Está en la página 1de 56

el hombre
y

sus obras

LA ETERNIDAD
A TRAVÉS DE LOS ASTROS
Hipótesis astronómica

por
LOUIS-AUGUSTE BLANQUI
traducción y nota preliminar de
LISA BLOCK DE BEHAR

-

,.;niver so

37
58

))((J
siglo
veintiuno
editores

Fotograffa de Louis-Auguste Blanqui. Fotógrafo: tmile Appert.

• 1

ÍNDICE

siglo veintiuno editores, s .a. de c.v.
CERRO DEL AGUA 248, DELEGACIÓN éoYOACÁN, 04310,

M~XICO, D.F.

NOTA PRELIMI NAR,

por LlSA BLOCK DE BEH AR

X lll

LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS

3

l. El uni verso· El infinito

S

11. Lo indefinido

lli. Prodigiosas di stancias de las estre llas

7

IV. Constitución ñsica de los astros

9

V. Observaciones sob re la cosmogonía de Laplace.

15

Los cometas
VI. Origen de los mundos

24

VII. Aná lisis y síntesis del universo

37

58

VIIT. Resumen

portada de pablo thiago rocca
grabado: carceri d'invenzione de giova.nni baltista piranesi
primera edk ión, 2000
©siglo x.xi editores, s.a. de c.v.
isbn 968-23-2230-8
derechos re~erva dos conforme a la ley
impreso y hecho en méxico 1 printed and made in mexico

[vii]

A Jacqueline Chénieux-Gendron,
a la lucidez poética de su visión literaria.

A Arturo Rodríguez Peixoto,
a la precisa gracia de su sabiduría s.ilenciosa .

.

1

TER BENJAMlN E n la actualidad. m uy lógicamente: "Je n'avais pas b esoin d e cette hypolhese-la.. inventamos relatos fantásticos para aventurar hipótesis o para compartir con otros los vértigos de nuestra perplejidad . Pone la eternidad de los tormentos e n el lugar que ocupaba la e ternidad de una revolución sideral. dar c uenta de la formación del s is tema solar y del conjunto de estrellas que form an la galaxia con el concurso fortuito de á tomos. un hombre que se parece a mJ escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un h ombre que en otra celda circular escribe un poem a sobre un hombre que e n otra celda circular. WAI. como lo fue dos mil trescientos a ños atrás.. JORGE LUIS BORGES Al borde de las cosas que no comprendemos del todo. El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escliben. es responsabilidad legítima de los científicos. Al preguntársele al mayor expositor de esta teoría. ADOLFO BIOY CASARES La eternidad de las penas del infierno tal vez ha privado a la idea antigua del eterno retorno de su ángulo más terrible. respondió..En esa celda circular." CH ARLES SANDERS PE IRCE . cómo pudo escribi r un inme nso libro sobre el sistema del mundo s in mencionar a su a utor.

3 Walter Benjamín. 1971. 1il n v. 1: !llil: 01: n MEn ti. editada por Librairie Germer Bailliére. Paris.\ 11. le escribe a su hermana.INI: 1872 Portada de la 1a. avenue Mathurin Moreau. la reencarnación de quien alentó Terror y Virtud. p. sideral y familiar a la vez: "Me refugio en los astros donde uno puede pasearse sin límites". Denoel.rH:· N ~D t: r. . veía en Blanqui. en una carta dirigida desde la prisión.son sus palabras-las brumas que ocultan las "ilJlminaciones" de quien suele recordarse según la vehemencia disconti1 André Mitry. 111 n " 1n1 E 1. En más de un sentido. 8. Mereció el aprecio de Karl Marx quien. 2 En una carta de Karl Marx dirigida al doctor Watteau el 10 de noviembre de 1861. 3 En las anotaciones que adelantan su libro sobre Baudelaire. 31 pp. más tarde. el libro sorprende en virtud de la lucidez poética de una imaginación que habilita un itinerario inesperado. quienes formaban con él filas y compartían afinidades ideológicas tampoco disimulaban las aprensiones que la resonancia de su clamorosa prédica sediciosa les suscitaba. 1951. en su temple "ardiente y puro". "Theses d'histoire de la philosophie". Escrito por Louis-Auguste Blanqui (1805-1881). Révolutionnaire trois fois condamné a mort (panfleto político publicado por la "Société Amis d e Blanqui" el 2 de febrero en su asamblea constitutiva). a fin de despejar de una bu~­ na vez . es un libro extraño. no dejó de reconocer en Blanqui "la cabeza y el corazón del partido proletario de Francia". un revolucionario que la historia registra por la audacia de sus conspiraciones y la perseverancia de su agitación política. Hyphotese astronomique. Fue para Walter Benjamín "la voz de bronce [que] estremeció el siglo x rx". París. publicado en París a principios de 1872. en Poésie et Révolution.t: . La eternidad a través de los astros. 1872.NOTA PRELIMINAR I/ 1~ TEHN1T1~ PAR LES ASTRES HYI'OTHESE ASTTIONOMil}IJE I'A 11 A. Su autor fue reconocido como el jefe natural de la Comuna y. que admiraba a Robespiene. como "el mayor luchador del período que se extiende entre 1827 y 1881". 1. 2 Sus opositores veían en él al más peligroso de sus enemigos. Auguste Blanqui. París. 1 Baudelaire. Benj&min se propone confrontarlos a ambos. 284. edición de L'éternité par les astres. . a pesar de las marcadas discrepancias. I:~Col. como haciendo referencia a un acogedor amparo estelar al que recurriera habitualmente. 1\LANQ\Jf I'ARIS 1.

1926. "El abismo" (Le gouffre). perseguido como denodado organizador d e sociedades secretas.. - r . concibe y escribe este libro extraño a su fervor político. H<111trfl'11iiJP 1<) 7.\PIS Portada del tomo 1de L'enfermé de Gustave Geffroy. en la isla Belle-Íle-en-Mer.neur que demora su ocio en las calles de París. temido por sus violentas acusaciones contra el clero.\UTt:fl't:Ul L LF.. 384. 4 Waltcr Benjamín. las tribulaciones d e una época en la que no escasearon las aflicciones d e su sacrificio brulal.xiv NOTA PRELIMI NAR GUSTAVE GEFFROY L'ENFERMÉ ED/7101\" REI'V/J E7' AUGMENTJU> PMI I. París. replica su visión vertiginosa del infinito y d el s ilencio. su escritura le habilita la entrada a otros mundos a los que accede por una imaginación en fuga hacia espacios insonm-os y tiempos repetidos. el rescale doctrinario y visionario. Les Éditions G. Blanqui ha sucumbido. de las conLinge ncias que prevé a dis tancia. Los desvelos del biógrafo abarcan en dos volúmenes las vicisitudes de su lucha. p. nua de sus partidruios: "Baudelaire se encuentra tan aislado en el mundo literario de s u época como Blanqui en el mundo de los conspiradores" . 5 Gustave Geffroy.4 Interpret a. 21. y en el vaivén comparativo B enjamin encumbra al autor de La eternidad a través de los astros por sobre otros personajes de la época. . L'enfermé (2 vols . . Desde el interior más reducido de la celda.unuku TOME 1 RIBLIOTlli!:QUB lll! L'AC. . Blanqui fue encarcelado más de veinte veces. donde asombra que no se insinúen ni los excesos de su ánimo combativo ni la adversidad de la condena ni las penurias de la prisión. donde fue sometido. víctima de las calumnias de quienes fueron sus compañeros. el silencio de la prisión y del espacio insondable pero también el deseo y los sue- NOTA PRELIMINAR XV ños de un terrorisla que en plena acción no dejaba de pensar. Pasó más de treinta años de su vida encerrado en las prisiones más severas: en el Monte Saint-Michel.'AU1"/JCII P' ORTRA I T 1 D 1\UGU S TE BLANQUI pnr Euul::t• C. París. a sus maniobras revolucionarias. además. comprometido con su tiempo pero escribiendo al margen de la historia y d e sus estrépitos. Les Éditions du Cerf. Le livre des passages. Baudelaire h a alcanzado el éxito. a raíz de los acontecimientos de la Comuna de París. que la den-ota d e Blanqui significó la victoria de Baudelaire y de la pequeña burguesía.S un título que podría haber sido la inscrip ción emblemálica d e su divisa. en el Fuerte de Taureau. Durante circunstancias de continua disensión política y constante desasosiego social. CRES ET C'' :!1 1 RUR JI. La notable biografía que le dedica Gus tave Geffroy lo presenta como "el encerrado" (L'enfenné). Paris. capitule du x1xe siec/e. de las acciones en sordecedoras que él mismo provocaba desde la p enumbra de calabozos cada vez más sólidos y sórdidos. edición original e intmducción d e Rolf Tiedemann. . Blanqui se complace en d eambular por el espacio infini to más allá de las incertidumbres.. Crés et Cie. Condenado por sus insurrecciones contra la monarqwa. contra la francmasonería.). Crés et Cie. 1989. París. deportado y tres veces sentenciado a muerte.1). editado por Les ~di tions G. Contemporáneo del flé/.OUCI'I' LES ~DITIONS G. a las condiciones carcelarias más terribles sólo porque se sospechaba de que hubiera participado en las encarnizadas luchas de entonces.\O~M lB GON«. contra la burguesía. entre otros poemas de Baudelaire.

¿ha conservado usted sus mismas ideas? . op. Garniel~ Flammarion.Y no sólo sus ideas. no es menos épico en una insurrección que. París. miembro de la Comuna. tampoco es menos legendaria. "Introduction". Muy cerca. Ticdcmann. de un tiempo por venir.Sí. corno si necesitara corroborar su identidad. organizó ba rricadas. 1970. En el curso de la narración. no dejaba de actuar ni renegaba de sus convicciones. 184. en 1861. afirma: "Es Blanqui". . declaró la guerra callejera. mirando si no . L'insurgé. pp. solo. hasta la muerte. Aun en prisión. Pasarían muchos años más y sucesos cada vez más desgraciados. su nombre aparece mencionado varias veces. en el centro d e las mayores agitaciones. intentando adelantarlo en un siglo que trasciende 'el viejo orden social' con las fantasmagorías de su de lusión. de alguna manera "el encerrado" se identifica con "el insurrecto". Si bien Blanqui no es el protagonista de L'insurgé7 -la conocida novela de Jules Valles. ordenó y publicó las Instrucciones para una toma de armas (Jnslructions pour une prise d'armes). La novela de Valles trata de la Comuna. en ese marco trágico no elude las precisiones de un realismo revolucionario donde una y otra vez presenta el protagonismo de Blanqui y. fue conducido ante los tribunales de donde se documenta el siguiente diálogo: _ A pesar de sus veinticinco años de prisión. 6 A pesar de la clausura y el aislamiento. p. el narrador reitera y extiende la austeridad de su figura escueta en descripciones fieles. cit. después de haber a ndado el dfa entero sobre los flancos del volcán. la mención deviene una de esas referencias recurrentes que señalan la verosimilitud hisR. completamente solo. Jules Va lles. 185. Blanqui siguió resistiendo: desde el interio r de s u celda. por histórica. 6 7 Fotografla de Jules Valles. recu erda las instrucciones. . Ed. un texto que circuló discretamente entre 1868 y 1869. estampa sus advertencias contra riesgos que conocía.xvi NOTA PREUMINAR NOTA PRI-:LI M I NAR xvii razonado y poético. sino ¿también el deseo de hacerlas triunfar? . 22. tórica en la lkción. pero veo que lo sigue la mirada de una banda en medio de la que reconozco a los am igos de Bla nqui. un viejito corretea. el hombre que recorre a lo largo toda la muralla. Es él. 160. Dando testimonio de su presencia. publicación póstuma de 1896. 1871 . los gestos tranquilos: "[Blanqui] les daba un curso de estrategia política y militar" dice el narrador. sin claudicar de sus ideas ni desistir de sus propósitos. por real. en la misma medida medraba su obstinación.Exactamente. un personaje de verdad que. desde allí.

otro argumento de una huida que no siempre se verifica. Los trámites de la ficción requieren una zona de ambivalencias y el claroscuro de la celda la favorece. es Blanqui! 8 Más recientemente. ni falso ni verdadero. entre la clausura y el vacío. no le pesa optar por una eternidad que los anula. Est o que escribo en este mom en to en una celda del fuerte de Taureau. su entrega a la colectividad se convierte en el más cruel de los aislamientos. 160. 1976. París. un infinito para sí. entrañablemente comprometido con los acontecimientos políticos. su imagen de revolucionario consagrado a la insurrección: Blanqui. cifra su confianza en el eterno retorno. a través de los cristales. en un voluminoso libro. similar a esas galerías metropolitanas desd e donde se vislumbran. Si toda ficción implica el apartamiento voluntario de una s ituación real particular y la creencia en la s~presión del mundo de los avatares cotidianos para ingresar a otro. l'insurgé.xviii NOTA PRELIMINAR s urgía. 25 d e marzo de 1872. lo h e esc1ito y lo escribi ré durante la eternidad. que constituye. lo prodiga. y se inventa un universo sin límites. esa fábrica de sofisticación que es París en la crítica de Blanqui. por otros tiempos y tierras y "sentir el placer de viajar con la imaginación sobre el ala de los cometas que viajan de sistema en sistema" . a m edias. con la naturalidad que elude el asombro. con una pluma. rebelándose contra el mundo en el mundo al revés. reveló a su m anera. Para compensar la reducción de la celda. las paradojas. en circunstancias semejantes. una llama que sería el primer resplandor de la bandera roja. por repetición. luchando por la justicia en el presente y un futuro auspicioso.11 A partir de ese doble alejamiento. Alain Decaux extiende. NOTA PRELIMI NAR xix ciones y presunciones sobre una ciencia a la orden del día. difusos. crítica aparecida en L'Opinion Nationale. los pasajes que la definen como la capital del siglo XIX. p. 1°Carla a Lacambrc. a lo largo de más de seiscientas páginas. la existencia plural de otros mundos que avalan una eternidad. por la precisión d e la escritura y los desplazamientos de la ficción. seguirá siendo el insurrecto. este libro de Blanqui pasa p or alto la historia. entre la inercia y el vuelo. Así cada uno. Ni afuera ni adentro. desde allí atisba el espacio. o las contradicciones. . los males temporales que inflige la autoridad contra la que él se debate a muerte. dejar de lado su tiempo y la tierra. por encima de la muchedumbre. en Maurice Domma nget. los intersticios de la gran ciudad.mdación de otros mundos. él mismo elige apartarse todavía más. su s minuciosas informaJbidem. remontando "las presuntivas aguas del Tiempo" en procura de una eternidad inabarcable o inasible. Cercado por muros más altos y espesos que las miles de barricadas que había contribuido a construir. 9 un título que restituye en parte las contradicciones a las que quedará definitivamente asociado: el encerrado. Su r escate poético intenta reparar. durante tiempos incontables: Todo ser humano es pues eterno en cada uno de los segundos de su existencia. 7 de octubre de J862. un hombre que h ace de la acción su horizonte se ve reducido a la pasividad por la fuerza. Entre dos extremos. persevera en una acción combativa que la prisión no logra interrumpir ni detener. 8 9 11 Camille Flammarion. Librairie Académiquc Pcrrin. a su pesa1~ su segunda naturaleza. Sin apartarse de esa condición a la que no termina de someterse. una redención contra las indiferencias y desigualdades de una sociedad que d eplora y denuesta. una especie de salvoconducto que dirime las injusticias del mundo por la fantástica f1. alejado de los hombres por el rigor de la condena. con vestimentas. aún prisionero. indagando sobre la actualidad de Blanqui. parecerían inevitables: en la prisión. que el discurso de la ciencia y el discurso literario oponen. sobre una mesa. París . Pretende haber superado las contrariedades de la reclusión por medio de una salida casi retórica. ese viejito. ¡Ese solitario. 1o Las cavilaciones astrales de Blanqui. un pasaje entre la tierra y el cielo. multiplican esas dualidades valiéndose de una estrategia científica apta para fundamentar la fantasmagoría de sus visiones cósmicas. La vie de Blar1qui sous le Second Empire. no le alcanza con imaginar episodios de libertad civil a escala ciudadana. la aventura literaria que estremece la detención de Blanqui es tan desaforada como su gesta política ya que no se conforma con atravesar los muros de una fortaleza para pasar al otro lado de la prisión sino que entreabre una grieta hacia la inmensidad del espacio infinito.

¡Y bien. . 4. realizada a partir de la primera edición. con prólogo a mi cargo. . . Rue de I'École de Médecine. sea! Actuario. París. quedan desconcertados ante la imposibilidad de incluirlo en las clasificaciones genéricas tradicionales. revistas. Interrogado esta vez frente a un público numeroso y heterogéneo.Proletario. aparece en versión completa. atlas. una publicación muy reciente. p. Aun quienes siguen atentos a la repercusión de la militancia revolucionaria de Blanqui y suelen aproximarse a este texto de adhesión difícil. vol.Acusado. Interrogado en el proceso a la "Sociedad de amigos del pueblo". París. L'éternité par les astres.. no s uelen evocar que la rnisma vehemencia con que defendía principios revolucionarios. Hypothese astronomique. las aperturas que la fatalidad de la historia le n egaba? A p esar de que el tema recurrente atiende la observación de los sistemas estelares. ~ Ésa no es una profesión. ] un solo ges to de afecto" 12 que le asegurara la provisión de las lecturas que tanto ansiaba. 231 . Fue reeditado por Miguel Abensour y Valentin Pelosse al cumplirse el centenario de su aparición 15 junto con otros textos suyos de diferente carácter. 12 Gustave Geffroy insiste en su avidez por la lectura y en sus reclamaciones para que le fueran alcanzados libros. su editor decía: "nos parecía curioso mostrar a nuestros lectores cómo el célebre agitador socialista trataba una cuestión científica".. se interesaba por revisar la profundidad filosófica de esa meditación literaria sin renunciar a formular una teoría general del universo. durante la misma sema na del proceso a Blanqui. NOTA PRELIMINAR xxi Muy diferente de la violenta crítica de sus escritos políticos o de la obstinación de su acción y de sus convicciones. 14 De circulación escasa. lnstructions pour w1e prise d'armes. Blanqui. era prodigada a una incontenible pasión por escribir y por lecturas que la persistente adversidad no llegaba a interrumpir. 16 .¿Su profesión? -Escritor. Una publicación más reciente fue realizada por la Éditions de la Téte de FeuiUes.¿Qué edad tiene? -Sesenta y siete años.Louis-Auguste Blanqui . en las fracturas de la visión poética. Luego. 1872.XX NOTA PRELIMINAR Las celebraciones patrióticas y partidarias. permanece aún desconocido entre los estudiosos de literatura y ha sido mencionado sólo lateralmente por quienes defendían las diferentes corrientes socialistas de un siglo pasado que llegaron a agitar las ideas del siglo que pasó. 15 Una anticipación de algunos capít ulos fue publicada por la Revue Scientiflque y en Le Radical en febrero de 1872. reclamaba que se le enviara libros: "sólo un servicio[ . folletos. ¿Acaso constituye un tratado científico configurado por una imaginación que impugna los principios rígidos de un positivismo demasiado doctrinario? ¿Es una meditación filosófica que vuelve a radicar en los astros las alegorías de la eternidad? ¿Es un discurso que encuentra. 1972. . 1. levántese. diarios. presentados por Miguel Abensour y Valentin Pelosse. 1832.¡Cómo que no es una profesión! Es la profesión de treinta millones de Eranceses que viven de su trabajo y a qui enes se les pdva de derechos políticos. 13 "Défense du citoyen Louis-Auguste Blanqui devant la Cour d'Assises" .. tampoco duda en definirse: . CoU.La prisión. 16 La última edición de L'étemité par les astres fue publicada por la editorial Slatkine en su colección "Fleuron". Futur Antérieur. ¿Cómo se ll a ma usted ? . p. el mism o año. 13 Cuando debió comparecer ante el consejo de guerra en la sala de audiencias del Palacio de Justicia de Versalles. otro diálogo que mantuvo con el magistrado cambia de tema aunque no de tono. el diálogo con el presidente del tribunal se da en los siguientes términos: -¿Cuál es su profesión? . . Hypothese astro11omique el autres textes. a pesar d e la precisión química con que describe los análisis espectrales de las su stancias que componen los astros y enumera 14 Louis-Augus te Blanqui. escdba que el prisionero es proletario. cit. op. Libra irie Germer Bailliere. París-Ginebra. De la misma manera que anunciando el lanzamiento de su publicación inmediata. La etenúdad a través de los astros es un pequeño libro que llega a las setenta páginas en su edición original de J 872. en la editorial Germer Ba i!Here. París . L'étemité par les astres. 1996. -¿Cuál es su domicilio? . los homenajes de bulevares y monumentos provincianos y fúnebres que lo recuerdan. Al mis mo tiempo que proclamó que "la idea no es nada sin la acción".

Librairie des Sciences Poli tiques e l Sociales. incluso contrastando los deta lles minuciosos de una rutina anodina de la que solía evadirse p or la observación de las estrellas y las delusiones del tiempo que constituían sus distracciones preferidas. Biblioteca del Pensamiento Socialista. Histoire des Partis Socialistes en France. al que Blanqui denominaba "práctico". París. 1993. Las inicia tivas por publicar las obras completas de Blanqui. CEuvres completes. París. rue Descartes. el desaliento. 25 1. atendiendo la doctrina social del blanquismo. Sería dem asiado arduo ajustarlo a taxonomías que distribuyeran las piezas del discurso científico p or un lado. La guerre de 1870-1871 el la Cmnmune. Galilée.. Éd. 23 22 Alexand re Zévaes. el vacío. no la incluyen. Alexandre Zévaes. las relaciones con la . Éd. Presentado y anotado por Arno Münster. Le socia/isme en France depuis 1871. publicada bajo la dirección de Zévaes. 20 fbidem. .fle.2 1 en varios li17 Louis !l uguste 8/anquL CEuvres 1 . ele. la ansiedad. r ue St. Blanqui iL Bel/e.o 19 donde. Textos reunidos y presentados por Dominique Le Nuz. Blanqui.. Maree) Riviere & Co. Bla nqui. Fran~oi s Maspem. el autor del volumen dedicado a los blanquis tas. Nancy. el filosófico por otro. manifestaron la porfiada exasper ación revolucionaria y el inconformismo ardien te de quien se yergue en héroe intrépido decidido a cambia r el mundo sin desanimarse por los fracasos.I nternacional. sin desatender las referencias ideológicas de su socialismo. l . Patrio/ el socialiste [ran~ais. incluso las más recientes. Benoit. Madrid.. Presses Universitaires de Nancy. París. Les blanquistes. Librairie Hachette. 19 J 3. 2 3 Charles Da Costa. J 970. B ibliothcquc Charpentier. o lo compartimentaran en las contrapartidas paródicas que pudieran controvertir esos discursos. 21 M. 1924. de la Libraüie du 'fravail. En la Histoire des Partis Socialistes en France. Études et documenta/ion internatiom!les. quien participaba en sus reuniones. Un voluminoso primer tomo de CEuvres (Obras. 31. 19 12. 18 de la que tampoco se m aterializó más que el primer volumen. los castigos. París. Librairie de Sciences Politiques et Sociales. Écrits sur la Révolution. 18 Louis-Auguste 8/anqui. París. el autor anota las m inucias de sus desventuras en la prisión "devorado por el aburrimiento. Samuel Bernstein le h a bía dedicado un libro a Blanqui y el blanquism. Existe lraducción en español editada por Siglo XXI. 1908. Notes et souvenirs d'un militan/. y 1. 20 Por eso. 19 Samuel Bernstein. Ed. Textos reunidos y presentados por Dominique Le Nuz). Maurice Dommanget. Eugene Fasquelle Éditeur. Blanqui y el b/anquismo. Blanqui. Son numerosos los libros que tratan de Blanqui y de sus fervorosos acólitos. De los orígenes a la Revolución de 1848. 390 pp. NOTA PRELJMINAR xxiii Defensa del Palacio del Eliseo por los insurrectos durante La Comuna (1871). La chute de Louis-Philippe (24 février 1848). Dedica dos páginas y media a L'éternité par les as/res. París. todo requería ser anotado. 1920. la organización de los comités. la formulación científica desartkula su rigurosa fundamentación por el ej ercicio dé una confianza irónica y la filosofía poética de com entarios y conclusiones. Tex/es politiques et /el/res de prison. 29. es Charles Da Costa. dis tantes del poético. París. J 970. rue Jacob. la nada". Dommanget. Des origines á la Révolution de 1848.22 en los suyos. p. 17 por ah ora el único de la serie anunciada. los días eternamente parecidos. la monotonía. Domat. 1977. Grabado bros qu e dedica a Blanqui. las tra iciones. Patis. Auguste Blanqui. 194 7. la inmovilida d. París. Prefacio de Philippe Vigier. Por su parte. J 975. Maree] Riviere et Co.xx ii NOTA PRELIMI NAR la cantidad limitada de elementos para concebir un espacio s in límites. replica y extiende la iniciativa que tuvo a su cargo años atrás Arno Münster. edición original en francés. Librairie de I'Humanité. Maree] Rivicre et Cie.

h asta ahora no se le ha prestado ninguna atención. Similar a esas anticipaciones fulgurantes. en Heinz Wismann. algunos pocos ensayos m ás aludieron a este libro imprevisible. con el rigor y vigor del sab er. a los mism os dramas qu e los h ombres y a la suerte de su s destinos. 293.27 le escribía James a su hermano William. Se trata de una especulación cosmológica.ais dans les 'Passages parisiens' de Waller Benjamin et dans la penséc d'Ernsl Bloch".. Joseph Brent. se consolida a medida que la multiplicación tecnológica de copias y la proliferación de satélites confirman la imaginación premonitoria de su visión poética. fotométrica y ob servar las oscilaciones del péndulo. Probablemente. p . una hipótesis inesperada. p. Münste1· "Le paradigme révolutionnaire fran. Aubiet-Monlagne. al mismo tiempo que "esta naturaleza de acero" denunciaba y se r ebelaba contra el despotismo instmyendo sobre la toma de armas y las formas posibles de una propaganda subterránea. 1993. el propio Peirce hubiera oído h ablar de Blanqui. Colega y amigo de William James. durante su estadía en París. 103. 231. Se denomina La eternidad a través de los astros y que yo sepa."25 Esas aisladas iniciativas editoriales posteriores se propusieron revisar los escritos de Blanqui rescatándolos de un silencio que parecía prolongar las prohibiciones de la prisión.ry a William James (1 4 de marzo de1 876). edición establecida y a notada por Gershom Scholem y Theodor Wiesengrund Adorno. A pesar de las asperezas de carácter. Benjamin le contaba: "Durante estas últimas sema nas. refiriéndose a su peculiar compatriota.-i buye Charles Sanders Peirce. 2). Études réunies et présentées. 1986. Abensour. el Fuerte de Taureau. 25 Walter Benjamin. artistas. París. Bcnjamin ent•·e mélancolie el révolution. Correspondance. cit. la visión interior "que nos sacude como un relámpago". duros com o las leyes que rigen la gravedad. Transc!"ibe una carta de Hen. por una comuna en luch a. por la emancipación de la clase obrera. de las activida des de las sociedades secretas. Charles S. 1979. a qu ien su biógrafo 28 insiste en asi27 "Hice lo que pude para u bicarlo en sociedad". confirmar la interdicción de quien se debatió. 24 En una carta a Max Horkheimer. de esa iluminación que f·ue su cmzada poética. Carta núm. Peirce ha bía viajado a París en los primeros años del decenio del setenta a fin de actualizar su s estudios cosmográficos. elaborara. di por casualidad con uno de los últimos textos de Blanqui escrito en su última prisión. Peirce.una "suposición genial" y también un "secuestro". por asociar los rigores de la ciencia y el conocimiento en una misma concepción del universo. era importante para Estados Unidos una puesta al día de los logros europ eos en esos campos. un acto de penetración intelectual y de interioridad inspirada. 26 Uso el término en el sen tido que le at. NOTA PRELIMINAR XXV mula s u h ipótesis. Passages Bla nquf'. 1929-1940 (vol. por la defensa de una patria que considerab a en p eligro. las estrellas y las teorías que los describen y analizan responderían a las m ism as pasiones. aun desde el encierro. Enviado por la institución "Coast and Geodetic Survey".del semioticista ilustre. Bla nqui for24 M. Henry James. de su gesta revolucionaria. fue éste quien aconsejó a Peirce visitar a s u hermano. conocida la tenaz recuperación que acomete Walter Benjamin. Deslumbrante y deslumbrado. París. Bloomington. una verdadera abducción 26 -en todos sus sentidos. avan zar en el con ocimiento de los sistemas planetarios. Walter Benjamin et Pmis. Les Éd itions du Cerf. Indiana University Press. su rapto es un "act of irzsight". las nebulosas. Entre los objetivos de la misión encomendada. "W. A Life. una voluntad de ficción. donde los cometas. gravimétrica. a partir del estudio de la naturaleza y comportamiento de los astros.xxiv NOTA PRElJMINAR Años después. de la peculiaridad de su hipótesis astronómica. Peirce se permitió en París la vida de un dandy arrogante. donde trabajab a además de investigar en el Observatorio de Harvard. alternando en los círculos politices y poéticos de aquellos años que se concentraban en clubes revolucionarios y sociedades secretas. como si se tratara de una voluntad de verdad. las abducciones de las que hablaba Cha rles Sanders Peirce. Es dificil supon er que. investigar durante un año en materias teóricas y prácticas relativas a la geodesia. fundador de una doctrina ele Jos signos . por retomar ]as palabras del filósofo norteamericano. de las teorías sobre los cuerpos celestes. sobre la constitución y estructura del Universo. 28 Op. el novelista se esfo rzó por in troducirlo en los clubes literarios donde podría haber frecuentado a otros escritores. tuve la suerte de h acer un en cuentro raro cuya influencia será determinante para mi trabajo. cabarets y bohemia: "I did what 1 could to give him society". A. . Adoptando el discurso científico de la época.

p equeños.París. en el Club des Halles. su hipótesis sobre la eficacia de una hipótesis semejante a la "adivinación". recopilación de M. Parí~. Édition de l'Idée Libre.l fondo de l discurso. en tiempos de Luis Napoleón. aunque ya había manifestado su p asión por la astronomía durante su detención en Belle-Íle donde llegó a esbozar una hipótesis del universo. en un período en el que la proliferación de diarios sólo era superada por la multiplicación de clubes. Contra la rigidez de esa teoría.-A. la fatalidad de un retorno mítico. la palabra menos declamatmia que he oído junto a la de Thiers. Exposición de la "Bibliotheque historique de la Ville de Palis". No pudo haber transcurrido demasiado tiem31 L. Sería inverosímil que ignorara la hipótesis astronómica de Blanqui o sus repercusiones. 30 Según S. entre otras Juliette o Julienne. Ni Dieu ni Maitre! Les plus pensées athéistes el anticlericales d'Auguste Blanqui. pero no suspiraba. las reapariciones o "reediciones" que regresan una y otra vez replicando la monotonía de billones de tierras parecidas. su vestimenta irreprochable. muy conservador como tengo el honor de serlo yo mismo. la fisonomía delicada. Cuántas veces le oí suspirar en ocasión de la exposición cotidiana que hacía Blanqui acerca de los acontecimientos del sitio. la semejanza entre cu erpos en rotación. los accidentes efímeros que se abisman en el infinito y los empeños por una conservación que adelantan el pensamiento de los siglos xx o XXl y el afán por solucionarlos tecnológicamente. los etTores del gobierno. 1880-1881. Yo tenía como vecino. su tendencia a adherirse a formas de conocimiento no racionales. NOTA PRELIMI NAR xxvii manencia. Sobre todo quien. Peirce objeta severamente la célebre Exposición del sistema del mundo (Exposition du systeme du monde) de Laplace.Journal des Débats. Por otra parte. Asiduo a la Sociedad Republicana Central de Blanqui. las fulguraciones cosmogónicas de la fantasía de Blanqui concederían al estudioso norteamericano. el nombre con que se conocía a Julienne Sébert30 . se conocía como la "Sociedad de los Cocodrilos". cuyas señas de identidad se pierden en los acontecimientos de la Comuna. la palabra moderada. También su estampa dio lugar a descripciones entusiastas aun por parte de quienes no compartían su perspectiva: Su aspecto era distinguido. lo decía como él. su per29 Claude Pichois y Jean-Paul Avice. Bernstein. a un joven redactor dei. Paris-Musées. Baudelaire fundó allí un diario. familiar y precisa. 32 Jean-Jacques Weiss. más allá de la lógica y sus métodos. Dommanget. establece en este libro una especie de alegoría mística. la inútil ilusión de cualquier novedad. asimila aspectos de su doctrina al pensamiento esotérico de Blanqui quien. Paris-Journal. en su mirada habitual. Prefacio de Yves Bonnefoy.la cómplice más próxima de Blanqui-. agudos y. La verdad es buena venga del lado que venga. 29 Unido a una misteriosa Juliette Pourtales. de la Convención". que entonces debutaba y que se destacaba por la pn1dencia y la madurez de su espíritu. como Madame Frémeaux. una especie de acceso a la eternidad: la suspensión del tiempo. más bien bondadosos que duros. 18 ele febrero de 1872. 32 Probablemente. Julienne Sébert es el seudónimo de Mmc.xxvi NOTA PRELIMINAR milar a Baudelaire. completamente determinado" que proponía el marqués Pierre-Simon de Laplace. como al célebre prisionero. un procedimiento mayor al que Peirce teorizaba como más próximo de la creación que de la razón. los artículos en los diarios del propio Blanqui y de quienes informaban sobre el gran patriota que p ertenecía -según se estimaba. En cuanto a. Frémeaux en cuya casa se realizaban las reuniones de la sociedad que. Blanqui. La Salvación Pública (Le Salut Publique). Es extraña esta opción por una eternidad actualizada en quien quiso cambiar la historia. hizo de la hipótesis una de las figuras básicas de su doctrina de los signos. Écl. Como Blanqui. en los mismos tiempos de su estadía en París. fina y calma. los juicios y las sentencias. casi todo era justo. las necesidades de la situación : "¡Pero todo eso es verdad! ¡Pero tiene razón! ¡Pero qué lástima que sea Blanqui!" Yo pensaba como él. Peirce no podía ignorar la fama del mayor conspirador de ese entonces. 16/11/93-15/2/94. de vuelta de las certezas positivistas que en algún momento había compartido. Herblay (Seineet-Oise). Baudelaire . . Quai Vollaire. Se ha dicho que ese título devino una hermosa divisa del porvenir y que no hubo ninguna otra que haya tenido tanta repercusión. en las sociedades secretas. en quien estampó su grito "Ni Dios ni Amo" (Ni Dieu ni Maftre) 31 como el negativo título de un diario y una consigna que marcó una época entre varias negaciones más. los severos ataques de Peirce a la "fantasía de un universo mecánico. de Richelieu.a la mayor escuela francesa. con un aire hosco y siniestro que algunas veces atravesaba sus ojos estrechos. "la de Enrique IV. fue durante los enfrentamientos de la Comuna cuando Blanqui escribió La etemidad a través de los astros.

ta nto más seria cuanto tuvo la ocutTencia de omitir todas sus futilidades. geógrafo. Ul 18i 1 Portada de La patrie en danger. quien también escribió el epílogo. El hombre privado es tal vez más extraordinario. sin reprimir su a larma. En realidad. :\ . 11smo " " . París. A. inventa el neologismo "literatontos" para designar a tan tos periodistas ine ptos. todos esos or opeles pasad os de moda con que los eruditos de ocasión deslumbran al auditorio. [ . Zéva~s quien le asigna e~te calificativo a Jules Vall~s. y Proudhon.. L. Parfs. LlDIIAiltE. PARlS Más allá de los elogios que abundan en las páginas del prefacio. sólo que el pensador se desdobla en un héroe. un pensador. frente a La patria en peligro (La patrie en. l:HEYALIEH. similar a las tajantes salidas de Lautréamont o de Laforgue. sin pasar por alto la aguda capacidad que le atribuye de anticipar los acontecimientos." Desde los artículos de ese diario. En esa introducción de La patria en peligro. dan.SNES. 34 Ibidem. ..ger)3 3 y que fueron publicados póstumame nte en un libro34 presentado por Casimir Bouis. Blanqui acusa a "la prensa podrida". Rl't: u~: nt:. 1871 . economista. como si previera la indiferente atención que. y que no sirven sino para cargar y abr umar la memoria.ll Gl. acostumbraba a decir que era el único. edición de A. Eso en cuanto al político. historiador. Chevallier.. no se conocía el manuscrito de La eternzdad a t!·avés de Los astros sino a partir de las lecturas de Geffr~y. interesa subrayar la observación acerca de la devoción prestada por Blanqui a los "principios eternos" y la importancia que le asigna a la variedad y vastedad de sus conocimientos. Chevaliet~ prefacio de Casimir Bouis.xxviii xxix NOTA PRELIMINAR NOTA PRELIMINAR po entre la composición de este texto enigmático y los escritos que acumulaba "día a día". a este combatiente en los diarios ' la crítica literaria dispensará . Matemático. que Blanqui suele culminar con una frase sentenciosa y poética.-A. en su cerebro hay toda una enciclopedia.] EN DANGER Sus enemigos saben mejor que nadie que es el estadista más completo que posee la Revolución. Blanqui.35 que no fue el único "irregular del socia .~ OI'H..t:.. ! Antes que n ada se trata de un hombre de estudio. se refiera a Blanqui en los siguientes términos: BLANQUI LA PATRIE Blanquj es un sabio. La patrie en danger. 1871. Nuevamente sorprende que en el prefacio que escribiera. qme~ empieza lapidariamente un capítulo_ so?re s~ reclusión e~ e Fuerte de Taureau en los siguientes termmos: Lo que ocurrió a 33 35 Es A. . lingüista. en pleno fragor de las luch as. que Jo conocía. Casimir Bouis impugna las simplificaciones del estereotipo que r edujo a Blanqui a la estampa fija de un rebelde indomable: "¡Es un error..

que pasó cerca de cuarenta a ños e n los cala bozos de la monarquía. . testimonio del que dej ó constanci a al final de una novela genealógica de E . científicas. Lach a tre mencionó La eternidad a través de los astros que él mism o. op. irrepetible . 232. los sosias. Abe11sour y V. s in embargo.le re nd imos los ú ltimos deber es a uno de los má rti res de la de mocracia. xxxi Que el nom bre de Blanqui pe rmanezca glorifi cado en tre las generaciones por su coraje indomable. sobre las m onotonías de una historia q ue. op. cua ndo acab amos d e p ublicar la historia de dos familias d e transportados . ¡por el aspecto metafísico de la astronomía ! ¡Perten ece totalm ente a su especialización . 1879. las a lte rnativa s excluyentes an te bifurcaciones ineludibles: "¿Qué h ombre no se encuen tr a a veces en presencia d e d os posibilida des?" se pregunta. convencido. Geffroy (voL 1). se prolonga h acia otros medios. 38 Eug(me Sue. como ed ito r. que concilia formas de escritura heterogéneas. Les mysteres du peuple ou l'histoire d'tme {ami/le de pro/élaires a travers les tiges.5 de enero de 188 1. Pero. cit. s in a mar gura. en tierras sosias. sin desesperación. m íticas. . Cua ndo se produjo la m uerte de Blanqui. n adie escapa a la fa talidad". "Notations s u r ces cahier"s datées le 25 juin 1857". con la esperan za de que la publicación de su manuscrito pudiera influir favorable me nte en la revi~ión del proceso al que nuevam en te se le some terla o del pronu nc ia miento de la sentencia. [ . Será necesario a dvertirle que es completa me nte ajeno a lo político y muy modera do en todo!"37 Pero. 37 Se trata de una carta citada por M.XXX NOTA PRELIM I NAR continuación dejará estupefacto al porvenir.. una breve crónica de su entierro: ¡Qué p en a! a hora. para que no demorara en llevar sus escritos al editor Germcr Bailliere: "Puede ser que diga que no es su especialización. Antaine. pla netas iguales y p lan os dis tintos. d ebido a la perman encia del esp acio. antigu o miembro de la Comuna. gracias a la repetición melancólica de los acontecimientos. "al leer las primeras p áginas[ . Benja min repar a que es en esa ficción donde m ás ins iste Blanqui sobre la multiplicación d e los dobles. Según ob servaba Walter Benjamín del libro. además. el desaliento de un h astío que. una de las más a bnegadas de sus hermanas. 36 G. NOTA PRI!:LI MJNAH. filosófi cas. sin embargo. cit. publicada en diez volúmenes. 38 m enos a maner a de epílogo que de manifestación inquietan te me nte acongojada. ] Todos estos ci udada nos ve nían d e rend ir su h ome naje a quie n mereció que se le no mbra ra el Cristo del siglo XIX. La e te rnidad interpreta imperturbablemente . Blanqui urge a Mme. de citarlo. de tran scribir lar gos p asajes. acompa ña ron los d espojos mortales del gran p a trio ta a su última mor ad a. Bla n qui a nticip a la profusió n de copias disp ersas en el esp acio. Ese mismo estatuto rar o de La etemidad a través de los astros . bajo Luis Felipe 1 y bajo Napoleón Ill. el eterno reto rno. Pelos~e en el prólogo de lnstructions pour une prise d'armes que p reced e a su rccdic ión de L'éternilé par les as/res. quizá. de cuya s ocurren tes ficcion es ya n o pudo apartarse y a p arti r de las cuales se precipitan s us r eflexiones sobre la imposibilida d d el progreso. Blanqui ya ha bría su gerido confiarla a Maurice Lachatre. poéticas.debido a la fu gacida d del tiempo. hombres y m ujeres. cierta espera nza en un retom o fantasm al: "El universo se repite sin fi n y pia fa e n el mismo lugar.se re p ite. La a nticipació n poética de Blanqui no opone los conflictos de la m ateria y del cosm os a los acontecimien tos del siglo XIX ni a las desventuras en un planeta que no se difer encia de las variaciones m ás o men os desdichadas que repiten los millares de plan etas semejan tes. Sue. Dile que sí. editor de las obras de Karl Marx y también de las interminables nan·aciones que E ugen e Sue extendía en voluminosos lib ros. la inevitab ilid ad de las copias. ha bilita la vigencia actua l d e una im aginación reflexiva que conforma el carácter de la estética en un siglo xx que ya se prolonga en otro. no im porta. bien pudo haber publicado.. ] par ece insípido y banal".. Agrega allí. no dej a d e comentarlo. en el infinito . París. de que "Se tom e al azar o se elija. Bla nq ui imagina la multiplicación al infini to de m undos paralelos.. como no era seguro qu e el editor aceptara la publicación de s u Hipótesis astronómica. precisam ente fu e La chatre quien no evitó cruzar el espacio literario con el espacio histórico-político en su homenaje. su amor por el p ue blo y sus virtudes cívicas. los emplazamientos en el espacio de una e ternidad puesta a pr ueba po r la his tor ia y. las rep eticiones. las citas. p. Bla nq ui. Cien m il per sonas."36 Ansioso. en ningún momento. el íntegro y valiente A.

Orbis Tertius" (Salto Orient~l. diría ~autréamo~t. donde las trampas de la inserción mediática. poética. e? el otro extremo del espectro social y político. Buenos Aires. de u~a ~on­ tradictoria combinación original. sorprender esta alianza imprevisible en tre escritores de siglos. "Blanqui que nunca fue sino Blanqui". las ficciones y especulaciones donde. aproximaciones for~a~as. cas1 desaforadas. como Laforgue. en tiempos circulares y regresivos.. . paradójicamente. queriendo decir que era espiritista". Uqbar. dedica su mayor tiempo y atención ~ la ~bra de Blanqui. cita. ambas instancias derogan el tiempo NOTA PRELIMINAR xxxiii Como Borges. como un solo hombre. modula las ocurrencias fantásticas de Borges y Bioy Casares o de los autores heterónimos con que ambos.. Por ejemplo." Se podría suponer que.ue. 1942. en tierras distantes y me~IOS d1stmtos. otr?s escritores. los extraordinarios cuentos lar~os de Bioy Casares.de una imaginación lúdica que se deleita en los refinamientos de su juego intelectual y sus gest~s de creación ~n libertad. Interesaría apreciar sólo algunas huellas del "efecto Bla nqui" en cuentos de Borges.si se diJera . narrattva. inventando. 1940. La invención de Morel. de las copias ubicuas. . en esos mismos.e un conJu nto de objetos de coexistencia inusual. más o menos pequeños. 1940). coi~cid~ el nalTador en ~a­ cer de la pluralidad de mundos. seducido por la inesperada disparidad d. más alla del océano. se en trecru~an ~v~n turas en un vertiginoso espacio que. Borges Cita esa afirmación de Pascal más de una vez. en tre originales y copias que Jos l~bros no d1stmguen. quien tuvo "el honor de ser el primer detective encarcelado". los pliegues y duplicados de mundos paralelos.. el tono y tra ma de sus parodias. sus nouvelles. remitiéndola a los antecedentes remotos donde su concepción esférica se identifica con la perfección divina.en lugar de descubrir. un hombre de acción y de cm·aje. se mantiene n1aintenant apenas un ~stante. añ~s. sus poemas y sus ensayos. fa~cinado por las audacias de una escritura que conCilia resignación y rebeldía. . "Tion. poemas y ensayos más conoc1dos de Borges. la fascinación de sus fantasmagorías espectaculares. . esas obras de la imaginación razon a da que Borges considera rarísimas en español. responsables -como .. cuando Walter ~e_nJam~n. Mucho más paradójica. las especulaciOnes ante la duplicación o desdoblamiento de los acontecimientos y sus imágenes. el Fragmento número 72 de Pascal al comen zar La eternidad: "El universo es un círcu lo cuyo centro está en todas partes y la circunferencia e n ninguna. ocultan y revelan -velan dos veces. como ocurre con las _citas. con uno de los conspiradores más vwlentos de un siglo que supo prodigarlos. No puede d~Jar de. Los cuentos. escasament~ rn_il1tan~~s u~.e ~eproducen en los senderos de jardines 0 ~n los anaq. Jorge Luis Borges y Adolf~ B10~ ~asares. hacen de la obra de BlanqUJ una asiduidad fecunda y feli z.. culp~bles". Buenos Awes. dentro de esa misma estética fantasmagónca don~e merma la escasa realidad de una realidad disminuida esp~cJOsamente por sus simulacros. xxxii NOTA PREL!J'vi!NAR las mismas representaciones. oriundos de diversas civilizaciones. 40 Jorge Luis Borgcs. sin emba rgo. cruzan a sus antepasados. Bioy: Las divergencias biográficas e ideológicas podnan par~cer.40 hace de esa pluralidad de mundos. Borges YBioy definen su escritura intelectual. Seis problemas para don Isidro Parodi. en una primera impi-esión. suspendido. el libro Seis problemas para do11 Isidro Parodi 39 de H. en este caso. S ur. Tal vez h a bría que hacer el inventario de los cuentos y n ovelas en los que este excéntrico libro de Bla nqui.. esa novela que Borges no duda en calificar de perfecta. Textos muy postenores de ambos autores continúan esa misma especie irónica de la escritura de Blanqui. su intermediación e intercepción.se repite en cspa~10s s1milares. Uqbar. el tono escéptico de una ironía más difusa que brillante.os en políticas revolucionatias. se co~­ prueba la tendencia a volverlas a citar una vez mas. frec~ent~n la m1~ma lectura experimentando la luc idez de una fascmac1ón semeJante. Ur:uguay.. Blanqui~ Borges. Orbis Tertius". su suspenso y sustanc1a: Las cosas se duplican en Tlon". . ah ora. Bustos Domecq n arra la historia de un detective que resuelve los enigmas policiales desde la prisión. como tantos otros poetas. la coincidencia de que. E n "Tlon. En una de las magistrales narracion es del propio Bioy." De ahí que un instante se confun0 Jo deJan en suspenso. a mediados de la década del treinta. del desh zamtento Y penetración de uno en otro. del deshzam1ento y penetración 39 Honorio Buslos Domccq. ?a con la eternidad.les de b1bhotecas. Ficci011es. 'la actualidad de una etermdad presente siempre en fuga.~Jferentes. ¿Cabe reunir a los tres? "Bello como . "algunos afirmaban que ~ra ácrata. la bifurcación de universos paralelos que s.

Esa trama de tiempos que se aproximan. dice el narrador de La invención. en algu nos existe usted y no yo. "El lado de la sombra" (1962). "Tres versiones de Judas". pero soy un err01~ un fa ntasma. a los hombres y sus peripecias. al atravesar el jardín. e ncontré un polvoriento a tado de libros encuadernados en cuero pardo. Las com pré por quince pesos. se es en alguna otra parte. en una red creciente y vertiginosa de ti empos divergentes. como solfa decir. transcribiéndolo. Aunque no he leído íntegrame nte la obra.42 41 J. cit . del segundo tomo. a los astros. en otros. encontré la explicación de la aventura de Monis. en otros. por repetición. Esto me complació. en Adolfo Bioy Casares. En mi edición comienza en la página 307. como procurando asir si no comprender. me ha encontrado muerto. prosigue: "Alegar a Blanqui. Sin embargo. con títulos y filetes dorados. un poema en prosa. más adela nte dice "le reco mendó la lectura de L'eternité par les astres". B lanqui. tales los de los mundos f·uturos. usted. la disposición o aproximación a lo fantástico: "Me pregunto si yo compré las obras de Blanqui porque estaban citadas en la carta que mostró Morris o porque las historias de estos dos mundos son paralelas". en tantos otros textos. La presencia de Blanqui. Borges. para encarecer la teoría 43 L. es más que explícita. yo. 43 El imaginario de Blanqui es constante también en la obra de Bioy Casares: La invención de More[ (1940). Prólogo. creo que el escrito indicado es L'éternité par les astres. La eternidad a través . La inve11ci611 de More/. abarca todas las posibilidades. incesante. En la p ágina 28 1 de m i edición no hay ninguna poesía. el misterio de la promesa de otra muerte anunciada debería permanecer sin explicación. usted ha llegado a mi casa. "La otra muerte". En o tro de sus cuentos."41 Abunda n o tras m arcas más o menos nítidas. de La.-A. en "El jardín de senderos que se bihJrcan".xxxiv NOTA PRELIMINAR de uno en otro. Borges cita a Blanqui en el muy conocido prólogo de la novela: "Básteme declarar que Bioy renueva literariamente un concepto que San Agu stín y Orígenes refutaron. Por de pronto comprobé que figuraba en la enciclopedia y que había escrito sobre temas po!fticos . Una madrugada. sino dos veces el mismo ejemplar". Borges. en términos aproxi mados. el prodigio. en la calle Con·ientes. los dos. No nos o lvidemos que todo lo que se habría podido ser aquf abajo. En éste. No existimos e n la mayoda de esos tiempos. sospechosamen te precisa y hasta obsesivamente redundante en "La trama celeste" de Bioy Casares donde es '1a razón de ser del cuento": El "misterio" de la carta me incitó a leer las obras de Bla nqui. el narrador de La eternidad con respecto a los planetas. se bifurcan. las obras completas de Blanqui. Buenos Aires. una opción que h ace de la libertad un destino. eternidad a través de los astros. 42 J ." Dadas las ambigüedades propias de la literatura. convergen tes y paralelos. en otro. 194 1. . en otro. en mi plan. . que un favorable azar me depara. a un obsenrando ese misterio. inmediatas a las ciencias ocultas. hasta el desconcierto que s uscita en los lectores de Borges el diálogo final de "La muerte y la brújula": "-Para la otra vez que lo mate .L. vi enen la política y la sociología. en sus propios térm inos.. Y sigue mencionando.L. En ese poema o e nsayo. "Los teólogos". NOTA PRELIMINAR XXXV El narrador replica. op. "El perjurio de la nieve" (1945).. Sólo el capítulo de las bifurcaciones queda abierto a la espe•·anza. que Louis-Auguste Blanqui razonó y que dijo con música memorable Dante Gabriel Rossetti. a la luz de los mundos a lternativos que habilita Blanqui. un más allá que identifica con la muerte. se cor tan o que solamente se ignoran. las reflexiones que elabora Blanqui en La eternidad a través de los astros: Tales como los ejemplares de mundos pasados. no usted. En "El milagro secreto". de las copias ubicuas. 1940.es de tie mpos. en "La Biblioteca de Babel". se proyectan sobre la obra de Borges la sombra de Blanqui y de sus mundos paralelos. dice el narrador: Creía en infinitas seJ. de las contradicciones de esa com binación original. Buenos Ai1·cs. en una librería a te ndida por un viejo borroso. comentando su texto. también su suspenso y sustancia: "No eran dos ejemplares del m\smo libro. yo digo estas mismas palabras.replica Scharlach-le prometo ese laberinto que consta de un a sola línea recta y que es invisible. desde la explícita invocación del nombre de Blanqui y su pensamiento. "El jardín de senderos que se bifurcan". no puede desecharse. Plan de evasión (1945). "La tram a celeste" (]948).

Buenos Aires. el tono que marcó definitivamente la escritw·a de Bioy Casares. aunque tratándose de BlanqUI. uno de sus personajes se denomma Morns. 2. Borges. en un sentido. esa vida que.xxvii isterio del espacio infinito con la misma naturalidad con que re:rrería a diario la calle Posadas. en "La trama celeste" sobre todo.44 desplazando la historia hacia '1a verdadera vida. Bioy cita ext~nsa.. en un calabozo eternamente parecidos. la pluralidad de copias y su diseminación. Esas coincidencias enfrentan u_niversos ~ue presume? de su estatuto de realidad o de imaginación. Jolm Stu art Mill razona que el estado del u niverso en cualquier instante es una consecuencia de su estado en el instante previo y que a una inteligencia infinita le bastaría el conocimiento perfecto de un solo instante para saber la historia del universo. vuelve a mencionarlo. 01ras inquisiciones. cuerpos simples en la del comunista Blanqw. "El tiempo circular". habita cada instante en todos los hombres tanto como en el artista". p.46 A propósito de lo que Borges denomina "cierta fantasía d~ Laplace". Buenos Aires. Entre otras numerosas menciones: Un principio algebra ico lo justifica: la observación de que un núme..ma~ el ~onfucto de la verdad y la versión. infinitos mundos ligeramente variados.que sólo es completamente verdadero en otro mundo". E n s~s ficciones.es incapaz de un número infinito de variaciones. Es la tercera vez que lo repito. Su libro hermosamente se titula L'éternité par les astres .meVJtable. rearu. 1976. Bioy se aproxima al 44 Charles Baudelaire. presentado y anotado por Claude Pic ho is. Blanqui aparece una y otra vez." C~ntra la singul~ridad perdida de la obra original. entre libros y estrellas. las ambivalencias de la palabra. Paris. Historia de la eternidad. Como Blanqui. es de 1872. Una vez m ás lef este pán·afo: "Habrá infinitos mundos idénticos. [es] la literatura.q ue la repenció n de cualquier estado comportaria la repetición de todos los otros Y haría de la historia universal una serie cíclica. me lo puse debajo del brazo y salí a la calle. en Critique lilléraire. Éste. el mismo texto al que alude Borges y que también transcribe Walter Benjamín: Tomé el libro de Blanqui. como Demócrito (Cicerón. de irónica trivialidad "a la Laforgue". Texto establecido. p. De las tres doctrinas que he enumerado. hter~l­ mente. pasada y ven idera.L.ro n de objetos -átomos en la h ipótesis de Le Bon. más refTactario. la indiferencia la abdicación". (También razon~ -¡oh Louis-Auguste Blanqui. 59. fuerzas en la de Nietzsche. en una m esa.)47 Convencidos del acierto de búsquedas tan enigmáticas como metódicas. alternando con la multitud ingrávida de sus sosias. oh Nietzsche. donde observa que las endebleces del partido revolucionario sólo s uscitan "el desaliento. J. Lo que ahora escribo en este fuerte del Toro. . abarrota de mundos facsimilares y de mundos disímiles no sólo el tiempo sino el interminable espacio también. more and more. las repeticiones no deberían sorprender: En aquel capítulo de su Lógica que trata de la ley de causalidad. esos se46 47 1952. de la fugacidad conocida. La Pléiade. 45 Maree! Proust. de fatalidad burlona. libro segundo. en un papel." Impresiona ese tono de informalidad trascendente. 1980. vol. 3.Gossc". CEuvres Completes. NOTA PRELIMINAR x. la mecánica de la multiplicación habilita los encuentros y las numerosas interpretaciones. París. la mejor razonada y Ja más compleja. ] la única vida realmente vivida. vol. como si le diera igual el cosmos sus secretos que las distracciones domésticas y mundanas. . derogada por los ejemplares en trradas. Borges.. es aquello. En in finitos mundos mi situación será la misma. oh Pitágorasl. es la de Blanqui. Gallimard. Bibliotheque de la Pléiade.45 Apostando a otros mundos. Blanqui juega en éste menos lúdico. Cuestiones académicas.xxxvi NOTA PRELIMINAR de la p luralidad de los mundos. A la recherche du temps perdu. J.L. 895. [. con algunas variaciones.H. lo he escrito y lo escribiré durante La eternidad. dicha: "La Poesía es lo más real que existe. expuesta a la eternidad desconocida deseada. 1:n6. p. Borges invoca a Blanqui con frecuencia y encomio. "Puisque réalisme iJ y a". Me senté en un banco del parque Pereyra.. ]" donde el narrador transcribe. fue un mérito de [. a Blanqui. como en otras narraciones suyas se denominan Moreau o Morel. pero tal vez haya variaciones en la causa de mi encierro o en la elocuencia o el tono de m is páginas. "La creación y P. El ~an-ador se desespera o se consuela ante la certe~a de la fuga~i­ dad de tiempos que terminan por volver o no termmar. 40). En La eternidad a través de los astros no da lre~a a su impaciencia y decreta: "O la resurrección de las estrellas 0 la muerte universaL . infinitos mundos diferentes. la estratificación de lecturas comunes.

los seduce la hipótesis de una salida plural por la proliferación de tiempos q ue c ifran en el esp acio su espera nza. B uenos Aires. Emecé. el un iverso infin ito es incom pren sible. Buenos Aires. núm. Existen. Esta 48 J. 1938. 48 H abría que recordar uno de los primeros libros de Borges. sometido por él mism o a la más sever a censura hasta el fin de sus días. 1999. optimistas m elancólicos. 65. cerebros suficientemente vigorosos como para comprender el enigma. Imagina que hay en el uni verso un número infinito de facsímiles del pla neta y de todas sus variantes posibles. junto a su incomprensibilidad. constituye u n a de las más crispantes irri tacion es q ue a tormentan el espiritu hu mano. acosan el imaginario de estos autores y de esta época. Baudelaire.o del espacio (1921). certeza absoluta de la infirutud del mundo. añ o x. una especi e de eternidad sub specie de esp acio: "el univer so bruscamente u surpó las dimen siones ilim itadas de la esperanza". Cada individuo existe igualmente en infinito núm ero de ejemplares. impenetrable al n uestro. Sur. a Borges o a su s pers onajes. 50 L. Buenos Aires. pero el universo limitado es absurdo.50 A través de las épocas y sus utopías periódicas. creen en sus astros que se multiplican bifurcándose en p erpetuidad . 193 1. con y sin cambios. Tal vez desde el principio. febrero de 1942. sin duda.. dice Borges al fi nalizar "La biblioteca de Babel". Éd. Es n ecesario qu e nuestros celos hagan su duelo. en los globos errantes. comprometiendo. Borges. transcribo unas líneas que guardan coin cidencias con las citas mencionadas anteriormente y con otras referencias a Bla nqui que figura n en la misma revista: Blan qui abarrota de infinitas r epe ticion es.xxxviii NOTA PRELIMI NAR NOTA PRELIMINAR xxxix mejantes que exis ten en infinito n úmero de ejemplares. Blanqui haya previsto estos desbor des extraterritoriales y extratempor ales: El infinito sólo se n os p uede presenta r bajo el aspecto d e lo indefinido.L. a Benjamín. cit. en alguna parte. a Bla nqui . Uno conduce al otro p or la ma nifiesta imposibilidad de encontrar. literariamente. Del a rtículo que Borges h abía dedicado en Sur a Blanqui.I:l nfi ni". fantasm as de eterno retorno. en Borges Retrato de Blanqui dibujado por Charles Baudelaire (fotocopiado de Philippe Soupault. .-A. p dme¡· capítul o de L'étemilé. . Blanqui. n o sólo el tiempo. 49 un li bro que replica desde el título El tamai1. El tamaíio de mi esperanza. como sus famosos sosias. Rieder. con y sin variaciones. pero reeditado póstumamente. o aun de concebir. 1926. sino ta mbié n el espacio infin ito. los espectros de Blanqui. Es cierto. 49 Proa. el pequeño volumen que Leopoldo Lu gon es había escrito un os añ os antes sobre cuestiones m atem áticas y que pocas veces se considera. "L:Univers. más conocida como "club Blanqui". la sociedad a la que Ch arles Baude la ire asistía con frecuen- en Sur. A Bioy. París. op. Borges encuentra en los escritos de Bla nqui el con trafuerte de una visión estética que va m ás a llá de las disquisicion es m atem áticas o de las injus ticias políticas o policiales.1980. una limitación para el espacio .. Como si tam bién ellos hubieran participado en las agitadas sesiones de la Sociedad Republicana Central.

lo vemos m ultiplicado. a la desesperanza de sus sucesivos cautiverios. un detenido. se dobla al retomar el azar al principio. París. paradójicamente. los alborotos en sus calles transitadas. la vasta claridad y la pérdida de aureola de Baudelaire. discurre en medio 53 M. Leyendo a estos autores. 5 1 Para tiempos tan la rgos. en L'Actualité de l'Histoire. al darse vuelta el destino como un vaso en un la nce de dados. la situación o la reflexión se vuelve doblemente paradójica: en lugar del flaneur que vaga sin rumbo en las calles de París. . Desde la doble inter ioridad de su reclusión. "Pero -dice Blanqui. "Éte rnité". núm. obedeciendo a una de las 51 52 Arthm Rimbaud. cit. Recluido en la estrechez de su celda. calcos que se desconocen entre sí. no mirar. no mirar el mar. esas prohibiciones demasiado severas no le impiden a Blanqui avizorar otros mundos. Blanqui se debate en este libro e n contra de la historia pero apoyado contra la eternidad. se aproximaba más cuanto menos se movía.xl NOTA PREUMI NAR cia y en cuyo recuerdo y de memoria. M. 30. descubre y d escribe el movimien to que define la trayectoria de los astros legitiman do réplicas . Dommanget. traza su retrato. Además de las afinidades políticas. a partir de una hipótesis poética. e n lugar de ver sólo un mundo. como uno de sus sosias. Volviendo d e otros espacios. pp. una revuelta que imprime un retorno diferente. NOTA PRELIM INAR xli "oscuras invitaciones de la casualidad". sin embargo. la angustia del infinito. 895-896. de todo el poema. Pro ust. no mirar hacia el patio. el origen de su interés poético por las estrellas. Gracias al arte. op. los encuentros de Arthur Rimbaud en una eternidad fortuita: Fue reencontrada. la aflicción ante las demoliciones. una monotonía de repeticiones que alteran la eternidad en historia.como dice mi carcelero: A usted le está prohibido mirar el mar. innumerables fantasmas s uperpueblan de copias otras estrellas y planetas. una asp iración cósmica que acecha a otros poetas de su tiempo: la desalentadora "eternulidad" (éternullité) que reinventa Jules Laforgue. a las traiciones de quienes debieron haberlo apoyado. 53 De manera que no debe atribuirse sólo a las tribu laciones de una b iografía d esgraciada. no mirar por la ventana. ver más lejos. fueron estrechas las conexiones entre el poeta y el instigador de las \:>arricadas: comparten la obsesión de la ciudad. la necesidad de huir hacia otros espacios. a los acontecimien tos d olorosos de la Comuna. enero-marzo de J 960. lejos de la Tierra: "¡No importa dónde! ¡No importa dónde! ¡Con tal de que sea fuera de este mundo!" Formulada como una "hipót esis astronómica" en un siglo que no las escatimó. y en ta nto haya artesanos origi na les. vuelve una y o tra vez a l encuentro de escritores y poetas. ni el encierro ni las prohibiciones disminuyen su pasión por la astronomía. Blanqui revela una revolución distinta. dando luga r a una ¡·egresión infinita. su alegría se convierte en perplejidad: este luchador infatigable le confiesa que nunca se sentía más dueño de sí qu e en la soledad de su celda y nunca más d esamparado que al estar fuera. "La vi e de Blanqui sous le Second Empire". más diferentes entre sí que aquellos que ruedan en el infinito. mayo de 1872. un a pura conjetura. más allá. es Blanqui quien. su observación minuciosa y sistemática de las constelaciones. la figura obsesiva de un preso. la avidez con que exploraba los enigmas de un universo al que. Rimbaud recupera la eternidad como más tarde Maree] Proust recupera el tiempo y los principios de su estética que tampoco prescinden de especu laciones cosmogónicas similares: Sólo por el arte podemos salir de nosotros." No es ésa la única prohibición: no mirar hacia las murallas. la fragmentación del individuo que se pierde en la muchedumbre. la curiosidad indolente del flaneur y sus hastíos. el nuestro.otra repeticiónde acontecimientos que remiten al principio. saber qué ve otro de este u ni verso que no es el mis mo q ue el nuestro y cuyos paisajes nos permanecerfan tan desconocidos como los de la luna. tantos mundos tendremos a nuestra disposición. 52 Mundos semejantes a las constelaciones vertiginosas de MaUarmé en las que el sentido del verso. Una página en blanco se pliega sobre sí misma reflejando las inscripciones del ciclo estrellado.La Eternidad. ¿Qué? . la impotente desesperación ante las tempestades que llaman progreso.. s us versos son breves. Cuando Jules Michelet se en cuentra con Blanqui y lo felicita al verlo en libertad.

te yergues siempre más fuerte. André Breton. Si bien no menciona a Blanqui. Tú que del proscrito tienes ese mirar alto y calmo Que condena a todo un pueblo alrededor del cadalso. el libro de Lautréamont. cit. "Les lita nies de Satan": O prince de /'exil. presenta como mil itancia la insurrección del poeta. Baudela ire [Tecuentaba el club Blanqui. semejante al paseante que no deja rastros en la muchedumbre. 56 empiezan a abrir en tre las 54 Ch. como si en estos corredores arrancados al día. 440. Benjamín. un resplandor crepusculento (crepusculiitre). También. Walter Benjamín reconoce como inteligente y perspicaz la estratagema de Philippe Soupault. Cdtica de arte y las resonancias que interpreta W. se han vuelto el pasaje fantornático de los placeres y profesiones malditas. Paris. París. a qui l'on a (ait tort. En cambio.es. según afirma Philippe Soupault. ]de una manera perturbadora. 56 W. Paris. cit. 1/ Toi qui fa is a u proscrit ce regard calme et haur 1 Qui damne tout un peuple autour d'tm écha(aud. Más todavía. Benjamín creería que el surrealismo nac ió en u n pasaje: "El padre del s urrealismo fue Dada. su nombre se lee en filigrana. Aragon. ya se dijo . la vida de Ducasse como una vita politica. op. . las fronteras quedan sin definir: ni calle ni casa."en el grande. en e l cosmos. aunque haya sido Baudelaire quien la aborda y nombra. "Le surréalismc". ni exterior ni interior. Fascinado por los pasajes y la visión de un espacio en movimiento.58 de juriscücción y justificación dudosas. derrocar lo establecido con s us máquinas infernales. de una arqu itectura que los multiplica. Le paysa1t de Paris. 55 "Modernité". los fantasmas de lo moderno y lo demoniaco que acosaban a Baudelaire y a Edgar Allan Poe. Al recordar el fervor revolucionario de Lautréamont. Baudelaire lo conocía y admiraba tanto q ue encontró entre los dibujos donde solía fijar estampas de s u entorno. Ha bla de las energfas revolucionarias. ayer incomprensibles y que el mañana no conocerá". Baudelaire alude a Blanqui en varios poemas. De la misma manera.Dictionnaire historique de la langue (ran~aise: el término se r·egist ra por pl"i mera vez e n Balzac (1823) para designar aquello que es moderno en literatur·a y en ar-te. no duda en entrever su figura en el último poema del ciclo titulado "Revuelta": Oh prfncipe del exilio. Su madre fue una galería llamada 'pasaje"'. 60 W. todo se presenta de la misma manera". NOTA PRELIMINAR xliii casas las numerosas galerías que han alterado la fisonomfa de la ciudad: "[. Denocl. no le fuera permitido a nadie detenerse más que un instante" Y En esas zonas de ambivalencia que atraviesan cuadras y casas. Según Benjamín. dilucidándolo con las luces del firmamento qu e no ve pero conoce. 59 L. el otro ha bulevardizado la ciudad.. contra la trad ición. p. Benjamín. anunciando el culto estético de esta noción. a pesar de que sabe que se trata de una confusión. La fortuna del término existe a partir de Baudelaire: "La m odernidad" en "Pintor de la vida moderna". La gran ciudad avanza: el objetivo que no logró Bla nqui con las balTicadas lo logró Haussmann con las demoliciones que llevó a cabo para evitarlas. es el París de los surrealistas. Blanqui los recorre con su pensamiento sin salir del recinto. 304. se inscribe en la tradición de la insurrección literaria.. 59 Después de leer a Louis Aragon . capitale du xtxe siecle.xlii NOT. 1 Et qui. 54 Tampoco es cüfícil presumir que la modernidad habría empezado con Blanqui. "santuarios de un culto de lo efimero. el retrato de Bla nqui que dice -escribehaber trazado de m emoria. el vértigo de la gran ciudad. el marco literario y político donde Los cantos de Maldoror. Louis Aragon. Le livre de passap. en Mythe el violen ce. Benjamín hace referencia a algunos de los grandes anarquistas que actuaron sin llegar a comunicarse entre sf. sin abandonar la intimidad de la celda o la in terioridad de su cerebro. Benja min. se las designa pasajes. ibidem . op. Uno ha trastornado (bouleversé) el universo. 61 Para Benjamín. toujours te redresses plus {011. París. ss El neologismo es de Jules Laforgue. la mitologfa de la muchedumbre en marcha. 60 una comadrona consagró el "pequeño mundo". 1926. intentando penetrar el orden cotidian o de la ciudad.\ PRELIMINAR deJas conmociones. a quien se le hizo d año. quien en su edición de las Obras completas de Lautréamonl (París. 1927). ven cido. Y que. capitale du xtxe siecle. "los parisienses que transforman la calle en interior".. vaincu. 197 1. 61 W. Baudcla ire. Benja mín. del crecimiento de las sociedades secretas y de la amarga revuelta contra el catolicismo. p. ni luz ni sombra. prolongando el umbral h asta un fondo que termina en otra entrada. 55 Son suyos el desaliento a causa de la inutilidad absurda de! progreso. entre 1865 y 1875. PauJ Éluard se in57 Louis Aragon.

el nombre del famoso p ersonaje de Borges. nada tien en en común con las posiciones de Louis-Auguste. Son varias las intenciones y las confusiones de nombre. mais les circonstances ont fini par lui donne1· corps el elle passe généralem ent pour vraisemblable. autor del controvertido retrato de Lautréamont63 aparecido en El libro de máscaras (Le livre des masques) de Remy de Gourmont. Como en el teatro. con la buena intención de "descartar toda confusión entre Isidore Ducasse y s u homónimo Frédéric Ducasse". "Que Lautréamont haya sido o no un militante revolucionario. o dos: Isidore. op. Una biografía literaria. muchas más se precipitan y. Su zamel. incluso. 6 6 Charles Da Costa. para Borges. Félix Vallo ton [ . el autor de Les blanquistes 66 ya mencionado. a quien con frecuencia se confunde con su hermano Adolphe. Breton. el equívoco no pasa de eso: un nombre por otro o un personaje por otro.. 67 Fran~ois Caradec. sobre todo. 2. . por otra parte. 1724. sino la historia. nos importa poco" dice André Breton. cit." lbul. 1978.te de Lautréamont. E n su Isidore Ducasse. conoció personalmente a Félix Ducasse. las ideologías y sus respectivas certezas. Ou t- ton . a esta altura. Franr. Una hipótesis etimológica L'autreaMon. Tratándose del conde de Lautréamont. a esta a ltura. 140. en lugar de aclarar las identidades en juego. ya no p arece tan fácil internunpirlas. y compris de Goun nont. la s uperchería de hacer pasar un Ducasse por otro. Borges. los heterónimos. de la lectura de 68 Emir R odríguez Monegal. A Literary Biography. sin existir. p.ois. 65 A. la literatura. p. Frant. CEuvres completes. la equivocidad no a ltera la tra ma e.. Suele ocurrir que una vez que se admite una confusió n. com. 1992. NOTA PRI::LIMINAR xlv tribuye a complicar la perplejidad. En "Lautréamont hacia y contra todo"62 le reprochan la impostura de h aber hecho pasar por aut~ntica la pura fantasía de Félix Valloton. el poeta. 1973. Gallimard. tal vez se trate de entrever el boceto de un modelo en perspectiva. m ás de un crítico podría haberlo confundido con P ierre Menard. célebre por su serie de novelas autobiográficas: L'enfanl ( 1881). tal vez uno d e los a utores más citados de los últimos tiempos quien. Denonville. op. s upo citar de una manera tal que su provocación impugna. Idées. entre otros. Edición con introducción d e Marg uerite Bonnet. Lucien. q ue se haya dirigido o no a las muchedumbres. Bibliotheque d e la Pléiade. ] nous écrivail: Ce po•·trait est une invention pm·e. aunque anote que "Hoy en día la cuestión esté zanjada". socialista. Félix. Gallimard. por empecinarse en el género "Obras completas" y. Parfs. 67 introduce un nombre más que. Cependant je sais qu'on chercha. padecen en esta época cua ndo los cambios pasan por desapariciones y la aniquilación por fundamento. vol. Le bachelier ( 1882). 68 Emir Rodriguez Monegal se detiene a subrayar la importancia. sobre todo porque la incon sistencia no queda ahí. En cambio. el surgimiento de una estética de la desaparición que no sólo el arte. 63 "Le 2 aVTil 1921. la tendencia o la tentación a la equivocidad aparece como una h erencia natura l de tantos sosias y su cedáneos de Blanqui. varios fueron los seudónimos que designaban a Blanqui : Colomb. Los seudónimos. n'ayanl sur le personnage la moindre lueur.ois Caradec. sólo había confundido a Ducasse. más que la trillada "muerte del autor" diagnosticada por Roland Bartlws o por Michel Foucault. comte de LautréamonL. los hermanos Blanqui identificados. tampoco era imprevisible un Ducasse más. Dado el problema de la coincidencia de nombres. todavía se perfila un caso más. con62 André Breton. Valles.. cit. con un homónimo. Isidore. personne. Frédéric. por validar abusivamente el error de Robert Desnos quien identificaba a Isidore Ducasse con el revolucionario que exhibe su elocuencia en el Libro El insurrecto 64 de J. puede contribuir a animar la acción.xliv NOTA PREUMI NAR dignan contra la "m istificación" de Philippe Soupault. Nueva York. Félix Ducasse. Según Soupault. p. 942. En Borges. se podría temer que una esp ecie de m aldición haya caído sobre los nombres ya qu e. Parfs. 64 JuJes VaJles ( 1832-1885).65 identificado por el mismo Charles Da Costa. L'insurgé (1 886). Lautréamont había sido un agitador revolucionario de tendencia blanquista pero. Jsidore Ducasse. S in embargo. Se llama Louis Ménard. los homónimos atraen una onomástica abusi va: los Ducasse confundidos. fai te sans aucun document. sí le molesta la confusión.t(evideo) su pone que Ducasse se convierte en otro ("autr e") en París. en realidad. autor de varios libros de economía que. Periodista. C'est done une image de pure fanla isie. ¿por qué n o si cuestiona la identidad que funda la alteridad de un poeta que la defiende más que a sí mismo? Por su parte. revolucionario.

de la lectura y las suyas. nie se casó con un dueño de astilleros argentinos. el notable poeta simbobsta contemporáneo de William James" que. Al referirse a la liberación del proletanado por la experiencia poética a lude al "militan tismo revolu cionario [ . no es mucho m ás lo que se ha averiguado. que fue p intor de la conoctda escuela de Barbizon.ocialista revolucionario. no cesa de favorecer las teorías de la ~~critura y sus. Decfa -según afirma Re m y de Gourmont. E l artfcu~ lo.clás!c. Société du "Mercw-e de F . que engendró.os. un eterno retorno. a Valéry. Buenos Aires. después de haberlo consagrado Borges autor del Quijote. el escritor conocido como un s. un produc~o especfhcamente útil en fotografía. En 1934.al poeta que escrib ió est e bello libro que es La eternidad a través ele los astros? La escul tura de Jules Dao 73 74 Felicidad. detenido.. B~·eton destaca las relaciones entre los Cantos de Maldoror de ls1dore Ducasse co n el surrealismo y subraya la importancia decisiva en su obra de los acontecimientos derivados de la declarac ión de la gu erra de 1870 y del apla stamiento atroz . tance . op. que engendró a Mallarn:_é. ( .que las escribía en fra ncés "para comodidad de sus lectores". pero s in duda lo es en un sim bolista de Ni'mes. París.~e. a utor del Quijote".e l~s. de la traducc10n y la parodta. w.mo a ultranza hacer de su insurrección una resu1Tecc1ón h tpotettca. la tendencia a l~~r ~acrónicame~t. de SenneviJJe.19 13. ' • ° 7 Conocf.. se le reconoce sobre todo por los ejercicios filológ1cos en los q:te "reescribe" obras perdidas de trágicos griegos. 1en se anota ~ue uno de sus barcos. la obra perdida de Esqu ilo que publicó bajo el seudón imo de L. [ . ¿Pm· qué precisamente el Quijote? dirá nuestro lector.x lvi NOTA PRELI MINAR las Promenades littéraires 69 de Remy de Gow·mont70 y examinar 1 res~nan~ia de este libro en la visión estética de Borges. de la literatura. Promenades littéraires. la identidad travestida y la juso?cacJó~ de la opc1on tdwmat1ca. exil~ado.72 Seguramente esos paseos literarios de Gourrnont llamaron la a tención de Bar~ ges sobre un ~enard. o corno las letras del acróstico que cifraba la dirección ~e su ~scondi. yo quisiera hacer de este agitador rcvolucio~ari o que fue ~lan­ qui. ] nuestra turbu lencia . datos frag~ mentarías sólo esbozan u na p1s ta mas de la llegada de Blanqu1 al imaginario de estas latitudes.a igualmente el Livre des masques de Remy de Gourmont.-rs Mercw·e de F1·ance 1904. el inventor que descubrió el colodio. Ficcio11es. Tal vez sea otra modali dad ~e bl~nqu!s. ] eso que se ha creíd o a veces poder llamar n uestro 'blanquismo' ". una vita literaria.. ·Cuántos conocen -se preguntaba Geffroy y la pregunta vale aú~ en la actu alidad. ] ¡Qué espanoladas no habna aconseJado esa elección a Maurice Barres 0 al doctor Rodríguez Larreta! 69 Remy de Gourmont. xlvii NOTA PRELIM INAR Por otra parte. o . 71 72 Publicado en J 909 con un p1·efacio de Maurice Barres. sin acento en la e. bautizado "Auguste Bl~nqu i". de tendencia blanquista. refutaciones. esto~.... Lou ts Ménard. La parodia. en un español. una vtla pol Ltlca. Bonheur Loi Amour N'onl Qu'un Instant73 En pocas oportunidades habla Breton de Blanqui. lo asimilan a su medio homó~m~. " 1896. 1941. tam b'. cuando se pregunta "Qu'est-ce que le s urréa lisme?".d e la Comuna de París. De la m isma manera que Walter Benjamín qu iso reconocer en ' 74 Lautréam on t. con los retratos real•zados por Fél ix Va lloton. se sabe que la hermana menor de Blanqui. tout court. Be njamin..que engendró a Edmond Teste. J . P1en·e Menard. . Esa preferencia. Por ahora. También poeta. destacaba en un lugar visible del salón un cuadro con su 1magen.L. devoto esencialmente de Poe. Como los nombres de lucha bajo los cuales se ocultaba. Pa. La más conoc1da se denomina "Una versión del Prometeo Liberado" (V¡~e version du Promethée délivré) de 1844. el título del sobrecitado cuento de Borges: "Pierre Menard. no hubiera sido inexplicable. que se radica en los márgenes li terarios emplazando al autor de "Revenes d'un pa1en mystique"/1 p resiente desde el título. en las tran sgresiones del poeta. de su destierro astral. "Le sw·réalisme". . de la h istoria de la literatura. cit. Ley. con quien Ur a ' artió desde F rancia rumb o al Río de la Plata. Borges. o de la literatura y la historia. Am o•~ No tienen más Que un Instante. un pagano místico".

se diría que s u hipótesis no ha fracasado. algunos de los más influyentes en la segunda mitad del s iglo XX. de ese libro el resumen de algunos capítulos finales. LISA BLOCK DE BEHAR Montevideo. la estrofa de Eugene Pottier. de sus vastos escritos perdura un pequeño libro. de su práctica fogosa no d esvan ecida en sistemas y utopías que las iniquidades d e otras doctrinas prolongaron hasta avan zado el s iglo XX. Muerto . esa 75 Contre une classe sans en trailles. quatre murailles.75 Más que el blanquis mo. A pesar de los fervorosos enfrentamientos ya históricos que protagonizó. del resumen. Imprevisiblemente.xlviií NOTA PRE LIMINAR lou en el Cementerio del Pere Lachaise.si se en tiende como el flujo astral que actúa sobre los hombres y las cosas. entre miles de copias que no sólo reproducen originales sino que los desplazan. 1 Mort. es la tenacidad de sus meditaciones sobre la eternidad a legórica de la revolución de los astros · . o su influencia .también en el sentido astronómico de revolución. de la lengua. cuatro tablas de pino. Es curioso. el retrato de Eugene Carriere. apenas los nombres difieren y algunas circuns tancias que. autor de La Internacional. casi al mismo tiempo. donde una flor roja fresca contrasta la oscuridad del bronce. en tierras distantes. a manera de escritura. no atenúan el posible asombro. de la distancia y el tiempo. vivo. Como en un cuento. no faltan las coincidencias. Cruzando fronteras y océanos. a unque el propio espacio no tenga lugar. un párrafo. 1 Luttant ¡JOur le Peuple sans pai11. recogieran sus reflexiones que se sustraen a los límites de la cárcel. Tal vez esa conjetura h aya incidido en la vigencia de su pensamiento. Blanqui. ni la r evolu ción permanente que supone y defiende. Esas pocas líneas dieron lugat a que los mayores pensadores y autores. vivam. dos. 1 JI eut. lo recuerdan: Contra una clase s in entrañas Luc hando por el Pue blo sin pan Tuvo c uatro murallas. las mismas líneas de Blanqui. diseminado en distintos libros. anticipan o determ inan las confusiones de una época que cifra en la tecnología y el espacio su esperan za. más que sus combates de p olítico revolucionar. NOTA PRELI MINAR xlix reiteración de copias justi fica la hipótesis que él había aventurado tiempo a trás.io.sigu e siendo un fenó men o insólito. Uruguay . tres o m ás escritores escribían. quatre planches de sapin. reproduc idos como los sosias que h a bía previs to.la que retorna sub specie aeternitatis . igualmente misteriosas. En este sentido. ejempla res y numerosos.

LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS .

Andrea Cellarius. n i siquiera el éter. Todos los cuerpos. quedaría el espacio completamente vacío. ofreciéndose a la observación y al r azonamiento. sólidos. o aun de concebir. 1661. inde(il7. y admitamos por un instante la existencia de esta superficie que. Todo concuerda. Este espacio posee las mism as tres dimensiones. Nada más que el espacio. sin duda. el universo infinito es incomprensible. a nimados e inanimados. ni gas. y así en ad elante. y con mayor precisión: El universo es una esfera cuyo centro está en todas partes y su superficie en ninguna. ni sólido. seu A tlas universalis et novus. como continuación . ancho y profundidad. líquidos y gaseosos. una nueva porción de espacio de la misma naturaleza. una limitación para el espacio. ¿Será sólido . otra. Los astros innumerables b rillan en su s profundidades.EL INFINITO Movimiento de la Tierra alrededor del Sol. delante de nosotros. negro y vacío. Supongámonos en uno de esos "centros de esfera" . eterno. Si se suprimieran los astros. es decir. El infinito sólo se nos puede presentar bajo el aspecto de lo indefinido. se relacionan entre sí por medio de )as mism as cosas qu e los separan. Harmonia macrocosmica.idamente. Es cierto. líquido o gaseoso. ni líquido. se constituye en límite de l mundo. luego otra más.I EL UNIVERSO . enseguida se producirá la prolongación de aquello que limita o pretende limitar." ¿Qué imagen del infinito m ás sobrecogedora que ésa? Digamos. Está ah í. Dijo Pascal. Uno conduce al otro por la manifiesta imposibilidad de encontrar. pero el univer[3] . que están en todas partes y cuya superfi cie no se encu entra en ninguna. según Copérnico. con su m agnificen cia de lenguaje: "El universo es un círculo cuyo centro se encuentra en todas partes y la circunferencia en ninguna. El universo es infinito en el tiempo y en el espacio. pero mantendría las tres dimensiones. este límite? Cualquiera sea su naturaleza. y tendrá necesariam ente como límite. en este sentido. Amst erdam. y luego. largo. Supongamos que no existe. según él. en consecuencia. indivisible y sin límites. Un espacio indivisible e ilimitado.

la eternidad del mundo cautiva la inteligencia. esa idea tan débil ya reviste apariencias formidables. en alguna parte. que puebla con infinidad de globos el infinito del espacio y no deja un rincón de tinieblas. Sesenta y dos cifras. pero ni siquiera se empezaría con el infinito. JI LO INDEFINIDO Por más débil que sea. Si la lengu a encontrara las palabras y el tiempo para enunciarlo. le lleva más de mil afias llegar hasta nosotros. sin traspasar los límites de la inteligencia. ¡qué distancia saldría de un cálculo semejante! Así se puede prolongar lo indefinido a discreción.4 LA ETERNIDAD A TRAves DE WS ASTROS so limitado es absurdo. en los globos errantes. Es eterna. miles de millon es de miles de millones de miles de millones de miles de millones de mi les de millones de veces el camino del Sol a la Tien·a. La ciencia no ha constatado todavía una ley de solidaridad entre el espacio y los globos que lo surcan. impenetrable al nuestro. Aun cuando cada palabra indicara los alejamientos más aterradores. son una necesidad en toda la extensión. Infinita en el tiempo. junto a su incomprensibilidad. ¿No es aterradora la extensión que a barca esa enumeración? Tome a hora esta misma extensión por unidad en un nuevo número y veremos: la línea de cifras que lo componen parte de la Tierra y llega allá. sin embargo. tratándose del infinito. El calor. Uno implica el otro bajo pena de contradicción y de a bsurdo. impereceder a. sin duda. o en términos más habituales. para expresar. es decir. constituye una de las más crispantes irrilaciones que atormentan el espíritu humano. Los hombres competentes p iensan que ninguna de sus partes quedaría viuda de esos grandes fuegos luminosos. que van desde aquí al Sol. el movimiento. no puede disminuir ni crecer en un solo á tomo. Este enigma se plantea tanto con respecto a l infinito en e] tiempo como respecto al infinito en el espacio. cerebros suficientem ente vigorosos como para comprender el e nigma. la luz. Si se imaginara una línea de números. de soledad y de inmovilidad en ninguna parte. sólo una insignificancia. no de 15 centímetros de largo sino de 37 millones de leguas. ¿por qué no lo será también en la extensión? Los dos infinitos son inseparables. en suma. por medio de los cuales viven los mundos. Si no se le puede consentir límites al universo. a cuya luz. ha bría que hacerse una idea del infini to sólo por lo indefinido y. Esta certeza absoluta de la infinitud del mundo. h aciendo 75 000 leguas por segundo. Aún más vivamente que su inmensida d. a esa estrella. Es necesario que nuestros celos h agan su duelo. Existen. Tampoco entrará ahí. dan 20 octo-decillones de leguas. la electricidad. que ocupan un largo de a lrededor de JS centímetros. Si bien se encuentra en perpetua transformación. Nuestro opúsculo reposa por completo en esta opinión. se hablaría de miles de millones de miles de millones d e siglos. [S] . ¿cómo soportar el pensamiento de su no existencia? La ma teria no salió de la nada. a una palabra por segundo.

Las estrellas son soles semejantes al nuestro.tuut fl!llm 1'·"' n ''' . Altair. Más allá.itt i'rvpf. y a llá abajo. 1'\lfkr• tU(l ¡n. La comparación no viene a l caso. Vega (de la Lira).upwJ!If:tlt Nn•m· m \11 •Hli•#H~ (tl tllllalW'fU .¡¡¡rmJtt rttt\JJ:c1'lun f\ltn mwullial~•~ntt hhP. Sin contradecirlo..utd'llrUUlUIIIItt•a. Sus resultados no obtuvieron ningún crédito y permanecen muy problemáticos. algunos puntos imperceptibles. deJ Cisne. encontrar una paralaje a algunos de los más brillantes: Sirio. El universo parece desenrollarse. vías lácteas de los planos más distantes. deJ Cisne en más de cien mil años.lu hgm 1' lt t"f'f'lthll n .¡ J o J III U JWll PRODIGIOSAS DISTANCIAS DE LAS ESTRELLAS t\lt)fllt'*l 111nH Jutrrur(. Es prodigioso el alejamiento de estos cuerpos. la 61a. A ese paso. en vano. duraría 250 millones de años.HIItrlll\:lllt111r n. atmque no muy verificable. que desplaza las estrellas más cercanas más allá de 7 000 miles d e millones de leguas. se llegaría al Sol en 400 años. 1480. y las diferencias de tamañ. La mejor observada. dispersos en la bóveda de la noch e.. Barthélemy I'Anglais. o más bien un mínimo.rrat\»o I~IIIC'flt• tUl\ IURIVf~ll lldn \ t uU ~~~~ ti' qnf(d fltUUHill rt U. que hace 233 millones de leguas cada año. 658 700 veces la distancia de la Tierra a l Sol. Livre des propriétés des choses. La luz.o y de brillo no pueden [7] . Es posible.u "f.. inmenso. q ttV't l los planetas personalizados. ha dado 23 000 miles de millones de leguas. esos fuegos luminosos deben ofrecer grandes desigualdades de volumen. en las profundidades que ya se ocultan.. sólo llegaría a la 61 a. el telescopio entrevé nebulosas.. bajo nuestras miradas. Son aproximaciones. a diez leguas por hora.. El viaje en ferrocarril.. Sin embargo nos muestra sólo un rinconcito bien pequeño.-.. Poitiers. pequeños montones de polvo blanquecino. aplicados al firmamento. andando a razón de 75 000 leguas por segundo. lnUJH . c. ese gran agrupamiento estelar que invade la mitad del cielo y del que las constelaciones sólo son miembros desprendidos.. rq tlthult . Se dice que Sirio es ciento cincuenta veces más grande. La Tierra. El Sol es una de las estrellas d e la vía láctea. sin un minuto de detenimiento ni de a traso. señalan los astros semi-extinguidos por la distancia. Escapa a todos los cálculos de los astrónomos que han ensayado.. sólo franquea este espacio en diez años y tres meses.

En el conj unto del cortejo Mercur io. nuestra densidad no es la del sistema solar. En los cuerpos celestes. sin ninguna analogía con los huéspedes de nuestro planeta. cuentan por dos sobre 2 41 7. Ma rte. según miles de formas dóciles a los ambientes. por dos en 1 281 684.8 ser para nosotros sino cuestiones de alejamiento. Venus. Nadie duda de que existan miríadas de formas y de mecanismos. que debe presentar innumerables seri es de organizaciones diversas. erradamente. y asociando el Sol. IV CONSTITUCIÓN FÍSICA DE LOS ASTROS Sin apartarse nunca del plan general que domina todas s us obras. Con simples mod ificaciones. en los extremos más opuestos d el universo. y demostrar la identidad de composición del universo. de toda existencia a nimal. La densidad es la que decide la constitución física de un astro. se s upuso. Sin datos suficientes. multiplica sus tipos hasta lo imposible. Los demás aparatos se le subordinan. Sólo forma una ínfima excepción que casi nos excluye de la fam ilia verdadera. como volumen. Ahora bien. Era un error. frente a semejante contraste. y la electricidad el principio-agente. Las formas son innume[9] . la fantasía imaginaba la estructura de los cuerpos celestes. No es necesario alejarse de la Tierra para ver tal diversidad casi sin límites. situaciones y seres igualmente fantásticos. E l análisis espectral perm itió disipar este error. compuesta por el Sol y los grandes planetas. Que no debían parecerse en nada al nuestro era lo único que no parecía dudoso. en absoluto. los centros nerviosos son la base. una vanidad que ha sido humillada con frecuencia. Somos casi intmsos en e l grupo que nuestra pequeña glori a pretende hacer arrodi llar alrededor de su supre macía. la naturaleza es ma ravillosa en el arte de adaptar los organismos a los medios. a pesar de tantas apariencias contrarias. o más bien cuestiones dudosas. S in duda se puede afirmar que. la Tierra. Es ciertamente así en nuestro grupo planetar io. ¡Daría lo mismo que fuera igual a cero! Hace algunos años. Pero el plan y los materiales permanecen invariables. Siempre hemos considerado nuestro globo como el planetarey. toda apreciación es una temeridad. apenas.

hasta ahora. Erbio 64. s u composición. componen las grandes masas de terrenos geológicos. el magnesio. Azufre 7. Bario 22 . de los lazos tenaces de sus combin aciones con el oxígeno. es necesario ento1¡1ces abordada en detalle y proceder de lo conocido a lo desconocido. Bismuto 25. Resuenan todavía las últimas escaramuzas de retaguardia. en desmedro de todas las analogías. el sodio. Selenio 44. Terbio 57. Tantalio 51. Ma nganeso 34. Cromo 23. Vanadio 60. una parecida a la nuestra. Rubidio 46. Oro 30. etc. s u nomenclatura se enriquece con el d escubri miento de a lgún metal. con el agregado de cloro. Hidrógeno 2. gratificada p or el don de perennida d. con gran dificultad. lddio 37. Calcio 8. de yodo para los mares. Estos cuatro gases constituyen casi. ázoe. porque el número de estos cuerpos era sólo 53 hasta hace pocos a ños. carbono. . Potasio 10. cuyos nombres mencionamos a continuación. Hasta nueva orden. FI(JOr 33. Litio 52. Niobio 53. flora y fauna. en el orden de su importancia: l. Boro 38. e l potasio. Arsénico 27. separado por la química. Pla tino 28. la naturaleza tiene a s u disposición como eleme ntos únicos los 64 cuerpos simples. Osmio 45. el fósforo. fuente eterna e . Cadmio 43. Níquel 31. Lantano LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 47. Antimonio 21. El resto sólo figura a título de comparsas. Rutenio 63. Ázoe 4.. combinados con el oxígeno. los elementos son los mismos.10 Li\ I~TERNIDAD A TMVf:S DE LOS ASTROS rabies. Los 64 alcan zarán la centena. Molibdeno 40. Circonio 35. El fuego central que ruge bajo nuestros pies es suficiente testimonio de que la Tierra fue en otras épocas lo que hoy es el Sol. está envuelto por dos atmósferas. la materia orgánica. El silicio. Radio 54. Silicio 9. Cerio Los cuatro primeros: hidrógeno. Itdo 61. ¡Cuántas polémicas. Glucinio 32. pero a la Tierra nunca se le endosó una fotosfera eléctrica. son los grandes agentes de la naturaleza. Indio 11 56. asociándoles el calcio. oxígeno. estos elementos eran considerados especialidades de nuestro globo. H ieJTO 15. en nuestro globo. Plata 18. Clom 13. Pero los actores serios no pasan de 25. Telurio 48. Carbono 5. Cobre 17. El hidrógeno va a la cabeza. Torio 59. el aluminio. se les considera irreductibles. llamada fotosfera. las capas superpuestas de la corteza terrestre. Didimio 55. reinó mucho tiempo en la ciencia. por ejemplo. Aquí llegamos a la cuestión capital. el calcio. Plomo l 9. Oxfgeno 3. Los ordenamos. Bromo 24. Cind Zinc 26." Esta doctrina. Sobre su éxito. Uranio 50. Talio 58. de sodio. simple cuerpo opaco como el primer venido de los plan etas. inagotable de luz y calor. Yodo 14. aceptada universalmente. sobre el Sol. Estroncio 39. Sodi o 1 l. Titanio 42. Hasta hace poco todavía. ya que es la lu z de todos los soles. Cesio 62. De vez en cuando. la que domina desde la altura y a nula casi todas las demás. el carbono. Alu mini o 12. Paladio 4 1. las ondulaciones victoriosas habían construido una teoría fantástica: "El Sol. que sirve de sombrilla a los indígenas contra la segunda. Se les denomi na cuerpos s imples porque. Los metales preciosos tienen más importancia para los hombres que en la naturaleza. más o menos. Decimos "hasta nueva orden". Cobalto 36. etcétera. el ori gen y la na turaleza de la luz! Apenas ha terminado la gra n querella de la emisión y de las ondulaciones. Mercurio 20. Fósforo 6. A tal punto su acción es universal que no se sabe a cuál de ellos con-esponde la prioridad. por sí mismos. Estaño 29. es probab le. El hidrógeno y el oxígeno forman el agua. el azufre. Tungsteno 49. Magnesio 16.

p ero esta clasificación no impide que los cue1pos s~m­ ples coexistan en el conjunto de la nebulosa. la que p ermi te percibir. Ese tl.69). ~reci. los espectros del Sol y de las e~trellas acusan )a existencia de elem entos que n os son descon ocidos. . el níquel (8. lla mas o agua. c uya última palabra es el mar. 19). el zinc (7.sa­ mente ése es el caso de nuestro sistema y. Las desviacione: de d~n­ sida d. cuya dens idad es la cuarta de la nuestra. Sin en:bargo. c<. el núcleo del astro. Las pro tuberancias rosadas son choLTos prodigiosos de este gas inflamado que desbordan el disco de la Luna mientras ocurren los eclipses tota les de Sol. las prueb as de esta identidad . salvo a l repart~rse enseguida según cierto orden . barrida p or las tempestades sobre inmensas superfiCies. E ntonces. Todos los cuerpos simples no se muestran en el esp ectro solar y. cuando se ve el Sol. como se iluminan las calles de París Y de Londres. pierden m u cho de su sign ificación aisla nte. la humarndad tendra tie mpo de aprender much as cosas. el cadmio (8. con razón se las había representado com o vastos embudos abier tos en las masas gaseosas.81). la asociación del hidrógen o Y del oxígeno gobierna la m ateria y el sodio es s u compañ ero inseparable en sus dos formas opuestas: el fuego y el agua. Su com binación es la que expande la lu z y el calor. de donde . segun las apan en cws. Sabe que el universo entero recibe la luz. océan o de agua sobre los pla netas para organizar. a hí. en la combustión del hid rógeno. Antes de ese término fatal. ya sea en estado lfqULdo. Ese día verá termi narse el reino de las llamas y com enzar el de los vapores acuosos. muy prosaicamente de hidrógeno ardien te. h oy tan apacib les. ya sea en estado gaseoso fuertem ente comprimido .. Se c umplirá también en el Sol. Sólo el cad áver de la Luna. los m aten ales de una nebulosa deb en clasificarse en los plan etas según las leyes de la gravedad. nuestro mundo planetario caerá en la noche eterna. E s la llama del hi~ógeno. en virtud de e~tas leyes.67). de las estrellas y de sus cortejos. el calor y la vida orgánica . Desd e ya s us m an ch as revel~ n. . recíprocamen te. p or la espectrom etría . Estos ma res. encerrando metales com o el hierro (den sidad 7.90). Pero esta cien cia es todavía nueva e inexperimentada. el crom o (5. Ya sabe. El p or vemr solo desarrollará. Con estos vapores. Apen as si dice su primer p alabra y es decisiva.em po se contará en s iglos. con el conc~rso del oxígeno. Más adelante verem os qué condiciones resultan de este h echo. Los elementos ~e l~s cuerpos celestes son idénticos en todas partes . . han con ocido otras te mpestades. Sin agua. En cuanto a las m anchas solares. que el t~empo no cesará de am pliar y de volver perm an entes. a p esar de sus suaves a rrugas. el de los otros grup os estelares. que la mitad d e los 64 cuerpos simples que compone n nuestro planeta también forma parte del Sol. del hidrógeno y del oxígeno a sociados.r esultan las divergencias de densidad. no h ay atmósfera. . E:n el espectro solar brilla en primera línea. Llegará un día cuando el produc to de la com binación del hidrógeno con el oxígeno. cada día. Eviden temen te. es el que crea y manti ene la vida orgánica. no como una opacidad negra sino como u_na oscuridad r ela tiva. El producto de esta combinación.12 LA ETERNJDAD A TRAVÉS D E LOS ASTROS El a ná lisis esp ectral ha disipado estos errores. en- LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 13 volviendo en sus masas espesas el astro caído. lagunas pasajeras. Nada m ás natural que los cue1pos simples ex1stan en los distintos globos en proporcion es desiguales. quedar á en lo que debe ser: agua. el agua. Océano de lla mas en las estrellas para yjvificar. cua ndo se arrem o linaban en lla mas d evorantes sobre las lavas de nuestro globo. Existen dos elementos terrestres que iluminan el universo. Ya no se tr ata de electricidad inusable y perpetua sino.80). el cobalto (7. E l Sol es u na estrella e n declinación. .m10 en otras partes. . basta de quimeras. el cobre (9. ¡Per o qué metam orfosis! La evolución se ha c umplid o. es p recisam en te esa misma m asa de hidrógeno y de oxigeno. ni flora ni fauna. es el ele mento prinCipal de la sal d e los mares.95). deJando de descomponerse de nuevo para reconstituir aparte los dos elementos. sin duda. pero la p endiente desCiende. que parecían desde u n p rimer mom ento un obstacul~ msuper able a toda sem ejanza entre Jos planetas de nuestro sistema.

quien la había extraído de su telescopio. En todo caso. tan serio. Dedicado a las matemáticas. nada menos. Sin poder alojarlos en su sistema bajo ningún título. que la "transformación de la Tierra en satélite de cometa es un acontecimiento que no sale del círculo de las probabiHdades". para deshacerse de ellos. los tironean de mil modos. a fin de desembarazarnos de ellos nosotros mismos. los inflan con los fuegos solares y terminan por tirarlos hacia afuera h echos pedazos . 1666-1668. ¡Completo fracaso! ¡Qué respeto humilde. hace tiempo. los manda a paseo de estrella en estrella. LOS COMETAS Trayectoria de algunos cometas. Stanislas de Lubienetski. la impertinencia no se da sin un suave matiz de inquietud. el autor. Laplace. En la actualidad. Amsterdam. y se apura en volver a los cálculos de la gravedad. Los oráculos no se privan de contradiccion es. un sabio tan grave. Poster guemos por un insta nte las nebulosas y veamos los cometas. declara. esos miserables juguetes de los planetas superiores que los empujan. Es evidente que su teoría se enfrenta a dos dificultades capitales: tanto el origen como la alta temp eratura de las n ebulosas y los cometas. Sigámoslos. en un capítulo de sus obras. su objetivo permanente. por medio de simples afirm aciones.V OBSERVACIONES SOBRE LA COSMOGONÍA DE LAPLACE. el ilu str e geómetra se ocupa mucho del movimiento de los astros y casi nada de su naturaleza. cuando se les saludaba como mensajeros de la muerte! ¡Cuántos abucheos y silbidos desde que se les sabe inofensivos ! Bien que se reconoce en eso a los hombres. Sólo aborda la cuestión física con indolencia. después de haber proclamado veinte veces la nulidad absoluta de los com etas. profesa igualmente el [15] . después de h ab er asegurado que el vacío más perfecto de una máquina n eumática es mucho más denso que la sustancia cometaria. Laplace ha obtenido su hipótesis de Herschell. Frans Cuijper. Así Arago. Theatrum cometicum. todo el mundo siente un profundo desprecio por los cometas.

esta materia. más aún. La misma objeción refuta una idea reciente. "Su propia inconsistencia los aparta.. tan tenue como se la supone. dice: "El encuentro de un cometa no puede producir en la Tierra ningún efecto sensible. Sin advertirlo. Sin embargo se habla. diga lo que diga Laplace. que circulan hoy alrededor del astro central. etcétera. tal vez se podría encontrar el camino de la verdad. Según él. Estos restos formarían un vasto océano que engloba y supera hasta a las órbitas de Mercurio. abandonando sus antiguas posiciones. sería desdeñar demasiado los cometas. no molestan a nadie y todo el mundo los molesta porque son los humildes esclavos de la atracción. nada de atracción. ". especies enteras aniquiladas . lan zados a todo galope. como de una cosa muy simple. podemos atravesar la cola de un cometa . ¿Continuaron su viaje? ¿Les fue posible sustraerse a los abrazos de la Tierra y pasar más allá? Entonces. Nada de masa. los planetas no harían un buen camino a través de esas nebulosidades y la gravitación no tardaría en sentirse mal. Primero se le atribuyó a la atmósfera del Sol. ocurre que su servicio militar los atrae y se los lleva. luego de un doble sacudimiento." Laplace no es menos explícito: "Es muy probable. la forma gaseosa en los helados desiertos de la extensión. Los meteoritos. ¿Por qué no se quedan pegados. Es muy probable que los cometas La hayan envuelto varias veces sin haber sido advertidos . sería un descaro difícilmente aceptable. Su extrema tenuidad no opone ninguna resistencia a la marcha de los cuerpos celestes y nos da esta claridad permeable a las estrellas. No es un acontecimiento peligroso.. llevaría a graves desórdenes. a nuestro planeta por la gravedad? "¡Justamente!" Porque no pesan. cuando nuestro globo los aprieta y no debería dejarlos? El Sol se encuentra demasiado lejos para disputárselos a quien los tiene tan cerca y.. No. esos vapores difusos. ¿A título de qué? La Tierra es bastante superior en potencia.." Razonamiento equivocado." Todo el mundo opinará así. sería un obstáculo serio para los movimientos de los cuerpos celestes y. de cometas que rodean. aparece también maltratada a veces. los mares.16 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE WS A5"TROS pro y el contra sobre esta cuestión. Las luces zodiacales proceden de moléculas demasiado volátiles para unirse a los planetas en la época de la gran formación primitiva. Las moléculas planetarias. rota y dislocada. Los s{ y los no tan categóricos son raros en la pluma de un matemático. Pero se les podría preguntar a ambos astrónomos en qué se han convertido esos cometas. se dirá. hasta con la del vacío. Este fenómeno ya ha recibido numerosas explicaciones diferentes. para continuar después su ruta apacible mente.. Además. ¿Alcanza la marcha rápida de estos astros para sustraerlos a la acción terrestre y continuar su curso por la impulsión adquirida? . que fatiga la lengua en definir su nada. Los cometas. Arago dijo no sé dónde: "La materia cometaria ha podido entrar con bastante frecuencia en nuestra atmósfera. una gran parte de los hombres y animales ahogados en ese diluvio universal o destruidos por el violento sacudimiento del globo. volatilizadas por una temperatura alta. Si se separan de nosotros para sumarse a su escuadrón. la retaguardia. ese dogma fundamental de la astronomía. se crucen por la tangente y continúen huyendo. se sabe. dice. con el tiempo. no conservan eternamente su calor ni. La atracción. Lo vamos a ver diciendo una palabra de la luz zodiacal. luego abandonan nuestro globo. Confundir su nulidad con la del éter. ¿fue confiscada la atracción? ¡Y qué! ¡Este vago eiluvio cometario. Nadie ha hecho la mínima observación en este sentido." Y en otro pasaje: "Es fácil representarse los efectos de este choque (de un cometa) contra la Tierra: cambiados el eje y el movimiento de rotación. derrotaría la fuerza que domina al universo! Se concibe que dos globos macizos. que le hace el honor de la luz zodiacal a los destrozos de cometas naufragados en las tempestades del perihelio.. precisamente. "la atmósfera solar no llega ni a mitad de camino de la órbita de Mercurio. no son demasiado permeables a la claridad de las estrellas. Pero que inanidades errantes vengan a pegarse contra nuestra a tmósfera. en consecuencia. aunque pudiera atrapar la cabeza de esas muchedumbres. Parecería aún menos racional buscar el origen de las luces LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 17 misteriosas de la región zodiacal en un anillo de meteoritos que circulan alrededor del Sol. ¿Cómo dejar de obedecerla. que los cometas hayan envuelto varias veces la Tierra sin haber sido advertidos. Elevándose a lgo más. quedaría en poder de la Tierra." Semejante hipótesis es poco verosímil. por su n aturaleza. opinión combatida por Laplace. para precipitarse hacia un nuevo ecuador. Venus y la Tierra. En a lguna parte.

atrapados por el calor y dilatados hasta la monstruosidad. Los cometas. sobre todo. Abundan en nuestro mundo particular y. sin que el peso de la columna atmosférica reciba un solo átomo de aumento. antes aún de que un rayo de Sollos torne visibles. Esta versión coincide con la diafanidad de los cometas y. que a menudo ocupan Jos primeros lugares en las más bellas noches estrelladas. casi imponderable. encadenados desde hace siglos a las barreras de nuestra atmósfera y. desde el fondo de la noche. Hasta ahora siempre se h abía alojado la luz zodiacal fuera de la Tierra y era difícil asignarle tanto un lugar como una naturaleza conciliable a la vez con su permanencia y su s variaciones. la atmósfera terrestre se encuentra forrada por una envoltura cometaria. se contraen y se apagan. desde el Sol h asta más allá del orbe terrestre se extendería un vasto cementerio de cometas. se trata de criaturas inofensivas y graciosas.18 LA ETERNIDAD A TRAVÉS m: LOS ASTROS Sería imposible semejante ataqu e a la gravitación y debemos estar en la vía de sus luces zodiacales. se alargan.. y no se su straen sin tapizar los campos de la eclíptica con sus desechos. pierden s u forma. acorralándolos despavoridos h acia desfiladeros peligrosos. Son verdaderas . ¿Cuántos de estos nómadas han elegido domicilio entre nosotros? . más de la mita d escapan a la vista y aun al telescopio. que expían tan duramente su visita indiscreta a la gente establecida. luego del éxito de la maniobra. los cautivos suplicantes. requiriendo. Asf. Estos contingentes no podrían superar cierta altura sin ser espumados por la fuerza centrífuga. bajo la protección del LA ETERNIDAD A TRAVtS DE LOS ASTROS 19 frío. se levantarán y se irán a reunir con sus tribus innumerables en los espacios imaginarios. En guardia en la sombra. . que se va con su botín al espacio. sitio y fuente de la luz zodiacal. que se dejan a travesar por la luz viva de las estrellas. Como las mariposas. Sólo entonces. mucho más allá de los trópicos y probablemente hasta los dos polos. van a formar sus hinchazones lenticulares. Así. a la desbandada. el policía del sistema. se vuelve más sensible que durante la mañan a. ocupan una exten sión inmen sa. luego reúne y reforma sus inmensas columnas dispersas por el fuego del enem igo. Estas masas diáfanas. el Sol intertropical nos muestra estos pálidos bohemios. Los destacam entos cometarios. despliega ante las miradas estupefactas los esplendores de su ejército y continúa majestuosamente su retirada victoriosa hacia las profundidades del espacio. En verdad no importa que sea a través de elipses. El calor del dia los ha dilatado y su luminos idad. ¿No serían esos. después del crepúsculo de la tarde. tanto peor p ara ella . Desde la instalación del sistema solar. Un dia de éstos. Ahí. son millones los que han p asado al perihelio. su centro y su punto culminante como altitud y como resplandor. en sus visitas. además. después del enfriamiento de la noche. dejando a lo lejos. Si quedan atrapadas en la ratonera como locas y la astronomía también. Volvamos a la historia de estas nulidades cabelludas. que se iluminan con los rayos del Sol antes de la aurora y. Los cometas son seres verdaderamente fantásticos. las grandes arañas paseándose al borde de su s telas. Pero es la Tierra misma la que origina la causa. abandonando por todos lados a los rezagados y. Si hubiera que dar crédito a algunos cronistas de los cielos. y hasta se podría decir que viven bajo una carpa. en vano. desde el ecuador. renuevan los contingentes prisioneros tal vez con más frecuencia de lo que se piensa. se desborda y da vuelta rápidamente a l Sol.eros en s us encuentros siderales y rechazados hacia el ecuador por la rotación. el lugar de sus soledades d esconocidas. Esta pobre sustancia no podría dar una prueba más decisiva de su inanidad . se dispersan y franquean el paso terrible. no recuperando s ino con el mayor esfuerzo.. Si evitan Saturno es para caer bajo la copa de Júpiter. evitando funestos desfiles y. con luces mis teriosas que aparecen en las tardes y las mañanas de los días puros. permeables a las estrellas más pequeñas. de parábolas o hipérboles.. de apariencia completamente cometaría. donde descienden. hechos prisioQ. De a miles vienen los pobres cometas a quemarse a la luz de la vela. los husm ea. Los muertos se r econocen en estas claridadesfantasmas. Esos triunfos son raros. tien e en cuenta las leyes de la gravedad que no autorizan la evasión de los desprendimientos capturados por los planetas. el cometa de 18 11 funda las alturas polares sobre la eclíptica. enrollada alrededor de su atmósfera. Sólo escapan los que no han caído en las emboscadas de lazon a planetaria. sin e mbargo. en· las llanuras zodiacales. más bien.. Al fin de cuentas. Tres . ya sea libertad ya sea h ospitalidad? Por medio d el primer rayo como del último. acuden ligeros a precipitar su vuelta alrededor de la llama que los atrae.

sin embargo. además. en el teles- LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 21 copio de Herschell. nulidad.20 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS pesadillas científicas. Para la primera. por el frío. por el fuego. Pero estas diafanidades. en innumerables estrellitas bien apretadas. tampoco se inquieta demasiado. Explica y describe detalladamente esta transformación. Siguiendo a Laplace. para escaparse libremente hacia el espacio y volverse cometa. hielo. de las nebulosas en vía de procreación estelar. el hidrógeno es granito. el exceso de lo gigantesco y el exceso de la nada. de aspecto apreciable. casi al alcance de la mano. masas aplastantes e imponderabilidades. En una palabra. de ningún modo. Al contrario. Laplace habla de condensación. a inmensas coronas de vapores ardientes que un día serán soles? Si los cometas fueran de hidrógeno. Es tan perfecta la similitud de la que habla Laplace entre los dos géneros de nebulosas que cuesta mucho distinguirlos. que no permite distinguirlas sino por el desplazamiento de los cometas que se ha vuelto visible a los rayos del Sol. En tal caso sería un gas frío y oscuro. Pero es opinión unánime que el hidrógeno es a la sustancia cometaria lo que sería un bloque de mármol al hidrógeno. irreductibles a estrellas y que se transforman en sistemas solares. Comparado con los cometas. Se podría suponer que grandes masas de este gas. cualquier comparación es una aberración. Pero aun este remedio falla. esos cúmulos de estrellitas. de tal modo que la asimilación entre estos dos tipos de nebulosa sería todavía imposible. que quedan fuera de las nebulosas-estrellas. a todos los cuerpos organizados. ¿Cómo un físico tan importante ha podido asimilar resplandores ajenos. peso y calor. a la larga. Repitamos una vez más que si durante el estado volátil de las nebulosas. el de retomar más tarde. Una es fuerza. La impugnación se dirige. sea cometas sea nebulosas con puntos brillantes. es necesario detener. 3] los cometas. las palabras para verificar su contenido. ¡alto ahí!. toma nebulosas irreductibles y hace con ellas. al pasar. siguiendo a Laplace y a otros autores. En cuanto a los cometas. los cometas. se disipan enteramente en el espacio. a las otras dos. . No puede haber nada en común entre la materia nebulosa de los sistemas estelares y la de los cometas. los cometas. a propósito de esta nada. Dados semejantes datos. insiste en el parecido íntimo. por los calores del perihelio. una parte del hidrógeno se sustrae. indiferentemente. ¡Qué contraste con los cuerpos celestes! Los dos extremos del antagonismo. La confrontación minuciosa de estas tres individualidades es indispensable. a la atracción y a la combustión. por entero. ¿En qué se convierten después de esta volatilización? El autor no lo dice y. en un primer grado de condensación. sin mayores escrúpulos. tienen el mismo origen: "las nebulosidades dispersas en el universo" presentan una constitución similar. erran en libertad a través de la extensión. Nebulosa es sospechosa. donde interpretan la obrita de la gravedad. 2] una claridad pálida. Y sin embargo. su forma primitiva. harían perecer. picada por uno o varios puntitos brillantes. sistemas planetarios o cometas. y de una vana semejanza entre dos cuerpos separados por tales abismos se llega a la conclusión sobre la identidad de su composición! Pero el cometa es infinitamente pequeño y la nebulosa es casi un universo. ¿Cuál será su destino? Sin duda. procede sumariamente. se limita a representarlos como pequeñas nebulosas errantes que no define y que no busca diferenciar. repartidas profusamente en el universo. donde podrían interpretar. Él asegura que. plantas y animales. vacío y tinieblas. Sólo se trata de una cuestión de órbitas y de fijación o de irregularidad en la gravitación. permanecen como materia. luz. vaya y pase. por fuertes telescopios. Desde que ya no se trata de geometría. como si se tratara del primer gas venido. estos astros entrarían en la constitución general del universo. En cuanto al resto. son idénticas a las nebulosas fijas. impotentes como masa pero inflamados por el choque con el aire y en contacto con su oxígeno. de vaporización. ninguna dificultad. glaciales y vacíos. Es un nombre bien merecido ya que tiene tres sentidos diferentes. ¡Y qué! ¡Las nebulosas volatiHzadas están a distancias inconmensu rables. mientras que las cunas esteloplanetarias son incandescencias. Sea. ¡Oh! por ejemplo. por más etérea que pueda y deba ser la sublimación de los astros cabelludos. un papel terrible. Es la esencia de cometa que reproduce las diafanidades ambulatorias. las nebulosidades forman. probablemente. que no se deja resolver en estrellas. En un encuentro planetario. al mismo tiempo. la otra. Se designa así: 1] una luz blanquecina que se descompone. Ahora bien. De acuerdo.

ese astro fatuo representa un gigante de las mil y una noches. para dejarlos caer a ll í de nuevo. Pidá mos les una imparcialidad estricta. estos pequeños juegos dejan abierto el debate sobre la s iguiente cuestión: "¿Todas las nebulosas son montones de estrellas adultas o haría falta concebir. Constituye un cu erpo s imple. estas acum. una fuerza capaz de resistir incluso al telescopio y al análisis espectral. que pronto ha bría interrumpido nues tras polémicas sobre este te ma. casi loca. dada la ocasión. Con estas exager adas dilataciones del perihelio y las contracciones heladas del a felio. se encuentra esa misma tenuidad elástica y dilatable hasta el vacío. ni líquido. errando de sistema en sistema. que nunca ha presentado variantes en sus apariciones. no sucumbiría sino ante argumentos irresistibles . al compás de los com etas. el de enigma. ya tan numerosas. envasado por Salomón y. tienen un solo papel. seguramente..22 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS Supóngase. no parecen tener ninguna de las propiedades de la materia conocida y tampoco existen fuera del rayo solar que Jos saca durante un minuto de la nada. la incertidumbre se eterni za. Separación radical entre este enigma sideral y los sistemas estelares que son el univer so. Terminados. Un cometa es una onza de niebla que ocupa un mil millones de leguas cúbicas primero. algunos puntos parecen aclarados. De manera que la unidad de la s ustancia cometaria no plantea ninguna duda. Son dos modos de existencia aislados. adquiriendo una figura humana para luego. esparciéndose poco a poco fuera de su prisión. jirones de nebulosidades estelares. no hacen nada.. Ni las discusiones ni las conjeturas llegan a concluir nada. No son nada. Parece que la espectrometría. ahora. . no como una bruma sutil. apagada y aterida sino como una horrible tromba de luz y calor. se inclina un poco hacia hallar resultados conformes con la teoría de Laplace. Al máximo de temperatura. el telescopio y el análisis espectral. dos categorías de la materia totalmente distintas y sin otro vínculo que una gravitación desordenada. Los cometas no son ni éter. Sin embargo. ni gas. Jo que no es poco decir. Constantemente. entre algunas de ellas. ni nada parecido a aquello que constituye los cuerpos celestes s ino una sustancia indefinible. e n una inme nsa nube. en efecto. No cuentan para nada en la descripción del mundo.ulaciones volátiles pasaría n a lrededor nuestro. La complacencia ante los errores posibles del ilus tre matem ático es bastante m enos útil que esos sondeos de su teoría en el conocimiento actual del s istema solar. ni sólido. revaporizarse y retomar el camino del cuello hasta desaparecer en el fondo de la botella. En cuanto a los cometas. fetos de estrellas. luego una vasija. esa traslucidez absoluta que en nada molesta el pasaje de las luces mínimas. ya sea simples ya sea múltiples?" Esta cues lión admite sólo dos jueces. sobre todo cuidado con la LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 23 oculta influencia de los grandes nombres. Es la única explicac ión racional y razonable de la mecánica planetaria y.

los cometas son un enigma desesperante porque. por una serie de condensaciones. lo que acusa un calor ya muy respetable. y la fuerza centrífuga que. Laplace trató la dificultad con destreza. omitir no es resolver. llevadas por la volatilización al máximo de temperatura y de luz. que los hace caer o los atrae entre sí. pri[24] 25 mero difusas al punto de ser apenas visibles y que llegan. que no puede tener nada en común con la de las nebulosas-estrellas.. había apartado su hipótesis de este obstáculo para que siguiera su propio camino. Desgraciadamente. se escaparía de su órbita siguiendo la tangente y huiría justo delante de ella. además de la materia propiamente dicha. la fuerza centrífuga. ¿Es ese calor que quiere Laplace cuando dice que en virtud de un calor excesivo. nada más falso que la asimilación de los cometas. la atmósfera del sol se extendía primitivamente más allá de los orbes de todos los planetas? Constata. En sus movimientos. inanidades imponderables y heladas. Pero no se triunfa sobre un obstáculo por medio de un absurdo. la fuerza centrípeta o gravedad. completamente reducidas a vapores. los cuerpos celestes obedecen a dos fuerzas. De la combinación de estas dos fuerzas resulta la circulación más o menos elíptica de todos los astros. son estas nebulosidades las que representa Laplace como distribuidas profusamente en el universo. rodeado en otros tiempos por una vasta atmósfera. ya que es imposible dar una explicación más satisfactoria de los fenómenos que presenta nuestro grupo planetario. Sin duda alguna. que bien puede actuar sobre ellas por gravitación. legándosela a otros. por sus costumbres vagabundas. a la consideración del Sol. Por más que sean fugaces. una temperatura de 270 grados bajo cero. esas estrellas son globos gigantescos en plena incandescencia como el Sol. al estado de estrellas. los cometas se habrían mezclado con las materias estelares. ajenos constantemente a todos los otros astros. Laplace tiene toda la razón al decir: "Se desciende así. a las nebulosas estelares que representan las partes masivas de la naturaleza. se los conoce por una sustancia simple. dando nacimiento tanto a los cometas como a los sistemas estelares. a fin de compartir su existencia y no harían bando aparte. en línea recta. En su teoría. En cuanto a él. Sigue siendo un misterio el origen de la fuerza centrífuga. permaneciendo inexplicables cuando todo el resto se explica. en otras palabras.. por el examen de los fenómenos del sistema solar. Sólo podría preguntársele al ilustre geómetra: "¿De dónde venía la rotación de la nebulosa? ¿De dónde venía el calor que había volatilizado esta masa gigantesca. por su inconsistencia. la Tierra caería en el Sol. Por la supresión de la fuerza centrípeta. la cuestión del origen. Seguramente. condensada posteriormente en un Sol rodeado de planetas?" ¡El calor!. se vuelven un obstáculo casi insuperable para el conocimiento del universo. esta teoría presenta un aspecto débil. se diría que sólo sería necesario bajarse y tomarlo del espacio. como lo hemos demostrado a propósito de la sustancia cometaria. Laplace dejó de lado este escollo. Si estas sustancias fueran semejantes. siempre sin mañana. consideración a la que se remonta. ¡Cuál no sería su temperatura cuando. Se conoce que la atracción o gravitación es la fuente de la fuerza centrípeta. los impulsa hacia adelante. que esta vez se esquiva por medio de una reticencia. por el progreso de la condensación de la materia nebulosa. en gran número. una. Sólo a medias la gravitación explica el universo. esta hipótesis es la verdad. tiene como origen la rotación de la nebulosa. inestables. pero sin mezclarse ni sufrir su influencia. por la unidad absoluta de sustancia que los caracteriza. el movimiento de traslación. siempre el mismo. inaccesible a toda modifi- .LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS VI ORIGEN DE LOS MUNDOS Sin embargo. como ya lo habíamos visto. Sí. en todas partes y para siempre. Por la supresión de la fuerza centrífuga." Por el contrario. Ahora bien. Un encuentro tan notable da a la existencia de este estado anterior del Sol. estas masas enormes se dilataban a ta l grado de volatilización que sólo ofrecían a la vista una nebulosidad apenas perceptible! Precisamente. invariable. Aserción inadmisible. la existencia de nebulosidades. de acuecdo con Herschell. Más vale sacrificar una parte y asignarles a estas impalpabilidades una existencia especial. una probabilidad muy próxima a la certeza.

Las cosmogonías que pretenden explicar el mundo de ayer habrían creído que los astros se pueden quemar en el primer aceite. Vaporiza sin miramientos. No intervienen. Tienen una fuente que se agota. por enfriamientos progresivos. estos millones de estrellas. no es más que un punto imperceptible en la extensión. sin cambiar jamás.2G LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS cación . ¿Basta con decir: "Siempre durará esto más que nosotros? Tomemos lo que sea. escrupuloso geómetra como es. en virtud de un calor excesivo. Herschell. Laplace iba bien encaminado hacia la verdad y casi tocaba la clave del enigma. ¿quién los repara o los renueva? Esos globos de llamas. ha constatado en el espacio numerosos montones de materia nebulosa. no se acumulan en el espacio. Laplace. culminan en estrellas. atraída desde todas partes. ¿Por qué y desde cuándo esta materia caótica? ¿De dónde sale este calor extraordinario que viene a contribuir a la tarea? Al no formularlas. esta materia n ebulosa es también un singular enfria dor del entusiasmo. tan espléndidos representantes de la materia. ¡Qué importa lo que ha precedido! ¿Qué importa lo qu e vendrá? ¡Antes y después de nosotros el diluvio!" No. silencio. no conviene dejar sentado a su lector sobre una hipótesis apoyada en el vacío y dejarlo ahí plantado. que un frío relativo dirige al estado de soles y de pla netas. constituyendo las estrellas modernas. La broma com(m a estas teorías es el establecimiento de una fábrica d~ calor a discreción en los espacios imaginarios. Sólido. LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 27 El calor. cuyos centros están sobre la circunferencia del orbe terrestre. se repara. no la tomó en cuenta y no se dignó o no se animó siquiera a mencionada. N uestros mares eran antes un océano de llamas. montones que. ¿gozan del privile- . Del mismo modo. de ahí que el universo no se remonte más allá de las viejas estrellas en pie. Cuando se gasta. Verdaderamente. serán un bloque de hielo. puede ser seguida con admiración en el cu adro del nacimiento s ucesivo de los planetas y de sus satélites por los progresos del enfriamiento. con el inmenso cortejo que gravita alrededor suyo. incandescencias formidables a l principio. pudiendo separarse. Las estrellas. son tantas las preguntas que dispensan ser contestadas. es un físico poco riguroso. el Sol mismo describe una serie de epicicloides cuyos centros se en cuentran sobre la curva desclita por el centro de gravedad de este grupo a lrededor de aquel del universo. para proporciOnar la volatilización indefinida a todas las nebulosas y a todas las materias caóticas posibles. se arregla. el enigma del universo está. Apagado el Sol. El ilus tre geómetra cuenta y explica muy bien las transformaciones. Al escribir estas palabras. El espíritu humano quiere d escifrarlo a cualquier precio. en el perpetuo devenir <'}e la naturaleza. la Luna parece describir una serie de epicicloides. La cu estión de los orígenes es mucho más seria. reunirse. en diferentes grados de difusión. En fin. muy-sólido. Laplace estaba encaminado: "Vista desde el Sol. es ahí donde se disipan. naturalmente: "Estas n ebulosas. ni una palabra. Cuando un reloj se desarregla. iluminación de nuestras noches. existiría en la extensión una materia caótica que. se aglomeraría para formar las nebulosas planetarias. o al menos sin mirarla. Sin embargo. es n ecesario distinguir entre el universo y un reloj. la Tierra describe una sede de epicicloides. se lo remplaza. ninguna otra novedad que la aglomeración de la materia caótica y sobre su fin. formar masas o desgarrarse en jir-ones. Pero del origen de estas nebulosidades. ¿Después? Sólo tienen una existencia limitada. No son más que agua. Era un ultramatemático. Pero los cuerpos celestes. Laplace no le dio impor tancia o. pero sobre su comienzo. Consolémonos de este logogrifo por la nulidad de su fun ción. Todos los cuerpos celestes se enfTían por la radiación. Uno se pregunta. Se atribuye voluntariamente duraciones inme nsas a estos astros. no se sabe ni cómo ni porqué. Empezaron e n el incendio. cuyos centros están sobre la curva que el Sol describe alrededor del centro de gravedad del grupo de es trellas del que forma parle. frente a cada pensamiento. Este pretendido centro del universo. más bien. Has ta la m édula de los huesos tenía la convicción de una arm onía y de una solidez inalterables de la m ecánica celeste. por medio de su telescopio. sea. la luz. Sólo que esta palabra: "¡Del universo!" prueba que la tocaba sin verla. Una vez dada la nebulosa que se condensa. Pero sin origen. terminan por ser una congelación negra. en permanencia. en consecuencia. Cuando se deteriora. Carpe diem. constituyó también las antiguas. gracias al concurso del calor y de la atracción. terminarán en el frío y en las ti nieblas. No es necesario decir que la materia caótica. ¿de dónde vienen ?" Según ciertas teorías." "¡Del universo!" es mucho decir. Sin embargo.

La luz es sólo una mancha. brillan. Será el único representante en el mundo que sólo se conocerá a sí mismo y jamás advertirá a sus hijos. todos vuelven a la vida. no dejan libradas a las leyes de la gravedad sino tumbas flotantes. ¿Será así. Si para los astros terminados es larga la noche en la tumba. ¡Cuántos miles de millones de estos cadáveres congelados trepan así en la noche del espacio esperando la hora de la destrucción. r ecuperados enseguida por la gravedad que los agrupa en nebulosas que dan vuelta sobre sí mismas por impulso del choque.28 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS gio de la perennidad? No. más calmo. sin ninguna duda. sea entre dos fuegos que representan un rincón del universo. ¿Cuáles pueden ser las bodas y los alumbramientos de estos gigantes de la luz? Cuando luego de millones de siglos. ¿quién le devolverá el calor y la luz? Sólo puede renacer como Sol. LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 29 Primero. Durando años innumerables. se choca sobre sus fronteras contra otros remolinos apagados. Pero. sobre un campo de batalla de miles de millones de miles de millones de leguas de extensión. sobreviviendo millares de siglos. contemplar el teatro de sus grandes revoluciones. sobre los planetas de todos los sistemas estelares. cuando un Sol se apaga helado. Esta parte del universo es sólo una vasta atmósfera de llamas surcadas sin descanso por el rayo de conflagraciones que volatilizan instantáneamente estrellas y planetas. y un hermanito. sea todavía entre dos centros donde no es más que un modesto satélite. se hacen cargo del universo. ¿cómo podrían volver a alumbrarse sino por el movimiento transformado en calor en proporciones gigantescas. como propiedad permarwn~ te de todos los cuerpos. es decir. Que el encuentro tenga lugar ya sea entre dos grupos estelares simplemente. Este pandemónium no suspende ni un instante su obediencia a las leyes de la naturaleza. a nadie le estará permitido decidir con conocimiento de causa. sea cual sea su condición. el movimiento rena<2@ g~' choque mismo. con su cortejo. sean menos numerosas. la forma que muere se desagrega pronto. ni yo tampoco. Sólo la puede transmitir a sus hijos por matrimonio. para restituir sus elementos en una forma nueva. viviendo sólo del calor paternal. se trata sólo de una cuestión de cifra y de extensión. Entonces. Da la vida a miríadas de seres diversos. exactamente. mezclada con puntos más luminosos. por un entrechocarse que las volatiliza y las reclama a una nueva existencia? Que no se llegue a objetar que. acaba de recorrer las regiones del espacio abierto delante de sí. el último en salir del nido. la de la resurrección! Porque los muertos de la materia. bajo los rayos solares. cada uno de estos recién nacidos vivirá su infancia solitaria. en un tiempo dado. sólo juega el papel de planeta. Con el tiempo. Súbitamente. que renacen los mundos? No sé. la gravedad. uno de esos inmensos remolinos de estrellas que nacen. a través de sus telescopios. no de medio. Los choques sucesivos reducen las masas sólidas al estado de vapores. Mercurio. quizá cuando su esplendor se haya desvanecido. Las metamorfosis se suceden sin interrupción. el joven astro desprenderá poco a poco de su seno una familia numerosa. es cierto. se apagan y. Es ése nuestro sistema planetario y habitamos una de sus hijitas. Los astros nacen. pero será ef@pto siempre de la misma causa. se trata de una falta grave . que se enfriará enseguida por el aislamiento. Venus. Las estrellas sólo son antorchas efímeras. el campo de la resurrección menos vasto. el movimiento se aniquilará y desde entonces los globos quedarán inmóviles. La única afirmación legítima es la siguiente: La materia no llegaría a disminuir ni a crecer ni en un átomo. gravitan y mueren juntas. Entonces. pero esta mancha es un pueblo de globos que resucitan. Por lo tanto. la noche y la muerte. una vez apagadas. bajo el aspecto de una luz pálida. se inicia un enfrentamiento furioso. que vienen a su encuentro. En la superficie de los planetas. El movimiento es sólo resultado de la atracción y la atracción es imperecedera. humildes o sublimes. nube abrazada y tumultuosa. Todas sus formas. quizá en nuevas direcciones. a la que sólo sigue una hermana. llega un momento cuando su llama se r ealumbra como un rayo. que será. si no se vuelven a alumbrar. al mismo tiempo. por su transformación en calor. ¿Diría usted que atentan contra las leyes de la gravitación estos trastornos? Usted no sabe nada. los observadores lejanos pueden. y las lanza en una circulación regular alrededor de centros nuevos. los meteoritos caen por millones sobre nuestro globo y. Nuestro único recurso sería consultar la analogía que nos responde: 1 ~I}~spe hace siglos. sea entre dos sistemas donde cada estrella. Puede ser que las legiones muertas que se chocan para recuperar la vida. la materia es sólo eterna en sus elementos y en su conjunto. Pero. Tal como usted entiende. son transitorias o peresf ibles.

Sería interesante determinar los de estos fuegos luminosos cuyas esferas de atracción son limítrofes a la nuestra y de ordenarlas alrededor de ella. es m ás que suficiente para su existencia y la h ora de la muerte llega bastante antes que el fin del recorrido. el universo se termina. frialdad y tinieblas. viejas difuntas en fin. porque se aplica a los asteroides y no a los astros. Si usted no las resucita. La organización del universo existe por toda la eternidad. viejas estrellas. Sin duda. No hay ningún caos. Desgraciadamente. desde esos tiempos remotos. Pero tenga cuidado. ha golpeado y golpeará. Si a u s ted no le conviene el medio. ¿del vacío? Estas improvisaciones de nebulosidades no son aceptables. Circula junto con millares y. por s u fusión o su volatilización. su esfera de actividad debe tocar la de las atracciones más próximas. ni existirá jamás la sombra de un caos en ninguna parte. El infinito no es pobre ni en tiempo ni en espacio. Jos aerolitos que se les había confiado para mantenerlos de paseo e n el vacío. De hecho. reuniéndose con sus planetas. Conocemos nues tro entorno. ¿Están condenadas a la perpetuidad cadavérica? Y todas las vivas. Ahí Jos difuntos estallan como un fuego de artificio y las llamaradas resplandecen para iluminar el mundo. la gravitación los ha dejado. agregación formada incesantemente en el espacio. tal vez. ¿Pero cómo? El espacio es en todas partes tal como lo vemos. caminando lúgubremente en un viejo cementerio. por haber precipitado o dejado caer sobre la Tierra. han penetrado en la atmósfera y han transformado el movimiento en calor. son toda la materia. Son raros estos cataclismos en todos los cantones del universo ya que los nacimientos no suelen exceder a los fallecimientos en el estado civil del infinito y sus habitantes gozan de una muy buena longevidad. sin temor a las repeticiones." Sí. en Egipto. tal vez. maliciosa e ilegítimamente. Ignoramos el tiempo asignado. No existió jamás. que usted desdeña. Saber o ignorar cómo subsiste el universo no es indife rente. ¿irán a reunírseles para siempre? ¿Cómo proveer estas vacantes? Es poco verosímil el origen que Laplace les da. los deja y los dejará caer. nuestro Sol anda según su movimiento de rotación. continuaremos nuestra demostración de todos modos. El período his tórico de la humanidad data ya de seis mil años. Ya se observaba. ni siquiera sobre esos campos de batalla donde miles de millones de estrellas se chocan y se enardecen durante una serie de s iglos. Salvo un des- . Aquí. como golpea. pero es posible hacerse una idea del espacio por la distancia de las estrellas. De tal manera. más bien. e ignoramos su itinerario pasado. vagamente. un buen día. hasta que se pruebe lo contrario. Las estrellas sólo tienen un tiempo y. unos contra otros. sin excepción. Los distribuye en justa y larga proporción a sus pueblos. Por lo demás. ni descansó un segundo. Después de haber gravitado durante millares de años según todas las reglas. como se encierra una bala entre otras balas. ¿Por cuál otro procedimiento podrían obedecer a la ley común del cambio y su straerse a la inmovilización eterna? Laplace dice: "existen en el espacio cuerpos oscuros. de nubes cósmicas volatilizadas. libre en su ruta. El tema vale la pena. encuentre usted otro mejor. Sería una agregación de nebulosidades. Los sistemas estelares LA ETERNIDAD A TRAVío: S DE LOS ASTROS 31 son masas enormes de materia: ¿De dónde salen?. La extens ión. El intervalo mínimo que nos separa es de diez mil miles de millones de leguas. ¿No es esa una vfa magnífica y bastante espaciosa para transitar con toda seguridad? Nuestro Sol tiene sus flancos asegurados. para volver a hacer vivos con los muertos. Conduzca usted la gravitación al tribunal del Observatorio. o. En cuanto a la materia caótica. a las nebulosas estelares. no debería reaparecer en el siglo XIX. con tanto rigor como las apacibles evoluciones de la Luna. se trata de una forma de atracción que us ted desconoce. presente y futuro. tan considerables y. Estos cuerpos son simplemente las estrellas apagadas. De manera que. Viaja desde hace siglos. también tan numerosos como las estrellas". no se van a medir las paralajes a bordo de Júpite1· o de Saturno. La ley de atracción preside estas refundiciones centelleantes. nos faltan datos. violando la r egla. Lo que ocurre a los pequeños puede y debe pasar con los grandes. un abismo. viejos planetas. s i no ya se habría hecho. nuestro dominio en el universo se encontraría en catastro.30 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS con respecto a la atracción. nuestras vecinas. Éste es el modo de transformación de la materia en las individualidades siderales. mayor y menor. La cosa es imposible. los astros se apagan de vejez y se vuelven a alumbrar por un choque. por el frotamiento del aire. Es indiscutible. No h ay campos neutros para la gravitación. Nunca varió ni un pelo. millones de estrellas que nos envuelven y son de nuestro ejército.

son las estrellas y sus planetas. Esta lluvia fecunda el universo. la gravitación los divid e. Todos los días tenemos la experiencia ante nuestros ojos. Ni un indicio. luego de las muertes y. En seis mil a ños. Cada pulgada del terreno que p isamos formó . que precipita en una carrera incesante tantos millares de globos. Según se considere el universo o una sola de esas region es son innumerables y raras. como faroles de una iluminación. con sus rosarios de planetas difuntos. Las altas temperaturas iniciales de la materia no pueden tener otra fuente que el movimiento. ¿por qu é la desviación de uno solo en lugar de la de todos?¿Dónde está el buen gobierno en todo esto? Ni un punto donde n o estalle incesantemente la perturbación de esta pretendida a rmonía. cada uno de ellos h a pasado por miles de millones de existencias. tanto como por razon amiento o por experiencia. son sus cadáveres tenebrosos. Pone en movimiento toda la mecán ica celeste y lan za los mundos a sus peregrin aciones sin fin. muertos. de las r esurrecciones. a la vez. ¿Qué son estos miles de millones de soles sucediéndose a través de los siglos y del espacio? Una lluvia de chispas. la renovación de mundos por el choque y la vola tilización de las estrellas difuntas se realiza a cada minuto en los campos del infinito. por millones. seis mil años es la quinta parte de la ruta hasta Sirio. los mezcla. La gravitación reconstruye y repuebla los globos por un fracaso permanente a su buen ord en. la eclosión de un Sol. nuestro sistema podría haberse encaminado en cualquier dirección. los astros son perecederos y. qué es u n aerolito que se inflama y se volatiliza surcando el aire? ¿Acaso no es también un desorden. no se ha constatado ningún cambio en el aspecto del cielo. Sólo la gravitación renueva los mundos. es un puntito. ¿Por qué excluirlas de la armonía general? ¡Estos accid entes disgustan y así hemos nacid o! Son los antagonistas de la m uerte. nada. el tiempo también. son las nebulosas volatilizadas. a la revivificación de los astr os. huyendo a una velocidad planetaria sobre la vía de su órbita. Y. bien parecerían una pertu rbación del orden. allá u na estrella sol. el movimien to que el choque transforma en calor. El camino será largo. estas conflagraciones gigantescas. Niños. son fuerzas de la materia y no la materia en sí misma. aqu í una estrella fugaz. Pero este tiempo y este camino delante del infinito. todas estas fuentes de luz y de vida que brillan en el firmamento. Los dejaría desaparecer en la nada ese proclamado buen orden. prolongada cada noche por n uevos funerales? Se apagarían un a tras otra. que sería el marasmo y pronto la descomposición . sin embargo. como forman toda la materia. Todo otro origen es imposible. fuerza permanen te de la que provienen todas las demás. de la misma manera que los dirige y los m antiene: por el movimiento. continuaran indefinidamente su procesión fúnebre.32 LA ETERNIDAD A TRAVtS DE LOS ASTROS plazamiento de las constelaciones zodiacales. la fuerza inagotable que n o disminuye ninguna p rodigalidad . los amasa incesantemen te. tal vez provenga su apar ente inmovilidad: avan zamos juntos. pequeños y grandes. En la extensión no hay más que astros. Son nuestras contemporáneas. Para un camina nte mediocre como nuestro globo. Esta obra sublime. Por eso. La atracción. este corpúsculo desviado de su curso para invadi r la a tmósfera? ¿Qué tenía qu e hacer de norma l ahí? Y entre estas nubes de asteroides. adultos. son quimeras. La noche eterna caería sobre el universo. Pero es la gran fuerza fecundadora. LA ETERNIDAD A T RAVÉS DE LOS ASTROS 33 ¡Una perturbación ! Pero ¿qué ocurriría si los viejos soles muertos. el movimiento. ni una milésima de segundo . a unque no haya ni uno solo que no sea un compuesto del p olvo de todos los demás. por fin. niños. Es casi una verdad por instinto. ¿Si no es la imagen en miniatura de la creación de un Sol por el movimiento transformad o e n calor. hasta la resurrección. ya que es propiedad com ún y permanente de los cuerpos. La eternidad no distingue entre la estrella y lo efímero. Sigue siendo una hipótesis el acercamiento a la constelación de Hér cules. ¿Qué otro medio podría suplirlas para el ma ntenimiento de la vida en general? Las nebulosas-cometas son fantasmas. sólo pertenece a la fuerza reina. las nebulosida des estelares. marchamos juntos hacia un mismo fin. de donde surgen. El calor. las estrellas también. Por estos choques resucitadores. Esta mos fijos en este lugar. Es suficientemente rica como para dar. coligadas no se sabe cómo. no podría agregar un átomo. Las leyes de la gravedad tien en. debido a la precesión de los equinoccios. hasta la hora de las vejeces. El universo es eterno. la luz. es a nosotros a quienes corresponde mirarla y sacar con clusiones. las fuentes siempre abiertas de la vida universal. estos corolarios inesperados. adultos o muertos y toda su existencia está al día. nuestras compañeras de viaje y de ah í. Estos encuentros de cadáveres siderales que se chocan.

No se h a comprob ado ninguna perturbación seria. al pilón continuo de tres generaciones de farmacéuticos. pero porque no es posible ver nada. que no cuenta lo que ha visto en la Eternidad . la monótona tranquilidad d el universo. Uno es libre de atribuirlos a una erupción de hidrógen o o a la caída de un cometa . "Hasta ahora los cambios observados en las estrellas son sólo irregularidades. de la calma de nuestros parajes. Es cierto. Cuando nuestra provincia se convierta. El universo parece muy tranquilo y sigue su camino sin hacer ruido. brillaron sólo con un resplandor temporario. Estas perturbaciones gigantescas son sueños. En cada sistema estelar. bajo pretexto de refundición y que inflige un desmentido tan extraño a la regularidad de la gravitación?" "¿Dónde están las prueb as de estos choques. n i la exten sión mostraron nada. No es posible deducir. según la ley de la gravedad. contemporán eas y compañeras del Sol. Aunque frecuentes e n la extens ión. ¿Se quiere gen eralizar la hipótesis Y considerar que estas pelucas vagabundas serían la alimentación r eglam entaria de las estrellas? ¡Escaso menú!. casi todas periódicas. es mucho más comple ta e íntima que la de las drogas que fueran sometidas. a su vez. La estrella de la constelación de Casiopea en 1572. de luz y de densidad. de estas conflagraciones resurreccionistas?" Los hombres siempre han admirado la majestad imponente de los movimientos celestes y ¡se querría remplazar un orden ta n h ermoso por el desorden en permanencia! ¿Quién ha advertido nunca en parte alguna el m enor síntoma de semejante caos? Los astrónomos se muestran unánimes en proclamar la invariabilidad de Jos fenómenos de atracción. Luego se clasifican lentamente. es algo! Es algo también. Las observaciones realizadas sobre los astros luminosos sólo conciernen a las estrellas de nuestra provincia celeste. Son miles las que el telescopio revela de esta manera. dura nte cien años. Sólo son fenómenos secundarios los incidentes de Casiopea en 1572.T 34 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS parte del universo entero. provocando una explosión de llamas efímeras. miles de millones de veces. es cierto. por el choque y la volatilización. sino si su ran go se corresponde en cada uno de todos los grupos. circunstancia inconciliable con la hipótesis de una volatilización. las d ensidades deben escalonarse según el mismo orden. en la confesión de todos y. que se habrá precipitado sobre una estrella como un vaso de aceite o de alcohol en un brasero. aho- LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 35 ra. representan la distribución realizada por la diferencia y la clasificación de las densidades. Dos observaciones importantes. De modo que el problema del n acimiento y de la muerte de . ¿Quién lo sabe y a quién le importa? Newton creía que alimentaban el Sol. dice el resto poco a poco. por el trabajo de organización de la nebulosa. En efecto. poseen entonces condiciones idénticas de calor. todas las su stancias se confunden en una m asa gaseosa que surge del golpe. la de Kepler en 1604. estas escenas n o tienen público en ninguna parte. de ahí que permanezca como representante fiel de la nebulosa primitiva. Pero es sólo un testigo mudo. porque reproducen las m ezclas producidas. tanto como el campo d el telescopio." No se ha visto nada. surgen teorías que pretenden erigirla en instrumento de cataclis mos. Per o la d el Sol es el resumen proporcional muy preciso. de manera que los planetas se asemejen. Pero escuch o las voces que protestan: "¿De dónde sale ese derecho a suponer que en los cielos se produ ce esta tormen ta perpetua que devora los astros. Revelando la presencia dr varios cuerpos simples en las estrellas. por eso excluyentes de la idea de catástrofe. el análisis espectral h a dicho sólo una parte de la verda d. los cometas serían un gas combustible. Ni el tiempo. En cuanto a las estrellas. en el teatro d e esos dramas. Con los progresos de la experimentación. La experiencia de los siglos y el testimonio universal rechazan con energía semejantes alucinaciones. la mezcla de los elem entos estelo-planetarios. Si se las advierte. de seguridad. su con stitución es seguramente sem ejante. Los planetas. al contrario. En este último caso. de la estrella de Kepler en 1604. asociadas en consecu encia a su destino. incapaz de encender o de volver a encender estas antorchas del mundo. Las densidades de nuestros pla netas difieren. ¡Seis mil años. Desde hace cinco a seis m il años. Jamás tienen testigos las conflagraciones renovadoras. desde tiempo atrás las p oblaciones ya se h abrán mudado. el mismo fenómeno en todas las estrellas. Los cometas sólo han provocado miedo sin da ño. no porque pertenezcan al mismo Sol. Sin duda. Cuando los astros se vola tilizan por un encu entro sider al. es en la punta de un catalejo que las muestra bajo el aspecto de una luz casi imperceptible. Es una prenda absoluta de estabilidad. la humanidad observa el espectáculo del cielo. preparada por el infinito.

Y bien. la naturaleza tiene poca variedad de materiales. sextillones. uno se queda bastante estupefacto. El que busca encuentra. hacer el fuego. que sale de una nebulosa volatilizada por el encu entro. la idea de colisiones entre los globos.. cuando se trata de infinito aparece con toda autoridad. No es su falta ni la mía. véase aquí plantearse la cuestión oscura. etc. Todos los cuerpos celestes. el vapor. Además. ¿Quién ha podido inflamarlos y. el agua. los planetas poseen solos el privilegio de la vida orgánica que nutre su fuente en el calor y la luz del fuego y se apaga con él. sin distinción. muy rica en nombres de número. eso es posible entre los hombres de nuestra Tierra. no es fácil crear combinaciones diferentes. Los 64 . la forma y la densidad. Es cierto. el hidrógeno y el oxígeno. mucha tarea y pocos útiles. En las páginas siguientes. Por todo lo que precede. reiterar este pensamiento varias veces. a pesar de tanta potencia. Consolidados por el enfriamiento. por lo tanto. El primer desacuerdo se produce por encontrarse codo con codo con una aritmética rica. una riqueza bastante ridícula en sus formas. . les falta justeza o están vacías de sentido. tienen un mismo origen. Sin embargo. Constituye el centro de un grupo de planetas ya formados o en vía de formación. Solamente varían el volumen. Vayamos a los h echos. En rigor. a todas las cifras. cien elementos son un margen muy estrecho cuando la obra es un infinito. Cada estrella es un sistema solar. estos globos corren por encima y sólo evitan el choque sesgándose. el enardecimiento al entrechocarse. de dos cuerpos simples. miente todavía cuando se trata simplemente de indefinido. Más extraordinario es ese asombro. lo que no quiere decir "de la unidad de la sustancia". No se manosea el infinito con la palabra. es la falta del tema. VII ANÁLISIS Y SÍNTESIS DEL UNIVERSO Aquí entramos directamente en la oscuridad del lenguaje. La aritmética no le va. cuatrillones. Desafío a que alguien pueda resolver este dilema: "O la resurrección de las estrellas. o la muerte universal. que alcancen a poblar el infinito. tratándose del infinito.. se reparte entre varias razas. dicen menos a la mayoría de los lectores que una palabra vulgar a la que uno está acostumbrado y que es la expresión por excelencia de las grandes cantidades: Mil millones. todos los astros terminaron y recomenzaron miles de millones de veces. bien vivo. si las estrellas muertas no vuelven a alumbrar. bastante restringida. único lenguaje disponible. cuando cesan de brillar. Nada más uniforme. El universo entero se instala.36 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE WS ASTROS los astros luminosos permanece siempre. No siempre es posible sesgarse. Es verdad que les sabe sacar partido y cuando uno la ve. Son idénticos la composición y el mecanismo de todos los astros. Solo hay que construir sistemas solares y cien cuerpos simples para todos los materiales. constituyen igualmente. con un plan tan monótono y elementos tan poco variados. Ya dije cómo. que recorren el espacio con la violencia del rayo. Los trillones. miente entonces más allá de lo posible. Pero existen miles de hojas de roble exactamente semejantes y granos de arena por miles de millones. quién los remplaza? No se puede crear ni un átomo d~ materia y.. y como cada estrella sólo tiene en la vida general la duración de un relámpago. Sin embargo.. El papel de la estrella es simple: fuego de luz y de calor que se alumbra . desafortunadamente. Por lo tanto. según. Porque en realidad. La química sabe mucho sobre este tema aunque se encuentre lejos de saberlo todo. que forman nuestra Tierra. cuya cifra total. el hielo. brilla y se apaga. Se pretende que la naturaleza no se repite jamás y que no existen dos hombres. sin excepción. digamos los cien cuerpos simples. Será permitido. son grotescos y.. es casi cero. se considera extraordinaria. Se hace indispensable recurrir a las repeticiones. ni dos hojas semejantes. precisamente. anda y vive según este plan. uno tiene el derecho de llegar a la conclusión de la unidad de composición del universo. La naturaleza tiene a mano cien cuerpos simples para forjar todas sus obras y ponerlas en un molde uniforme: "el sistema estelo-planetario". todos los globos menos los cometas que continúan siendo un mito indescifrable e indiferente y que además no son globos. [37] . La necesidad es la excusa de las repeticiones. en astronomía. Por desgracia." Es la tercera vez que lo repito. esta palabra es poca cosa y. el mundo sideral está vivo. el universo se apaga. además.

Ahora bien. una cantidad infi nita ya que forma n por sí solos toda la materia. contemos hasta una docena. Está formado por una serie infimta de estos sistemas. clasificada y organizada por el . tiene fin. sin valor. Diferentes. ¿por qué sus cofrades tendrían reinos mucho mayores? -"¿Por qué no?". su número no es ni siquiera indefinido. En todas partes los mismos elementos íntimos. Júpiter. ¿qué se sabe? Hasta aquí sólo hay paralajes problemáticas. etc. etcétera. representado por sus migajas. procedentes todos de una nebulosa volatilizada. escalonadas según diversos intervalos. De manera que se encuentran muy restringidos en número. el planeta a bortado). La fijación de su número le correspondería a l á lgebra. Una vez alcanzado. Son soles. suce- LA ETERNIDAD A TRAV~S DE LOS ASTROS 39 sivamente enfriados. Si el nuestro gobierna doce astros como m áxi mo. Visible en todas partes.38 LA HERN!DAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS Seguramente. Al principio planteamos la infinitud del universo. cuatro nombres igua lmente convenientes y de una misma significación.trían con pena de este cálculo. sea. sometidos a las leyes de la gravitación ¡y este privilegio sería el atributo de a lgunos esbozos perdidos en medio del vacío! ¡Una choza en el infinito! Es absurdo. cuyas repeticiones sin fin colman la exten sión. Deben moverse entonces en el límite de atracción de su sol y no podrían superar la circunferencia de la nebulosa primitiva que los ha engendrado. diferenciadas. Este limite se vuelve el del universo. ¿Es admisible? La materia es eterna. se podría responder. o bien solar. Entonces no se sabe a título de qué sería permitido asignarles varias medidas o c ualquier medida. de ahí que no sea infinito. que implican desigualdades correspondientes en la medida y número de planetas de su fabricación. desde que no al infinito. Por la admisión de tres desconocidos. eso es todo. Identidad de formación y de mecanismo: una estrella. el universo es solo un conjunto de familias unidas de cierta manera por la carne y la sangre.. la respuesta vale la pregunta. En cie1·to sentido son combinaciones-tipos. el número de combinaciones-tipos aumentaría hasta lo fabuloso pero. Su separación crece en tal progresión que se vuelve dificil extender más lejos los límites de nuestro grupo. que modifican las velocidades de rotación y de traslación. Venus. e l análisis espectral revela la unidad de composición de los cu erpos celestes. todas estas palabras expresan la misma idea y son sinónimos de combinaciones-tipos para nosotros. el aplastamiento de los polos. Si fueran mil. los otros siste mas estelares varían de tamaño pero en proporciones estrictamente circunscritas por las leyes del equilibrio. ¿En qué consisten? La principal radica en las desigualdades de volumen de las nebulosas. De acuerdo. No se puede concebir un solo ins ta nte que no se haya constituido en globos regulares. distintas. exclusivamente originales . dado que el telescopio no agranda las estrellas. especiales. Estos últimos cuerpos. y no lo son. En suma. sin duda. Además. circulan alrededor del f·uego central. tal es el fondo común. o planetario. Se s upone que Sirio sea ciento cincuenta veces más grande que nuestro Sol. La cifra está limitada de derecho por el número muy limitado de los cuerpos simples. Y. Cada uno de los cuerpos simples cons tituye. Las X y las Y se apart:. con secuenc ia de la infinitud del espacio. Quedaría demostrada de esta manera su impotencia para poblar la extensión con tipos originales. las inclinaciones del eje sobre la eclíptica. Además. condensada en Sol y planetas. Pero no es infinita la variedad de estos elementos. que no superan los c ien. Por lo menos asegura un punto: el universo tiene por unidad orgánica el grupo estelo-planetario o simplem ente estelar. Digamos también las causas de semejanza. si el problema no quedara indeterminado en la especie. a pesar de su inenarrable multitud. que la enormidad de su volumen mantiene en combustión. se volvería insignificante en su presencia. Además. Neptuno. Pero. Saturno. los cien cuerpos simples pueden proporcionar un número alarmante de combinaciones estelo-planetarias diferentes. no ocuparían más que un punto en el espacio. Hay un límite fijo. En la nuestra. esta inde terminación no sería equivalente ni concluiría en el infinito. Enseguida vienen las desigualdades de choque. dicho de otro modo. Éste depende de la medida original de la nebulosa. Sin duda. originales. insoluble. primordiales. La misma materia. la Tien-a (Marte. Urano. el ojo sólo puede apreciarlas y sólo puede estimar apariencias que dependen de causas diversas. es posible contar nueve: Mercurio. Las causas de diversidad resultan todavía demasiado débiles. la naturaleza no puede hacer lo imposible. condensación de una nebulosa y centro de varias órbitas planetarias. Los cuerp os celestes. está prohibido ir más lejos. de hecho. por falta de datos. la uniformidad de su método desmiente la hipótesis de creaciones infinitas.

La condensación los ha separado de nuevo. el de las combinaciones originales o tipos. como el topo. En cuanto a la segunda clase. etc. Los cuerpos celestes se clasifican así en originales y copias. lo finito y lo infinito. un trillón. con respecto a la proporción de los cuerpos simples y también respecto al volumen total de los globos.1 40 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS mismo método. pruebas (todas estas palabras son sinónimos). querrá decir infinito. entre ellos. ejemplares. evidentemente. repeticiones. no se trata de una cuestión de cifras reales: para nosotros sólo se trata de una locución. Es limitado el número de tipos originales. sabremos el destino de todas. a saber. ¿cómo formularlas sino por medio de cifras. donde se juega con los equívocos producidos por la confusión de identidades.* Es necesario repetir. el de las repeticiones infinitas. un resultado que es a menudo una bella fórmula. no pueden tener y no tendrán ninguna exactitud. toda cifra deviene un sinsentido absoluto. Sólo dos elementos se encuentran en presencia. estos intérpretes obligados son aquí infieles o impotentes. desde que se habla de repeticiones infinitas de estas combinaciones. Estas paridades cre~j(}nt~s de constitución deben terminar. infieles. no estarían en lucha sino lo finito. pequeñez y densidad más y más pronunciadas. una cifra imperceptible. combinaciones diferentes de sistemas planetarios. ya implican. representado por cifras indeterminadas. su insuficiencia para sembrar de cuerpos celestes los campos de la extensión. cuando se trata de combinaciones-tipos de la materia cuyo número es limitado. simplemente. sin siquiera valor aproximativo. al final de su carrera. tomadas al azar. infinito... las partes densas en los centrales. ya que quiere expresar lo inexpresable. ejemplares o pruebas de este tipo. Las copias son las repeticiones. la de los tipos. La geometría nunca entra en la sombra. volatilizándolos. [T. De ahí. Entonces. ¿Llegan estos números a infinito? No. las diversas cifras. el álgebra es un juego. en el fondo. Sólo encuentra. Se entrevé la conclusión. desde las fronteras a la capit&l. por una cifra convencional. Debatiéndose con estas ideas de número. que sirvieron de modelo a numerosas obras de teatro. semejanzas más que fraternales. Por una. tomadas a voluntad. A decir verdad. Se concibe que los astros alcanzarían un número infinito Y to- . Cada tipo tiene detrás de sí un ejército de sosias cuyo número no tiene límites. Mil. El álgebra busca a ciegas. desde la capital a las fronteras. De cada una de sus obras. a veces una mistificación. la excepción. las c1fras serán arbitrarias. Las partes livianas predominan en los planetas excéntricos. que de estos datos pueden salir. con lo infinito. E? el primer cas?. se usará el término mil millones. porque están formados por cien cuerpos simples. en números inimaginables. en cada planeta y en el conjunto del grupo. estas combinaciones tienen un término y. al contrario. luego los ha clasificado. Nuestra tesis sostiene que los cien cuerpos simples no se prestarían a la formación de combinaciones originales infinitas. según la ley de la gravedad. nebulosas inmensas. Nos dice: Mirad esos miles de globos. que no admiten los sofismas ni los trucos de prestidigitación. Una conflagración los ha sacado del seno de la muerte y los ha lanzado al espacio. Es así como se constituye el infinito. medida y ligereza progresivas. impotentes y vacíos. la geometría nunca. según el mismo orden. deben repetirse para alcanzar el infinito. La úniformidad del modo de creación de los astros y la comunidad de sus elementos. cien mil. El choque resurrector ha confundido todos los cuerpos simples de la nebulosa. la desemejanza y la variedad. el de las copias o repeticiones. desde entonces. ese débil rincón del universo y recordad su historia. etc. una tendencia necesaria a la semejanza entre los planetas de la misma categoría en todos los sistemas estelares.] LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 41 cia. origen de una nueva vía láctea. un millón. las copias. un error siempre pero error en más o en menos. significan mucho. simplemente. El infinito procede de la geometría y no tiene nada que ver con el álgebra. En cuanto a la primera clase o categoría. En el segundo caso. Los meneemos se vuelven sosias. Tal es nuestro punto de partida para afirmar la Hmitación de las combinaciones diferenciadas de la materia y. A pesar de su multitud. En la textura de los astros. por la frecuencia de la identidad. vagas. Eso parece limitar bastante las diferencias y abrir de par en par la puerta a los meneamos. sin embargo. a tientas. Los originales son el ~onjunto de globos que forman cada uno un tipo especial. la naturaleza saca una tirada de miles de millones de ejemplares. la semejanza y la repetición forman la regla. mantiene nuestros ojos fijos sobre las tres dimensiones. A veces. en consecuen* Nombre de los personajes gemelos de la comedia Menaechmi de Plauto. sus únicos intérpretes? Ahora bien. Fondo y gobierno idénticos.

Dejem os d e la do. Sabe sacar de su indigencia un partido tan rico que uno duda a ntes de limitar la originalidad de sus obras. Formamos parte del calco. con nuestro sistem a solar. H a bría sólo un tipo para todo el universo.r:sta colecció n de copias bastaría para formar el mfimto por sí misma. nuestro planeta debería existir en miles de ejemplares. la verdad que surge d e estos vastos problemas. los sistemas planetarios n o llevan a cabo una carrera contemporánea. de los que tenemos dos tercios a la vis ta. otros materiales que el centen ar de cuerpos simples. Solo que se trataba d e una opinión. del que forma parte y que regulariza su destino. plane ta por planeta. sin difere~ci~r~e ni j ota . en seguida. qu e empiezan y terminan juntos. E l globo. hasta que un choque la resucita. en el mis mo minuto. desde el inflamado nacimiento de la nebulosa hasta la muerte de una estrella. No se dejará desbordar por el vacío. Miríadas d e sistemas estelo-planetarios diferentes circulan en una provincia de la extensión ya que no llegarían a poblar más qu e una provincia. en ninguna parte. Acerquém onos al problem a. que por todos lados la naturaleza trabaja con lo desconocido se le habría podido conceder el infinito a discreción. De manera que las combinaciones originales se agotan sin h aber podido alcanzar el infinito. con su casa cuando la tien e. Lejos de eso: sus ed ades se intercalan y entrecruzan en todos los sentidos y e n todos los instantes. Por eso. tanto como la del gran Todo? Tal es. Basada en los hechos y razonamientos precedentes nuestra t~sis a_firrna que la materia no llegaría a alcanzar el infil~ito en la dzverszdad d e las combinaciones siderales. En sí mi smo. no m ás que los animales y las cosas. un número infinito d e originales distintos? No. es decir. Cada uno de nuestros sosias es el hijo de una Tien·a . ¿Se quedará allí la materia para figurar como un punto en el cielo o se contentará con mil. en nuestra tesis el hombre no posee títulos pe rsonales a l infinito. Sabrá invadido para viviCicarlo. con uno d e ellos. ell a misma. el infinito no será p atrimonio universal? ¿La propied ad de una brizna o de un gorgojo. que también demuele para reconstrurr. que hacen variar las combinaciones. ¿Por qué. en lo material y personal. ¡Oh! si los elementos de los que dispone fueran de una variedad infinita en sí mismos si se hubiera podido convencer de que los astros lejanos no tie~ nen nada en común con nuestra Tierra en su composició n. de a lguna manera de la mism a sangre. Se comprenderá que. logra al go bastante m ej or en sus arquitecturas. Los planetas se ordenan simétricamente en los diversos s istemas.42 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS dos reproducirían un solo y mismo tipo. Desapareció la ilusión sobre las estructuras fantásticas. diez mil. Suponiendo que todos los s is temas estelares sean de igual duración. ~~s:ponía de los mis mos . porque las divers idades. los as tros diferenciados o tipos se reducen a una cifra limitada y la infinidad d e los globos no puede surgir m ás que de la infinida d de las repeticiones. Con esle escaso s urtido debemos h acer y rehacer sin tregu a el universo. según la intimida d d e su semejanza y las similitudes los reúnen en una misma identidad. se d esarrolla n tambié n según el mismo m étodo. La naturaleza. LA ETERN IDAD A T RAVÉS DE LOS ASTROS 43 Cien cuerpos simples. Es . El espacio no se convertirá en su prisión. edificw s. Por supuesto. El número de combi17. El señor Haussmann disp onía de otro tanto para reconstruir París.aciones-tipo es incalculable pero finito. Por supuesto que no es así. dependen. en efecto. Descartem os ahora la hipótes is que h a hecho irrumpir la demostración. con s u familia . tam bién como hipótesis . d el que es hijo. La relacionaremos. H ace t~einta años ya pensábamos que. dada la infinidad de los cu erpos celestes. cada individuo. La Tierra-sosias r eproduce exactamente todo lo que se en cue ntra sobre la nuestra. de la Tierra actual. No es la varied ad la que brilla en sus. miles d e miles de millones de años. imaginemos. de la misma carne. tan sólo es un efím ero. m ateriales únicos y comunes de un conjunto profundamente solidario. de un número muy r estringido: cien. en con secuencia. Se sabe que tod?s estos grupos. de cualquier tipo. de la misma osamenta. en e fecto. que er a asunto d e instinto y no se apoy~~a más que en el dato d el infinito. El análisis espectral ~ambw comple tamente la situación y abrió las puertas a la reaIJdad que allí se precipita. por ejemplo. Admitamos un instante que todos los sistemas estelares. es el infinito. . lo hace participar con su diploma de infinidad en el tiempo y en el espacio. No existen. cien mil puntos que ampliarían en forma insignificante su escaso reino? No. por un ins tante. su ley. los sistem as estela res originales para ocuparnos especialmente de la Tierra. ¿serán capaces de proporcionar una combinación di{e1'ente y especial para cada globo. fueran un calco a bsoluto del nuesfro. su vocación. y t odos los acontecimientos de s u vida. sosias. además.

a la libertad. si la nebulosa equivaliera casi a la nuestra. los grandes acontecimientos de nuestro globo tienen su contrapartida. Dejémoslo así. Todas esas peripecias van a cambiar sus destinos. Sobre todo cuando la fatalidad le ha jugado una mala pasada. habría razones para que el desarrollo siguiera paso a paso la misma marcha. aun dejándole la misma individualidad. El porvenir concluirá solamente a la muerte del globo. allá una arpía y la desolación. a derecha y a izquierda. En fin. Tal vez los ingleses han perdido muchas veces la batalla de Waterloo en los globos donde sus adversarios no hayan cometido la equivocación de Grouchy. Elige una. ni un animal. la distancia del Sol. de atmósfera. modifican a los individuos. el camino que se tomará.. las diversidades que limitan la aproximación a una simple analogía. por lo menos. Los acontecimientos no crean solos las variantes humanas. Porque el cortejo está estrictamente dispuesto según las leyes de la gravitación. le daría lugar a una vida muy diferente. sus catástrofes. a la servidumbre. Los sistemas estelares escalonan sus planetas alrededor del Sol. pero que sólo obtienen jirones de su destino. sus migraciones. ni un hombre. sus luchas. que asignan así. La Tierra es el tercer planeta a partir del Sol y este rango se debe. sin duda. nadie escapa a la fatalidad. Sea el que sea. etc. una tercera vez. Una Tierra existe donde el hombre sigue la ruta desdeñada en la otra por el sosias. cada segundo comportará su bifurcación. la repartición de las aguas. No dejarán de hacer su camino y serán mundos. llegamos. a la vergüenza. Millones de sistemas estelares se aproximan seguramente al nuestro. una atmósfera. Se trata de un ejemplar completo. mares. Pero la duración de los períodos geológicos. . ofrecerá variedades innumerables. estamos frente a lo desconocido. que multiplican y representan siempre a su persona. el porvenir de nuestra Tierra cambiará de ruta millones de veces. Miles de direcciones diferentes se ofrecen a este género humano. del que se aparta. Me refiero a los dos sexos. Dejemos de lado esas pruebas confusas. ¡Cuántos desvíos. que tampoco conoce alternativa y tiene lugar para todo. El otro lo llevaría a la gloria. no importa. los continentes.44 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS una duplicación de nuestro globo. de densidad. No será más que una copia impresa por adelantado por los siglos. Ni una piedra. Todo lo que uno podría haber sido aquí abajo. Más aún. Posee así sosias completos y variantes innumerables de sosias. Supongamos. a cada minuto. el que se podría haber tomado. El pasado es un hecho consumado. Bonaparte no logra siempre la victoria de Marengo que fue pura casualidad Oigo los clamores "¡Eh! ¡Qué locura nos viene directamente de Bedlam! ¡Cuántos miles de millones de ejemplares de tierras análogas! ¡Otros miles de millones para comienzos semejantes! . Es una verdadera Tierrasosias. Aquí una mujer encantadora y la felicidad. Pero la fatalidad no hace pie en el infinito. Como nosotros. una Tierra nace con nuestra humanidad. Por el contrario. desde el nacimiento hasta la muerte. en un orden regularizado las leyes de la gravedad. a lanzarla sobre vías que no son las de nuestro globo. condición esencial que da identidad de calor y de luz. No falta nada. miles d e veces ha sido recorrido el que debería completar la propia existencia del planeta hasta su último día. Más allá de la existencia entera que se vive en una muchedumbre de tierras. Desde ahora hasta entonces. a cada segundo. que desarrolla sus razas. la inclinación del eje sobre la eclíptica. Porque mañana. hombres. en cada grupo. continente y contenido. Como su pasado. Sin embargo. Su existencia se desdobla. una fauna. ni un incidente que no haya encontrado su lugar y su minuto en el duplicado. un globo para cada una. una flora.. ni un arroyo. un lugar simétrico para las creaciones análogas. por la cifra y la disposición de sus astros. todos estos globos tendrán terrenos escalonados. hasta hoy. los aconteci- Jor LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 45 mientos y los hombres proseguirán su marcha. las islas. Antes de encontrar una semejanza completa. Uno lo conduce a la miseria. ni un árbol. sin embargo. se contarán por miles de millones las tierras de esta especie. abandona para siempre las demás. en primer lugar. se viven otras. ¿Qué hombre no se encuentra a veces en presencia de dos senderos? Ése. la historia! Nuestro pasado todavía no ha llegado a ese punto. Desde ahora. luego se bifurca una segunda. las razas animales y humanas. sus imperios. miles de veces. es el nuestro. Pueden variar el volumen y la masa. cosas y personas. el tercero tiene grandes posibilidades de no diferir demasiado de la Tierra. en diez mil ediciones diferentes. Fue por poco. también se es en alguna otra parte. a las condiciones particulares de tamaño. Se decida por azar o por elección. En todos los grupos de ocho a doce planetas.

que tienen un hermoso campo que r ecorrer.. puesto que ya las ha reeditado cinco o seis veces. no. No me cuido de alegar como motivo la b elleza de las muestras que sería una gran pena no multiplicar hasta la saciedad. A pesar de la broma.. las miríadas de tierras. desde el día de su nacimie nto hasta el de su muerte.. Desaflo a que la n aturaleza no fabrique por día. Observaciones inútiles. con todos sus huéspedes. Así estén en la Luna. Naturalmente. a una palabra por segundo.. No se trata de antileones. se les permi ~ie­ ra asistir a la historia de su vida. así sea el enunciado de las distancias más aterradoras. No le tmpor ta el . La naturaleza no conoce ni practica la moral en acción. es dec1r. luego de su resmTección. más que todos los sueños. Decíamos al pdncipio: "Cada palabra. ¿quié n podría decir si se encontraría una sola reproducción de nuestro grupo o de uno de sus miembros? Y sin embargo." Este pensamiento podría aplicarse así. está por recibir sus veintidós puñaladas en pleno sen ado . Por más insaciable que uno sea. sea cual sea su diferencia. una sola edición de nuestro p laneta. en alguna T1erra co~pasiva. ¡Pobre h on:b re! Va a procurar consuelo en Alejandría. Sosias exacto de la nuestra. sobre todo cuando se trata de duplicados en liradas de miles de millones. no lo hace~ propósito.. me parec. el anunc io de una duplicación de nuestra residencia terrestre. crea. ni de antitigres. Lo que hace. Quizás dw-e mil o cien mil veces el intervalo que ha brá que fra nquear a ntes de que se dé la s uerte de tener uno de estos encuentros.e ma~s~no Y bárbaro envenenar el espacio con un montón de patses fetidos. donde . no serían más que un punto en el espacio. ¡ah! j ustamente.. Cuando ya no sepa más ~ué hacer.. ¡Bah! Es su ración cotidia na desde el no comienzo del mundo y las almacena con una fi losofía impertw-bable. Es su destino como repetición de u na combinación original y todas las repeticiones de los otros tipos la comparten. antes de contar para lo que sea. ¡Todas las encrucijadas del cielo están colmadas por n uestros dobles!" No. miles de millones para las fantasías individuales. permita que gane su batalla al desafortunado B~nedeck? .. Cada una debe repetirse hasta el infinito. desde el grano de arena hasta e l emperador de Alemania. E ntre mil millones de sistemas estelar es. el príncipe real. a l contarse por miles de millones. a menudo. con algunos buenos conseJOS.. Nuestros telescopios.. Trabaja a ciegas. posee más que todas las aspiraciones. Más aún. el autor encuentra excelentes s us razones.. Más bien es h alagador saberse uno allá abajo. es algo muy serio en el fondo. dw-ante cada uno de los segundos de su duración. hablaría de miles de millones de mi les de millones de siglos. sin que falte ni uno. se trata de matemá ticas y de hechos positivos. la conversación no sería más cómoda. además. ni el conocimiento más fácil. Pero he aquí que Pompeyo viene a perder la de Farsaha. sin prejuicio del porvenir. a ejecutar sin fin los duplicados. Puede parecer un atrevimiento ligera mente fantástico. Cómo se reirá César. ni de ojos en la punta d e la cola. destruye. bien lejos. no se vea. Si a los dobles que se posee en el espacio. sin distinción. cerca de su buen amtgo el rey Ptolomeo .. Por el contrario. Le permito que agote el cálculo de probabilidades. Le parece dificil que la naturaleza.. cada uno de un solo ejemplar. llegando demasiado tarde a Sadowa. ·Pensáis que en la otra punta del infinito. ejecutando la misma tarea con los m ismos materiales y con el mismo molde. ¡Eso es lo terrible! No h ay forma de prevenirse. Más bien habría que sorprenderse de lo contrario. esta lluvia de pruebas no cae en chaparrones sobre ninguna localidad. la Tierra existe por miles de millones de copias.. Cada uno de nuestros b uenos o malos humores tendrá una muestra especial de globo a sus órdenes. desde que el mundo es mundo. 46 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE WS ASTROS ¡Centenas de millones para las tonterías y crímenes de la humanidad! Luego. . el número es infinito. calcos serviles del nuestro. leyendo su diario en pantuflas o ast~­ liendo a la batalla de Valmy. tampoco cuentan. no descubrirían. Además. Como tipos especiales. Se desparrama a través de campos inconmensurables. transforma. desde el momento en que se trata del infinito. LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 47 En cuanto a las profusiones impresas en cada tirada. para expresar en suma sólo una insignificancia. que se libra en este momento en rolles de Repúblicas Francesas.el diablo pe rdió el poncho. No nos importa mucho que nuestros sosias sean nuestros vecinos. aunque fuera visible. material y personal. la devu elvo al infinito y la obligo a ejecutarse.. estos dobles no constituyen una muchedumbre en ninguna parte. no h abría que preocuparse por el infinito. son m uy raros aunque. Es verdad que sus sosias no le dan la alarma. obligada a moldearse con la misma forma. uno les ahorraría bastantes penas y tonterías . es rico. miles de millones de sistemas solares.

Sobre cada uno de ellos suceden todas Jas cosas materiales. a pesar de su identidad original. siempre existirá. Los planetas ejercen sobre la Tierra una acción bien comprobada. millones de grupos estelares. Eternidad de tipos actuales en el pasado como en el futuro y ni un astro que no sea un tipo repetido hasta el infinito. abre la caja de las repetiCIOnes. Pero en los dos grupos estelares. sistemas solares-sosias. En el caso contrario. Trabajando sobre un plan uniforme. tonel sm fondo éste también. sea. que implicaría dos astros hacia destinos diferentes. o su reducción a nueve décimos. de un material y de un personal siempre renovado y siempre el mismo. En consecuencia. nuestra Tierra es la repetición de una combinacion primordial. no puede sino repetir sin fin cierta cantidad de combinacion~s diferentes que. la similitud completa ¿también es de r igor entre todos los globos correspondientes a su número de orden? ¿Hace falta un doble Mercurio. Si es posible que exista la identidad entre dos tierras. doble Neptuno. aplica el cálculo de probabilidades m~jor que lo explican todos los matemáticos. el alejamiento atenúa esas causas y puede incluso anularlas. con cien cuerpos simples. Ahí. Con los ojos cerrados. Sin embargo. desde que es materia. el Sol reina solo. Constituyen un tipo original. simplemente. donde nuestro glob o. posee meneemos en diverso grado. Saca todos los números. No esquiva ni una variante. que se reproduce siempre la misma y que existe simultáneamente en miles de millones de ejemplares idénticos. así como todos los demás. esos cuerpos sufren su influencia recíproca y la ausencia de Júpiter. cumplen sin pena el programa obligado. Además. puesto que la naturaleza no falla ni en una sola combinación. Así es la realidad. que no pueden ni terminar ni comenzar. en el m ismo lugar. Resulta. la Tierra de la Tierra. permitidas por diversos arreglos de los cien cuerpos simples. vive y vivirá exactamente la misma vida de conjunto y en detalle que d urante sus avatares anteriores. Necesariamente el número se h a agotado desde el origen de las cosas -aunque Ías cosas no tengan ningún origen.. perfectamente idénticos y en número infinito. de sus canteras sólo saJen sistemas estelares. todo astro ha existido siempre. No se habrán de formar nuevos tipos. origtnales. . Sin duda. con los ojos bien abiertos. como luz y como calor. temporaria y perecedera. se denominan primordiales. por ejemplo. y no se trata de ocho días. n i una posibilidad queda en el fondo de la urna. Y como es así para todos los sistemas estelares. todos los planetas correspondientes a su escalafón ofrecen la identidad más irreprochable. sino en una se1ie infinita de personalidades semejantes. etc. exactamente los mismos se realizan en miles de millones de s us pares. por consecuencia. por miles de millones.? Cuestión insoluble por insuficiencia de datos. etc. LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 49 sus sosias. Semejante a los otros cuerpos celestes. a justo título. todos Jos seres organizados. ¿La iden tidad de dos planetas exige la identidad de sus sistemas solares? Por cierto. Pertenece a una de las com_binaciones originales. en el mismo minuto en que suceden sobre las otras tierras. antes de su muerte. Esto significa que un número fijo de combinaciones originales existe para toda la eternidad y no será susceptible de aumentar ni de dism inuir más que la materia. !odas los astros son repeticiones de una combinación original o ttpo. el universo entero es la reproducción pe rmanente. muere. vive y muere a su vez. Sólo por el hecho de existir. no con su personalidad actual. en lugar de sosias. sería para sus vecinos una sensible causa de modificación. combinaciones originales. la cuestión es bastante indiferente y no compromete nuestra tesis. todos los hechos realizados o a realizarse en nuestro globo. Venus de Venus. sin que se reproduzca también entre los otros planetas correlativos. que no disminuyen ni aumentan en un solo átomo. Cuando no le ~u~da más nad~ en el fondo de la bolsa. doble Marte. ubicado en las mismas condiciones. y cuando se piensa que su masa es a la de su cortejo planetario como 741 a 1. a la inversa del tone] de las Danaides que no Uegaba a llenarse. No obstante. que no se vacía nunca. Que las tierras-sosias exijan. además. no es así. Nace. por condición sine qua non.. es algo ya hecho de entrada. sin fin. en el mismo orden. en el tiempo y en el espacio. repetidas hasta el infinito.48 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS resto. Idéntico a sus encarnaciones precedentes.. Los sistemas solares. en cada segundo que pasa. Mercurio es e l sosias de Mercurio. además. Por otra parte. parece que esta potencia enorme de atracción debería aniquilar toda rivalidad. Cada ejemplar nace. importa poco. bajo pena de tm cambio en las condiciones de existencia. etc. Es y será el mismo hasta el fin de las cosas. la de los dos soles es absoluta mente necesaria. Es así como procede la materia. que se reproducen a través de siglos. p oco probable. etc.

constituye una de las combinaciones originales y ésta. todo sigue una marcha fiJa y fatal. la duración. por repeticiones . No se trata de que puedan modWcar mucho el planeta. Cada una de las historias particulares. surgidas de las efervescencias del hombre. la materia no puede. que se dice soberana. Teba~. el segundo diez mil. Buscad esas ciudades famosas Nínive. ·Qué queda de ellas? Ni siquiera los escombros. Por eso es necesario prever esta mfluenc1a subversiva que cambia el curso de los destinos individ~ales. El minuto inicial de un astro determina toda la serie de ~us tr~nsfo~maciones materiales. Estas mutaciones no se admiten como obras espontáneas de la misma materia. se llegará fácilmente a sextHlones de sextillones de variantes en el género humano. la naturaleza comienza apaciblem~nte a demolerlas y por poco que se tarde. el tercero millones. idénticas a la hora de la explosión. cada una en su p laneta. produce. al representar una misma colectividad. con un crescendo proporcional al progreso que se manifiesta. Al soplo de las pasiones y de los intereses en. como se sabe. Las humanidades todas. Pero las variaciones comienzan con los seres animados que tienen voluntades. El primer año de ruta sólo dará diez variantes. Palmira. miles de millones de tierras que aseguran sosias a los sextillones de humanidades diversas. la materia habrá barrido sus trabajos de pigmeos. y asf en más. como repeticiones de un tipo. La hierba o la ~rena cubren sus túmulos. El número de estas historias particulares. desgarra las naciOnes y voltea los imperios. la de nuestro sistema plan etario. cambios que desdoblan la vida. donde pu~ luJaban m1llones de habitantes con su actividad febril. Cada uno de estos tipos es un sistema estelar que se repite sin fin. en consecuencia. La naturaleza sólo tiene leyes mflex1bles. las mismas especies vegetales y animales que nacen en la superficie terrestre. s~bre todo.50 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS etc. transformadas más tarde en grupos estelo-planetarios. por procedimientos extraordinarios. Estos sistemas se expanden en el espacio por miles de millones. parte integrante de esta colectividad. La desaparición de los perturbadores no dejaría huella de su presencia. lo qu e no les impide posar como conquistadores Y sucumbir en éxtasis delante de su genio y potencia. se dará sie mpre en un número finito y sabemos que la combinación primordial es infinita por repeticiones. como todas las demás. sin tocar la personalidad. ¿existen aquellas cuyas diferencias sobrevienen primero en globos idénticos a la hora de su nacimiento? Habría que hacer alguna distinción. sobrepasar un cierto número de combinaciones especiales. se la encuentra remstalada fl oreciente encima de las ruinas. Los hombres producen víctimas e introducen inmensos cambios entre ellos mismos. lucha. interviene con ellos. es reproducida por miles de millones de pruebas. Desde que los hombres intervienen. es mucho lo que se alteran a sí mismos . con su cortejo de planetas. debido a la identidad de las condiciones materiales de sus planetas! Si se considera la movilidad de los individuos. B~bilonia. En tanto que gobiernan solas. la ruta trazada por las pasiones y . destruye o modifica las razas animales. Es cierto que estas brutalidades se llevan a cabo sin siquiera llegar a rasguñar la epidermis terrestre. Persépolis. posee en consecuencia sosias por miles de millones. las mil perturbaciones que vienen sin cesar a desviar su existencia. cada una escribe su ejemplar a su gusto. como efecto d e cambios en la ruta que siguen sus sosias sobre sus tierras respectivas. único medio de poblar la extensión. Nuestro Sol. la fantasfa. una Tierra sosias en cuanto a su constitución material y que engendra. m~utables. Su turbulencia nunca trastorna seriamente la marcha natural de los fenómenos fisicos sino ~ue pert~rba a la humanidad. Entre las combinaciones diferenciadas. por más grande que sea. Pero una sola combinación 01'iginal d e la materia. ya que nacidas de copias del mismo tipo original. y alcanzaría para devolver a la na turaleza s u virginidad apenas desflorada. por el contrario. a pesar de su fecundidad. Estas diferentes colectividades humanas sólo tienen una cosa en común. Basta con que las obras humanas sean descuidadas por un instante. Si los hombres alteran poco la materia. Condensemos: Obligada a construir sólo nebulosas. dicho de otra forma caprichos. Menfis. Se sab e que todo hombre puede figurar en diversas variantes a la vez. siguen. se reproduce por miles de millones de pruebas semejantes y cada individuo. De cada una de estas pruebas forma parte naturalmente una Tierra idéntica a la nuestra. su especie se agita con más violencia que el océano baJO el esfuerzo de la tempestad. Desde que cesen de defenderse contra la naturaleza. ¡Cuántas diferencias entre 51 la marc ha de humanidades que sin embargo han comenzado su carrera con el mismo personal. Sus esfuerzos más gigantescos no mueven ni una madriguera.

dado el infinito. los cien cuerpos simples. De manera que.. Mercurio. se sentirán a gusto. parece que el procedimiento sería impertinente. provistos sin duda de un cerebro más poderoso. nada m ás simple. sin ser sus duplicados y cuentan con tierras innumerables. y agregarles así el infinito a discreción. Si tratara de h acer trampas. sin escrúpulo. a caballo sobre lo indefinido. ahora cilindro. Además. ese número de colectividades humanas particulares es finito. para hacer frente a las necesidades del infinito. no podemos superar lo indefinido. comparada con la cantidad infinita de tierras idénticas. sea en tiempo. pero derivada en su camino por mil senderos para llegar a l fin de cuentas a una vida y a una historia diferentes. Se agrega espacio al espacio y el pensamiento accede muy bien a esta conclusión de que no tiene límites. Pero cada variante hace una tirada de sus pruebas por miles de millones. que contiene una de esas colectividades huma nas particulares. precisamente porque no tiene ninguna . como los ríos en el océano. De ahí que miles de millones de tierras. nada impide yuxtaponerles otros. De ahí que no sea nada. pero que tiene todos los grados posibles de semejanza o analogía. en su origen. Encontrándose en todas partes los mismos materiales. Existen esas variantes terrestres o colectividades huma nas así como exis ten los sistemas estelares originales. Se e ntiende que estos astros no quedan encerrados en categorías según identidades. irreprochables aunque un poco escasos. reino de la combinación solar tipo y que poseían todas. Que se las separe. lo remitiremos a los jupiterianos. sea en lugar. Por eso. Todos los astros. Las conflagraciones renovadoras los fusionan y los mezclan sin cesar. todas estas variantes y sus repeticiones forman innumerables series de infinitos parciales. con sus reinos respectivos. esfera. de alguna manera. personal y material. Es cierto que se podría adicionar durante miríadas de siglos: el total sería siem- . Que nueve cortes de sierra partan en diez planchas. resulta que la Humanidad n o tiene el mismo personal en todos los globos semejantes y cada uno de estos globos. a formar combinaciones diferentes. que a veces hacen reír tanto como llorar. porque tiene por elementos cantidades finitas. cien cuerpos simples y. en cada uno de estos compartimientos. perpendicularmente a su eje. En efecto. se burlarán tal vez de nuestros infinitos parciales. también por medio d el pensamiento. Un sistema solar no renace. Todos estos sistemas. por el pensamiento. debe repetirse miles de millones de veces. y de los planetas de todos los sistemas estelares primordiales o tipos. tiene su Humanidad especial. Ya se sabe y sólo se trata de concebir lo infinito bajo esta forma. de su propia combustión. salida del mismo origen y pa1·tida del mismo punto que las otras. Su cifra es limitada. cada Tierra.52 LA ETERNIDAD A TRAVÉS m. la Tierra. las probabilidades se igualan. absolutamente sosias. ni una milésima de segundo. Que nadie proteste contra estos globos que caen por miles de millones LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 53 de la pluma. se le puede atribuir todas las figuras. no más idénticas que aquella donde vivimos. toma revancha en otra parte. Como el espacio no tiene lfmites. ni un hilo de telaraña. Agreguemos que entre estos sistemas. Las doctrinas. El resultado es la permanencia invariable del conjunto por la transformación perpetua de las partes. siempre pedirá el resto. buscando querella para obligarnos a comprender y a explicarle el infinito. negociar con el infinito en miles de millones.. No se debe decir: ¿Dónde encontrar lugar para ta nta gente? Sino ¿dónde encontrar mundos para tanto lugar? Se puede. Tal es el destino común de nuestros planetas. así como los sistemas estelares originales. Recreado por otras volatilizaciones. que van a hundirse en el gran infinito. Hace un momento. tienen por e lementos una cantidad finita. felicitándonos de hacer tanto dinero con una moneda falsa.. aunque a continuación modificadas sin descanso. Venus. resultado de modificaciones incesantes. cuando se niega un único infinito a la extensión. Habrá diez infinitos parciales. al contrario. No. I. que contribuye. al adjudicarle millones. Sin e mbargo.OS ASTROS los individuos contribuyen a la modificación de esta mta por su influencia particular. no varian ni un ápice. Que se extienda al infinito. por más prodigioso que pueda ser. el perímetro circula r de cada una de esas plan chas. millones se parecen al nuestro. . salidos de nuestros cálculos. e tc . un bloque de madera cilíndrico. Los hombres de una Tierra. A pesar de la identidad constante de su principio. como el fénix. humanidades nacientes semejantes. Pero la restringida cifra de habitantes en cada Tierra no permite a estas variantes de la Humanidad sobrepasar un número determinado. unas de otras en algunos cuatrillones de cuatrillones de leguas.

Nuestro análisis del universo sobre todo h a puesto en escena los planetas. Maduran los (Tu tos. La estrella no es men os el núcleo vital de los grupos constituidos por la condensación de las n ebulosas. la debilidad de nuestro cerebro. con la misma pregunta en s u pensamiento y tod as sus miradas se cruzan invisibles. incluso las variantes planetarias que son el hecho de la humanidad. se dispensa también de albergar y de a limentar bípedos de nuestro módulo. incluso al infusorio y al grano d e arena. detrás de los cuales se ordenan los sistemas estelares. no es preocupación de la n a turaleza. pero no se quejan. Soportan todas las cargas. Ocurre que allí no h ay formas cambiantes. ¿Qué prueba eso? Primero. p or miles de millones. de trás de ellas se ocultan. fuente de calor y de luz. es diferente de tamaño y de movimiento. después de haber sembraflo cifras como para mover a risas y a los hombros.54 LA ETERN IDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS pre un número finito. Así. ellas mismas no la poseen y deben resignarse a su carrera ingrata y monótona de antorchas. es decir primeros en fecha. donde n o crece ni una minúscula brizna de hierba. que hace s u tarea. Nada más que el tumulto del incendio colosal. absolutamente tal como él mismo la vive. y el resto. El infinito en el tiempo y en el espacio no es patrimonio exclusivo del universo entero. sin saberlo. Llamas deslumbrantes. tras los primeros pasos en la ruta de lo infinito. ni un insecto. ni metamorfosis. Permanece inmutable durante todas las repeticiones de este tipo. Pero n o reencontrarán la fecundidad sino despojándose de la grandeza. s u renacimiento no tiene límites. En cada combinación-tipo. aunque incomprensible. Tienen el esplendor sin el goce. ahora. ¡Pobres estrellas ! Su papel de esplendor es sólo un papel de sacrificio. por la imposibilidad de llegar. Pertenece a todas las formas de la materia. nos abandonaría muy pronto en la LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 55 noche eterna o. Si su duración no es mayor que un segundo. Que los planetas de estos grupos produzcan hombres o no. No es n ecesario imaginarse. Las estrellas permanecieron en último p lano. desde su n acimiento hasta su muerte. no sólo en su edad actual sino en todas sus edades. invisibles. cuya mitad. siempre. cada hombre posee. "¡dos milésimas!". Aplica 998 milésimas de la materia a las estrellas. otros cuya edad se escalona de segundo en segundo. estas reinas-esclavas son de la misma pasta que sus felices súbditos. Fabrica grupos estelares en la medida de aquellos materiales que tiene a su disposición. simultá neamente. No habría que murmurar. que no tiene ninguna especie de preocupación. Sin embargo es tan cla ro como impenetrable y se demuestra maravillosamente en dos palabras: el espacio. gobiernan sus reinos por medio de buenas obras. Es bien simple. en la exten sión. sin inquietarse por las consecuencias. Sí. que estas reproducciones de globos se puedan hacer para los hermosos ojos de los sosias que los habitan. Esperando la felicidad de esta caída. sino tipos diversos. las soberanas . h ace las cosas bastante bien. sin fin. Únicas dueñ as de la fuerza. en efecto. Sin embargo y en suma. ¡Queridas estrellas ! Vosotras encontrá is escasos imitadores. a los plane tas. El prejuicio de egoísmo y de educación que remHe todo hacia nosotros es una tontería. luego. Él es infinito y eterno en la persona de otros él-mismo. sino siemp re. . Tendrían que quejarse sólo las estrellas. otros que mueren. lo infinito. Unos son los originales. uno ya se queda sin aliento. si no más. un día serán tinieblas y hielos y no podrán renacer a la vida sino como planetas. Creadoras y sirvientas de la potencia productora de los planetas. miles de millones de sus sosias levantan sus ojos al mismo tiempo. jamás habríamos entrado a la luz. Si alguien interroga las regiones celestes para preguntarles por su secreto. Sin em bargo. no hay ni siquiera originales. sólo la usan en provecho de la debilidad. Propiamente. a cada segundo. por gracia de su planeta. lleno de cuerpos celestes. las realidades vivas . La naturaleza no se ocupa de nosotros. Cada segundo de la eternidad ha visto y verá la situación de hoy. un n úmero sin fin de dobles que viven su vida. otros los duplicados. jamás los cosechan. luego su decrecimiento progresivo y por fin las tin ieblas h eladas. único teatro de Ja vida orgánica. Los cien cuerpos simples se hacen cargo de todos los gastos. Más modesta. Y no es sólo una vez que esas interrogaciones mudas atraviesan el espacio. luego de l golpe que volatilizará en nebulosa el cortejo y a su reina. la lámpara q ue nos alumbra y nos da ca lor. sin beneficio. Concluya mos en fin con la inmanencia de las mínimas parcelas de la materia. Existen . editados por miles de millones. más bien. Es ella la que clasifica y ordena el sistema en el que se forma el centro. sosias que nacen.

Los sistemas estelares terminan. En vano se remontaría el torrente de los siglos para encontrar un momento en el que no se haya vivido. El universo es infinito en su conjunto y en cada una de sus fracciones. Todas sus partes se encuentran en un movimiento continuo. es eternamente transformación e inmanencia. bajo la forma de miles de millones de alter ego. se modifica sin cesar. se ha h echo y se hará. pero esos relámpagos iluminan eternamente el espacio. tienen fijación y movilidad a l mismo tiempo. No hay nada nuevo bajo los soles. por lo tanto. en consecuencia. No hay un ser humano que no haya figurado en miles de millones de globos y no haya entrado en el crisol de refundiciones desde hace mucho tiempo. nuestras madres nodrizas. la destrucción y la creación. uno es en cada segundo de su vida. Por el contrario. tal cual. Única organización de la materia. el tumulto y el reposo. Comparte la movilidad y la permanencia del gran Todo. Como el universo no ha comenzado. Destrozadas aquí. aún así. el universo de hace un momento ya no es el de ahora y el de ahora no será más el de entonces ya que no permanece inmutable e inmóvil. con seres siempre renovados. los miles de millones de tierras sosias de la nuestra con nuestros sosias personales. A la par del universo. de vivir y de morir. en el futuro. Cada uno es sólo un relámpago. pasará un m stante sm que mlles de millones de otros nosotros-mismos n o estén a punto de nacer. hab~tantes d. se reproducen simultáneamente en otra parte. el hombre tampoco. Conjunto y detalles. luego recomienzan con elementos semejantes asociados por medio de otras alianzas. uno está estereotipado por miles de millones de pruebas en la eternidad. y el grano de arena tanto como el hombre. Compartirnos el destino de los planetas. Los sistemas estelares nos conducen a su perennidad. Así. Es una alternancia. está grabado en bronce e imprime incesantemente la misma página. El universo es la vida y la muerte a la vez. siempre el mismo.e esos astros. nosotros tam. A pesar de su perpetuo devenir. en cuyo seno se lleva a cabo esta existencia inagotable. sin embargo. Y. estrella o molécula de polvo. y jamás. una reproducción infatigable de ejemplares similares salidos de desechos diferentes. como individualidades nuevas. así fue. Así es en cada minuto.b1én. sin un átomo ni un segundo de variación. El hombre es uno de estos detalles. así será siempre. Sería imposible regresar a LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS 57 una época en la que todos los astros ya no hay~n sido ~estruidos y remplazados y. Tal cual. Todo lo que se hace. Se ata y se desata sin fin. el hombre es el enigma del infinito y de la eternidad. el cambio y la estabilidad. .56 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS es decir. un cambio perpetuo de renacimientos y transformaciones. cada uno de nosotros h~ vivido. vive y vivirá sin fin.

y todos los huéspedes de nuestro planeta. tales los de los mundos futuros. el progreso es solo para nuestros nietos. para renacer y recaer una y otra vez. los curiosos de la vida ultraterrestre ¿podrán sonreír ante una conclusión matemática que les otorga. Aquí abajo. procuré la verdad. el resultado es necesariamente un número finito. Así cada uno. No son fantasmas. No hay nada en esto que satisfaga la sed de lo mejor. apenas con la pespectiva de variantes felices. ya se han burlado bien de nosotros y nos han escarnecido en tierras muertas. Para muchos espíritus mezquinos.LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS VIII RESUMEN El universo entero se compone de sistemas estelares. repeticiones. No nos olvidemos que todo lo que se habr{a podido ser aquf abajo. renacemos prisioneros del momento y del lugar que los destinos nos asignan en la serie de sus avatares. lo he escrito y lo escribiré durante la eternidad. entonces. con vestimentas. Sea cual sea. tres o cuatro años de suplemento en la edición corriente. Ellos y nosotros. ¿no es otro pensar que uno gusta y gustará eternamente de esta felicidad. Estos sosias son de carne y hueso. eso es lo que somos. . las ven en este momento y las verán siempre. la naturaleza debe repetir hasta el infinito cada una de sus combinaciones originales o tipos. aun en pantalón y chaqueta. Continúan fustigándonos en las tierras vivas de las que hemos desaparecido y siempre nos seguirán persiguiendo con su desprecio por las tierras que nacerán. A pesar del provecho prodigioso que la naturaleza sabe obten er de estos recursos y de la cifra incalculable de combinaciones que le permiten a su fecundidad. como el de los elementos en sí mismos y. grandes o pequeños. no sólo la inmortalidad sino la eternidad? El número de nuestros sosias es infinito en el tiempo y en el espacio. ¿Es una mistificación? Resignémonos. sobre una mesa. una clepsidra que se vuelca monótona. de desilusiones y escepticismo. no sólo bajo uno de sus aspectos. bajo la figura de un sosias. ¿Qué hacer? No he procurado mi placer. Todos los seres repartidos sobre su superficie. Sin embargo. desde el nacimiento hasta la muerte. en las llamas renovadoras. la hora de nuestras apar iciones ya fue fijada para siempre y nos encamina. sino tal como se encuentra en cada uno de los segundos de su duración. ¿no? Son •·eediciones vulgares. Tienen más suerte que nosotros. con una pluma. Todas estas tierras se abisman. Sólo el capítulo de las bifurcaciones queda abierto a la esperanza. siempre los mismos. una tras otra. Estos dos descubrimientos nos harán eternos. Hombres del siglo XIX. se es ávido por quedarse aferrado. Todas las cosas hermosas que verá nuestro globo. ¡Una pena!. Esto qu·e escribo en este momento en una celda del fuerte de Taureau. en miles de millones de tierras. claro que bajo la forma de sosias que los han precedido y que los sucederán. Preferirían a todos los duplicados del infinito. cada astro existe en número infinito en el tiempo y en el espacio. comparten el privilegio de esta perennidad. ¿Se trata de una ventaja? Aprovechémosla. la naturaleza sólo tiene cien cuerpos simples a su disposición. Es lo nuevo siempre viejo. Pero ¿acaso no es un consu elo saberse constantemente. se es en alguna otra parte. vivos o inanimados. No hay ni revelación ni profeta sino una simple deducción del análisis espectral y de la cosmogonía de Laplace. pasando por ellas después que nosotros. nuestros futuros descendientes ya las han visto. Tales como los ejemplares de mundos pasados. a estas felicidades por sustitución les falta un poco de ebriedad. para llenar la extensión. y lo viejo siempre nuevo. en compañía de personas queridas que hoy sólo son para nosotros un recuerdo? Por el contrario. en crinolina y con moño. A conciencia. dándose vuelta sobre sí misma y vaciándose eternamente. [58] 59 A pesar de eso se produce un gran defecto: no hay progreso. Todo ser humano es pues eterno en cada uno de los segundos de su existencia. Hijos de una humanidad mejor. Nuestra perennidad es un apéndice de la suya. de miles de millones de sosias? Sin embargo. La Tierra es uno de estos astros. no se podría exigir más. En nuestro siglo. Para crearlos. en circunstancias semejantes. Sólo somos fenómenos parciales de sus resurrecciones. son la actualidad eternizada.

se detalla. el fardo de su orgullo. en el campo terrestre. Fin tipografía: delegraf. La eternidad interpreta imperturbablemente en el infinito las mismas representaciones. ¿quién querrá creerlo? Y luego. ¿y qué? Al fin se la descubre en el siglo XIX. ciencia. la misma inmovi lidad en los astros extraños. calz. hasta aquí. las tonterías. para hundirse muy pronto con el globo que ha cargado. ilusión! Este pasado ha visto desaparecer en todos nuestros globos-sosias las civilizaciones más brillantes. s. creyéndose el universo y viviendo e n su prisión como en una inmensidad. ¡El porvenir revisará en miles de millones de tierras las ignorancias. iztapalapa dos mil ejemplares y sobrantes l S de junio de 2000 . el mismo decorado. con el desdén más profundo. la vida entera de nuestro planeta. día por día. El universo se repite sin fin y piafa en el mismo lugar. en las miríadas de astros-h ermanos. ¡Tantas poblaciones idénticas que pasan sin siquiera haber sospechado de su mutua existencia! Sí. las crueldades de nuestros viejos tiempos! A esta hora.a. impreso en publimex. en la misma estrecha escena. felicidad. es melancólica esta eternidad del hombre a través de los astros y más triste todavía este secuestro de los mundos-hermanos por la inexorable barrera del espacio. san Iorenzo 279-32 del.60 LA ETERNIDAD A TRAVÉS DE LOS ASTROS En el fondo. ¡el pasado representaba para nosotros la barbarie y e l porvenir significaba progreso. el mismo drama. La misma monotonía. Pero. s. desde el nacimiento hasta la muerte. sin dejar una huella y desaparecerán más todavía sin dejar nada. Siempre y en todas partes. con todos sus crímenes y desgracias. infatuada de su grandeza. una humanidad ruidosa.a. Lo que denominamos progreso está encerrado en cada Tierra entre cuatro paredes y se desvanece con ella.

Intereses relacionados