Está en la página 1de 3

Criterios técnicos para la elaboración del planeamiento didáctico

Objetivos específicos

Los objetivos específicos los elabora cada docente desglosando los objetivos
propuestos en el programa de estudio. Deben expresarse con un verbo que
indique una conducta observable o medible. Conviene seleccionar infinitivos
verbales que respondan a los diferentes niveles de conocimiento, de acuerdo con
los objetivos propuestos en los programas de estudio, de manera que el
establecimiento secuencial de éstos contribuya al logro del nivel cognoscitivo del
objetivo establecido en el programa de estudio.

Algunos ejemplos de verbos que responden a los diferentes niveles del


conocimiento son: adquirir nociones o principios, analizar, aplicar nociones o
principios, buscar soluciones, clasificar, comparar(relacionar), comunicar,
construir, coordinar, crear, demostrar, describir, diseñar, experimentar, formular
críticas.

Contenidos

Están implícitos en el objetivo específico, derivados del objetivo general. Indican lo


que hay que enseñar y lo que debe aprender el estudiantado
Es el conjunto de formas culturales y de saberes seleccionados para formar parte
de las distintas áreas o asignaturas curriculares en función de los objetivos
propuestos.

En general constituyen el conocimiento básico del aprendizaje, en términos de


teorías, conceptos, hechos, modelos, sucesos y datos que aportan las distintas
disciplinas del saber. También tiende a denominarse contenidos, además del
conocimiento, las actitudes, las destrezas y las habilidades que son aprendidas por
el estudiantado.

Los contenidos pueden ser de la cultura cotidiana o de la sistematizada.

Actividades de mediación

Las actividades de mediación que se planean para alcanzar los objetivos de


aprendizaje, deben ser secuenciadas, concatenadas, no actividades aisladas y
responder a los objetivos y los procedimientos establecidos en los programas de
estudio.

Las actividades deben garantizar el logro de los objetivos propuestos de acuerdo


con el contexto educativo, las necesidades educativas del estudiantado, así como
el nivel educativo que cursa el estudiante.
Deben disponerse para que el estudiante logre las experiencias, situaciones e
informaciones que le permiten alcanzar los resultados del aprendizaje esperados
y explicitados en los objetivos.
Deben utilizarse técnicas activas y participativas que propicien la investigación, la
experimentación, el redescubrimiento, la creatividad. la problematización, el
análisis y la deconstrucción de conocimientos, de manera que adquiera
significatividad el aprendizaje.

Se debe explicar el “qué” se va a hacer o sea la experiencia concreta en la que


participará el alumnado, se debe explicar el “cómo” es decir las técnicas,
estrategias o procedimientos didácticos concretos en que participará el alumnado
y el “con qué”, es decir los recursos que se emplearán (recursos humanos,
bibliográficos, personas de la comunidad, lugares naturales e históricos, entre
otros).

Se deben planificar actividades que sean desarrolladas dentro y fuera del aula o
de la institución.

Las actividades deben evidenciar trabajo en equipo así como trabajo individual.
Además una relación interactiva entre estudiantes y docente y estudiantes con
estudiantes y con otros actores que intervengan el proceso educativo. Se debe
explicar el “qué” se va a hacer o sea la experiencia concreta en la que participará
el alumnado.

Las situaciones de aprendizaje deben orientar la formulación de estrategias de


evaluación. Además deben estar adecuadas a las necesidades, características y
expectativas del alumnado, la institución y la comunidad.

Valores y Actitudes

Los valores y las actitudes, son aspectos relevantes de todo proceso educativo
que busca la formación integral de los educandos, por lo tanto se constituyen en
elementos por considerar, en el planeamiento didáctico.

En este apartado es vital trascender el planteamiento escrito del valor o la actitud


por desarrollar y llevarlo al plano vivencial partiendo de los valores que nos
rodean, propiciar la vivencia de aquellos que fortalezcan la convivencia del ser
humano. Desde el punto de vista pedagógico es fundamental la coherencia entre
lo que se dice y se vive o práctica en el desarrollo de los valores.

Estrategias de evaluación

Le señalan al docente la vía para recopilar información y valorar el progreso de los


estudiantes en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
No son estrategias aisladas e inconexas, si no todo lo contrario, entre ellas tienen
que producirse relaciones de conexión que garanticen y fundamenten la
coherencia entre los demás elementos del planeamiento. Por lo tanto, las
estrategias permitirán constatar el proceso de aprendizaje y el grado de
consecución de los objetivos específicos.

Es importante incorporar actividades de auto evaluación , es decir, la que realiza el


alumno o alumna acerca de sí mismo/a, la coevaluación, o sea, de los alumnos/as
entre si y la evaluación unidireccional o del docente hacia sus estudiantes

Deben incluirse estrategias de evaluación variadas con sus correspondientes


instrumentos (cuestionarios, listas de cotejo, guías de observación, listas rúbricas,
entre otras).