Está en la página 1de 7

Química

L as nubes se forman cuando el aire se eleva calentado por la irradiación terrestre. Cuando se calienta, el aire sube y
se eleva hasta su punto de rocío, momento en el cual el vapor de agua se condensa en pequeñas gotitas de agua o
cristales de hielo. La forma de las nubes varía al igual que su textura, dependiendo del calor que las impulse, la
composición atmosférica y el viento que las empuje determinando su altura.

Las gotas de agua que forman las nubes son esféricas y muy pequeñas (entre 0,004 y 0,1mm). Estas gotas se encuentran
suspendidas en el aire y sometidas a corrientes ascendentes y otras fuerzas, de tal forma que se encuentran en constante
movimiento dentro de la nube, chocando unas con otras y agrupándose entre ellas. Según las condiciones atmosféricas
existentes, se puede producir un aumento de su espesor hasta el punto de que su peso supere las fuerzas ascendentes y
caigan hacia la tierra en forma de lluvia o precipitación.

Mecanismos de formación
El principal método para lograr el proceso de condensación consiste en enfriar una masa húmeda de aire para conseguir
su punto de rocío. Y este proceso es el que da lugar a la formación de nubes, pues el aire caliente que se encuentra en las
capas bajas se enfría al ascender a cotas superiores. Al alcanzar la temperatura de punto de rocío ya no puede retener toda
su humedad en forma de vapor, que se condensa rápidamente.

Las causas que provocan este enfriamiento son diversas:


Una corriente de aire puede ser forzada a ascender cuando encuentra una pronunciada elevación de terreno en su camino,
ya sea una montaña o una cordillera. El flujo de aire es perturbado de tal manera que sube a la altura suficiente para
sortear el obstáculo. Al elevarse se enfría y condensa, dando lugar al nacimiento de nubes, principalmente cúmulos y
altocúmulos, que adoptan muchas veces la forma lenticular, es decir, como una lente gigantesca.

Una corriente de aire también puede elevarse cuando dos masas de diferentes tipos de aire se encuentran, o sea, cuando
una masa de aire caliente tropieza con una "montaña" de aire frío, formando lo que se denomina un frente, que es el límite
que separa una región de aire caliente de una de aire frío.

Si esas dos masas se mueven a distintas velocidades, la más cálida se desliza sobre el frente, ascendiendo a niveles
superiores. Por este procedimiento, algunas veces llegan a alcanzar cotas de miles de metros. A medida que el aire va
elevándose hacia la cima del frente, se van formando distintos tipos de nubes, siendo más espesas cuanto más cerca están
del suelo y dan lugar a lluvia o nieve en la parte más baja. Este sistema puede designarse como frontal o ciclónico.

Además el aire también puede elevarse por sí mismo al calentarse, dando lugar a las corrientes de convección. Este
proceso es muy corriente en los días calurosos de verano, pues el aire cercano al suelo se calienta rápidamente a causa del
calor desprendido por la tierra y el irradiado por el Sol, por lo que se vuelve más liviano que el que le rodea y asciende.
Esto da lugar especialmente a cúmulos, pero cuando las corrientes de convección son fuertes o penetrantes, se forman los
cumulonimbos o nubes de tormenta, tan característicos del verano.

Frentes
Cuando dos grandes masas de aire con temperaturas distintas y uniformes se encuentran, se produce un choque que genera
una variación brusca de la humedad y de la temperatura. La línea de choque se llama "frente"

Se llama frente frió cuando el aire frió avanza hacia el caliente y frente cálido si el aire caliente se abre paso hacia el frió.
La zona alterada como consecuencia del choque se llama ciclón, borrasca o depresión. Por el contrario, la zona donde la
atmósfera es más estable, con altas presiones, se llama anticiclón.

Las isobaras son las líneas que unen los puntos en que la presión atmosférica al nivel del mar es la misma. Suelen
expresarse en milibares y son muy útiles para la predicción meteorológica. En ocasiones las isobaras forman familias de
curvas encerradas unas en otras alrededor de una región donde la presión es más alta o más baja que en los puntos de su
alrededor. En el primer caso constituye un anticiclón y en el segundo un ciclón.

Se llama sistema frontal a un par de frentes, el primero cálido y el segundo frío, que van con unidos a una depresión o
borrasca.

Borrascas y anticiclones
Una borrasca o ciclón es una zona de baja presión atmosférica rodeada por un sistema de vientos que en el hemisferio
norte se mueven en sentido opuesto a las agujas del reloj, y en sentido contrario en el hemisferio sur. El término ciclón se
ha utilizado con un sentido más amplio aplicándolo a las tormentas y perturbaciones que acompañan a estos sistemas de
baja presión, en particular a los violentos huracanes tropicales y a los tifones, centrados en zonas de presión
extraordinariamente baja.

Un anticiclón es una zona donde la presión atmosférica es más alta que en las zonas circundantes. Las isobaras suelen
estar muy separadas, mostrando la presencia de vientos suaves que llegan a desaparecer en las proximidades del centro.
El aire se mueve en la dirección de las agujas del reloj en el hemisferio Norte y en sentido contrario en el hemisferio Sur. El
movimiento del aire en los anticiclones se caracteriza por los fenómenos de convergencia en los niveles superiores y
divergencia en los inferiores. El aire que baja se va secando y calentando, por lo que trae consigo estabilidad y buen
tiempo, con escasa probabilidad de lluvia. En invierno, sin embargo, el aire que desciende puede atrapar nieblas y
elementos contaminantes bajo una inversión térmica y llegar a formar el denominado "smog".
D e acuerdo con el Atlas Internacional
de Nubes, publicado en 1956 por la
Organización Meteorológica Mundial
(OMM), las nubes se clasifican en 10 formas
características, o géneros, que se excluyen
mutuamente.
Las formas nubosas fundamentales son tres:
cirros, cúmulos y estratos; todos los restantes
tipos corresponden o bien a estos tipos puros o
son modificaciones y combinaciones de los
mismos, a diferentes alturas, donde la
variación de las condiciones del aire y
humedad son responsables de las diversas
formas que presentan.
Grupo Altura de la Base de las Nubes Tipo de Nubes

Trópicos: 6000-18000m Cirrus


Nubes altas Latitudes medias: 5000-13000m Cirrostratus
Región polar: 3000-8000m Cirrocúmulus

Trópicos: 2000-8000m
Altostratus
Nubes Medias Latitudes medias: 2000-7000m
Altocúmulus
Región polar: 2000-4000m

Trópicos: superficie-2000m Stratus


Nubes Bajas Latitudes medias: superficie-2000m Stratocúmulus
Región polar: superficie-2000m Nimbostratus

Trópicos: hasta los 12000m


Cúmulus
Nubes con Desarrollo Vertical Latitudes medias: hasta los 12000m
Cumulonimbus
Región polar: hasta los 12000m
Descripción
Cirrus (Ci): nubes separadas en forma de filamentos blancos y delicados, o de bancos, o de franjas estrechas, blancas del
todo o en su mayor parte. Estas nubes tienen un aspecto delicado, sedoso o fibroso y brillante.

Cirrocumulus (Cc): banco, manto o capa delgada de nubes blancas, sin sombras propias, compuestas de elementos muy
pequeños en forma de glóbulos, de ondas, etc., unidos o no, y dispuestos más o menos regularmente; la mayoría de los
elementos tienen un diámetro aparente inferior a un grado. Son señales de corrientes en chorro y turbulencia.

Cirrostratus (Cs): velo nubloso transparente, fino y blanquecino, de aspecto fibroso (como de cabello) o liso, que cubre
total o parcialmente el cielo, dejando pasar la luz del sol y la luna. No precipitan y por lo general producen fenómenos de
halo (solar o lunar).

Altostratus (As): manto o capa nubosa grisácea o azulada, de aspecto estriado, fibroso o uniforme, que cubre total o
parcialmente el cielo y que presenta partes suficientemente delgadas para dejar ver el sol, al menos vagamente, como a
través de un vidrio deslustrado. Está compuesta de gotitas superenfriadas y cristales de hielo; no forman halos; precipitan
en forma leve y continua.

Altocumulus (Ac): banco, o manto o capa de nubes blancas o grises, o a la vez blancas y grises, que tienen, generalmente
sombras propias, en forma algodonada, compuestas de losetas, guijarros, rodillos, etc., de aspecto, a veces, parcialmente
fibroso o difuso, aglomerados o no. Forman el popular "cielo empedrado".

Stratus (St): nubes muy bajas, originándose desde alturas cercanas al suelo hasta los 800 metros. Se presentan en capas
nubosas por generalmente grises, con bases bastante uniformes. Cuando el sol es visible a través de la capa su contorno se
distingue con facilidad. El stratus no produce fenómenos de halo, salvo en algunas ocasiones a muy bajas temperaturas.
Aparecen con frecuencia en las mañanas sobre zonas montañosas. Las nieblas y neblinas son stratus que se forman sobre el P
suelo. La precipitación que produce es de tipo llovizna.
á
Stratocumulus (Sc): banco, manto o capa de nubes grises o blanquecinas, o ambos colores a la vez, que tienen casi siempre g
partes oscuras, compuestas de losas, rodillos, etc., de aspecto no fibroso, pegados o no. Dentro de esta nube los aviones
experimentan cierta turbulencia.
i
n
Nimbostratus (Ns): capa nubosa gris, frecuentemente sombría, cuyo aspecto resulta velado por las precipitaciones más o a
menos continúas de lluvia o de nieve, las cuales, en la mayoría de los casos, llegan al suelo. El espesor de estas capas es en
toda su extensión suficiente para ocultar completamente el sol. Produce precipitación intermitente y algunas veces intensa.
P
Cumulus (Cu): nubes aisladas, generalmente densas y de contornos bien delimitados, que se desarrollan verticalmente en
protuberancias, cúpulas o torres, cuya grumosa parte superior se asemeja a menudo a una coliflor o a una palomita de r
maíz. Las porciones de estas nubes iluminadas por el sol son casi siempre blancas y brillantes; su base, relativamente i
oscura, es casi siempre horizontal. Son muy frecuentes sobre tierra durante el día y sobre el agua en la noche. Pueden ser
de origen orográfico o térmico (convectivas). Presentan precipitaciones en forma de aguaceros. n
c
Cumulonimbus (Cb): nube densa y potente, de considerable dimensión vertical, en forma de montaña o de enormes torres.
Una parte de su región superior es generalmente lisa, fibrosa o estriada y casi siempre aplanada, esta parte se extiende
i
frecuentemente en forma de yunque o de vasto penacho. Son las nubes que originan las tormentas, tornados, granizos. La p
base se encuentra entre 700 y 1.500 m, y los topes (la parte superior de la nube) llegan a 24 y 35 Km. de altura. Están a
formadas por gotas de agua, cristales de hielo, gotas superenfriadas, focos de nieve y granizo. La turbulencia en los
alrededores de estas nubes es muy fuerte, motivo por el cual los aviones deben evitarlas. l