Está en la página 1de 6

LOS 10 SIGNOS DE ESTRÉS POST TRAUMÁTICO EN LA ESCRITURA

Por Rodrigo Farías V.

Director Instituto Grafos

1.- Desorden generalizado en una escritura que antes del trauma era ordenada.
(Fig.1) Señala lo caótico de la conducta del sujeto, dificultades de orientación,
concentración, y aumento de la emotividad.

Fig. 1.

2. Las líneas de la escritura serpentean en la línea de base y pierden


horizontalidad. (Fig 1)

Indican la pérdida de estabilidad en el ánimo y los abruptos cambios en el


humor que sufre la persona.

4. Líneas descendentes, o finales descendentes (Fig 2).

Indican la presencia de un cuadro depresivo por la pérdida de las esperanzas o


se cae en el abatimiento.

Fig 2.
5. Aumento de los espacios en blanco en la escritura. (Fig. 3)

Son un signo de angustia inconsciente y de


retraimiento. Lo negro representa al sujeto pensando o
actuando, mientras que lo blanco le representa pensando,
dudando o vacilando. Esta relación espacio blanco/negro se
altera, y los blancos tienden a irrumpir de manera
desordenada, por medio de huecos entre palabras y por
medio de largos espacios blancos que atraviesan las líneas
verticalmente, semejando ríos.

Fig 3. “Chimeneas” o Espacios blancos aumentados por la excesiva separación de las


palabras. En la figura de la derecha aparecen los espacios marcados con destacador.
6. Aumento de las diferencias de tamaño en las letras dentro de las
palabras. (Fig. 4)

Esto se produce porque el daño al Yo es muy fuerte en esas circunstancias y


baja la autoestima, o tiende a variar reiteradamente, con también esporádicos
golpes de mal genio producto de la irritabilidad general.

Fig. 4.

2. Los óvalos que tienden a abrirse (como "u, u"), alternándose con
algún doble óvalo u óvalos cerrados. (Fig. 4)

Esto se produce porque la persona tiende a perder los límites del YO, y a
mostrar desmesuradamente su interior con desconocidos o personas de menos
confianza, como una forma de demandar ayuda y abrirse a todas las
oportunidades que le permitan encontrarla.

5. A veces se doblan los ejes verticales o “Torsiones” (Fig. 5).

Indican una baja de la capacidad de afirmación y contra argumentación, baja la


asertividad y aumentan las conductas acomodaticias, con tal de no perder
protección del grupo o de los adultos protectores.

Fig. 5.
6. Deterioro y temblores en el trazo, que se afina y debilita. (Fig. 6)

Indica la baja en la energía producto a veces de la falta de sueño. También


indica temblores por nerviosismo o insomnio.

8. Aparecen "Fantasmas" o espacios blancos en el margen derecho.


(Fig. 7)

Indican temores y dudas hacia un futuro que se vivencia angustiante o incierto.

9. En niños, desaparece el margen izquierdo, y las líneas aparecen


muy “pegadas” hacia el borde izquierdo de la hoja. (Fig. 7)

Esto señala un aumento de las conductas regresivas y la necesidad de una


mayor demanda de atención de parte de la figura materna, o también el hecho
de quedarse “pegado” en el pasado, y revivir constantemente el hecho
traumático.
10. Finalmente, si se mantiene la tensión del trazo, la recuperación
tiende a ser más rápida.

Esto indica que la persona mantiene la energía y la estabilidad, pese a todo. Es


un indicador de resilencia, permite un mejor pronóstico.