Está en la página 1de 2

(3) Smyslov,Vasily - Konstanipolsky,A

[C77] Moscú, 1939
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 4.¥a4 ¤f6 5.d3
Una vieja continuación, que la empleaba con
frecuencia en el primer campeón del mundo,
Steinitz. El blanco deja su rey en el centro y
cubierto por su cadena de peones, realiza la
típica maniobra de Ruy López del caballo de
dama a través de d2, fl y g3.
Al principio de mi carrera hice un estudio a
fondo de las partidas de los clásicos de ajedrez,
cuyo estilo tiene una considerable influencia en
la elección de mis variantes de aperturas.
5...d6 6.c3 ¥e7 7.¤bd2 0–0 8.¤f1 b5 9.¥c2 d5
Este avance libera al negro. La amenaza es
10...dxe4 con el cambio de damas.
10.£e2 ¦e8 11.¤g3 h6 12.0–0 ¥e6
Es difícil imaginar que este movimiento natural
coloca al negro en una posición peligrosa.
12...¥f8 era preferible.
13.d4!

interesante resulta después de 13...¥g4 14.h3!
¥xf3 15.£xf3 exd4 16.¤f5 ¥f8 (16...dxe4
17.¥xe4 ¤xe4 18.£xe4 y 18...£d7 falla
debido a 19.£g4 con doble amenaza 20.£g7
mate y 20.¤xh6+) 17.exd5 £xd5 (17...¤xd5
18.¥b3; o 17...¤e5 18.£g3 ¤h5 19.¤xh6+
¢h8 20.£xe5 etc.) 18.£g3 (18.¤xh6+ gxh6
19.£xf6 ¥g7 20.£h4, y 20...d3 no es peligrosa
en vista de 21.¦d1 ¤e5 22.£g3!). Las
variantes consideradas confirman que no es
fácil para el negro encontrar una buena
defensa.
13...dxe4 14.¤xe5 ¥d5
El negro obtiene un peón de ventaja, con
14...¤xe5 podría haber continuado 15.dxe5
¥c4 16.£e3 ¥xf1 17.exf6 ¥d3 18.fxe7 ¦xe7
19.¥b3, el blanco tiene dos piezas por una torre
y peón., y posibilidades de atacar.
15.¤xe4 ¥d6 16.f4 ¤xe4 17.¥xe4 ¥f8
18.¥xd5
El alfil pudo haber sido retenido en c2, pero es
mejor ir a un final con un peón de ventaja.
Nunca me he rehusado a evitar una
transposición a un final favorable.
18...£xd5 19.£f3 £xf3 20.¦xf3 ¤e7 21.f5
Previniendo que el negro cree una defensa por
medio de las casillas blancas.
21...f6 22.¤d3 ¤d5 23.¤f4 ¤xf4
El negro, por supuesto, no quiere permitir el
caballo en e6, y apunta a un final de torres en el
que no es tan fácil utilizar el peón de ventaja.
23...¦e1+ podrían haberse respondido con
24.¦f1.
24.¥xf4 ¥d6 25.¥xd6 cxd6 26.¢f2 b4! Una
buena posibilidad práctica. Este sacrificio de
peón permite al negro abrir columnas y activar
sus torres. Ahora 27.cxb4 puede ser respondida
con ¦e4 28.¦d1 ¦b8 29.a3 a5.
27.¦c1 ¦ab8

Sorprendente y muy fuerte. Ahora con
13...exd4 sigue 14.e5 ¤d7 15.cxd4; con un
juego confortable para las blancas. Una variante

¢c4.¦e1 y el blanco gana. 57.¢d5 ¦xh4 46..¦d6 ¦e4+ 45.¢d5 ¦b5 38.¦d2 entonces 37. 50.g6 39..¦d8+ podría haber seguido 36.¢b8 decisivamente respondida con 58...¦cxc3 con el fin de responder a 28..¦e5+ 33.¢xe3 ¢f7 35.¦b7+ ¢c8 57.¦xb4 ¦xa2 40. entonces 43.¦e4! La ventaja blanca se ha vuelto clara.. 41.¦d2 ¦b5 44. 27.c4! El blanco empieza a llevar a cabo un plan que implica la creación de un peón pasado en el flanco de dama. y la torre blanca penetra a d6...¢e2 ¦xf5 30.¦b7+.. y 38. 36.dxc5 Esta fue la posición que el blanco estaba buscando cuando abandonó el peón.¢c5 ¢d8 39.¦e4 con 29.¢b5 ¦e2 53. Sus torres se han activado...¦e1+ ¢d7 37.¦xa6 ¦xg2 48.El blanco se esfuerza por un juego activo.¦h7 ¦xa2 50.¢c6 ¢a7 52..¦a5 a causa de 39. el rey blanco y el peón-c pasado constituye una formidable fuerza..c7+ 1–0 .¦e3 ¦xe3+ 34.¦e3..¢d4 ¢e6 Con 35. 28.¦a7+ ¢b8 49..b3 ¦b8 Si 42.bxc3 seguido de 28.c6! ¢e7 38..¦d4 ¢c7 42. 28. con la decisiva apertura de la columna h para penetración de la torre en la séptima fila.¦d3 ¦f4+ 30.¢c4 ¦e8 44.¦c7!. 32.¢b6 ¦e8 55.¦a5.¦xg6 ¦g4 47.. y su peón pasado amenaza con avanzar.¦c2 51.¦xh5 La eliminación mutua de los peones no ha aliviado la posición del negro.. 43. Su rey y peón dominan el centro del tablero. y para ello está dispuesto a retornar su peón de ventaja..¦f4 h5 El blanco está amenazando 41. 38.h5. 31.¦e4 29. El negro no puede jugar 38.¢c4.¦e8+ habría sido bien atendida con 31..c6 f4 56. y si 36.¦e7+.¢c7 es también mala en vista de la simple 39..¦a7 Las negras abandonan... y ahora su torre viene a la cuarta fila a atacar los peones del flanco de rey.c5 dxc5 32.¢b6 ¢c8 40...h4 f5 40.¦h7+ ¢b8 54..