Está en la página 1de 1

DIARIO CORREO.

PE
TUMBES/DOMINGO 21 DE FEBRERO/2016

< 11

LA CÁPSULA DEL CASTILLO

GUZMÁN, EL
CANDIDATO “PULPÍN”

UN PROCESO ÚNICO EN
AMÉRICA LATINA

N

o le falta razón a quienes -sin transgredir el respeto
por la institucionalidad- hablan de un “Jurado
Nacional de Indecisiones” dado el caso electoral
que vivimos a pocas semanas de la fecha de los comicios, el 10 de abril, que definirán quién será el nuevo presidente de la República, aunque es casi seguro que habrá
una segunda vuelta, el 5 de junio.
Y es que pocas veces se ha visto tanto desbarajuste en la
previa de una contienda de este tipo, más allá de los
eventuales golpes y contragolpes entre los candidatos.
Los sufragantes, salvo los que se suscriben en el llamado
voto duro, no saben para dónde correr porque varios de
los postulantes están en la cuerda floja y cunde la
incertidumbre.
¿Y qué responsabilidad le atañe en esta circunstancia al
Jurado Nacional de Elecciones? La mayoría entiende

El guineo

Tumbes es Juan
Martínez

que en general maneja los hilos del proceso con mucha
parsimonia y pone como ejemplo las semanas que se
está tomando, junto al Jurado Electoral Especial (JEE) de
Lima Centro 1, para resolver la suerte de Julio Guzmán y
César Acuña, de Todos por el Perú y Alianza Para el
Progreso, respectivamente.
Desde luego que los partidos políticos también han
puesto de su parte porque con la premura de último momento, fruto de la informalidad que gobierna a algunos,
han apelado a artificios vedados en el afán de lograr la
inscripción de su plancha presidencial o de la lista al
Congreso de la República.
“La contienda en Perú es única en América Latina”,
acaba de editorializar el diario La Tercera de Chile,
poniendo énfasis en esta suerte de “montaña rusa” que
protagonizan los candidatos. Así estamos.

Torre de papel

La verdad patas
arriba

MARTÍN CABRERA
@martcab

L

e tiraron encima un balde con heces para manchar su
orgullo. Lo golpearon con un fierro en la cabeza que
lo dejó inconsciente para intimidarlo. Le clavaron un
puñal en la espalda y abdomen para callarlo. No
pudieron, solo consiguieron manchar otra vez su gastada
camisa blanca.
¿Qué pasa en Tumbes? ¿Acaso hemos perdido la
capacidad de indignarnos ante hechos de corrupción y de
violencia? ¿De qué nos sirven 1350 policías distribuidos
entre las 20 comisarías y calles si a cualquier hora del día
te pueden acuchillar? ¿Qué carajo hacen nuestras
autoridades por la Seguridad Ciudadana? Parece que no
mucho.
Con la mancha de sangre tibia aún, este sexagenario
menudo activista de la lucha contra la corrupción, se fue
a la comisaría a sentar la denuncia, “porque si no
denuncio la Policía no hará nada”, afirmó.
¿Qué carajo hacen...? De acuerdo a la última ficha
informativa de Tumbes, del Observatorio Nacional de Seguridad Ciudadana (Feb.2016), al año mueren de manera
violenta 55, y hay casi 3 mil delitos patrimoniales (robo,
hurto, estafa); 8 por día. Solo 1 de las 3 provincias
presentó su Plan de Seguridad Ciudadana; ¿qué esperan
Tumbes y Contralmirante Villar? En cuanto a los
distritales, faltan todavía 4 ¿De qué sirven 300
serenazgos si no hay un Plan? ¿Dónde está el prometido
liderazgo del gobernador? ¿De qué nos sirven más jueces
y fiscales si las decisiones siguen alejándose del sentido
común y de la realidad? ¿Acaso la víctima debe ser hijo
del gobernador, alcalde, jefe policial, juez o fiscal para que
pase algo?
¡No me jodan! Pudo morir un hombre que hace tiempo
viene reclamando autoridades honestas y sanciones para
quienes no lo son; lo justo ¡Eso indigna!
Mi solidaridad y un abrazo a este valiente. Hoy Tumbes
es Juan Martínez.

LUIS REY
DE CASTRO
luisrey15@yahoo.es

E

nfrentado al Tribunal del Pacto Ético, el “doctor”
César Acuña encontró una magnífica respuesta a
la grave acusación: haber plagiado letra por letra
el libro del laureado educador Otoniel Alvarado. Con el
aplomo que lo caracteriza, el flamante “escritor” negó
el plagio y afirmó que “era copia”. Sin duda “acuñó” un
salvavidas que lo hace protagonista de todas las caricaturas.
Aprovechando la ocasión, el diario CORREO presentó
una ingeniosa y divertida portada: la foto del candidato,
muy serio, brazos cruzados, frente a micrófonos.
Debajo de la brillante frase de la semana, la misma foto
del personaje, misma postura y cara de “yo no fui”,
pero… ¡de cabeza! Todo a la vez. La evidencia
compitiendo con la negación.
A estas alturas, nos preguntamos si detrás de esta
particular campaña habrá realmente un estratega.
Semejante “criollada” en la respuesta de Acuña no
parece pensada por un equipo de marketing político.
De repente, el expertísimo Sr. Favre ha tirado la toalla
y dejado al candidato desempeñarse “a su aire”, que
siga regalando “abrazos y besos” (y no la plata que
sabemos), lo que conlleva el doble filo de seguir
ofendiendo la inteligencia de los electores.
Dice un refrán de tribu africana: “el leopardo siempre
se desplaza con sus manchas”… ¿Qué podemos
esperar? ¿Que funcione la última desfachatez y
vengan otras? ¿Que cunda el ejemplo? ¿Que al JNE y al
Jurado Electoral Especial les dé exactamente lo
mismo que la verdad ande de cabeza en el Perú y el
imperio de la ley sea algo que suene como “un lejano
país”?

S

i bien aún no está claro el final de telenovela Guzmán,
todos estos acontecimientos me generan algunas
reflexiones y varias dudas.
Guzmán es el candidato de un partido que no es capaz de
poder cumplir con los requisitos administrativos que ellos
mismos fijaron y que los otros 18 partidos sí lograron cumplir. Si un partido no puede resolver asuntos tan básicos,
me cuesta trabajo creer que pueda gestar un gobierno
eficiente.
Esta misma designación genera un cuestionamiento
adicional: qué tan representativa es la candidatura de Guzmán, si en sus elecciones internas no participaron las
bases del partido. La elección fue hecha por un grupo tan
pequeño que parece no representar a nadie.
A pesar de lo anterior, hoy Guzmán tiene una importante
intención de voto. Esto de ningún modo legitima legal ni
políticamente su candidatura. Desde mi punto de vista, la
mayoría de sus electores
no están votando por
Guzmán ni por sus
propuestas sino por lo
que él representa: la
esperanza de un
gobierno eficiente y
transparente, están
votando por lo nuevo y
lo moderno, imagen que
sus contrincantes no
pueden mostrar.
Sin embargo, no hay
nada que asegure a los
electores que este sea el
actuar de Guzmán en un
eventual gobierno. Para
mí, esta duda aparece con más fuerza luego de ver la reacción de Guzmán frente a la decisión de JNE, a quien acusa
de estar siendo manejado por la mano negra del fujimorismo y del aprismo, partidos que, según Guzmán, no
quieren que él llegue al gobierno. La realidad es que él está
metido en este lío por una negligencia administrativa de
sus propios colaboradores que él no está dispuesto a reconocer. Sin embargo, sí está dispuesto a decir medias
verdades para victimizarse y así presionar políticamente
al JNE . Es posible entonces pensar que, en un eventual
gobierno, Guzmán use estas mismas estrategias, culpar en
vez de resolver.
Todo lo anterior me lleva a pensar que si ganara las
elecciones, Guzmán sería una decepción más para
aquellos electores que buscamos un gobierno eficiente y
honesto, un gobierno que continúe por el camino del
crecimiento económico y el desarrollo.
Todavía faltan algunos capítulos para que esta telenovela
electoral llegue a su fin, pero más allá de su desenlace
legal, me parece que su protagonista y el equipo que lo
acompaña dejan mucho que desear a la
luz de los acontecimientos. Guzmán parece una persona preparada, inexperta y
con buenas intenciones, pero, como
dicen, el infierno está empedrado de
buenas intenciones.

LA MAYORÍA DE
SUS ELECTORES
NO ESTÁN
VOTANDO POR
GUZMÁN NI POR
SUS PROPUESTAS
SINO POR LO QUE
ÉL REPRESENTA

pjdezavala@gmail.com
PEDRO JOSÉ
DE ZAVALA
ANALISTA SOCIAL