Está en la página 1de 6

(Rev. Esp. Anestesiol. Reanim.

2001; 48: 387-392)

NOTAS CLÍNICAS

Implicaciones anestesiológicas de la exéresis de paragangliomas
carotídeos. A propósito de tres casos clínicos
M. Granell*, M. Tommasi*, J. Ubeda*, S. Chaves*, J.L. Soriano*, J. Todolí*,a y F. Grau**
Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor. aServicio de Cirugía Vascular. Hospital General Universitari de València.

Resumen
Presentamos 3 casos clínicos de paragangliomas carotídeos que fueron extirpados quirúrgicamente, en los
que se analiza el diagnostico diferencial, el estudio preoperatorio, la embolización preoperatoria del tumor, la
monitorización anestésica, incluyendo la oximetría cerebral, la estrategia anestesiológica y las posibles complicaciones postoperatorias.
Consideramos que durante la exéresis del paraganglioma carotídeo es necesario garantizar la protección
cerebral intraoperatoria, que puede proporcionarse, sobre todo, mediante fármacos como el tiopental sódico y
mediante un cortocircuito transitorio de la arteria carótida interna. La angiografía preoperatoria es importante
para evaluar la circulación retrograda, a través del polígono de Willis, así como la irrigación del tumor; esto último puede servir para indicar la realización de una embolización preoperatoria del tumor, que parece reducir
los riesgos inherentes a este tipo de cirugía, como el hematoma transfixiante; por último, en nuestra opinión, la
monitorización peroperatoria de estos paciente debe ser
muy completa, incluyendo también la oximetría cerebral, con la finalidad de prevenir y resolver los posibles
problemas que puedan presentarse.

Anesthesia for carotid paraganglioma exeresis.
A report of three cases
Summary
This report of carotid paraganglioma excision in three
patients discusses differential diagnosis, preoperative assessment, preoperative embolization of the tumor, monitoring of anesthesia including cerebral oximetry, and
postoperative complications.
We consider cerebral protection to be essential during
carotid paraganglioma surgery. Such protection may be
provided by drugs such as sodium thiopental and by
temporarily shunting the internal carotid artery. Preoperative angiography is also important for evaluating
retrograde circulation through Willis's polygon and to
examine the arteries irrigating the tumor. Information
thus obtained helps establish the need for presurgical
embolization of the tumor, thereby possibly reducing the
risks, such as obstructive hematoma that are inherent to
the procedure. Finally, in our opinion, full monitoring
should include cerebral oximetry so that possible complications can be detected and resolved.

Palabras clave:
Paraganglioma carotídeo. Embolización preoperatoria. Monitorización
anestésica. Oximetría cerebral. Complicaciones postoperatorias.

Key words:
Carotid paraganglioma. Presurgical embolization. Monitoring of anesthesia. Cerebral oximetry. Postoperative complications.

Introducción

en el sexo femenino, y normalmente son de naturaleza benigna2,4. La clínica de estos tumores suele consistir en la
aparición de una masa cervical indolora, acompañada a menudo por sintomatología neurovegetativa o parálisis de los
nervios craneales4.
Existen tres tipos diferentes de paragangliomas parasimpáticos en función de su localización: carotídeos, vagales y
timpanicoyugulares. El glomus carotídeo es un paraganglioma parasimpático, que es el único habitualmente visible macroscópicamente; está ubicado en la adventicia de la cara
posterior del bulbo o bifurcación carotídea, cerca del trayecto de los nervios craneales IX y X5.
La importancia de estos casos clínicos radica en la incidencia tan escasa con que se presentan, la dificultad del
abordaje anestésico, la monitorización específica y la probabilidad de complicaciones peroperatorias graves de este tipo
de cirugía.

El estudio etiológico de las tumoraciones cervicales puede ser a priori complejo, ya que obliga a realizar el diagnóstico diferencial de los quistes branquiales, linfadenopatías,
tumores parotídeos, tumor de partes blandas o tumoraciones
vasculares, entre otras causas1. Entre estas últimas, se hallarían los paragangliomas carotídeos, también denominados
chemodectomas o tumores del cuerpo carotídeo, que constituyen una afección muy poco frecuente, con una incidencia
del 0,01% de la población2,3. Se presentan habitualmente entre la tercera y sexta décadas de la vida, son más frecuentes
*Médico adjunto. **Jefe de Servicio.
Correspondencia: Dr. M. Granell.
Tres Creus, s/n. 46014 Valencia.
Aceptado para su publicación en agosto de 2001.
45

387

que sugería el diagnóstico de una formación glómica del seno carotídeo izquierdo. Al finalizar la cirugía. Durante la cirugía tan sólo cabe resaltar la presentación de un episodio de bradicardia sinusal coincidiendo con la manipulación del tumor (frecuencia cardíaca de 40 lat/min). instaurándose una pauta de profilaxis con amoxicilina-ácido clavulánico 0. El informe anatomopatológico confirmó el diagnóstico de tumoración maligna de glomus carotídeo o chemodectoma maligno e infiltración tumoral de adenopatía. Angiografía del paraganglioma carotídeo del caso 1. La premedicación intravenosa se realizó con atropina (0. ya que se observó una reducción del 15% en el registro de oximetría cerebral posterior al pinzamiento de la arteria carótida primitiva. que englobaba la arteria carótida común y bifurcación carotídea. Se practicó la resección de la bifurcación carotídea. previa colocación de una derivación carotídea externa provisional durante la cirugía para garantizar la perfusión cerebral intraoperatoria.5 mg/kg/h). No tenía antecedentes patológicos de interés. Esp. afectado de un tumor de glomus carotídeo izquierdo. Núm. frecuencias cardíacas de 20-30 388 lat/min. el paciente presentó un cuadro subagudo de asfixia que precisó intubación orotraqueal. exceptuando un soplo cardíaco funcional en la infancia sin presencia de anomalías ecocardiográficas. alfentanilo (10 µg/kg) y midazolam (0. INVOS 3. y se produjo una recuperación postanestésica inmediata satisfactoria sin déficit neurológicos aparentes. con captación del contraste paramagnético inyectado. lo que impidió su embolización preoperatoria. fracción espirada final de anhídrido carbónico y oximetría cerebral (Cerebral Oximeter. La intervención quirúrgica duró 120 min y consistió en una cervicotomía lateral izquierda con disección del tumor glómico. 48.Rev. presión arterial cruenta. La monitorización peroperatoria consistió en el registro electrocardiográfico. motivada principalmente por una 46 . debido a la entrada en funcionamiento del marcapasos profiláctico. 1). 1. Somanetics). abordaje anestesicoquirúrgico y posibles complicaciones peroperatorias.05 mg/kg). Reanim. alfentanilo (1 µg/kg/min) y atracurio (0.5 mg). La electrocardiografía puso de manifiesto una bradicardia sinusal moderada con una frecuencia cardíaca de 55 lat/min. e incluía también el nervio vago. 8. dexametasona (8 mg) y ranitidina (50 mg) por vía intravenosa. dada la dificultad. A las 10 h de su ingreso en reanimación.3 ml/24 h (Fraxiparina). separando bastante el inicio de ambas arterias (fig. el estudio angiográfico del polígono de Willis. Además. Anestesiol. Se trasladó el paciente a la unidad de reanimación. 16 respiraciones/min y un volumen tidal ajustado para obtener una fracción espirada final de anhídrido carbónico de 30 mmHg. sin relación con esfuerzos ni con la posición. que se reproducían al aplicar presión manual sobre el seno carotídeo izquierdo. que pudo ser liberado sin complicaciones. Vol. La inducción anestésica se hizo con propofol (2. Previamente al pinzamiento carotídeo. que no aclaraba de forma definitiva los cuadros de síncopes. confirmó la permeabilidad y circulación retrógrada importante a través de la arteria comunicante anterior. la pérdida de conciencia había durado varios segundos.100. Presentamos 3 casos clínicos de tumores de glomus carotídeos que fueron sometidos a exéresis. y pausas sinusales de duración de más de 5 s. pero no sobre el lado derecho.º 6) que el utilizado durante la anestesia. El mantenimiento anestésico consistió en la infusión continua de propofol (6 mg/kg/h). El tumor glómico estaba muy vascularizado con vasos de pequeño calibre procedentes de la arteria carótida y faríngea ascendente. se antagonizó el bloqueo neuromuscular con atropina (1 mg) y neostigmina (2 mg). omeprazol 40 mg/12 h (Losec). dexametasona 4 mg/12 h (Fortecortín) y nadroparina cálcica 0. la ventilación empleada fue una mezcla de O2/aire (FiO2 del 33%). saturación periférica de oxígeno.5 mg/kg). La resonancia magnética (RM) de cuello y la angiografía carotídea evidenciaron una tumoración de contornos nítidos que abarcaba desde el extremo distal de la carótida primitiva izquierda hasta las primeras porciones de la carótida interna y externa. se administró tiopental sódico (2.5 mg/kg) y alfentanilo (30 µg/kg). 2001 Fig. con recuperación espontánea. esta circunstancia hizo aconsejable la implantación de un marcapasos transitorio a demanda (40 lat/min).5 g/8 h por vía intravenosa (Augmentine). 178 cm de estatura y 70 kg de peso. mientras que la carótida externa fue ligada de forma definitiva. que no tuvo consecuencias.5 mg/kg). tras el test de oclusión carotídeo. La clínica inicial consistió en episodios sincopales y mareos 2 meses antes de su ingreso en el hospital. Tras la resección del tumor. atracurio (0. y se revisan aquellos aspectos más relevantes de su historia clínica. Casos clínicos Caso 1 Varón de 19 años de edad. se implantó una derivación definitiva con vena safena magna entre la carótida primitiva y la carótida interna izquierda. por lo que se realizó un estudio de arritmias mediante el sistema Holter que demostró la presencia de una bradicardia sinusal grave nocturna. mediante un tubo de menor calibre (n.

evacuando el importante hematoma y realizando hemostasia quirúrgica de la cervicotomía. El estudio preanestésico fue normal. Posteriormente. Tras 3 o 4 h del inicio del cuadro. aunque se detectó en la radiografía de tórax un pequeño neumomediastino sin ninguna traducción clínica.1 mg/kg) por vía intravenosa y el mantenimiento anestésico se obtuvo con isoflurano (1 CAM). tras permanecer 7 días en reanimación fue dado de alta de la misma.– Implicaciones anestesiológicas de la exéresis de paragangliomas carotídeos. que se recuperó parcialmente 2 meses después de la intervención. Transcurridas 24 h tras la reintervención. desviación de la mirada hacia arriba. que no evidenció alteración patológica alguna. Ante la sospecha de ictus cerebral.5 µg/kg a demanda) por vía intravenosa. salvo la hemiatrofia lingual izquierda. La premedicación intravenosa se realizó con atropina (1 mg) y fentanilo (2 µg/kg). A propósito de tres casos clínicos desviación traqueal grave. Angiografía de la derivación carotídea del caso 1 realizada 2 meses después de la exéresis de un paraganglioma carotídeo. se mantuvo al paciente sedado con propofol y con ventilación mecánica. La intervención quirúrgica se realizó mediante cervicotomía lateral derecha con una duración de 120 min y no precisó la interposición de una derivación carotídea externa transitoria por presentar un test de oclusión carotídeo preoperatorio satisfactorio y no observarse descenso de la oximetría cerebral tras el pinzamiento carotídeo durante la cirugía. Caso 2 Varón de 52 años de edad. GRANELL ET AL. el paciente había sido sometido tres veces a embolización intravascular del tumor glómico mediante control radiológico. 16 respiraciones/minuto y un volumen tidal ajustado para obtener una fracción espirada final de anhídrido carbónico de 30 mmHg. No tenía antecedentes patológicos de interés. se procedió a la extubación del paciente. Entre los antecedentes patológicos de interés se hallaban ser fumador (15 cigarrillos/día). La paresia del VII par craneal izquierdo remitió totalmente de forma espontánea 3 días después. aunque manteniendo una buena función cardiorrespiratoria que no precisó de intubación traqueal. Posteriormente. La monitorización empleada fue similar al caso clínico 1. el estudio preanestésico fue normal. a excepción de la presencia de una paresia de los pares craneales XII y VII izquierdos. La clínica fundamental del paciente consistía en mareos acompañados en alguna ocasión de síncope de duración muy breve desde hacía 3 meses. a excepción de la citada anomalía electrocardiográfica. debido a la sospecha de persistencia de cierto grado de estenosis en la vía aérea.M. vecuronio (0. A las 72 h de su estancia en reanimación. Además. la ventilación. La ventilación empleada fue la siguiente : O2 y aire (FiO2 del 33%). Finalmente. alteración electrocardiográfica (bloqueo incompleto de rama derecha del haz de His) y cirugía de fístula anal bajo anestesia general.5 mg/kg) más vecuronio (0. Tras su reingreso en reanimación. A las 24 h de su ingreso en la reanimación fue dado de alta y 3 días después fue dado de alta a su domicilio sin secuelas. el paciente se había despertado y se procedió a su extubación sin que se produjera incidencia alguna. sin evidencia de recidiva tumoral. se trasladó la paciente a la unidad 389 . La intervención quirúrgica se realizó mediante cervicotomía lateral derecha con una duración de 360 min. Además. instaurándose el protocolo descrito en el anterior pa47 Fig. Por otra parte. el paciente se recuperó en gran medida. ciente. A las 4 h de su ingreso en reanimación. tambien se administró dexametasona y ranitidina por vía intravenosa. La angiografía carotídea postoperatoria a los 2 meses evidenciaba una permeabilidad total de la derivación venosa (fig. diagnosticada de tumor de glomus carotídeo derecho. hipotonía e hiporreflexia. presentando una exploración neurológica normal y TAC cerebral normal. no se produjeron más problemas respiratorios. a excepción de la embolización intravascular del tumor preoperatoriamente. Además. El informe anatomopatológico confirmó la presencia de un paraganglioma de cuerpo carotídeo con signos de embolización vascular previa. la inducción y el mantenimiento de la anestesia fueron similares a los del caso clínico anterior. se realizó un tomografía axial computarizada (TAC) cerebral. 2. 2). el paciente presentó un cuadro de taquicardia e hipertensión arterial. La premedicación.1 mg/kg/h) y fentanilo (2. Posteriormente. comprobándose previamente la permeabilidad de la vía aérea mediante un fibrobroncoscopio. ya que al deshinchar el neumotaponamiento del tubo endotraqueal no se observaba fuga de aire alguna. 172 cm de estatura y 80 kg de peso afectado de un tumor de glomus carotídeo derecho. se procedió a la revisión de la incisión quirúrgica cervical. sin respuesta a órdenes verbales. La inducción se realizó mediante propofol (2. se administró dexametasona (8 mg) y ranitidina (50 mg) por vía intravenosa. se trasladó el paciente a la unidad de reanimación. La clínica fundamental de la paciente consistía en mareos muy intensos. sin precisar la interposición de una derivación externa transitoria carotídea por presentar un test de oclusión carotídeo preoperatorio satisfactorio y no observarse descenso de la oximetría cerebral tras el pinzamiento carotídeo durante la cirugía. 165 cm de estatura y 73 kg de peso. Caso 3 Mujer de 49 años de edad. La monitorización empleada fue similar al caso 1.

bien diferenciadas. Por otra parte. Sin embargo. Por último. ya que puede contribuir a reducir el sangrado peroperatorio9. siendo este valor relativamente bajo probablemente por reflejar de forma predominante la isquemia localizada en el área dependiente de la arteria cerebral anterior. aunque a su vez este fármaco también disminuye ligeramente el flujo sanguíneo cerebral29. tras cateterismo selectivo de las arterias que lo irrigan. dispuestas en cordones y separadas por estroma5. siendo excepcional el síndrome de Claude Bernard Horner16 o la presencia de una masa pulsátil o un soplo cervical17. ésta se hallaba consciente y se extubó sin incidencia alguna. instaurándose el protocolo descrito en el caso 1. técnica que se 390 ha demostrado especialmente útil cuando se realiza en un plazo menor de 48 h respecto a la intervención quirúrgica. sí que se ha descrito el desencadenamiento frecuente de arritmias tras la compresión de los paragangliomas carotídeos21. y están compuestos por células neuroendocrinas procedentes de la cresta neural. aunque su sensibilidad sólo alcanza el 50%. La clínica suele consistir en una masa cervical indolora. disfagia y asimetría de la lengua. especialmente debido a que pueden provocar embolizaciones de trombos o hemorragias35. que no son habituales en esta enfermedad. basando su decisión básicamente en los resultados preoperatorios del flujo cerebral tras la oclusión transitoria de la carótida interna. Discusión El sistema de los paraganglios parasimpáticos (paraganglios branquioméricos) está representado principalmente por los cuerpos carotídeos. lo que puede protegerlo del episodio de isquemia. están encapsulados. con una interposición de una derivación venosa entre la carótida primitiva e interna. un predominio en el sexo femenino. tal como ocurrió en el caso 1. Cabe destacar que en el caso 1. también se han descrito algunos de carácter hereditario. por lo que se implantaría dicha derivación de forma peroperatoria en aquellos pacientes con un flujo cerebral retrógrado insu48 . mientras que lo hace en menor medida en relación con el área correspondiente a la arteria cerebral media34. por lo que transcurridas 24 h desde su ingreso fue dada de alta a la sala y 3 días después a su domicilio sin secuela alguna. por otra parte. vagal y yugulotimpánico.23. que nos obliga a estar alerta dada la gravedad de sus posibles consecuencias26. la embolización del tumor de seno carotídeo no está exenta de riesgos importantes. se ha descrito en algunas ocasiones la presentación de cefaleas. ya que está demostrado que este fármaco disminuye de forma considerable el consumo metabólico de oxígeno del cerebro. 48. Anestesiol. del 95% mediante Doppler intracraneal32 y puede aumentarse hasta el 98% con el uso de tecnecio-9933. la transmisión de éstos es autosómica dominante10. Antes del pinzamiento de la carótida primitiva en el caso 1.Rev. La terapéutica de este tipo de tumores suele iniciarse con su embolización. mientras que es muy rara la asociación con un cuadro de isquemia cerebral17. que requirió la revisión quirúrgica y evacuación del mismo. tal como ocurrió en todos nuestros casos clínicos.11. como paso previo a la cirugía. Núm.15. La cirugía es el tratamiento de elección de los paragangliomas carotídeos. y la técnica que se debe emplear puede ser variable en función de la extensión del tumor. así. Se caracterizan por una incidencia muy baja. disfonía. lo que ocurrió en los casos 2 y 3. ni elevación de la tasa de catecolaminas en sangre18. 2001 de reanimación. una localización única y por no estar relacionados con la herencia. la exéresis del tumor subadventicial puede ser suficiente en los casos de tumores de pequeño tamaño. y tienen mayor probabilidad de transformación maligna y metástasis que los no hereditarios12. se produjo asociación del tumor con la presencia de arritmias importantes. El informe anatomopatológico confirmó un paraganglioma de cuerpo carotídeo con signos sugestivos de embolización intravascular previa. que tienen una localización bilateral o múltiple7. Reanim. son muchos los especialistas que no creen imprescindible la colocación de una derivación intra o extraluminal durante el pinzamiento carotídeo. la oximetría cerebral es una técnica diagnóstica que detecta la isquemia cerebral en la cirugía carotídea con una especificidad del 96%. obligando a realizar la ligadura de la carótida externa25. Por último. sin embargo.8 en el 30% de éstos9.6. sin embargo. Sin embargo. mientras que en los de mayor tamaño suele ser necesaria también la resección de la bifurcación carotídea.24. Durante el test preoperatorio de pinzamiento temporal de la arteria carótida primitiva la perfusión de las áreas cerebrales subsidiarias de dicha arteria pasan a depender del flujo retrógrado a través del polígono de Willis. la aparición de hematoma transfixiante no es un cuadro excepcional tras la cirugía del cuello. que fue insignificante en los citados casos. sobre todo la presentación espontánea de paros sinusales (duración mayor de 5 s) que pueden generar síncopes y mareos. mientras que en el caso 1. pero a veces también puede observarse dolor cervical. Las imágenes típicas del paraganglioma carotídeo obtenidas mediante angiografía y RM demuestran una masa vascularizada ubicada en la bifurcación carotídea izquierda.14. aunque también se han observado en otras localizaciones6. vértigo o acúfenos18. Los paragangliomas branquiales tienen una consistencia dura y coloración rojiza. se administró un bolo de tiopental sódico por vía intravenosa. 8. de forma que hasta el 5-10% de los tumores del cuerpo carotídeo pueden recidivar de forma local tras su extirpación o incluso metastatizar a distancia13. Esp. A las 3 h de su ingreso.36. como en los casos 2 y 3. debido a la existencia de este flujo arterial alternativo colateral o retrógrado. y que da lugar a la imagen típica de “silla”15.22.20. un inicio en casi cualquier edad (25-75 años). el paraganglioma carotídeo no provoca por sí solo hipertensión arterial. se presentó un hematoma transfixiante. sobre todo debido a complicaciones neurológicas25. de forma que el diagnóstico de isquemia cerebral tiene una especificidad del 75-90% mediante monitorización electroencefalográfica31. que suele aumentar el ángulo de inicio de ambas carótidas. reduciendo el posible daño cerebral27-30. a diferencia de otros paragangliomas típicamente secretores de catecolaminas19. si bien pueden presentar infiltración de vasos sanguíneos y nervios adyacentes. en que no se llevó a cabo dicha embolización preoperatoria. Vol.

sin que se produjeran alteraciones patológicas en la TAC cerebral. Richling B. Malignant vagal paraganglioma. cuando así se estime oportuno. 579588. por lo que no se empleó la derivación durante la cirugía. La incidencia de accidentes cerebrovasculares durante el postoperatorio de la exéresis de los paragangliomas carotídeos se aproxima al 8%15. 5. Puri GD. pituitary. 1985. 21. placenta and anuran cutaneous glands. 8. Does intervention improve the natural course of glomus tumors? A series of 108 patients seen in a 32 year period. Lau I. Undt G et al. la angiografía permite analizar el tipo de arterias que irrigan el tumor. En: Wilkins RH. prognosis. Meyer FB. los pacientes sometidos a cirugía carotídea deben someterse a un control postanestésico exhaustivo debido a la posibilidad de disminución del nivel de conciencia. Chemodectomas. Lack EE. Mendoza N. decidimos emplear dicha derivación peroperatoria basándonos en el tamaño del tumor. Armstrong 391 . Mitra S. Barry R. Por otra parte. Van de Kamp JJP. como ocurrió en el caso 1. Laloux P. afectación de pares craneales y arritmias. Rodríguez-Cuevas H. Peterson CL. Van Dulken H. a pesar de demostrarse preoperatoriamente la presencia de un flujo colateral importante tras la oclusión temporal de la arteria carótida. Reiber ME. existen otras posibles complicaciones que se pueden observar en el postoperatorio inmediato de este tipo de cirugía. Van der Mey AGL. no obstante. Quintana B. lo que también fue observado en los primeros 2 casos clínicos. Vázquez JC. Grufferman S. evacuación de los coágulos y realizar la hemostasia de la incisión quirúrgica8. Diagnóstico intraoperatorio de un paraganglioma mediastínico: manejo anestésico. orientando sobre las posibilidades de poder practicar una embolización del tumor de forma preoperatoria. The diffuse neuroendocrine system and the APUD concept: related “endocrine” peptide in brain. Kathleen MR. Remacle M. Además. 39: 397-409. aunque con una intensidad muy moderada que no requirió de ningún tratamiento especial. 17. editores. Carotid artery obstruction caused by vagal paraganglioma.41. Report of a case and review of the literature. Cubilla AL. 132: 279-284. entre otras8. 55: 115-125. Someren A. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 1990. Young WG. 11. Browning NG. Brons EN. Gillman MW. tiopental sódico) como por el uso de una derivación transitoria de la arteria carótida interna. 19. Acta Neurochir (Wien) 1994. Así. dado que el estudio angiográfico preoperatorio evidenció una circulación retrógrada a través del polígono de Willis importante y en los que no se observó alteración peroperatoria de la oximetría cerebral. Familial carotid tumors. 57: 672676. Genomic imprinting in hereditary glomus tumors: evidence for new genetic theory. Robertson JT. Pienaar A. obligando en estos casos a la intubación traqueal. 130: 66-70. Carotid body paraganglioma with metastases. Tumors of the carotid body: diagnosis. Nueva York: Mc Graw-Hill. tiene gran importancia el estudio angiográfico preoperatorio para evaluar la intensidad de la circulación 49 retrógrada a través del polígono de Willis. Además. J Fr Otorhinolaryngol Audiphonol Chir Maxillofac 1984. 20. 12. Am J Clin Pathol 1977. Cheesman AD. Barranco M. 3. Anesth Analg 1995. 6. Am J Surg 1981. Duplex Doppler investigation of suspected vascular lesions at the carotid bifurcation. la cirugía de exéresis de los paragangliomas carotídeos debe realizarse mediante una monitorización completa que incluya también registro de oximetría cerebral.M. sin embargo. a pesar de la constatación de la relación entre isquemia cerebral y reducción de la oximetría cerebral. Garutti I. Symon L. Pearson BW. Lehmann W. Polterauer P. tanto por medio de los fármacos descritos previamente (en especial. Taylor SR.39. Tumors of the carotid body: experience with 41 operative cases. la cirugía carotídea unilateral. Por todo ello. Cornelisse CJ. que reduciría significativamente los riesgos derivados de la cirugía. Gstottner W. no altera estas funciones de forma postoperatoria41-44. Cancer 1986. Chouard CH. hemorragias y formación de hematomas cervicales. Beven EG. En conclusión. lo que puede comportar dificultad de la respiración por compresión de la vía aérea superior. 7. Levine HL. Robertson D. en el caso 1 se presentó un cuadro de disminución del nivel de conciencia a las 72 h del final de la cirugía. Cancer 1977. 785-790. 46: 2116-2122. 95: 450-454. lo que informará acerca de la necesidad de utilizar la derivación arterial transitoria mencionada. Surgery for cerebrovascular disease. Rodríguez HP. como crisis de hipertensión arterial.– Implicaciones anestesiológicas de la exéresis de paragangliomas carotídeos. A propósito de tres casos clínicos ficiente37. el pinzamiento de la carótida suele desencadenar crisis de hipertensión arterial40. Glomus jugulare Tumours: a review of 61 Cases. 2. según la opinión de varios autores38. Terpstra HL et al. Piennar C. 148: 560-562. Avellanal M. Rev Esp Anestesiol Reanim 1999. Al. Case report and epidemiologic review. Cancer 1980. Muhn M. Farr HW. 2: 1291-1294. hemorragias intracerebrales. Zbaren P. Maaswinkel-Mooy PD. 15. Sundt TM. la detección y resolución de las complicaciones postoperatorias referidas requiere una vigilancia exhaustiva durante el período postoperatorio de los pacientes sometidos a este tipo de cirugía. Frijns JHM. como ocurre en nuestro caso. 4. en el caso 1. Pearse AGE. Chari P. Laryngoscope 1985. además. 64: 377-385. Vascular tumors of the neck. aunque posiblemente en próximas revisiones esta cifra pudiera descender ligeramente debido a algunos avances acaecidos en las técnicas anestésicas y quirúrgicas. BIBLIOGRAFÍA 1. Ann Vasc Surg 1993. Med Biol 1977. Lees CD. que probablemente se debió a un episodio de isquemia cerebral transitoria. Lacombe H. Watkins LD. Tucker HM. Nal CJ. Cornelisse CJ. Temmel A. 14. A clinical study of 69 patients. High-altitude paragangliomas: diagnostic and therapeutic considerations. y garantizándose una protección cerebral adecuada peroperatoria frente a la isquemia. Paragangliomas of the head and neck region. nosotros seguimos estas recomendaciones en los casos 2 y 3. Carotid body tumors. este método diagnóstico debe estudiarse en profundidad y perfeccionarse tecnológicamente. así pues. 33: 513-528. 116: 447-453. 101: 635-642. Neurosurgery. Nueva York: Churchill: Livingstone. Barnes L. 13. intestine. 9. mientras que la cirugía bilateral de la carótida puede alterar la función de los barorceptores y quimioceptores. Van der Mey AG. Anesthetic hazards in a previously unsuspected case of posterior mediastinal paraganglioma. Rev Neurol (Paris) 1992. 142: 362365. Cruz A. Chalam M. J Neurosurg 1986. infartos hemisféricos. 10. 81: 1097-1098. Rengachary SS. and surgical management. 7: 140-144. 68: 400-408. Netterville JL. Arch Surg 1997. Diagnosis and therapeutic approaches to carotid body tumors. 46: 165-168. 1987. por último. En: Moore WS. Ann Otol-Rhinol-Laryngol 1992. Ajalat GM. Pasternak LR. Wooddruff JM. 18. Lancet 1989. Carotid body tumors: a subject review and suggested surgical approach. 16. GRANELL ET AL. Así. Schmidt PH. editor. Delos M. la reducción del valor de la oximetría cerebral observada y la necesidad de realizar una resección de la bifurcación carotídea. Smith LL. Karcoiglu Z.

Vinuela F. Le Cheminant D. Sharbrough FW. 104: 243250. Anaesth Intensive Care 1998. Reanim. Anaesth Intens Care 1987. Messick JM. Chabolle F. Saunders F. 40. Chouard CH. Jungreis CA. Hickey RF. Wollman H. Román J. Correlation of cerebral blood flow and electroencephalographic changes during carotid endarterectomy. 48. Brasnu D. Can J Anaesth 1997. Thiopental bolus during carotid endarterectomy – rational drug therapy? Can Anaesth J Soc 1983. 41. A propos of 20 cases. Laryngoscope 1995. Dufty CM. Sundt TM. Schwarz G. Núm. Management of the internal carotid artery during carotid body tumor surgery. 285: 1105-1111. Ryals TJ. Stroke 1987. Ann Vasc Surg 1991. Kearns CF. Values and limitations of embolizations of embolization in cervical paragangliomas. Acute cardiovascular responses to internal carotid artery occlusion during carotid endarterectomy and the restoration of internal carotid flow. Sanders TS. Larson CP Jr. Alemar GO. 19: 102-103. Cerebral blood flow and metabolism: effects of anesthetic drugs and techniques. Ferdani M. Comparison of cerebral oximeter and evoked potential monitoring in carotid endarterectomy. Matesanz JM. 31. 43. 23: 342-345. Anand VK. 37. 5: 21-25. Fabian RL. 32. MR Imaging and HMPAO scintigraphy in conjunction with balloon test occlusion: value in predicting sequelae after permanent carotid occlusion. 25. 15: 289-295. AJR Am J Roentgenol 1992. Ward PH. Int Angiol 1986. 57: 82-95.and intraoperative transcranial Doppler: prediction and surveillance of tolerance to carotid clamping. Delás F. Webster MS. Beltrán B. McDougall MJ. Bergeron P. 105: 231-5. Wade JG. 38. Villalonga A. 5: 203-206. 35. Leung PL. Young RJ. 2001 22. Severinghaus JW. 39. Esp. Yuh WT. 42: 74-77. Vol. Sehkar L et al. Baron JF. 44: 39-40. Effect of carotid endarterectomy on carotid chemoreceptor and baroreceptor function in man. 26. Chan A. 98: 1287-1291. WB. Br J Anaesth 1976. Transcranial cerebral oximetry-is it clinically useless at this moment to interpret absolute values obtained by the INVOS 3100 cerebral oximeter? Biomed Tech (Berl) 1997. Lugliani R. Ann Otolaryngol Chir Cervicofac 1987. Laryngoscope 1995. 159: 1063-1068. Seard C. Ehrenfeld WK. 24. Kane CM. Natali J. Laccourreye H. Varela de Seijas E. 41: 306-309. Pile-Spellman J. Carotid body tumor: unusual cause of transient ischemic attacks. N Engl J Med 1971. 392 33. Poon WS et al. Wasserman K. Barbiturates in brain ischaemia. Gin T. Manninen PH. The current surgical management of carotid body paragangliomas. Steed DL. Sánchez AC. 42. Smith AL. Horton JA. J Vasc Surg 1990. 30: 615-622. Carotid body tumors: a review of 30 patients with 46 tumors. Piepgras DG. Childs P. A comparison of the Hamamatsu NIRO 500 and the INVOS 3100 near-infrared spectrophotometers. Bentson JR. Fitch W. 29. Ledesma M. Viars P. O´Fallon WN. Cervenko FW et al. Shapiro HM. Darling RC. Brewster DL. 44: 1077-1081. Baraka A. Embolization: an adjunctive measure for removal of carotid body tumors. Cambria RP et al. Hernández C. 8. 26: 548-557. 56: 533-543. Shelley ES. Joynt GM. Moffat JA. Courbier R. 28. Definition of a new diagnostic strategy. Laccourreye O. N Engl J Med 1970. Baker AB. Anaesthesia for carotid artery surgery. De Vries EJ. Farrar GP. Incidence of myocardial ischemia during carotid endarterectomy. Br J Anaesth 1985. Hoffman HT. Benichou H. Simmonson TM. Anaesth Intensive Care 1995.Rev. Horan BF. 23. Rev Esp Anestesiol Reanim 1997. Litscher G. Gomersall CD. 105: 115-126. 50 . 34. 30. Rezai K. Postoperative respiratory depression following excision of carotid body tumors. J Vasc Surg 1992. Jausseran JM. Connolly RA. 44. Mayo Clinic Proc 1981. Trapero VL. 11: 38-44. Kearns TP. Liu C. Meyer B. Pre. Coriat P. Brunet D. Reggi M. Whipp BJ. 27. 36. Anestesiol. Can J Anaesth 1994. 48: 791-796. Anesthesiology 1972. 15: 1038-1045. Clinical observations on the effect of carotid artery occlusion on cerebral blood flow mapped by xenon computed tomography and its correlation with carotid artery back pressure. Obstrucción grave de la vía aérea en cuatro casos de hematomas transfixiantes posquirúrgicos. 36: 378-400. 282: 823-829. LaMuraglia GM. Effect of bilateral carotid body resection on ventilatory control at rest and during exercise in man. Laryngoscope 1988. Excision of bilateral carotid body tumours.