Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD MICHOACANA DE SAN NICOLÁS DE HIDALGO

FACULTAD DE FILOSOFÍA: DR. SAMUEL RAMOS MAGAÑA
Historia de la Filosofía VII
Alumno: Gerardo Soto Santillán
Comentario personal sobre: El fin de la modernidad y la aparición de una edad con
formas de ser, actuar, pensar más allá de la modernidad

LA ENFERMEDAD POSMODERNA: SOBRE EL YO Y LA PÉRDIDA DE SU
TRASCENDENCIA

I
Creemos que la modernidad era únicamente esta idea de dejar de lado al cosmos
o Dios como tema principal de estudio, centrándose únicamente en el individuo,
pero decir que de ahí partimos como segundo paso a una posmodernidad. Si
dijéramos que la posmodernidad se centra, respecto al individuo y lo que lo
mueve, aun deseo, un impulso hedonista de lo que quiere para sí y no sigue una

a las leyes o el clero. reducimos al ser humano en materia de cuidado. como nuestro bien más preciado. pues en ella hablábamos de un individuo para fuera. A primera vista me pareció una contradicción que se hablara del tedio. esto es. parte desde la idea vaga del deseo. para sí. psicologizada. hablamos de un bien que sólo parte de sí y para sí. que no se puede hablar de ética sin hablar de un individuo que se relaciona con otros como él. pero éste se ha olvidado del cuidado o de la crítica del mismo. Este vacío se pronuncia a partir de estas contradicciones. Si hablamos desde esta individualidad narcisista. La idea de la búsqueda de identidad. Se ve un cuidado del “yo”. a lo que siente y ve de sí”. el individuo quiere estar más solo. desde su perspectiva mal entendida. sólo estamos ante un círculo narcisista. pero creo que lo interesante de señalar aquí es eso: el avance científico ha dejado de lado un “avance” individual. se basaría en un punto con el existencialismo pero ésta misma corriente perdió su auge con el avance de la ciencia. en búsqueda de su identidad. y así como se pronunció un despertar del “yo”. Mediante el consumo sin mesura del siglo XX. diría yo que la sociedad posmoderna es la sociedad de la contradicción y lo igual. que se separa de la esfera social. más que un atributo como una enfermedad. Pero de todo esto sólo podemos notar una desfiguración de lo que antes fuimos o queríamos ser.estructura sociológica negaríamos en esto la problemática política ante lo decidido respecto al gobierno. de lo monótono de la sociedad posmoderna. Tanto así. y cuando se le quiera dar una valorización nueva a este “yo” cae en un narcisismo. la centralidad de la modernidad se ha perdido. de perdió con el tiempo. Por así decir: como dice el texto “La persona. se reduce al cuerpo y a su imagen. II Para mí el tema de un individuo que existe en la posmodernidad. cuando en la ética . como una máquina. de este procurarse del cuidado mismo sin ver a los demás. del yo y del individualismo. de individualidad.

la palabra sería “olvido”. sino de una moral que cambia tan rápido que parece que cada legión de reglas o modelos a seguir fuera producto de venta o modas. la necesidad del alejarse del Dios. III Todo es tan contradictorio partiendo de lo que el texto señala una y otra vez respecto a este carácter histórico del que venimos hablando: el narcisismo es el tema del texto. Cuando se habla de una Apatía frívola. ya no hablemos de ética. comprendo los límites éticomorales que siempre estarán restringidos en una sociedad de “yoes”. tan centrados hemos estado es este consumo indiferente de lo nuevo. En esta ética posmoderna encontramos aún límites sobre lo que podemos y no podemos hacer. vaciado de su identidad. y aunque yo esté de acuerdo con el modelo de libertad existencialista. se menciona un yo débil.moderna partimos del sí para los demás. El deseo sentido y satisfecho al . El individuo posmoderno tiene olvido del otro en cuanto que “yo”. Pero más importante es la pérdida de relación con el mundo. dice al principio del texto que el individuo sigue relacionado del mundo pero de diferente manera. Ése sería para mí el trasfondo perdido en la posmodernidad. me es imprescindible mencionar la pérdida del yo a través del tiempo. según yo. y junto a ello el proyecto que debemos formar como principio de historia y trascendencia. para un bien común entre sujetos. no creamos historia. del rito… podríamos hablar de una pérdida de espiritualidad que se centra en un hedonismo equivocado. sino por no tener un proyecto histórico. más que una posmodernidad. de la trascendencia y por ende del proyecto. pues parece que este concepto no nace más que como una utopía o una condición humana. la clave para entender esto es la flexibilidad que tiene nuestra moral. La psicología que nos forma una imagen del ser humano como una maquinaria que puede abrirse y manipularse a libre modo. Un malentendido de teorías que sobrevaluan al yo. El tiempo surca más rápido en la posmodernidad que no hay tiempo de ver el comienzo de un cambio a otro. No porque no pensemos en un mañana. pero. desmenuzado.

Ahí sí se podría llamar una cultura de la pereza crítica.momento por la inhabitabilidad del individuo por ser más allá de sí. la ceguedad social y la divinización del yo. .