Está en la página 1de 13

Problemas metodologicos del Neolítico en el Sudeste de España

metodologicos del Neolítico en el Sudeste de España Citar Compartir Ana-Maria Muñoz Amilibia p. 627-632 Resumen
metodologicos del Neolítico en el Sudeste de España Citar Compartir Ana-Maria Muñoz Amilibia p. 627-632 Resumen

Citar Compartir

Ana-Maria Muñoz Amilibia

p. 627-632

Resumen Texto Notas AutorIlustraciones

Resumen

Français English

Actuellement le Néolithique ancien est très mal représenté dans le Sud-Est espagnol. L’auteur présente les nouvelles trouvailles de Hondo del Gagitan (Mula, Murcia), habitat de plein air avecjles matériaux associés à de la céramique imprimée tardive. Dans cette aire il pourrait exister une perduration de l’habitat épipaléolithi-que jusqu’au 5 e millénaire, peut-être parce que les conditions climatologiques ne sont pas idéales pour l’adaptation d’une agriculture initiale très développée dans les aires voisines. De toute façon la recherche sur cette période ne fait que commencer.

Texto completo

1. El primer problema que se nos presenta es el de la escasez de datos

referentes a las condiciones climáticas en el tránsito del Pleistoceno al

Holoceno en el Sudeste español. Todo induce a pensar que esta área mediterránea no debió de acusar los cambios climáticos de una manera

tan patente como otras zonas europeas. Teniendo en cuenta las condiciones actuales, se trata de una región de relieve muy accidentado con zonas montañosas de altitudes superiores a los 1000 m, sobre todo en el noroeste, llanuras y altiplanos entre los 400 y 800 m, depresiones interiores y una ancha faja litoral. Pero sobre todo la característica mas marcada es la aridez con un índice de pluviosidad media de unos 300 mm al año, que a veces no se alcanza. Esta pluviosidad, está muy irregularmente distribuida, pudiendo alcanzar los 600 mm en las zonas más altas, por encima de los 1400 m, y apenas superar los 100 mm en las más bajas y áridas. Aunque pensemos que las condiciones climáticas del Holoceno no alcanzaran el grado de aridez actual, es evidente que debemos considerar los datos actuales con la distribución de los yacimientos a que me referiré, para pensar en las dificultades de adaptación de una agricultura inicial e incluso un régimen de pastoreo exclusivo. Hay que pensar en que una cota de altitud mínima de 400 m sobre el nivel del mar sería necesaria, no sabemos si suficiente, para poder practicar estas actividades. La distribución irregular de las lluvias, con ramblas y torrenteras y rios de curso irregular, tampoco facilitarían la adaptación de una agricultura incipiente. De todas formas sólo apuntamos estos aspectos a título de simple hipótesis, ya que la investigación apenas está iniciada.

1 Fortea Perez, J., Los complejos microlaminares y geométricos del epipaleolítico mediterráneo españo (

)

2 Fortea ob. cit. pp 350. Soler Garcia (J.M.), La cueva Pequeña de la

Huesa Tacana y el mesolítico Vi (

)

2. La evolución de las técnicas epipaleolíticas y la perduración de sus tradiciones hasta tiempos neolíticos parece evidente. El análisis de las industrias líticas indica que en tiempos postpleistocenos no se produce crisis o decadencia en el Mediterráneo español, sino más bien una adaptación a las nuevas condiciones ecológicas de forma muy lenta, bien patentes en las secuencias de la cueva de la Cocina1. Aunque esta cueva queda fuera del área del sudeste que es objeto de esta comunicación, tenemos prácticamente sus secuencias representadas en la provincia de Alicante próxima a Murcia, en al área de Villena. La fase A,

correspondiente a Cocina I, dentro del complejo geométrico tar-denoide de Fortea, aparece en la cueva Pequeña de Huesa Tacana (Villena) en pleno VI milenio. La fase B, Cocina II, con plaquitas grabadas, podría relacionarse con las representaciones lineales geométricas del Abrigo II de Cantos de la Visera en Mome Arabí (Yecla, Murcia), con una cronología de fines del VI milenio a la primera mitad del V. Ya dentro de las fases neolíticas con cerámica cardial e impresa, de Cocina III, C y D, con una cronología a partir del 4.500 antes de C, tenemos en Villena los niveles de Lagrimal III, y los materiales del Arenal de la Virgen y Casa de Lara con cerámica cardial y elementos líticos continuadores del sustrato anterior2.

3 Walker, (M.). Cave-dwellers and cave artists of the neothermal

period in southeastern Spain. Transa (

)

4 Fortea, (J.), Algunas aportaciones a los problemas del Arte

Levantino, Zephyrus, XXV, 1974, 254 not (

)

5 Walker (M.), From Hunter-gatherers to Pastoralists Geographic Society Research Reports, (

)

National

3. Dentro del complejo microlaminar de Fortea, la evolución y cronología

resultan más problemáticas. En el abrigo Grande 2 del Barranco de los Grajos (Cieza, Murcia) parece evidenciarse la continuidad de su tradiciones líticas desde los dos niveles inferiores, acerámicos, a los dos superiores con cerámica lisa y cardial y una fecha de 14 C de 5220 a. C. en conexión con alguna de las pinturas rupestres del abrigo3. A pesar de la continuidad de la industria lítica, los niveles inferiores sin cerámica, aparecían separados de los superiores por una capa de arena eólica que podrían fecharse a comienzos del Holoceno, según Walker. Fortea4, que ha estudiado estos materiales, los relaciona con los de la Cova Mallada (Tarragona), que parecen corresponder a un Magdaleniense final sin hueso. Industrias de tipo microlítico, sin cerámica, aparecen también en superficie en depósitos que se han señalado como de comienzos del Holoceno en Fuente de la Zarza, cerca de Jumilla5.

6 Martínez Andreu (M.). Aproximación al estudio del Epipaleolítico

en la región de Murcia. XVI Congre (

)

4.

Recientemente, Martínez Andreu6 ha estudiado materiales del

Epipaleolítico de Murcia, procedentes de excavaciones anteriores. En la cueva del Búho (Cejo de la Muela, Mula) algunos elementos se relacionan con tipos magdalenienses, mientras que la presencia de laminitas de borde abatido podrían relacionarlo con un epigravetiense ; la presencia de trapecios geométricos y cerámica marcarían una evolución posterior por desgracia no documentado estratigráficamente. En la cueva de los Zagales (Sierra del Molar, Jumilla) aparecen industrias epigravetienses con ciertas semejanzas en las capas superiores de Mallaetes. En el Abrigo del Monje (Sierra del Buey, Jumilla), a pesar del poco material estudiado, también

podría pensarse en una facies epigravetiense.

7 Asquerino (M.D.).y Lopez (P.) El yacimiento neolítico de la cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén), (

)

8 Rodriguez, (G.), La cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén), Saguntum, Valencia 1980, 35.

9 op. cit. nota 7, pâg. 284.

5. No tenemos bien documentados estos niveles en la cueva de Ambrosio

en Almeria, que, sin embargo, parece ofrecer un contexto semejante. En la cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén), en el curso inicial del rio Segura, tras la fase I, epipaleolítica sin cerámica, con una fecha de 9250 a.C., la fase II ofrece industria de silex microlítica y laminar en la que destacan los geométricos de tipo « epigravetiense cardial »7, en una fase templada más fria y húmeda que la anterior ; la cerámica en cambio es de tipo neolítico medio andaluz y la cronología es incierta entre el V milenio8 y

3540 a.C.9.

10 Zephyrus XXV, 1974, 225.

6. Este periodo, que podemos situar ampliamente entre el 8000 y el 4000

a. C, corresponde en parte a la primera gran manifestación artística del

arte levantino y desde el punto de vista cultural se encuadra en sociedades cazadoras o en todo caso agrícola-ganaderas en una fase inicial. Las superposiciones de pinturas en el Abrigo II de Cantos de la Visera de Monte Arabí (Yecla, Murcia), en la interpretación de Fortea,

mostraría una primera fase, la más antigua, con representaciones lineales geométricas, seguida de las representaciones naturalistas típicas del arte levantino, que no podrían ser anteriores al 5000 a,C.10.

7. No es el momento de extenderme en la problemática de la cronología

del arte rupestre levantino, que me llevaría incluso a la discusión de esta denominación, tan genérica, que encierra aspectos muy diversos. La fauna representada coincide con la del epipaleolítico (cabra, ciervo, caballo) que continuaría sin demasiados cambios en el Sudeste español por lo menos

hasta el eneolítico en el tercer milenio e incluso más tarde.

11 Soler Garcia (J.M.) vid nota 2.

8. Y ya pasando a la cerámica cardial o impresa como posible fósil

director, al menos teóricamente, de un neolítico antiguo, hay que reconocer que por el momento su representación es muy escasa en la zona. Del Hondo de Cagitán en Mula (Murcia), proceden unas muestras muy significativas en una antigua cuenca endorreica semejante a la de los poblados de Villena en el Arenal de la Virgen y Casa de Lara11. Los hallazgos del Hondo de Cagitán, según las noticias que he podido recoger, se produjeron de forma casual en 1974, al practicar excavaciones para la plantación de almendros. Son escasos y revelan que el posible yacimiento al que pertenecieron debe de situarse a cierta profundidad, un metro o

más, ya que en superficie no se observa el menor rastro y las piezas que describiremos debieron de aparecer al practicar alguno de los hoyos en lugar indeterminado. Sería necesario practicar trincheras de exploración en el campo para tratar de localizar el posible nivel arqueológico.

9. La cerámica con decoración impresa está representada por dos

fragmentos que seguramente pertenecen al mismo vaso, una olla globular con asas de cinta, de unos 23 cm de diámetro interior a la altura de las asas. El fragmento que conserva un asa completa es de pasta marrón grisácea muy compacta y bien cocida con desgrasante muy fino de silex y mica. Sus superficies están bien espatuladas y la exterior lleva una decoración de motivos geométricos impresos. El asa está decorada con dos franjas verticales en cuyo interior hay motivos en chevron ; a la altura del asa arracan dos bandas horizontales, alrededor de la panza del vaso,

una formada por ocho líneas paralelas impresas y otra con el mismo tema de chevrons de las asas ; de la banda superior parte un motivo curvilíneo impreso que por desgracia está incompleto. El otro fragmento corresponde a la parte inferior del vaso y conserva el arranque de un asa semejante a la anterior y con idéntica decoración de dos franjas con chevrons que se ensanchan por debajo de dicho arranque, terminado en forma trapezoidal rematada por cuatro líneas fuertemente impresas seguramente con borde de cardium, mientras que el resto de la decoración, más fina y regular, parece estar hecha con una matriz dentada.

Aumentar Original (jpeg, 832k) Figure 1. Materiales del Hondo del Cagitán, Mula, Murcia.

Aumentar Original (jpeg, 832k)

Figure 1. Materiales del Hondo del Cagitán, Mula, Murcia.

Aumentar Original (jpeg, 1,3M) YACIMIENTOS CON CERAMICA IMPRESA O CARDIAL EN EL SUDESTE DE ESPANA.

Aumentar Original (jpeg, 1,3M)

YACIMIENTOS CON CERAMICA IMPRESA O CARDIAL EN EL SUDESTE DE ESPANA. OTROS YACIMIENTOS CITADOS DEL EPIPALEOLITICO

1. Hondo del Cagitán (Mula, Murcia)

2. Barranco de los Grajos (Cieza, Murcia)

3. Casa de Lara (Villena, Alicante)

4. Arenal de La Virgen (Villena, Alicante)

5. Cueva Santa (Caudete, Albacete)

7.

Cueva de La Sarsa (Bocairente, Valencia)

8. Cerro de las Animas (Vélez Rubio, Almería)

9. Cueva de Ambrosio (Vélez Blanco, Almeria)

10. Cueva de Los Tollos (Ifre, Murcia)

11. Cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén)

12. Cueva del Buho (Mula, Murcia)

13. Cueva del Monje (Jumilla, Murcia)

14. Abrigo de Los Zagales (Jumilla, Murcia)

15 .Cantos de la Visera-(Yecla, Murcia)

16. Cueva del Lagrimal (Villena, Alicante)

17. Cueva Pequena de Huesa Tacana (Villena, Alicante)

18. Cueva de Mallaetes (Gandia, Valencia)

19. Cueva de La Cocina (Dos Aguas, Valencia)

10. Además de la cerámica impresa, hay fragmentos cerámicos con decoración plástica de cordones en relieve impresos. Uno de los fragmentos pertenece al borde de una vasija con paredes de 1 cm de espesor y un asa de lengüeta de la que parten dos cordones en relieve divergentes impresos con ungulaciones ; el borde también aparece

impreso con pequenas muescas ; la pasta es rojiza bien cocida y compacta,

con desgrasante silíceo y micáceo como en la impresa. Otro fragmento de

pared, de 1 cm de grosor, es de pasta beige amarillenta, bien cocida y

espatulada, con desgrasante micáceo y decoración de dos cordones

paralelos en relieve con muescas de espátula. Otro fragmento de borde, también dentado con muescas, conserva un cordón plástico igualmente decorado y sus paredes son de idéntico espesor. Otro fragmento de borde es de pasta semejante pero menos compacta y su pared sólo alcanza los 6

mm de grosor; la superficie simplemente espatulad, lleva un ligero cordón

en relieve, muy plano, paralelo al borde y decorado con digitaciones. Otro

fragmento de borde de sección redondeada, es de pasta semejante, lisa, y

sólo presenta una profunda incisión circular que no acaba de atravesar la

pared que es de 1 cm de grosos. Finalmente, otro fragmento es de pasta beige ligeramente espatulada y va decorado con puntos incisos hechos

con un palo o punzón de punta roma.

11.

Además de la cerámica, hay que señalar la presencia de una pieza de

silex de color gris melado de forma discoidal, que conserva el cortex de la superficie del nódulo en una de sus caras, la menor, mientras que la otra presenta una limpia fractura muy plana y horizontal, que presenta gruesos retoques abruptos en gran parte del borde, que facilitarían su uso como raspador. Hay además un pequeño fragmento de barro endurecido y tres

helix.

12 Marti Oliver, (B.) et alii, Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante), vol. II SIP, Valencia 1980, 287-293

12. Con estos materiales y sin más datos sobre el yacimiento del Hondo

de Cagitán, es difícil precisar si nos encontramos ante un poblado al aire libre del Neolítico antiguo, pero si nos encontramos con un conjunto de materiales homogéneos dentro del neolítico antiguo. El hecho de que la cerámica impresa representada no sea una verdadera cerámica cardial sino impresa con un peine o matriz dentada, podría representar una fase avanzada dentro del neolítico antiguo. El tema de chevrons o espigas impresas con matriz, aparece en la cueva de l’Or en un momento más avanzado, cuando empieza a decrecer la cerámica propiamente cardial12y

quizás podríamos decir lo mismo del fragmentito con puntos incisos. En conjunto lo más destacado es simplemente el poder señalar la presencia de cerámica impresa en una zona hasta ahora no documentada, y que puede servir como un hito más entre los yacimientos de Valencia y Alicante y los de Andalucía oriental.

13 Santos Gallego (S.) de Los, Vaso con decoraciôn cardial

procedente de Caudete (Albacete), XI Congre (

)

14 Navarrete, (Soledad), La cultura de las cuevas con cerámica

decorada en Andalucía oriental, Granada (

)

13. Los otros lugares de hallazgos de cerámica impresa en el Sudeste son

conocidos de antiguo y muy fragmentarios o aislados. Los recordaremos a título simplemente indicativo. De la Cueva Santa de Caudete, Albacete13 procede un vaso con decoración cardial del que desconocemos el contexto. Algunos fragmentos aislados aparecieron en el Cerro de las Animas (Vélez Rubio, Almería) y en la cueva de Ambrosio. Ya hemos citado

los fragmentos de cardial del Abrigo del Barraco de los Grajos y se podría añadir el vaso de la cueva de los Tollos (Ifre, Murcia) aunque no se podría clasificar estrictamente en el conjunto14.

14. Por tanto podemos concluir que, en el estado actual de nuestros conocimientos, no tenemos en el Sudeste muestras suficientes de un neolítico antiguo de tipo car-dial, sino sólo hallazgos aislados que se pueden fechar en el 5250 a.C. en el Barranco de los Grajos, con una documentación que no es suficientemente expresiva. Hay que señalar une persistencia de las formas de vida paleolitica hasta tiempo tardíos, cuya cronología es difícil precisar y que seguramente está en relación con el desarrollo del arte levantino. A finales del IV milenio aparecen en la zona poblados eneolíticos del tipo Los Millares. La dos fechas de C 14 para un poblado de este tipo, el del Cabezo del Plomo de Mazarrón, Murcia, parecen confirmarlo. Hay que señalar sin embargó que estas fechas de 5170 ± 90 BP (SUA : 1474) y 4930 ± 120 BP (SUA : 14876), fueron obtenidas sobre muestras de conchas.

Notas

1 Fortea Perez, J., Los complejos microlaminares y geométricos del

epipaleolítico mediterráneo español. Salamanca 1973, pp 500-504 y 366,

370.

2 Fortea ob. cit. pp 350. Soler Garcia (J.M.), La cueva Pequeña de la Huesa Tacana y el mesolítico Villenense. Zephynts XIX-XX, 1968-69, 34-45. La « Casa de Lara » de Villena (Alicante). Poblado de llanura con cerámica cardial, Saitabi XI, Valencia 1961, 193-200. El arenal de la Virgen y el neolítico cardial de la comarca villenense, revista Villena n° 15 1965. Villena, Prehistoria, Historia, Monumentos. Diputación Provincial de Alicante 1976, donde se reproducen los artículos de J.M. Soler.

3 Walker, (M.). Cave-dwellers and cave artists of the neothermal period in

southeastern Spain. Transactions of the Cave Research Group of Great Britain, vol 14, n° 1, 1972, 1-22. The persistence of upper Palaeolithic tool- kitsmisnto the early south-east Spanich Neolithic, Stone Tools as Cultural Markers : Change, Evolution and Complexity, R.V.S. Wright ed. Canverra

1977, 354-379.

Fortea, (J.), Algunas aportaciones a los problemas del Arte Levantino, Zephyrus, XXV, 1974, 254 nota n° 60.

4

5 Walker (M.), From Hunter-gatherers to Pastoralists

Geographic Society Research Reports, 1970, Projects, Washington 1979,

524.

National

6 Martinez Andreu (M.). Aproximación al estudio del Epipaleolítico en la región de Murcia. XVI Congreso Nacional de Arqueología, Zaragoza 1983

39-52.

7 Asquerino (M.D.).y Lopez (P.) El yacimiento neolítico de la cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén), X Congreso UICPP, Mexico 1982, 273-296.

8 Rodriguez, (G.), La cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén), Saguntum, Valencia 1980, 35.

9 op. cit. nota 7, pâg. 284.

10 Zephyrus XXV, 1974, 225.

11 Soler Garcia (J.M.) vid nota 2.

12 Marti Oliver, (B.) et alii, Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante), vol. II SIP,

Valencia 1980, 287-293.

13 Santos Gallego (S.) de Los, Vaso con decoraciôn cardial procedente de

Caudete (Albacete), XI Congreso National de Arqueologia, Zaragoza, 1970,

252.

14 Navarrete, (Soledad), La cultura de las cuevas con cerámica decorada

en Andalucía oriental, Granada 1976, vol. II, lâms. 399-404.

Índice de ilustraciones

1976, vol. II, lâms. 399-404. Índice de ilustraciones Leyen da U R L Figure 1. Materiales

Leyen

da

URL

Figure 1. Materiales del Hondo del Cagitán, Mula, Murcia.

http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/imag

e/1167/img-1.jpg

Archiv

o

image/jpeg, 832k

e/1167/img-1.jpg Archiv o image/jpeg, 832k Leyen da URL Archiv o YACIMIENTOS CON CERAMICA IMPRESA O CARDIAL

Leyen

da

URL

Archiv

o

YACIMIENTOS CON CERAMICA IMPRESA O CARDIAL EN EL SUDESTE DE ESPANA.OTROS YACIMIENTOS CITADOS DEL EPIPALEOLITICO

http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/imag

e/1167/img-2.jpg

image/jpeg, 1,3M

Autor

Ana-Maria Muñoz Amilibia

© CNRS Éditions, 1987

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Los origenes de la agricultura en el Alto Aragon

Nouveaux a