Está en la página 1de 46

Capítulo 4

LA EXISTENCIA DE DIOS (2)

Versión completa del capítulo 4 “The Existence Of God (2)” en Reasonable Faith: Christian Truth And Apologetics, CROSSWAY BOOKS, 2008

Por William Lane Craig Traducido por Raúl Jaramillo

ARGUMENTO TELEOLÓGICO

El argumento teleológico para la existencia de Dios ha regresado rugiendo hacia la prominencia en los últimos años. La exactitud explicativa del mecanismo neo-darwinista de mutaciones aleatorias y la selección natural con respecto a la complejidad biológica observada ha sido sagazmente cuestionada, en tanto los avances en microbiología han servido para revelar la complejidad de la impresionante micro-maquinaria de una sola célula, por no hablar de organismos de un nivel superior. El campo de estudios del origen de la vida está en crisis, ya que todas las hipótesis antiguas del origen químico de la vida en el caldo primigenio se han derrumbado, y no hay alguna teoría nueva y mejor en el horizonte. Y la comunidad científica se ha sorprendido por su descubrimiento de lo complejo y delicado que debe ser un nexo de las condiciones iniciales para que el universo

siquiera permita que el origen y evolución de la vida inteligente. Sin duda, es este último descubrimiento que más ha servido para volver a abrir los libros sobre el argumento teleológico. Debido a factores sociológicos en torno a la teoría neo-darwinista de la evolución biológica, capturada más punzantemente en la imagen pública del juicio Scopes, los biólogos han sido en su mayor parte reacios siquiera a contemplar una hipótesis de diseño, no sea que dejen un pie creacionista a la puerta, pero los cosmólogos, en gran parte no contaminados por esta polémica, han sido mucho más abiertos para recibir seriamente la alternativa de diseño. El descubrimiento del ajuste fino cósmico para la vida inteligente ha llevado a muchos científicos a la conclusión de que ese equilibrio delicado de constantes y cantidades físicas como es requerido para la vida no se puede desechar como mera coincidencia sino que clama por algún tipo de explicación.

Ajuste Fino Cósmico

¿Qué se entiende por "ajuste fino"? Las leyes físicas de la naturaleza, cuando se les da expresión matemática, contienen diversas constantes (como la constante gravitacional) cuyos valores no están determinados por las leyes mismas; un universo gobernado por dichas leyes podría ser caracterizado por cualquiera de una amplia variedad de valores de éstas mismas constantes. Tomemos, por ejemplo, una ley tan simple como la ley de gravedad de Newton F = Gm 1 m 2 / r 2 . De acuerdo con esta ley, la fuerza gravitacional F entre dos objetos depende no sólo de sus masas respectivas m 1 y m 2 y de la distancia entre ellos r, sino también en una determinada cantidad G la cual es una constante independiente de las masas y la distancia. La ley no determina en realidad qué valor tiene G. Además de

estas constantes, por otra parte, hay ciertas cantidades arbitrarias físicas, tales como el nivel de entropía, que son puestas simplemente en el universo como condiciones de limite en el que las leyes de la naturaleza operan. Por tanto, son también independientes de las leyes. Por "ajuste fino" se quiere decir que las pequeñas variaciones en los valores reales de las constantes y cantidades en cuestión haría que el universo prohíba la vida o, alternativamente, que el rango de valores que permiten la vida sea sumamente angosto en comparación con el intervalo de valores asumibles. Podemos citar varios ejemplos de ajuste fino cósmico. 1 El mundo está condicionado principalmente por los valores de las constantes fundamentales α (la constante de estructura

fina, o interacción electromagnética), α G (gravitación), α w (la fuerza débil), α s (la fuerza fuerte), y m n /m e (la relación entre la masa de un protón y la masa de un electrón). Cuando alguien asigna diferentes valores a estas constantes o fuerzas, se descubre que la proporción

de universos observables, es decir, los universos capaces de albergar vida inteligente, es asombrosamente pequeña. Sólo una ligera variación en algunos de estos valores harían la

vida imposible. Por ejemplo, según el físico P. C. W. Davies, cambios en cualquiera α G o α w de tan sólo una parte en 10 100 habría impedido un universo que permitiera la vida. En la investigación de las condiciones iniciales del Big Bang, uno también se enfrenta a dos parámetros arbitrarios que rigen la expansión del universo: Ω 0 , relacionado con la densidad del universo, y H 0 , en relación a la velocidad de la expansión. Observaciones indican que a

  • 10 -43 segundos después del Big Bang el universo se estaba expandiendo a una tasa

increíblemente especial de velocidad con una densidad total cercana al valor crítico en el límite entre colapsar y la expansión eterna. Stephen Hawking estima que una disminución en el ritmo de expansión de hasta una parte en cien mil millones de millones de un segundo después del Big Bang habría dado lugar al colapso del universo hace mucho tiempo, un aumento similar habría impedido la condensación de las galaxias por la materia expandida.

En el tiempo de Planck, 10 -43 segundos después del Big Bang, la densidad del universo debe, aparentemente, haber estado dentro de aproximadamente una parte en 10 60 de la densidad crítica en la cual el espacio es plano. La mayoría de los teóricos hoy en día piensan que este, llamado, problema de la planitud ha sido adecuadamente explicado por una temprana era inflacionaria en la historia del universo. Como hemos visto, según la teoría inflacionaria, la densidad energética del estado de falso vacío primordial abrumaba incluso la intensa atracción gravitatoria generada por la densidad extremadamente alta, de la materia del universo primitivo, causando una expansión súper-rápida o inflacionaria, durante la cual el universo creció de proporciones atómicas a un tamaño más grande que el universo observable en una fracción de un microsegundo. Debido a que el universo se ha inflado a tales enormes dimensiones, el espacio parece ser plano, tal como la superficie de la Tierra parece plana a sus moradores, de la superficie, diminutos. Pero la inflación no hace más que levantar un nuevo problema: el ajuste fino de la constante cosmológica Λ que impulsa la inflación y es responsable de la aceleración, recientemente descubierta, de la expansión del universo. La constante cosmológica está inexplicablemente ajustada a alrededor de una parte en 10 120 . La cosmología clásica sirve para resaltar otro parámetro, S, la entropía por barión en el universo. La estructura del Big Bang debe haber sido muy limitada con el fin de que la termodinámica como la conocemos, debería haber surgido.

1 Para una discusión de ejemplos de ajuste fino vea a John D. Barrow Frank J. Tipler, The Anthropic Cosmological Principle (Oxford: Clarendon, 1986); John Leslie, “The Prerequisites of Life in Our Universe,” en Newton and the New Direction in Science, ed. G. V. Coyne, M. Heller, J. Zycinski (Vatican: Citta del Vaticano, 1988); Martin Rees, Just Six Numbers (New York: Basic, 2000); Robin Collins, The Well-Tempered Universe (próximamente).

Como hemos visto, el físico Roger Penrose de Oxford calcula que la probabilidad de que la condición especial de baja entropía pudiera haber surgido meramente por casualidad en la ausencia de cualquier principio de restricción es por lo menos tan pequeña como una parte

en 10 10 (123) a fin de que nuestro universo exista. Los incultos pueden pensar que si las constantes y cantidades hubieran asumido valores diferentes, entonces otras formas de vida bien podrían haber evolucionado. Pero este no es el caso. Por "vida" los científicos hablan de esa propiedad de los organismos a tomar alimentos, extraer energía de ellos, crecer, adaptarse a su entorno, y reproducirse. El punto es, que a fin de que el universo pueda permitir la vida así definida, cualquiera que sea la forma que los organismos pudieran tomar, las constantes y las cantidades tienen que ser incomprensiblemente afinadas. Ante la falta de ajuste fino, ni siquiera la materia atómica o la química existirían, ¡por no hablar de planetas donde la vida podría evolucionar! A veces las personas objetarán que en universos regidos por leyes naturales diferentes, consecuencias tan desastrosas no resultarían de la variación de los valores de las constantes y cantidades. No necesitamos negar esa posibilidad. Tal vez en un universo gobernado por ecuaciones diferentes, la constante gravitacional G podría tener un valor muy diferente y sin embargo, la vida todavía existiría Pero esos universos son irrelevantes para el argumento. Todo lo que necesitamos mostrar es que entre los posibles universos regidos por las mismas ecuaciones (pero con diferentes valores de las constantes y cantidades), como el universo existente, universos que permiten la vida son extraordinariamente improbables. John Leslie da la siguiente ilustración: imagine una mosca solitaria descansando en un área grande y blanca de la pared. Un solo tiro es disparado y la bala da con la mosca. Ahora, incluso si el resto de la pared fuera de la zona blanca estuviera cubierta con moscas, de modo que si una bala fuese disparada al azar probablemente golpearía una, sin embargo, sigue siendo muy improbable que una sola bala, disparada al azar podría golpear a la mosca solitaria dentro de la gran área blanca. De la misma manera, sólo tenemos que ocuparnos de universos regidos por las mismas ecuaciones para determinar la probabilidad de la existencia de un universo que permita la vida. Por lo tanto, aunque las formulaciones descuidadas del argumento de ajuste fino a veces se presenten en términos de que las leyes de la naturaleza están o son “finamente ajustadas”, conduciendo así a especulaciones de cómo serían los universos regidos por leyes diferentes de la naturaleza, la correcta formulación concierne a universos regidos por las mismas leyes de la naturaleza como la nuestra, pero con diferentes valores en las constantes y cantidades. Debido a que las ecuaciones son las mismas, podemos predecir cómo sería el mundo, si, por ejemplo, la constante gravitacional se duplicara.

Explicando El Ajuste Fino

En un sentido más fácil de discernir que de articular este ajuste fino del universo parece poner de manifiesto la presencia de una inteligencia diseñadora. La inferencia de diseño es mejor pensado, no como un caso de razonamiento por analogía (como se retrata a menudo), sino como un caso de inferencia a la mejor explicación. 2 Leslie habla de la necesidad de lo que él llama una "explicación ordenada". Una explicación ordenada es aquella que no sólo explica una situación determinada, pero también revela, al hacerlo, que hay algo que explicar. Leslie proporciona un séquito de encantadoras ilustraciones de explicaciones ordenadas en el trabajo. Supongamos, por ejemplo, que a Bob se le da un coche nuevo por

2 Vea Peter Lipton, Inference to the Best Explanation (Inferencia a la Mejor Explicación) (Londres: Routledge, 1991).

su cumpleaños. Hay millones de números de placas, por lo que es muy poco probable que Bob obtenga, por ejemplo, CHT 4271. A pesar de todo, esa placa en su coche de cumpleaños no ocasionaría algún interés especial. Pero supongamos que Bob, quien nació el 8 de agosto de 1949, se encuentra con BOB 8849 en la matrícula de su coche de cumpleaños. Él sería necio si él se encogiera de hombros ante esto con el comentario:

"Bueno, tenía que tener algún número de la placa, y cualquier número es igualmente

improbable ...

“Pero ¿Qué es lo que hace a este caso diferente de otro?

Una respuesta ha sido recientemente ofrecida por William Dembski en The Design Inference. 3 Él proveyó un argumento genérico de diez pasos de Eliminación del azar, que define el patrón común de razonamiento en el que, cree él, subyace la eliminación de los argumentos de azar. El análisis de Dembski se puede utilizar para formular lo que Leslie captó de una forma intuitiva. Lo que hace una explicación una ordenada no es simplemente el hecho de que el explanandum (lo que se explica) es un suceso improbable, pero el hecho de que el evento también se ajusta a un patrón dado independientemente, dando lugar a lo que Dembski llama "complejidad especificada." Es esta complejidad específica (alta improbabilidad + un patrón independiente) que nos advierte de la necesidad de una explicación en términos más allá de una mera casualidad. Independientemente de si uno adopta el análisis de Dembski de inferencias de diseño o algún enfoque alternativo, 4 la clave para detectar diseño es eliminar a las dos alternativas competidoras, la necesidad física y el azar. Por consiguiente, un argumento teleológico apelando al ajuste fino cósmico puede ser formulado como sigue:

1)

El ajuste fino del universo se debe ya sea a necesidad física, el azar o el diseño.

2)

No se debe a la necesidad física o al azar.

3)

Por lo tanto, es debido al diseño.

Tres Alternativas Para El Ajuste Fino

La premisa (1), bien entendida, no debería ser controversial. Recordemos que por "ajuste fino" los cosmólogos no quieren decir "diseñado" o "deliberadamente ajustado a alta especificación" o alguna expresión intencional tal, que haría este un argumento con petición de principio. Más bien "ajuste fino" es una expresión neutra que tiene que ver con las constantes y las cantidades que son correctas para la existencia de vida inteligente. Hay pocas dudas que el universo es ajustado en este sentido neutral. Incluso si alguna de las pruebas del ajuste fino fuese probada como errónea, la multiplicidad de líneas de evidencia del ajuste fino de ciertas constantes y cantidades, así como el número y la variedad de las constantes y las cantidades que exhiben ajuste fino dan sobrados motivos para pensar que el ajuste fino ha llegado para quedarse y no puede ser sólo descartado como un error colosal

por parte de la comunidad científica. 5

  • 3 William A. Dembski, The Design Inference: Eliminating Chance through Small Probabilities, Cambridge Studies en Probability, Induction, and Decision Theory (Cambridge: Cambridge University Press, 1998).

  • 4 Un enfoque alternativo es ofrecido por Robin Collins. Emplea el teorema de Bayes para argumentar que el ajuste fino

cósmico es mucho más probable en la hipótesis del teísmo que en la hipótesis de un universo único, ateo y que por lo tanto pruebas del ajuste fuertemente confirman la hipótesis del teísmo sobre su hipótesis rival.

  • 5 Ernan McMullin concluye: "Parece seguro decir que la teoría posterior, no importa lo diferente que podría ser, arrojará

aproximadamente los

mismos. . .

números. Y las numerosas limitaciones que deben imponerse a estos

completo. . . .

números. .

. Una docena o más de

parecen a la vez demasiado específicas y demasiado numerosas para evaporarse por

Por otra parte, la premisa (1) parece agotar las alternativas. Si alguien puede pensar en otra alternativa, entonces es libre de sugerirla. Sin embargo en ausencia de una propuesta concreta, estamos justificados en creer que (1) incluye todas las alternativas, ya que la necesidad y el azar parecen agotar las alternativas al diseño. Por consiguiente, la solidez del argumento dependerá de la plausibilidad de la premisa (2).

Necesidad Física

¿Puede el ajuste fino cósmico ser plausiblemente atribuido a la necesidad física? Según esta alternativa, las constantes y cantidades deben tener los valores que tienen, y no había realmente ninguna posibilidad o muy pocas posibilidades de que el universo no permitiese la vida. Ahora, en vista, esta alternativa parece extraordinariamente improbable. Nos obliga a pensar que un universo que no permite vida es virtualmente físicamente imposible. Pero ello claramente parece posible. Si la materia primordial y la antimateria se hubiesen proporcionado diferente, si el universo se hubiese expandido un poco más lentamente, si la entropía del universo fuera marginalmente mayor, cualquiera de estos ajustes y más, habría impedido un universo de que permitiese vida, sin embargo, todo parece perfectamente y físicamente posible. La persona que sostiene que el universo debe permitir la vida está tomando una línea radical que requiere pruebas fuertes. Pero no hay ninguna; esta alternativa es simplemente planteada como mera posibilidad. En ocasiones, los físicos hablan de una, aún por descubrir, Teoría del Todo (Theory of Everything, TOE), pero tal nomenclatura es, al igual que muchos de los nombres coloridos dados a las teorías científicas, muy engañosa. Tal teoría, esperamos, explicará por qué estas cuatro fuerzas toman los valores que tienen, pero ni siquiera intentará explicar literalmente todo. Por ejemplo, en el candidato más prometedor para una TOE hasta la fecha, la teoría de súper-cuerdas o la Teoría M, el universo físico debe ser de 11 dimensiones, pero el por qué el universo debería tener sólo ese número de dimensiones no es abordado por la teoría. Por otra parte, la Teoría M no predice exclusivamente nuestro universo. Stephen Hawking trató recientemente con esta pregunta en una conferencia de cosmología en la Universidad de California, Davis. Observe las respuestas alternativas que identifica a la pregunta que plantea:

Predice la teoría de cuerdas, o la teoría M, ¿los rasgos distintivos de nuestro universo, como un universo en expansión de cuatro dimensiones espacialmente plano con pequeñas fluctuaciones, y el modelo estándar de la física de partículas? La mayoría de los físicos prefieren creer que la teoría de cuerdas predice exclusivamente el universo, que las alternativas. Estas son que el estado inicial del universo, está prescrito por un agente externo, código para Dios. O que hay muchos universos y nuestro universo es escogido por el principio antrópico. 6

las limitaciones se han

señalado. . . .

¿Podrían ser sustituidas todas?

Sin duda parece una posibilidad remota". Ernan

. . . McMullin “Anthropic Explanation in Cosmology,” ponencia presentada en la conferencia de “God and Physical Cosmology,” de la Universidad de Notre Dame, del 30 de enero al 1 de febrero, del año 2003.

6 S. W. Hawking, “Cosmology from the Top Down,” artículo presentado en Davis Cosmic Inflation Meeting, Universidad de California. Davis, Mayo 29, 2003.

Estas representan precisamente las tres alternativas presentadas en la premisa (1). Hawking argumenta que la primera alternativa, la necesidad física, es una vana esperanza: "La teoría-

M no puede predecir los parámetros del modelo estándar. Obviamente, los valores de los

parámetros que medimos deben ser compatibles con el desarrollo de la vida

Pero dentro

... del rango antrópicamente permitido, los parámetros pueden tener cualquier valor. Demasiado para la teoría de cuerdas en orden de poder predecir la constante de estructura fina." Concluyó diciendo:

Incluso cuando entendemos la teoría definitiva, no nos va a decir mucho sobre cómo empezó

el universo. No puede predecir las dimensiones del espacio-tiempo, el grupo de gauge, u otros

parámetros de la teoría efectiva de baja energía

No va a determinar la forma en que esta

... energía se divide entre la materia convencional, y una constante cosmológica, o quinta

esencia ...

Entonces para volver a la pregunta

¿Predice la teoría de cuerdas el estado del

... universo? La respuesta es que no lo hace. Permite un vasto paisaje de universos posibles, en el

que ocupamos una posición antrópicamente permitida.

De hecho, esta idea de un "paisaje cósmico" predicho por la teoría de cuerdas se ha convertido en un fenómeno en sí mismo. 7 Resulta que la teoría de cuerdas permite alrededor de 10 500 diferentes universos posibles gobernados por las actuales leyes de la naturaleza, por lo que la teoría no significa en absoluto que los valores observados de las constantes y las cantidades sean físicamente necesarias. Por otra parte, a pesar de que podría haber un gran número de universos posibles situados dentro de la región que permite la vida del paisaje cósmico, no obstante, la región que permite la vida será inconmensurablemente pequeña en comparación con todo el paisaje, por lo que la existencia de un universo que permitiese la vida es increíblemente improbable. 8 En efecto, dada la multiplicidad de las constantes que requieren ajuste fino, está lejos de ser claro que

  • 10 500 universos posibles sean suficientes para garantizar que incluso un mundo donde la

vida sea permisible aparecerá ¡por casualidad en el paisaje! 9

7 Ver Leonard Susskind, The Cosmic Landscape: String Theory and the Illusion of Intelligent Design (New York: Little, Brown, & Co., 2006). Susskind aparentemente cree que el descubrimiento del paisaje cósmico socava el argumento del diseño, cuando de hecho, precisamente lo opuesto es verdad. Susskind parece no apreciar que los 10 500 mundos en el paisaje cósmico no son reales, solamente universos posibles consistentes con la Teoría M. Para encontrar apoyo para el Principio Antrópico mencionado por Hawking como la tercera alternativa, uno necesita una pluralidad de universos reales, lo cual la teoría de las cuerdas, por sí sola, no proporciona.

8 Si sólo un universo de 10 120 tiene el valor que permite la vida de la constante cosmológica, entonces, dados 10 500 posibles universos, el número de universos con el valor que permite la vida sería de solo 10 500 ÷ 10 120 = 10 380 . Para el principiante esto puede sonar como si la mayoría de los mundos permiten entonces la vida, cuando de hecho 10 380 es una fracción inconcebiblemente pequeña de 10 500 , por lo tanto la mayoría de los universos posibles no permitirían la vida. Para ver el punto, imagine que tenemos un millón de universos posibles y que las probabilidades de un universo que permite la vida es de 1 entre 100. Así que el total de universos donde la vida es permisible sería 1 000 000 ÷ 100 = 10 000. Entonces el número total de universos donde la vida es permitida es 10 6 ÷ 10 2 = 10 4 . Uno observa que 10 4 es una fracción pequeña de 10 6 , ya que sólo 10 000 de un millón de mundos permiten la vida, mientras que un gran 990 000 no permiten la vida.

9 Por ejemplo, dado que los valores de algunas de las constantes son independientes, debemos multiplicar las probabilidades individuales de las constantes para encontrar la probabilidad de que dos constantes, ambas siendo finamente ajustadas. Así que si las probabilidades de que la constante cosmológica tenga el valor que tiene son 1 de 10 120 y las probabilidades de que la constante gravitacional tenga el valor que tiene son 1 de 10 100 , entonces su probabilidad conjunta será una posibilidad entre 10 120 + 100 = 10 220 . Si seguimos añadiendo constantes hasta llegar un universo que permita la vida, ¡en poco tiempo habremos quedado sin universos posibles y así habremos agotado todos los recursos probabilísticos!

Todo esto se ha dicho con respecto a las constantes solamente, todavía no hay nada que explique las cantidades arbitrarias insertadas como condiciones de frontera. Davies comenta,

Incluso si las leyes de la física fueran únicas, no se sigue que el propio universo físico es único.

Las leyes de la física deben ser aumentadas por las condiciones iniciales cósmicas

No hay

... nada remotamente en las ideas presentes acerca de las "leyes de condiciones iniciales" para sugerir que su consistencia con las leyes de la física implicaría singularidad. Lejos de ello ... Parece, entonces, que el universo físico no tiene que ser como es: que podría haber sido de otra manera. 10

..

La condición extraordinaria de baja entropía del universo temprano sería un buen ejemplo de una cantidad arbitraria que parece haber sido insertada en la creación como una condición inicial. No hay ninguna razón para pensar que mostrando cada constante y cantidad siendo físicamente necesaria sea algo más que una quimera.

Azar

Consideraciones de Probabilidad

¿Que hay, entonces, de la alternativa del azar? Uno puede intentar eliminar esta hipótesis ya sea apelando a la complejidad especificada del ajuste fino cósmico o argumentando que el ajuste es mucho más probable en el diseño (teísmo) que en la hipótesis de azar (el ateísmo). A veces se objeta que carece de sentido hablar de la probabilidad de la existencia de nuestro universo bien afinado porque hay, después de todo, sólo un universo. Pero la siguiente ilustración de John Barrow clarifica el sentido en que un universo que permite la vida es improbable. Tome una hoja de papel y coloque sobre ella un punto rojo. Ese punto representa nuestro universo. Ahora altere ligeramente una o más de las constantes finamente ajustadas y las cantidades físicas que han sido el foco de nuestra atención. Como resultado tenemos una descripción de otro universo, que podemos representar como un nuevo punto en la proximidad de la primera. Si ese nuevo conjunto de constantes y cantidades describe un universo que permite la vida, que sea un punto rojo, y si describe un universo que inhibe la vida, que sea un punto azul. Ahora repita el procedimiento arbitrariamente muchas veces hasta que la hoja se rellena con puntos. Uno termina con un mar de color azul con sólo unos puntitos de color rojo. Ese es el sentido en el que es abrumadoramente improbable que el universo debería permitir la vida Hay simplemente una mucho mayor proporción de universos que prohíben la vida en nuestra área local de posibles universos que de universos en donde la vida es permisible. Se podría objetar que no se sabe si todos estos universos posibles son igualmente probables. Esto equivale, en efecto, a la afirmación de que la gama real de valores posibles

para una determinada cantidad o constante puede ser muy estrecha. Pero incluso si ese fuera el caso, cuando uno tiene muchas variables requiriendo ajuste fino, la probabilidad de un universo existente que permita la vida es aún muy pequeña. Por otra parte, en ausencia de cualquier razón física para pensar que los valores están limitados, estamos justificados en asumir un principio de indiferencia en el sentido de que la probabilidad de la existencia

10 Paul Davies, The Mind of God (New York: Simon & Schuster, 1992), 169. Yo entiendo que Davies quiere decir: por las leyes de la física, las leyes con los valores reales de las constantes. De lo contrario, él está confundiendo la existencia de diferentes valores de las constantes con la existencia de diferentes leyes.

de nuestro universo será la misma que la probabilidad de cualquier otro universo que se representa en nuestra hoja. La ilustración de Barrow también ayuda a evitar un posible malentendido. Algunas personas dicen que la existencia de cualquier universo es igualmente improbable y sin embargo algún universo debe existir. El ajuste fino del universo dice que es como una lotería en la que la victoria de un individuo es fantástica e igualmente improbable, pero en la cual un individuo tiene que ganar. Al igual que el ganador de tal sorteo no debe concluir que la lotería está regida sólo porque ganó, entonces no debemos concluir que hay un diseñador cósmico sólo porque nuestro universo existe. La falacia en este razonamiento es que no estamos tratando de explicar la existencia de nuestro universo, sino la existencia de un universo que permite la vida es lo que exige una explicación. No estamos preguntando por qué existe nuestro punto, sino ¿por qué existe un punto rojo? Por lo tanto, la analogía de la lotería adecuada para el ajuste fino del universo es una lotería en la que una sola bola blanca se mezcla en un billón de billones de billones de bolas negras y una pelota es seleccionada al azar de la colección. Es cierto que cualquier bola que ruede por la rampa será fantástica e igualmente improbable, sin embargo, es muchísimo más probable que cualquier pelota que ruede por la rampa, será negra en lugar de blanca. Del mismo modo, la existencia de cualquier universo particular, es igualmente improbable, pero es incomprensible más probable que cualquier universo existente que prohibirá la vida en lugar de permitir la vida. Es la enorme improbabilidad especificada de un universo que permite la vida que presenta el obstáculo para la hipótesis de azar.

El Principio Antrópico

Algunos teóricos han tratado de apoyar la hipótesis del azar mediante la apelación al llamado Principio Antrópico. Como formulado por Barrow y Tipler, el Principio Antrópico afirma que cualquier propiedad observada del universo que puede parecer a primera vista asombrosamente improbable sólo se puede ver en su verdadera perspectiva después de haber considerado el hecho de que ciertas propiedades no podrían ser observadas por nosotros, ya que sólo podemos observar las propiedades que son compatibles con nuestra propia existencia. La implicación es que no debemos estar sorprendidos por la observación de que el universo es como es, y por lo tanto no es necesario buscar alguna explicación de su ajuste fino. El argumento esta, sin embargo, basado en una confusión. Barrow y Tipler han confundido la verdadera afirmación

A. Si los observadores que se han desarrollado dentro de un universo observan sus constantes y cantidades, es muy probable que las observen ajustadas finamente para su existencia.

con la falsa afirmación

A. Es altamente probable que exista un universo que está finamente ajustado para la evolución de los observadores dentro de él.

Un observador que ha evolucionado dentro del universo debe considerar como altamente probable que se encontrará con las constantes y cantidades del universo ajustadas para su existencia, pero no debe inferir que por lo tanto es muy probable que un universo tan

afinado exista. Leslie da el ejemplo, estas siendo arrastrado ante un pelotón de fusilamiento de un centenar de tiradores entrenados, para ser ejecutado. Se da la orden: "¡Listos! ¡Apunten! ¡Fuego!" Se oye el rugido ensordecedor de los cañones. Y entonces observas que todavía estás vivo, ¡que todos los cien tiradores entrenados fallaron! Ahora, ¿qué concluyes? "Realmente no debería estar sorprendido por la improbabilidad de su falla porque si no hubieran fallado todos, entonces yo no estaría aquí para sorprenderme de ello. Puesto que estoy aquí, no hay nada que explicar!" ¡Por supuesto que no! Si bien es cierto que no deberías estar sorprendido de que no observas que estás muerto (ya que si estuvieras muerto, no podrías observar el hecho), sin embargo, esto no significa que no debes estar sorprendido de que observas que estás vivo. En vista de la enorme improbabilidad de que todos los tiradores fallarán, debes estar muy sorprendido de que observas que estás vivo y sospechar que algo más que la casualidad está involucrado, a pesar de que no estás sorprendido de que no observas que estás muerto.

Hipótesis De Los Mundos Múltiples

Los teóricos reconocen ahora que el Principio Antrópico legítimamente puede ser empleado sólo cuando es conjunto a una Hipótesis de Mundos Múltiples, según la cual existe un Conjunto Mundial de universos concretos, actualizando una amplia gama de posibilidades. La Hipótesis de Mundos Múltiples es esencialmente un esfuerzo por parte de los partidarios de la hipótesis del azar para multiplicar sus recursos probabilísticos a fin de reducir la improbabilidad de que se produzca el ajuste fino. El mismo hecho de que los científicos serios deben recurrir a una hipótesis tan notable es una especie de cumplido ambiguo a la hipótesis del diseño. Esto demuestra que el ajuste fino clama por la explicación. ¿Pero es la hipótesis de los Mundos Múltiples tan plausible como la hipótesis del diseño? Si la hipótesis de los Mundos Múltiples va a elogiarse a sí misma como una hipótesis plausible, entonces algún mecanismo plausible para la generación de los muchos mundos necesita ser explicado. La mejor oportunidad de proporcionar un mecanismo plausible proviene de la cosmología inflacionaria, que se emplea a menudo para defender la idea de que nuestro universo no es más que un dominio (o "universo de bolsillo") dentro de un universo mucho más grande, o multiverso. Vilenkin es alguien que defiende activamente la idea de que vivimos en un multiverso. En el corazón de la perspectiva de Vilenkin se encuentra la teoría del futuro-eterno o eterna inflación. A fin de asegurar que la inflación seguirá por siempre, Vilenkin plantea la hipótesis de que los campos escalares primordiales que determinan la densidad de energía y la evolución del falso vacío se caracterizan por una cierta pendiente que se expide en un falso vacío expandiéndose tan rápidamente que, mientras decae en los bolsillos de verdadero vacío, los "universos isla" por lo tanto generados en este mar de falso vacío, aunque ellos mismos se expanden a tasas enormes, no pueden seguir el ritmo de la expansión del falso vacío y por lo tanto se encuentran cada vez más separados en el tiempo. Además, cada isla se divide en subdominios los cuales Vilenkin llama regiones-O, cada una constituye un universo observable delimitado por un horizonte de sucesos. A pesar del hecho que el multiverso es finito y geométricamente cerrado, el falso vacío, según la teoría, continuará expandiéndose para siempre. Nuevos bolsillos de verdadero vacío seguirán formándose en los espacios entre los universos isla y convertirse ellos mismos en mundos aislados. En este punto Vilenkin ejecuta una obra ingeniosa de la prestidigitación. A medida que los universos isla se expanden, sus regiones centrales eventualmente se oscurecen y se

esterilizan, mientras que las estrellas se forman en sus perímetros en constante expansión. Debemos pensar en la decadencia del falso vacío al verdadero vacío sucediendo en las fronteras en expansión de las islas como varios Big Bangs. Desde la perspectiva global del multiverso inflacionario, estos Big Bangs ocurren sucesivamente, a medida que los límites de las islas crecen con el tiempo (Fig. 4.1).

Ahora Inflación Antes tiempo
Ahora
Inflación
Antes
tiempo

Fig. 4.1: Una perspectiva global de un universo isla. A medida que la isla se expande en el tiempo, su región central aumenta en oscuridad y frío de acuerdo con la segunda ley de la termodinámica, mientras que en su perímetro nuevas regiones productoras de estrellas se están formando constantemente. Estas regiones están causalmente desconectadas y así constituyen diferentes regiones-O, o universos observables, dentro de la isla universo, cada uno rastreable a un evento Big Bang en el pasado.

En el tiempo global del multiverso, cada isla está en cualquier tiempo finito en tamaño, aunque en constante crecimiento. Ahora viene el juego de manos. Cuando consideramos el tiempo cósmico interno de cada universo isla, cada observador lo trazará de vuelta a un evento inicial Big Bang. Podemos encadenar estos diversos eventos Big Bang como ocurriendo simultáneamente (Fig. 4.2). Big Bangs que ocurrirán en el futuro global han de ser, desde el punto de vista interno, considerados como presentes. Como resultado, las series infinitas y temporales de sucesivos Big Bangs son convertidas en una infinita gama espacial de Big Bangs simultáneos. Por lo tanto, desde el punto de vista interno cada universo isla es infinito en extensión. Como Vilenkin dice, "La infinitud del tiempo en una perspectiva se transforma así en la infinitud del espacio en la otra." 11 La hábil transformación de Vilenkin parece presuponer una Teoría estática o B del tiempo 12 o, como se le llama a veces, cuadridimensionalismo o realismo espacio-tiempo. Porque si el devenir temporal es una característica objetiva de la realidad, entonces el futuro global solamente es potencialmente infinito y futuras regiones O no existen en ningún sentido.

  • 11 Alex Vilenkin, Many Worlds in One: The Search for Other Universes (New York: Hill and Wang, 2006), 99.

Inflación Antes tiempo
Inflación
Antes
tiempo

Figura 4.2: Una perspectiva interna de un universo isla. Los Big Bangs en los que las diversas regiones-O se originan será considerado como ocurriendo simultáneamente. Por lo tanto, la infinitud de tiempo en la perspectiva global se convierte en una infinidad de espacio en el punto de vista interno. Aunque finito en tamaño desde una perspectiva global, cada isla será considerado como infinita en tamaño por sus habitantes.

Si hay una marea global del devenir, entonces no hay ninguna colección realmente infinita de regiones-O después de todo. Los observadores internos, ignorando la perspectiva mundial, simplemente se equivocan en su conjetura sobre los eventos sucesivos del Big Bang ocurriendo simultáneamente. Una vez más, vemos cómo los temas de la filosofía del tiempo inciden crucialmente en los debates científicos. 13 Pero si un conjunto infinito de universos simultáneos en realidad no existe, el intento de Vilenkin para explicar el ajuste fino del universo para la vida inteligente colapsa. Porque si en realidad, una serie infinita de universos aún no existe, si la mayoría de ellos yacen en el futuro potencialmente infinito y por lo tanto irreal, entonces en realidad sólo existen tantos universos observables como se hubiesen formado desde el origen de cualquier isla en el pasado finito. Además, como el teorema de Borde-Guth-Vilenkin requiere que el propio multiverso no pueda ser extendido en el pasado infinito, sólo puede haber tantos universos isla en existencia como se han ido formado en el falso vacío desde la creación del multiverso en su límite en el pasado finito. Dada la incomprensible improbabilidad de las constantes 'todas cayendo al azar en el rango permisible de vida’ también puede ser muy poco probable que un universo isla que permita la vida, debería haber decaído tan pronto fuera del falso vacío. En ese caso, no ha sido eliminado el aguijón de la ajuste fino. El escenario entero del multiverso de Vilenkin depende en cualquier caso, en la hipótesis de la inflación futura-eterna, la cual, a su vez, como se recordará, se basa en la existencia de

13 En mi libro Time and Eternity, yo defiendo la naturaleza privilegiada de la perspectiva global. Ahí estaba considerando el universo solo, por lo que el tiempo preferido es el tiempo cósmico. Pero si existe un multiverso, entonces el tiempo global no será el tiempo cósmico de cualquier universo isla, sino el tiempo propio del multiverso como un todo.

ciertos campos escalares primordiales que rigen la inflación. Aunque Vilenkin observa que "la inflación es eterna en prácticamente todos los modelos propuestos hasta ahora" 14 , también admite: "Otra cuestión importante es si estos campos escalares realmente existen en la naturaleza. Desafortunadamente, no lo sabemos. No hay evidencia directa de su existencia." 15 Esta falta de pruebas debe moderar la confianza con la cual la hipótesis de los Mundos Múltiples se plantea. Completamente aparte de su carácter especulativo, sin embargo, la hipótesis de los Mundos Múltiples enfrenta un problema potencialmente letal. Dicho simplemente, si nuestro universo es sólo un miembro de un Conjunto Mundial infinito de universos variando aleatoriamente, entonces es muchísimo más probable que debemos estar observando un universo muy diferente del que en realidad observamos. Recuerde nuestra discusión de la hipótesis de los Mundos Múltiples de Ludwig Boltzmann de por qué no encontramos el universo en un estado de "muerte térmica" o equilibrio termodinámico. 16 El problema con la hipótesis audaz de los Mundos Múltiples de Boltzmann era que si nuestro mundo no era más que una fluctuación en un mar de energía difusa, entonces es muchísimo más probable que deberíamos estar observando una región mucho más pequeña de desequilibrio de la que vemos. Ahora un problema precisamente paralelo se presenta a la hipótesis de los Mundos Múltiples como explicación del ajuste fino. Como hemos visto, Roger Penrose calcula que las probabilidades de que nuestro universo obtenga condición de baja entropía por azar solamente son del orden de 1:10 10 (123) , un número inconcebible. Si nuestro universo fuera, no más que uno de los miembros de una colección de mundos ordenados al azar, entonces es mucho más probable que deberíamos estar observando un mucho universo más pequeño. 17 Adoptar la hipótesis de los Mundos Múltiples para explicar el ajuste fino sería por lo tanto dar lugar a un ilusionismo bizarro: es mucho más probable que todos nuestros cálculos de edad astronómicos, geológicos y biológicos están equivocados y que la aparición de nuestro universo grande y antiguo es una ilusión masiva (recordemos los temidos cerebros de Boltzmann). O bien, si nuestro universo es sólo uno de los miembros de un Conjunto Mundial, entonces debemos estar observando acontecimientos muy extraordinarios, como caballos apareciendo dentro y fuera de la existencia mediante colisiones aleatorias o máquinas en movimiento perpetuo, ya que estos son mucho más probables que todas las constantes y cantidades cayendo por casualidad en el rango virtualmente infinitesimal donde la vida es permisible. Universos observables como esos son mucho más abundantes en el conjunto de universos que mundos como el nuestro y, por lo tanto, debe ser observado por nosotros si el universo no fuese mas que uno de los miembros de un conjunto de mundos. Ya que no tenemos tales observaciones, ese hecho

  • 14 Vilenkin, Many Worlds in One, 214.

  • 15 ..

Ibíd

61.

,

  • 16 Vea 14650

  • 17 Roger Penrose, The Road to Reality (New York: Alfred A. Knopf, 2005), 76265. Las probabilidades de que nuestro

sistema solar sea formado instantáneamente por colisiones aleatorias de partículas es, de acuerdo con Penrose, de 1:10 10(60) , un gran número, pero inconcebiblemente más pequeño que 1:10 10 (123) . Penrose concluye que explicaciones antrópicas son tan impotentes que es realmente “erróneo” apelar a ellas para explicar las características especiales de nuestro universo.

desconfirma firmemente la hipótesis del multiverso. En el ateísmo, al menos, por lo tanto, es altamente probable que no hay Conjunto Mundial. Por estas razones la hipótesis de los Mundos Múltiples es inhabilitada gravemente como candidata a la mejor explicación del ajuste fino cósmico observado. Dado que la alternativa del azar se mantiene o cae con la hipótesis de los Mundos Múltiples, esa explicación es vista como muy implausible. Parece, pues, que el ajuste fino del universo no es plausible ni debido a la necesidad física ni a la casualidad. De ello se desprende que el ajuste fino por lo tanto, es debido al diseño, a menos que la hipótesis del diseño pueda ser demostrada ser incluso más improbable que sus competidores.

Hipótesis Del Diseño

La implicación de la hipótesis del diseño es que existe un Diseñador Cósmico que ha afinado las condiciones iniciales del universo para la vida inteligente. Tal hipótesis proporciona una explicación personal del ajuste fino del universo. ¿Es esta explicación implausible? Los detractores del diseño a veces objetan que en esta hipótesis él mismo Diseñador Cósmico sigue sin explicación. Esta objeción es lo que Richard Dawkins llama "el argumento central de mi libro" The God Delusion. 18 Él resume su argumento de la siguiente manera:

1) Uno de los mayores desafíos para el intelecto humano ha sido explicar cómo surge la compleja e improbable apariencia de diseño en el universo. 2) La tentación natural es atribuir la apariencia de diseño al diseño real en sí mismo. 3) La tentación es falsa porque la hipótesis del diseñador plantea de inmediato el problema más grande de quien diseñó al diseñador. 4) La explicación más ingeniosa y poderosa es la evolución darwiniana por selección natural. 5) No tenemos una explicación equivalente para la física. 6) No debemos renunciar a la esperanza de que una mejor explicación surja en la física, algo tan poderoso como lo es el darwinismo para la biología.

Por lo tanto, es casi seguro que Dios no existe. Este argumento es discordante porque la conclusión atea "Por lo tanto, es casi seguro que Dios no existe" no se sigue de las seis declaraciones anteriores, incluso si concedemos que cada una de ellas es verdadera y justificada. A lo sumo, todo lo que sigue es que no debemos inferir la existencia de Dios en base a la apariencia de diseño en el universo. Pero esta conclusión es bastante compatible con la existencia de Dios y aún con nuestra justificada creencia en la existencia de Dios. Tal vez deberíamos creer en Dios en base al argumento cosmológico o del argumento ontológico o del argumento moral. Tal vez nuestra creencia en Dios no se basa en argumentos en absoluto, sino se basa en experiencia religiosa o en revelación divina. El punto es que rechazar los argumentos del diseño para la existencia de Dios no hace nada para probar que Dios no existe o que la creencia en Dios es injustificada. En cualquier caso, varios de los pasos de la argumentación de Dawkins son plausiblemente falsos. El paso (5) hace alusión al ajuste fino cósmico que ha sido el centro

18 Richard Dawkins, The God Delusion (New York: Houghton Mifflin, 2006), 15758.

de nuestra discusión. Dawkins no tiene nada como explicación para ello, y por lo tanto, la esperanza expresada en el paso (6) representa nada más que la fe de un naturalista. Por otra parte, considere el paso (3). La afirmación de Dawkins es que uno no está justificado inferir diseño como la mejor explicación del orden complejo del universo, porque entonces surge un nuevo problema: ¿Quién diseñó al diseñador? Esta réplica es deficiente en al menos dos aspectos. En primer lugar, a fin de reconocer una explicación como la mejor, uno no necesita tener una explicación de la explicación. Este es un punto elemental concerniente a la inferencia a la mejor explicación como es entendido en la filosofía de la ciencia. Si arqueólogos excavando en la tierra descubrieran cosas que pareciesen puntas de flecha, hachas y restos de cerámica, estarían justificados en inferir que estos artefactos no son el resultado casual de la sedimentación y de la metamorfosis, sino los productos de algún grupo indeterminado de personas, a pesar de que no tuviesen ninguna explicación de quiénes eran esas personas o de dónde llegaron. Del mismo modo, si astronautas se topasen con una pila de máquinas en la parte posterior de la luna, ellos estarían justificados en inferir que eso fue producto de agentes inteligentes, aunque no tuviesen la menor idea de quiénes eran esos agentes o cómo llegaron allí. Para reconocer una explicación como la mejor, uno no necesita ser capaz de explicar la explicación. De hecho, requerirlo daría lugar a una regresión infinita de explicaciones, por lo que nada podría ser explicado y ¡la ciencia sería destruida! Así que en el caso que nos ocupa, con el fin de reconocer que el diseño inteligente es la mejor explicación para la apariencia de diseño en el universo, uno no tiene que ser capaz de explicar al Diseñador. En segundo lugar, Dawkins piensa que en el caso de un Diseñador divino del universo, el diseñador es tan complejo como lo que se pretende explicar, por lo que no se hace ningún avance explicativo. Esta objeción plantea todo tipo de preguntas sobre el papel desempeñado por la simplicidad en la evaluación de explicaciones competentes, por ejemplo, cómo la simplicidad debe considerarse en comparación con otros criterios, como el poder explicativo, el alcance explicativo, y así sucesivamente. Pero dejemos de lado estas cuestiones. El error fundamental de Dawkins está en su suposición de que un Diseñador divino es una entidad comparable en complejidad al universo. Como una mente sin cuerpo, Dios es una entidad muy simple. Como una entidad no física, una mente no está compuesta de partes, y sus propiedades más destacadas, como la auto-conciencia, la racionalidad y la volición, son esenciales a la misma. En contraste con el universo contingente y variado, con todas sus inexplicables constantes y cantidades, una mente divina es sorprendentemente simple. Sin duda, tal mente puede tener ideas complejaspuede pensar, por ejemplo, en el cálculo infinitesimal, pero la mente misma es una entidad extraordinariamente simple. Dawkins ha confundido, evidentemente, las ideas de una mente, que pueden, de hecho, ser complejas, con la mente en sí, que es una entidad increíblemente simple. Por lo tanto, postular una mente divina detrás del universo definitivamente representa un avance en la simplicidad, por si sirve de algo. Me parece, entonces, que de las tres alternativas proferidasnecesidad física, el azar, o el diseño, la más plausible de las tres es la hipótesis del diseño. Por lo tanto, el argumento teleológico basado en el ajuste fino del universo funciona bien como un argumento sólido y convincente para un Diseñador del cosmos.

ARGUMENTO MORAL

Al igual que el argumento cosmológico, el argumento moral es una familia de diversos argumentos a favor de la existencia de Dios, pero en este caso surgiendo de consideraciones morales. La versión que me parece más convincente es el argumento a favor de Dios en base a la objetividad de los valores y deberes morales. Una formulación muy simple y directa de este argumento es como sigue:

1) Si Dios no existe, los valores y deberes morales no existen. 2) Los valores y deberes morales objetivos existen. 3) Por lo tanto, Dios existe.

Aunque el argumento como tal no llega a la conclusión de que Dios es la base de los valores y deberes morales objetivos, tal afirmación tiende a estar implícita en la premisa (1) y emerge en defensa de la premisa contra las objeciones.

Dios Y La Moral Objetiva

Cada uno de nosotros guía su vida, sin embargo inconsistente, por un determinado conjunto de valores. Pero ¿son los valores que apreciamos y que guían nuestras vidas meras convenciones sociales afines a la circulación por la izquierda versus la derecha de la carretera o meras expresiones de preferencias personales como tener un gusto por ciertos alimentos más que otros? ¿O son válidos independientemente de nuestra aprehensión de ellos, y si es así, cuál es su fundamento? ¿Hay cosas que no debo hacer y otras cosas que debo hacer? ¿O es esta sensación de obligación una mera ilusión, debida al condicionamiento sociológico y psicológico? Muchos filósofos han argumentado que si Dios no existe, entonces la moralidad es en última instancia, subjetiva y no obligatoria. Podemos actuar precisamente en la misma forma en que, de hecho, actuamos, pero en la ausencia de Dios, estas acciones no cuentan más como buenas o malas, correctas o incorrectas, ya que en la ausencia de Dios, los valores y deberes morales objetivos no existen. Para descomprimir este punto, será útil distinguir entre los valores morales y los deberes morales. Cuando hablamos de los valores morales, estamos hablando de si algo es bueno o malo, y cuando hablamos de deberes morales nos concierne si algo es correcto o incorrecto. Lo correcto y lo incorrecto tienen que ver con la obligación moral, lo que debería o no debería hacer. Pero, obviamente, no estoy moralmente obligado a hacer algo sólo porque sería bueno para mí hacerlo. Por ejemplo, es algo bueno convertirse en un químico pero eso no implica que por lo tanto es mi deber convertirme en un químico. Porque también es bueno convertirse en un bombero o en un diplomático o un médico, y no puedo llegar a ser todo ello. Por otra parte, ocasionalmente hay circunstancias en las cuales soy, por desgracia, confrontado con nada más que malas decisiones (piénsese en La decisión de Sophie), pero no es por lo tanto incorrecto que yo escoja uno, ya que tengo que elegir. Así que hay una diferencia conceptual entre que algo sea bueno (o malo) y algo que sea correcto (o incorrecto). El primero tiene que ver con el valor de algo, mientras que el último se refiere a la obligatoriedad de algo. En la premisa (1) a nosotros nos concierne la cuestión si es que sin Dios no habría una distinción objetiva entre el bien y el mal y entre lo correcto y lo incorrecto. Permítanme decir algo también para aclarar la distinción entre algo que es objetivo y algo que es subjetivo. Decir que algo es objetivo, es decir que es independiente de lo que las personas piensen o perciban. En contraste, decir que algo es subjetivo es simplemente

decir que no es objetivo, esto es, que depende de lo que las personas humanas piensan o perciben. Así, por ejemplo, la distinción entre estar en Marte y no estar en Marte es una distinción objetiva, una roca en particular estando en Marte no es de alguna manera dependiente de nuestras creencias. En cambio, la distinción entre "aquí" y "allá" no es objetiva: si un evento determinado en un lugar espacial determinado ocurre aquí o allá ocurre depende del punto de vista de una persona. Decir que hay valores morales objetivos, es decir que algo es bueno o malo independientemente. Del mismo modo, decir que tenemos deberes morales objetivos es decir que ciertas acciones son correctas o incorrectas para nosotros independientemente sí algún ser humano crea que lo son o no. Por ejemplo, decir que el Holocausto fue objetivamente incorrecto quiere decir que fue incorrecto a pesar de que los nazis, que lo llevaron a cabo pensaron que era correcto, y aún hubiera sido incorrecto, incluso si los nazis hubieran ganado la Segunda Guerra Mundial y tenido éxito en exterminar o lavarle el cerebro a todos los que no estaba de acuerdo con ellos para que se creyese universalmente que el Holocausto fue correcto. La afirmación de la premisa (1) es que si Dios no existe, entonces los valores y deberes morales no son objetivos en este sentido. Considera, pues, los valores morales. Si el teísmo es falso, ¿por qué pensar que los seres humanos tienen un valor moral objetivo? Después de todo, en la visión naturalista, no hay nada especial acerca de los seres humanos. Sólo son subproductos accidentales de la naturaleza que han evolucionado relativamente en poco tiempo en un punto infinitesimal de polvo llamado planeta Tierra, perdido en algún lugar en un universo hostil y sin sentido, y que están condenados a perecer individual y colectivamente en un tiempo relativamente corto. La apreciación del valor humano de Richard Dawkins puede ser deprimente, pero ¿por qué, en el ateísmo, él está equivocado cuando dice: "No hay en el fondo ningún diseño, ningún propósito, ni mal, ni bien, nada más que indiferencia absurda….Somos

máquinas para la propagación de ADN

Esa es la única razón para existir de cada objeto

... viviente"? 19 Filósofos ateos que son humanistas no parecen haber enfrentado directamente las consecuencias de su naturalismo. Por ejemplo, el filósofo humanista Paul Kurtz insiste

en que el florecimiento humano es "la esencia" de la vida humana, 20 mientras afirma como

Dawkins que "los descubrimientos de Copérnico y Darwin

han [socavado] la convicción

... de que somos fundamentalmente diferentes de todas las otras especies.” 21 Reflexiona que "muchos [la gente] todavía se niegan a aceptar las implicaciones de estos descubrimientos." 22 Ellos "siguen tratando de encontrar un lugar especial para la especie humana en el esquema de las cosas." 23 Kurtz está, sin duda, pensando en los teístas. Irónicamente, sin embargo, son precisamente los mismos humanistas que buscan encontrar un lugar especial para la especie humana en el esquema de las cosas, quienes se niegan a aceptar las consecuencias de la reducción de los seres humanos a sólo otra especie animal.

  • 19 Citado en Lewis Wolpert, Six Impossible Things before Breakfast (London: Faber and Faber, 2006), 215. Vea núm. 19

del capítulo 2.

  • 20 Paul Kurtz, The Courage to Become (Westport, Conn.: Praeger, 1997), 125.

  • 21 Ibíd., 56.

  • 22 Ibíd., 6.

Pues los humanistas siguen tratando a los seres humanos como moralmente especiales en contraste con otras especies. ¿Qué justificación hay para este trato diferente? En una visión naturalista los valores morales son sólo subproductos de la evolución socio-biológica. Al igual que un grupo de babuinos exhibe un comportamiento cooperativo y altruista, incluso, el comportamiento sacrificial porque la evolución ha determinado que es ventajoso en la lucha por la supervivencia, así que sus primos primates homo sapiens muestran un comportamiento similar por la misma razón. Como el filósofo de la ciencia Michael Ruse, explica,

La posición de los evolucionistas modernos

de la moral

es que los seres humanos tienen una conciencia

... porque tal conocimiento es de valor biológico. La moralidad es una adaptación

Considerada como un

... biológica no menos como los son las manos y los pies y los dientes

... conjunto racionalmente justificable de afirmaciones sobre un algo objetivo, la ética es

ilusoria. Aprecio cuando alguien dice "Ama a tu prójimo como a ti mismo", ellos piensan que

se refieren a más allá de sí mismos

Sin embargo,

dicha referencia está verdaderamente sin

y

... fundamento. La moral es sólo una ayuda para la supervivencia y la reproducción,

...

...

cualquier significado más profundo es ilusorio. 24

Como resultado de las presiones socio-biológicas, se ha desarrollado entre los homo sapiens una especie de "moral de manada" que funciona bien en la perpetuación de nuestra especie en la lucha por la supervivencia. Pero en la visión ateísta no parece haber nada sobre los homo sapiens que haga a esta moral objetivamente verdadera. Si la película de la historia evolutiva se rebobinara y se rodara de nuevo, criaturas muy diferentes con un conjunto muy diferente de valores bien podrían haber evolucionado. ¿Con qué derecho consideramos nuestra moral como objetiva en lugar que la de ellas? Pensar que los seres humanos son especiales es ser culpable de especismo, un sesgo injustificado hacia la propia especie. Por lo tanto, si no hay Dios, entonces toda base para considerar que la moral de manada evolucionada por el homo sapiens como objetivamente verdadera parece haber sido eliminada. Por lo tanto, si el teísmo es falso, es difícil ver qué base permanece para la afirmación de los valores morales objetivos y en particular del valor especial de los seres humanos. En segundo lugar, si el teísmo es falso, entonces ¿cuál es la base de los deberes morales objetivos? Dicho crudamente, en la visión atea los seres humanos son simplemente animales, y los animales no tienen obligaciones morales hacia los otros. El experto en ética Richard Taylor ilustra el punto con fuerza. Él nos invita a imaginar seres humanos que viven en un estado de naturaleza sin costumbres ni leyes. Supongamos que uno de ellos mata a otro y toma sus bienes. Taylor reflexiona:

Estas acciones, aunque perjudiciales para su víctima, no son más injustas o inmorales de lo que serían si fuesen hechas por un animal a otro. Un halcón que captura un pez del mar lo mata, pero no lo asesina, y otro halcón que se apodera del pescado de las garras del primero lo toma, pero no lo robaporque ninguna de estas cosas está prohibida. Y exactamente las mismas consideraciones se aplican a las personas que estamos imaginando. 25

24 Michael Ruse, “Evolutionary Theory and Christian Ethics,” en The Darwinian Paradigm (London: Routledge, 1989), 262, 26889.

¿Por qué pensar que si Dios no existe, tendríamos alguna obligación moral de hacer algo? ¿Qué o quién impone estos deberes morales sobre nosotros? Como dice Taylor, "el concepto de obligación moral [es] ininteligible separado de la idea de Dios. Las palabras permanecen, pero su significado se ha ido." 26 Por lo tanto, si el ateísmo es verdadero, se hace imposible condenar la guerra, la opresión, o el crimen como malos. Tampoco podemos enaltecer la hermandad, la igualdad o el amor como buenos. No importa lo que hagas, porque no existe lo correcto ni lo incorrecto; todas las cosas están permitidas. Sin duda, algunas accionespor ejemplo una violación o incestopueden no ser biológica o sociológicamente ventajosas, y así, en el curso del desarrollo humano, se han convertido en tabú. Pero eso no hace absolutamente nada para mostrar que la violación o el incesto es realmente incorrecto. En la visión ateísta, no hay nada realmente malo en violar a alguien. Tal comportamiento ocurre todo el tiempo en el reino animal. Si, como dice Kurtz, "los principios morales que rigen nuestra conducta tienen su origen en el hábito y la costumbre, el sentimiento y la moda" 27 , el violador que opta por hacer caso omiso de la moral de manada no está haciendo nada más serio que actuar fuera de moda. Así que si el teísmo es falso, es muy difícil entender qué criterios se mantienen para los deberes morales objetivos. Ahora es importante que sigamos siendo claros en la comprensión del tema que nos ocupa. La pregunta no es: ¿Debemos creer en Dios para poder vivir una vida moral? No hay razón para pensar que los ateos y teístas por igual pueden no vivir lo que normalmente denominamos vidas buenas y decentes. Del mismo modo, la pregunta no es: ¿Podemos formular un sistema de ética sin referencia a Dios? Si el no-teísta concede que los seres humanos tienen un valor objetivo, entonces no hay razón para pensar que él no puede elaborar un sistema de ética con la que el teísta también estaría de acuerdo en gran medida. O, de nuevo, la pregunta no es: ¿podemos reconocer la existencia de valores morales objetivos sin referencia a Dios? El teísta típicamente sostendrá que una persona no necesita creer en Dios para reconocer, por ejemplo, que debemos amar a nuestros hijos. Todos los malentendidos anteriores del argumento están basados en confundir la existencia de Dios con la creencia en la existencia de Dios. El argumento no es que la creencia en la existencia de Dios es necesaria para la realidad objetiva de los valores y deberes morales, sino que Dios es necesario para la realidad objetiva de los valores y deberes morales. Ni es el argumento que Dios es necesario para nuestro conocimiento de valores y deberes morales. He estado sorprendido de la confusión de la ontología moral con la epistemología moral de parte de filósofos morales prominentes respondiendo a la premisa (1). 28 La ontología moral lidia con la realidad de los valores y propiedades morales; la epistemología moral lidia con nuestro conocimiento de verdades morales. Hasta donde le concierne a la epistemología moral, puedo apelar a todos los mismos mecanismos,

  • 26 Ibid., 8384.

  • 27 Paul Kurtz, Forbidden Fruit (Buffalo, N.Y.: Prometheus, 1988), 73.

  • 28 Ver la respuesta de Walter Sinnott-Armstrong en nuestro debate God? A Debate between a Christian and an Atheist

(¿Dios? Un debate entre un cristiano y un ateo) (New York: Oxford University Press, 2003), y por Sinnott-Armstrong y Louise Antony en God and Ethics: A Contemporary Debate, ed. Nathan King y Robert Garcia (Lanham, Md.: Rowman & Littlefield, 2008) de Paul Kurtz y mío. Irónicamente la distinción entre ontología moral y epistemología moral ha sido expuesta con maravillosa claridad por Sinnott-Armstrong mismo en su “Moral Skepticism and Justification,” en Moral Knowledge? ed. Walter Sinnott-Armstrong y Mark Timmons (New York: Oxford University Press, 1996), 48.

como intuición y reflexión moral, medios por los cuales pensadores humanistas confían que disciernen acertadamente lo bueno y lo correcto. De hecho, la Biblia enseña que la ley

moral de Dios está “escrita en el corazón” de todos los hombres, de manera que incluso aquellos que no conocen la ley de Dios “hacen por naturaleza lo que es de la ley” ya que

“su conciencia da testimonio” (Rom. 2:14-15 RVR1960). Si este es el caso, la epistemología moral de un teísta no necesariamente difiere generalmente de la epistemología moral propia del humanista. Objeciones epistemológicas por lo tanto son cortinas de humo en las que no necesitamos detenernos. Yo estoy argumentando que el teísmo es necesario para que pueda haber bienes y deberes morales, no para que podamos

discernir los bienes y deberes morales que hay. Como Kurtz lo pone, “La cuestión central

sobre principios morales y éticos concierne a su fundamento ontológico. Si no son derivados de Dios ni anclados a una base trascendente, ¿son puramente efímeros? 29 Entonces ¿qué respuesta pueden dar pensadores naturalistas a la premisa (1)? Algunos filósofos, igualmente renuentes a anclar los valores morales en una base no teísta trascendente como Dios, intentan mantener la existencia de principios morales o propiedades morales objetivas en el contexto de una cosmovisión naturalista. Pero los partidarios de tales teorías no saben qué hacer para justificar su punto de partida. Si no hay Dios, entonces es difícil ver alguna razón para pensar que la moralidad de manada evolucionada por el homo sapiens es objetivamente verdadera o que la propiedad de bondad moral sobreviene en ciertos estados naturales de tales criaturas. Parece que el humanista ateo debe simplemente insistir, con el ético de Dartmouth Walter Sinnott-Armstrong, que lo que contribuya a la prosperidad humana es moralmente bueno y lo que detracte a la humanidad de prosperar es malo y tomar eso como su punto explicativo final. 30 Pero el problema es que tal punto explicativo final parece prematuro por su arbitrariedad y poca plausibilidad. ¿Por qué, dado el ateísmo, pensar que infligir dolor en otra persona tiene dimensión moral alguna? ¿Por qué sería incorrecto dañar a otro miembro de nuestra especie? Sinnott-Armstrong responde, “Simplemente lo es. Objetivamente. ¿Está de acuerdo?” 31 Por supuesto, estoy de acuerdo que es incorrecto, dado que soy un teísta. Pero no puedo ver alguna razón para pensar que sería incorrecto si el ateísmo fuese cierto. Sinnott-Armstrong piensa que violar es incorrecto, aunque la actividad física que cuenta como violación entre los seres humanos sucede todo el tiempo en el reino animaljustamente como actos que cuentan como asesinato y robo cuando son hechos por un ser humano a otro ocurren constantemente entre miembros de otras especies animalessin ningún significado moral alguno. Esto seguramente es extraño y clama por una explicación. Como Michel Ruse ha argumentado, podemos bien concebir seres racionales extraterrestres para quienes violar no fuese inmoral. 32 Si visitarán la Tierra, ¿por qué deberían respetar los valores que han evolucionado entre los homo sapiens? Si nuestra propia historia evolutiva hubiese sido diferente, criaturas con un conjunto de valores morales pudo haber existido aquí. Todo esto remarca la arbitrariedad del explicativo fundamental de Sinnott-Armstrong.

  • 29 Kurtz, Forbidden Fruit, 65.

  • 30 Walter Sinnott-Armstrong, “Why Traditional Theism Cannot Provide an Adequate Foundation for Morality,” en God

and Ethics.

  • 31 Walter Sinnott-Armstrong, “There Is No Good Reason to Believe in God,” en God? A Debate, 34.

El naturalista puede tratar de responder a esta objeción al sostener que las propiedades morales sobrevienen en ciertos estados naturales necesariamente. Pero entonces surge la pregunta sobre la plausibilidad de este explicativo esencial. La declaración de que las propiedades morales necesariamente sobrevienen en ciertos estados físicos de las cosas a lo mucho nos da razón para pensar que si las propiedades morales en efecto surgen inesperadamente en ciertos estados naturales, entonces lo hacen necesariamente. Pero ello no nos da razón alguna para pensar que dado una cosmovisión naturalista, hay propiedades morales, o que en efecto surgen inesperadamente en estados naturales. ¿Por qué pensar que en una visión ateísta del mundo la curiosa propiedad no- física de bondad moral surgiría inesperadamente en una hembra humana amamantando a su infante? ¿Por qué, dado el naturalismo, la extraña propiedad no-física de maldad moral surgiría inesperadamente en un hombre saliendo de una tienda cargando ciertos artículos por los cuales no ha dejado el dinero demandado por el dueño de la tienda? No veo razón para pensar que una especificación total de todas las propiedades naturales de una situación determinaría o arreglaría cualquier propiedad moral de esa situación. Si nuestro enfoque a la teoría meta-ética será metafísica seria en vez de solamente un enfoque de “una lista de compras”, por la cual uno simplemente se sirve a si mismo de las propiedades o principios morales sobrevinientes necesarios para hacer el trabajo, entonces alguna explicación es requerida del porqué propiedades morales surgen inesperadamente en ciertos estados naturales o porqué tales principios son ciertos. No es suficiente que el naturalista señale que nosotros, en efecto, aprehendemos la bondad o la obligatoriedad de alguna característica de la existencia humana, porque ello sólo pasa a establecer la objetividad de los valores y deberes morales, que ¡justamente es la premisa (2) del argumento moral! Algunos filósofos piensan que las verdades morales, al ser necesariamente verdaderas, no pueden tener una explicación de su verdad. Creo que podemos estar de acuerdo en que muchos de los principios morales son necesariamente ciertos. Pero eso no prueba que ellos no pueden tener una explicación. La presuposición fundamental de estos filósofosque las verdades necesarias no pueden permanecer en relaciones de prioridad explicativa entre síestá lejos de ser evidente y, de hecho, parece completamente falsa. Por ejemplo, el teísta clásico dirá que la declaración "Existe una pluralidad de personas" es necesariamente verdadera, porque "Dios existe" es necesariamente verdad y Dios es esencialmente una Trinidad. Para dar un ejemplo, no teológico, muchos matemáticos dirían que "2 +3 = 5" es necesariamente verdadero ya que los axiomas de Peano para la aritmética estándar son necesariamente ciertos. O también, muchos metafísicos sostienen que la afirmación "Ningún evento se precede a sí mismo" es necesariamente verdadera, porque "el devenir temporal es una característica esencial y objetiva del tiempo" es necesariamente cierto. Sería extremadamente implausible sugerir que la relación de prioridad explicativa entre las declaraciones pertinentes podría ir en cualquier dirección. Dada la arbitrariedad y la poca plausibilidad de las aseveraciones no explicativas de la objetividad de los valores y deberes humanos, tenemos que preguntarnos si los valores y los deberes morales se pueden anclar plausiblemente en algún fundamento trascendente, no teísta. Vamos a llamar a esta perspectiva Platonismo Moral Ateísta. Los platónicos morales ateístas afirman que existen los valores morales objetivos, pero que no están basados en Dios. De hecho, los valores morales no tienen fundamento adicional. Sólo existen. Sin embargo, es difícil incluso comprender esta perspectiva. ¿Qué significa decir, por ejemplo, que el valor moral de Justicia simplemente existe? Es difícil saber qué concluir de esto. Está claro lo que se quiere decir cuando se dice que una persona es justa,

pero es desconcertante cuando se dice que, en ausencia de personas, la propia justicia existe. Los valores morales parecen existir como propiedades de las personas, no como meras abstraccioneso en todo caso, es difícil saber lo que es para un valor moral existir como una mera abstracción. 33 Curiosamente, ya que el objeto abstracto Justicia no es en sí mismo justo, parece deducirse que, en ausencia de cualquier persona no existe, lo cual parece contradecir la hipótesis. Los platónicos morales ateístas parecen carecer de todo fundamento adecuado en la realidad para los valores morales, sino simplemente los abandonan flotando en una forma ininteligible. En segundo lugar, la naturaleza del deber moral u obligación parece incompatible con el Platonismo Moral Ateísta. Supongamos por el bien del argumento que existen valores morales independientemente de Dios. Supongamos que simplemente existen valores como la Misericordia, la Justicia, el Amor, la Tolerancia, y similares. ¿Cómo eso da lugar a las obligaciones morales para mí? ¿Por qué tendría yo un deber moral, por ejemplo, de ser misericordioso? ¿Quién o qué establece tal obligación a mí? En esta perspectiva también, presumiblemente, existen vicios morales como la Codicia, el Odio y el Egoísmo como objetos abstractos. ¿Por qué estoy obligado a alinear mi vida con un conjunto de estos objetos que existen de manera abstracta en lugar de algún otro conjunto? El teísmo, por el contrario, constituye una base plausible para el deber moral, como veremos. En tercer lugar, es increíblemente improbable que simplemente algún tipo de criatura pudiera surgir del proceso evolutivo ciego que corresponde a la esfera abstracta existente de los valores morales. Esto parece ser una coincidencia completamente increíble cuando se piensa en ello. Es casi como si el reino moral supiera que veníamos. Como vio William Sorley, es mucho más plausible considerar tanto el reino natural y el reino moral bajo la hegemonía de un Creador y Legislador divino que pensar que estas dos esferas de la realidad completamente independientes por casualidad engranaron. En resumen, en una cosmovisión naturalista, ateísta, simplemente parece que no hay base para afirmar la existencia de valores y deberes morales objetivos. Ciertamente tenemos un sentido de la moral, pero en el naturalismo ese sentido es una ilusión forjada por el acondicionamiento socio-biológico.

Objetividad De Los Valores Y Deberes Morales

La premisa (2) del argumento moral afirma que, de hecho, los valores y deberes morales objetivos sí existen. La forma en que los teóricos morales prueban teorías éticas rivales es mediante la evaluación de lo bien que se cohesionan con nuestra experiencia moral. Consideraré que en la experiencia moral nosotros aprehendemos un reino de valores y deberes morales objetivos, al igual que en la experiencia sensorial aprehendemos un reino de objetos físicos existentes objetivamente. Así como es imposible para nosotros escapar fuera de nuestros estímulos sensoriales para probar su veracidad, del mismo modo no hay manera de probar de forma independiente la veracidad de nuestras percepciones morales. Como enfatizó Sorley, no hay más razones para negar la realidad objetiva de los valores

33 Por otra parte, podríamos preguntarnos cómo podríamos llegar a tener algún conocimiento de este reino abstracto. Los realistas sobre los objetos matemáticos se han enfrentado a este mismo dilema. La sugerencia por el matemático realista Kurt Gödel que tenemos algún misterioso acceso intuitivo a la esfera de los objetos matemáticos ha sido ridiculizada por los filósofos naturalistas de las matemáticas. Del mismo modo, no es más claro cómo podría conocer el contenido de la esfera moral que cómo podría saber lo que está pasando en alguna aldea remota en Nepal con la que no tengo contacto.

morales que la realidad objetiva del mundo físico. En ausencia de algún derrotador, nosotros racionalmente confiamos en nuestras percepciones, ya sean sensoriales o morales. Pero, ¿qué hay de la afirmación de que los valores y deberes morales son ilusiones fomentadas en nosotros por la evolución socio-biológica? ¿Eso no constituye un vencedor de la premisa (2)? Aquí hay que distinguir cuidadosamente las dos formas en que la afirmación de que nuestras creencias morales son subproductos de la evolución socio- biológica podría constituir un derrotador de (2). 34 Por una parte, tal afirmación podría ser tomada como un derrotador de la veracidad de (2). Es decir, la afirmación podría ser puesto que nuestras creencias morales se han inculcado en nosotros a través de las presiones socio- biológicas, esas creencias son falsas y no existen valores y deberes morales objetivos. Así interpretada, la objeción es un ejemplo clásico de la falacia genética, que es el intento de falsificar una creencia al explicar cómo se originó esa creencia. Tal razonamiento es falaz, ya que una creencia puede ser verdad, independientemente de cómo llegó a mantenerse. En particular, si Dios existe, entonces los valores y deberes morales objetivos existen, independientemente de cómo podemos ser acondicionados por el proceso evolutivo. Así que la objeción en el mejor de los casos sólo demuestra que nuestra percepción subjetiva de los valores y deberes morales ha evolucionado. Pero si los valores morales son descubiertos gradualmente, no inventados, entonces nuestra aprehensión gradual y falible de la esfera moral no socava más la realidad objetiva de ese reino que nuestra aprehensión gradual, falible del mundo físico socava la objetividad de ese reino. Pero hay una segunda manera, más poderosa en la que la alegación socio-biológica podría ser interpretada: no como un derrotador de la verdad de (2) sino de la garantía de (2). Es decir, dado que nuestras creencias morales han sido determinadas por las presiones socio-biológicas, no tenemos ninguna garantía para creer que (2) sea verdad. Debido a que nuestras creencias morales han sido seleccionadas por la evolución, no por su verdad, sino por su valor de supervivencia, no podemos tener confianza en los veredictos de nuestra experiencia moral. Así que incluso si (2) fuera cierto, todavía no tendríamos alguna garantía para creer que es verdad. El problema con esta conceptualización de la objeción es que resulta ser una petición de principio e incluso se auto-refuta. En primer lugar, es una petición de principio, ya que presupone que el naturalismo es cierto. 35 Si no hay Dios, entonces nuestra experiencia moral es, plausiblemente, ilusoria. Ya lo mencioné en mi defensa de la premisa (1). Pero ¿por qué pensar que el naturalismo es cierto? Para socavar la garantía que nuestra experiencia moral da a nuestras creencias morales, es necesario hacer más que mantener la posibilidad de que el naturalismo pueda ser cierto. Ya que si el teísmo es cierto, entonces nuestra experiencia moral, aunque condicionada por la biología y la sociedad, probablemente no es del todo ilusoria, pero es fiable hasta cierto punto. En ausencia de una prueba del naturalismo, la garantía que nuestra experiencia moral confiere a (2) se mantiene invicta. En segundo lugar, la objeción es contraproducente ya que, en el naturalismo, todas nuestras creencias, no sólo nuestras creencias morales, han sido seleccionadas por un valor de supervivencia, no por la verdad, y por lo tanto son

34 Ver el entendimiento de Plantinga de lo que él llama la objeción de Freud y Marx a la creencia teísta. Desde el principio, Plantinga había desestimado las objeciones de Freud y de Marx a las creencias religiosas como instancias de la falacia genética (“Foundations of Thiesm: A reply,” Faith and Philosophy 3 [1986]: 308) pero más tarde llegó a verlos como ataques a la garantía de la creencia teísta.

35 Ver la respuesta de Plantinga a la objeción de Freud y Marx a la creencia teísta en Warranted Christian Belief, 194-98.

injustificadas. 36 En particular, la creencia en el naturalismo y la explicación socio-biológica de la creencia moral es injustificada. Así que la objeción socava su propia defensa y por lo tanto es incapaz de ser afirmada de manera racional. Pero entonces no puede derrotar la garantía de la premisa (2). La mayoría de nosotros pensamos que en la experiencia moral nosotros aprehendemos valores y obligaciones objetivas. Ruse mismo confiesa en otro contexto, "El hombre que dice que es moralmente aceptable violar niños pequeños está tan errado como el hombre que dice: 2+2 = 5". 37 Hablando hace varios años en un campus universitario canadiense, noté un póster puesto por Sexual Assault & Information Center. Decía: "Asalto Sexual: Nadie tiene el derecho de abusar de un niño, una mujer u hombre." La mayoría de nosotros reconocemos que el abuso sexual de otra persona está mal. Acciones como la violación, la tortura, el abuso infantil y la brutalidad no son sólo un comportamiento socialmente inaceptableson abominaciones morales. Del mismo modo, el amor, la generosidad, la igualdad, y la abnegación son realmente buenos. Las personas que no ven esto sólo están moralmente discapacitados, y no hay razón para permitir que su visión deteriorada cuestione lo que vemos con claridad. El especialista en ética David Brink piensa que la objetividad de los valores morales es, pues, la posición predeterminada. "Puede que no haya estándares morales objetivos ... Pero esto sería una conclusión revisionista, para ser aceptada únicamente como el resultado de la discusión extensa y convincente de que los compromisos de la objetividad ética son insostenibles". 38 En efecto, creo que estamos y debemos estar más seguros de la verdad de la premisa (2) de lo que estamos de las premisas en cualquier argumento a favor del nihilismo moral. A la luz de la garantía conferida a (2) por nuestra experiencia moral, los argumentos para el nihilismo moral siempre incluirán alguna premisa que está menos justificada que (2) y que, por tanto, ha de ser negada.

El Dilema De Eutifrón

De las dos premisas se sigue lógicamente que Dios existe. Nótese que en la defensa de las dos premisas, no nos hemos comprometido a ninguna postura en particular de la relación entre Dios y los valores o derechos morales. Sin embargo, la objeción más popular planteada contra el argumento moral es esencialmente un desafío a basar los valores y deberes morales en Dios. La objeción, registrada primeramente en el diálogo de Platón Eutifrón, es como sigue: o bien algo es bueno porque Dios lo quiere o bien que Dios quiere algo porque es bueno. Si es bueno sólo porque Dios lo desea, entonces lo que es bueno se convierte en arbitrario. Dios pudo haber querido que el odio y la envidia fuesen buenos, y luego deberíamos estar obligados a odiar y a envidiarnos unos a otros. Pero eso parece implausible, al menos algunos bienes morales parecen ser necesarios. Pero si decimos en

cambio que Dios quiere algo porque es bueno, entonces si algo es bueno o malo es independiente de Dios. En ese caso, parece que el valor moral existe independientemente

36 Este es el celebrado argumento evolutivo contra el naturalismo de Plantinga Warrant and Proper Function (Oxford:

Oxfird University Press, 1993), 216-37; Warranted Christian Belief, 227-40.

37 Michael Ruse, Darwinisim Defended (London: Addison-Wesley, 1982), 275.

38 David O. Brink, “The Autonomy of Ethics,” en The Cambridge Companion to Atheism, ed. Michael Martin, Cambridge Companions to Philosophy (Cambridge: Cambridge University Press, 2007), 149.

de Dios, lo cual socava la premisa (1) de nuestro argumento moral. Si Dios no existiera, entonces existirían valores y deberes morales objetivos de todos modos. El dilema de Eutifrón puede, por lo tanto, ser interpretado como un argumento para el Platonismo Moral Ateísta. Ahora, ya hemos visto que tal teoría tiene importantes déficits. Esto sugiere que el dilema que supuestamente nos obliga a tal posición es falso y que podemos escapar a los cuernos del dilema mediante la búsqueda de una tercera alternativa. Creo que una teoría ética del mandato divino adecuadamente formulada, como ha sido articulada por Robert Adams, Philip Quinn, William Alston y otros, 39 fortalece dicha alternativa: nuestros deberes morales están constituidos por los mandamientos de un Dios esencialmente justo y amoroso. Para cualquier acción A y agente moral S, podemos explicar las nociones de obligación moral, prohibición, y permiso de A para S de la siguiente manera:

A es requerido de S si y sólo si un Dios justo y amoroso ordena a S hacer A.

A está prohibido para S si y sólo si un Dios justo y amoroso ordena a S no hacer A.

A está permitido para S si y sólo si un Dios justo y amoroso no manda a S no

A.

hacer

Ya que nuestros deberes morales se fundamentan en los mandamientos divinos, no son independientes de Dios. Y no son los mandamientos de Dios arbitrarios, porque son expresiones necesarias de su justa y amorosa naturaleza. Dios es esencialmente compasivo, justo, amable, imparcial, y así sucesivamente, y sus mandamientos son reflejos de su propio carácter. El carácter de Dios es el bien moral definitivo; sirve como el paradigma de la bondad moral. Por lo tanto, lo moralmente bueno/malo se determina por referencia a la naturaleza de Dios, el moralmente correcto/incorrecto, se determina por referencia a su voluntad. La voluntad u órdenes divinas entran en juego como base de la obligación moral, no del valor moral. Como expresiones necesarias de su naturaleza, los mandamientos de Dios no son arbitrarios, por lo que no necesitamos inquietarnos con contra-factuales con antecedentes

imposibles como "Si Dios fuera a mandar el abuso infantil

..."

En el entendimiento común,

los contra-fácticos con antecedentes imposibles no tienen valor de verdad no-vacío (non- vacuous truth). Aun si rechazamos las semánticas habituales y permitimos que algunos contra-fácticos con antecedentes imposibles puedan ser no vacíamente verdaderos o falsos, ¿cómo vamos a evaluar el valor de verdad de una declaración con un antecedente de esa manera? Es como preguntarse, si hubiera un cuadrado redondo, ¿su área sería igual al cuadrado de uno de sus lados? ¿Qué importaría cómo se responde?, ya que lo imaginado es lógicamente incoherente. No veo que el teórico del mandato divino se ha comprometido a

la verdad no vacía del contra-factual en cuestión o que algo de importancia se sostiene en su perspectiva de que sea verdadero no-vacío o falso.

39 Philip L. Quinn, Divine Commands and Moral Requirements (Oxford: Clarendon, 1978); Janine Marie Idziak, Divine Command Morality: Historical and Contemporary Readings (Lewiston, N.Y.: Edwin Mellen Press, 1980); Robert Merrihew Adams, Finite and Infinite Goods (Oxford: Oxford University Press, 2000); William Alston, “What Euthyphro Should Have Said,” en Philosophy of Religion: A Reader and Guide, ed. William L. Craig (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2001; New Brunswick, N. J.: Rutgers University Press, 2001), 28398. Resulta sorprendente que Brink, "The Autonomy of Ethics", 152-54, no tiene noción de estos autores, ni de la alternativa que ofrecen, la única consideración teísta que conoce es el voluntarismo, que no es defendido por algún filósofo de mi conocimiento.

Si el no-teísta reclama, "¿Por qué elegir la naturaleza de Dios como definitiva del Bien?" La respuesta es que Dios, por definición, es el mayor ser concebible, y un ser que es el paradigma de la bondad es mayor que uno que simplemente ejemplifica la bondad. A menos que seamos nihilistas, tenemos que reconocer algún estándar definitivo de valor, y Dios es el punto final menos arbitrario. El argumento moral así, nos lleva a un ser personal, necesariamente existente que es el centro y el origen de la bondad moral. Con ello complementa de manera importante las conclusiones de los argumentos cosmológico y teleológico.

ARGUMENTO ONTOLÓGICO

Algunos lectores se sorprenderán al encontrar aquí una defensa del argumento ontológico. Muchos pensadores estarán de acuerdo con la destitución de Arthur Schopenhauer del argumento como "una broma encantadora." 40 Pero una serie de recientes filósofos prominentes como Norman Malcolm, Charles Hartshorne, y Alvin Plantinga no sólo toman el argumento seriamente, sino consideran que es sólido. Dado que la formulación y defensa del argumento proporcionadas por Plantinga son las más sofisticadas en la larga historia del argumento ontológico, aventajándose de los errores y descuidos de sus predecesores, la versión de Plantinga del argumento tiene la mejor oportunidad de ser coherente y, por tanto, servirá como plataforma para nuestra discusión. En su versión del argumento, Plantinga se apropia de la comprensión de Gottfried Wilhelm Leibniz de que el argumento ontológico asume que el concepto de Dios es posible. Es decir, el argumento supone que el concepto "Dios" o "ser más grande concebible" es un concepto coherente o, empleando la semántica de los mundos posibles, que hay un mundo posible en el que Dios existe

Mundos Posibles

Para aquellos que no están familiarizados con la semántica de los mundos posibles,

permítanme explicar que por "un mundo posible" uno no se refiere a un planeta o incluso a un universo, sino más bien una descripción máxima de la realidad, o una manera en que la realidad podría ser. Tal vez la mejor manera de pensar en un mundo posible es como un

gran conjunto p & q & r & s

s...

cuyos conjuntos* individuales son las proposiciones p, q, r,

... Un mundo posible es un conjunto que comprende toda proposición o su contradictoria,

de manera que se obtiene una descripción máxima de la realidadnada se deja fuera de esa descripción. Negando diferentes conjunciones en una descripción máxima llegamos a diferentes mundos posibles:

M 1 : p & q & r & s M 2 : p & ¬q & r & ¬s M 3 : ¬p & ¬q & r & s M 4 : p & q & ¬r & s

. .

.

. .

. .

. .

.

.

.

40 Noto que en sus quince páginas dedicadas al argumento ontológico en The God Delusion, Richard Dawkins sólo ridiculiza pero no refuta el argumento (Dawkins, The God Delusion, 80-95).

* Conjunción: a. una oración así formada. Generalmente escrita p & q, p q, o p. q., donde p, q son los componentes de las oraciones, sólo es verdadera cuando ambos son verdad.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Sólo una de estas descripciones estará compuesta por conjunciones, todas las cuales son verdaderas y así será la forma en que la realidad es, es decir, el mundo real. Ya que estamos hablando de mundos posibles, las diversas conjunciones que un mundo posible comprende deben ser capaces de ser verdaderas tanto a nivel individual como en conjunto. Por ejemplo, la proposición El Primer Ministro es un número primo ni siquiera es posiblemente verdadera, porque los números son objetos abstractos que no podrían concebiblemente ser idénticos a un objeto concreto, como el Primer Ministro. Por lo tanto, ningún mundo posible tendrá esa proposición como una de sus conjunciones, más bien su negación será una conjunción de todos los mundos posibles. Tal proposición es necesariamente falsa, es decir, es falsa en todos los mundos posibles. Por el contrario, la proposición George McGovern es el presidente de los Estados Unidos es falsa en el mundo real, pero podría ser verdad y por lo tanto es una conjunción de algunos mundos posibles. Decir que George McGovern es el presidente de los Estados Unidos en algún mundo posible es decir que hay una descripción máxima de la realidad que tiene la proposición relevante como una de sus conjunciones. De manera similar, decir que Dios existe en un mundo posible es decir que la proposición Dios existe es verdadera en una descripción máxima de la realidad. La comprensión de Leibniz en el argumento ontológico es que el argumento asume que la proposición Dios existe (o existe un ser más grande concebible o un ser perfecto existe) es posiblemente cierta, es decir, Dios existe en algún mundo posible. Porque si el concepto de Dios es incoherente o imposible, entonces la palabra "Dios" posiblemente no puede referirse a algo, no más que las palabras "círculo cuadrado" podrían referirse a algo. La expresión "el ser más grande concebible" sería en ese caso sólo una combinación incoherente de palabras.

El Argumento Ontológico De Plantinga

Ahora en su versión del argumento, Plantinga concibe a Dios como un ser que es "máximamente excelente" en todos los mundos posibles. Plantinga toma que la excelencia máxima implica tales propiedades que hacen excelente como la omnisciencia, omnipotencia y la perfección moral. Un ser que tiene la excelencia máxima en cada mundo posible tendría lo que Plantinga llama “grandeza máxima.” Ahora la propiedad de la grandeza máxima, Plantinga afirma, es posiblemente ejecutada, es decir, hay un mundo posible en el que existe un ser máximamente grande. Pero entonces este ser debe existir en una forma máximamente excelente en todos los mundos posibles, incluyendo el mundo real. Por lo tanto, Dios existe. Podemos formular la versión del argumento ontológico de Plantinga de la siguiente manera:

1) Es posible que un ser máximamente grande exista. 2) Si es posible que un ser máximamente grande exista, entonces un ser máximamente grande existe en un mundo posible.

3) Si un ser máximamente grande existe en algún mundo posible, entonces existe en todo mundo posible. 4) Si un ser máximamente grande existe en todo mundo posible, entonces existe en el mundo real. 5) Si un ser máximamente existe en el mundo real, entonces un ser máximamente grande existe. 6) Por lo tanto, un ser máximamente grande existe.

Puede que le sorprenda saber que las premisas (2)-(5) de este argumento relativamente no son controversiales. La mayoría de los filósofos estarían de acuerdo en que si la existencia de Dios siquiera es posible, entonces debe existir. La principal cuestión por resolver con respecto al argumento ontológico de Plantinga es qué garantía existe pensar que la premisa clave "Es posible que un ser máximamente grande existe" es verdad. Al tratar este tema, es crucial que distingamos claramente entre posibilidad metafísica y posibilidad meramente epistémica. La primera concierne a lo que es realmente posible, y la segunda se refiere a lo que es consistente con lo que sabemos. Resulta tentador decir: "¡Es posible que Dios exista, y es posible que no exista!" Pero esta afirmación sólo es cierta con respecto a la posibilidad epistémica: hasta donde sabemos, Dios puede existir o no existir. Por otro lado, si Dios es concebido como un ser máximamente grande, entonces su existencia es necesaria o imposible, independientemente de nuestra incertidumbre epistémica. Para ilustrar: alguna extraordinariamente difícil ecuación matemática puede estar más allá de nuestra comprensión, por lo que decimos que es posible que la ecuación sea verdadera y es posible que sea falsa. Pero con ello meramente confesamos nuestra incertidumbre epistémica en relación con el valor de verdad de la ecuación. Como una pieza de las matemáticas, la propia ecuación es ya sea necesariamente verdadera o necesariamente falsa. De la misma manera, la concebibilidad epistémica de la premisa (1) (o su negación) no garantiza su posibilidad metafísica.

Garantía Intuitiva De La Premisa (1)

Dicho esto, sin embargo, sigue siendo un hecho que el concepto de un ser máximamente grande es intuitivamente una noción coherente y, por lo tanto, se puede argumentar, posiblemente ejecutar. Para que el argumento ontológico falle, el concepto de un ser máximamente grande debe ser incoherente, como el concepto de un soltero casado. El concepto de un soltero casado no es un concepto estrictamente auto-contradictorio (como lo es el concepto de un hombre no casado casado), y sin embargo es obvio, una vez que uno entiende el significado de las palabras "casado" y "soltero," que nada correspondiente a ese concepto puede existir. Por el contrario, el concepto de un ser máximamente grande no

parece ni remotamente incoherente. Esto proporciona una garantía prima facie para pensar que es posible que un ser máximamente grande existe. Pero ¿no conducirá esta apelación a la intuición al exceso metafísico? Una de las estrategias más importantes empleadas por los detractores del argumento ontológico ha sido construir parodias del argumento que se ha diseñado para derrotar la garantía prima facie, que se dice que la premisa (1) goza. Mostrando que ideas análogas, como la idea de "una isla más perfecta" o la idea de "un león necesariamente existente", también parecen a primera vista ser conceptos coherentes, los críticos han tratado de demostrar que uno se ve obligado por la lógica del argumento ontológico a postular la existencia de todo tipo de seres ridículos.

Pero plausiblemente podemos responder que la idea de Dios se diferencia crucialmente de las parodias tradicionalmente esgrimidas por los detractores del argumento. Por un lado, las propiedades que componen la excelencia máxima como Plantinga la define tienen valores máximos intrínsecos, mientras que las propiedades de la excelencia de las cosas como las islas no los tienen. Por ejemplo, la omnisciencia es la propiedad de saber solamente y todas las verdades. Es imposible saber más verdades que eso. Por el contrario, en el caso de las islas, podrían haber siempre más palmeras o bailarinas nativas. Por lo tanto, no puede haber una isla más perfecta o una isla más grande concebible. Por otra parte, no está nada claro que incluso existan propiedades objetivas que hagan excelentea las cosas como las islas, ya que la excelencia de las islas parece ser relativa a los propios intereses¿prefieres una isla desierta o una isla que cuente con los mejores hoteles vacacionales? La idea de algo parecido a un león necesariamente existente también parece incoherente. Porque como un ser necesario, semejante bestia tendría que existir en todos los mundos posibles que podemos concebir. Sin embargo, cualquier animal que pueda existir en un mundo posible en el que el universo está compuesto enteramente de una singularidad de curvatura infinita del espacio-tiempo, densidad y temperatura simplemente no es un león. Por el contrario, un ser máximamente excelente, si es inmaterial, podría trascender tales limitaciones físicas y así ser concebido como necesariamente existente. Tal vez el mayor desafío a la apelación a la intuición como garantía a la premisa (1) es que parece intuitivamente coherente de la misma manera concebir lo que podríamos llamar un ser cuasi-máximamente grandioso, por ejemplo, uno que se encuentra en todos los demás aspectos máximamente excelente, excepto que no conoce las verdades acerca de futuros acontecimientos contingentes. ¿Por qué es la premisa clave del argumento ontológico más plausiblemente verdadera que una premisa paralela "Es posible que un ser cuasi-máximamente grande existe"? Si estamos justificados en pensar que un ser máximamente grandioso existe, ¿no estamos igualmente respaldados al pensar que un ser cuasi-máximamente grande existe? Tal vez no, porque la grandeza máxima es lógicamente incompatible con la grandeza casi máxima. Puesto que un ser máximamente grande es, por definición, omnipotente, ningún objeto concreto puede existir con independencia de su poder creador. Como un ser omnipotente, un gran ser máximamente debe tener la facultad de abstenerse libremente de crear algo en absoluto, así que debe haber mundos posibles en los que no existe algo más que el ser máximamente grande. Pero eso implica que si la grandeza máxima es posiblemente ejemplificada, entonces la grandeza cuasi-máxima no lo es. Un ser cuasi- excelente (es decir, un ser que tiene muchas propiedades excelentes, pero que no existe en todos los mundos posibles) puede existir en muchos mundos (mundos en los que el ser máximamente grande ha elegido crearlo), pero tal ser carecería de existencia necesaria y por lo tanto no ser cuasi-máximamente grande. Por lo tanto, si se ejemplifica posiblemente la grandeza máxima, la grandeza cuasi-máxima es imposible. Por lo tanto, nuestra intuición de que un ser máximamente grande es posible no queda desvirtuada por la afirmación de que un ser cuasi-máximamente grande también intuitivamente es posible, porque vemos que esta última intuición depende de la suposición de que un ser máximamente grande no puede existir, que es una petición de principio. Sin embargo, los escépticos acerca de nuestra capacidad de discernir lo que es posible/imposible insistirán en que no tenemos manera de saber a priori si la grandeza máxima o la grandeza cuasi-máxima son posiblemente ejemplificadas. No pueden ser

ambas, pero no tenemos ni idea de si alguna es posible. Nuestras intuiciones sobre las nociones modales como posibilidad no son guías confiables. Podríamos plausiblemente responder a esta objeción que la intuición de que un ser máximamente grande posiblemente existe tiene prioridad sobre cualquier intuición de que un ser cuasi-máximamente grande posiblemente existe. Esta última intuición parece depender de la primera, y sin embargo, después de una reflexión llegamos a perder esta última intuición a través de la comprensión de que si un ser máximamente grandioso es posible, entonces, un ser cuasi-máximamente grande no lo es. Por lo tanto, nuestra garantía prima facie de la premisa (1) se mantiene.

Garantía A Posteriori Para La Premisa (1) Sin embargo, podríamos preguntarnos si, a la vista de tal escepticismo, nada más se puede ofrecer en defensa de la premisa (1) que solo nuestras intuiciones modales. Plantinga proporciona una pista cuando dice que si "meditamos cuidadosamente" la premisa (1) y las supuestas objeciones a la misma, si "consideramos sus conexiones con otras proposiciones que aceptamos o rechazamos", y todavía la encontramos convincente, entonces estamos dentro de nuestros derechos racionales en aceptarla. 41 Este procedimiento dista mucho de la clase de especulaciones a priori denunciadas por el escéptico modal. Incluso si no podemos determinar a priori si es, posiblemente ejemplificada la grandeza máxima, podemos llegar a creer, sobre la base de consideraciones a posteriori que es posible que un ser máximamente grande existe. Por ejemplo, otros argumentos teístas como el argumento cosmológico de Leibniz, el argumento moral, y los argumentos conceptualistas de Dios como un fundamento de objetos abstractos o verdades necesarias pueden llevarnos a pensar que es posible que un ser máximamente grandioso existe. Ya vimos en el argumento cosmológico de Leibniz y el argumento moral. Un argumento conceptualista para la existencia de Dios puede ser formulado como sigue:

1) Los objetos abstractos, como los números y proposiciones, son ya sea realidades que existen independientemente o conceptos en una mente. 2) Los objetos abstractos no son realidades que existen independientemente. 3) Si los objetos abstractos son conceptos en una mente, entonces un ser omnisciente, metafísicamente necesario existe. 4) Por lo tanto, un ser omnisciente, metafísicamente necesario existe.

Una defensa de la premisa (1) implicaría una refutación del nominalismo, la idea de que no existen objetos abstractos en absoluto. La premisa (2) rechaza el platonismo con respecto a los objetos abstractos, más plausiblemente por motivos de su aislamiento causal y por lo tanto su irrelevancia a lo que existe o lo que sucede en el mundo. La premisa (3) excluye el fundamentar los objetos abstractos en alguna mente humana, porque hay demasiados de tales objetos para ser basados en algo menos que una inteligencia infinita y, dado que muchos de estos objetos existen necesariamente, no pueden en ningún caso ser cimentados en la mente de un ser meramente contingente. Así, uno es llevado a la existencia de una mente omnisciente necesaria como fundamento de la existencia de objetos abstractos. Sigo en incertidumbre respecto a este argumento, principalmente debido a reservas acerca de su

41 Plantinga, The Nature of Necessity, 221.

primera premisa, que nos obligaría a rechazar varias alternativas nominalistas al conceptualismo como el ficcionalismo, constructibilismo, figuralismo, y así sucesivamente. Sin embargo, los filósofos prominentes como Plantinga lo han endorsado. Por lo tanto, el argumento cosmológico conduce a un ser metafísicamente necesario que es la base de la existencia de cualquier realidad concreta, el argumento moral a un locus de valor moral que debe ser tan metafísicamente necesario como los valores morales que sostiene, y el argumento conceptualista a una inteligencia omnisciente, metafísicamente necesaria como fundamento de objetos abstractos. Las consideraciones de simplicidad también podrían entrar en juego aquí. Por ejemplo, es más sencillo plantear un ser metafísicamente necesario, infinito, omnisciente, moralmente perfecto que pensar que tres seres separados necesarios existen ejemplificando estas respectivas propiedades que los hacen excelentes. Del mismo modo, con respecto a seres cuasi-máximamente grandes, la contención de Swinburne parece plausible que es más sencillo (o tal vez menos ad hoc) postular el cero o el infinito como la medida de una propiedad provista que plantear alguna medida inexplicablemente finita. Por lo tanto, sería más plausible pensar que la grandeza máxima es, posiblemente ejemplificada que la grandeza cuasi-máxima. En base de consideraciones como éstas, bien podríamos considerarnos justificados en creer que es posible que un gran ser máximamente existe. La pregunta que surge en este punto es si el argumento ontológico no se ha vuelto entonces una petición de principio. Un argumento es una petición de principio si la única razón para aceptar una premisa en el argumento es que uno ya ha aceptado la conclusión, de manera que en efecto uno razona en círculo. En el caso presente puede parecer que la razón por la que uno piensa que es posible que un ser máximamente grande existe es que uno tiene buenas razones para pensar que un ser máximamente grande existe. Pero este recelo puede surgir como resultado de pensar del proyecto de teología natural de una manera demasiado lineal. Los argumentos teístas no deben de ser tomados como eslabones en una cadena, en la cual un eslabón sigue del otro, de manera que la cadena es fuerte hasta el eslabón débil. Sino, son como lazos en una cota de malla, en la cual todos los lazos se refuerzan unos a otros, de forma que la fuerza de todos excede la fuerza de un solo lazo. El argumento ontológico puede formar parte en un caso cumulativo para el teísmo, en el cual una multitud de factores simultáneamente conspiran para guiarnos a la conclusión global que Dios existe. En este sentido, Anselmo estaba equivocado en pensar que había descubierto un único argumento, el cual entendiéndose independiente del resto servía para demostrar la existencia de Dios en toda su grandeza. Sin embargo, su argumento sí encapsula el ímpetu de todos los argumentos juntos para mostrar que Dios, el Ser Supremo, existe.

Aplicación Práctica

Una de las cosas que más indigna a los no-teístas contemporáneos es que los cristianos creen en Dios sin tener evidencia alguna de la existencia de Dios. El material en los últimos

dos capítulos te harán capaz de destruir el estereotipo. Aunque argumenté en el capítulo 1 que podemos saber que Dios existe totalmente aparte de la evidencia, sin embargo la evidencia para la existencia de Dios que hemos examinado hace más probable que Dios exista. Si dominas el material de estos capítulos, completamente desarmarás al no creyente de su reclamo y excusa principales de su incredulidad.

¿Cuál es la fuerza de estos argumentos? No necesitamos declarar que podemos probar al no creyente que Dios existe. En la mente de la mayoría la palabra probar o prueba connota una demostración matemática. Simplemente no hay razón para situar la barra tan irrealmente alta. Es una mejor estrategia poner la barra abajo y después exceder

todas las expectaciones. Así que debemos simplemente declarar que “Hay buenos argumentos para la existencia de Dios” o “A la luz de la evidencia es más probable que no

que Dios exista o incluso más modestamente, los argumentos hacen racional el creer que

Dios existe.” Si el no creyente nos pregunta si estamos diciendo que el ateísmo o el agnosticismo es irracional, nosotros debemos de decir, “No estoy interesado en hacer

juicios personales acerca de si los no-teístas son racionales o no por lo que ellos creen. Solo estoy diciendo que hay buenos argumentos para la existencia de Dios.” Las cosmovisiones, como tal, no son racionales ni irracionales: más bien las personas son racionales o no al

mantener la cosmovisión que tienen. Una persona puede ser racional mientras cree algo que es falso, si piensa que tiene buenos argumentos para tal perspectiva. Así, la misma

cosmovisión puede ser racional para algunas personas e irracional para otras. Entonces si el ateísmo es racional o no para algunas personas está fuera de lugar. El asunto más bien es si el ateísmo es verdadero. Lo que aspiramos es mostrar que el ateísmo es falso, no que es irracional para cualquiera que lo sostenga. Hacemos esto al presentar buenos argumentos para el teísmo. Recuerde: Las personas son racionales, los argumentos sólidos. Estamos interesados en si hay argumentos sólidos para la existencia de Dios basados en premisas que son más plausibles que sus negaciones. No necesitamos hacer un juicio personal sobre la racionalidad de los no teístas. Tal acercamiento tiene la ventaja de no ofender a la persona que estamos tratando de convencer. Nosotros simplemente le estamos diciendo

“Aquí hay algunos argumentos para la existencia de Dios que yo pienso que son realmente sólidos ¿qué piensas de ellos?”

Quiero alentarte a memorizar las premisas de cada argumento que hemos discutido. La mayoría de las formulaciones son muy breves así que esto se puede hacer fácilmente. Hacerlo tiene unas cuantas ventajas. Primero te capacita a tener siempre a la mano una respuesta para todo aquel que te cuestione por la razón de tu fe (1 Pedro 3:15). Cómo resultado encontrarás confianza y audacia al hablar sobre tu fe con los no creyentes. La mayoría de los no creyentes son ignorantes de la teología natural y nunca se han confrontado con un cristiano que está listo para ofrecer argumentos cuidadosamente formulados para su creencia en Dios. El tener argumentos lógicamente válidos, cuidadosamente formulados hará que te veas inteligente e incrementar tu credibilidad a sus ojos, lo que hará que tu testimonio sea más efectivo. En segundo lugar, una gran ventaja de exponer las premisas de cada argumento es que te permite mantenerte enfocado y no ser engañado por cortinas de humo las cuales el no creyente pondrá en tu camino. Siempre

pregúntate cuando seas confrontado con una objeción, “Exactamente ¿cuál premisa del argumento ataca esta objeción?” Muchas veces te encontraras que la objeción realmente no desafía ninguna premisa y por lo tanto ¡es irrelevante al argumento! Por ejemplo, te puedo casi asegurar que si presentas el argumento moral, la respuesta será “¡¿Cómo te atreves a decir que los no creyentes no pueden vivir una vida moralmente buena?!” o “¡No necesitas creer en Dios para diferenciar lo correcto de lo incorrecto!” Estas objeciones están

destinadas a hombres de paja y por lo tanto son irrelevantes al argumento. Al escribir las premisas en una pieza de papel para tu amigo no creyente, le puedes ayudar a ver qué es y que no es relevante, y algo para que conserve de la conversación.

Encuentro también útil el exponer un caso cumulativo que comprende varios argumentos para la existencia de Dios. Es gracioso, pero en mi experiencia el sólo el ser capaz de nombrar distintos argumentos para la existencia de Dios (¡incluso sin dar las premisas!) asombra a muchas personas y le da peso a la credibilidad del teísmo. Los argumentos por sí mismos muestran que la hipótesis de Dios otorga sentido a una amplia

gama de hechos de la experiencia humana y por lo tanto cuan poderosa es esa hipótesis. Como mencione antes, debemos pensar de los argumentos como un escudo de cota de malla en la cual las anillas se refuerzan una a otra. Muchos no creyentes han sido

enseñados a alzar objeciones estándar, como “Ese argumento solo prueba un Diseñador del

Universo, no un Creador” o “Ese argumento solo prueba que hay un Creador del universo, no que él es bueno.” Uno puede libremente admitir que el argumento cosmológico no prueba la bondad del Creador; ese atributo es mostrado, más bien, por el argumento moral;

y el argumento cosmológico prueba que hay un Creador personal del universo, incluso si el argumento teleológico no lo hace. El tener una variedad de argumentos no solo refuerza conclusiones comunes sino ensambla la naturaleza del ser cuya existencia prueban. Por supuesto, no hace falta decir que debemos presentar estos argumentos con gentileza y respeto. No debemos ser pendencieros con el no creyente, o solo tendremos éxito en alejarlo. El tener argumentos sólidos te ayudará en realidad a mantener la calma ante ataques furiosos porque te darás cuenta cuan engañada está mucha gente y les responderás con compasión. Cuando tienes buenas razones para lo que crees y sabes las respuestas a objeciones a tus argumentos., entonces no hay razones para enfadarse. En su lugar, encontrarás que es un placer discutir estas preguntas interesantes e importantes con personas que aún no creen.

Algunos se preguntarán, “Pero ¿cómo es posible que pueda compartir este material con un contacto de evangelización?” Aquí simplemente debemos ejercitar un poco de sentido común y ser sensibles a donde se encuentra la otra persona en su pensamiento. Por supuesto, no expones todo esto sobre el infinito potencial y real, el universo en expansión, ajuste fino, Cerebros Boltzmann, propiedades morales supervenientes, y la posibilidad de la grandeza máxima en el pobre no-cristiano ¡en una sola vez! Necesitas entender que tan profundo es su pensamiento y bases respecto a estos temas para saber con qué relacionarlo. Comienza simple y ve más profundo cuando tenga más preguntas. Sé que este material es efectivo, porque he visto a Dios usarlo cuando es comunicado con sensibilidad. Por ejemplo, mi esposa, Jan, una vez estaba hablando con una chica en una asociación de estudiantes que decía que no creía en Dios. Jan respondió, “Bueno, ¿qué piensas del argumento de la primera causa?” “¿Qué es eso?” ella dijo. Jan explicó, “Todo

lo que vemos tiene una causa, y esas causas tienen causas, y así sucesivamente. Pero esto

no puede ir en retroceso para siempre. Debió haber un comienzo y una primer causa que

comenzó todo. Esta es Dios.” Aquello fue una formulación muy simple del argumento

cosmológico kalâm. La joven mujer respondió, “Creó que Dios existe después de todo.” Ella no estaba lista para poner su fe en Cristo en ese punto, pero por lo menos había avanzado un paso más cerca, fuera de su ateísmo. Cuando uno habla con una persona que tiene un entendimiento más profundo de estos temas entonces por supuesto que debemos ir más profundamente. Por ejemplo, muchos años atrás cuando estábamos estudiando en Alemania en una beca de investigación, conocimos a una física Polaca que estaba ahí en una beca similar. Mientras platicábamos, ella mencionó que la física había destruido su fe en Dios y que la vida se

había vuelto sin significado para ella. “Cuando observo el universo, todo lo que veo es oscuridad.” (¡Qué mordaz declaración del predicamento moderno!) Bueno, en ese punto Jan propuso, “Oh, deberías leer la disertación doctoral de Bill. Él usa la física para probar que Dios existe.” Así que le prestamos mi disertación para que leyera sobre el argumento cosmológico. Durante los días consiguientes, ella se volvió progresivamente más entusiasmada. Cuando llegó a la sección de astronomía y astrofísica, ella estaba positivamente exaltada. “¡Yo conozco estos científicos que usted cita!” exclamó ella en asombro. Para cuando llegó al final, su fe había sido restaurada. “Gracias por ayudarme a creer que Dios existe,” ella dijo. Nosotros respondimos, “¿Te gustaría conocerlo de una forma personal?” Entonces

hicimos una cita para encontrarla esa tarde en un restaurante. Mientras tanto, nosotros nos preparamos de memoria nuestras propias Cuatro Leyes Espirituales escritas a mano. Después de la cena abrimos el folleto y comenzamos, “Así como hay leyes físicas que rigen el universo físico, también hay leyes espirituales que rigen tu relación con Dios…” “¡Pero… leyes físicas! ¡Leyes Espirituales!” exclamó ella. “¡Esto es justo para mí!” Cuando llegamos a los círculos al final que representan dos vidas y le preguntamos cual círculo representaba su vida, ella puso su mano sobre los círculos y dijo, “Oh, esto es muy personal. No puedo contestar ahora.” Así que la alentamos a llevarse el folleto a casa y a entregarle su vida a Cristo. Cuando la vimos al siguiente día, su cara estaba radiante con gozo. Ella nos contó de cómo ella había ido a casa y en la privacidad de su habitación oró para recibir a Cristo. Entonces, ella tiró por el inodoro todo el vino y los tranquilizantes, de los cuales ella había sido dependiente. Ella realmente era un individuo transformado. Le dimos un Nuevo Testamento versión Good News for Modern Man y le explicamos la importancia de mantener una vida devocional con Dios. Nuestros caminos entonces se apartaron por varios meses. Pero cuando la volvimos a ver ella aún estaba entusiasmada con su fe, y sus posesiones más preciosas eran su Biblia Good News y su Cuatro Leyes Espirituales escritas a mano. Así que fue una gran victoria para Dios. Fue una de las ilustraciones más vívidas que he visto de cómo el Espíritu Santo puede usar argumentos y evidencia para atraer a alguien a un conocimiento salvífico de Dios. Permítanme añadir unas cuantas palabras sobre cada argumento en particular. El argumento cosmológico de Leibniz tiene un pedigrí tremendamente filosófico, históricamente hablando. Está basado en un rompecabezas metafísico muy profundamente arraigado, es decir, ¿por qué existe algo?” Esta pregunta ha molestado a los filósofos literalmente por milenios. Al compartir el argumento, deberíamos intentar evocar una sensación del misterio de la existencia en los no-creyentes. Sin embargo, debo confesar que no he tenido muchas oportunidades de usar el argumento cosmológico de Leibniz en evangelismo. Mi sospecha es que es muy abstracto para ser comprensible para la mayoría de las personas. Pero para las personas filosóficas mentalmente el argumento puede ser atractivo. La clave del argumento será la primer premisa. Los no-creyentes reconocen no otra excepción a este principio aparte del universo en sí mismo; pero, ¿por qué el universo debería de ser una excepción? Observamos que los intentos de justificar una excepción para el universo resultaban ser peticiones de principio. Use una ilustración como la historia de Richard Taylor de la pelota en el bosque, la cual comenzamos a incrementar en tamaño hasta que se vuelva co-extensiva con el universo, para motivar la aceptación de este principio. Personalmente me gusta mucho este argumento.

Respecto al argumento cosmológico kalâm, he encontrado que es muy útil en evangelización. Recientemente, Jan y yo estuvimos en un viaje a China con la sociedad de Filósofos Cristianos, donde tuvimos la oportunidad de participar en la conferencia en la Universidad Fudan, en Shanghái. Ahí escuche una presentación de un estudiante chino

graduado en filosofía que me derribó: ¡era una defensa de los argumentos kalâm para la

finitud del pasado! Le dije a Jan, “Me pregunto si dio con estos argumentos independientemente” Después de su presentación, le di un folleto en chino de mi artículo

sobre la existencia de Dios y el comienzo del universo. Al siguiente día cuando lo vimos, él

difícilmente podía contener su emoción. “No tenía idea que alguien más tuviese pensamientos similares sobre esto,” él dijo. “Cuando leí su folleto, estaba entusiasmado—

de hecho, ¡lloré!” Le dimos materiales adicionales sobre la existencia de Dios y la

resurrección de Cristo, los cuales recibió con agradecimiento. Un puente había sido

construido a través del argumento cosmológico kalâm, El argumento kalâm también es un puente natural para compartir con musulmanes, al tener, una herencia tan rica en el pensamiento medieval Islámico. No estoy seguro de cómo me siento al respecto, pero me han dicho apologistas musulmanes cuanto aprecian mi trabajo porque ¡ellos usan mis argumentos todo el tiempo en debates con ateos! Eso me hizo darme cuenta de lo importante que es que un Cristiano sea entrenado en estos argumentos, para no sean asociados con los musulmanes. De cualquier forma, el argumento kalâm nos da un punto en común con los musulmanes del cual partir a compartir el evangelio. Probablemente la respuesta más común que tendrán al argumento cosmológico kalâm es la réplica, “¿Qué causó a Dios?” Esta es usualmente expresada con un aire de triunfo, como si fuera una cuestión profunda e incontestable, una estaca en el corazón del teísmo. Yo simplemente estoy asombrado de escuchar esta pregunta infantil incluso en los labios de profesores inteligentes. De hecho, la pregunta es fácil de contestar. Recientemente al hablar en la Universidad de Oxford, se me hizo esta pregunta., así que

pacientemente expliqué que la primer premisa del argumento no es que “Todo tiene una

causa” sino “Todo lo que comienza a existir tiene una causa,” y dado que Dios no comenzó a existir, no requiere de una causa. En efecto, un ser eterno no puede tener una causa antecedente. Entonces Dios simplemente es incausado. Más tarde, Richard Cunningham, el director de Inter-Varsity for the United Kingdom, me llevó aparte y dijo, “Bill, tu respuesta estuvo bien. Pero necesitas ayudar a las personas a ver simplemente cuan tonta es la

pregunta al inyectarle un poco de diversión en ella.“ Así que cuando estuve en Cambridge la siguiente semana y me fue hecha la misma pregunta, dije, “Sabes, esa es realmente una pregunta sin sentido. Es como romperse la cabeza preguntándose, ‘¿Cuál es la causa de la Primera Causa no Causada?’” Eso obtuvo una risa de la audiencia y pareció ser una manera

más efectiva de comunicar el punto. Preguntar por la causa de Dios es como preguntar por la esposa del soltero. También me doy cuenta de que la mayoría de las personas no entienden la teoría del Big Bang. Ellos parecen pensar que había un perdigón súper-denso de material existiendo en espacio vacío desde tiempos inmemorables el cual solo explotó. Tú deberás ayudarles a ver que esto es completamente un malentendido del modelo. Explíqueles que de acuerdo a la teoría toda la materia y energía, incluso el espacio y tiempo físico mismos, comenzaron a existir en el Big Bang: había literalmente nada antes de él, (es decir, no había algo antes). Así que la causa del universo debe ser un ser trascendental. No deje que se escabullan

diciendo que no entendemos la física del universo temprano, ya que el teorema Borde- Guth-Vilenkin que discutimos no depende de tener una teoría física de esta era. Respecto al argumento teleológico, la gran ventaja de la versión del ajuste fino es que te habilita a evadir la pregunta emocionalmente cargada de la evolución biológica y a mostrar que para que la evolución tome lugar en cualquier parte del universo las condiciones iniciales cósmicas tuvieron que ser incomprensiblemente ajustadas finamente. Esta versión del argumento goza de una ventaja estratégica que en vez de obstaculizar una teoría científica ampliamente aceptada, está completamente en línea con el pensamiento científico aceptado. Por lo tanto, la creencia en la evolución no es un problema; no le estamos pidiendo al no creyente que abandone su creencia en la evolución biológica. En relación al argumento moral, note que el argumento está formulado en términos de morales objetivos en lugar de morales absolutos. El término absoluto es confuso y puede levantar obstáculos innecesarios en la mente del no creyente. Una acción puede ser objetivamente incorrecta sin ser absolutamente incorrecta. Matar a otra persona puede ser incorrecto en ciertas circunstancias y correcto en otras (como cuando un policía dispara a un terrorista); pero en cada conjunto de circunstancias habrá objetivamente acciones correctas e incorrectas, es correcto matar en ciertas circunstancias e incorrecto en otras. En lo que estamos interesados es en la objetividad, no en lo absoluto. En mi experiencia, el argumento moral es el más efectivo para la existencia de Dios. Digo esto a regañadientes porque mi favorito es el argumento cosmológico. Pero los argumentos cosmológico y teleológico realmente no los afecta personalmente y entonces pueden ser descartados como curiosidades. Pero el argumento moral no puede ser desechado de tal forma. Cada día que te levantas respondes a la pregunta sobre si hay valores morales objetivos por la forma en que vives. Es ineludible. Además, este argumento tiene tremenda fuerza porque los estudiantes han sido indoctrinados a creer ambas premisas. Ellos simplemente no las han puesto juntas para ver las implicaciones inevitables. Por una parte, les han enseñado a creer que el relativismo moral es verdadero, que los valores y deberes morales son culturales e incluso relativos personalmente y que no tienes derecho a juzgar a otros. Les han contado la historia evolutiva y creen que la moralidad es el subproducto de la naturaleza y la crianza. Por otra parte, están inmersos en la corrección política y los valores que conlleva. Por ejemplo, el sentimiento expresado de que nadie tiene el derecho de juzgar a otro no tiene el propósito de ser la negación de la obligación moral sino la afirmación de la obligación de ser

tolerante y de mente abierta. La convicción es que es incorrecto juzgar a otro. A pesar de que los estudiantes le dan servicio de labios al relativismo, ellos realmente no lo creen ni

viven en esa forma. Simplemente pregúnteles, “Así que, ¿realmente piensas que estaría

bien si el gobierno acorralara a todos los homosexuales y los arrojará a campos de concentración de la forma en que lo hicieron los Nazis? ¿Tú no tienes problema con la discriminación racial, yo supongo? ¿No crees que no hay nada malo sobre el maltrato a la esposa o el abuso infantil?” Puede hacer el punto especialmente efectivo si usa atrocidades morales perpetradas en nombre de la religión. “¿Piensas que está bien que los sacerdotes católicos abusen sexualmente de niños pequeños y que la Iglesia no hizo nada malo al intentar encubrirlo? Creo que no tienes ningún problema con las cruzadas o la Inquisición. En tu perspectiva no hay nada realmente incorrecto acerca de imponer tus creencias sobre otra persona ¿cierto?“ Si usted está lidiando con alguien que es un indagador honesto puedo garantizar que 95% del tiempo, esa persona estará de acuerdo que hay valores y deberes morales objetivos.

Ahora esto pone al no creyente en un verdadero dilema. Dese cuenta que usted no necesita probar que las premisas del argumento son ciertas. Las premisas en un argumento sólido solo necesitan ser verdaderas, Mientras el no creyente crea que las premisas son verdaderas él estará lógicamente comprometido a creer la conclusión de la misma forma. Si quiere evitar la conclusión del argumento, deberá negar una de las premisas. ¿Pero cuál? Él cree ambas. Esta disyuntiva puede llevar a conversaciones realmente extrañas. Recuerdo un caso en el cual el no creyente con el que hablaba saltaba hacia atrás y hacia delante entre las premisas. Cuando hablábamos sobre la primer premisa él estaba de acuerdo con ella y negaba la segunda. Pero cuando hablábamos de la segunda, él la aceptaría y negaría la primera. Y así continuamos, avanzando y retrocediendo, con él ¡incapaz de decidirse! Puede parecer gracioso, pero en realidad es patético ver a alguien pataleando de esta forma en un intento vano para evitar a Dios. Muy frecuentemente, los no creyentes en la multitud de Libre Pensamiento responderán al argumento moral al atacar la moralidad enseñada en la Biblia o señalando a atrocidades morales aparentes mandadas por Dios en la Biblia como la matanza de los Cananeos. “¡El Dios de la Biblia Hebrea es un monstruo moral!” ellos declaran. Este intento de invertir los papeles es un cortina de humo, y usted no debería ser engañado por ella. Solo pregúntate a sí mismo: ¿cuál de las premisas del argumento moral refuta? ¡Ciertamente no la segunda! De hecho, para denunciar las acciones de Dios registradas en la Biblia como inmorales, uno debe presuponer que los valores morales objetivos existen. Así que la objeción en realidad presupone la creencia en la segunda premisa. Entonces ¿qué hay de la primera premisa, si Dios no existe, los valores y deberes morales objetivos no existen? ¿Es esa premisa anulada de alguna forma por la objeción? Pues, no; historias de atrocidades morales no hacen nada para socavar el relato naturalista de la moralidad. ¿Puede imaginar intentando refutar a Michael Ruse al resaltar historias en la Biblia? Entonces ¿qué prueba esta objeción? A lo mucho, probaría que ciertos escritores bíblicos erraron en atribuir estos mandatos a Dios. Esa conclusión ni siquiera perturbaría a un teísta que esta fuera de la tradición Judeo-Cristiana. E incluso en el caso de Judíos y Cristianos, ¿qué ajustes en su teología necesitaría tal conclusión? Absolutamente, no les requeriría abandonar la existencia de Dios o su perfección moral. Sino, serían forzados en el peor caso a abandonar la inerrancia bíblica. El hacerlo requeriría adaptar su doctrina de inspiración bíblica para que no implique inerrancia. Ello sin duda sería un acoplamiento mayor, pero sería totalmente irrelevante a la teoría moral del mandato divino. Finalmente lo que vemos es que, entonces, este ataque a la descripción de Dios en la Biblia Hebrea no es realmente un ataque a la teoría moral del mandato divino o a la Perfección Moral de Dios sino es realmente un ataque a la inerrancia bíblica y por lo tanto debe ser tratada como tal. 42 No hace nada para refutar el argumento moral para la existencia de Dios. Así que si mantiene la calma y no se deja distraer por irrelevancias, pienso que encontrará que el argumento moral para Dios es muy defendible y extremadamente persuasivo. Lo que nos lleva finalmente al argumento ontológico. Se ha dicho que probablemente nadie en la historia de la humanidad ha llegado a creer en Dios en base al argumento ontológico. Eso en realidad no es verdaduno de mis colegas estudiantes de posgrado que escribía su disertación sobre el argumento ontológico me dijo que su asesor

42 Para respuestas a tales objeciones ver, “That’s Just Your Interpretation” (Grand Rapids, Mich.: Baker, 2001); idem, “How Do You Know You’re Not Wrong?” (Grand Rapids, Mich.: Baker, 2005).

llegó a creer que el argumento era sólidoaun así el punto es innegable que no ha jugado un rol importante en la evangelización. Después de un gran periodo de escepticismo sobre el argumento, llegue a creer que el argumento no es meramente sólido sino uno bueno. No lo he usado en evangelismo simplemente porque es muy difícil para las personas entenderlo y porque hay otros argumentos más atractivos. Finalmente lo usé como parte de un caso cumulativo en una plática en un Foro Veritas en la Universidad de Ohio el año pasado, pero todas las preguntas de la audiencia se concentraban en los otros argumentos. Me gustaría usarlo más seguido. Recuerde: no necesita probar una premisa a alguien para que el argumento sea bueno para él. En tanto el crea que las premisas son verdaderas, él está racionalmente obligado a aceptar la conclusión. Así que nosotros simplemente podremos presentar el argumento al no creyente como un condicional: Si la existencia de Dios es siquiera posible, entonces Dios existe. ¡Solo eso en una abrumadora revelación! Podríamos aseverar, si quisiéramos, que no podemos probar sin una forma de petición de principio que la existencia de Dios es posible, pero correctamente insistir que si el no creyente está de acuerdo en que la existencia de Dios es posible, entonces, él está lógicamente comprometido a la conclusión de que Dios existe. ¡Ello le dará algo en que pensar! Así que le animo a dominar estos argumentos y aprender a comunicarlos con

sensibilidad. Uno de mis maestros en apologética una vez recomendó, “Conoce el tema profundamente y compártelo simplemente.” Si no puedes responder una objeción del no

creyente en un punto, admítelo y refiérelo a literatura sobre el tema que pueda satisfacer su pregunta. En una era de incremento del ateísmo y agnosticismo, no podemos darnos el lujo de prescindir una apologética para la más básica de las creencias Cristianas: la existencia de Dios.

Literatura Citada O Recomendada

Antecedentes Históricos

Al-Ghāzalī. “The Jerusalem Tract.” Traducido y editado por A. L. Tibawi. The Islamic Quarterly 9 (1965): 95122. ———. Kitab al-Iqtisad fi’l-I’tiqad. Citado en Beaurecueil, S. de. “Gazzali et S. Thomas d’Aqin: Essai sur la preuve de l’existence de Dieu proposée dans l’Iqtisad et sa comparaison avec les ‘voies’ Thomistes.” Bulletin de l’Institut Francais d’Archaeologie Orientale 46 (1947): 199238. ———. Tahafut al-Falasifah [Incoherence of the Philosophers]. Traducido por Sabih Ahmad Kamali. Lahore, Pakistan: Pakistan Philosophical Congress, 1958.

Anselm. Proslogion. En Anselm of Canterbury, 4 vols., editado y traducido por Jaspar Hopkins and Herbert Richardson. London: SCM, 1974. Ver particularmente 2, 3.

Aristotle. The Works of Aristotle. 12 vols. Editado por W. D. Ross. Oxford: Clarendon,

19081952.

Chroust, Anton-Hermann. “A Cosmological (Teleological) Proof for the Existence of God en Aristotle’s On Philosophy.” In Aristotle: New Light on His Lost Works. London:

Craig, William Lane. The Cosmological Argument from Plato to Leibniz. New York:

Barnes & Noble, 1980.

Hume, David. Dialogues Concerning Natural Religion. Editado con una introducción de Nor- man Kemp Smith. New York: Bobbs-Merrill, 1947.

Leibniz, G. W. F. von. “Monadology.” En Leibniz Selections, editado por P. Wiener, 533– 52. New York: Scribner’s, 1951. ———. “On the Ultimate Origin of Things.” En Leibniz Selections, editado por P. Wiener, 345–55. New York: Scribner’s, 1951. ———. “The Principles of Nature and of Grace, Based on Reason.” En Leibniz Selections, editado por P. Wiener, 522–33. New York: Scribner’s, 1951. ———. Theodicy: Essays on the Goodness of God, the Freedom of Man, and the Origin of Evil. Traducido por E. M. Huggard. London: Routledge & Kegan Paul, 1951.

“Modernizing the Case for God,” Time, April 7, 1980, 6566.

Paley, William. Natural Theology: Selections. Editado con una introducción por F. Ferré. Indianapolis: Bobbs-Merrill, 1963.

Plantinga, Alvin, ed. The Ontological Argument. Garden City, N.Y.: Doubleday, 1965.

Plato. The Dialogues of Plato. 4 vols. 4th ed., rev. Traducido con introducciones y análisis por B. Jowett. Oxford: Clarendon, 1953.

Smith,

Quentin,

“The

Metaphilosophy

of

Naturalism”

Philo

4/2

(2001);

http://www.philoon- line.org/library/smith_4_2.htm.

Sorley, William R. Moral Values and the Idea of God. New York: Macmillan, 1930.

Stephen, Leslie. History of English Thought in the Eighteenth Century. 2 vols. 2nd ed. London: Smith, Elder, 1881. Tennant, F.R. Philosophical Theology. 2 vols. Cambridge:

Cambridge University Press, 1930. Su argumento teleológico está en el volumen 2.

Thomas Aquinas. On the Truth of the Catholic Faith. Editado y traducido por Anton C. Pegis, et al. Notre Dame, Ind.: University of Notre Dame Press, 1975. Ver particularmente

1.13.

———. Summa theologiae. 60 vols. London: Eyre & Spottiswoode for Blackfriars, 1964.

See particularly 1a.2, 3.

Valoración Adams, Robert Merrihew. Finite and Infinite Goods. Oxford: Oxford University Press,

2000.

———. “Flavors, Colors, and God.” In The Virtue of Faith. New York: Oxford University Press, 1987.

Alston, William. “What Euthyphro Should Have Said.” En Philosophy of Religion: a Reader and Guide, editado por William L. Craig, 28398. Edinburgh: Edinburgh University Press, 2001; New Brunswick, N. J.: Rutgers University Press, 2001.

Balaguer, Mark, Platonism and Anti-Platonism in Mathematics. New York: Oxford University Press, 1998. ———. Stanford Encyclopedia of Philosophy, s.v. “Platonism in Metaphysics,” por Mark Balaguer (Summer 2004). Editado por Edward N. Zalta, http://plato.stanford.edu/ar- chives/sum2004/ entries/platonism/ ———. “A Theory of Mathematical Correctness and Mathematical Truth,” Pacific Philo- sophical Quarterly 82 (2001): 87114.

Barrow, John D. Theories of Everything. Oxford: Clarendon Press, 1991. Barrow, John D. y Frank J. Tipler. The Anthropic Cosmological Principle. Oxford: Clarendon, 1986. Un compendio actualizado por el catálogo de Paley.

Boa, Kenneth y Robert M. Bowman. 20 Compelling Evidences That God Exists. Tulsa, Okla.: RiverOak, 2002.

Boltzmann, Ludwig, Lectures on Gas Theory. Traducido por Stephen G. Brush. Berkeley:

University of California Press, 1964.

Borde, A. y A. Vilenkin, “Eternal Inflation and the Initial Singularity.” Physical Review Letters 72 (1994): 33058.

Borde, A., Alan Guth, y Alexander Vilenkin, “Inflation Is Not Past-Eternal.” http://arXiv:

gr-qc/0110012v1 (October 1, 2001).

Bousso, R. y B. Freivogel, “A paradox in the global description of the multiverse.” http://

arXiv:hep-th/0610132.

Brink, David O. “The Autonomy of Ethics.” En The Cambridge Companion to Atheism, editado por Michael Martin, 14965. Cambridge Companions to Philosophy. Cambridge:

Cambridge University Press, 2007.

Burrill, Donald R. The Cosmological Arguments. Garden City, N.Y.: Doubleday, 1967. Chihara, Charles S., Constructibility and Mathematical Existence. Oxford: Clarendon,

1990.

———. A Structural Account of Mathematics. Oxford: Clarendon Press, 2004.

Collins, Robin. “A Scientific Argument for the Existence of God: The Fine-Tuning Design Argument.” En Reason for the Hope Within, editado por Michael J. Murray, 4775. Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1999. ———. The Well-Tempered Universe: God, Fine-Tuning, and the Laws of Nature. 2 vols. (próximamente).

Copan, Paul. How Do You Know You’re Not Wrong? Grand Rapids, Mich.: Baker, 2005. ———. That’s Just Your Interpretation. Grand Rapids, Mich.: Baker, 2001.Copan, Paul y William Lane Craig. Creation out of Nothing: A Biblical, Philosophical, and Scientific Exploration. Grand Rapids, Mich.: Baker, 2004.

Copan, Paul y Paul Moser, eds. The Rationality of Theism. London: Routledge, 2003.

Craig, William Lane. The Kalām Cosmological Argument. New York: Barnes & Noble,

1979.

———. ed. Philosophy of Religion: A Reader and Guide. New Brunswick, N. J.: Rutgers

University Press, 2001. ———. Time and Eternity. Wheaton, Ill.: Crossway Books, 2001.

Craig, William Lane y Antony Flew. Does God Exist? Editado por Stan Wallace. Con respuesta de K. Yandell, P. Moser, D. Geivett, M. Martin, D. Yandell, W. Rowe, K. Parsons, y Wm. Wainwright. Aldershot, England: Ashgate, 2003.

Craig, William Lane y Paul Kurtz. God and Ethics: A Contemporary Debate. Editado por Nathan King y Robert Garcia, con respuesta por L. Antony, W. Sinnott-Armstrong, J. Hare,

D. Hubin, S. Layman, M. Murphy, y R. Swinburne. Lanham, Md.: Rowman & Littlefield,

2007.

Craig, William Lane y J. P. Moreland, eds. Companion to Natural Theology. Oxford:

Black- well, próximamente. Una excelente colección de artículos largos que tratan los principales argumentos teístas por Robin Collins,William Lane Craig, Stewart Goetz, Kai Man Kwan, Mark Linville, Lydia y Timothy McGrew, Robert Maydole, J. P. Moreland, Alexander Pruss, Victor Reppert, y Charles Taliaferro.

Craig, William Lane y Walter Sinnott-Armstrong. God? A Debate between a Christian and an Atheist. New York: Oxford University Press, 2003.

Craig, William Lane y Quentin Smith. Theism, Atheism, and Big Bang Cosmology. Oxford:

Clarendon Press, 1993.

Davies, P. C. W. “The Big Bang—and Before.”The Thomas Aquinas College Lecture Series. Thomas Aquinas College. Santa Paula, Calif., March 2002. ———. “The Big Questions: In the Beginning.” ABC Science Online, entrevista con Phillip Adams, http://aca.mq.edu.au/pdavieshtml. ———. The Mind of God. New York: Simon & Schuster, 1992. ———. The Physics of Time Asymmetry. London: Surrey University Press, 1974. ———. “Spacetime Singularities in Cosmology.” En The Study of Time III, editado por J. T. Fraser, N. Lawrence, D. Park, 7491. Berlin: Springer, 1978.

Davis, Stephen T. “The Cosmological Argument and the Epistemic Status of Belief in God.” Philosophia Christi 1 (1999): 515. ———. God, Reason, and Theistic Proofs. Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1997.

Dawkins, Richard. The God Delusion. New York: Houghton Mifflin, 2006.

Dembski, William A. The Design Inference: Eliminating Chance through Small Probabilities. Cambridge Studies in Probability, Induction, and Decision Theory. Cambridge: Cambridge University Press, 1998.

Dennett, Daniel, Breaking the Spell: Religion as a Natural Phenomenon. New York:

Viking, 2006.Dicus, Duane, et al. “Effects of Proton Decay on the Cosmological Future.” Astrophysical Journal 252 (1982): 19. ———. et al. “The Future of the Universe.” Scientific American, March 1983, 90101.

Denton, Michael. Evolution: A Theory in Crisis. Bethesda, Md.: Adler & Adler, 1986.

———. Nature’s Destiny: How the Laws of Biology Reveal Purpose in the Universe. New York: Free Press, 1998.

———. et al. “Disturbing Implications of a Cosmological Constant.” http://arXiv.org/abs/

hep-th/0208013v3 (November 14, 2002).

Earman, John and Jesus Mosterin, “A Critical Look at Inflationary Cosmology.” Philosophy of Science 66 (1999): 149.

Eddington, Arthur. The Expanding Universe. New York: Macmillan, 1933. ———. Space, Time, and Gravitation. 1920; repr. ed. Cambridge: Cambridge University Press, 1987.

Ellis, G. F. R., U. Kirchner, y W. R. Stoeger. “Multiverses and Physical Cosmology.” http://arXiv:astro-ph/0305292 v3 (August 28, 2003).

Felder, Gary, Andret Frolov, Lev Kaufman, y Andrei Linde. “Cosmology with Negative Potentials.” http://arXiv:hep-th/0202017v2 (February 16, 2002).

Gale, Richard M.“The Failure of Classic Theistic Arguments.” En The Cambridge Companion to Atheism, editado por Michael Martin, 86101. Cambridge Companions to

Philosophy. Cambridge: Cambridge University Press, 2007. ———. On the Existence and Nature of God. New York: Cambridge University Press,

1991.

Gamow, George. One, Two, Three

Infinity. London: Macmillan, 1946.Ganssle, Gregory

... E. “Necessary Moral Truths and the Need for Explanation.” Philosophia Christi 2 (2000):

10512.Gasperini, M. “Inflation and Initial Conditions in the Pre-Big Bang Scenario.” Physics Review D 61 (2000): 87301305.———. “Looking Back in Time beyond the Big Bang.” Modern Physics Letters A 14/16 (1999): 105966.

Gasperini, M. y G. Veneziano. “The Pre-Big Bang Scenario in String Cosmology.” http://arXiv:hep-th/0207130v1 ( July 12, 2002).

Gott III, J. R., “Creation of Open Universes from de Sitter Space.” Nature 295 (1982):

3047.

Gott, J. Richard, et al. “Will the Universe Expand Forever?” Scientific American, March 1976, 6279.

Grünbaum, Adolf. “Pseudo-Creation of the Big Bang.” Nature 344 (1990): 82122. ———. “The Pseudo-Problem of Creation in Physical Cosmology.” En Physical Cosmol- ogy and Philosophy, editado por John Leslie. Philosophical Topics, 92112. New York:

Macmillan, 1990.

Hackett, Stuart. The Resurrection of Theism. 2nd ed. Grand Rapids, Mich.: Baker, 1982.

Haldane, J. J. y J. J. C. Smart. Atheism and Theism. Great Debates in Philosophy. London:

Blackwell, 1996.

Hartle, J. y S. Hawking. “Wave Function of the Universe.” Physical Review D 28 (1983):

296075.

Hawking, Stephen. A Brief History of Time. New York: Bantam, 1988. ———. “Information Loss in Black Holes.” http://arXiv:hep-th/0507171v2 (September 15,

2005).

Hawking, Stephen y Roger Penrose. The Nature of Space and Time. The Isaac Newton Institute Series of Lectures. Princeton, N. J.: Princeton University Press, 1996.

Hick, John. Arguments for the Existence of God. London: Macmillan, 1971.

Hilbert, David, “On the Infinite.” En Philosophy of Mathematics, editado con una introducción por Paul Benacerraf y Hillary Putnam, 183201. Englewood Cliffs, N.J.:

Prentice- Hall, 1964.

Hume, David. The Letters of David Hume. 2 vols. Editado por J. Y. T. Greig. Oxford: Clar- endon, 1932.

Idziak, Janine Marie. Divine Command Morality: Historical and Contemporary Readings. Lewiston, N.Y.: Edwin Mellen Press, 1980.

Isham, C. J. “Creation of the Universe as a Quantum Process.” En Physics, Philosophy, and Theology, editado por R. J. Russell, W. R. Stoeger, y G. V. Coyne. Vatican City State:

Vatican Observatory, 1988. ———. “Quantum Theories of the Creation of the Universe.” Documento inédito, una versión preliminar de lo que aparece en Interpreting the Universe as Creation. Editado por V. Brummer. The Netherlands: Pharos, 1991.

———. “Space, Time, and Quantum Cosmology.” Documento presentado en la conferencia “God, Time, and Modern Physics.” Science and Religion Forum, March 1990.

Jastrow, Robert. God and the Astronomers. New York: W. W. Norton, 1978.

Kanitscheider, Bernulf. “Does Physical Cosmology Transcend the Limits of Naturalistic Reasoning?” En Studies on Mario Bunge’s “Treatise,editado por P. Weingartner and G. J. W. Doen, 34674. Amsterdam: Rodopi, 1990.

Kurtz, Paul. The Courage to Become. Westport, Conn.: Praeger, 1997. ———. Forbidden Fruit. Buffalo, N.Y.: Prometheus, 1988.

Leslie, John. “The Prerequisites of Life in Our Universe.” En Newton and the New Direction in Science, editado por G. V. Coyne, M. Heller, y J. Zycinski, 97119. Vatican:

Citta del Vaticano, 1988. ———. Universes. London: Routledge, 1989.Linde, A. D. “Chaotic Inflation.” Physics Letters 1298 (1983): 17781. ———. “The Inflationary Universe.” Reports on Progress in Physics 47 (1984): 92586. ———. “Sinks in the Landscape, Boltzmann Brains, and the Cosmological Constant Problem.” http://arXiv:hep-th/0611043.

Linde, A. D. y Arthur Mezhlumian. “From the Big Bang Theory to the Theory of a Stationary Universe.” Physical Review D 49 (1994): 17831826.

Lipton, Peter. Inference to the Best Explanation. London: Routledge, 1991.Mackie, J. L. Critical notice of The Creation, por Peter Atkins. Times Literary Supplement 5 (February 1982), 126. ———. The Miracle of Theism. Oxford: Clarendon, 1982. Martin, Michael, ed. The Cambridge Companion to Atheism. Cambridge Companions to Philosophy. Cambridge:

Cambridge University Press, 2007.

Maydole, Robert. “The Modal Perfection Argument for the Existence of God.” Philo 6 (2003): 299313.

McMullin, Ernan. “Anthropic Explanation in Cosmology.” Documento presentado en la conferencia “God and Physical Cosmology,” University of Notre Dame, January 30– February 1, 2003.

Naber, Gregory L. Spacetime and Singularities: an Introduction. Cambridge: Cambridge University Press, 1988.

Novikov, I. D., y Ya. B. Zeldovich. “Physical Processes Near Cosmological Singularities.” Annual Review of Astronomy and Astrophysics 11 (1973): 387410.

Nowacki, Mark R. The Kalām Cosmological Argument for God. Estudios en Analytic Philosophy. Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 2007.

Oderberg, DavidS. “Traversal of the Infinite, the ‘BigBang,’ and the Kalām Cosmological Argument.” Philosophia Christi 4 (2002): 30334.

Oppy, Graham. Arguing about Gods. Cambridge: Cambridge University Press, 2006. ———. Ontological Arguments and Belief in God. Cambridge: Cambridge University Press, 1995. ———. Philosophical Perspectives on Infinity. Cambridge: Cambridge University Press,

2006.

Page, Don N. “Return of the Boltzmann Brains.” http://arXiv:hep-th/0611158 (Noviembre 15, 2006).

Penrose, Roger. The Road to Reality. New York: Alfred A. Knopf, 2005.———. “Time-Asymmetry and Quantum Gravity.” En Quantum Gravity 2, editado por C. J. Isham, R. Penrose, y D. W. Sciama, 24572. Oxford: Clarendon, 1981.

Plantinga, Alvin. The Nature of Necessity. Oxford: Clarendon, 1974. Ver particularmente la sección del argumento ontológico. ———. “Two Dozen (or So) Theistic Arguments.” Documento presentado en el 33rd Annual Philosophy Conference, Wheaton College, Octubre 2325, 1986. Reproducido como apéndice para Deane-Peter Baker, ed. Alvin Plantinga, 20327. Cambridge:

Cambridge University Press.

Pruss, Alexander R. Critical notice of Why Is There Something Rather Than Nothing? por Bede Rundle. Philosophia Christi 7 (2005): 20913. ———. The Principle of Sufficient Reason: A Reassessment. Cambridge: Cambridge University Press, 2006.

Quinn, Philip L. Divine Commands and Moral Requirements. Oxford: Clarendon Press,

1978.

Rees, Martin. Just Six Numbers. New York: Basic Books, 2000.

Reeves, Hubert, Jean Audouze, William A. Fowler, y David N. Schramm. “On the Origin of Light Elements.” Astrophysical Journal 179 (1973): 90930.

Rundle, Bede. Why Is There Something Rather Than Nothing? Oxford: Oxford University Press, 2004.

Ruse, Michael. Darwinism Defended. London: Addison-Wesley, 1982. ———.“Evolutionary Theory and Christian Ethics.” En The Darwinian Paradigm, 26269. London: Routledge, 1989.

Russell, Bertrand. Our Knowledge of the External World. 2nd ed. New York: W. W. Norton, 1929.

Schlegel, Richard, “Time and Thermodynamics.” En The Voices of Time, editado por J. T. Fraser. London: Penguin, 1968.

Sierpiński, Wacław. Cardinal and Ordinal Numbers. Polska Akademia Nauk Monografie Matematyczne 34. Warsaw: Państwowe Wydawnictwo Naukowe, 1958.

Silk, Joseph. The Big Bang. 2nd ed. San Francisco: W. H. Freeman, 1989.

Sinnott-Armstrong, Walter. “Moral Skepticism and Justification.” En Moral Knowledge, editado por Walter Sinnott-Armstrong and Mark Timmons, 348. New York: Oxford University Press, 1996. ———.“Why Traditional Theism Cannot Provide an Adequate Foundation for Morality.” En God and Ethics: A Contemporary Debate, editado por Nathan King y Robert Garcia. Lanham, Md.: Rowman & Littlefield, 2008.

Smith, Quentin. “Kalām Cosmological Arguments for Atheism.” En The Cambridge Com- panion to Atheism, editado por Michael Martin, 18298. Cambridge Companions to Philosophy. Cambridge: Cambridge University Press, 2007. ———. “The Metaphilosophy of Naturalism.” Philo 4 (2001): 195215. También disponible en http://www.qsmithwmu.com/metaphilosophy_of_naturalism.htm.

Sobel, Jordan Howard. Logic and Theism: Arguments For and Against Beliefs in God. Cam- bridge: Cambridge University Press, 2004.

Susskind, Leonard. The Cosmic Landscape: String Theory and the Illusion of Intelligent Design. New York: Little, Brown, 2006.

Swinburne, Richard. The Existence of God. Rev. ed. Oxford: Clarendon, 1991.Taylor, Richard. Ethics, Faith, and Reason. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall, 1985. ———. Metaphysics. 4th ed. Foundations of Philosophy. Englewood Cliffs, N. J.:

Prentice-Hall, 1991.

Tinsley, Beatrice. “From Big Bang to Eternity?” Natural History Magazine, October 1975,

1025.

Vaas, Rüdiger.“Time before Time: Classifications of Universes in Contemporary

cosmology, and how to avoid the antinomy of the beginning and eternity of the world.”

http://arXiv. org/abs/physics/0408111 (2004).

Veneziano, Gabriele. “A Simple/Short Introduction to Pre-Big Bang Physics/ Cosmology.” http://arXiv:hep-th/9802057v2 (Marzo 2, 1998).

Vilenkin, Alex. “Birth of Inflationary Universes.” Physical Review D 27 (1983): 284855. ———. “Creation of the Universe from Nothing.” Physical Letters 117B (1982): 258.

———. Many Worlds in One: The Search for Other Universes. New York: Hill and Wang,

2006.

———. “Quantum Cosmology and Eternal Inflation.” http://arXiv:gr-qc/0204061v1 (Abril 18, 2002).

Wainwright, William J. Religion and Morality. Ashgate Philosophy of Religion Series. Aldershot, England: Ashgate, 2005.

Wheeler, John A. “Beyond the Hole.” En Some Strangeness in the Proportion, editado por Harry Woolf, 34175. Reading, Mass.: Addison-Wesley, 1980.

Wittgenstein, Ludwig. Lectures on the Foundations of Mathematics. Editado por Cora Diamond. Sussex, England: Harvester, 1976.

Wolpert, Lewis. Six Impossible Things before Breakfast. London: Faber and Faber, 2006.

Wright, Crispen and Bob Hale. “Nominalism and the Contingency of Abstract Objects.” Journal of Philosophy 89 (1992): 11135.

Yablo, Stephen. “Go Figure: A Path through Fictionalism.” En Figurative Language, editado por Peter A. French and Howard K. Wettstein. Midwest Studies in Philosophy 25, 72102. Oxford: Blackwell, 2001. ———.“A Paradox of Existence.” En Empty Names, Fiction, and the Puzzles of Non- Existence, editado por Anthony Everett y Thomas Hofweber, 275312. Stanford: Center for Study of Language and Information, 2000.