Atmósfera y Campo


Los grupos (organizaciones, empresas, comunidades) no son cuerpos simples, sino cuerpos que sueñan, entidades
físicas que actúan no sólo de acuerdo a sus estructuras y reglas organizativas, sino también a través de sus sueños,
que se mueven no sólo para conseguir algo, sino también por sus emociones y sentimientos.   El grupo, con sus
intereses y deseos, y  también con sus sueños y corrientes subterráneas, constituye un campo que se manifiesta en
todo lo que dice o hace, pero también en sus sentimientos, en la atmósfera que crea, en los roles y actitudes de la
gente.  Si el campo es congruente, entonces lo que un grupo cree, siente y hace es lo mismo.
Todos los grupos (económicos, pueblos y ciudades, naciones, religiones, razas…) tienen sus modos particulares de
ser,   están   de   acuerdo   en   ciertos   valores   y   comparten   ciertas   visiones,   incluso   aunque   no   estén   expuestos
explícitamente.  Todo el mundo en un grupo está conectado con el resto por las mismas creencias y valores.  Un
campo   expresa   en   sí   mismo   estas   creencias,   que   crean   identidades   individuales   y   de   grupo.     El   campo   es
imperceptible,   pero   se   manifiesta   a   través   de   diferentes   canales.     Vivimos   nuestros   valores   y   visiones   como
presionándonos para hacer ciertas cosas y sentimos dichos valores como algo que nos agrupa y que crea nuestra
identidad colectiva.  Los campos pueden ser invisibles, pero aparecen en los sueños de las personas, en las historias
que la gente cuenta sobre sus grupos, en la atmósfera que se respira en los lugares donde el grupo se mueve…
Los campos se visualizan a menudo como sueños o visiones, pero también los podemos sentir a través de las
fuerzas que actúan sobre nosotros.   Esas fuerzas las sentimos a través de nuestras propias emociones de amor,
atracción, calor humano, celos, competencia, miedo o tensión, y a través de ciertas polarizaciones como conflictos
raciales, de género o de pertenencia.
Los campos no son estáticos o permanentes, sino que cambian y se transforman.
A través de nuestros sentimientos y experiencias somos canales del campo en que nos movemos.  Cuando tomamos
conciencia de dichas percepciones, sentimientos y vivencias, se hace “visible” aquella parte del campo que estamos
canalizando.  Ahora bien, el campo sólo manifiesta su sabiduría cuando todos en el grupo toman conciencia de él,
es decir cuando representamos y apreciamos todas las partes del grupo, cuando reconocemos e investigamos todos
sus límites y barreras.
Podemos pensar en una comunidad o grupo como en una mente tratando de conocerse a sí misma.  El proceso del
grupo es un camino para darle a la comunidad una oportunidad de conocerse a sí misma, sus variadas partes y sus
sueños.   Es un camino para la comunidad para llegar a ser consciente y celebrar su diversidad.   La comunidad
tiende a esconder las diferencias para llegar a la unidad, pero la unidad sólo es fuerte si se conocen nuestras
diferencias.
El trabajo con grupos se basa en sentir que todos somos parte necesaria y valorada del todo, que todas nuestras
experiencias y sentimientos son necesarias.   Facilitar un proceso grupal es ayudar a que todas las “voces” del
campo tengan su espacio, sean escuchadas y apreciadas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful