Está en la página 1de 32

INDICE

PREFACIO
INTRODUCCION.
1. LA VOCACION DEL MINISTRO:
¿t'iírora o profesión?

7
fl

....19

El 11 iiiiui relien L<j ai mirtistcriu
La historia de la* profesiones
El significado de prnTunnAal
La criáis cu la vida profesional boy
El miniHl.ro como un profesional

a. LAS OPCIONES MORALES DEL MINISTRO:
¿Naturu lea o adq ni ridas?

47

Ser bueno: 1.a ética del carácter
Hacer bien: La ética de la conducta
Vivir bien; La ética de la integridad
3. LA VIDA PERSONAL DEL MINISTRO:
¿Incidental o intencional?

.75

En relación consigo misino
En relación wt la familia
En relación con la* finanzas
En relación con la sexual idad
4. LA CONGREGACION DEL MINISTRO:
¿Amiga o enemiga?

Liderazgo mi niatcriul: Autoridad y poder

Deberes ministeriales: Funcione* y responsabilidades
Transiciones ministeriales: Principio y conclusión
Exito ministerial

105

6. LOS COLEOAS DEL MINISTRO;
¿Cooperación o competencia?

Loa lidere* de Id ¡gloria local
El persona] do la iglesia
Otras ministros

...
143

Otra» ¡glosilla
Otros profesionales
6. LA COM UNIDAD DEL MINISTRO:
¿Amo nn xu u opurlu ni dad?

PREFACIO
171

Bases para el involucra miento ético
Servicio a la comunidad
Involucrara lento politico
Moralidad pública
Rcapun*abil i dudes legales

7. UN CODIGO DE ETICA MINISTERIAL:
¿Ayuda o estorbo?.

.201

Lo» códigos en las profesiones
Un código de ética mi ni Atería I
Cómo escribir un código de ótica

APENDICES.

.245

1, Primereé) código» denominacicnale»
[]- Códigos dennmi nacionales contemporáneos
III. Códrigun minieteriples y de grupos paraecleriásticos

IV. Muestra de códigos áticos:
Código del pastor o ministro principal
Código del ministro asociado
Código del
pastoral
Código del capellán militar

consecre

Después de medio siglo de relativo silencio sobre el asunto, la
última década he sido testigo de un interés renovado en la ética
ministerial. Una razón para esta atención os nuestra cultura
rápidamente cambiante: la ética ministerial es más compleja on
la sociedad do hoy. Otro factor contemporáneo os ol aumento
aparento de fallas morales on al ministerio.
Correcta o equivocadamente, la* iglesias anteriormente da¬
ban por sentado que los rninialrra cristiano» eran persona* do
integridad en quienes so podía candar par su moralidad. Esta su¬
posición ya no es posible.
Cómo un resultado, los seminario» teológicas y los colegios
relacionados con las iglesias están reexaminando sus respon¬
sabilidades para la formación ospiriLual y repensando su plan do
estudios. La ensenarían de ética ministerial a estudiantes al mi¬
nisterio es una nueva prioridad en muchos seminarios.
El prepósito de nuestro texto es doble. Primero, esto estudio
intenta enseñar a los estudiantes al ministerio cristiano el sin'
guiar papel moral del ministre y las responsabilidades éticas de
esa vocación. Un segundo prepósito es más práctico; proveer a los

ministros nuevna y establecidos de una declaración clara de las
obligaciones áticaa que los ministros contemporáneos deben
asumir en su vida personal y profesionalEste trobájú es el ES FLLC no conjunto de das personas que han
sido amigas desde las días de seminario y quienes se sienten sin¬
gularmente vinculada!) por su fe cristiana, BU amor al ministerio
y Su pensamiento afín. Hemps empleado la mayor parte de nues¬
tras vidas adultas como pastorea: un copjunfo de más de cin¬
cuenta y cinco aflea de ministerio en iglesias rurales, subur¬
banas. de universidad y urbanas. Los dos servimos actualmente
t'íl la orientación y entrenamiento de otros ministros en su
vocación.

7

ETICA MINISTERIAL

Aunque el profesor de seminario e* el flíltor do Ids capítulos
de máA fundamenta del libra (1T 3, fl, 7 j y el líder denominacicinnl
lus más pndctifOfl (3. 4, Si, lodo e] trabajo
el producto de Ins
menu» do umbod, > hemos laborada juntas a través del proyecto.
Tiiirtbiro rtúu hemos esforzado mucho en procurar que todos
st dientan incluidos. Caiucienten do nuestro propin perspectiva
de paitares bautistas, liemos tratado intencional mente de dirtfíimoH a todas loo ministros: voronw y mujered, pistón» y mi'
ni «tros asociados, pastores en lu genmil y en miníatenos espe¬
cial izados, en grupos étnicos y de varías tradicioncii cristianas.
Aunque nuestro acerca miento teológico H deade lu tradición
evangélica, esperamos que los ministras de cada dí?nr>mi nación
puedan encontrar en este libro estímulo y ayuda para su propio

ministerio.
Como todas las buenas opciones éticas, esta libro es el resul¬
tado de la amplia influencia de muchas personas. Numéranos
colegas, amigos y otros ministros, han hecho contribuciones sig¬
nificativas. Cada tama trae a la mente muchos "buL-nu» miEiiiftrus" que hamos conocido a través de los artos. Queremos
agraden’! a cada una de ellos su contribución.
Jot- E. Trull agradece en particular al Seminario Teológico
Bautista de Nuns Orlemtí por si permiso sabático en 19&1-1992
para completar esta libra, al Seminario Teológico Unión en
Virginia por invitarlo a ser Compañera de Investigación en su
campus durante ese tiempo, a la Fundación T. B. Mastcn por
proporcionarle unp donación para ayudar en este proyecta y al
finada T. B. Mantón, amado mentor y profesor, cuya vida y lee*
cieñen M reflejan con frecuencia en este trabpjo,
James E. Carter agradece particularmente a Las iglesias
donde ha servida Curtió pastor a través de las año*. al Comité
lijCítltiw de la Convención Bautista de Louisiana por su estimu¬
ló para escribir, a las iglesias y ministra» bautistas de Louisiana
con quienes es su privilegio trobqjur, y a T. B. Maston quien.
aunque no fue su principal profesor, también tuvo una gran
influencia en la formación de au pensamiento ético.
Ambo» deseamos dar reconocí miento especial a log siguientes
laicos, profesores y miniatros que leyeron nuestro* manuscrito» y
HUE dieron invaluable* consejan durante tn jomada: John Alley,
Lurry Balter, Wayne Bunios, Cinlhia Beal, Cheryl Bums, Robert
Parham, Alien Reason» y Noll Bummer] in.
Por el [Lpciyu y d consejo Únicos que solamente una esposa
puede brindar, nuestra gratitud personal a Audrs y Carolo

INTRODUCCION
La nuestra es una época de i ncertidumbre ética. En la novela
de Walker Percy. The Thunala» Syndrome, un ministra se
enfrenta a un dilema ética. Percy presunta en una cápsula de una
línea su confusión moral y la nuestra: "Esto IIU es la Edad del Es¬
clarecimiento, sinu le edad de no aaber qué hacer.1'1 Un escritor
llama a OBIíI cita un aforismo propio para nuestra odad y añade:
Can mayar frecuencia las político*, científicos, médico*, dirigentes
de negocios, ciudadanos nmuiin y ministros. se encuentran en
stluarimes donde realmente no saben qué hacer. Como multado,
la élicn re ha convertida en una ortividad en MURO y el fracs»
moral rn un fcnórticrw rogulordr primera pllU, I JI sabiduría oinvtntwrml parteo evídcotcmcnu- inadtcuad» Ihntí í nufiítm
ambientales, tecftalófti&W. politic**. ecnrtétnica* y

ewiftkí-3
Ya no se puede dar por untado la ética ministerial, Bí algu¬
na v« w? pudo. I -ó, pregunta que sugiera la portada de este libro.
“¿Cómo wr un buen ministra?". o* tan pertinente como loa ñuti¬
da* matutinas. En una ciudad no lejoa áe. donde una de nosotros
vive, el pe*tar de una de la* iglesiaa de más rápida crecimiento
en el país, fue arromado por contrabando de drogas. Confesó

haber traído cocaína desde Colombia por valor de 50 000 dólares.
El ministra, cuya iglesia había ido a Lú cabeza ÜvL Estado til
bautismo* durante varios años, fue sentenciado a tras años de
prisión y ae le impuso una multa de LO.WHl dólare*.
Hace poco una revista regional en un área metropolitana del
suroeste del pflfft. destacó una historia de pnrtada, Hl*a» e*ponas
df tus vecino*", que relataba loa aventuras mueles de un pas¬
tor de una i píenla muy grande. El articulo decía que el dirigente
caríamático estaba obseAÍonadn con la riqueza, el poder y le posi¬
ción. “Una mujer hermosa no era milicien te", dija un diácono,
refiriéndose a la esposa del ministre. “La ensalzaron como a un
hambre ideal. Lu adoraban, él se lo creyó y se destruyó.”5

9

hacia poco habían «upado las páginas de las revistas USA Today.n la ética pastoral debido en parte al hecha de que había llegado al seminario desde el pasturado.[lescuhri miento uno: el ministro cristiano «upa un papel Único entro tqdaa las vocaciones. Como un arqueólogo buceando pistas hada la tumba secreta del Faraón* empecé a examinar tas herramientas académicas de la ática pastoral. Un estudia de last destUucinnes de pastores de loe Bautistas det Sur. Chaucer preguntó: “Si et oro se enmohece. Los escándalos morales que involucraban n lelevañgelistáif y prominente* Lideres religiosas. Hoy día los fracasos morales en ef ministerio son demasiado comunes. ¿qué le pajaró al pobre hierro?" Obviamente. escándalos en entidades ds ahorros y préstamos. Se nece¬ sitaban razonen más positiva*. una iglesia en una pequeña comunidad en el norte de Texas. Esto es verdad nu sólo til relación con otras ocupaciones sino también entre las profesiones tradición a leu de Servicio. No obstante. y juegos ¡Legales de figuras del departe. Virginia y la Primera Iglesia de El Pasa. En un momento pueden servir como profetas. Cada uno de estos papeles suscita dile¬ mas Éticos y expone a vulnerabilidad moral que no tienen que enfrentar los médicos* ahogados u Otros profesionales Par ejemplo. Al mismo tiempo. (El otro de nosotros ha servido en nmgn'gariones de tamaño similar en Louisiana y Texas por mis de treinta años. Estas historias vergonzosas crearon uno atmósfera Introducción 11 de deecanfianza y disguato hacia todos los ministros. antes de ser Director de Relaciones Ministerio tea y Eclesiásticas puní las bautistas de Luuisiana en 19B8J Ambos Bobianio* por experiencia propia que los pastures necesitaban ayuda en lo relacionado con Ja ética peruana] y pro(esianal- E1 decano del seminario tenia otrae preocupaciones que sobrepasaban la ayuda normal que loa ministros necesitan en ática pastoral. Surgieron tros hechos significativo» que verificaron la necesidad crucial de easañar ética profesional a los ministros de hoy. conforme SO levantaba la cortina para revelar una nueva historia de un ministro caída y de la terminación Tortada de au miniate rn. hace vulnerable al ministra de la iglesia a muchas tentaciones sutiles* El peligra más evidente es la mala conducta sexual. segUrtdn en orden a “falta a abusa de comunicación". una congregación su¬ burbana en Richmond. Ninguna otra vocación es tan deman¬ dante áticamente como el ministerio cristiano. Muchas catástrofes de los ministros compran- . Smith apuntaba a una falta de responsabilidad y do cidros lincamiento* profesionales entre loa pastores como contribuidores al fracaso ético. rea ti nodo por Norris Smith. Timo y Newsweek. Durante veinticinca añas había servida a congregaciones tan variadas como una misión rural en el sur de Oklahoma. em aún más alarmante la crisis en nuestras iglesias. Parecía que cada semana trata ótru tragedia fihalteflperinmi a la cecean. Quizá mSfl rápidamente. Pero esta relación íntima. ambos establecieron rongregaeioTtes nueva-" independientes en tas mismas ciudades donde habían pastoreado anteriormente.1 Estas eventos. KE contamina" continúa el autor de Lew cuentos de Can¬ terbury. un eepecialista da la Junta de Kwaiehíi Dnm ¡n leales de los Bautistas del Sur de las Estados Unidos en el área de destituciones forzadas.tr de estas due noticias trágicas. esta¬ ba muy interesado ?. IH gente pocas veces se conmueve cuando escucha de un ministro inmoral. Hace algunos años ol decano académico de un seminario pidió a uno de nosotros que desarrollara un cunto en ética minis¬ terial* Aunque yo h&bin estado enseñando por poco tiempo. Los ministros de hey caminan sobre una cuerda floja de ética.“Porque ai el sacerdote* en quien conñamoa. que con frecuencia implica compartir el alma de un feligrés. El primer descubrimiento de hecha constituyó el razo¬ namiento básico para el curso de ética ministerial y para este libro. Después de una breve ausencia. la mdyOrta de los miembros de Id iglesia confió O ain titubeos en quienes son “llamados de Dios" para ministrar. aunque críticos . también *e enmohece. Texas. El estudio definía la "inmoralidad' como "mala conducta sexual. mentira* y ti mal usa a desfalca de fondos de La iglesia”. fue ti final* Ninguno do tos ministras caídos pareció tenor remurdimiento cuando fue descubierto. no justificaban por sí mismos un nuevo curso en el plan de estudios de! seminario. reveló que La “inmoralidad" era la causa dominante de su destitución. “¿quí asombra ai un lego cede a la codicia?" La criáis presente en la ática ministerial ea tanto un reflejo de nuestro tiempo como una influencia en nuestra sociedad. Nuestro tila está cargado de enredos políticos* tratos secretos en el mercado de valores. El fracaso ático en el pulpito afecta a quienes están en las bancas. De ningún otro profesional se espera que sea modelo de moralidad* como de un ministro cristiano. ni estar arrepentido cuando se le sancionó.10 ETICA MINISTERIAL El capítulo nía* triH. la moral de los ministros paróte reflejar la doclmnrion general en La moralidad entre los láteos. en el centro de la ciudad. Insensibilizada par toda esta. sacerdotes o edu¬ cadores: en el siguiente* pueden ser administradoras* consejero* o líderes de adoración.

UCUMI hemnsexnale* y otras trun sgrosmnes sexuales. surgió una tercera realidad que subrayó la necesi¬ dad critica de esta disciplina Al ir nwotroo doa hablando con nuestros colegas y examinando otrop seminarios. Por eauua de esta necesidad. no bay que asombrarse de que el nuestro sea un día critico para la ética panto reí Con un entrenamiento de se¬ minario en moralidad ministerial rara ver accesible. el ser un ministro? ¿Qué significa confidencial. Pascal advirtió: 'Los hombres nunca hacen el mal tan completa y alegremente como cuando lo hacen desde sus convicciones religiosas. todas los testos nuevos parecen indecisas ea dar dirección especifica y fallan en tratar en una forma práctica con muchas áreas pertinentes de la ética ministerial. de prestigie. en su clásico A Survey of Keeent Christian Ethics (Un estudio de la ética cristiana rocíente I. aunque so ha debatido acaloradamente el papel de la iglesia en los problema* sociales. pora había disponible cuino un manual práctico para los ministros. Después de tres años y una inscripción de más de doscientos estudiantes.11 Bastante extraño ea que las escuelas de leyes. además de dos trabajos que tratan de ética profesional en jíenerpl* Afortunadamente. explicando que loa problemas especificc* que enfrontan loa miúiatrH mo¬ dernos "Min nervcillamente demasiado numerosa* y demasiado vírisdq#*.* Nuestra cultura estimula en muchos predicadores el deseo de tener éxito. mor aimer le. uniones sexuales. y con una cantidad mínima de literatura adecuada en loa estantes. Professional Ethics (La ética profesional] de la profesora Karen LeBacqz. un curso Clamado "Etica Profesional para Miniatros" en 1988. observó: "Prácticamente no se ha dado ninguna aten¬ ción a los problemas éticos que se suscitan do la práctica del tninisteriu. ¿Qué requiere de mi. aunque enn frecuencia se pasan por alto. son ciertos hábitos ministeriales que pueden ser aceptados cumia parte de la 'descripción de trabajo". apareció una compilación de ensayos escritos por miembros del Grupa de Estudio da Etica del Area de Chicago* Loa autoras de este último trabajo escogieron un “modela de mapa topográfico dol terreno' (mapa que ropre- Introducción ía sen La todos IDA accidentéis geográficos de sin lugar I. Al iniciar el Seminario Bautista Teológico de Nueva Orleans. Ser llamados como pastores de una iglesia grande. se hizo notorio que se necesitaba también un texto de ética ministerial adecuado. hijo. EB un intento para proporcionar direc¬ ción ético héHica o todas las personas involucradas en minia- .31' Un muestren representativo de otras Veinte seminarios protestantes revelaron que solamente tres ofrecían un curso en ética pastoral idos du ellos eran enseñados por los autores de los textos más nuevos en este curtipul. se creé un curso de ética profe¬ sional para miniatros. que es un exce¬ lente texto académico que trata sobre conceptos básicos en la ótica pastoral.3 \jm cuatro lihros de ética ministerial fueron e Berilos también desde una tradición liberal protestante. Oslan añadiendo curso* de ética profesional 12 Entonces. diseñado tenien¬ do en mente al ministro evangélico. era el único libro contemporáneo disponible. Esta es la razón de este libra: queríamos crear un texto para ayudar a loa ministros a resolver los problemas profesionales complejos que enfrentan diariamente. sólo está predicando' Más seria es la Conducta falta de ética de un dirigente autocráLico que hoce mal uso del poder. comercio y medicina. en un mar ético de trampas morales y tiburones malévo¬ IBL la» mirist™ hacen muchas preguntas éticas difícilea."í Excepto Ministerial Ethics and Etiquette (La ética ministerial y la etiqueta]. cuya Leologia y eclesiologia indudablemente influyeron en eu contenido y método. Estados Unidos. Igualmente inmorales. de Nolan Harmon (una publicación de 1926 en su dérimosegundu reim¬ presión] y el folleto Preacher Behave! (¡Compórtale.12 ETICA MINISTERIAL den acontecimiento» románticos-. que manipula a las per¬ sonas y practica el engaño y la deshonestidad. se ha dejado a lo» mimatro* de la» iglesia» trapazando y cayendo sin ayuda. Be debe cumplir siempre? ¿Cómo se abusa de Ja autoridad pastoral? ¿Cuándo se plagia la predicación? ¿H ay uíi código de ética que todos los ministros deben seguir? Estos y muchos otros interrogantes de loa ministro» merecen una respuesta. Este volumen de ninguna manera es exhaustivo. es la meta que ha llevado a muchos ministras buenos a sacrificar su integridad en el altar del éxito. Hace una década. Edward Leroy Inong. en Ion últimos artos han aparecido tres nueves libros y varios artículos en revistas. ™ sorprendi¬ mos al saber que poras escuelas en divinidades incluían un curso en ética ministerial. La Exageración en el pulp] to He acepta cu irlo un rasgo normal de loe predicadores. El catálogo de uno de kw seis seminarios de los Bautista» del Sur de los Estados Unidos. Cuando estábamos escribiendo este libro. listaba un curso en ética immaterial. fue La falla de Literatura sobra este asunto. Una segunda sorpresa que encontré al explorar el desierto de la ética ministerial. predicador! ). de Clark Hensley (ya dcscontinuuduí.1 Aunque útiles en mucha» manera*. Con cuánta frecuencia un miembro de la iglesia dice: “Bueno.

2. Estos dos rasgos son habilidades aprendidas. VOHOI™ per¬ fectos. cada dirigente ordenado de la iglesia debe ser examinado por algún grupo responsable para determinar su idoneidad moral y espiritual. mayor¬ mente porque la ciudad se encuentra bajo el nivel del mar. puso en uno de sus personajes las siguientes palabras. Antes de entrar al ministerio del evangelio. es nuestra convicción que estos pilare» de verdad deben sostenerse vigorosos y profundos 1. buce años. El imperativo moral de Cristo en el Sermón del monte: “Sed. el con¬ tratista debe llevar primeramente una máquina grande pare clavar pilotes y enterrar largos postes telefónico». El éxito en el ministerio. los lectores necesitan entender nuestras pers¬ pectivas teológica» búh-Lcas sobre el ministro. tanto en »u vida personal como profesional. que la mayoría de los pastores no fra¬ casan en el ministerio por doctrina imperfecta o predicación pobre.”N La Asociación inició dos estudios especiales diseñados para llenar esta necesidad. módico y novelista. no solamente pastores sino también ministran de educación. Para algunos predicadores. La formación espiritual ha llegado a ser un tema de interés mayor entre'* loa instituciones religiosas de educación superior. Como la ética puede ser mejorada a través del estudio dili¬ gente. E»lo» pilares en el cimiento sobre el cual descansa la estructure. no dotes naturales. En la dácadu de loa setenta.. DesHi-mllar eJilos rangos requiere esfuerzo diligente. Pero antes que se convierten podamos hacerla. "Obtuve califi¬ caciones sobresalientes.14 ETICA MINISTERIAL te rio» en la iglesia local. ministros do jóvenes. no teniendo un soporte adecuada. el entrenamiento ético puede ayudar. Cuando se construye un edificio de cualquier tamaño. Como el Credo de loe Apóstoles expresa la esencia de la creencia cristiana. Walker Percy. como vuestro Padre que está en los cielo» e» perfecto’' (Mat. ea especialmente un reto pare el ministro cris¬ tiano La meta de este libro es dar u los ministros Ayudo en ti cumplimiento de este mandamiento de Cristo para ser seguidores maduro». asi esta» seis afirmaciones declaran nuestras convicciones básicas sobre la ética en el mi¬ nisterio. que integraba la formoción espiritual en el plan de estudia» del seminario y en La comunidad.. pru¬ veracidad e integridad en la vida de La persona llamada mensgje de Dios. El término descriptivo que . uno que también puede apren¬ derse. requiere visión aguda y vigi¬ lancia canutante. pero fracasé en la vida. Vivimos en un ". 9. personas cuya vida profe¬ sional sostenga los ideales éticos más elevados. consejeros y otro» profesionales semejante». el entrenamiento rota¬ cional debu por lo menos enfocar el problema. como ministros del evangelio. el edificio desaparecería lentamente en el lado. La educación teológica no es una opciónÿ estos ministros deben volverse a otros recursos en busca de la sabiduría en ética que necesitan. como piedras que caen en un camina montañoso.5:4$). es un llamamiento a la madurez cristiana en todos los discípulo". bay un arte de hacer ética. depende de qué tan bien le llevas con la gente y qué tan semejante eres a Cristo. como la llama Reinhn3d Niebuhr. Estamos convencidos de que la mayoría de los ministros quieren ser personas de integridad. como las canta» de la» Sirenas de ULiaes. Aunque el carácter moral básico de los ministros ha sida formado antes de entrar al seminario o principiar el ministerio en une iglesia. Ni la experiencia de salvación ni el llamamiento ai ministerio aseguran la rectitud ética. húmedo e inestable. pilares fundaméntale» sobre los cuales Be edifica IB estructura de este libro. El resultado fue et desarrollo de un nuevo modelo global de educación teológica . Ser buenos ministros sugiere que el desamólo de un carácter moral y conducta es un proceso difícil. . el ministerio y el mundo en que viven. Como la ética treta de “deber”. Ambo* autores de este texto sostenernos ciertas suposiciones básica». dijo.É Todo esto no significa que Los ministros deben ser intelec¬ tuales para sor morales. Si los ministro» ban de ser éticamente saludables y saludablemente éticos. mundo que no es tan buena' el cual.13 Si el carácter personal y la conducta tienen un lugar en la ática ministerial. llena las normas bíbli¬ ca» enumeradas en 1 Timoteo 3:1-7. proyec¬ tamos discutir con uatedes ID que la» personas llamada» a ser ministros de Jesucristo deben ser y hacer. dencia. pues. Nueva Orleans es pantanoso. la Asociación de Escuelas Teológicas se persuadió de que “el desarrollo espiritual de las pentonus preparándose para el ministerin'1 « “un asunto prioritario de dimensiones muyores. Esta "posibilidad imposible". cada ministra necesita entrenamiento en ética y formación espiritual. Un sabio profeta nos enseñó B ambos. Pe otra manere. ministros de música. ñ compartir#] Introducción 15 El subtitula de nuestra libra sugiere que un ministerio ético na viene rápida o fácilmente. Ixis cristianos correctamente suponen que una persona apartada por una iglesia o denominación. Todos los principales libros sobre ética en el ministerio hacen eco de un tema común: la necesidad de confiabilidad. 4."]T No obstante. TUMI atraen fuera de nuestro sitio Discernir loa obstáculos peligroso» que nos acechan en este inundo meJlu-qucideal.

Los ministros. pobreza o riqueza rabogadoJ y salvación o condenación iminiatroj. Joy JDOTI an [jrtc. Desde tiempos bíblicas basta el presente. hay ri usgos envueltos en un código de ética estable¬ cido para ministra. Lawyers and Hinielwn Chrtttian Ethic? In Prutonanal Practice rDretoraa. nuestro esfuerzo pura responder a cetas pre¬ 6.. y 'Ministry Ultima' 1 Elicu luiniatmal i m Review A E optad In r Hfl trtoAo. puro también hay peligros si el ministro no tiene clama norma* de conducta. Uu perapwtlv «Ilitmi (Minneapulu: Aufibei£. J H Ni?* P. un pacto ético escrito puede acrecentar ese propósito. -Sur un evangelista del reino de Dios implica señoría: el gobierno y el reinado de Dios sobre cada úreu de nu vida.ífi ETICA MINISTERIAL 1? Introducción se traduce 'obispa" a "pastor" en este pasaje. y no pretendemos tener todas las rapuestaRPara dar significado ótico al peregrinaje ministerial. dinámico. * un predicador). Sin embargo. leading God's Feofrie Ethicn for U*r I'rartin. También informará a la ¡gloria y a la comunidad de la ética profesiunal que pueden esperar de IOR mínistra. Edward Leroy Long. 22:16}. 7. es la naturaleza de un profesional p rentar servicie» que planteen la posibilidad de vida o muerte fmédicoj. Como los cartógrafos saben hien. nsponBabilitUdai pastoralea. Si una vida de integridad moral es la meta de cada pastor del pueblo de Dicw. 1982 1. una palabra griega que significa 'sobreveedor''. an muchue maiunu apenas cm picu. es episkopos (v. TU. Chiiitiuiily Today % lOde lebrero de 1992 K 29. las estrellas por las cuales fijemos nuestro rumbo. Wiúd. como un principio. Es un llamada aun discipulado máximo.iApoc. como los médico* y Ion ahogados. Waller t. tían-rlJ Beech..nf JdinuiLty i Diriperdü a. The Se*tad Cutting uf Billy Weber' I La Hetfurdi venid* dr Billy Weber]. A Survey uf Rerem Chnouan Eihi« ¡Un eMudii» de ¿til* crialiaiui rectorial (New Ynrt: Oifm] I’mirnLly Pro**. deben asegurarse de que el servicia que prestan es para habilitar. 1). 99 1. sino un docu¬ mento personal. 6. man¬ teniendo sus ajos ñjaa en la estrella resplandeciente de la mañana. en Clero Ethk* ir A Chimaría Society Mapping (he Terrain I Flic* ministerial (in W»a wipiodftd cHUbisnCii: Sjifardci un mi|H dr] torrare] iLmúrüle' Wei Lmi note r/John KIMU. IMS. compromisos familiares. Richard Bondi. o en cualquier otra Turma. ]SB9i. Venimos estas tradiciones y trataremos de explicar cómo Ion ideales óticos críetianos impactan ei mundo del ministril eornemporáneoPor supuesto. Esta afirmación final puede sorprenderles: un código de ética ministerial. Si usted se orienta regularmente can el divino compás del Creador.TTwThuvtJwMyuíjraiwfEl "irrirotn# ThwiMoaJ rjjp" Tort: A tiimui. puerta dt isu oficina.hemos dibujado unos cuantos mapas. ijlruiu 3. han sido fijadas en los délos desde la creación. relacionen congregad orales. atagcartia y mini*™. Ver CsyLuid Nuyte.AMntriÿn. Esta fun¬ ción pustoral no está limitada at manejo hábil de los negocias de la iglusim también incluye la habilidad de analizar hechos. PirlnnJ Elina: EVrfranmoJ Beapombrliliei lar the Clero (Etka putonl: Reeponubdidadeu proAttonalei yarn 1» ttuttatmi i \Mhvi I]. El título enfati¬ za el papel administrativo del dirigente de la iglesia. IBS? I. decisiunen financieras. !OR mapas necesitan ponerse al día constantemente. dis¬ cernir juicios y hacer buenas elecciones morales. compromisos comunitarios y mucho más . IflW i. 2. La elección moral central que currents al ministre cris¬ tiano es la misma que enfrentan todas las personas prefesio- guntas ce relativo a nuestras propias tradiciones y perspectivas. 8. llegará a su destino sin destrucción o ralea: ¿Seré un habititador o un explotador? L* Con» explicare¬ mos en el primer capitulo. Crimea Whitley. jubo. Ser un buen ministro siempre ha significado más que mantener normas mínimas. si se usa apropiadamente. }9ft2]. 1991J. escriba un código de ética personal. en parte.'Clrjfy Elhiía m Modem Firtiun'1 Elini mimUerail «h tienta moderna* cap. D Nusnne. 101É. Es nuestra con¬ vicción que hacer ótica es. Jr. el carácter moral del proclamador de] evangelio se esperaba que fuera ejemplar e "irreprensible* (1 Tim. M tínhooMping Prawher" iCwdurti inpropw de 4. una habilidad que puede aprenderse y una que debe ser practicada por un ministro capaz. A Cuide fur the Ptvktwitaiil i tilica en el mmiotenii: Cnj guia para laa pm fro i fin alira I M inrtrapeliK' l’íirtr™ Presa. 506-ii . Wiest y Klwyn A. Notas Pkintf. La ética ministerial no termina cuando usted sale por lo desvio. W'jlktr Ktinrar. no para manipular financiera o se¬ xual mente. que reto a los ministros a mantener el mas alto entila de vida ético en cada aspecto do su llamamiento. El capítulo final discutirá estos problemas y prepone que cada ministro que lea este libre. y lo mismo necesitan nuestras observaciones limitada*. 3:2). El cliente-feligrés se encuentre en una posición de dependencia y es vulnerable a la explotación por el profesional que pmiee este "peligro» conocimiento*. L990I. Ihctora. Este código de conducta nc es un credo moral fijo en concreto. puede ser benéfico tanta pera loe ministra como para las iglesias que sirven. Elhka be the ¡WBúHU: A t 'hrudiar hnpiclin (Elia pan lit (WuíeaiorttS. EthH* ¡n MinuUy. IBSUJ. y si la comunidad criRtiana desea estimular y sostener use intento. Un cod i RCJ de ética pastoral incluye hábito* gamonales. SI. I pueble de [hv Elia para I* pr*rt*a4rl mill L*ter>i> iMuhville: Abinjtdon. La Elia crirtiana en la prktxa protcEKMuJ M Nuheille: Abinfdon. y IVsnih Campbell. Smith.

mf-ni. ’Fomatinn tor i’hriatian Ministry’ iFrumnciin pnra rl ministerio cri*ti*ruH. 10. 1-n A"ncmci<Jn Americana de FMTWIM Tmtegicon. podía ver a los seres sólo romo formas pure mies.raid»1 S' L. Y|]| I primavera. hnhnjn d ntimiiutn |J ufndnt. I (Nnvi Y(n+: I'raÿHnud. líHm.(m Spir. .1 El t)r.. el Dr. "The Spirit u. 13 Tlerck. lifllk jrfpi. I97J K 3. pn rr el bien cum ILI i” 1 LA VOCACION DEL MINISTRO: ¿Carrera o profesión? Oliver Sacks inició su librcu The Man Who Miatuok HíH Wife for a Hal (El Hombro quo ciml midió u MI aspoaa con un somÿ brtfo). La otra escuela era el Setumafro Tedogieo Uniín de Virginia 12. IWHfc Alfred Kughr*.il Ptirmaund of Lhe MmLnter" HJI fdmunnlUL eHpinlual del ininmliui. visitación. pnifi-sM. 9G. Wurth. L9ti I > y kjnntualny (wHinialry ( Espiritualidad |MITO rl tninirtiirón iSnn Fronrimn. a menudo equivocaba objetos cómo medidores de estacionamiento y toman de a£ua para incendios. 17 Walker F-'rrv. Diíaetihion. Aunque retuvo una habilidad cognod' ritivii abstracta superior. («1 poci&ntej. Cada seminarista sabe que un lla¬ ma míen Lo a ser el ministro de una iglesia es un llamamiento a varias tareas. SLISUB. iUWll. Forma. P. ijtrtjua. leves. Además. Thrnlnpefll Kdtiaitian.tiL.idr-. ede. 13 VH.-cfeidadi'ÿ de liHiÿrupcM de diente*/. Val.-Semintrw TfolOgira haul iris dr LQIILíYIIIí. el caso del DT. I5L K sLnni'in i'n druilu cun nueHtru cnlrga. Vÿr S'IUI !iue KenU 'One Chowe at ft Time" lUim opeidn a la 'íIJ en The ¡lay]nr Ur>r I "f pdiftnlmf . Jr. pudo funcionar bien a peeor de su incapacidad y pudo trabajar hasla el lin de su vida. llujjurLI ISurik. le impedía reconocer personas. T(-*:IP. y HU «denlo.: Kavirw A HvpiMitiyr. mflrfljiuMi de. fd*. McCann. Finalmente. 3*. . “Report UTL ihc Tank Ferre on Splntusl Dnebpoantÿ ilnfmittt: aobfe ]a comiitoti dr trahvo «ÿhne ] V-Hom. lywij. SmhuTy. fd. Predicación. i Louisville. 18-23. flm dr urn univr-rÿidnrl (tor «ate resumen. alcan¬ zó la cabezo de 9u cspo&a y trató de panórsela sabré la suya. empezó a buscar au sombrera. periuduiJKi y nnu diftciplinu. reciu tam LEí nto.ETICA MINISTERIAL ]H h. 19HBI. Harper t Km». era un músico distinguido y pro fosar en Berlín. diindr. E'rr-pnnng ÍI:T 1'hurvh Mmi’lry A IVarticnl (¡IíIILH.T Lrhin T Hdrnes II. Kcmstks . Seminario Haul Na de FL. OK memo. The twcinxt Cuaninfl 'Ll aejpinda '. con la (aacinanto historia de una persona que sufría de agnosia. promoción. Cfl.lln Eipintusli. Sue estudiantes pur primero vtí recanacierun su extraña comportamiento cuando no pudo identificar a las pw üuniui que conocía. Jfl. porque vola los rostros sala¬ me ti tí en partes y pedataa. Rwhnrd Bunuli tie pura ruifhar ¿tica rn IJU nrurbui dr rnimnnin. HiAiolfr and I madiiKi I KTI iMinihternj e iiUAjfjrwridn 1 1 New Yerii. P. se a-semeja al ministerio y a la ótica ministerial.ÿ El ministro de boy tiene quo usar muchos “sombreras”. Ky. P. La enfermedad del l)r. N J . IDKHL 14. el Dr. son únicamente unas cuantaa de las 19 . Al concluir una sesión cOri el doctor Suck».un curw> IJUC nMr* In Kncur'hi Chandler dr Teología _y Walter Wi»l uh1 1 Svitdnano Teología* de PnuAnnih. aunque trójficn. y Drnuií I’. admi¬ nistración. L'k'rio Llhid in Ouut£Ínf¡ KtícirLy i£lm imnijitrnal HTI una Hicu-dad camhuniLv» i IáUJIM-IIIL' Wtfll mirtrierMollri Knn PITH. Plan] F. la íbrrflÉeifln «spiritual Utanville.» Vnrk. Agnosia es el Lórmina psiquiátrico para la perdida de la habilidad de reconocer cbjctús familiares. Gracioso. INd 1ft. Dan Halcomb.il FarmaLion f EYeyarinduor para cl mniiileria da IB Lgjma: Una fluía pnu tJL a o. consejo. P. enseñanza. m ulli ma initltina. hnatil SpirimaLLty iFapiritWllidad fanaUdva 1.il :il>"> puní Ilnur laH TH. Increíble cama parezca. 9. P.nh. pnrfl un women de loft fflFwr- 11. dirección de la adoración y servicie a la comunidad. Jumen l\ Wiiui.n| *Li1nr define mmpILmienrtD omm 'tfl devncWim dr hnbi IId. confundiéndolo* con niños. y Adrian van TCaam. pem In mliblucienui rn 1990. 16 Ver Anne IMi y Rr-» ntl .

los pastores y otros ministros pueden deslizarse creyendo que todo está bien en tanto las “partes y pedazos1' de las personas son visibles. que en sus varias dimensiones hace a los ministros excepnonal mente sensibles a los deseos y necesidades de los laicos y a los cambios en la cultura El segundo es el derrumbamiento de un sentido de autoridad independiente en los ministros. historia de las profesiones. ¿Cómo puede la persona llamada por Dios para servir a la iglesia lograr integridad de carácter y con¬ ducta? Los más ingenuos creen que como el ministro es apartado par Dios. el mo¬ delo de ética profesional es fundamentalmente inadecuado para los ministros actuales. ¡1. el ministro nervioso trata de conservar en equilibrio estas autoridades en competencia. El peligro invisible para el trabajador reli¬ muy ocupado es ‘agnosia ministerial1'. El tercero es el esfuerzo de los ministros por encontrar nuevas for¬ mas de hacer la fe religiosa pertinente en patrones de cambio social y cultural. Otro rasgo que explorar es un cambio significativo en los va¬ lores culturales de nuestra sociedad. en ausencia de aceptación amplia de Las bases tradicionales de su autoridad. En medio de esta ocupación. las personas se pueden perder en medio de un minis* terio activo. Si bien esto era “crecimiento".ETICA MINISTERIAL 2U responsabilidades.4» diri¬ gentes de la iglesia deben decir la verdad! Gomo vamos a proponer en el siguiente capitulo. P. una vida de cahalidad ética y madurez moral.“profesaban" algo i. Finalmente. es una parábola de lo que puede pasar a cualquier sobreveedor de iglesia. Sin embargo. Otros suponen que quienes predican el evan¬ gelio. y la iglesia misma toma la apariencia de una corpo¬ ración cuyo ejecutivo principal debe trabajar para mantener altas las "ganancias* y felices a los “dientes".3 • Estos cambios han conducido a los ministros a la confusión y a una condición que Gustafson llama anemia. ¿Que ha causado esta multiplicación de funciones que aumenta el riesgo de contraer agnosia ministerial y pasar por alto a las personas? James Gustafson ha observado tres desa¬ rrollos primarios durante este siglo. porque Dios llama solamente a personas buenas. cómo el modelo de ética profesional puede ser un instrumento para “hacer" ética ministerial. Este principia con el entendimiento del ministro del “llamamiento": ¿es una carrera o una profesión? Para responder a esta cuestión básica. que ha precipitado una cri¬ sis para los profesionales. Una revisión de loa archi- La vocación del ministro 21 vos denomi nocionales de los últimos tres años confirmó nuestros l-a membresia de la iglesia ascendía a un poco más de cien. si los ministros se obsesionan de tal manera que adoran su propio éxito en lugar de adorar a Dios. exageran las estadísticas y racionalizan prácticas carentes de ética. la denominación. El ministerio puede llegar a ser muy impersonal. Los miembros de la iglesia empiezan a contemplarse como clientes orientados al consumo. el ideal moral para el ministro es la integridad. No hay nada malo en los aumentas numéricos en una iglesia. El encabezamiento no parecía adecuado. seguramente deben vivir por los preceptos y principios de la Biblia. el propósito real del ministerio puede perderse. no sólo sobre qué hacer sino también sobre a quién servir. debemos definir también lo que queremos decir con “profesión". seguido por un aumento si¬ milar el arto siguiente. que trataba de un estudiante de seminario.4 El ministro típico está perplejo. una falla de deli¬ ncación clara de la autoridad. ayudará a nuestra comprensión del término. si lo es. que han precipitado este cambio de papel para los ministros: El primero es el carácter voluntario de la religión en los Estados gioso Unidos. Durante el año anterior. El propósito de este capítulo es reexaminar el papel TOMcional de los ministros. Sin darse cuenta. Ambos conocemos muy hien la pequeña iglesia que pastorea. Una revisión breve de la temores. ¡convirtiéndose en el ministro que confundió a un feligrés con uno de sus sombreros! En breve. los ministros buscan substituir formas de legitimarse ti mismos. giosas . IB ética viene por sí misma. la asisten¬ cia total parecía aer caai la misma que se había tenido durante varios años. la integridad ministerial no es ni sencilla ni automáti¬ ca. No obstante. la con¬ gregación. La ética ministerial si principia con un entendimiento ade¬ cuado de la vocación del ministre. ¿Quién tiene la palabra final: el miembro de la iglesia. La historia del Dr. Muchos creen que por causa de un cambio en la profesionalización de la sociedad americana. trataremos de determinar si el ministro es ciertamente un verdadero profesional y. Recientemente uno de nosotros estaba leyendo un artículo en un periódico denominacional de otro Estado. que se originaron en las órdenes reli¬ «que original menu. las listas de la iglesia informaban un gran porcentaje de disminución. o Dios? Como un prestidigitador de circo. La historia lo identificaba como pastor de “una de las iglesias de más rápido credmiento en Louisiana". La mayoría de los laicos admiran la dedicación de aque¬ llos que consagran sus vidas a una vocación cristiana y suponen que este compromiso les asegura un estilo de vida cristiano.

Et profesor de Vale. ¿Cómo interpreta una persona apartado por Dios para ministrar — B la comunidad cristiana su relación con la iglesia? Otro de los primaros dirigentes de la iglesia. ¿Cómo entro una persona al servicio cristiano vocación al? ¿Recibe el candidato un llamamiento de Dios o simplemente escoge una carrera? ¿Es el ministerio una ocupación o una profesión? ¿Qué es 3o que el carpo en ti requiere del ordenado: una vida moral inspiradora. a Cristo o a la congregación? O. un “Llamamiento" do Dios. EL apóstol de Tarso estaba tan convencido de que Dios lo había elegido como un misionero al mundo gentil. “Enccm tramos a ministros principiantes casi completamente u merced de las expectativas de su primera congregación. Cómo Jehovah escogió a Abraham para dirigir a un nuevo pueblo (Gén. te conocí' y ante* que saliese* de la matriz . Nuestra respuesta al llamamiento de Dios debe ser como la de Isaías: “Heme aquí. sorprendió a 1» investiga¬ dores. No puede haber duda. sino que se le» do UEI mensqjc y una misión. del que tonto so publica. éticos y semejantes a Cristo.y te di por profeta a las nraxus* (. H|1 Si esto es verdad. Al mismo tiempo.8l. El ministerio es una vocación. 9:16}. conducta profesional inequívoca. en forma similar. disciplinas espirituales y la verdadera misión de la iglesia? Un estudio de graduados recientes. Arnés (T:15> y Juan el Bautista i Juan 3:1-3). sin demanda» que dieran equilibrio por parte de la denominación o la profesión. Richard Niebuhr llamé si ministerio de su generación una "profesión perpleja". La formación de La identidad mi¬ nisterial dependía de satisfacer a la primera congregación. es máa un resul¬ tado de una identidad pastoral confusa que de sobrecarga de tra¬ bajo. los ministres cristianos deben estar confiados en el plan de I>ios para sus vidas como se revele en su llama¬ miento al ministerio Cristi ano. así Dios llama y envía al ministro moderno. Mucha con¬ trariedad y muchas tensiones durante los primerea años surgen de tales malos entendidos. Cada iglesia tiene una lista no escrita de expectativa» para BU ordenado y. pues iay de mi si no anuncio el evangelio!" (i Cor. efectuado por dos miem¬ bros de la facultad de un seminario.I¿OS mi ústrefl jóvenes descubren rápidamente que el ministerio pan toral es más oomo dirigir un negocio secular que la empresa espiritual que ellos esperaban. . te cuiwagn. o alguna combinación de esto» atributa» ministeriales? H. Los dos rara vez coinciden.Lcln para estrellante contra la pared de ladrillo de la iglesia. porque me es impuesta necesidad. problemas de personal y quejas de los dientas. ¿Cuándo habrá tiempo para discusiones teológi¬ cas.1er. diciendo: Antes que yo te forman en el vientre. El resultado puede ser catastrófico: conflicto en aumento.. Como mariposas recién incubadas. 4 S). es un reconocimiento de una elección divina. De igual manera. Isaías i6:3. Hoy. la situación no ha mejorado. La ética profesional bien ensebada. habilidades ministeriales nefínjidua. afirma: “El ago¬ tamiento del ministre. 1J 4.ÿ La vocación del ministro 23 moda que surge nuevamente la pregunta: ¿A qué es ] Ltimndu el ministro: a una carrera o u una profesión? ¿A una ocu¬ pación o a una vocación única? Cada ministro debe también pre¬ guntar: ¿A quién sirvo. que escribió: ". para po¬ nerlo en otra forma: ¿Estoy sirviendo a Cristo al servir a la con¬ gregación? Construir un ministerio sobre la base de integridad requiere que el sentido de llamamiento y el concepto de servicio de un ministro sean bíblicos. 12:1-3) y envió a Moisés en una misión redentora (EXOL 3:10). creencias teológico» «anua. 9). como a Débom (Jue. li¬ derazgo eclesiástico efectivo. fatiga ministerial e incluso terminación forrada. Esta convicción sobre la rejuntad de Dios en más que la elección de carreras de acuerdo con inven¬ tario» de pe rao nal idad E a.. envíame u mí" f6. cada nuevo pastor llega con un cuaderno lleno con planes y prioridades . . Simón Pedro.Reveló que el interés principal de estos ministros primeri¬ zos era hacer Frente a Ian meertidumbres respecto a quiénes eran ellos en el minioterio. Loe profetas de Jehovah no sólo son llamado». Este cuerpo de creyentes pngn el salario del dirigente de la iglesia y espera a cambio cierto tipo do servicio ministerial. contrarresta esa clase de fatigo. Gaylord Noyce. el ministre generalmente cumple esta lla¬ mamiento a través del servicio a una congregación del pueblo de Dios. qué impórtame es para el ministro prime¬ rian tener un entendimiento clare de su papel. La mayoría de los ministros evangélicos se identificarían con l)e el relato de Jeremías de su llamamiento: “Vino a mi' Is pol&fcro de Jetwvah. el ministro del evangelio de Jesucristo ex apartado y enviado por Diiu pura cumplir una misión divina. porque lofl ministros contemporáneos estén igualmente perplejoÿ. La semana esté repleta de reuniones finan¬ cieras. decisiones de publicidad. Al Este mensajero a Israel creyó que el soberano Señor planeó que él fuera vocero de Dios desde el principio de su existencia. los graduados de seminario revolotean fuera del campus planeando volar muy alto.22 ETICA MINISTERIAL El llamamiento al ministerio Un prerrequisito básico para un ministerio ético as un enten¬ dimiento clam del llamamiento del ministro.

11 Si esta últi¬ ma pregunta EZ la que cata en primer lugar en SU meiíU>. Uno no puede Hervir a Cristo sin servir a la gente. nu como teniendo «Aorta ubre Lra que están a vuestro cargo. una persona de carrera pre¬ gunta qué EZ lo que yo quiera sur y a dónde quiero ir. sihHh ¡b trti una viilmlLid Dusi.. El malentendido es común. ha sugerido que rata con¬ fusión de terminología ha oreado tensiones. prufetaH. que estaba en ese servicio. El término “profcBionar es con' s¡iterado por algunos cuma un título secular reservado para re' verendos que están más preocupados de su posición y prestigio que del ministerio espiritual. Primero señala que rada cristiano tiene uno vocación. Al buscar un entendí miento claro del llamamiento del mi¬ nistro. Pera involucra algo más. porque lo que el mi ni afro necesita mÓA es una función de Lo que la iglesia necesita mós. "profe¬ sión" y "carrera' tienen múltiples significados. es importante revisar brevemente la histo¬ ria de las profesiones. como un profesional. a la iglrris le pareció buena Humor a algunos de sus niir mb ros para dirigir.' En el sentido bíblico. tanto Lulero romo Cal vino enfatizaron que todos Los cristianos son "llamados* a servir a Uiw en y a través de su vocación. risa de corazón.24 ETICA MINISTERIAL escribió una palabra clara acerca de la responsabilidad pastoral hacia la ccclenia de Cristo: Aprtccmsd rl mhftñn de Ibos que está n vuestro caigo. El o «lia está cumpliendo un iLñrmunientu y nu itóla escogiendo una carrera. exacta¬ mente lo opuesto deijv set Verdad. y tiene una respnmsahilided de usar ese conocimiento para wnir a lo comunidad humana mayor’3*1 Exploremos ahora cóma este concepto tradicional de un profe¬ sional ne relaciona con la vocación del ministro La historia de las profesiones El orador dv capilla. coi dándolo nu pülf IJL fue«a. estaba apelando a los estudiantes da seminario a una dedicación de Lodo corazón y al servicio sacri ri¬ cial. En lugar de preguntar cuál es le necesidad de la comunidad. eafa devo¬ ción nunca debe ner una exeusa para eludir los deberes pas¬ torales. etc. incluyendo a loa - numiitm. 5:2. Esto es especial¬ mente crucial para nuestra comprensión de la crisis del rifa pre¬ sento que enfrentan todos loa profesional ea. Uórtlt-nst d<ri«vntra predicadora*. generalmente una congregación local. porque servir a La gente es servir a Cristo i Mat. Los autores de este libro sostienen que el ministro. ¿no querrá decir eso que usted esté buscando una currara y no respondiendo aun Llamamiento'. que promovían los Valores humanos en lúa sociedades primitiva*. concluyó. "ustedes ron sier¬ vos de Jesucristo'.por máritos. durante una serie especial de conferen¬ cia* subte evangclismo. prutortí. “El profesional conoce algo que beneficiará a la comunidad más extenuó. sari'Tdútes. que iradicionalmente ha sig¬ nificado un com promiso hacia Dios y el prójimo. f’era no es asi. El llamamiento del ministro siempre debe tomar cuerpo en alguna clase de comunidad. una carrera es alga más egoísta. Uno de nosotros. William P. para ayudar r La roagrega rión a nutrirse dentro de ri misma de aque¬ llas virtudes que V n i-rasliaban p*ra tn vida y rl trahqpn de la roía¬ nla..7 Muy al principio.31 . May.sobre conocimiento y raspón sabilidad moral. estos i mdicionu listas ai usaban sus habi¬ lidades básicas para llenar necesidades humanas fundamentales en sus grupos culturales. se encuentra en un punto entre este concepto generalizado de vocación para todas Los cristianos La vocación riel ministra y unu currara especifica. porque apenas una hora antes bahía enseñado a una clase del seminario el significado de ser un mi¬ nistro profesional.M por g*FUinrisa deshanetfsj. an un medio para lograr las miras y propósitos privados de una. debo notarse también que los términos "vocación’. Ustedes nu son profesionales". esto* "profesionales prutoli picúa’ no eran especial i ¡codos y ge¬ neral menu. fita t* mi vumriOn pamcujar: rdlfimr upa congre¬ gación* Aunque la printers Lealtad del ministro en a Dio. 25:31-46 1. Ser urt profe¬ sional conllevaba implicaciones . sanadoras y jefes. A diferencia de la versión moderna. Sin embargo. 3k EE imponible hablar de \na minidmE y le que el Lew hacer como algo uparte de la iglesia. No obstante. Darrell fteeck cree que las raíces de nuestras profesiones con¬ temporáneas ne pueden trazar hasta aquellas primeros sacer¬ dotes. un profesor metodista estadounidense. se sintió un poco incómodo. de entra las filas de Iw bautizados. El ministerio implica tanto privilegio cuma reaponsabjI id ¡id. Ue hecho. riña como ejemplo* para el reharto i] Ped. históricamente la palabra profesar sig¬ nificaba '’testificar a nombre de11 D "sostener al go"..se perpetuaban a través de la herencia más qUc. Para que podamos entender el verdadero significado de LA palabra profesional. cómo principió La profesional ización y los cambios que han ocurrido a través de los arios. Como vamoh a ver. Este Llamamiento único a ser un ministra cristiano tiene rasgos CAiaclcnnlicoF que reHultan en obligaciones extraordinarias.

era reserva¬ do Milu mente para lúa profes ionuk-s religioso*. Dos reformadores religio¬ sos clave del siglo dieciséis fueron Martin Lulero y Juan tfelvino.no no estaba de acuerde. Culvi.En la Inglaterra del sigla dieciocho. un poco más conservador. algunos gremio* evolucionaron en profesiones. Importante para nuestro entendimiento de la* profesiones moderna* y del m misterio. La medicina. dotdc tiempos bíblico* hi«h lu Reforma. sacerdules y profetas. Este énfasis adicional de C alvino fue muy significativo. era difícil cum¬ plir este deseo. Rom 12:6ÿ1. porque implicaba que In admisión a una profesión no sería en haw a herencia sino n méritos. Con tu iglesia estable¬ cida en control.alto*. 12:28.’alvino desodoran esta tradición. ocurrió muy poco cambio. basados en la en serian* a bíblica de ‘“llamamiento4’ que era prominente en la* L La vocación dci Zt ministro (í Caí. Antes de este período. 13 Oía njL lies pifes del 1500. m HCHI ros. la ley. Amhib reformadores afirmaron que lok furma de trabajo digna era un 'IkmBmúntu divino”. Los riera 'profesionales" del remcrcio y la politico eran castigador por profetas romo Amis por oprimir a Ira pobres mediante prác¬ ticos do negocios deshonestos. loe clérigos constituyeron el grupo profesional dominante. los negocios y la enseñanza. muchas de loa clérigun estaban ansiosos do sor eunsideradra como profesionales con fun¬ cione* y deberes especifico». particularmente en el mirle de Europa. se concluía generalmente que las única* divino" eran aquellas personas que recibían un escogidas fH ir Dios para entrar en el camino monástico espirítuslmenle superior.. 7:3Dh. penned el unetpto dr pnbtlófl COTI el principio fflornl dt servicia tiimadci en ana visión religiosa de Dios tnihiijmdü j unta Is gente para i-l mejoramiento de toda IB creación. ganando una posición social elevada por medio de uu adhesión al rey y a su corte. IJI importancia de esta enserian/a paro la vida profesional « difícil de sobreeati- epfslalBB paulinos mur. las profesiones se estancaron. Estos dea grupos llegaron n Ser las autoridades supremas un ley y religión. ya que loe responsabilidades del ministro inhuían muchas funciones que no eran una parte de la ordenación sino mós relacionadas COTí su posición social como patriares de su . Aun a la altura del siglo dieciocho. los dirigentes religiose* del periodo medieval escribieron loa reglas que go¬ bernaban lu práctica do todun los otras profesiones. La clerecía no dejó de ser afectada por ratas tendencias Bociele-t. sentía que cada persona debía trabajar en EB misma ocupación de BUS ancestros. B Saber. Fue también durante este tiempo y después. loa profeso i nales vivían lu vidu de refirm ¡ilion lo éntra¬ la» clases inri. En los Evangelios y en el libro de Los Hechos encontramos también a otro profesional el 'médico amado" Lucas. Ef 4jll. per¬ maneciendo pequeras y exclusivas. Ionian también un llama mitin lo de Dios para servir al mundo un BU (TBIIÿU.iiS ETICA MINISTERIAL En el Israel primitivo se desarrolló una clase especial de pro¬ fesionales religi UHU5. El enserió que el II amado a servir d Diuí y IB gente era por medie de cualquier vocación que mejor le culi* Viniera a esa person u. la educación y la eum po¬ tencia de profesionales eran deplorables. LT profesión de leyes se había deterio¬ rado desde tiempra medievales. ya que los estudiantes de h-yva principalmente servían a la clase media. Aunque Chato a menudo denunció a los religiosos y expertos h-gutes de su día como hipócritas y legalistas. Lotero. pero muy poco de ciencia o de cómo tratar a lo gente enferma. fue el aviva miento de una doctrina clave durante el período de la Elefbrmn. todos existían dentro át un maree común de va¬ lorea y creencias compartidos. Los médico» sabían latín y de los clásico» griego*. y de igual manera realizaban algunas fuiu-ione» médicas. ilbog&do». el camere i an le y el zapatero. quien ministró a Pnbln y escribió dns libros del Nuevo Testamento. El labrador. entrenar aprendices y sujetar n los indisciplinados. un miembro de la profe¬ sión do enseria riza. el papel del minis¬ tro era principalmente “un accesorio ocu paeional de posición do clase media”. Lu cultura juitnTríílitni. Lamentablemente. él mismo fue conocido como un rabino de Galilea. A través del control de la educación. mediros y anidado» prolesiónales. había surgido uno variedad de pro¬ fesiones: SLLDcrdotL'S . Lulero y [. La doetridi. El Irá bajo que requería mano de obra era pora lu* ebriorra. Hiilm algunon beneficios de este centro].la vocación o llnnuLmicntu llegó a ser el tema religioso y moral que más iluminó el dignificado de Isa profesiones y del tra¬ bajo p rotes» nal. porque “presupone La fuente misma y el significado de IR vida del individua y de la comunidad del pactoPara el tietnpu de Jesús. J*is miembros de las prnfejtínnps llevaban la 'buena vida” de caballerea desocupados. El oonoeptodel profeta en el antiguo Israel w UIíII “creación tvligi uso-culto ral dvl orden más elevado-. Durante el período do la Edad Media. H Para el siglo diecinueve. Después de la Revolución Indus¬ trial. TUJ adío cl «occrdote. Este 'llama mien to" ivocatio). qUe muchas ocu¬ paciones y grupos come reía les se organizaron en gremio*. L:H gremioB servían para mantener las normas.

ETICA MINISTERIAL parroquia rural.. ssi como diferencias grandes de opinión entre Iw dos grupas. con la orientación de mercado del capitalismo. 14 Este singular desarrollo de las profesiones en América tam¬ bién tuvo impacte significativo en la religión. abogado» y ministro* w unieren a lo CIEU» media y ofrecieren a loa jóvenes una avenida de expresión y cación dcc«ln logros. Ei LEIS praii-yitiiics «1 !a Ajm-rica colonial. No hetbienóo una gen u i na clasp noble. continuaron definiendo al verdadero profesional.votas en uno urden religiosa. o entre un farmacéutico y un médico. los ministros St perciben Mino esclavos de Las expectativa de los laicos. módicos y abogado» que no habían tomado votan r?]igioor*i cataban practicando *us habí tidudes. Para el ministre.. que empezaron n nobrepiÿjjir i>n número n In. No obstante.. el profesional americano “alegremente ignoraba tales distinciones sjnüficadea. A veces I un abogados se sienten como matones contratados. sin embargo. Al principio habla relativamente pocas profesiones. Lo» neurocirujiuiDH corrigan las léflicrueH dé lli espina dorsal y tw ministros de música dirigen lo* taren de la iglesia. Ley y divinidades. «ote sentido de llamamiento. Como en tn Inglaterra rural. era aún mita intenso. «m programas nrieataÓMi: H-CI tanta dm: lo<t miniÿLnM pro fe «ion o tos dieren que valoraban "estile* compurtidoi de relación que muestran interés genuino" La gente de la congregación espera que lúe pasturo WHO iguidmmlc com pete ni en lirtualmonlo en lodos los os poeta* del minie- Irrti . Uno da Las resultados positivas b& a ido un alto grada da conucim ien Lo y habilidades especializada». cuenón * lia laico* *r lee hicu-run HIH pnymiLU *obre lu cualidades del ntinitíerio pastare]. lo» módico». insistía también en que cada ocupación era un llamamiento santo Esta genera¬ lización de la idea de II ama miento llevó a muchas personas en América A adoptar una actitud de Antiprofesinnaltamo. Cerca de tres visto mil doscientas personas respondieren. Sin embargo. En ese tiempo todas tas profesiones tenían no solamente un sentido de servicio a la comu¬ nidad enlora . jigrvsivih. así como en religión. Los profesionales eran juzgador por la competencia de Su ejercida y no por !u impresionante de suu credenciales-. De im>do que no hay nada que no sen importante. £1 crecimiento de las iglesias bauliutiLH. brava historia de Las pniívsiiHIcs? El primar uso de la palabra profesión fuá en relación cun quienes “profesaban. ciña. e[ protestantismo con su tradición reformada. Irndrncii. ¿A qué mnclusinnes podemos llegar de esta.11 La situación social diferente en América croó unb historia diferente para lus profuaioimlcí. Lomaron un nuevo carácter. . El término “JaiCíido" originalmente Sí refería a quienes no estaban entrena¬ dos en estas tras profesiones por razón de sus fundumenbjs cle¬ ricales A fines de la Edad Media. lo cual en cierta manera ea muy irreal" ]Í1 Esta es parta de La crisis que los ministres enfrentan el día da hoy cuando buscan aclarar BU papel y definir su mintalerin en el mundo moderno. IEI persona a quien llamaban para ayudaren asuntos de ley y medicina. Abogado. pepino wee viftirt <uft\ú «uperiucAS a un mioLiteno ordenada y edu¬ cado. los doctoren parecen más preocupados por la Tecnología y la economía que por los pacíanle». dcnnmicS uno indi¬ nacinnen protestantes estnHecidiu mita sniÍKuas .liHliTJLzflHh dinTUi. a vece» no Kan La vocación del minislre lou servicios de los profesionales como otro nrticulo más para venta d mejor posto r . “«IIM dieran twbiieaments que las lGtteran im portantes. lun tres vacaciones de medicina. Regaron u considerarse como únicas. I jin laico* que nüpunduünm irmsiramn una fuerte preferencia par Lin i'sc i N> til. tan rígidas en Inglaterra. Sin embargo. ya que los monasterios llegaron a ser centros de cultura y edu¬ cación De este modo «tas órdenes religiosas proporcionaban a la sociedad artistas y educadores. El siglo veinte bu sido testigo de Una explosión de profesiones en el mundo. laa cualidades originales que lo» clérigos 'profesaban*. doctor. UHont políticos y dirigentes. En 1991. un seminaría grande de los bautistas del sur de loa Estados Unidos. sacerdotes y ntmifltTtM. Los servicios esenciales previstos a la oocicdad por estas comu¬ nidades religiosas incluían tanto Ja sagrada cuma Lo secular. Sin el impedimento de Ins restríceinnaa de claae social y de La herencia institucional. Los resultados indicaren expectativas de lou pastores par parle de lúü laicos irrazonable¬ mente altos. en muchos pueblos en las nuevas colonias el ministro era el único profesional. pero eaptritualmente tibio. experta» en Ley y medicina. sino también creían t)iw su wmuu era a Dios. asi como teólogos. de ser escogi¬ do por Dios pura esta labor. . Los arlodonristdi enderezan loa diente». predicudoTTí laico* qUecran jtpnuinniMrrttc llemadun |*ir DíOH. Cun frecuencia cl padtur inglés dr La localidad era también juei. tomo entre un pasante de leyes y un abogada. siendo los principales la medi- la» leyes y la clerecía.11* Gradualmente. hito un estudio entre laicos y ministros en ocho estadas en relación con el papel de Loe pastores. que hd crea¬ do altan nivelen de vida a través de múltiples opciones de servi¬ cios profesionales. magistrado y muhitro.

La autonomía profesional tiene su raíz en una autoridad basada en competencia superior. en mi vida profesional.33 La definición funcional de profesión he sido aceptada por 1a mayoría de los. creada por miembros de una ocupación para obtener ventaja social y económica. y í3) la habilidad entrenada proporciona un servido importante en sociedad. es un ción de habilidades profesionales pura llenar las necesidades de grupos y . un código de ética. alguno* gru¬ pos cristianos han desarrollado eme documento para HUB mi¬ nistros. presupone habilidades que están sujetos a análisis racional: el servicio a La comunidad. "la devo¬ sional. Este profesor también advierte que bey otros rasgos comunes a muchos profesiones. para el bien centón’. es esta: ¿Soy.. Tcmad(ei crt conjunto. a saber: credenciales. La escuela de Chicago da por sentado el hecho de que la entogaría de profesional es una "construcción semt-milica'. LH segunda característica es la dimensión más crítica en el análisis de profesiones. debem™ primero entender muy claramente k> que significa ser un profesional y si ese término realmente se ajusta al papel del mi- metro hoy. Heeck cree que una prepjntfl crítica para todos los profesionales contemperónanu y especialmente para el ministro moderno. 3Um contrato social que expectativas do confianza que genera. en tonto que otros no. y implica. Las razones para esta inconsis¬ tencia y la dificultad que un código de ética plantea a les mi¬ nistros. la variable de autonomía. !¿l el estado vulnerable dr Aquellos A quienes sirve. y la 'escuela de Chicago" representada por Eliot Eried&on.36 Comparar estas líalas de características profesionales Con la vocación del ministro. James Adams caracteriza una profesión de esta manera: ftoaliza un servicio «oci al único y esencial: requiere un larga perio¬ do de entrenamiento general y especializado. un sentido de llamamiento para servir al público.37 En relación con «1 primero. viendo una pro¬ fesión enmo une ocupación distinta.ÿ Lo opuesto de habí Litación es explotación. son similares y enfatizan cuatro rasgos: entrenamiento especial LEA' dn. se van B explorar en el capítulo 7. que wn fu ndnrncntaJr* n una verdadera profe¬ sión. La escuela de Harvard es funcional ista en su abarcamiento. por qjemplo. finalmente. Se da por supuesto. Preocupado por el nimbo moral en la medicina.36 Otras distinciones de profesional bochas por sociólogos. El significado de profesional En el lenguaje popular fe palabra profesional se usa en fon max descuidadas que confunden. una orga¬ nización de miemhros y autonomía en su trabpjo. pero de hecho encubre el ver¬ dadero significado de profesional. un trabajador de la salud sostiene que hay cuatro característicos invariables de leo profeaimes de ayuda: Los cuatro rasgue. que un cirujano traumatólogo ex .** En un texto contemporáneo sobre ética profesional. Este uso común del término trata de producir en el público tanto respeto como confianza. Se ban desarrollado dos escuelas principales: la "escuela de Harvard" ejemplificada por Talcott Parsons.. que es espe¬ cialmente molesta para Ira ministros. es reconocer muchos punlon de identidad.y ocupa dones como fe de fumigadores y personas que tra¬ bajan en solas de belleza. anuncian su trabajo como "profesiunaT. y no la EAFumria económica. IAS atletas « a utodenomi na n "pros1. los cuales llenan parcialmente en algunas denominaciones. autorregu¬ lación incluyendo un eódigu de ótica y autonomía. generalmente en conexión ron una universidad. importancia social y un alto grado de respon¬ sabilidad. Michael Bayles esboza tres rasgos centrales que son necesaria para que una ocupación sen una profesión: (l) -entrenamiento extenso.30 ETICA MINISTERIAL Un ideal que emerge de vita herencia moral de vida profe¬ tema que Darrel I Rntk llama habilitación. estos ra*taA fyan el idea1 tradi¬ cional de urt* pmfrnfa aparte de úlru ocupaciones que imponen demandas al titulo. caracterizada por conoci¬ miento complejo. LAB ministros parecen Llenar todos estos requisitos excepto dos: un código de ética y autonomía. *e mpoot *vr el motivo duimmirnc: las ñornut deamptúnda tanMAtddi por una organización dr quienes U vocación del minia LTD la ejercen. rumo esen¬ ciales para el cumplimiento de la función BOCíéLI de una profesión. comprehensiva y de autdgobiernoi algún códijpj de élií* autonomía 31 un sito grado de El sociólogo l'nraflr. Usando la definición de Talcott Parsons romo base. la profesionalizatidn y el profe¬ sional Lamo. como competencia y falta de interés propia. <2) un componente intelectual significativo en el entrenamiento. investigadores romo básica y conceptual men te más substancial.t también argumentó ciertos obligaciones morales. anle» que « pueda considerar totalmente esa pregunta. Los sociólogos han escrito extensamente sobre la verdadera naturaleza de las profesiones. Hü-TI: I J la naturaleza de Ins nwcsidodr* humírtM o Jas Cuales se dirige. un habjlitadoro un explotador? Sin embar¬ go.

Lea funciones que Le quedan o la iglesia son espirituales ."ÿ Una significarían crítica de una definición adecuad n de pro¬ fesiones en el hecho de que “una de la* formas más reveladoras de entender el carácter de cualquier civilización es precía&mente por medio del discernimiento de la orientación fundamental y loa tipos de liderazgo que la civilización adopta"-51 Nuestra cultura podría ser juzgada por la forma en que raiata hoy tn vida profe¬ sional. lardoctnras cristianas gemelas de vocación y pacta cambiaran decisivamenh?.. El sentido de "llamamiento* fue ampliado al de “saeerdacía de todos los creyentes" y con el tiempo incluyó a cada indivi¬ duo. aun si dicha proeza involucra meramente Ir dando vueltos en circuito . ]* imagen tiíat do Ito rrligimito aparset nirtfumi y. por lo tanto. en anas redmlín La idea de vocación ha sida rtt m placada por la idea de carrera «uno la noción gobernante de la vida prufaainnot. quéde otra tarca. entonces. Es niffsería entender la criáis cultural que amenaza la vida profesional el día de hay. médiro*. de muchos doclores abogados.. actualmente cató minus valorada. El cambín va en la dirección del autoi morca y el alejamiento de Ito compvomiaofl morales. El doctor Pellegrino cree que Las dcoerciones de carácter moral presenten. Y In idea de parte ha aide roeaiplarada per la idea de «intrato. conta¬ dora* y otro# pivEeiionalm. paro mucho*.19 Otro equipo de investigación. excluyen a la iglesia de su consideración. servi¬ cio altruista y desinterés de recompensa personal.. Dr cnnJi|rnrr JHHJIHTJI. ya no sea una opción. todo* eiLán preocupados raí la ética profesional. dnpvadinndih de quiétier *ean "*to* pÿnmnn* j lo que hotrn. ahora han sido lomados por otras vocaciones. consejero do la iglcain. saliendo adelante y tri un lando sobre otma.11 . quienes creían servir los propósitos de Dios sirviendo a otro*. con d siguiente párrafo: La íticn de la amduL-ta pmteiiánial ruta *¡*ndu rtarniinanda wmu nunca antea m la historia. nada atractiva. ijuito lo HKtedikd rielé reenmudera ndo el papel dr las prcfcspnnwi y de lo» |imf[-s¡ort4ilb‘N . porque en La mayaría de la* igle¬ sia* Los dientes i miembros l son también los directores y duettos de la organ launón en la cuál loe ministros ejercen. "Carrera" viene de una palabra que se refería al estadio en el mundo romano antiguo. sino tam¬ bién una multiplicidad de tareas en cada categoría.. Se esta dcs&rrollandn una brecha cada vez más ancha entre 1 a definición tradicional de una profesión y la forma en que los profesiones funcionan al (inalizar el siglo veinte. Antea de que podamus intentar determinar si el ministro es un verdadero profesional. Es uno palabra que He refiere a proeza mediante combate competitivo. Un módico. Drtde que lo» prnfcHÍo¡n*t™ c*Un de*empeft» ndn pápele* importante* m le uodedul durante la ultima década dal ai||la veinte. es porque el papel pauto ral H ha convertido en un conjunto de tareas. Sin rjiibjLrjjíh. administrador de la Iglesia y ministro de la juventud. '** LJI autonomía del ministro evangélico es mucho más limita¬ da que la de otros profesionales.RTICA MINISTERIAL 32 La Vocación del minist ni competente en mi úrea de conocimiento especializado y. que antea Llegaban a la igle¬ sia. constituyen un peligro grave a la vida profesional y a nuestra sociedad actual. Ha habido no pocos conflictos en las iglesias en relación con la autoridad pan¬ to ral y el control congregational. La doctrina del pacto estimuló la formación de comunidades religiosas de disciplina.:Ll fumlíi Entre la Reforma y la profesiuilnli tócirin moderna. inKi'mrnm. CarT-Saundera y Wilson.. Bien puede ser. que In posibilidad de que un mi¬ nistro sea un profesional. Edmund Pellegrino. esti alarmado de que la idoü central de una profesión. asumirá responsabilidad por aun decisiones profesionales. fV hecho. en un volumen de normes unhre las profesiones. tanto Lux pftfruHiruilrj mhiu rl público mlán en Flfnidildo IDüehoO KtM éticas difíciles.. Este asunto de Lu JI utonomi a profeaionHl ha llegado a ser una de las principales áreas de conflicto entre tn profesionales y las organizaciones en las cuales ellos ejercen . Unto dentro roma hiero tU-L minúlerío. El trshijo *i({ntficii coas* dlfertitLci pura diferente* pcnuifti. Ahofiadto. La petubm "contrato' HC rclirrc a Itw convenios utilitario* entre parte* donde enlabíeteme* una relación dar-y-toma r en lo cual loe bienes u neroriw se inte reamhita wobrv una b*** de mneeaione* rttotw*- ERUI REíCUIO ri ración de la vocación y el pacto en carrera y con¬ trato ha tunen u £¡id« renamente la recuperación de las virtudes tradicionales del prnfesionniiBmo. No adió hay varías especiaLiZaCÍOnc* como ministro de música. porque "todas les funciones relacionadas con los asuntos ordinarios de la vide . La crisis en la vida profesional hoy 33 & Michael Bayles inició arriba* ediciones de su muy citado y comeen fumines libro IWvtwiunuI Ethics £ Etica profesional J.. están Riendo ínliodút por no tener en 1ed dcreehtw de loe dientes y el interés publico. debido si cambio de valore» en la sociedad moderna americana. eienüfícoB e incluso minis tros. Uha de loa razones por que loa aúCÍólogoB H IPsieierl a incluir a loe clérigos Como profesionales.

abogados y pasture»-. Este pluralismo creó muchos problema* pura la vida camón de los americanos. IJI autoridad e identidad do la persona profesional «stá en peligra como nunca ante*. han convertido en más críticos de la práctica profesional.i miembros oriwiladoH at éxito. surgió un pluralismo tic ideas sobre el dignifi¬ cado y valar de la vida. En muchas miuleros es una consecuencia y reflqjo de luí cambios sociales discutidos ames.drfuiúAtH ntumlfji. la autoridad de ministran nunca so cuestionaba. En el l&du personal. Ls iglesia no necesita a quienes esperan la vida buena porque Iruhujun muy duro. y íi lodos estos puntos de vista y sus enseria rizas etican son de igual valor. La crisis social que enfrentan todos IOK profesionales hoy día un la falta en aumento de Valures compartidos en la sociedad actuul. La columnista Ann Landers lo puso en un Lenguaje que todos podemos entender: HEn cuanto a norman de moralidad. í-o falta de confianza pública en la competencia profesional ha igualado a la disminución de dedicación profesional. Lit vocación del miniaLru 35 No teniendo nada verdaderamente significative en qué creer el ciudadano medio debe volverle a la realidad materiel para la jialvacinn. El dcHcubri miento al público da médicos Ln more tes. Tradicionalmenle. Cuando se trata de valores y virtudes. Conforme hombres y miares laicos han 1 Legado a tener mayor conocimien¬ to. cuma maleza én un jardín descuidada. la Vida profesional contemporánea presenta ciertos riesgos. Todos lo* aspectos de la vida personal y social estshan definidos por la iglesia y uno interpretación religiosa de la vida. Tres movimientos mayores en la cultura occidental que deterioran loa puntóles del profesionalismo son la secularización. Dennis Campbell ha analizado algunas nuevas realidades en la suciedad americana que amenazan el ucerenmiente cristiano a una práctica profesional. La iglesia no neoasit. desunidos y con frecuencia desintere¬ sados. abogados y COMPETENCIA vocación a] y a su dedicación a servir. ha aumentado el escep¬ ticismo de la SOcicdud. de este mndo. Históri¬ camente. escribió. Un investigador que ha estudiado las profesiones un la historia ame rica na.17 Estados Unido» de América. w confiaba en quienes practicaban la medicina. Bar tren hace mucho tiempo que salid Esta ¡ausencia de valores compartidos es un problema serio para Las profesiones . monstruo cultural: el relativismo. ¿cómo puede alguien hacer juicios suba. En nu Piltra mundo con temporáneo. la sociedad estaha unificada por creencias religiosos comunes y valores com¬ partidos. W Pnr otro lado. Las demandas Legales han aumentado dramáticamente. La ótica profesional hace frente también u una crisis que tiene dimensiones personales y sociales. Bino simplemente He la idiotin eraría individual. preocu¬ pados con el manejo de ñus propias «irruraa. más orientados al éxito y más convencido» do cuánto merecen. “Los maestres." Este profesor de Nutre Dame concluyó: Ls iglL'Hia de t-rifllo no necesita prafrainnalea presumida*. debido a MU doctoreo. no sólo de loa clientes sino también entre los proferían atea.acciones morales? A inmoh que it pusdan hacer juicio* juilin. La secularización. "enfrentan tres peligras actuales: Hogar B ser más confiados on Bí mismos. so¬ brepujó gradualmente el monopolio cristiano de la civilización Conformé nueves puntos de vista retaban a lüí tradi¬ ciones del pasado. mi son decisiones nútrate*. olvídenlas. el pluralismo y el rela¬ tivismo. el público laten está desafiando at profesional en ambos puntos. Los cristianos han da vivir el ideal origins! dr las profesiones: servir antes que ser servidos. que solamente ministran a tríunfodnres. cuando estaban surgiendo los profe¬ siones. sin embargo. hoce poca advirtió sobre Ion peligros dé IB vida moderna profesional. ningún punto de vista domino 1a lealtad último de nno gran mayoría de los americano*. prevalecía un punto de vista cristiane del mundo. los americanos modernos sen diferentes. toda* loa perspectivas son iguale* en valar. parque engendro nlro occidental. La reflexión ótica requiere suposiciones Cara¬ mente formutedjis a las cualea uno puede apelar cuondü it exa¬ minan I» razones para La Mtiín. Si lo actual sociedad estimula un pluralis¬ mo de punto* de vista del mundo. El relativismo sostiene que no hay un snlo punto de víala shaoluto de la realidad. es dominantemente secular.™ Desarrollar pautas de conducta ótica entre los profemonaleH requiere algún consenso acerca de valores. es ahora. ixw conceptos de profesionalismo se donarml I aren du¬ rante un tiempo cuando los valores morales cristianos eran acep¬ tados ampliamente. siento mucho decirlo. abogados incompetentes y ministras descarriada*. Hay muchos punios de vista competitivos de la reolidod en el mercado dp las ideas y. l<a vida yn no está modelado pof una vipírtn de Dios o de lo iglesia. y ya no es más". doctores. por lo Lanío. I -a* afirmaciones religiosas no tienen ningún sentido para personas que creen que solamente *lo que es. leyes y . Durante lo Edad Medio.34 ETICA MINISTERIAL La criiis tiene tunlo una dimensión personal como social. cunio lo mayoría de Las naciones del mundo occidental.

entonces. . y 43 por ciento Ies dio una calificación de "alto11. por la tanto. O) la «ubordinaenón legal de la religión al Estado. En la encuesta mds reciente (19891 12 por ciento del pública dijo que loa religiosas alcanzaban "muy altan” normas éticas.35 ETICA MINISTERIAL la religión. porque se dphn por neniado que eu úrico interés era el bienestar de aquellos a quienes servían. El punto es obvio.47 El profesional está interesado principalmente en el interés público más queen el suyo. James filasse in farm ó hew dos décadas lo que todavía parece ser verdad. ¿qué debe ser y hacer un mi¬ nistro? Esto nos conduce. Loa doctorea. la encuesta Gallup ha pedido al público que va¬ lore la honestidad y las normas de las diferentes profesiones y ocupaciones. donde los valorea muróles paro tantos son relativo». Lo que sin duda ha contribuido a «ata cuestión de com¬ petencia y dedicación. Quizá la situación lo resume mejor Martin Marty en un turto actual de Ótica ministerial en Estados Unidos. Usando un término del mundo del teatro.)mnfs Gustafson apuntó: El problema one el ministro enfronta CO cualquier contexto norial üK el de determiner quién es 41 y qué está haciende dentro dé La complejidad de aun funcionen. desde que se ini¬ ciaron las pruebaR. que “la imagen del ministerio es ne¬ bulosa. Los abogados alcanzaron un 22 por ciento. justo nbnjih de los senadores \2A por ciento) y sobre Los politicen locales (21 por ciento!.. es: ¿La vocación del ministro se ajusta a esta caracteri¬ zación general de una profesión? . entonces. En una cultura secularizada. maestros e inclu¬ so loe ministro». Esto cambia cultural bu creado una criáis social y personal para los profesionales. Actualmente los ministras tienen un 55 por ciento de evaluación favorable.44 Lib votación del ministro 37 La criáis que enfrentan los ministras os semejante a la dé Otros profpüionaleH. <3j la modernidad y la modernización. Loa ministros en particular están confundidos sobre su propia identidad.43 En un análisis del papel del ministro. que trabaja en forma autónoma bajo lu disciplina do una ática desa¬ rrollada y hecha valer por iguales. Í2) un llamamiento de un» clase particular de institución. y van en segundo lugar después de los farmacéuticos (62 por cien to b seguidos por los médicos y los dentólas (52 por ciento). (4) la i-íptdaliución mora I de loo clérigos. Marty es plica que en tiempos pasado* la identidad del ministre era determinada por ser parlé de una igle¬ sia o denominación. “Abundan infamies «obre cirugías innecesarias. A la luz de muchos escándalos murales entre ministros en los artos ochenta. Hay cinco elementos que han inten niñeado la larga tendencia de este siglo : ( 1) un punta de vista secular de lo» clérigos. prác¬ tica dental indigna de confianza. materialista. Gen Frecuencia carece. hemos visto que la gente en general carece de una tradición moral compartida. En 1HH5 los religio-wa tuvieron au clasificación positiva más alta de 6? por ciento. Una per¬ sona de endn tres (35 por ciento) cree que loo religiosos son úni¬ camente término medio. Loa ministros han ocupado el primero o segundo lugar entre las profesiones. abogados. (3) ur> llamamiento a una clase particular de trabajo. de habilidad y conocimiento Dluy dcsántil I idea. y t5) la acomodación teológica. confusa y falta de atractivo".1* En particular observó que tros diferentes imágenes del minister» cavan una crisis de iden¬ tidad para los ministros: el ministerio como ti) un llamamiento paro una clase o persona particular. porque ambos han sido afectados significati¬ vamente por lo» cambios en IDS valoren culturales en ente siglo. «tía que de OM».B La pregunta que debemos contentar abara. consejo legal cuestionable y enseñanza da calidad pnhrí. Hoy. no llene un foco central para la integracián de su» diversa» cualquier otra ortividllllfí. que rinde un servicio social que es esencial y único. La ausencia de va¬ lores compartidos en nuestro sociedad ha contribuido al escepti¬ cismo donde fuera y a una crisis de identidad desde dentro. al punto de partido del asumo: ¿Es el ministro un verdadero profesional o no? Si el miniatro ai "profesa" algo. peto quo aburo 'solamente eres tan bueno como tu última acto’. podemos definir un profe¬ sional en este sentido contemporáneo: una persona a mpl iume rile educada. loa eneuesladores sintieron que era un resultado muy positivo. y más mleresfldo con loe servicio» que presta que con La* recompensas roonetaria0-. no Imponen el aura de respeta y admiración que antea ten ion. Este muy respeta do historiador sostiene que el contesto para la ótica ministerial ha cambiada a "un entendimiento empresarial contraído más pri¬ vadamente'."w Desde 1&77.44 Al explorar Ion factures qué ban contribuido a La crisis en las profesiones. de una conciencia de poro qué o#tá y. la gente no cató muy secura de que ne pueda confiar en alguien que qjeroe una profesión. Loe profesionales mismos no comparten valores comunes. ¿qué es lo que y en qué forma enta '‘profesión'' afecta In ética ministerial? El mbilstro como un profesional Para hacer un resumen. y quien hace juicios complejos que impli¬ can consecuencias potencial mente peligrosa».

44 Esta distinción subraya la autoridad única del ministro. que es Iradici onal mente un rasgo del profesional. El mensaje que pre¬ dican y enseñan ea “conocimiento peligroso" < como ul de atma profesiones. disciplina» teológicas. hay varias formas en que los ministros son muñas que pro¬ fesionales. Este "sentimentalismo" hoce imposible un minister. el ministro del evangelio está dedicado a servir a otro?. la mayoría de Ion ministros no ínlán cimentados un ninguna competencia técnica UEpeaficii. uní coma vi conocimiento de Aqut-I que VB ‘ul canticio y ID verdad y la vida" rJuart J4:6). Peter Jams ha dado lugar a otro pregunta: ¿Es el ministerio una ocupación.ejemplo. Somos llamados a ayudar a la gente en el nombre de Jesús-. no hay CTÍtoriofl universa lm ante aceptados paro una profesión.*1 Aunque la falta de autonomía y especial izoción puede impedir que loa ministras sean considerados remo profesión ales. Se resistor a colocar el ministerio er esta categoría por razón de la suposición que impli¬ ca que el ministerio es sencillamente un asunta de llenar las necesidades de la puto. por cjrjmplu. Jarvis concluyó que el ministro es algo menos que un profesional. porque: (11 el ministerio ea tan heterogéneo que es imposible argumentar que ea una ocupación o profesión: y (2) el ministerio se ha convertido en una profesión sin ninguna posición social alta y de este modo anacrónica en un mundo que enfatiza los Ipgros y la especiulizaeión. A semejanza de la distinción de Kierkegaard entre el apóstol y ti genio. Como un profesional.** Los ciérigíM de igluaid. veamos ahora algunas formas en que la vocación ministerial co¬ rresponde a esa designación."™ Do# profesares de la Universidad Duke. El ministro contemporánea. Esto significa que el oficia clerical está legitimado par su testimonia carfemáticn. Como la poaición de las profesional vs depende de competo nciu técnica en tm campo. Ib educación teológica se ha alejado del estudio du las divinidades paro ofrecer estudios en disciplinas especial iza¬ das y una acumulación do habilidades profesionales al estilo de Cüü demasiada frecuencia este esfuerza par pro punir ministros pura la multiplicidad de demandas vocncionales a las que hacen frente. Como dirigentes on la colonia que existo como la comunidad redentora de Dios en el mundo. el clérigo depende de competencia en cier¬ tas. el servicio que prestan Ion pnstnres y otras minintraa es único y esencial. Ei servicio a Dios no puede inscribirse dentro de una profesión.38 ETICA MINISTERIAL La cosa que debemos admitir es que el concepto do no « qjusto nítidamente a los ministros. también creen que el ministerio es algo más que una de 3as "profe*ione* de ayudo'. Stanley Hauarwan y William Williniun. tonto teóricas coma práctica». y en segundo lugar. Otro esfera de diferencia es el papel social del ministro que actualmente incluya na sólo responsabilidades pastorales sino lambió A OlTOa muchas habilidades. sino en tradición religiosa y moral. Jaren a cree que esto "no niega la posibilidad de que ministros individúalos sean profesionales. “Ser un ministro (coma un pastor \ no os una vocación meramente para ayudar n la gente. Mucho* ministros ordenados tienen un poce menos que educación superior y aún m ¿s «i recen de entrenamiento pro¬ fesional 1 teológico J. Por un lado. asi contó realizar un servido de matrimonio. Á diferencia de3 típico especialista de hoy. hay un ingrediente "no.profesional* en la vocación del lla¬ mamiento religioso. en lugar de la narrativa del evangelio. Para estas labores. que Lu vocación del ministro 39 na se basa fundamentalmente en competencia técnico.** Quizá por esto razón Jacques Ellul contrastó la vocación y la profesión como un ‘divorcio total entre la que la sociedad incesantemente pide de nosotros y la ValuAtad de Dio*. ni que puedan desarrollar peri¬ cia que les haga sumamente hábiles"*11 Hüy también un sentida opuesto en el cual el ministra de una iglesia cristiana es algo más que.*! de integridad. la recompensa monetaria y la posición no san . debe ser perito en administración dr negocios y rela¬ ciones públicas. parque revela el significado real y el propósito du la vida. que no mantiene la tradición cultural tanto coma rechaza In Cultura dUtusufidanto. el entre¬ namiento intelectual entre loe ministros modernos vaha grande' primera un profesional mente. el ministra se preo¬ cupa por fe píirsono totoh él (O ellaj tiene un amplio fondo educa¬ tiva general. es incompleto y super fieiul.'* 1 Al mismo tiempo.1-*7 Habiendo admitidn estas formas en las cuales el ministro moderna del evangelio no es como el profesional tradicional. deben estar cu pactlad na paro explicar vi significado del matrimonió cristiano. Aunque 3a religiosa es 3a matriz histórica D la cual las profesiones modernas deben su origen. La vocación del ministro no es de este mundo. porque la gente “no entrenada a querer las CUBBE correctas correctamente" determinará el minis¬ terio. profesión o posición? El hizo ver dos dificultades principales: el concepto de profesión ha sufrido una transforma' ción de una posición a una ocupación. ¡mi. o diferente de atro profesional. trnyóndolu baja el juicio del Unico que transforma tanto n la iglesia como o la cultura.

Par otro lado. generalmente una denominación. Instando a los dirigente* de la iglesia a reafirmar su identidad vocational como profesionales. Esto no quiere decir que este titulo enea je nítidamente o que no hay Otros inconvenientes a la propuesta. hay una ausencia conspicua de códigos de ética para grandes grupos do ministros-. un profe¬ sional íl> HF educadn en un cuerpo de cnnocimiento. estos códigos generalmente son desarrollados por igual con ol propósito de dirigir ia conducta ministerial. La defensa clásica del ministro crnno un profesional. [JI entrado rn el mraptflfrinno se celebra cuando el ordena¬ da promete participación y Imitad a Is iglesia Todo oalo está cLaro lítente designada pmi* La tnijudn dr C ñuto y Ut ÉfrtftUinón de 1# ff trirtiflrtl. de la run) el ministro es en parte siervo y en pario señor. Por un Indo. H J hace un compronusci ds servicio’ (3) es parte de un grupo de iguales que establece norman de practica. quien también “profesa" propor¬ cionar algo de gran valor para la sociedad. * Una persona experta. aunque habilidades requieren algún talento. La mayoría de los igle . Este conocimiento no ee ni esotérico ni mun¬ dano. que dumine un grupo especifico de Estas habilidades. Las expectativas para lo» ministros continúan elevóodnte hacia nor¬ mas profesionales en todas las categorías. Aunque BU lista de element™ es similar. el profesor de ética añade: “Asi.11 Reflexionando sobre la red. Noyce añade algunaji carácter!áticas nuevas. Clflísr sugiere que un profesional religo™ debo incorporar cinco caracteriflticaji impor¬ tantes. Como explicaremos en el capítulo 7. rmidentan. La pre¬ senta James Glass* en HU libro Profession: Minister rfVrfcsiin: Ministroi. como Glmtt y muchos otros observan.'**-'* Entonces. Puedo afirmar nuestro sentido de propósito y nuestra Cumprcuaión de cómo hacer la ubre del ministerio. sinn información esencial al ministerio y accesible por medio de instituciones educativas acreditadas. Los ministros sor también parte de una asociación de religioflon.£2 En un artículo en The Christian Century titulado “El putar es un profesional". Una persona respun&ubli-. que se relacione con la wciedad y Airea a ins personas a través de una ¡lUflitiurión social. ¿qué podemos concluir honestamente? ¿Debe el ministro de hoy ntaptar el titulo “profesional’ o debe rechazarlo? N tientra Convicción es que hay más que ganar que pender pare el mi nutro que asume cata designación de un profesional. pues esta es lo que significa ser un ministro “llamado. Par? él. Al mismo tiempo. particularmente aquel to$ de La tradición de la “igle¬ sia libre' lio cual ES una explicación parcial?. Gaylord Noyce desarrolla una red que compara cinco profesión es (él añade gerente de Peco¬ rina I de igual manera. B esto» factores. maestra y ministro. particularmente en áreas do vulnerabilidad excepcionales.y un seguidor da Jesú*. pueden tipreodeme y n-finanie a través de In práctica y con supervisión. Glust derivó la relación de doctor. * Una persona institucional. entendida co¬ rrectamente. que son Í6? especifico* a la profesión. alguien que “profesa' actuar competentemente en cualquier situación que requiere del servicio del ministro. ocupación del puesto y asalariados. Noyce pareció llegar a la cotí' ilusión de que el ministro pertenece a la categoría de un profe¬ sional. El ministro cristiano es: * Una persona educada. fil mimscrü urde na do aprende teología y entra m si nervirn: i-n relación no «Lament* con una denominación y a través ds ella a todo lo iglesia. Per el tún trun a. que domine algún cuerpo de conocimiento. püir media de loa nwUi» inmediatas do cuidado pas¬ toral y la edificación de Is iglesia. * Una persona dedicada. que incluye las norman más altas de conducta ética. Pura identificar al ministro coma un profesional . hay dos rezones principales para concluir que lúa ministras non profesional»: [a identifi¬ cación tradicional y 1* definición racional. la etiqueta de profesional no ea destructiva. a la cual son responsables en formo Única. aun entre las denominations que permiten menos que estas norman. tiempo completa. No obstante. abobada.40 ETICA MINISTERIAL motivaciones principales. La dedicación del ministre a los valores del ministerio cristiano es la base fundamental para evaluar el servicio ministerial.** Adaptando el modelo de lílss*.** * Glass* construye NU concepto de "La perspectiva profesional" Sübre estos cinco puntos de base que todas las profeñinnes tienen La vocación de) ministro 41 en común. y {£> sirve metas inmediatas* en nombre de fúndeméntales. i 4 J » una matrii institucional que reclama lealtad. muchos mihiatrus hoy si llenan la deacriprión tradicional en él sentido histórico: educación universitaria. al ministro pane tas necesidades de otros antas que las propios. sino también con igualen en el ministerio ordena¬ da. Muchos cuerpos ministeriales han desarrollado “Códigos de Etica" pare sus miembros.

1. Aulunomls. Jpqn K. el lector osturá preparado pare considerar emribir un código de ótica perwnnl como una guia para RU ido él o ella) propio ministerio. afirmemos una vez más que si el ministro cristiano es un profesional. fl. Como un dirigente espiritual.raf que el ministro cristiano Ofl un profesional. Sin Ser legalista*. sino el umor agapc par» servir otros en nombre de Cristo 1 1 Cor. : &M»d A Want. incluyen estos obligaciones éticas: L. hemos argumentado que la vocación. PKTO estamos coava nodos de que hay buenas razones históricas y teológicas [Vira Eiscj. tScrainarj Educatius Tested ty Pisim" i La rduurinn del lenunsno pmhmLii par ll JOTIRÍ*?. Uü nnrnms de la práctica pro¬ fesional que aplican al ministerio cristiano. Etica. 2. nos Humamos profesio11 n les. Th» Clon? in The L’nucd Slaws" ILM dérlÿM m IH 3. Es nuestra uspamitu que pura cuando hayamos llegado al último capitulo. los que somos ministros. HI A.de la salvación de Dios y la demostración del amur de Dies a través del ministerio cristiano. Oliver ttarki. lOS-ILZ. 4:11. El miniatro “profesa proporcionar a la socie¬ dad algo de gran valor. 4. las "buenas nuevas. Para evaluar la vida ética del ministro. Tlihtium y Nidi Q. El ministro se preparará para el servicio crisliano hadándose con una educación general amplia. 3:1-7). la ética profesional pone un pino dcbqjn del cual no drben caer IDE miniatra. en el sentido especifico de un llamamiento de Dios. IÍHH-. ¿etc debe tener primero un dani entendimiento del papel de conducta y visión moral en el proceso de hacer buenas elecciones morales. es el elemento esencial que evita que el concepto de un ministro profesional degenere en un asunta pnvadu. Hamilton. La motivación del ministra para el ministerio no será posición social ni recompensa monetaria. IBM -. Jow KKLIIIIIH U nidus). El pastor de Efe iglesia desarrollará y retinará dones pastorales y habilidades vocacionales. Ctl.*4 Si nosotros. 70. sea que usen o no el título. Thí btun Who Mulmk Hu Wife for Hal itl Hofnbro qi» {gq. • . él o elle está comprometido con ciertos ideales. pin hemos demandado que Uw minlitns ejemplifiquen la noción del profesional en todas las fnr- Notfls I. intentaremnü aplicar e ilustrar las demandas éticas del evangelio sobre la vida profesional del ministro cristiano. Quizá Paul Camcnlach lo resume mejor: Yo tiÿunuAtariu que el modelo prafesLanal ¿tica « ilLil y apropia dü paro IOH miniatna como #üU.. la meta diutintiva que persiguen en su actividad profesional y el com premien moral niipifT. asi remoren la vida personal. profesión** CO Aram™ i. el ordenado viviré buj-rj la disciplina de una ética que sostiene las normas más altos de la moralidad cristiana (1 Tim. Fil'd tención. bis. Competente. IMTi. 4 Ifed. Nuentm tarea inmediata en el siguiente capitulo es revisar el arte de in ética. A estos Valores está dedicado el llamado de Dies i Rom. Si catamos en lo correcto. 12. ayudar al lector a pensar a través de *U propio método de hacer ética."* El cofuzón de cote libro verá un intento pora explicar lo que significa ente compromiso a un miniateno ático en las diversas arenas de la vida del ministro. por Ni apiieeeiOn dr «H kiimumi s 1n in™ Ihiitibm. 6. til mili íI nu miiws EUII urt HQiIrTmi (New YnrV: HurruntL beaks. SDíW. IMJP. carácter. Visto poaLtLYunenbe como las normas que pitan a loa profei LO na¡en en üLU rclacianes can los dientes y can la sociedad mas ¡ÿunde a la IUE de habilidades y conocimiento CHJMCIBI que reclaman tener. ¿qué significado tiene esto para nuestra ética ministerial? Reconociendo el peligro de ser redundantes. seguida por un entrenamiento especializado en teología y ministerio. KetUWlh Lyon iBúHon: ficuim hen. La vocación del ministro *3 mus. el ministro tomará decisiones y ejercitaré autoridad pastoral a lu luz del modelo de lídtr-sicrvu ejemplificado por Cristo 1 Juan 13:1-16). los colegas y la comunidad. entóneos la recupe¬ ración del significado reí ¡¡poso y social de la vocación y profesión ministeriales puede revitalizar a la iglesia. 1 Cor. on IT» TW™iimi jn Anuirá» (|*s. 2:16). 1ÜK 5.En relación con lu congregación. Educación.Hj. así como construir un fundamento para un ministerio ótico.42 ETICA MINISTERIAL sias evangélicas contemplan A SUS ministros fumo profesionales. para actuar competantoHoU en cualquier situación que requiera los servicios del ministre íEf. En conclusión. Jl. ?ÿ Eslov m deuda «m 7 Pr*j*>_ Becoming OfMld TVPCMII iCottviíHÉOÓúW fcb un buen durtof I ( Ksnau tily. 1-B. 3. Servicio. Thi Christian Century INI ifr-b. 12:7 y a.). El ministro es llamado u una vida de tuina de decisiones responsable que implica potencial men le consecuen¬ cias peligrosas. Los ministras estarán también comprometidos con un proceso de estudio de toda su vida y un crecimiento que los prepare para el servido continuado (2 Tim. T 1:11-17). i que aspiran.

j |l ll J iíII 1lj1 lí 3IU mpí ll 1 5 i i « z ll í=: f )U ii I ¿8 I ii I 11 “ll B « 1 _ -í I - Ü Si I s¡P Iü-S I" 2? i'3 E sil " 7 s Z.* -s i •i ij i |1 t4ÿ J I «sís 111 I E I üj ¡«H! I | M J 1 9 3 i í HUll jíl. c 5i * ! ! ¡gilil-í ISir«*as 1 fli-*4'í tfíf* mu J|líK Hljli Ílííij ST 13 E ¿ fejil üíiíl .u £ t % *i l I? i . i ti i * a£ £Í : í5 £ 1 illlllilii Ji § .5 i 11 j-g ‘ £É3 dtf 1 sa ¡| í 1 ¡ai E ji ' ' {U !.1ÿ Ii ll Ii isllfliíí||Slii 1«fe rf íf iIs JI* lÜeSí 14 fisll * ! s iijU Pife il íllil l yilHdaíjjíi!ytíffiu9(iiLii íiiplllííÉllii S l"¿‘2 Ipí J íff'S'BJ S .w 2**úlr a i -SU! íiíMlÜIISlISii u mmmmiÉs* í' Oh 2 jj J id r¿ i» 25 ft E5S N Si .• : i S* = «i 11 i _r j jj I? 1 |í JI i! I|| ssa J2 é| L s: S 2£ i°l i! n . £ í í|N| fllli Hita I =B G íirMI Sil *l lililí ¿ ÍI3JIJM ni i 1 rj S|5« B35 SK KS SSSí S S II i? *=s .s|l|! 4i{.i i> i! « V Ü &* ‘I I £ fl 1! %«Z .) i4:]¿¡ = It¡-a «« MI s ir i "íjf|4 1 ’yD « =1 !ü iteffl ! {few r.v. í(!i|t| il| J! fll m ij jjiül lj a'is liÿ-í •lis!!-'* 4JI .j “MpijiM E MSI* I I1'1 1 üfií i llili IUVí _í íJ 1M 5 « > . F £¿£? íf 1*1 ii II n III ¡Ij *1 S 1¡g 5 ' c “ jC e i ÚZ$.

Gaylord S'oyrx.. dijo. 2 LAS OPCIONES MORALES DEL MINISTRO: ¿Naturales o adquiridas? EL 31 de enero de 1872. nAnUtnc. . ibid. (Tsnipbrll y J.i.. 65. aa-w.-Mi. Frederick FJuechner. Soltó la navaja.31. 111.mu » LUUL cañeterfeLLcñ -que r-ud-H ni lauulra drsunul la. Ont. no untiíndane hien.i. comió y He íi-costó pura tomar nmi siesta. Fue al hotel.HS. Justo cuÿntto erjabonadu La cava y c. . 'Wurk ILIJLI Gal ling- in tislILngn TT jhuji y LIsinntnirnLiil rn IJamamirntiu. W Mam*. (ilirnit. SO.V Aunqua In n-upaflición Huby en wtr capítulo parroc* wr qu«. Hslloway (Mi» Vük: Ftulilt Pmi. era la profunda turbación en que ¡v encontraba o la profunda turbación que estaba en -$1.n Bí unto w HUí !HH iimiitwrini» un pji pnL pijflnficatívn rn drtrrminpr rl profcMOfVpJMriui minirtiriili. "The Pudor Li i' AJbc I YE F?U HHUI‘ 1 El |uuloro« I también I nil proirmtrrlAj 1. cuando Beceher se miraba fijamente frente al espe¬ jo del hotel.. Como a las dos. JscquAi Ellul. con jabón en el rostro y una navaja de afeitar en la 7 . habían sobrepasado lu etapa da murmuración. e] renombrado ministro Henry Ward Beecher viíyó a Vale pura presentar la primera de las Conferen¬ cian Beectier sobre predicación. I H rratidiid del CAJTW I* íKIíHíJI y ln *duc*ciant jiuÿn. 5T. Habían salido a la superficie cartas embarazosas y confesiones llenas de lágri¬ mas.et prrnficÿ ükina ti 3. Y. 64. IW Ü9 Jnm'.M-HíI. wnqw uJümikdaivirntc endn rrunurtro debe docadir ncrpCar nía idcfibdad VDCBOOTUL] o no. SI. cnmsnü: ‘El viejo predicador pudo haberse cortado con su navaja de rasurar porque porte de en mundo interior. CarnwniHch. S. Niÿa. HC li'vjin. TTw Oirinlitrt Crnlury 105 meo?. S3. AHí que. HiUínvii y Willi men.46 ETIC’A MINISTERIAL üfi. 11'111. Eh-ufriuiiim: Miniütcj iPinfuim: MinimniliNiüiriJIp: AI. Na estaba lejano un juicio publico por adulterio. Su biógrafo escribid: El había fd." * Loa rumores sobre La relación dr Beecher con la esposa de un feligrés. 91 si. lUBS..do una mala nuche. 3Ú-+3. la vino la idea completa como de La? nubes. Bffl.-K I). E-V— IflB&H 36. pnr W. se cortó malamente mientras pon.nidbn listo para rasurarse. del cual atingió su conferencia. 3.U y empezó n. oirt haber podido hacer nlnjfún pbin de la huhia coo*renda que iba dar en una hora..kn todo con cuidodo. dandi? *1 aulur1 diSttJté ifldfl UIL& hi detail*. 1. iu7-i K a». tomó el Lápiz y escribió de prisa Las notas para la conferencia y más tarde. 1 Un siglo después otro renombrado ministro. 11. I).

algunos own que para el tiempo de su ordenación. lo que vio no era él. determina lo correcto o errónea para el ministro? Esta es la cuestión de autoridad ética.-4 Los profesores de ética respondieren vigorosamente. hacia lo voluntad perfecta de Dios? Tomás de Aquino así lo pensó en su confianza en la rozón como muestre infalible. incluon entre loe religiosos. Tiene la respuesta para leda cuestión Ciertamente la mayoría dé los ministros evangélicos aceptan la autoridad de la» Escrituras como la fuente principal tangible." Muchos ministros experimentador también creen que no necesitan entre¬ namiento especial en lomar decisiones morales. Los adoradores con frecuencia escuchan u sus ministres proclamar: 'Busquen en la Biblia. nadie sabe mejor que loa ministros que la sa¬ biduría salomónica es rara. en común escucharen los salones de dase de seminario a un joven teólogo diciendo: "¿Por qué tengo que tomar un curso de etica? Yo sé lo que en correcto. Creen que su conciencia iluminada. una bnjjula moral que siempre apunto al norte. George Pox y loe cuáqueros buscaren dirección desde la ‘luz interior' para decidir lo que era correcto o incorrecto. a menudo nos pregun¬ tamos: "¿Hice lo correcto?" ¿Cómo lo sabe? O. ¿Se encuentra la respues¬ ta dentro de lo persona? ¿lío dudo Dios a loa ministrow una luz interior confiable. el lugar de kw valorea en la conducta y la forma de desarrollar integridad a través de visión moral. t¡ era famosa per ser. Mkhacl Levin afirmó: “Luí tu niOB do ático sort un íjenido total¬ mente insubstancial. Una adolescente revela en consejo pastoral que está embarazada. Ellos también pueden “córtame peligrosamente". ¡do a Henry Ward Beecher se corté con la navaja y «unribió nn ungir primera Cwfwrflti» flwebor porque. después de ái. Nn obstante . ¿Cómo conservan los mine tros sus rostros limpio» y sus vidas sin cicatrices de mala conducta? ¿Hay una sola fórmula para aprender a hacer lo correcto? ¿Nacen así los "buenos ministroa" o aprenden cómo tomar decisiones mora¬ les Corréelos? Ya estamos haciendo elecciones morales. Esto última afirmación suscita una pregunta ética básica: ¿Quién. para un conocimien¬ to de La voluntad de Dio**. objetiva. un experta articulado en ática camina hacia el frente con credencia Lss en una mano y BU curriculum vitae en la Otra. mucho más impor¬ tante.48 ETICA MINISTERIAL mono. era un hombre de carne y Rsngre. para pre¬ sentar loa mismas. Reconociendo el argumen¬ to de Levin que una vida recta es principalmente un asunto do inculcar buenos hábitos al corazón. además de todo lo que é\ era o aspiraba. la mayoría do loa ministres croen que su vocación es un llamamiento de Dios. Lm ven a sacar adelante. con fe ríen das. Todo lo qué ál creía y sostenía y había Yale para hablar sobre alio. Estoy comprometida a hacer IB voluntad de Dios. En un artículo del Néw York Times.. así como las suyas propias. En lo» círculos religiosua el argumento en contra del apren¬ dizaje de la ética tonta una forma diferente."1 Estas tres meta.Sin embargo. no so reflejaba un aquel espejo. que sencillamente vemos el Antiguo Testamento como un libre de reglas morales y el Nuevo Testamento como una ética avanzada dé principian. las Escrituras.* A la lux de loe recientes fracasos morales de muchos predica¬ dores prominentes.7 Peru a veces nuestro entendimiento de las Esen tu ras es tan limitado. Las opciones morale* del ministro 4d A de mis a menudo low luiros dan pur sentado que Dios solamente 1 lü]Ti Li a personan da buen turíicier mural. Id mayoría die los ministros cristianos buscan allende si mis¬ mo» algún compás ático confiable para navegar a través de has tormentas morales. o el sentido común. Otras son muy complejas. en ai se puede ensenar Id ético. Pero. Como hicimos ver en «1 capítulo 1. pero le pide que no lo diga a sus padres. AJ desarrollar el miniatru sensibilidad mural a través da la educación y IB «xperienciB. de cualquier manera pregun¬ taron: "¿No hay lugar para la razón? Una buena clase de ética. .1» enfocan los propósitos de eote capitulo. el conocimiento abstracto de lo correcto y lo equivocado no contribuye más al caráclor que el cenocimiéntú de la física ayuda a saber montar en bicicleta.. en sorprendente que haya quien crea que los ministros E'stsn dotados en forma innata can carácter moral o discernimiento. al igual que todos los ministros qué están «o pié tras pul¬ pito* menos prominentia que el de Yale.3 cota* pata M* Sí. ¿Qué hace usted? Cada día los ministras deben lomar decisiones que tocan las vidas de otras personas. a jtr. debe entender la función de virtudes en el carácter. ¿puede usted mejorar su habilidad para hacer las elec¬ ciones correctos? Un tema que se debate bastante en el día da hoy. Tengo la Biblia. Al punan son comu¬ nes. Los ministros evangélicos normalmente van primero a La Biblia." decían. como escoger entro recreación ron la familia o preparación de sermones. Para que U(1 ministro desarrolle habilidades en temar decisiones morales. incluso al decidir. “logra tros «osas: estimula la imaginación moral. al ¡goal que todos 1m hombre» que a través de IDS años viajaron a New Haven . Hay un mita popu¬ lar qué loe ministros automáticamente saben la cosa correcta para hacer. Joseph Sutler elevó la conciencia al papel de guia inequívoca. afila el análisis moral y produce un sentido de obligación moral. o qué.

1 Cor 6: IR. tanto la herencia de nuestra fe cristiana y la comunidad cristiana d día de boy? Algunas de las mejores percepciones sobre la vida cristiana las encontremos en Eos escritos de personas como Agustín. Los dos elementan son interdependientes. un número da asuntos morales modernos. La Biblia. Bin disputar la dirección del Espíritu en esta manera. el Espíritu Santo eA el poder que buce posible vivir IB vida resucitada i Rom. 2(3:42. Juan 171.Como Cheto es el modelo para la moralidad. 14). Muslon. ¿Es la ática un asunto de carácter o de mnducta? ¿CJUL' son más importantes. Algunos problemas éticos como el divorcio y le guerra parecer estar tanto aprobados como condenados en les Escrituras. Sugieran qué tipo de acercamiento ético es apropiado pura ol cristiano. En El infierno ck Dante. El apóstol Roblo recordó a Los primerea cristianos que el paracleto de Dios es la gula moral que mora en nosotros (Rom. (3:12: Mat. o lo que yo hago determina quién soy? Lu respuesta a ambas pregu nías es.50 ETICA MINISTERIAL Un examen más cercano. Como el arco y el violín.9 No obstante. enta e# la meta para los opciones morales del ministro. un término que es el Lema de este li¬ bro y el elemento integrado: que unifica carácter. asegurémonos de que entendemos lo fundamental de tomar decisiones cristianas. y caminar en la senda que conduct bacía La voluntad suprema de Píos. El apóstol Juan escribió: “Y cuando venga el Espíritu de verdad él o# guiará a toda la verdad” (Juan 16:13). 20>."" Una manera de “llenar los detalles" es a través de la obra det Espíritu Santa. Algunas veces nosotros limitamos la obra del Espíritu a una inspiración súbita o impulso directo a cierta acción. no resuelve todas nuestros cuestiones morales. “Los escritores bíblicos SÍ ofrecen una direc¬ ción útil. “íT. aun ai muchos de loa detalles faltan de ser llenadas.* Dos maestros de ética con temporáneos han apelado a sus colegas a racunaidünir el papel de la Biblia en la ática cristiana. sin embargo. un estilo de vida de “vi¬ vir bien". así como en pensadores modernos como T. las virtudes o los valores? ¿Lo que yo determina lo que hago. trabajan juntos para produ¬ cir la música que llamamos visión moral. El ser afecta el hacer y el hacer determina el ser. No siempre es sencillo descubrir la voluntad de Dios y discer¬ nir lo cornéelo para hacer hacer lo correcto es igualmente difícil. se requiere una eségásis hábil y una sana hermenéutica. la ayuda y dirección del Espíritu en opciones morales. Hay tres componentes principales en esta . En suma. nuestra convicción es que ambos. no existían en tiempo» bíblicos.para el desarrollo del carácter cristiano y para tomar deci¬ sion's murales. 4:1) como ministros de Jesucristo. Bruce Birch y Larry Rasmussen tienen un caso fuerte para la Biblia como la principal autoridad “formativa y normati¬ va. es un reto de toda la vida. I ministros éticamente serioK leerán Ion grandes libros que informan e inspiran bacía una semejanza a Cristo. l*a oreción es un vinculo vital con la mente de Dios y con frecuencia la forma final de confirmar la voluntad del Padre. conducta y visión moral en una vida digna del “llamamiento con que fuisteis llamados" Ef. Al iniciar una discusión más amplia de la ética ministerial. Aunque algunos profesores de ética creen que la clave pera la moralidad es el desarrollo del carácter. Hay otros recurs™ . decir sencillamente: “Sigan la Biblia”. así como el desarrollo de la fortaleza para hacer lo correcto. “ser bueno" I ca rácter i y “hacer bien” i conduela i son necesarios. entonces. Para aplicar propiamente Ian enseñanzas áti¬ cas de las Escrituras á éstos y oíros problemas. También. revela que la Biblia entera incluye forman diversas de hacer razonamiento moral. Lotero y Calvino. S:R-14. En Bible and Ethics in the Christian Life I Biblia y ética en ia vida cris¬ tiana). Crecer en la capacidad de analizar cada situación correctamente: aplicar los principios y perspectiva# cristianos con sabiduría. un número igual aiyumcilLú que el secreto para la conducta correcta ea cómo hace usted ática. La reflexión morel y ia capacidad de analizar situaciones son ayudas muy importantes para lomar decisienes. S. como la inseminación artificial y la moralidad en los medios de comunicación masivos. Ion ministrort cristianos deben usar todos los medios a su alcance para descubrí r y hacer lo recto. La Biblia tiene una veta rica de oro ético que puede extraer el ministro “que traza bien la palabra de verdad" \'¿ Ti m. Sin disminuir la importancia de ninguno de loa dos. La palabra “verdad* incluye supuestamente la verdad moral. también creemos que da discernimiento a loe cristianos en medio de reflexión seria sobre decisiones morales. El proceso de aprendizaje de Lo que es moral para el m¡niatnn cristiano. La creencia profunda en la mente de ambos autores de este texto es que la mejor palabra para describir la vida moral del ministro es integridad. Las opciones morale# del ministre 51 Lewia ñmedea y Stanley Hauerwas.13. B. el medio subjetivo de revelación. 2:15). el primer grupo que encuentra el poeta en el infierno son aquellos que no pudieron lomar una decisión moral. Estas lista# de recursos noa traen a la mente una diatindón imputante. es nuestra recurso primario para li¬ ncamientos úILCUü. ¿Qué de nuestra tradición cristiana. Es¬ to Fue verdad en la vida de Jesús (Luc.

El dice que los individuos no no acercan a una opción moral objetivamente. en una comunidad o en un merco social. determina lo que usted hoce. nos obliga u repensar nuestro uccrca mi onto total a la ática personal y social. entonces en el espíritu. Court un taburete de tres patos. El significado da carácter El carácter es básico paro todas las decisiones éticas. 6:5). no es hacer el ‘mundo1 mejor o má* juste. pura definir estas tres dinámicas en la vida mural. por lo tanto. En los artos recientes. porque loa mntivoa equivocados nulifi¬ can las buenas acciones. Quizá ningún escritor moderno ha bocho más hincapié en el papel del carácter en la ótica cristiana que Stanley Kauerwas. De acuerdo con Wi] limón.rdud en sus enseñanzas. Beecher ciertamente no es el único predicador que sangra. en¬ tonces el ministro cristiano debe interiorizar "tanto las deman¬ das y los limites de la vida profesional hasta el punto de compor¬ tarse áticamente la mayor parte del tiempo como por instinto. En su punte de vista. Formada por nuestro tener ciertas intencione* tn v« do otras. tradicionen. lo que somos. carácter no es tan fácil do definir. valores y visión. Todo principia con el desarrollo de la vida interior: eso que lla¬ mamos carácter. os también un asun¬ to de hacer y un asunta de vivir.H. Más importante para la labor que tenemos en mano. sin embargo. "más bien. si no en la carne. el lugar de su origen. es la necesidad de entender cómo »e forma el carác¬ ter moral y cómo funciona en la vida ática del cristiano."11 William Willimon lo llama la orientación nunl básica que da unidad. "La primera tarta de la ótica social cristiana. conducta y visión moral o integridad. cada ministro ha mentida el pesa de su propia humanidad. sino porque jugaban el popel de hipócriten tí>:2íi. los términos virtudes. 13:13). Si el carácter es esa ‘‘orientación moral" interior que confor¬ ma nuestras vidas en "modelos significativos y predecibles". cada per¬ sona trae las disputaciones. obviamente. el principio del amor y el de lu naturaleza moral Ulterior. Lüs eruditos están de muerdo en que éste men¬ saje monumental contiene la esencia de la ótica cristiana. con La persona real que somos capaces de llegar a ser. Fijó la mirada en ambas. no porque sua actos fueron equivoca- I. experiencia. nuestras escuelas y nuestra sociedad. el carácter se forma consciente inconscientemente.11 "Sea un buen ministro an un mundo que no os tan bueno" os. 5-7 h. Quizá esa es la razón por la que ae enrió "peligrosa mente". Condenó la justicia superficial de muchos escribas y fariseos. el rostro que rio mientras se afeitaba lo preocupó. La pregunta no es: "¿he fu Iludo alguna va?" Más bien es: "¿cómo vivo romo ser humano en el mundo sin ser controlado por mis apetitos humanos?" Oran parte de la respuesta la encontramos al combinar esas dos imágenes en el espejo: síntesis de la persora ideal que debe¬ mos ser. especió! mente on el Sermón del monte (Mat."117 Esta realidad. Los profe¬ sores de ática algunas veces usan.Albert Knudson íueltnla que Jesús sustentaba dos principios que todos loa cristianos acepten. Furmandü nuestros habiten e intenciones en raedelu significativos y predecibles que Kan sido determinados por nuestros convicciones dominantes. Aunque el reverendo Beecher tente una imagen ideal de si mismo en la mente. sirvo ayudar a la gente cristiana a formar su comunidad consecuente cor BU convicción. el segundo es la Llave a la moralidad cristiana: carácter. ól hizo hincapié una y otra vez en que el carácter precede a la conducto y que la moralidad es asunto del coraron i 5:3-48 i. Todas noso¬ tros nos hcmoQ cortado. o Una definición en una sola oración o una descripción de un párrafo. “porque todos pecaron" (Rom. Sentía vergüenza de mirarse a si mismo a los ojos. es el determi¬ nante último de lo que hacemos. un asunto de ser.»*" Dpciunm múrale* del nÚdítL» 53 dos. Ser bueno: La ética deJ carácter Henry Ward Reecher vio dos imágenes en el espejo del hotel la luche anterior a las conferencias en Yale.ETICA MINISTERIAL tarea: carácter. definición y dirección a nuestras vidas. nuestra iglesia. 3:23 ) En una forma u otra."14 . el hombre que quena ser y la persona en la que se había convertido.» El primer principio es la virtud cristiana suprema {1 Cor. se necesita eada uno de estos soportes áticos para preservamos de caer y fallar en nuestras opciones morales. sin embargo. no pueden hacer justicia a La complejidad del concepto decarácter. herencia y virtudes que él o ella ha cultivado "l4 Estos 'hábitos del corazón” K desarrollan desda las comunidades a las cuales pertenecemos : nuestro familia. Quién en usted. el enfoque para tomar decisiones ha cambiado al papel del carácter y a la comunidad. que el ser da forma ul hacer. Aunque lodos tenemos una idea de Lo que queremos decir con el termino. porque eso significaba hacer frente a su propio fracaso y desati¬ no. Jesús dio importancia a c>:i -. El tcdlugo Sien ley Huuarwas describe el carácter como "la cualidad o determinación de nuestra propia Fuerza. Jesús ensebó que es fútil orar o dar obsequios a los pobres para "ser honrados por los hombree" Í6:1'8J.

A pesar de estos peligran que ]a rodean. 2 ( Durante mucho* siglos la vida cristiana mora] no ce naide ra¬ ba mayormente un asunto de perseguir las virtudes correctos.esfuerza por ser "una persona de integridad religiosa. Mucha maldad viene de la corrupción del bien. virtudes recibidas de la revelación de Dios.”1 Los profesores de Seminario. Gaylord Noyce. ln virtud ero el concep¬ to central puro ln reflexión moral.-prudencia. laa cosas pequeñas la diferenciu entra las COHBB. A estas virtudes cardinales ellos añadieron las tres virtudes teolo¬ gales de Te. si hay un "movimiento-. a vetea manipulamos la verdad para acomoda ría a nuestras propósitos. la cuestión primaria es: “¿qué debo serT La creación del carácter Damfll Ftueck ha descrito la ótica del carácter come "ética expresiva7. el refor¬ mador alemán dijo que. La prudencia o discemimtÉ'nto es la capacidad do tomar decisiones correctas y por lo tonto. inevitable¬ mente conducía a la autojuaticia.. Irfw teólogos cristianos como Aguaten y Aquino aceptaron éstos rasgos eüencmLus como las virtudes supe¬ riores que la humanidad podía descubrir a través de la raiuti. Rechazando la idea aristotélica de que k Ótica era un movimiento del vicio B IB virtud. nos ha recontado que La no tura luía humana tiene una capacidad tremendo de nutnen- Las opciones mura tea del ministre 55 gaño. Para I» griegos. sino non veraces. OS "integridad fier. Lewis Smedes esto de acuerdo. Un minis¬ tra debe ser "una perito ti u de integridad que no sálu Ilute k COsa 'correcta' sino que es una persono hui10nlbk". lo que es excelente y lo que solamente es bueno7. Una es clara y distinto: es la persona real que semcH l*a otra es una proyección vaga desde nuestro ser interior es la persona que esperamos ser En lugar de pregun¬ tar siempre: “¿qué debo hacer?”.M L'oü Habilidad. una persono do fe y de sabiduría rapi ri¬ tual7..23 No puede existir verdadera ministerio cristiano sin la capaci¬ dad de discernir la verdad.” En nucetro celo por defender la ortodoxia y sostener Injusticia. Lae personan de integridad no solamente dicen la verdad. y el servicio pastoral. el evangelio que si predica y enseña. justicia. La ética del carácter ha estimulado el culti¬ vo de excelencias morales consideradas esenciales & la “buena7 vida. bu enfocado recientementc las respunsabII i dudes profesionales de los ministros en su Libra Pastoral Kthies i Etica paatín-al i. El rasgo de carácter bási¬ co necesario un Iw ministres. La pregunta que Be plantea es: "¿Qué valores morales desea usted manifestar a través de su vida y práctica í"111 El carácter consiste de esos rasgos de personalidad que son morales y que tradicional mente han sido llamados virtudes. Las per¬ sonas deben ser algo antes de poder hacer cualquier cono.140 . declara ai profesor del Seminario Fuller. Un elemento clavé en tomar dcqiflinnGH cristianas. LS del vicia y la virtud B la gracia.. y mucha vicio BP desarrolla de la perversión de la virtud. servi¬ cial y no perjudicial. el carácter H!gue Rien¬ do el factor más importante en temor decisiones éticas.54 ETICA MINISTERIAL Oomo Beecher. esperan ES y amor. uno en quien se puede confiar que es honesto. es la palabra que usa LeBacqs. temperancia 0 moderación y valor. Walter Wiest y Elwyn Smith. I*em reforrnadorea como Lotera vieran el peligra inhe¬ rente en tal búsqueda. o usamos a la gente para lograr nuestras grandee metas. es central para tomar decisiones éticas. leemos datos con una predisposición. escribió LeBacqr. Aunque no hahJa cwlJtonsu compiel" sobro lo que <ntt*titoye la virtud cuáles virtudm deberían ransideroroc funóamentalrit. Lulero creía que la búsqueda misma de la moralidad. Karen LeBacqz ahoga por dos rasgos básicos del carácter: confiabilidad y prudencia. es “la capfieldad de ver lo que nstá pasnndo. non vemw en el espeje ceda mañana. Escribiendo a los ministros. han escrito un texto básico de ética ministerial en el cual centran pl ministerio ético alrededor del núcleo de verdad "que incluye tanto la veracidad como ser veraces7. lo que es nuevo y lo que es excén¬ trico. eucribiú Noyée.33 Un teólogo moderno. también ha habido algo da sospecha sobre ella. dignifica que un ministra Cs un "sindico confia¬ ble”.114 Lo» ministras presbiteria¬ nos erren que un requisito fundamental del m misiono Clerical Os ser honesto cu cuanto a uno mi SUJO. aceptando |p maldad bajo la apariencia de bien. I/J9 filÓBofoR griegos antiguos enumeraban cuatro r. *•' aroptoha que la utuidtruidn de la moralidad empezaba con descripciones de la vida virtuosa.iagos o virtudes cardinales: prudencia o sabiduría. Reinhold Niebuhr.27 El profesor de Yale. justo. Una vez que se Lograba la vida virtuosa. se creía que uno KU había convertido en una “buena persona” Si bien la virtud ha tenido un lugar imporianto en La ética cristiana desde el principio. como puro lo* cristiano»..ÿ*1 A través de la historia. El carác¬ ter ministerial requiere tibsol u mínente ron fi ubi I idad . wntemplando doe imágenes. Esta virtud ayuda a los ministras a percibir lo que se requiere de ellos en cualquier situación. Un pastor responsable de Dios m. El ministra cristiano debe sor no como Judas sino como Jesús.

par In general puede contarse que continuará el mismo patrón en el futuro. Sin gratitud no puede haber integridad: la ingratitud falsifies la vida al comienzo. no solamente hacer. Lu vida moral dul ministro debe revelar un racimo de virtudes significativa*. sino que unidas en relación una con otra producen una pereona inte¬ gra. cade una dependiendo de la otro. ha per¬ manecido un primera linea en la ética ministerial. pero ai una persona que está siendo atxm Rejada amenaza con sui¬ cidio. no sólo la función. coraje.3* No sólo loa virtudes individuales nos ayudan a ser majares personas."36 "Yo no simplemente desempeño un miníate¬ nos yo aoy un ministro. «ha una mirada incisiva al carácter. Pora lograr un buen carácter. retener esa información ea más un vicio que una virtud. y segunda. Por ejemplo. Dennis McCann ha pro¬ puesto un rasgo de carácter único como el distintivo de la ótica ministerial Voy a argumentar que ana capacidad de antoaacrificlo es y debe ser el primer principio in Hispen Bable para la ética mi material. Ciertamente rao es básico. Smedes concluyó que el carácter es una red viviente que vincula todos las virtudes. "una medida de dis¬ creción" dejando "el juicio último el individuo". no siempre es clara. Hace artos. el carácter es el vínculo entre el pasadn y o) Las opciones murales del ministro 57 fu turn de una peruana. integridad.34* Repelí admito también que en esta individualidad deaeansa una de las debilidades de La ótica del carácter LOA valones mora¬ les sociales e instilucionaies no se basan con frecuencia en ética personal . Nolan Harmon lo puso en forma sucinta: HE! ministro cristiano debe ser alguien artes de poder hacer algu¬ na cosa . generalmente se basan en metas de supervivencia social como la ganancia económica. La vestidura clerical nn garantiza conducta ética.ETICA MINISTERIAL 56 En el texto que recientemente produjo el Grupo de Estudio de Etica Ministerial del Area de Chicago. ee básica a la ética ministe¬ rial.ÿ37 Aunque el ministerio ha cambiado a través de los años. Un ministro que ha probado aer digno de en nw relacionen eclesiásticas previas. identificó las cual¡.. "l-o que el ministro en «rí ou mía grande sermón. precisa¬ mente porque el papel He loa ministre# en cualquier seriedad es ser ios portadores institucionales de cualquier aprendizaje v ensefianza sobre el sacrificio que inevitablemente se da en esa sociedad 31 Aunque se dirige a la función social del ministerio. Su trabajo depende de su carácter personal-"3* Numerosos escritores a través de loo artoo han hecho sonar la misma nota de conviceibo. De hecho."33 “Lo que él hace a voces no es tan importante coma lo que él es. En este libro sobre el carácter. Actuar áticamente implica más que el sóln tener un carácter moral puro. "un cierto sentido de calma en hacer lo correcto y valor en resistir lo equivocado". están do acuerdo unánimemente on que le moralidad ministerial siempre principia curt el carácter. porque ruando pcrdrmcw rl juicio no iwdeffli* ver lo que está pflKArtdu¡ y Cuati do no pudrirme ver lo que está pasando. Y ti valor necesita d«cermmiefttii pera que (fchdamú* «r le que H-MIM pujando y saber cuán¬ do la valentía nos llama a actuary cuándo nos llama a permanecer donde estamos. Los ministros sabios..33 La centraJidad del carácter La ética del carácter. la confidencia puede un rasgo al cual usted está comprometido en el ministerio. deben aprender cómo manejar la« estructuran sociales dentro y fuera de la iglesia. Para vivir la "Vida buena* y convertirse en una "persona bastante buena". El libro de Lewis Smedás. lo que existe bqjo ese atuendo afecte significativamente rada opción moral. generalnu-n U' IrmimuiftiHc haciendo un ambrollo de HMAA. La integridad es importante. Aunque estas escritores difieren sobre qué es la virtud más ] m portante de los ministros. Un estudio de tres artos realizado por la Asociación de Eutualas Teológicas. De manera semejante. se necesita vivir con cualidades comunes como "gratitud. sin hacer cose de tradiciones de nom i naciónales específicas.H . Cuatro de las cinco cuructcristieüB principales enfocan al ministro como uns persona.dudes que la gente du la iglesia busca un loa ministros jóvenes. PITO la integridad necesita valor cuando la ho¬ nestidad corre el riewe de dificultad. las tros imágenes que clasificaran como los menos destables también tenían que ver con problemas de carác¬ ter. Como Lo ha puntualizado Kectk. la ética dtl carácter habilita a los ministros y a otros profesionales a cumplir su papel en dos formas: primera. discernimiento y amori1. es central al papel del ministro. A Pretty Good Person (Una persona bastante buena!. Hay un canse neo dominante de que el carácter e* central al papel del ministro. de tal modo que lo que afirma osu carácter. entonces. Todas las Cuarenta y Ocho denominaciones estuvieron de acuerde en que el "servicio en humildad" es muy importante. este lema de ser. tÿra el diocemimionlo wwétfl eutnwmtrnl. a la vez que retienen AUA convicciones intimas. autocontrol. pero la vida moral es má. el profa¬ nar de la Universidad DePaul argumenta que esta “capacidad para autosacrifirio" debe ser La marca de la ética ministerial . LeBacqi croe que la ruase pone la fuerza en la humildad más que en el servicia. La forma co¬ rrecta de expresar loa virtudes minieiteri alea en liu Hi Lema* de la vida real.

Actuar en Turmas tanto faltas de ótica como indiscretas. la administración del tiempo. ¿Qué queramos decir por valorea? Los valorea aun “bienes morales que realizan en sociedad". Cuando alguien viola un va¬ lor aceptado. por qjemplo. el murqe tomaba un voto de pobreta: pare huir de las locuras de la carne. hacer gira en torno a loe va¬ lores. un tcEcev&ngelista prominente fue fotografiado saliendo de un mulct con una prostituta. Foster nos llama a reexaminar el dilema monástico. el célibe hacia voto de castidad: poro conquistar la voluntad interior. « Con anterioridad hicimos notar que Wioal y Smith identificurtffl la veracidad come» el problema central de la ótica en el minis¬ terio. lujuria y poder Las opciones morolos del ministro 59 J. AL carácter y a SUS virtudes deben añadirse la conducta y sus valores. El comportamiento ministerial ea on ingrediente crucial en el ejercicio del ministe¬ rio. Clark Hensley ha c. En lugar de aceptar el ideul monástico sin critica. Tradicional mente. Póra estos profesores. Una semana des¬ pués. pue¬ de comprometer seriamente la capacidad de una persona pura servir n la iglesia de Jesucristo. la competencia. su libre revisa la lucha primera del ermitaño con la “m un dan alidad" Fare renun¬ ciar a loa valores materiales de la suciedad. Al lado de una salu¬ dable integridad da ser. Pidiendo a los cristianos que reconsideren la búsqueda monástica de la espiritualidad. el plagio. el dinero y el poder. diferencias teológicas con les lai¬ cos. El teólogo cuáquero Richard Foster ha Llamada la atención a estas tres tentaciones. han sido llamadas a ser una comunidad alternativa. Hace unos cuantos artos. crecimiento teológico y confidencia. “Nos enfrcEitamoscon la necesidad de enmarcar una respuesta contemporánea a los problemas del dinero. Loa espejos de loa ministros tienen muchos puntos débiles que con frecuencia se rompen hqjo presión. observó algunas rayas *n el cspqjo del hulet. se necesita un método ce ns latente de hacer. Después de una confesión (con el rostro hartado en lágrimas) por televisión. Una mujer que acompañaba a este evangelista en su vehículo cuando recibió tres multas de tránsito. lu tentación genual y la devoción. El srxo se usa para adquirir diñara y poder. el len¬ guaje.'"11 El mundo dei ministra con frecuencia se asemeja a un antiguo coliseo romano con tres leones vengue codicia. el principio de veracidad se aplica hoy B los ministras ordenados en cinco areas de ministerio: car¬ tas de recomendación. él defendió su retomo al pulpito diciendo: "¡Dios me dijo que lo hiciera!" ¿Cómo puede este hombro sostener su credibili¬ dad como ministro? El significado de los valores Como el sor se centra en virtudes.writfl un manual práctico para minis¬ tra» jóvenes titulado PnachiT Behave' (¡Compártate. Hacer bien: La ética de la conducta El espejo de Hemy W."41' Lo* ministros modernos aun especial mente vulnerables a es¬ ta trilogía de tentación: tas tree están relacionada» en forma única. Estas imperfecciones distorsionaran la imagen que Vió. “una Koeiodnd conformada e infor¬ mada por el verdadera carácter del Dina que encontramos revela- . un periódi¬ co informé de un nuevu incidente. Unos pocos meses después. recordándole quizó que su propia vida cataba ó punto do agrietarse como una falla geológica. amenaza las creencias unificadnras de esa comuni¬ dad. él continuó su ministerio. los libres dirigid™ a Ion pastores han enfocado ciertas áreas de con¬ duela que parecen tentar a los ministren más que otren. predica¬ dor!) Un capitulo está dedicado EL lu integridad. pera un examen de cerca seguramente hubiera revelado algunas frac¬ turas. obligaciones y aspiraciones que guían al ministra cristianó para hacer elecciones correctas. la mala conducta ética de Les ministras parece mayor en relación con el sexo. la iglesia cristiana. la honestidad financiera. dijo que era uno prostituta a quien el predicador había recogido para tener relación sexual con ella. Y ol podar se le llama a moñudo 'el mejor afrodisiaco. Pora los cris¬ tianos. "El dinero IH manifiesta como poder. Las perspectivas.4-1 El punto de Lodós estos autores es óste.6H ETICA MINISTERIAL que sencillamente uer una buena persona. Foster desarrolla sU Concepto de la Vida Cristiana disciplinada en oata búsquedu monástica y la hace pertinente para nuestra día. en el cual cL diri¬ gente denurni nucioilal iden tífico Vüríui problem as coniu cruciales particularmente para los ministros: La confidencia. disparando un te¬ rremoto de gran magnitud. Las gentes de fe. Debido n la naturaleza de la profesión y a la vulnerabilidad union del ministro. ct sexo y el poder. la libertad y la justicia son valores im¬ portantes. el recluso prometía obediencia n la autoridad eclesiástica Previniendo a nuestra generación a no juzgar mal los monas¬ terios.44 Son los ideales y los conrepto* qUp cualquier grupo considera de gran valor. Beecher tal vez no estuviera roto. plagio. Al mirar fijamente ni espejo esa noche. Estos temas se discu¬ tirán ampliamente en el capitulo 3. Una función de un valor es hacer ver tas consecuencias del comportamiento en la sociedad.

las iglesias. une vertical y uno horizon¬ tal aun el cumplimiento de toda la revelación del Antiguo Testa¬ mento (v. Una de las formas un que dis¬ cernimos lo "bueno'.4*5 Esto? tienes* esentíale? revelaban la naturaleza y carácter de tes-. Al considerar el ministro el papel de los valores en la vida ética. 2M7-8&Í. recto y justo. espera que c! pueblo de su pacto ame Curtí ú di amó. Jehovah vuestro Dios. LA cuestión de lo* ablqiKiane» Después de determinar las perspectivas teológicas que rus arraigan. "donde la gente lleva a cabo fielmente la tarea de ser testigo de la realidad del Reino de Dios"45. Levitim 19:2 e? el nhema df nuestra creencia ética: "Sed santos. ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?" (Mat. 40). Estos do? mandan lento* de smor. debido a un juego diferente de valores en loa grupos sociales. El clima* de la revelación de Dios fue la encamación: la vida. especialmente en la historia de Jesús en los Evangelios. lleno de gracia y de ver¬ dad" i Juan L: 14). "Y el Veri» se hizo carne y habitó entra nosotras.50 e* satisfecha hasta . cuando se etiqueta La ética de obligación (del griego drantosi. Es la respuesta a la pregunta del intérprete de la ley: “Maestra.60 ETICA MINISTERIAL do en lus historias de Israel y Jesus'*5 Lo* escritora* bíblicos a menudo usan la palabra bueno pare identificar les valores moralee y espirituales. Darrell RfeeeV puntualizó que "si una de las debilidades de la ética del carácter en especificar con claridad lo que una per¬ sona debe hacer".. y contemplamos su gloria. No obstante. tanto en la forma en que Dios se relaciona con su creación como en la conducta que se es¬ pera de aquel los creadas a imagen de Dio? (Gén. El amor cristiano puede parecer estar ausente de las decisiones como quién posa las prestaciones médicas para el ministro la justicia es probablemente una meta más realista. fi:SJ. la? obligaciones que nos unen. el cristianimH] es una Fb Otica por¬ que Jehovah. ciertos valores han permanecido como recordatorios al puebla de Dios de que eran "cjttrapjcros residen¬ una colonia. De e?tos valore? vienen la? perspectivas teológicas que nos arraigan. Hombre moral y sociedad inmoral»7 Aunque el amor ea el ideal para Las relacione* personales. Ií27).- Din*. porque yo. No hay ninguna otra re¬ ligión en donde el fundador histórico e* él mismo la norma y la ilustración de lo* valore* que profesa. loa individuos y los grupos tienen diferente* posibilidades morales i como lo sugiere ol título do su libro. una isla de una culture en medio de otra". o* por medio de nuestro entendimiento de in naturaleza y la voluntad de Jehovah para la humanidad. Esto es fundamental. el Dios cuya nalursioza ce 'amor inmutable" ifJw. entonce* "e*a deficiencia cierto punto por la ética de obligación'. « la base para nuestra forma ética de vida. Tuda la vida de JKHJ* estuvo en perfecta armo¬ nía con lo* ideales etico* que él ensebó. él te ha declarado lo que ea bueno! ¿'Qué requiere de ti Jehovsb? Solamente hacer justicia. Los valoras morale*. ¿Hay deberes que obligan al ministro í ¿Hoy iíiiporfilivos morolos cjiic ti ministru dtrbc seguir siempre? U cuestión deontelógicn es: "¿Qué deberes *un necesa¬ rios para el ministro?. Como lo pone Niebuhr. Una afirmación captura la esencia de la ética de Jesús. amar misericordia y cami¬ nar humildemente nrt tu Dios iMiq. A través de los siglos. ¡Oh hombre. Laa normas que nos guian y las metas que nos motivan La pregunta teológica Asi como la virtud hace hincapié en el carácter moral inter¬ no. 11:1-41. En otras palabras). como la gloria del unigénito del Padre. denominaciones i generalmente operan por un juego de valores diferente. soy santo' La fu bíblica ES una religión ética parque el uno y único verdadero Día* VH santo.11' Para los ministro* de La iglesia esto es un recordatorio de que los grupos sociales (comités. la primera pregunta que surge es teológica: "¿Qué va¬ lore? more Les estabilizan al ministro?" Ppra la ética cristiana es básico nuestra entendimiento de la naturaleza moral de Dio?. este acercamiento busca definir lo? principian morale? a leyes que de necesidad deben ser obedecídoH. La respuesta del Rabí de Nazarat se basó en dos pacajes clave del Antiguo Testa¬ mento: DeuLeronanua 6:5 y Le vitico 19:18: UR opciones morales del ministru ‘Amirii at Señar tu Dina can todo tu camión y can toda tu alma y con leda tu mente Este es el grande y el primer i mandamiento Y el segunda es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo* (Hat. son una gula principal para la conducta ética. S2. en las organizaciones sociales con frecuencia la justicia es lo mejor que pueden lograr los humanos. El carácter moral de Dios se revela a lo largo de toda la Escritura. muerte y resurrección de Jesucristo de Nozorat.36). Nuestra nueva relación hacia Dios y el Creador de la comunidad redimida. hay un segundu asunto. los valores enfatizan Los ideales morales que se realizan des¬ de fuera. enmu el amur y lu justicia. Rcinhold Niebuhr ha recordado a los creyentes contemporáneas que el amor auto&aarifieial generalmente no Funciona en sociedad.A voces.

son extranjeros indocumentados en el reino de Dio». sin embargo. ¿Y qué de un código de ética para el profesional de la iglesia? Mucha» profesiones conllevan obligaciones específica». los dogmas de la iglesia y los credos autorizados de conduc¬ ta que eliminan el sacerdocio de cada creyente. Las dos tabla» de la íey no fueron ni diez sugerencias ni opciones de selección múltiple. nunca como un medio. Lns ñormus bíblicas nos dan guía para las decisiones ordinarias. El infante ético y el autqjuato. Pero es fácil para los ministros convertir la Biblia en un libro de reglas. y quizá esta ca la más grande debilidad.u Aplicando esto a los ministro». Un códign nunca puede cubrir toda circunstancia ponihle. ¿Puede un profe¬ ta de Dios tomar esto» mandamientos en serio sin convertirse en un fariaen legalista? Primero. Rose. La mayoría de Los evangélicos se oponen a los pronunciamientos píe pales. El legalismo ba sido siempre un virus de la religión. el minis¬ tro de la iglesia debe entender la relación entre las normas y loa . 5:38.*" La» obligaciones también incluyen reglas. loa cuales deben seguirás sin excepción. 241. Las reglas también describen ia clase de persona que lo» cri»- Lad opciones inórales del ministro 63 lianas deben Eter. D. Páre Hálvar una vida. normalmente ex¬ presad™ en un código de ética sancionado por algún comité de vi¬ gilancia. IB gratitud. W. Ejemplos de deberes prima facie son la fidelidad. Las dos palabras latina» significan Hde primera aparienek" y sugieren para Rus» lo» deberes que deben seguirse. 1™ deberes de beneficencia (IB ayuda a quienes no pueden ayudarse por si mia¬ mos) y el no hacer mal (no lastimar a otrw). desarrolló su propia lista de absolutos.7:12) y el Llamado a no ven¬ garse (Mal. La Biblia da guía específica sobre muchos asuntos. algunos haá sentido que ES nece¬ sario decir una mentira (Eu. Uno fue el axioma de tratar siem¬ pre a Las penspnaa como un fin. como la Regla de Ora (Mat. la cuestión de códigos ministe¬ riales se relaciona con el valor de las reglas y los peligros de la ética prescriptive. 2). En tiempos de Jesús. El Capítulo 7 tratará esa necesidad y propon¬ drá la posibilidad de un código de ética para ministros. Los ministros debe¬ rían tener más conocimiento. para mantener algunas leye» se requiere quebrantar Otras. 12:13). En ia» cartas paulina» apare¬ cen varias listas de vicios y virtudes: los nuevos gentiles «uwertidon en un mundo romano pagano. Ambos Testamentos definen en detalle el com¬ portamiento que se considera moral e inmoral. abogados y científi¬ cos.62 ETICA MINISTERIAL La Biblia no» da varios ejemplos do deberes déuntológicos. Karen LeBacqz escribió que “ciertos actos tienden a ser correctos por causa de la naturaleza del. descansar en los juicios de un héroe religioso. a menudo expresada» en un código ético.I-n» Diez Mandamientos fueron absoluto» morale» (E*o. a lus que llamó deberes prima facie. “Teme a Dios y guarda sus mandamientos. inmoral. pero muchos de nosotros somos cul¬ pables en ocasiones de regresión a alguna antigua lista de “hacer y no hacer". con sus reglamentaciones meticulosas. pa¬ recería sugerir un juego similar de reglas de conducta mutua¬ mente aceptadas. 39). lÿe doctores. Los imperativos morales del Nuevo Tes¬ tamento. La casuística judia. decir IB verdad. siendo iguales todas las Otras Cosas: Cumplir lúa promesas. continúa reduciendo la fe de Abraham a una serie de reglas.1’* Un moralista más reciente. por varias razone». 1:19). Los llamó “imperativos categórico»'. afirmempH que las regk-i si tienen valor. incluso acusando a Jesús de quebrantar la ley de Moisés (Mar. Los cristianos también son llevados hacia «1 legalismo. una lista de leyes nunca es suficien¬ te. ejercen dentro de limites autoim puestos.44 La naturaleza profesional do la labor del ministro. Para guardarse del legalismo incluso subconsciente. pues esto es el todo del hom¬ bre" <Ecl. ¿Cóma debe enten¬ der el ministro las normaa bíblicas. El legalismo es una base inadecuada para tomar decisiones. de to¬ dos los día». normas híblicas también informan al mundo incrédulo lo que deben esperar de loa discípulos de Jesús. En este punto. Esto C» especialmente Cierto para Ion nuevo» cristia¬ nos. necesitaban guía in¬ mediata para sus vidas cotidianas.41 El filósofo cristiano Emanuel Kant es llamado a vece» el "de¬ cano de los deo ntól ogos" Kant concluyó que hay absoluto» mora¬ les universales. Estudian cómo actúan en cierta» situaciones quienes han sido captad™ por Jesucristo. los rabinos ortodoxos perdían el espiritu de k ley. no hacer TUB! y practicar la beneficencia y la justicia. También. el legalismo casi siempre estorba la madurez moral y estimula el orgullo egoísta. En su celo por mantener la letra de k Tora. ks Leyes del sábado se habían convertido en restricciones gravosas. I<as reglas tienen valor positivo. acto mismo"/4 La profesora dn ática hizo una lista de Las si¬ guientes responsabilidades como obligatoria» para los ministros. 2:23. Finalmente. o permitir que alguna tradi¬ ción de la iglesia se convierta en regla de fe. Primera. 3:1. los código* de la iglesia y IOS edictos gubernamentales? Las leyes son Escritas para ser obede¬ cidas. la justicia. son “ideales étiws y principios que están implícitos en esa nueva relación con Dios a la cual entra un hom¬ bre Cuando el reina so establece dentro da él". en lugar de buscar la voluntad de Dios.20:1-17). que son niños moral y espiritualmcnte al principiar esta nueva vida en Cristo (1 Cor.

20:14). no condena el deseo sexual. Con mucho valer y alpe de angustia. decidir qué bienes morales en la sociedad son dignas de preservarse y qué . y no L'l hombre puní el sobado" 'Mor. 1&:1Í9. articuló una regla que llamó utilitarianisino. Esle enfoque sobre las en n see u encina ha suscitado atro problema ético: cóma actuar en tul forma que produzca un mejor estado de cosas. ea que usted nunca sabe sobre seguro cuál pueda ser la consecuencia. El resultado final de cualquier opción moral debe ser tomado en cuenta como parte de la decisión total. John Stuart Mill. la ética de aspiración que pregunta: "¿Cuál es el propósito n resultado fi¬ nal de mí acción?" Telo* es la palabra griega para fin o meta. enfrentó un dilema. su meta era llevar el mayor bien al mayor número de perso¬ nas. El apóstol Pablo a menudo evaluaba las cotiHecueneias antee de lomar una decisión final.El ministro cristiano debe siempre deplorar la necesidad de tal elección y debe esforzarse hasta el día cuando dichos conflictos puedan ser eliminados o. no por una obligación poliposa. sin embar¬ go. B. sino probable* mente para conciliar a lea dirigentes judeo-chatianos (Hedí.*7 LA cuestión de las consecuencias laja valore* también tienen que ver con la teleología. 1É:3J. mi- nimitados.Hacer bien es un asunto de valores. La literatura de la sabiduría rara vez turna IJ forma imperativa. Expresado como un principio. sino generalmente da consejo práctico sobre cómo lograr la vida buena 'Prov. ¿Revelaría que h» judíos estaban encendidos en BU casa. como decía a me¬ nudo T. por supuesto. Una ves hizo un voto y se rapó la cabeza. decir la verdad significaba Auschwitz y IR "solución final". 2} o ei en* gato de Elíseo a los soldados sirios \ 2 Rey. más que lo que una nrt» equivocada cuvierte a «TI violinista de «Adrrío c* visíinista de baile campeeínu. por lo menos. es sobre principio» múa que reglas. Cristo dio importancia a loe motives. porque ~el sábado fue hecho para el 1 Mimbre. La cuestión ideológica surge generalmente cuando dos v&lo* rea parecen estar en Conflicto Cuando loa nacía llegaron tacando a la puerta de Carrie ten Boom durante la Segunda Guerra Mun¬ dial. Pero ti v*N M acostumbra a tetar una nota equivocada. El valor del utilitarianisms es que fuerza a una persona a considerar todos los factores pertinentes en una decisión y sue consecuencias. Una esposa Le pregunta a su pastor. 9:101. Aparentemente." El énfasis ético de la Biblia. cuando sólo pueden ser una forma de salvamos de la dificultadLed rio a alguien una mentira 'blanca* no convierte a une persone ínte*rs en mentirosa. Las parle¬ ras de loe hebreas que "temían a Dios" tama ron su decisión de engaitar al Faraón sobre la base de las consecuencias: salvar a loe bebés varones. En bre¬ ve. El propósito de esta palabra de Dios era proteger el matrimonio y la vida familiar. Su decisión fue como IR de Rqjab cuando despistó al rey de Jerioó íJos. o mentiría a la destapo? Su decisión implicaba cor HecuenclaH . En el Sermón del monte. Por ejemplo. pueda Llagar a ser descuidado consigo mismo y convertirse en un violi¬ nista más. 18:18 L práctica que siguió en otras ocasiones ( Hcch. 2:2" i. Dios aprobó su decisión (EíO. Un ministro puede creer que una familia responderá punitivamente cuando Mié le informe del problema de droga de un adolescente. el séptimo mandamiento: 'No co¬ meterás adulterio" fEso. Alas ton a sua estudiantes. la heroína del relato histórica El refugio secreto.64 ETICA MINISTERIAL valores. Las LO n sccui-nciüH catán presentes tanto on él Antiguo tomo en el Nuevo Testamentos. El Betor del sábado estaba preocupado de que no se perdiera en casuística judía el propósito del dÍH de reposo. E3 filósofo social y reformador del siglo diecinueve. puede ocurrir lo contrario. el séptimu manda¬ miento en el Decálogo declaraba: "El matrimonio es una unión sexual íntima que excluye a toda oirá pareja sexual que no sea el esposo y la esposa. escogió un 'mal menor" para lograr un bien mayor: ella despidió a los soldados. no olvidemos nunca que el "mal menor' es siempre un mal y no un bien. mando pudo haber sido un artista 4® Para «I ministro «F un buen ministro ea asunte dé aprender cómo hacer bien. hacien¬ do ver que los buenos actos pueden ser corrompidos por razone» Lae opciones morales del ministro fifi equivocadas. Su debilidad. “ MS-ÜIH Jesús tuvo numeroso* conflictos con los lideres religioso* so¬ bre la observancia de las leyes del sábado. Lewis Emedes nos recuerda que en los ‘caminos torcidos del mundo1" podemos engaitamos a nosotros mismos creyendo que nuestras mentiras "blancas" son galantes. 6). quien está aconsejando a su maridó. Cada regia bíblica expresa un valuta este valores la ra¬ zón tras la regla. A voces un ministro debe decidir si revelar toda la verdad ha¬ ría más daño que bien.¿Es culpable el ministro de quebrantar el Octavo Man¬ damiento si calla lo que él sabe? Aunque pueda parecer ser lo mejor que usted puede hacer en alguna circunstancia singular. si su esposo está teniendo una aventura. Un espíritu arrepentido está en orden.

Henry Ward Beecher limpió la sangre de su rostro afeitado. que es el más singular de loa tres. Es un ideal moral. Karen [ÿEacqz no obstante. un bien conocido y altamente estimado predicador de la Inglaterra del siglo diecinueve. induce on nucesira capacidad para tomar buena* aleccioné* morale*. En contraste vivido está IB hifltoria de otro pastor.ÿ De ningún otro profesional se espera que sea modelo de inte¬ gridad como de un ministro de iglesia. normas pertinentes a lais quo debo prestar atención y éorusecuBncias mdalES que debe considerar. Se había corlado porque en el espeja hizo fíente a una contradicción entre la persona que vio y el mensaje que él predicaba. replica: . Frederick W. "La mala conducta es in¬ excusable entre profesionales. pero notoriamente i injustificado entre los predicadores. La ática da la integridad En su cuarta de hotel. un monte Eve¬ rest sobre el cual cada ministro tiene la esperanza de estar en pie. Cuando el co¬ merciante se sentía tentado a dar menos cambio o engañar a loe clientes con artículos inferiores.6 1 Integridad OR la palabra. porqué éste acercamiento a la toma de dariaione* crea una nue¬ va forma de percibimos a nosotros mismos y a otrm. poco antee de sus conferencias en Vale. Para oí milÚHlru hay deberes morales quo dobe seguir. iba al cuarto posterior a mirar el nostro del predicador.L Hay también un tercer componente llamado visión moral o integri dod .ÿ53 Luego de desaliar la noción de que loe ministros son sohrehumanou y no sujEtos a I ah falta» y flaquezas humanas normales. Pero nueva mente debemos decir que tomar buenas elecciones morales es más que ser una buena persona IcaricLcrl y hacer lo correcto i conducta . George Wharton Pepper. Redentor y Gobernante. La capacidad de Robertson en el pulpito rivalizaba fínicamente cor su carácter y conducta cristianos.w Esta nue¬ va visión moral no sólo cumpk-la la trilogía de componentes prin¬ cipales en la toma ótica de decisiones sino que también unifica tanto el carácter como la conducta en una totalidad da vida que ce descrita mejor por el ideal moral de integridad. Un tendero mostró a un cliente una fotografíe de Ro¬ bertson que había colocado en una parad posterior. IJIS pmpcdiruf toológirais sort báíicAi» b que noaatros memos so¬ bre Dios como Creador.GE ETICA MINISTERIAL reglas. una de los pocos laicas que ha dado las ConJé rancias Y tile sobra predicación. Robcrteon. habló en notmbro dé loa Laicos cuando d ijo: ‘Es imposible exagerar el pvw que el hombre en la banca atribuye a la integridad del predicador. Vivir bien. principien e ideales aplicar a cada cuestión moral.