Está en la página 1de 5

Universidad Nacional Autónoma de México

Colegio de Ciencias y Humanidades

Plantel Vallejo

FISICA 2

Investigación

“Vibración forzada y resonancia”

“Ondas sonoras audibles”

Profesor: Roberto Laguna Luna

Alumno: Jessica Semiramis Reyes Balbuena

Grupo 430B
VIBRACION FORZADA Y RESONANCIA
Cuando un cuerpo que está vibrando se pone en contacto con otro, el
segundo cuerpo se ve forzado a vibrar con la misma frecuencia que el
original. Por ejemplo, si un diapasón es golpeado con un martillo y luego se
coloca su base contra la cubierta de una mesa de madera, la intensidad del
sonido se incrementará repentinamente. Cuando se separa de la mesa el
diapasón, la intensidad disminuye a su nivel original. Las vibraciones de las
partículas de la mesa en contacto con el diapasón se llaman vibraciones
forzadas.

Los cuerpos elásticos tienen ciertas frecuencias naturales de vibración que


son características del material y de las condiciones límite (de frontera). Una
cuerda tensa de una longitud definida puede producir sonidos de frecuencias
características. Un tubo abierto o cerrado también tiene frecuencias
naturales de vibración. Siempre que se aplican a un cuerpo una serie de
impulsos periódicos de una frecuencia casi igual a alguna de las frecuencias
naturales del cuerpo, éste se pone a vibrar con una amplitud relativamente
grande. Este fenómeno se conoce como resonancia o vibración simpática.

Un ejemplo de resonancia es el caso de un niño sentado a un columpio. La


experiencia indica que la oscilación puede ser puesta en vibración con gran
amplitud por medio de una serie de pequeños empujones aplicados a
intervalos regulares. La resonancia se producirá únicamente cuando los
empujones estén en fase con la frecuencia natural de vibración del columpio.
Una ligera variación de los pulsos de entrada dará como resultado una
vibración pequeña o incluso ninguna.

El refuerzo del sonido por medio de la resonancia tiene múltiples


aplicaciones, así como también buen número de consecuencias
desagradables. La resonancia en una columna de aire en un tubo de órgano
amplifica el débil sonido de una vibración de un chorro de aire vibrante.
Muchos instrumentos musicales se diseñan con cavidades resonantes para
producir una variedad de sonidos. La resonancia eléctrica en los receptores
de radio permite al oyente percibir con claridad las señales débiles. Cuando
se sintoniza la frecuencia de la estación elegida, la señal se amplifica por
resonancia eléctrica. En auditorios mal diseñados o enormes salas de
concierto, la música y las voces pueden tener un sonido profundo que
resulta desagradable al oído. Se sabe que los puentes se destruyen debido a
vibraciones simpáticas de gran amplitud producidas por ráfagas de viento.
ONDAS SONORAS
Las ondas sonoras pueden viajar a través de cualquier medio material con
una velocidad que depende de las propiedades del medio. Cuando viajan, las
partículas en el medio vibran para producir cambios de densidad y presión a
lo largo de la dirección de movimiento de la onda. Estos cambios originan
una serie de regiones de alta y baja presión llamadas condensaciones y
rarefacciones, respectivamente.

Hay tres categorías de ondas mecánicas que abarcan diferentes intervalos


de frecuencia.

 Los audibles

Ondas sonoras que están dentro del intervalo de sensibilidad del oído
humano, de 20 Hz a 20000Hz. Se generan de diversas maneras, con
instrumentos musicales, cuerdas vocales humanas y altavoces.

 Ondas infrasónicas

Son las que tiene frecuencias debajo del intervalo audible. Por ejemplo las
ondas producidas por un terremoto.

 Ondas ultrasónicas

Son aquellas cuya frecuencia está por arriba del intervalo audible por
ejemplo pueden generarse al introducir vibraciones en un cristal de cuarzo
con un campo eléctrico alterno aplicado. Todas pueden ser longitudinales o
transversales en sólidos, aunque solo pueden ser longitudinales en fluidos.

UMBRALES AUDITIVOS
El oído humano no reacciona igual a todas las frecuencias.

Respuesta auditiva. Curvas de Wegel.


Se observa que la energía sonora necesaria para el comienzo de la sensación
es mayor en los extremos, a partir de los cuales aún aumentando mucho la
potencia no se alcanza audición.
El área de sensación auditiva limita, a niveles de presión sonora bajos, con el
umbral de la audición, y a niveles muy altos, con el umbral de malestar,
sensación de tacto y dolor. Los límites de frecuencia no están bien definidos,
pero aproximadamente se encuentran entre 20 y 20.000 Hz.

Umbral de audición
Es el nivel de presión sonora mínimo capaz de provocar una sensación
auditiva. El umbral no es un límite preciso, sino que se define para una
probabilidad del 50% de que el sonido sea oído. Depende de las
características del sonido (tales como la frecuencia e intensidad), de la forma
en que se presente al oyente y del punto en el que se mida el nivel de
presión sonora (a la entrada del canal auditivo, en campo libre en ausencia
del oyente, etc.). Un umbral medido en presencia de ruido se denomina
umbral enmascarado y depende del nivel de ruido de fondo y del ancho de
banda crítico.
Hay que especificar todos los factores anteriores para describir un umbral.

Umbral de sensación sonora


Es la intensidad a la que se produce el inicio de sensación (la cantidad
mínima de energía sonora capaz de producir en nosotros sensación
auditiva),se encuentra en torno a los 20 m Pa, para una frecuencia de 1000
Hz (para cada frecuencia, el umbral de sensación tomará valores distintos).
Este nivel esta tomado como referencia ya que este umbral sufre
desplazamientos con la frecuencia, la edad del individuo de los niveles a que
haya estado sometido anteriormente.
Distinguimos tres tipos de umbrales:
Umbral de mínimo campo audible (MAF): Es el nivel de presión sonora
del umbral de jóvenes adultos con audición normal, medido en un campo
libre, en la posición de la cabeza del oyente, pero en ausencia de éste. Se
determina para los tonos puros con el oyente frente a la fuente y
escuchando con ambos oídos. Depende de la dirección de llegada del sonido,
debido a los efectos de difracción de la cabeza y el oído externo.

Umbral de mínima presión audible (MAP): Es el nivel de presión


sonora para el umbral de audición en jóvenes adultos con audición normal,
medido mediante la presentación del sonido a un oído a través de
auriculares.

Umbrales de malestar, tacto y dolor: El oyente medio experimenta


malestar significativo en un campo libre a niveles de presión sonora por
encima de 120 dB.
A un nivel de aproximadamente 140 dB, el malestar alcanza el punto de
dolor.
La gran amplitud del movimiento del tímpano y de los componentes del oído
medio a niveles de presión sonora próximos a 130 dB producen a menudo
una sensación táctil o de cosquilleo.

EL DECIBEL

Equivale a la décima parte de un bel. Una unidad de referencia para medir la


potencia de una señal o la intensidad de un sonido. El nombre bel viene del
físico norteamericano Alexander Graham Bell (1847-1922).

El decibel es una unidad relativa de una señal, tal como la potencia, voltaje,
etc. Los logaritmos son muy usados debido a que la señal en decibeles (dB)
puede ser fácilmente sumada o restada y también por la razón de que el
oído humano responde naturalmente a niveles de señal en una forma
aproximadamente logarítmica.