancia extraña proveniente del ambiente, como químicos, bacterias, virus o polen. También se puede formar dentro del cuerpo, como con las toxinas bacterianas o las células tisulares.  Toxinas: son sustancias producidas por el patógeno que tienen efecto tóxico. Actúan sin que exista colonización por parte del patógeno. Se pueden determinar dos tipos de toxinas. Estas son las exotoxinas que son liberadas al exterior celular y las endotoxinas que son moléculas de la pared bacteriana típicas de Gram -. EXOTOXINAS ENDOTOXINAS Tipo molecular Proteínas Glucolípidos Toxicidad Alta Baja Destrucción con calor Sí No Lugar de actuación Tejidos específicos Todo el organismo La patogenicidad de los microbios se define como su capacidad para producir enfermedad en huéspedes susceptibles. La capacidad patógena de un microorganismo es debida a los Factores de Virulencia. Estos son:      Enzimas extracelulares que actúan sobre tejidos degradándolos. Las Fimbrias que facilitan la adherencia de las bacterias. Hemoaglutinina, molécula de la pared bacteriana que permite la unión a los eritrocitos. Los flagelos que facilitan la diseminación por el organismo del huésped. La capacidad de escapar a la respuesta inmune, por ejemplo, rodeándose de membrana celular perteneciente al huésped. Anticuerpos Inducen la No inducen la producción de producción de AC AC Tipos de agentes infecciosos Las enfermedades infecciosas pueden ser producidas por los virus, como el de la gripe, las bacterias, como la que produce la meningitis, los protozoos, como el de la malaria, y por los hongos, como el responsable de la tiña Virulencia permite nombrar a la cualidad de virulento (maligno o ponzoñoso). El carácter nocivo y patogénico de un microorganismo, ya sea un virus, una bacteria o un hongo, determina su virulencia. En otras palabras, la virulencia está vinculada al grado de patogenicidad de un microorganismo, es decir, a su capacidad de causar daño. La resistencia de los microorganismos a los antibióticos implica su mayor o menor virulencia. Cuando la virulencia logra ser inhibida, se habla de organismos atenuados. La vacunación (que produce anticuerpos) está relacionada a la anulación de la virulencia. La función de las células T citotóxicas, también llamadas células T asesinas o linfocitos T citotóxicos, es proteger el cuerpo de la enfermedad y la infección. Lo hacen al matar a las células enfermas. Los linfocitos T citotóxicos y las células NK son cruciales en la defensa del organismo contra infecciones virales y contra el desarrollo del cáncer. Una parte importante de esta función la desarrollan matando literalmente a las células infectadas o transformadas. Esta muerte suele ser apoptótica y se pone en marcha por dos mecanismos mayoritarios, uno mediado por la expresión en membrana de ligandos mortales, como el ligando de Fas (FasL) o el ligando de Apo2/TRAIL (Apo2L/TRAIL), y otro mediado por la secreción de gránulos que contienen proteínas citotóxicas como perforina, granzimas y granulisina. Las células natural killer (NK) son linfocitos que eliminan de forma espontánea células tumorales y células infectadas por diferentes patógenos. Receptores. Activan o inhiben las rutas de señalización intracelular que desencadenan las diferentes funciones efectoras de las células NK. La unión específica de los receptores inhibidores a determinados alelos de las moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad (HLA) de clase I inhibe las funciones de las células NK. Mecanismos de activación. Las células NK son activadas por la interacción con determinadas moléculas de superficie expresadas en las células de los tejidos circundantes, por diferentes factores solubles y por la matriz extracelular. Capacidades funcionales. Las células NK desarrollan la capacidad de matar células diana de forma natural y dependiente de anticuerpo. Además, secretan factores solubles que regulan las funciones de otras células del sistema inmune. Por tanto, son células efectoras de la inmunidad natural y adquirida. La capacidad funcional característica de estas células es la eliminación de células tumorales y de células infectadas por virus. Mecanismos de citotoxicidad. El proceso clave de la citotoxicidad es la secreción de gránulos, los cuales contienen proteínas formadoras de poros y proteínas que disparan la apoptosis. La citotoxicidad es selectiva y tiene lugar en la zona de contacto entre el linfocito citotóxico y la célula diana, donde se concentran moléculas que participan en la adhesión, señalización y secreción de los gránulos, constituyendo la denominada sinapsis inmunológica. Linfocitos T de memoria: son células que se generan después de la activación de los linfocitos T,por exposición a un antígeno extraño. Tienen vida larga, son funcionalmente inactivos, y puedencircular durante meses o años, preparados para responder a nuevas exposiciones al mismomicrobio. El objetivo de las vacunas es precisamente generar linfocitos de memoria (T y B)mediante la exposición a un patógeno atenuado, de manera que el organismo responda de manerarápida y eficaz frente al patógeno activo. Los linfocitos B son responsables de la inmunidad humoral. Su función principal es la defensa del huésped contra gérmenes por medio de la secreción de anticuerpos que reconocen las moléculas antigénicas de los patógenos. También tienen otras funciones como la presentación de antígenos a los linfocitos T, la regulación negativa de las respuestas inflamatorias y la regulación de las respuestas frente a autoantígenos. Las células B producen anticuerpos de distintos isotipos que se distribuyen y localizan en distintos compartimentos de nuestro organismo y desencadenan distintas funciones efectoras como la activación del complemento, y diversas respuestas celulares mediadas por receptores para anticuerpos, como la fagocitosis de microorganismos e inmunocomplejos y la exocitosis de mediadores y citotoxinas. Las inmunoglobulinas son glicoproteinas que actuan como anticuerpos. Pueden encontrarse circulando en sangre, en las secreciones o unidas a la superficie de las membranas de los linfocitos B. Las inmunoglobulinas se producen como respuesta a la deteccion de moleculas extranhas en nuestro cuerpo. Estas moleculas extranas que desencadenan la produccion de anticuerpos se denominan antigenos. Las inmunoglobulinas circulantes aparecen en una electroforesis del plasma formando parte de la fraccion de las proteinas plasmaticas de las gamma globulinas. células del sistema inmunitario; comunicación entre células del sistema inmunitario; en algunos casos, ejercen funciones efectoras directas. Las quimioquinas (o quimiocinas) son un tipo de citocinas de pequeño tamaño, con papeles en la respuesta inflamatoria y la quimiotaxis de fagocitos. FUNCIÓN DE LAS CITOCINAS. Aunque existen muchos tipos de células productoras de citocinas, los más importantes son los linfocitos TH y los macrófagos, ya que sus citocinas son esenciales para que se produzca la respuesta inmune una vez que se activan las células T y B por el contacto con las correspondientes CPA. Principales tipos de respuesta mediatizados por la acción de las citocinas: – Activación de los mecanismos de inmunidad natural: activación de los macrófagos y otros fagotitos, células NK, y eosinófilos; e inducción de las proteínas de fase aguda en el hígado. – Activación y proliferación de células B, hasta su diferenciación a células plasmáticas secretoras de anticuerpos. – Intervención en la respuesta celular específica. – Intervención en la reacción de inflamación, tanto aguda como crónica. – Control de los procesos hematopoyéticos de la médula ósea. – Inducción de la curación de las heridas. Perforina Las citocinas son un grupo de proteínas de bajo peso molecular (por lo general menos de 30 kDa) que actúan mediando interacciones complejas entre células de linfoides, células inflamatorias y células hematopoyéticas. Sus funciones son muy variadas: diferenciación y maduración de f. Proteína presente en el interior de los gránulos citoplasmáticos de linfocitos T citotóxicos y células NK, que induce a la formación de poros en la membrana de la célula diana, a la que se enfrentan los citados tipos celulares. En inmunología, una célula diana es cualquier célula del cuerpo que sea el foco de contacto de un virus y que ha sido infectada o dañada por éste, desencadenando la producción de proteínas anormales que no pertenecen al cuerpo. La apoptosis es una destrucción o muerte celular programada provocada por ella misma, con el fin de autocontrolar su desarrollo y crecimiento, está desencadenada por señales celulares controladas genéticamente. El proceso mediante el cual estos glóbulos blancos rodean, engullen y destruyen sustancias extrañas es llamado fagocitosis, y las células en su conjunto son llamadas fagocitos. Los fagocitos eventualmente mueren. Se forma pus por la acumulación de tejido muerto, bacterias muertas y fagocitos, vivos y muertos. es un tipo de endocitosis por el cual algunas células (fagocitos y protistas) rodean con su membrana citoplasmática partículas sólidas y las introducen al interior celular. Esto se produce gracias a la emisión de pseudópodos alrededor de la partícula o microorganismo hasta englobarla completamente y formar alrededor de él una vesícula, llamada fagosoma, la cual fusionan posteriormente con lisosomas para degradar el antígeno fagocitado. NOTAS: La endocitosis es un proceso por el cual la célula introduce moléculas grandes o partículas, y lo hace englobándolas en una invaginación de la membrana citoplasmática, formando una vesícula que termina por desprenderse de la membrana para incorporarse al citoplasma. Un seudópodo es una prolongación del citoplasma de algunos organismos unicelulares como las amebas, en la cual una serie de proteínas van a fluir en un sentido mediante las fibras de miosina. Esto servirá al organismo para desplazarse o alimentarse. Tabla 1. Proteínas del Sistema del Complemento Vía Clásica Vía de la Lectin a Vía Alterna Proteinas C3, de Proteín Factores Activació a de B y D*, n: unión a Properdin manan a (P) C1qrs, C2, a C3, C4 (MBP), serina proteas Factores I* a y H, factor Proteins asocia acelerador de da a del Control: manan decaimient a o (DAF), (MASP, C1-INH, receptor MASP2 C4-BP del ) complemen to 1 (CR1), etc. Lisis C5, C6, C7, C8, C9 Proteín aS Los componentes subrayados adquieren actividad enzimática cuando son activados. Los componentes marcados con asterisco tienen actividad enzimática en su forma nativa. Las quimiocinas (también denominadas quimioquinas) son proteínas de pequeño tamaño pertenecientes a una familia de las citoquinas. Se llaman de este modo debido a la capacidad que tienen para inducir la quimiotaxis en las inmediaciones de las células sensibles, son citoquinas quimiotácticas. Las quimiocinas presentan una serie de características estructurales comunes, tales como su pequeño tamaño o la presencia de cuatro residuos de cisteína en regiones protegidas, las cuales son clave para la construcción de su estructura tridimensional. El quimiotaxismo es un tipo de fenómeno en el cual las bacterias y otras células de organismos uni o pluricelulares dirigen sus movimientos de acuerdo con la concentración de ciertas sustancias químicas en su medio ambiente. La quimiotaxis permite a las bacterias encontrar alimento, nadando hacia la mayor concentración de moléculas alimentarías, como la glucosa, o alejarse de venenos como el fenol. En los organismos multicelulares es fundamental tanto en las fases tempranas del desarrollo (por ejemplo en el movimiento de los espermatozoides hacia el óvulo) como en las fases más tardías como la migración de neuronas o linfocitos; así como también para las funciones normales. Los leucotrienos son eicosanoides derivados de lípidos de membrana. Son producidos por leucocitos y su principal función es la de participar como mediadores de la inflamación. Están involucrados en alergias y asma, entre otras enfermedades inflamatorias. Los leucotrienos son eicosanoides derivados de lípidos de membrana que se sintetizan a partir de ácido araquidónico. Son sintetizados por la enzima 5-lipoxigenasa. Esta enzima necesita la proteína activadora de la lipoxigenasa (FLAP) para actuar. Hay 4 leucotrienos importantes: LTC4, LTD4, LTE4 y LTB4. Los leucotrienos son producidos por leucocitos de tipo mastocitos, macrófagos, eosinófilos, basófilos y neutrófilos, frente estímulos como IgE, IgG, peptidoglucano o citoquinas. Los cisteinil-leucotrienos, LTC4, LTD4 y LTE4 actúan en la respuesta inflamatoria. Sus células diana son las células del músculo liso de bronquios y de intestino produciendo broncoconstricción y aumento de los movimientos peristálticos, respectivamente. También actúan sobre las células endoteliales de vasos sanguíneos, provocando vasodilatación y aumento de permeabilidad con una llegada de mayor flujo de sangre a la zona. Estas células diana presentan receptores para estos leucotrienos. El leucotrieno LTB4 también favorece el reclutamiento de neutrófilos a la zona de inflamación ya que los neutrófilos tienen receptores para el LTB4. Se ha encontrado el receptor de LTB4 en placas ateroescleróticas por lo que podría estar relacionado con la patogenia de la ateroesclerosis. La etiología es la ciencia cuyo objeto de estudio son las causas u orígenes de las cosas o fenómenos. Enfermedades autoinmunes El sistema inmunitario del cuerpo lo protege contra las enfermedades y las infecciones. Pero, si tiene una enfermedad autoinmune, su sistema inmunitario ataca las células sanas de su cuerpo por error. Las enfermedades autoinmunes pueden afectar muchas partes del organismo. A continuación listamos ejemplos de enfermedades autoinmunes clasificadas en función del principal órgano al que afectan. Sistema Nervioso Central - Esclerosis múltiple - Miastenia gravis - Neuropatías autoinmunes como la de Guillain-Barré - Uveítis autoinmune Sistema Gastrointestinal - Enfermedad de Crohn - Colitis ulcerosa - Cirrosis biliar primaria - Hepatitis autoinmune Glándulas endocrinas - Diabetes mellitus tipo 1 o insulinodependiente - Enfermedad de Graves - Tiroiditis de Hashimoto - Ooforitis y orquitis autoinmune - Enfermedad autoinmune de la glándula suprarrenal Sangre - Anemia hemolítica autoinmune (se considera que estas células CD4+ tienen generalmente un papel predefinido como linfocitos T colaboradores en el sistema inmunitario) Enfermedades por inmunodeficiencias Ocurren cuando se presenta disminución o ausencia de la respuesta inmunitaria del cuerpo. El sistema inmunitario es el que ayuda al organismo a protegerse de sustancias perjudiciales llamadas antígenos. Algunos ejemplos de éstos son: Virus, bacterias, células cancerígenas, toxinas y sangre o tejidos extraños de otra persona o especie. - Anemia perniciosa - Trombocitopenia autoinmune Vasos sanguíneos - Arteritis de la temporal - Síndrome antifosfolípido - Vasculítides como la granulomatosis de Wegener - Enfermedad de Behçet Piel - Psoriasis - Dermatitis herpetiforme - Pénfigo vulgar - Vitíligo Enfermedades del tejido conectivo (afectan a múltiples órganos incluido el sistema músculo-esquelético, tendones, fascias, etc.) Cuando el sistema inmunitario detecta un antígeno en el organismo, produce anticuerpos en respuesta que destruyen las sustancias dañinas. La respuesta del sistema inmunitario, también incluye un proceso denominado fagocitosis, en el que algunos glóbulos blancos ingieren y destruyen bacterias y otras sustancias extrañas. Los trastornos del sistema inmunitario, se presentan cuando dicho sistema no combate tumores o sustancias extrañas como debería hacerlo. Y la respuesta inmunitaria es insuficiente o excesiva. Los trastornos por inmunodeficiencia pueden afectar cualquier parte del sistema inmunitario. En general estas afecciones se presentan cuando glóbulos blancos especiales (inmunodeficiencia), no funcionan bien como deberían o cuando el organismo no produce suficientes anticuerpos. - Lupus eritematoso sistémico Entre las enfermedades y afecciones que pueden causar un trastorno por inmunodeficiencia están: - Esclerodermia Síndrome de Chediak-Higashi - Polimiositis, dermatomiositis Deficiencias del complemento - Espondiloartropatías como la Espondilitis anquilosante Hipogammaglobulinemia - Artritis reumatoide - Síndrome de Sjögren Deficiencia selectiva de IgA Ataxia-telangiectasia Enfermedad de inmunodeficiencia combinada Defectos de la adhesión leucocitaria Síndrome de DiGeorge Síndrome de Job Síndrome de Wiscott-Aldrich Defectos de la adhesión leucocitaria: Agammaglobulinemia congénita Enfermedad de Bruton Una prostaglandina es cualquier miembro de un grupo de compuestos lipídicos derivados enzimáticamente de ácidos grasos y que tienen importantes funciones en el organismo. Cada prostaglandina contiene 20 átomos de carbono, incluyendo un anillo ciclopentano. Son mediadores, y tienen diversos efectos fisiológicos muy potentes. A pesar de que técnicamente son hormonas, rara vez son clasificadas como tales. Las prostaglandinas, junto con los tromboxanos y las prostaciclinas, forman la clase prostanoide de los derivados de ácidos grasos. La clase prostanoide es una subclase de los eicosanoides. Función: Hasta el momento se han reconocido nueve receptores de prostaglandinas en diferentes tipos de células. Las prostaglandinas se enlazan a una subfamilia de receptores transmembrana de la superficie celular, los receptores acoplados a proteína G. Estos receptores se denominan DP1-2, EP1-4, FP, IP, y TP, que hace referencia al receptor que enlaza la correspondiente prostaglandina (por ejemplo, los DP1-2 se unen a los receptores de PGD2). complejo mayor de histocompatibilidad (CMH o MHC, El acrónimo para el inglés major histocompatibility complex), o complejo principal de histocompatibilidad, es una familia de genes hallados en todas las vertebratas y ubicados en el brazo corto del cromosoma 6 en humanos, cuyos productos están implicados en la presentación de antígenos a los linfocitos T y en la diferenciación de lo propio y lo ajeno en el sistema inmunitario. En humanos, los genes MHC conforman el denominado antígenos leucocitarios humanos (sistema HLA), porque estas proteínas se descubrieron como antígenos en los leucocitos, que podían detectarse con anticuerpos. Los genes MHC son fundamentales en la defensa inmunológica del organismo frente a los patógenos, y por otro lado, constituyen la principal barrera al trasplante de órganos y de células madre. La región del brazo corto del cromosoma 6 que contiene los genes del MHC, posee la información de: ciertas glucoproteínas de la membrana plasmática involucradas en los mecanismos de presentación y procesamiento de antígenos a los linfocitos T: se agrupan en los genes de clase II (que codifican las proteínas MHC-II) y los genes de clase I (que codifican las proteínas MHC-I) así como citocinas y proteínas del sistema del complemento, importantes en la respuesta inmunológica, pero que no tienen nada que ver con los genes del MHC; estos genes se agrupan en la clase III. Ambos tipos de moléculas participan en la respuesta inmunitaria, que permite la identificación de las moléculas propias y de las extrañas (invasoras), para eliminar estas últimas mediante diferentes mecanismos. MHC Clase-I En euterios, la región Clase-I contiene un conjunto de genes metópicos cuya presencia y orden está conservada entre especies. Estas moléculas se expresan en todas las células humanas, excepto en los glóbulos rojos, las células germinales, las células de los embriones pre-implantación y el sincitiotrofoblasto (tejido embrionario, no presente en la vida extrauterina: más detalles...).3 Algunas células, como las neuronas, los monocitos y los hepatocitos, presentan niveles bajos de moléculas MHC-I (menos de 103 por célula: ver datos).4 Los genes MHC de Clase-I (MHC-I) codifican glucoproteínas, con estructura de inmunoglobulina: presentan una cadena pesada tipo α que se subdivide en tres regiones: α1, α2 y α3. Estas tres regiones están expuestas al espacio extracelular y están unidas a la membrana de la célula mediante una región transmembrana. La cadena α está siempre asociada a una molécula de microglobulina β2, que está codificada por una región independiente en el cromosoma 15. La principal función de los productos génicos de la Clase-I es la presentación de péptidos antigénicos intracelulares a los linfocitos T citotóxicos (CD8+). El péptido antigénico se aloja en una hendidura que se forma entre las regiones α1 y α2 de la cadena pesada, mientras el reconocimiento del MHC-I por parte del linfocito T citotóxico se hace en la cadena α3. En esta hendidura conformada por las regiones α1 y α2, se presentan péptidos de entre 8 y 11 aminoácidos, razón por la cual la presentación del péptido antigénico debe pasar por un proceso de fragmentación dentro de la propia célula que lo expresa. En humanos, existen muchos isotipos (genes diferentes) de las moléculas de Clase-I, que pueden agruparse en: "clásicas", cuya función consiste en la presentación de antígenos a los linfocitos T CD8: dentro de este grupo tenemos HLA-A, HLA-B y HLA-C. "no clásicas" (también llamadas MHC clase IB), con funciones especializadas: no presentan antígenos a los linfocitos T, sino que se unen a receptores inhibidores de las células NK; dentro de este grupo se encuentran HLA-E, HLA-F, HLA-G. Por eso las proteínas HLA-G se denominan inmunosupresoras y se expresan en el citotrofoblasto del feto. Se piensa que esta expresión evite que el feto sea rechazado como un trasplante [1]. Estructura de una molécula MHC de Clase-II. MHC Clase-II Estos genes codifican glicoproteínas con estructura de inmunoglobulina, pero en este caso el complejo funcional está formado por dos cadenas, una α y una β (cada una de ellas con dos dominios, α1 y α2, β1 y β2). Cada una de las cadenas está unida a la membrana por una región transmembrana, y ambas cadenas están enfrentadas, con los dominios 1 y 2 contiguos, en el exterior celular.5 Estas moléculas se expresan sobre todo en las células presentadoras de antígeno (dendríticas y fagocíticas, así como los linfocitos B), donde presentan péptidos antigénicos extracelulares procesados a los linfocitos T cooperadores (CD4+). El péptido antigénico se aloja en una hendidura formada por los dominios α1 y β1, mientras el reconcimiento del MHC-II por parte del linfocito T cooperador se hace en la cadena β2. En esta hendidura conformada por las regiones α1 y β1, se presentan péptidos de entre 12 y 16 aminoácidos. Las moléculas MHC-II en humanos presentan 5-6 isotipos, y pueden agruparse en: "clásicas", que presentan péptidos a los linfocitos T CD4; dentro de este grupo tenemos HLA-DP, HLA-DQ, HLA-DR; "no clásicas", accesorias, con funciones intracelulares (no están expuestas en la membrana celular, sino en membranas internas, de los lisosomas); normalmente, cargan los péptidos antigénicos sobre las moléculas MHC-II clásicas; en este grupo se incluyen HLA-DM y HLA-DO. Además de las moléculas MHC-II, en la región Clase-II se encuentran genes que codifican moléculas procesadoras de antígenos, como TAP (por transporter associated with antigen processing) y Tapasin. Las células presentadoras de antígeno (CPA, o por sus siglas en Inglés: APC) son un grupo diverso de células del sistema inmunitario cuya función es la de captar, procesar y, como su nombre los indica, presentar moléculas antigénicas sobre sus membranas para que sean reconocidos, en especial por linfocitos T. El resultado de la interacción entre una CPA y un linfocito T correspondiente inicia las respuestas inmunitarias antigénicas. Tipos de CPA Célula dendrítica. Son miembros del armamento celular del sistema inmune, las cuales poseen características prolongaciones citoplasmáticas repletas de receptores antigénicos. Se encuentran en los órganos linfáticos, en el epitelio de la piel y la mucosa del aparato digestivo y respiratorio. Como norma, presentan antígeno asociado a la molécula MHC tipo 2 estimuladas por IFN-γ. Pueden presentar antígeno a células B por interacción con el receptor B7 así como la formación del complejo-ligando CD40:CD40L.1 Macrófagos. Son células fagocitarias por excelencia, por lo que principalmente presentan antígenos procesados de bacterias y parásitos. Tiene la peculiaridad de producir receptores co-estimuladores para linfocitos T cuando entran en contacto con el lipopolisacárido de ciertas bacterias. Pueden también producir interacción de CD40 con su ligando CD40L. Células B. Reconocen antígenos por medio de su principal receptor, la inmunoglobulina de membrana BCR. Fagocitan el complejo antígeno:BCR y presentan el antígeno a linfocitos T cooperadores por medio del MHCII.2 Son sensibles a la estimulación de citocinas, como la IL-4. Células endoteliales. A pesar de no ser procesadora de antígeno profesionales, en el humano expresan exclusivamente MHC-II y presentan antígenos a linfocitos T circulantes en la sangre o adheridas al endotelio vascular contribuyendo al reclutamiento de linfocitos a los focos de infección. Células epiteliales del timo. Al igual que las células endoteliales, presentan antígeno en función del MHC-II a los timocitos, los cuales son células T inmaduras, como parte de la selección negativa típicas del timo. CPA para linfocitos CD8. Cualquier célula del organismo puede presentar antígeno a los Linfocitos T citotóxicos o CD8+ por razón de que todas las células nucleadas del cuerpo presentan en su superficie el MHC-I. Los CD8 solo reconocen antígenos foráneos presentados sobre MCH-I, los cuales provienen de producción endógena, tal como es el caso de los antígenos virales y proteínas mutantes de células tumorales. Un epítopo o determinante antigénico es la porción de una macromolécula que es reconocida por el sistema inmunitario, específicamente la secuencia a la que se unen los anticuerpos,1 que son los receptores de las células B o de las células T en estado soluble. Aunque se piensa que los epítopos provienen de proteínas no propias, las secuencias que se obtienen del huésped que pueden ser reconocidas son también clasificadas como epítopos.