Está en la página 1de 10

Rana veneno flecha

Se encuentra en los
bosques de América
Central y Sudamérica. Su
piel contiene un químico
tóxico que pone enfermo o
mata a cualquier animal
que la toque o la coma. Dos
microgramos de esta toxina
podrían matar a un
mamífero grande o incluso
a una persona.
Pez piedra
Se encuentra en aguas
del Pacífico y alrededor de
Australia. Este pez se
parece a una roca o pieza
de coral. Bien camuflado,
ataca a cualquier pez que
nada por las cercanías.
Una potente toxina
almacenada en sus 13
espinas puede detener a
cualquier depredador que
se cruce en su camino. En
humanos, el veneno causa
un intenso dolor,
inflamación de los tejidos,
conmoción y finalmente la
muerte.
Serpiente taipán de interior

Nativa de Australia, es
considerada la serpiente
más venenosa de la Tierra.
Una mordida contiene
suficiente toxina (110
miligramos) como para
matar a 100 personas. Su
veneno puede causar
vómitos y hace que se
detenga la respiración.
Afortunadamente, la taipán
es muy tímida y es un reptil
poco agresivo.
Avispas del mar

Se encuentran en
aguas oceánicas de Asia y
Australia. Esta peligrosa
medusa trata de eludir a
otras criaturas. Un golpe
accidental contra sus
tentáculos y sus potentes
aguijones te perforarán.
Su veneno puede paralizar
el corazón o los pulmones,
y también disolver la piel.
Pulpo de anillos azules

El mordisco de este
pulpo no duele, pero las
neurotoxinas presentes
en su saliva empiezan
enseguida su temible
trabajo. En cuestión de
minutos, la persona que
recibió el mordisco
experimenta
entumecimiento,
debilidad muscular y
poco después, la
víctima deja de respirar
y muere.
Escorpión dorado israelí
Se le encuentra en el
norte de África y en
Oriente Medio. También
llamado “escorpión de
aguijón mortífero” por lo
que su nombre lo dice
todo. Aunque su aguijón
no es particularmente
largo o fuerte, un pinchazo
de este escorpión (el más
exótico del mundo) causa
un dolor insoportable,
fiebre, coma,
convulsiones, parálisis y
muerte.
Araña de tela en embudo de
Sydney Australia es el hogar de
muchas criaturas venenosas,
y este arácnido es uno de los
peores. Grande y agresivo,
produce una de las peores
toxinas que alguna araña
pueda generar. Sitúa su tela
cruzando la entrada de su
madriguera. Sus colmillos
inoculan una neurotoxina que
causa un gran dolor y puede
matar a una persona en 15
minutos. Su veneno no afecta
a la mayor parte de los
mamíferos solo a los
humanos.
Caracol de concha marmórea

Este caracol lento de


movimientos, vive en los
arrecifes de todo el mundo.
Emplea el veneno para
capturar a sus presas.
Reposando en el interior de la
concha, el caracol asoma una
especie de nariz, llamada
probóscide. Un diente afilado
en su extremo actúa como un
arpón. El veneno, una
neurotoxina, viaja a través del
diente hacia el interior de la
víctima, paralizándola casi de
inmediato.
Trabajo para Método de la Ciencia realizado por:

Andrés Sellés Martín -2ºC

I.E.S Félix Rodríguez de la Fuente


Sevilla, 04/2010